domingo, 29 de diciembre de 2013

Demoliendo tópicos: una aproximación a los primeros cristianos




Todavía no han pasado las Navidades. Aún seguimos en esta orgía de turrón, patas de cordero, cava y demás, contra lo que no tengo nada. Sí lo tengo contra las felicitaciones impostadas, los propósitos a fecha fija -las fechas se establecen para cumplirlos, no para formularlos, so ingenuos- y toda esa iluminación urbana de la que han sido prácticamente extirpados los símbolos de aquello que se celebra, teóricamente al menos, el nacimiento de Jesús. Porque, pregunto yo, si no se celebra eso ¿qué narices se está celebrando?

Es necesario dejar a un lado esta celebración hueca, boborola, esperpéntica y falsísima de las navidades -así, en minúscula- tal como la gente las "vive" hoy en día. Nuestra vida consiste en un equilibrio y una conciliación de opuestos, de celebraciones alegres regadas con licor y abundantes en comidas copiosas a las que siguen períodos de mayor austeridad, un Yin-Yang que se compensa y dulcifica los excesos de cada franja estacional y vital. Sólo en una época de exceso, basada en consumir más que en ser y en tener, la sociedad se permite el lujo de olvidar esa cadencia, al estar extirpada de la rueda de la Naturaleza en favor esa otra Gran Rueda, la de quienes son consumidos mientras consumen. El tal Papá Noel, un personaje muy secularizado, en su momento representante de una célebre bebida, está arrinconando a los Reyes Magos, quienes sí conservan el halo mágico-religioso de sus orígenes como mito. De hecho, los regalos de éstos han pasado a ser un suplemento a mayores del "regalo gordo" que trae el otro gordo, el de los renos. En la serie Los Simpson, bastante aguda de vez en cuando, en aquel famoso episodio que tenía a un émulo de John Waters como estrella invitada -la de la metalurgia gay-, hacía su aparición un robot Santa Claus de fabricación japonesa: "allí le llaman el hombre de los regalos anuales y vive en la Luna".

El olvido de la raíz mítico-religiosa es algo que siempre termina pagándose. No lo digo ya por las tendencias depresivas y hasta suicidas de mucha gente durante estas fechas, nada raro en semanas escasas en horas de sol y durante las cuales hay que estar obligatoriamente alegre, sino por el empobrecimiento cultural que implica. Todos sabemos que una de las figuras míticas recurrentes en Europa es la del Niño Divino, relacionado con las señales celestes, la supervivencia ante los animales y las condiciones atmosféricas, y el alumbramiento de un nuevo ciclo. Esa figura mítica recorre el espinazo de nuestro pueblo y de nuestra cosmovisión, proyectándose incluso hacia el futuro.

Pero no pretendo dedicarle mucha más atención a un fenómeno tan penoso, ni parecer un viejo gruñón. Entremos en materia.

Generalmente se tiene como lugar común que el nacimiento de Jesús aprovechó la fiesta del Sol Invicto, siendo el relato natalicio de Mateo muy apropiado por su abundancia de elementos míticos: la estrella, los magos, el rey cruel, los sueños sobrenaturales. Es posible sin embargo que la ubicación tradicional del nacimiento de Jesús un 25 de diciembre se deba a una antigua tradición hebrea que dice que los grandes hombres mueren en la misma fecha en que son concebidos. Si en su momento se creyó que la Pasión tuvo lugar un 25 de marzo, armonizaría con el nacimiento nueve meses después. La figura de Jesús es, por tanto, central no sólo en la andadura de los europeos sino en la renovación de la fiesta que celebra el fin de la aparentemente descendente trayectoria solar que, tras el solsticio invernal, parece reanimarse y elevarse prometiendo una nueva primavera. Es inevitable volver una y otra vez a Jesús.

He hecho, a mi manera y por mi camino, las paces con ese gran fenómeno polifacético que llamamos cristianismo. Un mayor entendimiento de los procesos históricos así como una creciente sinceridad conmigo mismo me ha ayudado a ubicar con mayor precisión el nuevo culto en los tiempos en que la Antigüedad europea entraba en barrena, y cuya decadencia debe atribuirse a quien realmente tuvo la culpa, la civilización romana. Desde entonces ha pasado mucha agua bajo el puente.

En más ocasiones de las que sería deseable, las mentiras y falsedades se perpetúan en el tiempo, circulan de mano en mano como la falsa moneda, son recibidas acogedoramente cuando deberían ser desechadas. Entre los muchos tópicos que penden sobre el cristianismo, y más concretamente sobre el primitivo -esto es, el previo a su declaración como religión oficial en Roma en el año 380- está el que dice que el cristianismo es una religión oriental, impropia de Europa, y no sólo eso sino que es una religión de esclavos, de castas "inferiores", de "parias", contrapuesta a la religión pagana -considerada así en bloque, algo obviamente absurdo-, que sería la religión de los "fuertes", los "valerosos", los "guerreros", etc etc. Tal ocurrencia es más común de lo que se cree, y no nos equivocaríamos mucho rastreando las raíces de ese anticristianismo visto desde una óptica injusta y falsamente elitista en la Ilustración continental del siglo XVIII, unido a la exaltación de lo indoeuropeo, más efervescente a partir del XIX, en contraposición a lo semítico. En este plano algunos autores quisieron obtener una solución de emergencia desligando al cristianismo del tronco judío -se hizo célebre la pretensión de H. S. Chamberlain de que Jesús no era judío-. Otros, sin embargo, quisieron lanzar a la hoguera tanto el tronco como la rama. Sin duda un pensador más bien mediocre y de psique desequilibrada llamado Friedrich Nietzsche, que ha tenido un eco pasmoso si lo comparamos con la exigua calidad de su obra, ha resultado crucial en la dinámica ideológica que estamos comentando.

Nietzsche sintoniza con esa ariomanía que se extiende como una grasienta mancha por Europa. Esa ariomanía alimentará el antisemitismo decimonónico, que como ya hemos visto defendía la existencia de una presunta conspiración judía para hacer desaparecer el cristianismo y las autocracias que todavía sobrevivían en nuestro suelo, empleando siempre textos falsos como apoyo. Pero no solamente tiene interés, a estos efectos, la contraposición ario-semita, sino también la del ario frente al dasa o dasyu, entendido como enemigo, como siervo, como miembro de una casta vil. Tal distinción se ha mantenido dentro de los sectores "nacionalistas europeos" a pesar de su nula operatividad práctica. No es extraño encontrar en foros identitarios a gente que firma con un nick al que añade la partícula "ario" o "aryan". En esa clase de dicotomías los ariómanos se ubican en el "bando bueno", tildando de herejes a los demás incluso por cuestiones de detalle. Como prisma para analizar la dinámica histórica, me parece la peor opción posible.

El discurso anticristiano haría un dibujo más o menos así de la religión que pretende denigrar:

Tópico: una religión de resentidos asiáticos, de esclavos, de desharrapados, de gente judía analfabeta y revoltosa que no podía soportar la belleza del mundo clásico, de sus estatuas, de sus jardines, de su cultura.

 El sello de pensadores -es un decir- como Nietzsche se nota con bastante nitidez. Y aunque su máxima expresión, el ultranacionalismo alemán o hitlerismo, fue absolutamente derrotado y enterrado para siempre, todavía colea esa contraposición entre lo "bueno" europeo y lo "malo" oriental, incardinándose los anticristianos -por supuesto- en el bando de los buenos. Aproximémonos, pues, al tópico.


Imagen: Wikimedia Commons (fuente Menas, usuario Ghirlandajo): el célebre icono copto de Cristo con el abad Menas sobre tabla de sicómoro.

El cristianismo no es en absoluto una religión de resentimiento. Al contrario, es una religión de amor, de perdón, de altruismo, de generosidad, de bondad en suma, al menos en sus presupuestos teóricos, pues el modo en que se han traducido esas buenas intenciones en el plano práctico dista mucho, mucho, de ser no ya perfecto sino incluso satisfactorio. Pero se hayan cumplido o no las mejores intenciones, no cabe duda de que el resentimiento no se cuenta entre ellas, por su propia naturaleza de emoción destructiva dirigida al prójimo. 

El cristianismo no es una religión asiática. Cuando surge, Judea pertenece totalmente al ámbito cultural europeo, identificado con el Mediterráneo y su conjunción de pueblos vertebrados por unos horizontes comunes. Que el territorio de Israel pertenezca hoy al continente asiático, desde un punto de vista meramente geográfico, es irrelevante a este respecto, pues llegaríamos así con dos mil años de retraso al punto adecuado en que se puede valorar correctamente si esa región era europea o no. De lo contrario, aplicar un criterio presentista puramente geográfico nos llevaría a que, por ejemplo, un fundamentalista islámico residente en París fuese tan europeo como Sigfrido. 

El cristianismo no tiene absolutamente nada de desharrapado. En la Judea de la época no sólo se confeccionaban espléndidas telas de lino, se empleaba hábilmente la lana y se conocía la seda, sino que también tenían en alta estima el algodón, que curiosamente tardó mucho en popularizarse en el continente europeo.

El cristianismo no es ni religión de esclavos ni extendida por esclavos. Los datos nos dicen que, aunque había esclavos entre los cristianos -si bien la casi totalidad de la masa humana esclavizada de la época era pagana-, éstos fueron predominantemente hombres y mujeres libres. Es más, precisamente esa independencia civil permite la movilidad de un lugar al otro del imperio, mientras que el esclavo está más sujeto.

Por otra parte, teniendo en cuenta que la esclavitud es una institución horrenda en la que muchas veces el esclavo tiene una categoría superior a su dueño, tanto física -resiste mejor los trabajos que él- como intelectual -ejerce de preceptor de sus hijos-, ese clasismo caduco y rancio que destila la distinción entre la "moral del guerrero" -bonito eufemismo justificador del pillaje, la traición y la destrucción- y la "moral del esclavo" -que se atribuye al cristianismo, algo que demuestra el desconocimiento de éste, como se puede apreciar en Gálatas 4- debería avergonzar a cualquiera.

El cristianismo se desgaja rápidamente del tronco judío. Ya lo hace el mismo Pablo, antiguo judío, en varios textos -sigo recomendando Gálatas- así como los propios judíos -el Talmud ataca vilmente a Jesús-, sin olvidar que la penetración cristiana entre los gentiles es rápida y sencilla. En el siglo IV dos pueblos tan distintos como los suevos y los armenios están cristianizados.

El pueblo judío estaba altamente alfabetizado. Es más, los evangelios se pusieron por escrito con profusión. En los primeros siglos hay más de 2000 fragmentos de Mateo, por ejemplo. Aquel pueblo dominaba también las reglas mnemotécnicas para recordar cada palabra.

No tiene nada de malo ser revoltoso. Sobre todo si un poder extranjero despótico, ladrón, asesino, supersticioso, torpe, inculto y genocida como Roma somete a tu pueblo, maltrata a los tuyos y roba las riquezas de tu tierra. El inconformismo judío ante Roma es un timbre de gloria para aquella gente.

Aprovechando la coyuntura, vamos a dar algunos ejemplos de "desharrapados" entre los primeros cristianos según el Evangelio:

-Leví Mateo, apóstol, era recaudador de impuestos, y tenía una casa en la que se da a entender que cabe medio pueblo.

-Simón Pedro tenía negocio y casa propia.

-Zebedeo, padre de Jacobo y Juan Boanerges, tenía negocio -con empleados ajenos a la familia- y casa propia.

-José de Arimatea era un hombre acaudalado.

-Nicodemo era un fariseo acomodado y miembro del Sanedrín.

-Zaqueo, publicano, era rico.

-Juana era esposa de Chuza, el intendente del palacio de Herodes.

-Jairo era jefe de una sinagoga.

-El centurión de Mateo 7: 2 ss tenía servicio doméstico y había hecho edificar una sinagoga.

"Desharrapados" según Hechos de los Apóstoles:

-Saulo o Pablo, fariseo y ciudadano romano que recibió una esmerada educación.

-Felipe el Evangelista, dueño de una casa y con posibles para alimentar a cuatro hijas (Hechos 21: 8-9).

-Mnasón, cristiano chipriota, dueño de una casa (Hechos 21: 16).

-Publio, el hombre más importante de la isla de Malta (Hechos 28: 7-8).

-Sergio Pablo, procónsul de Pafos en Chipre (Hechos 13: 7-17).

-Un alto funcionario de la corte etíope (se hace bautizar en Hechos 8: 38).

-El centurión Cornelio (Hechos 10).

Destaquemos también que Minucio Félix, uno de los primeros apologetas, era abogado y Tertuliano, otro gran apologeta, era también abogado e hijo de un centurión.


CONCLUSIÓN

Muy clara. El tópico rancio ultra anticristiano no se sostiene, es falso y parte del prejuicio, la ignorancia y la soberbia personal de quien se cree mejor, aspectos del carácter que en la escuela nos decían que eran negativos y a evitar. Prefiero, y preferiré mil veces, una religión basada en la humildad, la generosidad y el nervio moral antes que otra que se fundamente en la prepotencia chulesca, la altanería y el desconocimiento de la historia. Es así de claro y así de sencillo. No tengo nada más que añadir.



43 comentarios:

  1. El cristianismo, a mi entender, es una reforma del judaísmo.
    Una secta judía que acaba convirtiéndose en una religión diferente(aunque conservando nexos religiosos y doctrinales comunes con el judaísmo)

    Que los primeros cristianos odiaban "el helenismo" y la cultura clásica es algo reflejado en la propia Biblia.
    El cristianismo, al igual que el judaísmo, eran corrientes subversivas contrarias al politeísmo, el paganismo y muchos de los valores de la Grecia clásica, y no de manera pacífica generalmente.

    Aunque lo que hoy es Israel pertenecía al Imperio Romano en la época de surgimiento del cristianismo, la identificación de la población semítica con Roma era bastante escasa, más bien era la repudia que genera el ser un pueblo conquistado(La gran Ramera Babilónica...)


    Aunque los artículos de Europa Soberana de"Roma contra Judea, Judea contra Roma" son algo exagerados y tendenciosos, en bastantes cosas tienen razón.
    En ese mismo blog se explica la diferencia entre el cristianismo primitivo semita y el cristianismo medieval y europeizado(indoeuropeizado mejor dicho), en como esa religión se adapta a la cultura y la idiosincrasia europea adoptando e integrando sabiduría filosófica grecolatina y dejando atrás la iconoclastia(al menos hasta las oleadas luteranas y calvinistas)

    Otro hecho que no se puede negar es la influencia y relación entre el marxismo(cultural o no) y el judeocristianismo.
    Las ideologías izquierdistas son productos secularizados y ateizados derivados del judeocristianismo cultural, y no hace falta desgranar mucho: ambas corrientes predican el igualitarismo , el universalismo y abominan del espíritu aristocrático, lógicamente el izquierdismo -sobre todo el actual, el que padecemos en occidente- es mucho peor y más inmoral.


    Personalmente ,el cristianismo católico preconciliar no me disgusta, lo que sin duda rechazo es la mentalidad izquierdista y de ONG en lo que parece que lleva derivando unas décadas.
    El paganismo odinista, céltico etc ,como religión, actualmente me parece absurdo, yo creo más bien que puede ser una buena inspiración apegada a lo telúrico y lo"naturalista"



    (En foros como Stormfront en español , el perfil de participante mayoritario es ridículo: la mitad son sudamericanos, y casi todos ellos tienen menos de 20 años, incluso hay bastantes que aún están en el instituto. Ahí sólo se puede leer en un 80% chorradas. En otros como Vanguard hay gente más seria, pero no faltan los"estudia cráneos" y los obsesos de la pureza racial.
    A estas aturas de la película, la pureza racial o la dolicocefalia no importan un higo, y más cuando tu grupo racial y cultural es el más degradado del mundo, y no racialmente precisamente, sino culturalmente y moralmente, lógicamente no de manera casual- o no del todo- sino tras muchas décadas de propaganda y adoctrinamiento directo o más subliminal por parte de los ingenieros sociales y la industria del onsumo)

    ResponderEliminar
  2. (1) Hombre-Lupa, celebro que hayas hecho las paces con el cristianismo y no puedo sino aplaudir tu artículo, que es valiente y sincero. Pero quiero apuntar un par de cosas con ánimo de complementar más que de rectificar.

    Algunos neopaganos franceses han intentado contraponer cristianismo y Roma, apoyándose en autores ateos y subversivos. No hay que hacerles mucho caso: es una de las argucias que emplean para socavar las posiciones cristianas. Los neopaganos de origen germánico, que son la inspiración principal de esa "nouvelle droite", en realidad siempre han sido furibundos enemigos de Roma. Eran anticatólicos en la misma medida que eran antirromanos, aunque, eso sí, trataban de atribuirse los logros del imperio romano para su estirpe nórdica.

    Seguramente tú conoces la historia del imperio romano mejor que yo, y tus razones tendrás para considerar que es una mala influencia en el mundo actual. Pero sí sé que en el ámbito católico nunca se ha vivido esa contradicción entre lo católico y lo romano que predican los neopaganos -todo lo contrario-, y que estos neopaganos lo que buscan al contraponer Roma y cristianismo es precisamente debilitar a este último.

    Ten en cuenta que los españoles recibimos la religión cristiana de Roma. No importa los errores que haya tenido Roma: somos católicos gracias a ella y lo católico tiene mucho que ver con lo romano. Porque Roma se hizo cristiana y, por mucho que pataleen esos neopaganos, Roma está ya ligada a a la religión católica por vínculos fortísimos y yo diría que indestructibles. No por casualidad la Iglesia es la institución que mejor ha preservado el legado romano (lengua, derecho, instituciones) y griego (filosofía) en lo que tenía de positivo.

    Desde San Pablo los cristianos han interpretado que el imperio romano, pese a contener muchas imperfecciones y resultar al principio mortal para muchos cristianos, es el "katechon" (o "katejon") que impedía el desencadenamiento de fuerzas negativas mucho peores. Algunos de esos teólogos cristianos de los primeros tiempos contemplan a Augusto como una figura en cierta forma providencial que entroncaría con Constantino, quien trae el fin de la persecución y un orden más justo. No por casualidad Constantino es una de las bestias negras de los neopaganos, a pesar de que luego, en flagrante contradicción, acusen a los cristianos de ser débiles y subversivos con respecto al orden romano. La idea de la Hispanidad, muy ligada también a la herencia imperial romana, es otra de las bestias negras de los neopaganos germanizantes.

    ResponderEliminar
  3. Hola. Por lo general respondo con prontitud, me parece una descortesía no hacerlo pero ahora me resulta imposible. Queda un poco WTF lo que estoy diciendo, y aun así espero que me disculpéis, dentro de poco matizo algunas cosas.

    Si no hablamos antes, feliz entrada del 2014.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, no te preocupes. Es sano desconectar de internet y tomarse tiempo para contestar las cosas. Que tengáis una feliz nochevieja.

      Eliminar
    2. Yo también aprovecho para desearles un feliz 2014 (de la Era Cristiana, obviamente ;-) ) a todos.

      Eliminar
  4. A.J.: Yo no diría que el cristianismo primitivo era anti helenista sino que surgió como consecuencia del helenismo: cristo significa "el ungido en griego", el Nuevo Testamento fue escrito en griego y en general el cristianismo tiene influencias de Persia, Egipto... de todas las aportaciones culturales que confluyeron en el helenismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has leído la Biblia entera? en varios pasajes hay expresiones de rechazo no solo a Roma, sino también a los paganos griegos y a lo que podríamos llamar cultura griega(incluido el periodo helenístico)

      El helenismo nada tiene que ver con el cristianismo primitivo. Una cultura que exaltaba en el arte la figura y el desnudo humano frente a una religión que abominaba de eso y que en sus inicios fue iconoclasta(no oficialmente, pero si en la práctica)
      Los primeros cristianos(es decir, los de Palestina y Asia menor) aún estaban bastante judaizados.
      Los primeros cristianos eran judíos que adoptaron"la reforma" y se adaptaron a la nueva religión. El judaísmo fue bastante impermeable cultural y religiosamente a las influencias griegas y romanas, y los primeros cristianos eran judíos. Los nabateos no eran judíos y si que estuvieron bastante influidos por Roma, sólo hay que fijarse en la arquitectura de Petra o Palmira...

      Que en la Grecia bajo control romano se extendiera el cristianismo y fuera de las primeras zonas en"cuajar" dada la proximidad geográfica a Asia menor, no tiene nada que ver con el helenismo ni con la Grecia clásica, más bien fue el cristianismo el que estuvo posteriormente influido por la filosofia griega clásica. Ahí está San Agustín de Hipona o Santo Tomás de Aquino.

      Eliminar
  5. A.J, si el helenismo del siglo I era corrupción de las costumbres, economía esclavista y depredadora, decadencia de las artes y del pensamiento, sometimiento al poder romano en territorios que gloriosos siglos atrás no fueron sometidos por el persa, discusiones idiotas entre filosofillos mindundis incapaces de grandes ideas, o vivir de rentas de un gran pasado, en ese caso no sólo los cristianos sino cualquiera con la mente sana debería si no odiarlo al menos despreciarlo. Toda nueva oleada de novedad debe escrudiñar lo que se le entrega, desechando lo añoso y conservando lo que tiene valor. ¿Alguien puede criticar el cristianismo por oponerse al politeísmo? Lo que no vale para uno en la época actual, no vale para otros en otras épocas.

    Hombre, la identificación de los judíos ("semitas" o no) con Roma era nula, como corresponde a un pueblo con honor y digno de pelear por su libertad. Por eso los judíos siguen vivos hoy, sin haberse convertido en un mero nombre como por ejemplo los amalecitas.

    Si el cristianismo se "indoeuropeizó", por decirlo así, se deberá a que lo uno y lo otro no están tan alejados como algunos "neopaganos" actuales -que, por supuesto, no creen que Odín o alguno de esos ídolos sean reales- pretenden hacernos creer sin mucho éxito. En todo caso, el proceso es más bien inverso, cristianizándose lo previo, sea indoeuropeo o no lo sea -ya hemos visto en el blog el caso de la Señora de las Alturas, cristianizada popular y clericalmente como la Virgen María-.

    El tema de la relación marxismo-judeocristianismo me temo que habrá que explicarlo mejor, no sólo por la memoria de los incontables cristianos asesinados por marxistas. El cristianismo no abomina del espíritu aristocrático. Antes al contrario, indica que son muchos los llamados y muy pocos los elegidos. En cuanto al universalismo, no es como se entiende hoy, el globalizado.

    El marxismo es hijo de la Ilustración, es un materialismo -mientras que el cristianismo es espiritualista- y ha pugnado en contra del cristianismo en el seno de Occidente. Lo que se llama "marxismo cultural" es desde el punto de vista de la doctrina moral totalmente opuesto a las doctrinas cristianas tradicionales. Es más, allí donde el cristianismo pierde fuerza, entra ese llamado marxismo cultural -que es un término bastante tramposo, en mi opinión-.

    Muy de acuerdo en lo de Stormfront, y ni siquiera tiene tanto movimiento como se cree.

    ResponderEliminar
  6. F., estoy completamente convencido de que Roma no era necesaria para la transmisión del cristianismo. Para que se convierta en religión oficial de golpe en un extenso territorio, sí, pero ni eso si tenemos en cuenta la facilidad con que malteses, armenios y suevos se evangelizaron, y casi todos los "bárbaros", o como siglos después de modo muy sencillo y habitualmente pacífico pasó con todos los pueblos escandinavos -los primeros cristianos que llegaron a América eran vikingos-. Lo que pasa es que Roma toca las narices ahí enmedio sin hacer nada y en buena medida intentamos "encontrarle" un sentido a su existencia, a su historia de depredación y conquista. No nos hace falta Roma. Nunca hizo falta. Sí es verdad que el catolicismo como tal, con toda la parafernalia pagana cristianizada -fiestas sustituidas, pontífice, vestales, prosquinesis, etc etc-, conserva el sello romano, con Jesús convertido en un cruce entre emperador y Apòlo, un endiosamiento y un imperialismo típicos de una época y que hicieron que todo lo que se saliese de ahí, todas las variadas formas de por ejemplo entender la naturaleza de Jesús se considerasen heréticas. La palabra "apócrifo", que se refería a un saber secreto con sus libros sagrados, pasó a significar algo falso, es decir, libros mentirosos cuyos propagadores merecían castigo. Nicea, Constantino, Laodicea, luego Teodosio -por cierto, emperador hispano al que yo le encuentro cierto parecido con el futbolista Xavi-: Jesús se convierte en consustancial con Dios, de igual modo que un emperador es deificado.

    Seguro que Constantino fue tenido por providencial .... por algunos cristianos que iban surfeando en la ola buena mientras que los otros quedaron desacreditados -aunque fue un proceso largo-. La historia suele ser escrita por los vencedores. Es verdad lo que dices de Constantino y el neopaganerío. Tienden a mitificar al tal Juliano el Apóstata, que perdió vida y ejército en su primera batalla como emperador mientras que Constantino, que las ganó todas, era un don nadie.

    El catolicismo es más romano en los últimos quinientos años que antes, creo, más que nada por el protestantismo, es incluso más provinciano, desde Adriano de Utrecht hasta Wojtila todos los papas eran casualmente italianos, parece que le echaban el lazo al primer párroco que paseaba por el Trastevere y hala, al solio de Pedro. Y el resto de Europa a verlas venir. Sin duda alguna Francisco cambiará esto.

    ResponderEliminar
  7. F., estoy bastante de acuerdo con la segunda parte de tu mensaje. En efecto, lo que no tiene repercusión en la calle es intensamente chillado, repitiendo permanentemente las mismas consignas, en los sitios de Internet, aunque tengo la sensación de que están muy a la baja y de que cada vez hay menos. Comparten varios puntos con los defensores de la conspiración judía -curiosamente, defendida durante mucho tiempo desde el integrismo católico y similares, y también éstos se encuentran de capa caída-, son casi la misma gente, repiten lo mismo y optan por el mismo silencio si alguien les rebate, lo ignoran sin más, esperan unos días y vuelven a la carga. Es normal que cada vez sea más una anécdota.

    Es cierto también que bajo la mendaz capa del neopaganismo sobrevive el ateísmo, doctrina materialista que últimamente no sabe ni dónde meterse.

    En mi opinión, y al contrario de lo que ocurre con los sectores "ultras" católicos, los sectores "ultras" próximos a lo neonazi están infectados de californismo a rabiar, con su exaltación delirante de la juventud y de la promiscuidad -es habitual que se insulten entre ellos diciéndose "follapoco" o "treintañero", como si tuviera algún mérito ser veinteañero: cualquier memo puede serlo-, su espiritualidad new-agera chusca y agarrada por los pelos, y su obsesión por la ortodoxia alimentaria -en la que no faltan cantos al herbivorismo-. No digo que sean todos así, pero se trata de un patrón que se repite con insistencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el cristianismo, es el culpable en grado superlativo, de que el genero humano, haya caido en la miseria intelectual, mas espantosa, de que el humano haya sido forjado, como entidad, egoista, rapaz, malvada, hipocrita, constituye, una maldicion sobre la humanidad.

      Eliminar
    2. Sí, tío. También el cristianismo es culpable de la calvicie de Don Limpio.

      Como sabemos, antes de la aparición del cristianismo no había miseria intelectual, ni egoísmo, ni rapacidad, ni maldad, ni hipocresía. Ni canibalismo, ni esclavitud, ni genocidios, ni torturas, ni sacrificios humanos, ni tiranía, ni ignorancia, ni pobreza extrema, ni hambrunas, ni plagas, ni depredación ambiental, ni superstición, ni caries ni ardor de estómago.

      Es más, si no hubiera existido el cristianismo ahora estaríamos colonizando planetas allá por las Nubes de Magallanes y solícitos robots-mayordomo nos harían la comida, nos limpiarían el culín y nos prepararían la cama mientras nosotros tendríamos cómo única preocupación decidir si escuchar clásica o bossanova.

      A seguir bien.

      Eliminar
  8. Off-Topic

    Hombre-Lupa, creo que a tu blog le hace falta un apartado donde acceder a los últimos comentarios. Digo ésto porque si un usuario escribe un comentario en un artículo viejo, salvo que recorramos cada una de las entradas más antiguas de blog, no tenemos posibilidades de enterarnos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Perdón por el offtopic, pero hay que preguntarlo:

    ¿Quién es la chica de arriba a la derecha y por qué comparas el 2013 con el comienzo de El Caballero Oscuro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la chica puedo contestártelo yo. Se trata de Sophie Scholl.

      Eliminar
  10. ola k asen

    Víctor, ya lo he intentado, había una forma con el formato antiguo del escritorio a la que ya no tengo acceso, y luego otra que no sé por qué en vez de los cinco últimos comentarios del blog salen los cinco primeros. Lo seguiré intentando.

    Anónimo, si hay una definición seria y graciosa a la vez del mundo en que estamos metidos es un banco de la mafia que alberga billetes marcados con isótopos, una alarma que conecta a un número particular y un director que arregla las cosas a tiro de escopeta, asaltado por unos psicópatas con careta de payaso que se eliminan entre sí mientras van pasando fases hasta que el último se escabulle con la pasta en un bus escolar. Todo en cinco minutos gloriosos.

    Jamás ha estado el mundo tan interrelacionado y a la vez tan dividido.

    ResponderEliminar
  11. Es interesante leer libros sobre la resistencia de los propios alemanes al nazismo. Hay clásicos sobre el tema de la Resistencia en todos los pueblos europeos de la época, pero el caso alemán es bastante ejemplificador. Vale, sin duda y de manera especialmente urgente, para quienes le están dando un baño rosa al nazismo presentándolo en la época actual como un movimiento paneuropeo, avanzado, anti-NWO y todos esos tópicos. Quizá con un poco de paciencia por mi parte se podrían abordar posts sobre el particular, aunque esa tarea no ofrece un blanco fácil, es como esos pececillos que se escapan de una red no lo bastante tupida para retenerlos.

    Conocer la historia impide idealizarla, y tan sólo por eso ya demuestra su utilidad.

    ¿Habrá mujeres así hoy en día? Ojalá. He conocido algunas así, pero también se cuelan como pececillos en mi red :-(

    ResponderEliminar
  12. De paso. Cuando abrí el blog allá por abril del año pasado, comencé escribiendo un texto cada 4 días, más o menos. Después se fue estabilizando en un texto cada dos semanas. Con posterioridad metí el blog en la nevera y lo rearranqué con ganas, publicando durante semanas a veces casi diariamente. Ahora, como ve quien ha tenido la paciencia de seguirme, vuelvo a espaciar un poco las publicaciones.

    Por una parte, existen frentes nuevos en mi vida que no es que me quiten más tiempo, porque tiempo para conectarme sigo teniendo, pero sí que me han frenado un poco el reprise que tenía antes para publicar. Ahora noto menos urgencia.

    Por la otra, aunque publicaba con asiduidad, eran textos bastante currados y amplios, no entradas de cuatro párrafos y hasta otra, lo que suponía que el texto publicado con anterioridad no tenía tiempo de asentarse, nuevas publicaciones no le dejaban "respirar" y creo que eso ha derivado en que algunos han tenido menos repercusión y menos punch, menos lecturas también, de lo que yo esperaba y si me apuráis posiblemente también de la que merecían. Impaciencia por mi parte, que no ha permitido que lo que publicaba encontrase su sitio, su acomodo, incluso su continuación. Entre mis artículos favoritos cuento los de la Señora de las Alturas, la lucha por la excelencia, el cine de la subhumanidad, el Universo Inflacionario II y el Cuerno del Diablo, que creo que no han tenido demasiada suerte. En realidad todos son mis favoritos, de lo contrario no le daría a "publicar", pero ....

    Un texto por semana me parece una media interesante. A ver. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  13. Pienso que toda teoría social, política, económica o cultural (y por ende espiritual), como compendio de ideas de una o varias personas, puede ser extraordinaria y perfecta: el liberalismo, entendido como lo hacían Smith y Ricardo, era fantástico, una sociedad regulada y armonizada por el simple hecho del librecambismo: en la práctica todos sabemos como deriva la no regulación de los mercados; el marxismo en sí, es también excepcional, la igualdad absoluta del ser humano en un mundo de utopía social, y en la práctica, ya sabemos cómo termina esa aventura llamada revolucionaria. Incluso el romanticismo nacionalsocialista tiene esa fuente teórica de "perfeccionamiento", de mundo reluciente que todos (o una parte) querríamos vivir, y que, ciertamente, posee más sombras que luces.
    Con el cristianismo pasa lo mismo: una religión surgida en un mundo de intransigencia, que apostaba por un cambio, por un modelo nuevo de espiritualidad, y que se fue al garete cuando obispos y diáconos se pusieron al frente de la primera iglesia, defenestraron a lo predicadores y ascetas, pactaron su posicionamiento en la sociedad romana, y se convirtió en la mano derecha del poder, con las dos espadas de San Agustín interpretadas para dar leña a todo hereje. La historia del cristianismo es muy compleja, con muchísimas luces y sombras (no lo iba a ser, después de dos mil años de existencia!!!): el paleocristianismo predicaba la bondad, el altruismo y la espiritualidad, pero también iba construyendo su primer patrimonio eclesíastico en los primeros siglos de existencia de la Iglesia, antes de su legalidad en 313, enajenando posesiones y apropiándose de ellas: como religión contestataria, muchos jóvenes de buena familia (y de mala también), patricios romanos, vamos, se apuntaban al movimiento para, perdón por la palabra, joder a sus progenitores, ¿cómo?, no lo digo yo, lo dice el antropólogo Jack Goody: rechazando los lazos familiares tradicionales, la distinción entre sexos, y apuntando a la propiedad común de los bienes( irritando a los que tenían bienes, y comenzando ya, la primitiva secta, a poseer aquellas riquezas materiales que las escrituras rechazaban), pues se debían solo a Dios, quien era el verdadero y único padre. Más tarde, cuando la Iglesia, ya con mayúscula, se hizo universal, se alejó en parte del orientalismo judío y zoroastrista, diríamos más igualitario, y se acercó al helenismo por interés político, entonces la visión, y la misión de la religión, habían cambiado, ya imbuida de la importancia que le daba cada vez más el poder secular.
    Sobre Nietzsche, su lucha era contra un cristianismo diferente, el del siglo XIX, y encima luterano, que si cabe, es más rígido y duro (por lo menos antes). En su obra El Anticristo, afirma que el verdadero y único cristiano murió en la Cruz. Nietzsche aborrecía la moral del cristianismo que le había tocado vivir en la Alemania luterana de finales del XIX, lleno de falsedad e hipocresía, y que al fin y al cabo, era síntesis de lo que llevaba aconteciendo durante dos mil años: muchas luces, pero también muchas sombras, hombres cristianos (y mujeres) como modelo a seguir, pero otros que fueron encumbrados siendo auténticos demonios. Al fin y al cabo, las religiones, como todas las ideas, las construyen las personas, y de todo hay en las viñas del señor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hombre-Lupa, un texto por semana está más que bien para un blog que aporta contenidos originales y de calidad. Otros blogs publican con más frecuencia, pero porque se dedican sobre todo al copia y pega.

    Déjame decirte que, en cuanto a la forma, este artículo es el que más me ha gustado de los que he leído. Primero, porque te centras en un único tema e intentas exprimirlo al máximo. Segundo, porque te mojas un poquito más que en otros artículos, sin perder tampoco la neutralidad, y llegas a unas conclusiones claras. Con otros artículos no he llegado a saber muy bien qué tesis defendías.

    Yo he descubierto muy recientemente este blog, de manera que algunos asuntos se me escapan. Por ejemplo, no entiendo muy bien eso de la Neotalasia ni tu rechazo visceral del imperio romano. Tendré que irme poniendo al día poco a poco. Pero permíteme que someta a tu reflexión un par de cuestiones:
    1) Los países adonde no llegó el imperio romano son los más débilmente cristianizados y donde menos se practica actualmente el cristianismo. No por casualidad las corrientes neopaganas surgen con gran fuerza en Alemania y Escandinavia.
    2) Puede que la fe católica nos hubiera llegado igualmente por otro camino, pero lo cierto es que nos llegó por medio de Roma. También la lengua y buena parte de la cultura. Es perfectamente legítima la crítica histórica a Roma, pero romper el vínculo podría ser peligroso para la idea de España y de la Hispanidad, así como para las convicciones católicas de los españoles.

    Llevas mucha razón al decir que el cristianismo no abomina del espíritu aristocrático. Al contrario de lo que afirman criptonazis como Benoist o "libertarios" como Escohotado, el cristianismo y el marxismo son como el agua y el aceite. No se puede decir lo mismo del nacionalsocialismo, pero ya habrá tiempo de hablar de su carácter ilustrado y de su materialismo biológico con toques de espiritualidad "new age". Tampoco es casualidad que la Lebensreform germánica prefigurase el movimiento hippie y fueran precisamente emigrados alemanes quienes lo introdujeron en Estados Unidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni este artículo es neutral ni los españoles son católicos.

      La mayoría de españoles son ateos de facto, y la minoría católica es poco practicante y más bien católica cultural(catolicismo folclórico, paganismo y politeísmo rebozado de estética cristiana etc)

      Hay muchos más seguidores practicantes del fútbol, el Cágate deluxe y las ofertas mensuales de Mc Donalds que católicos practicantes y reales.


      La religión de la mayoría de españoles es el"progresismo" y el hedonismo.

      Si hablamos de los mayores de 75 u 80 años ,la cosa cambia, pero su visibilidad e influencia social es la misma que las de los menores de 15 años o quizás menos...



      Os referís al cristianismo como doctrina y religión que de facto ya a penas existe tal y como fue.
      El cristianismo preconciliar si que defendía posturas acordes con el antiguo régimen y presentaba formas más"aristocráticas", pero el cristianismo católico postconciliar ,no.

      ¿Que transmiten hoy en día muchas organizaciones católicas, la curia y buena parte de sus fieles? Universalismo, tolerancia, buenismo irresponsable,igualitarismo e ideas claramente marcadas por la masonería y el marxismo.

      Que se defienda el cristianismo católico me parece bien, pero me parece que ese cristianismo al que hacéis referencia ,en la práctica ,a penas existe, es más bien preconciliar.


      La Iglesia ortodoxa sigue defendiendo las cosas sin titubeos, buenismos y medias tintas.
      No tienen miedo de decir que el Islam es un peligro, ni de reconocer su patriotismo, sin embargo ahí tenemos a los Papas católicos pidiendo perdón por existir.

      Eliminar
  15. Hombre-Lupa, ¿cuáles son las denominaciones cristianas con las que más te identificas?

    ResponderEliminar
  16. ola k asen

    Víctor, por pura decantación cultural me considero católico. Pero hay cosas interesantes en todas las ramas del cristianismo y, por que no, en casi todas las religiones.

    F., me alegra que te haya gustado el texto. Lo cierto es que mi tendencia habitual es a andarme por las ramas, así que un poco de concisión por mi parte nunca viene mal :-)

    Las orientaciones neopaganas calaron en países donde se produjo una intensa ariomanía a partir del XIX. La entrada del indoeuropeísmo, a menudo más literario y lingüístico que otra cosa, como argumento vertebrador de un pueblo deja servida la distinción categórica respecto de lo "semita", que se considera invasor y contrario a la entraña popular. La coartada lingüística supuso que en el caso de los vascos, por ejemplo, no se diera esa ariomanía y mantuvieran un catolicismo generalizado.

    Esa exaltación indoeuropeísta hizo furor en Alemania. Es una de las raíces del posterior nazismo, posiblemente la más gruesa de ellas. También en Escandinavia, donde sintomáticamente se comenzó a aplicar una política extendida de eugenesia mucho antes que en suelo alemán, eugenesia que por regla general ha chocado con las convicciones cristianas -como también pasó en Alemania-.

    Más que la ausencia de romanización -romanización directa, claro- creo que esa ariomanía es la clave. De hecho en Usa, país obviamente no romanizado, no existe esa ariomanía -sus mitos fundacionales como pueblo son otros- y el país es básicamente cristiano.

    En realidad nosotros perdimos el vínculo con Roma cuando ésta cayó, e incluso antes, con la entrada de "bárbaros" ya cristianizados en general, en el 409. Nos queda la idea teocrática forjada a partir de Teodosio, el dogma trinitario, esas cosas.

    ResponderEliminar
  17. A.J., no te digo que no sean ciertas muchas de esas cosas, pero es evidente que si es así nos está luciendo el pelo. Dejar el catolicismo y abrazar el consumismo, el gilipichismo, el futbolerismo -la mayoría de los seguidores de fútbol están gordos, no hacen deporte y su mayor esfuerzo diario es humedecerse los dedos para hojear el Marca- y el ateísmo práctico no es buen negocio. No lo está siendo.

    Hay muchas formas de cristianismo, cada día sale una nueva, la mayoritariamente esgrimida desde las altas esferas de la catolicidad rezuma bastante ñoñería, no lo voy a negar, pero creo que los valores de universalidad y tolerancia son dignos de alabanza, dentro de un equilibrio y de un límite. El cristianismo no tiene la culpa de la globalización tal como se está dando ahora. Ni de la decadencia moral de las sociedades occidentales, pues éstas se han descristianizado hace tiempo. En todo caso la culpa será de la descristianización.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culpa no es del cristianismo ya que simplemente es víctima de los acontecimientos, de lo que si que tiene culpa la curia y muchos practicantes, es de ceder e incluso impregnarse de la mundanización.Supongo que son las consecuencias de intentar sobrevivir, aunque la técnica de adaptarse al adversario para ganar adeptos es un fiasco: se pierden a los adeptos primigenios y no se gana ningún nuevo convencido.

      A la mayoría de españoles- a no ser que sean de cierta edad- les da vergüenza e incluso miedo portar símbolos religiosos(cuando hace 15 años era muy normal ver a mucha gente con cruces o medallas colgadas al cuello) y entrar a una Iglesia da pena ya que sólo hay ancianos(y pocos) y algunos turistas- en ocasiones nada respetuosos-si el templo es icónico.

      Una sociedad totalmente imbuida en la materia no puede sentir ningún tipo de atracción ni respeto por lo espiritual.

      Centros comerciales a reventar y templos vacíos, incluso una actividad romántica como el montañismo ha sido acaparada por legiones de personajes de mediana edad para los cuales la montaña sólo es un circuito donde estrenar sus cámaras de vídeo"todoterreno" para subir vídeos a you tube y probar el GPS de muñeca de 200 euros . Puro californismo.

      Eliminar
    2. Recuerdo aquel soneto de Gabriela Mistral en que le decía a Cristo que si el panorama humano no merecía realmente la pena, pues .... "¡desciende a aventar!" Bastante apropiado desde una mentalidad agrícola en que se reza por el pan nuestro de cada día, y en la que los hombres son como espigas. Siento tentaciones a esta altura de propugnar la posibilidad de un Cristo paleolítico, una revelación que tuvo lugar mucho antes de que a alguien se le ocurriese moler granos, amasarlos, colonizarlos con bacterias, cocerlos y zampárselos. Revelación de la que, obviamente, no hay pruebas documentales.

      La imagen interior que dan las iglesias y catedrales es realmente penosa. Y es como dices, por su paisaje humano, por lo demás siguen como siempre -aunque ya he visto algunas con puertas acristaladas que se abren con célula fotoeléctrica, y no bromeo-. El mejor cura que he visto en años no ha sido in situ, sino en una retransmisión de 13TV.

      "Una sociedad totalmente imbuida en la materia no puede sentir ningún tipo de atracción ni respeto por lo espiritual."

      Cierto, no puede. Tiene incluso una barrera física. Las sociedades materialistas están enfermas de hipoglucemia, artritis y otras dolencias de nombre tabú. La pescadilla se muerde la cola deprimiendo el vuelo mental de quienes viven en esa vorágine de carbohidrocarburocracia, solucionando esa depresión con más azúcar, más alcohol, más escaparates y más palmaditas en la espalda, en un ciclo diabólico. Poco a poco, generación a generación, estamos deshabitando rincones del cerebro en los que es de suponer que en su momento estuvimos a nuestras anchas. Al menos sobre el papel la evolución no concede más de aquello que podemos desempeñar, con lo que es normal que nuestro encéfalo se encoja. El encogimiento cerebral genera escepticismo, que nos empuja a seguir deshabitando rincones, etc etc, en un segundo proceso circular vicioso no menos diabólico que el anterior.

      Mucho me toca los cojones que mis excursiones senderistas se vean interrumpidas por domingueros con quads haciendo el mongolo-macarra cuando quien hace deporte es el motor y no ellos. Entre eso y no encontrar un puto metro cuadrado sin trozos de plástico -no exagero-, dan ganas de hacerse sufí e irse a algún país decente.

      ¡Salud!

      Eliminar
  18. A.J., los popes identitarios os han imbuido unos cuantos tópicos que tienen poco de real. El universalismo no tiene nada de malo. Universalista era también la Iglesia preconciliar y universalista fue el fascismo.

    La Iglesia ortodoxa no es ese baluarte identitario que os han hecho creer. En la Iglesia ortodoxa hay corrientes negativas muy similares a las que se observan en la Iglesia católica. También hay buenismo simplón, reparto de comida a inmigrantes, ecumenismo y un amplio diálogo con el islam, lo que incluye a veces ceremonias conjuntas.

    De todas formas, si el problema es la Iglesia de Roma, esos descontentos lo tienen fácil con apuntarse a alguna de las iglesias que los obispos españoles han cedido a la comunidad ortodoxa rumana, muy numerosa en nuestro país, como bien sabrás. Pero me temo que el problema va por otros derroteros.

    Las iglesias españolas no están todo lo llenas que deberían estar pero distan mucho de ese panorama apocalíptico que les gusta pintar a los gerifaltes identitarios. La iglesia de mi barrio suele estar llena, aunque es verdad que predomina la gente mayor. Pero es que también predomina la gente mayor en la cola del pan y en el autobús urbano. Es lo que tienen las sociedades envejecidas y estériles, cuestión para la que, por cierto, ningún partido identitario ha planteado jamás solución.

    Y tiene guasa que los ideólogos identitarios hablen de números y de iglesias vacías. En la misa de de una sola catedral se juntan bastante más católicos que militantes identitarios hay en toda España. Todos los identitarios españoles reunidos allí sólo llenarían los primeros bancos.

    Es verdad que la sociedad española pasa bastante de la religión y los domingos prefiere acudir a los centros comerciales. Es verdad que la Iglesia católica se encuentra en situación ruinosa. Nadie puede negar eso. Pese a todo, la doctrina católica de siempre, e incluso la adulterada de hoy, es un asidero para la regeneración de la raza mucho más seguro que el que ofrece ese movimiento identitario de tintes neopaganos.

    ResponderEliminar
  19. Hombre-Lupa, tengo entendido que la ariomanía también llegó a Estados Unidos, de la mano de la población de origen anglosajón y germánico. Aunque es verdad que allí la cosa se acabó orientando más bien por aquello de la "raza blanca". Los Estados Unidos fueron pioneros en adoptar una legislación eugenésica, antes incluso que los países escandinavos, y fueron los últimos en retirarla.

    Discrepo de que los EE.UU. sean una nación cristiana, y desde luego fundacionalmente es anticatólica y hostil a los católicos, pero tampoco quiero perderme por los cerros de Úbeda y me limito a recomendarte los escritos del profesor John Rao sobre el americanismo. Reconozco que estoy un poco radicalizado en este aspecto, aunque tengo familia allí, no creas :)

    Es muy interesante todo lo que que comentas de la ariomanía -por cierto, me encanta el término y lo adopto- y de cómo, a partir de esos estudios lingüísticos, se pudo generar ese mito racial indoeuropeo y esa fascinación por la India, con las derivaciones religiosas y políticas que todos sabemos. Ojalá lo trates más adelante.

    ResponderEliminar
  20. El tema de la ariomanía -no es mío el término, lástima, con lo que me gusta andar bautizando en este blog- tiene mucho interés, y está relacionado con un montón de cosas. Sin duda hubo algo de eco en Usa, no lo niego, pero a lo que me refiero es que lo indoeuropeo no puede ser mito fundacional useño. Lo son los "founding fathers", el Go West, el destino manifiesto, pero no lo indoeuropeo porque les pilla demasiado lejos históricamente hablando. Usa nace cristiana, es decir, "semita" religiosamente hablando, por decirlo según esa óptica.

    Según parece la ascendencia más común en la población useña es la alemana, un 15% de los linajes son germanos. Eso se notó sobre todo en el XIX, sin duda. Hay Estados muy germanizados como Utah, y buena parte del chauvinismo WASP no tenía sólo a los negros como enemigos, sino también a los inmigrantes alemanes -a quienes les vino muy bien poder armarse- y en cierta medida también a los irlandeses, aunque éstos fueron sobre todo a las urbes. Con el tiempo, de eso se pasó a un nordicismo a lo Madison Grant y luego a las "dos razas" según Stoddard, según la inmigración europea se hacía useña sin más.

    De veras que lamento no recordar el nombre del escritor militante afrouseño que afirmaba que Usa se hizo grande gracias a la sangre alemana.

    Usa, cómo no, se enfría religiosamente un poco, aunque menos que Europa. En mi opinión sigue siendo cristiana de base, aunque de un modo menos ferviente que antes. Con todo, sin la influencia bíblica Usa habría sido otra cosa, seguramente.

    ResponderEliminar
  21. Podrías volver a publicar un interesantísimo artículo similar a este, de los últimos que publicaste antes de que el blog volviese a entrar en hibernación.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por el interés, sé a cuál te refieres. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  23. Lo siento, el tiempo ha pasado y la callada por respuesta. A ver si tenemos unas pocas cosas claras, y la fundamental de todas ellas es que la vida es injusta. Rabiosa, jodida y fríamente injusta. Gengis Khan ha dejado infinidad de descendientes, y numerosos santos no. El cristianismo fue impuesto en determinadas regiones, y barrido en otras. Cervantes siempre pasó apuros económicos y nos legó el Quijote, mientras que Mario Balotelli gana millones y todavía no me consta en qué consiste su aportación a nuestra cultura. Un chuleta de vía estrecha liga más que un tío adorable. Yo no he inventado el mundo, pero me parece evidente que sobrevive el que se impone. Somos descendientes de gente que se ha impuesto, en buena medida.

    Por otra parte, insisto, no es éste un blog de apologética cristiana, no es ése mi paño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre-Lupa, esto que comentas, creo yo, ha sucedido siempre en las sociedades humanas.Los sabios, los "creadores" de cultura, los escépticos que invitan a pensar y repensar las cosas, los que nos advierten que la realidad a veces no es lo que parece, siempre fueron admirados por una ínfima minoría. Muchos se volvieron famosos después de muertos. Otros no, pero sólo gracias a que los medios de difusión, por motivos meramente comerciales o en defensa de los intereses de unos pocos, los publicitaron y porque la gente suele jactarse de una cultura que es incapaz de crear o reproducir, y que en el fondo no admira.

      Lo que pasa es que ahora esa tendencia se ha ampliado a lo bestia, entonces se nota más. Quizá, en cierto sentido, hemos empeorado, pero en el fondo siempre vivimos en un mundo esencialmente injusto. O tal vez nuestra idea de justicia sea errada, vaya uno a saber.

      Esto no es un argumento contra el cristianismo o contra la existencia de Dios. Los que utilizan el problema del mal como mecanismo para atacar al teísmo, no se dan cuenta del absurdo en el que están cayendo.

      En cualquier caso, y después de haber pasado por varias etapas, me he vuelto sumamente escéptico con respecto a la condición humana. He visto muchas cosas y la verdad es que los proyectos mesiánicos que intentan crear un hombre nuevo porque no se dan cuenta de que la humanidad es como es y no hay cambio posible, ya demostraron su estrepitoso fracaso en el siglo XX.

      Espero que, si existe el karma o cualquier mecanismo de justicia divina, se la haga pagar a todo aquel que lo tenga merecido, yo incluido.

      Saludos, y perdón por el mensaje pesimista. Pero la experiencia me ha llevado a este punto.

      Eliminar
    2. Gracias por tu reflexión. A veces el pesimismo no es más que realismo, descarnado realismo. Un tío inventa la rueda y detrás de él van millones y millones disfrutando de su invento y presumiendo de que "dominan la Naturaleza" y de "cuánta creatividad" tienen. Es así lo que ocurre. No es "howardroarkismo" pero es así, los logros de unos pocos marcan el camino por donde discurre toda la tropa, figurándose que como masa han creado algo. Los logros morales de nuestro mundo se los debemos a Abrahán, Moisés, Esdras, Hillel, Jesús y alguno más, pero resulta que para la masa actual eso de no sacrificar humanos, pagar puntual el salario al jornalero y aborrecer la mentira es algo que la masa ha obtenido "racionalmente", "por pura lógica". Heredamos un idioma y no lo cuidamos. Heredamos un paisaje y lo degradamos. Heredamos una sangre y no la honramos. Eso no es ser pesimista, eso es decir lo que hay.

      Ese hombre nuevo ya lo intentaron durante el siglo pasado. De los eugenistas californianos (por cierto, los grandes profetas de esos distorsionadores tests de CI) a las "hibridaciones" de Ilya Ivanov. No recuerdo quién había dicho que tras Auschwitz el progresismo había demostrado su fracaso. Y mira por dónde el progresismo se adueñó de la mente de muchos después de 1945. Siguen soñando con el hombre nuevo, aunque sea de silicio. Salvador Allende, antes de morir, hablaba de las amplias avenidas por las que caminaría el hombre de mañana. Pero el hombre de mañana no se distingue nada del hombre de ayer.

      ¡Salud!

      Eliminar
  24. Disculpen que los moleste, quería saber si en el futuro podrían hacer un articulo sobre la expansión del cristianismo en China, tengo mucha curiosidad por el fenómeno, me pregunto si cabe la posibilidad de que China en ese sentido termine pasando lo mismo que en el imperio Romano (expansión, persecución, tolerancia y finalmente oficializacion). Y como esto influiría en el mundo si se da...
    Me interesa mucho las características de las culturas y sus cambios, me considero un llamemoslo ”culturalista” osea considero que algunas culturas son superiores, basándome en los logros de los pueblos, por ejemplo, los alemanes han pasado por las mil y unas y se han levantado de las cenizas y han prosperado, también los hebreos, japoneses, o chinos. Un caso Interesante para mi es el de Paraguay, durante sus primeras décadas tubo un liderazgo eficiente (educado a la europea) en lo que respecta a la economía, infraestructura, educación, etc., pero luego de la guerra de la triple alianza... bueno eso ya es historia. A lo que voy es que (en general) los pueblos tienen los gobernantes que mas se le parecen, y la forma de ser de estos lideres esta marcada por su crianza y educación (la cultura en la que viven).
    Me alegra haber encontrado este blog, noto que sois personas muy instruidas e imparciales, cosa que tristemente parece escarcear por estos días... un saludo desde Argentina!!!

    ResponderEliminar
  25. Hola, no es molestia, faltaría más. El tema que propones es interesante, la pega es el relativo oscurantismo de los datos y la existencia en lo referente al catolicismo de dos "iglesias", la patriótica-oficialista y la que rinde obediencia a Roma. El fenómeno del crecimiento cristiano se nota en toda la gran región. Corea del Sur, desde luego, pero también Vietnam o incluso el olvidado Nepal o Singapur, sobre todo por los pentecostales y carismáticos. Un fenómeno muy poco comentado y que tendrá importancia, dado que el abrahanismo ha llegado para quedarse. Si China se cristianizase es posible que quedase conjurada la amenaza de una gran guerra contra Rusia, uno de sus enemigos geopolíticos, quizá el mayor. Y el país tendería irremisiblemente al paralementarismo a la europea, olvidando así su estatalismo a la europea.

    Los pueblos que citas tienen a su favor el emplazamiento geográfico, que hace de ellos centros neurálgicos continentales (Alemania y China) o cerrojos muy eficientes (Israel, sobre la zona más estratégica del mundo incluso en tiempos prehistóricos, y Japón). Y cuando un pueblo está en dificultades suele sacar lo mejor de sí y crear una gran cultura, esto es, un gran paraguas protector del mismo pueblo. Y véase que a la viceversa también ocurre.

    Me alegra que encuentres de valor el blog. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  26. Eh tenido la oportunidad de leer la obra de Maquiavelo (el príncipe y discursos sobre la primera década de tito Livio), y en lo personal creo estar de acuerdo con casi todos sus postulados (aunque admito que la gran mayoría de ideas que este expone en su obra ya las saque por mi mismo, aunque me sirvió para complementar algunas ideas), se puede poner en duda su moralidad de seguro, pero no que fue un hombre muy realista y practico (cosa que ami me encanta). Que opina sobre este tema mi estimado?
    Otro tema que encuentro de interés personal son el imperialismo y los imperios, debo decir que lo veo con buenos ojos: en primer lugar me pregunte que es el imperialismo y que busca? para mi el imperialismo no es otra cosa que una etapa avanzada del nacionalismo, las personas que de forma consiente o inconsciente lo alientan en sus países lo único que buscan es el beneficio de su nación y sus ciudadanos (a costa de los demás claro). El segundo motivo radica en que he notado que los estados y pueblos son como organismos vivos: nacen, crecen (expanden su territorio, poder, riqueza, población, etc.), llegan a la madurez (el imperio), se reproducen (el contacto con otras culturas en territorios de ultramar o fronterizos puede ser y ha sido la semilla de muchas naciones de la actualidad), envejecen (la decadencia) y finalmente mueren... y como todo ser vivo no todos llegan a la madurez (mueren en la niñez o juventud si se quiere), otras no alcanzan a reproducirse, y por supuesto algunos son mas longevos que otros...
    También me plante que es lo que permite que se cree y desarrolle un imperio, y llegue a concluir de que necesitan principalmente ciudadanos virtuosos (para crearse y mantenerse, son como su sangre), entiéndase por virtud, responsabilidad cívica, diciplinar, patriotismo, honestidad, paciencia, honor... el talento ayuda (ser un gran estratega, tener facilidad para las artes o ciencias, etc.) por supuesto, pero prima la virtud (las habilidades adquiridas o artificiales por sobre las habilidades innatas o naturales de ciertos individuos).
    Eh notado que el éxito de los imperios es irónicamente la causa de su fin... se necesita gente virtuosa para empezar y mantenerse, pero el éxito de estas trae riqueza, prosperidad y tranquilidad, lo cual lleva al lujo y la comodidad, con lo cual se van olvidando poco a poco las viejas costumbres y los ciudadanos se dedican a complacer sus apetitos (los vicios aparecen y/o se incrementan), lo cual lleva a la decadencia e inmoralidad si se quiere (y sabemos que una sociedad corrupta es extraordinariamente difícil de re-encaminar, yo no conozco ningún caso particular de mención)
    En definitiva no es tanto que me guste por lo que hace, sino por lo que es en si mismo, siempre hubo imperios y siempre habrá... un saludo!!!

    ResponderEliminar
  27. Hola, recuerdo el Príncipe como una lectura ágil y moderna, aunque discutible en su fondo. Los Comentarios me parecieron más pesados aunque la tesis de fondo me pareció mejor y también más idealista. De todas maneras, son una lectura lejana. Sí estoy de acuerdo con el Príncipe en que el señor debe conocer su país, debe patearlo para acostumbrarse a la fatiga y para desarrollar una mentalidad estratégica. Justo lo opuesto a los generalotes del 1914 que mandaban a su juventud a pantanos que sólo conocían del mapa. También en los Comentarios con el papel disgregador de Roma y su corte papal, que dificultó la unidad italiana atrasándola un montón.

    Los factores que comentas son cruciales a la hora de crear un imperio. Es cierto que los recursos son fundamentales (aunque no es necesario que los tenga la metrópoli) y que también es fundamental la geografía, pero no se debe perder de vista la voluntad humana y la presencia de talento. La historiografía de las últimas décadas ha olvidado el factor humano, factor desequilibrante donde los haya. Esa historiografía tiende a los cuadros económicos y todo lo que se denomina infraestructura (relaciones de producción, etc), por lo que el carácter de los gobernantes, por ejemplo, pasa a ser pura anécdota cuando a veces es lo decisivo. Para esa historiografía no importa quién gane las batallas. Pero las batallas deciden los imperios. Forman parte de las "élites racionales" que pretenden rediseñar la realidad desde su despacho.

    Cuando una civilización entra en barrena, no parece haber quien detenga su fin. El caso clásico es la Roma antigua, claro, un continuo arrastrarse hacia abajo que con ella arrastró a todo el mundo mediterráneo durante siglos. Sí hay algo de biológico en el desarrollo de los imperios, por lo que tiendo a pensar que su muerte es algo positivo, necesario, como decía Ana María Matute de la propia muerte humana. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  28. https://pbs.twimg.com/media/CfdipySW4AI5rUk.jpg:large

    Martin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que eres consciente del poco vuelo que tienen memes de esas características.

      Eliminar
  29. ¿Qué libros bíblicos destacarías más y cuáles rechazarías completamente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Destacaría todos y no descartaría ninguno. Incluyo también los que resultan odiosos, como el de Josué.

      Si te refieres a cuáles son canónicos y cuáles no, ese debate nos pilla muy tarde ;-)

      Eliminar