martes, 24 de septiembre de 2013

La comunidad negra de Usa: deriva demográfica y otras cuestiones



Nota bene: este texto fue escrito en el otoño del 2013, hace un año. Algunos datos pudieran estar ya desfasados sin yo saberlo, y serán corregidos.



"Los nuevos vecinos". Autor: Norman Rockwell.


Cuando en noviembre del año 2008 fue elegido presidente Barack Hussein Obama (tomaría posesión del cargo a principios del año siguiente), su victoria electoral fue recibida de  un modo exageradamente entusiasta a nivel mundial. Por un curioso resorte psicológico, los sectores de opinión globales -llenos de wishful thinking- le confirieron a Obama una serie de poderes que rozaban lo taumatúrgico, tan sólo por haber llegado a la Casa Blanca. Los medios de comunicación de tinte progresista, por decirlo convencionalmente, se manifestaron extasiados por su triunfo, sin dejar de ser los mismos medios que suelen denunciar el imperialismo useño de manera ritual. 

Tan exagerado fue que un comité designado por el parlamento de un país escandinavo le concedió a toda prisa, a los pocos meses de su investidura, un título honorífico llamado oficialmente premio Nobel de la Paz, y todo en base no de unos logros en el terreno de la concordia mundial sino de unas meras expectativas que la gente se había hecho en función de un dato personal de Obama al que se le dio una relevancia casi mágica: que era hijo de un señor africano. Y lo que estamos comentando de la escena internacional se puede predicar igualmente de la propia sociedad Usa. La comunidad afrouseña (en adelante CA) vio en él la gran esperanza histórica para ese colectivo, el momento idóneo para que desde la administración Usa se removiesen todos los posibles obstáculos para que la CA se pudiera equiparar, en términos porcentuales de desarrollo y prosperidad, a la media nacional. Así, en el 2008 el 95% de la CA votó por Obama, aunque lo cierto es que suele votar demócrata en gran medida: cuatro años antes votó a Kerry en un 88%. Ahora afronta su segundo mandato (y el último, pues ése es el límite de mandatos en la política useña para que los mandatarios con tirón no se eternicen: de no existir ese límite, posiblemente Bill Clinton seguiría de presidente).

No dejan de ser curiosos dos puntos. Uno, que se esperase de Obama lo que otro hombre del "partido del burro" ya había logrado en los años sesenta, el texano Lyndon B. Johnson, cuyas reformas quedaron oscurecidas en la memoria popular por la poderosa sombra de Kennedy. Y otro, que la relación de Obama con la CA es realmente sólo de aspecto, pues ésta es conformada por los descendientes de esclavos africanos llevados a la fuerza a Norteamérica y aquél desciende de hombres libres y además fue educado por sus abuelos blancos. Por tanto, afirmar que Obama pertenece a la CA y que va a llevar a cabo determinadas líneas de actuación debería ser fundamentado en algo más que en sus rasgos o el tono de su piel, so pena de incurrir en una postura racista basada en el prejuicio.

La primera victoria de Obama se entendió en buena medida no ya como un paso sociológico que tarde o temprano tendría que llegar (por ejemplo, lo mismo que se diría con la primera presidente mujer) sino además y sobre todo como el síntoma de un vuelco demográfico que anunciaba el creciente poder y la mayor presencia de la CA en la sociedad Usa. Su segunda victoria sobre el antipático Romney se leyó igualmente según la óptica de ese giro poblacional, que los republicanos no habían sabido leer a tiempo al no aceptar que la sociedad useña se había vuelto multirracial. Debo decir que en esos momentos yo no lo percibí así, sino que me parecía más bien el canto del cisne del poder de influencia de la CA, y no ya por lo discutible de leer la derrota de Romney olvidándose de lo inapropiado de su candidatura, sino porque en mi opinión pero también con números en la mano la comunidad hispana o "latina" es la minoría pujante en el presente momento histórico, y no sólo con números sino también teniendo en cuenta su cultura propia, su cohesión interna y el peso estabilizador de la familia en su seno.

Una aclaración previa: todos los datos estadísticos provienen de organismos oficiales useños. El más rico en datos es el US Census Bureau, pero se manejan también del US National Center for Health Statistics, el FBI, la Universidad de California, el Bureau of Justice Statistics, el Bureau of Labor Statistics, el National Prisoner Statistics Program y varios más, u ONG como el Instituto Guttmacher. Si alguien precisa alguna aclaración, procuraré señalar la fuente concreta.

Cuando hablamos de la CA, nos estamos refiriendo a una comunidad relativamente estable en el tiempo, que se ha mantenido muy reconocible durante siglos y que parece proyectarse con la debida continuidad hacia el futuro. Decimos que parece, porque la realidad podría ser muy distinta. En todo caso, otras comunidades basadas en el origen étnico parecen no prometer esa misma continuidad.


Los datos de reposición demográfica en Usa en  2012 fueron los siguientes:

-Non-Hispanic white: 1.76.

-Non-Hispanic black: 1.90.

-Hispanic: 2.19.

-Asiáticos y hawaianos: 1.77.

-Amerindios y esquimales: 1.35.

Admitiendo que  la clasificación es bastante dudosa (¿dónde están los blancos hispanos y los negros hispanos, y quiénes son?) (I), ofrece jugosas lecturas. La tasa de reposición de los nativos americanos es una tasa de semiextinción, similar a la que ofrece Europa (Lituania y la República Checa están en un aterrador 1.27, por ejemplo). La tasa de los asiáticos es mejor, aunque no llega para asegurar el recambio generacional (que estaría en un 2.10). Ahora bien, la elevadísima ratio de emparejamientos entre mujeres de origen asiático y varones de etnia europea, sancionada culturalmente por el fenómeno del "Asian fetish", ratio que supera a cualquier otro tipo de pareja interracial y desde hace décadas, y la consideración de "blancos" sin más de buena parte de los hijos de esas uniones siquiera a efectos estadísticos, supondrá el final de la minoría diferenciada de origen asiático en una generación.

Por su parte, los hispanos son sin duda el grupo más saludable en términos de progresión demográfica en Usa, como se puede apreciar por el dato de su tasa, que les permite el recambio generacional, pero además hay que contar con la avalancha de inmigración ilegal desde Centroamérica. En cuanto a los blancos, su tasa es bastante baja, aunque menos catastrófica que la europea, y remontable. La relativa sorpresa es la tasa que arroja la CA, muy modesta y netamente por debajo del límite de recambio generacional, cuando la percepción social desde fuera de Usa es que esa minoría se multiplica sin cesar y no para de abarcar más espacio en el espectro político, económico y social de su país.


UNA APROXIMACIÓN

Ya en el siglo XVI había en la América colonizada por españoles una notable presencia de esclavos de origen africano. La primera instrucción real al efecto es de 1501, que impone que los negros que entren en América sean procedentes de España y estén cristianizados. Bastantes de ellos se sacudieron su condición de esclavos, huyeron a los montes y se volvieron cimarrones. La sublevación del cacique amerindio Enriquillo en la Española en el año 1522 tenía a numerosos negros en sus filas. La isla comenzó a llenarse de fugitivos. Fernández de Oviedo llega a decir que la Española parece "imagen de la misma Etiopía". Con el tiempo, las "necesidades de producción" y la progresiva extinción de los amerindios, sobre todo en el Caribe, hacen que el tráfico de esclavos se intensifique, recurriendo directamente a la costa africana. 

Desde ese siglo los mayordomos y lacayos encargados de los orinales de la corte y la aristocracia europea se dan cuenta de un curioso detalle: la orina de sus señores huele dulce. La sacarosa derivada de la caña de azúcar se convierte en la mercancía estrella. Nace en Europa el fervor por el sabor dulce y por echarle azúcar a todo, un fenómeno que no sólo no se detuvo en el tiempo sino que se ha multiplicado hasta el momento presente, en que un europeo toma 62 kilos de azúcar al año. Los ingenios azucareros, especialmente los caribeños, son el negocio de moda. Además, del residuo de la explotación azucarera, la melaza de la caña, se extrae un licor que hará furor: el ron. Los primeros esclavos, según Bartolomé de las Casas, se aficionarán tanto a ese licor de melaza que su elevadísimo consumo, unido al duro trabajo y en buena medida una forma de escapar psicológicamente de él, llegará a causar muertes diarias.

La colonización francesa e inglesa de Norteamérica también recurrirá a esclavos. Los negros son muy apreciados por los ingleses: un esclavo africano valdrá a lo largo del siglo XVII unas 50 libras esterlinas. Los muy numerosos esclavos irlandeses (la mayoría por motivos de rebelión política: Jacobo II hizo llevar a treinta mil de ellos a América en régimen de esclavitud) valían menos, unas 5 libras. Los colonos tuvieron la idea, para hacer negocio, de cruzar a africanos con irlandesas -incluso púberes- para obtener una prole que vendida como esclava estaría altamente revalorizada. De una irlandesa que valía 5 libras se podían conseguir varios mulatos valorados en 50. Esa extendida práctica fue finalmente prohibida hacia 1681, también por un motivo puramente económico: la Royal African Company, que detentaba el monopolio del comercio con la costa oeste africana, presionó para que los colonos no le reventasen el negocio de llevar más esclavos a suelo americano, hasta conseguir que la Corona dictase la prohibición de ese mestizaje forzoso.

No es mi intención hacer un digest de la historia de los afrouseños en este texto, pero sí me parece interesante dar a entender que no se trata de una historia monolítica y que contiene fluctuaciones. La CA está mezclada con europeos en determinada medida. La media parece ser de un 18% de, digamos, sangre europea en los afrouseños. Los menos mezclados son, según parece, los gullah de Georgia y Carolina del Sur, que tendrían un 4% a lo sumo. Sin embargo, una décima parte de la CA tiene más del 50% de genética europea. La abundante presencia de esa genética europea en americanos afrodescendientes es un hecho obvio. También suele darse en la propia sangre de activistas "de lo afro": piénsese en Bob Marley, de padre blanco, o en Muhammad Ali, cuyo abuelo era irlandés.


En 2012 de los casi 314 millones de useños, 44 millones son CA, lo que supone el 14% de la población total. Están repartidos por todos los estados de la Unión, si bien con porcentajes bastante variables. 

-El estado con mayor porcentaje de afrouseños es el distrito federal de Columbia (la ciudad de Washington), con un sorprendente 52% de la población. Missisipi tiene un 39%, Louisiana un 33%, y tanto Maryland como Georgia un 32%. 

-Porcentajes intermedios son, como ejemplo de estados con peso, los de Nueva York (19%), Florida (18%), Illinois (16%), Texas (13%), Pennsylvania (13%), Massachusetts (9%) y California (8%). Aquí la CA es francamente minoritaria.

-En Iowa (4%), Nuevo México (3%), Hawaii (3%), Utah, Maine, las dos Dakotas, Wyoming, Vermont, New Hampshire (todas con un 2%) y Montana e Idaho (un 1%), la CA es extremadamente minoritaria o incluso testimonial. 

Los datos "en bruto" del número total de afrouseños deben ser interpretados. En ese conjunto de personas se hace la distinción entre "Black only" y "Black in combination with another race". Esa distinción es crucial para entender la dinámica poblacional de la CA. La amplia mayoría de los afrouseños se consideran a ellos mismos como negros, sin más, y eso va de gente muy oscura hasta gente muy clara y con obvios ancestros europeos. El propio Obama es considerado, convencionalmente, como negro (cuando obviamente no lo es). El fruto de una pareja interracial en que uno de los dos sea negro es tenido como negro. Así, si una mujer afrouseña tiene un hijo con un europeo, un hispano o un asiático, el niño será considerado "Black only", salvo que sus rasgos se distancien tanto de la media de la CA que se considere "Black in combination with another race". Con ello, se le hace engrosar la cifra de la CA y no se le cuenta ni como blanco, ni como hispano, ni como asiático. Gente como Colin Powell, Slash o Mariah Carey, por poner ejemplos conocidos, son considerados miembros de la CA, en la segunda clasificación. Para comprender las estadísticas es imprescindible tener en cuenta eso. Y más cuando mucha gente de la CA considera como afrouseños a gente que, con franqueza, no debería ser tenida como tal (un ejemplo visto unas cuantas veces en foros y blogs es el de Jennifer López).


La actriz Halle Berry y su hija Nahla, bonita imagen familiar. Convencionalmente la actriz es considerada una afrouseña del primer grupo, y su hija (rubia natural) sería afrouseña del segundo. Es un buen ejemplo para entender la distorsión de los números de la CA.


Durante los años de Obama la situación de la CA no ha mejorado. Antes al contrario, parece haber ido a peor en casi todos los apartados. Según los datos de hace dos años, los eurouseños tienen 22 veces más patrimonio que los afrouseños. El patrimonio medio de los primeros es de 117290 dólares, frente a los 4955 de los segundos, quienes están por debajo de la media de los hispanos (7424) y los asiáticos (69590). La crisis se ha cebado en todos los grupos sociales, sin duda, pero mucho más en los más desfavorecidos. Los tres grupos no-europeos han perdido un 60% de patrimonio desde el año 2005, mientras que los eurouseños acusaron un descenso del 23%. El descenso patrimonial de la comunidad asiática se debe a la depreciación inmobiliaria típica de la crisis pero también a oleadas migratorias de gentes de bajos ingresos que han "tirado abajo" los números de esa comunidad. En el caso de la CA, ha influido -entre otros motivos- su notable tasa de desempleo.

Así, los datos del pasado mes de agosto según el Bureau of Labor Statistics muestran que los negros duplican las tasas de paro de los blancos en todos los apartados. Durante 2011 se apreció que, mientras eurouseños e hispanos hacían que el desempleo bajase a nivel nacional (los primeros cayendo un punto porcentual al cabo del año, y los segundos dos puntos), la CA terminó el año como lo empezó, en la misma tasa, siendo siempre ligeramente superior al doble de la tasa de la población blanca, con lo cual no repercutió en ellos la ligera mejora económica del país.

La mejor época en cuanto a convergencia de la CA respecto de los datos económicos de la media nacional Usa fue seguramente en el año 2000. Entonces el sector de ingresos más bajos -menos de 15000 dólares anuales- de la CA era el 14.5% del total (hoy es el 25.40%), mientras que los otros sectores se mantienen como en aquel año, pero ligeramente a la baja, acusando el desgaste. El 28.1% de la CA está por debajo de la línea que marca el umbral de la pobreza. El porcentaje de afrouseños dueños de vivienda descendió tres puntos desde el 2005: ahora está en un 43%. En contrapartida, los alquileres crecieron no sólo en número sino también en renta: pagar el mes les lleva aproximadamente el 30% de sus ingresos. Así es complicado ahorrar. El estado de la Unión donde el porcentaje de afrouseños propietarios de casa es más elevado es Missisipi: la tienen el 55.6% de ellos. El que menos, Minnesota: un 24.3% (dato sin duda aterrador para un español, obsesionado con el piso en propiedad).


Pero no hablemos de economía. Hablemos de población. La economía puede ir bien o mal, el dinero lo tienes un día y al siguiente ya no, pero mientras haya gente dispuesta a remar a favor siempre existirá esperanza. Observemos otros datos.


LA VIDA DE LA COMUNIDAD

La esperanza de vida de los afrouseños es de 74 años de promedio. Se ha ido reduciendo la distancia con la población eurouseña, de catorce años de diferencia a principios del siglo XX a los cinco años de ahora. La CA está envejeciendo progresivamente, dato que conviene retener con vistas a una mejor comprensión del panorama social de esta minoría.

La CA también participa de los males y las enfermedades propias de la sociedad Usa. Hay que destacar el gran impacto de la infección por VIH: se estima que en algún momento de sus vidas uno de cada 16 varones y una de cada 32 mujeres de la CA serán diagnosticados como seropositivos. El punto más alto de contagios fue en 2007, muy cerca en el tiempo. El 44% de los nuevos infectados en todo Usa corresponde a la CA (que, recordemos, es el 14% de la población). Desde el Black AIDS Institute de Los Ángeles se ha lanzado la voz de alerta: la CA será diezmada en una generación por este mal.

El impacto del aborto en la CA es escalofriante. En Usa las mujeres negras son estadísticamente cuatro veces más proclives a abortar que las blancas. Se calcula que desde hace cuarenta años se han producido dieciséis millones de abortos en el seno de mujeres CA. Cerca de 1900 afrouseñas interrumpen su embarazo cada día. Hay que destacar que el porcentaje de embarazos imprevistos (datos del 2008) en la CA llega al 69%, comparado con el 40% de las eurouseñas y el 54% de las hispanas.

Respecto de la presencia homosexual en la CA, una encuesta de Gallup del año pasado arrojaba datos como mínimo curiosos. Los afrouseños entrevistados que se declaraban homosexuales eran el 4.6% del total. Los asio-useños, un 4.3%, los hispanos un 4% y los eurouseños un 3.2%.

En cuanto a la población penitenciaria, creo que todo el mundo sabe que la CA tiene un problema muy serio con eso. De todos los varones encarcelados en Usa, el 39.4% es afrouseño, mientras que -por ejemplo- los hispanos suponen un 20.6%. De cada 100000 varones de la CA, 4347 están en prisión.


LA CUESTIÓN MATRIMONIAL

En 2011 el escritor Ralph Richard Banks publicó un libro que tuvo una notable repercusión, Is Marriage for White People?, en el que se hacía eco de una realidad insoslayable en la CA: los bajos índices de matrimonios en su seno. La institución familiar, imprescindible en toda sociedad que pretenda tener un futuro, hace aguas entre la minoría negra. En 2010 el 46.8% constaba en el censo de la Unión como never married. Se trata de una cifra apocalíptica que implica una gran desestructuración social. Y más si tenemos en cuenta que en los años cincuenta, antes de las reformas de Johnson, nueve de cada diez afrouseñas estaban casadas.

La decadencia del matrimonio en la CA viene acompañada de otro fenómeno asociado, la ausencia de la figura paterna. Entre un 65% y un 80% (dependiendo del Estado) de los niños negros nacen de madre soltera. Ése es un factor desintegrador de gran calado dentro de cualquier comunidad humana. La ausencia del padre ha convertido en referentes a figuras masculinas altamente negativas, las que corresponden al perfil del gangsta, lo que implica un factor extra de desorientación social. La CA se basa en el esfuerzo desproporcionado y casi solitario de gran parte de sus mujeres a la hora de sacar a su prole adelante. Por tanto, estamos hablando de un matriarcado de facto, basado en la presencia de la madre y el vacío del padre, y de una sociedad feminizada. Psicosocialmente, la feminización social viene acompañada a menudo de una idealización del varón libre y promiscuo sin cargas paternas (o que las descuida), lo que en este caso sería una versión afro del "hombre Marlboro", y de una visión degradante y humilladora de las mujeres, a las que se despoja del encanto femenino (el que es idealizado en las sociedades masculinizadas) y se les atribuye fealdad, desaliño físico y el íntimo deseo de castrar -atar- al varón.


Fotograma de "Norbit" (2007, Brian Robbins), donde es expuesto el estereotipo de la afrouseña gruesa, gritona y despótica. El estereotipo mediático opuesto es el de un varón veinteañero con gorra de béisbol de medio lado, pantalones caídos y medallón en el pecho, rapeando en un descapotable e irradiando autoestima mientras le miran embelesadas las "gyrlz" de su 
"hood".

La clave de la cierta estabilidad de la CA es la baja frecuencia del matrimonio interracial. Los varones negros se casan en un 89% con mujeres de su comunidad. Esa tendencia esperable y cierto predicamento social mantienen bajos los niveles de relaciones interraciales de las afrouseñas. Eso es muy importante, pues estamos argumentando que ellas son el verdadero soporte de la CA, y para ésta sería "conveniente" -en aras de su continuidad- que las mujeres no levanten el vuelo buscando matrimonio con varones de otro origen étnico. Para eso se ha idealizado el "black love", según el cual toda afrouseña debe casarse con un varón de la CA y si tarda un poco en aparecer pues ella tiene que esperar y esperar y esperar e ir mucho a la iglesia a cantar en el coro, a ver si Dios se lo manda. Según ese punto de vista, que las mujeres de la CA busquen la felicidad fuera de ese círculo étnico es impensable. Y si el varón sale rana, encuentra la justificación en el racismo del stablishment, en que fue un niño sin padre, y todas las excusas posibles, que se van integrando paulatinamente en la mentalidad de las mujeres. Además, para completar la idealización del varón afrouseño, se insiste continuamente (desde películas, foros, ediciones youtuberas, etc etc) en que los blancos no encuentran atractivas a las mujeres CA salvo los nerds, que el pelo natural afro es feo, que el ideal de mujer es Taylor Swift, y todo un conjunto de memes cuyo objetivo es mantener la situación estable.

Según datos del 2010, aquel año se dieron en Usa unos 275500 matrimonios interraciales, casi la mitad de ellos de cónyuges blanco-"hispano" (con la imprecisión antropológica de ese calificativo). Hubo más matrimonio entre blancos y asiáticos -un 14.4% del total antedicho- que entre blancos y negros -un 11.9%-. Es llamativo porque todavía hay más negros que asiáticos en Usa, y es llamativo también porque muy curiosamente el matrimonio blanco-negra, muy minoritario, es exitoso: tiene un 44% menos de probabilidades de acabar en divorcio que el blanco-blanca. Mientras, el matrimonio negro-blanca es el doble de divorcista que el blanco-blanca.

Contra esa mentalidad derrotista ha reaccionado una generación de escritoras y blogueras CA reunidas bajo el nombre genérico de Black Woman Empowerment, que propugna la búsqueda intensiva de pareja fuera de ese círculo social, especialmente buscando maridos en la mayoría blanca de Usa. Ese tipo de parejas, según el BWE, son las más estables y felices de todas. Los datos recién comentados sobre tasas de divorcios parecen darles la razón. También han hecho hincapié en que muchos blancos encuentran atractivos rasgos físicos que dentro de la CA se consideran poco favorecedores (de igual manera que es curioso ver cómo muchas mujeres afrouseñas sienten atracción por rasgos que los varones blancos consideramos poco atractivos en nosotros: los labios finos, el vello corporal, el rubor, los bigotes, seguir la música rock con el cuerpo ....). Y, además, que la mayoría de las afrouseñas más descollantes (en el campo de la política, el deporte, el mundo del espectáculo) tienen parejas de origen étnico europeo y en muchos casos solamente han tenido ese tipo de parejas en su vida, algo sobre lo que no suelen bombardear gran cosa los medios de masas. Por ejemplo, todos hemos visto cientos de imágenes de parejas interraciales -ya rotas- como Seal y Heidi Klum (que ni siquiera son de Usa), o Tiger Woods (en realidad un blasian, de madre tailandesa, pero cuenta como "negro" a nivel estadístico) y una canguro noruega,  pero en el caso contrario se hace muy poca insistencia, cuando hay ejemplos para dar y tomar. Singularmente, si las mujeres afrodescendientes aún están en un 1.90 de hijos se debe seguramente al éxito matrimonial cuando deciden dar el paso de casarse con un blanco. No son nada raros, si se consultan los citados por las blogueras BWE, los matrimonios blanco-negra muy longevos y con 6, 7 u 8 hijos.

Con todo, el nivel de interracialidad de las mujeres CA sigue siendo muy bajo. ¿Qué salidas hay? Curiosamente, la novelista Alice Walker en su imprescindible El color púrpura (1982) pone el dedo en la llaga no tanto del racismo de la sociedad blanca sino especialmente de la misoginia y la desconsideración de los varones afrouseños. La apuesta de la protagonista, Miss Celie, maltratada por la masculinidad de la CA, es el amor lésbico hacia otra mujer negra, la cantante Shug Avery, a la que idealiza y dota de atributos imperiales (de ahí el título de la novela). Aunque es una decisión perfectamente lícita en un mundo de humanos libres, resulta obvio que no llega muy lejos a la hora de preservar la continuidad de la CA.


Vídeo exagerado y sesgadísimo, pero interesante.

La opción de potenciar la hipermasculinidad tampoco parece viable. Ante la situación poblacional de la CA dentro de ella surgen voces que indican como solución una poliginia de facto. La poliginia es una institución marcadamente machista: el hombre "la mete en caliente" aquí y allá, y la mujer apechuga a solas con la criatura. Hay gente que dice que el "estado natural" del hombre es la infidelidad y la despreocupación respecto de sus hijos. Bueno, el analfabetismo es un estado natural del hombre y no por eso dejamos de llevar a los niños a la escuela. No deja de ser gracioso que los mismos que defienden como "natural" el fecunda y desaparece para el rol masculino son a menudo los mismos que dicen que también es "natural" que los niños crezcan con una figura paterna a su lado. 

No. La institución matrimonial es, con mucho, la más eficaz. De siempre.


POSIBLES CONCLUSIONES

Hemos visto que por una serie de motivos las cifras poblacionales de la CA deben considerarse erróneas, distorsionadas o, si así se prefiere, matizables. Que de 44 millones se autoconsideren "Black only" unos 41 millones carece de sentido. El porcentaje de gentes birraciales en la CA supera con mucho los tres millones restantes. Posiblemente ronde un tercio de total. Retomemos el ejemplo de Halle Berry. Debería considerarse una mujer birracial, como debería considerarse al mismo Obama. Y su hija no podría entrar nunca en estadísticas de la CA.

La realidad se impone. Los números mandan. Si una comunidad africana, ya de por sí bastante europeizada, vive en un medio abrumadoramente europeo que es apenas algo menos fértil (incluso los hispanos -que ya les superan en número y son más fecundos- pueden considerarse, como mínimo, un 50% europeos étnicos, y muchas veces un 90% o más), el proceso que se observará será un proceso de, por decirlo así, "blanqueamiento" de la CA.


Un ejemplo de europeización generacional: la primera Catwoman afro, Eartha Kitt, con su hija y sus nietos. El chico tiene un cierto aire al faraón Ajnatón; la niña parece plenamente europea, si bien se aprecia mejor aquí:


Otro ejemplo:

Arriba, Donna Summer con su primera hija, Mimi (tuvo dos más con su segundo marido, también blanco). Abajo, la familia de Mimi. Son ejemplos como otros mil que se pueden poner.


Con todo, se podría decir que aunque se den las consabidas relaciones interraciales entre comunidades que no viven en bantustanes aparte sino en una sociedad teóricamente abierta y dinámica como es la sociedad Usa, lo normal es que el núcleo mayoritario de la CA permanezca en el tiempo. Pero para que eso se produzca hay que cumplir una serie de requisitos:


-Altas tasas de matrimonio. No es el caso.

-Bajo índice de separaciones y divorcios. No es el caso.

-Una tasa de mortalidad infantil equivalente a la de la mayoría blanca. No es el caso.

-Cumplir la tasa de recambio generacional. No es el caso.

-Baja incidencia de enfermedades de transmisión sexual. No es el caso.

-Carácter residual de la homosexualidad. No es el caso (II).

-Bajas cifras de parados y presos. No es el caso.

-Presencia paterna estable. No es el caso.

-Propiedad inmueble asegurada. No es el caso.

-Ausencia de envejecimiento poblacional. No es el caso.

-Bajas tasas de abortos. Ni de broma es el caso.


Varios motivos se pueden aducir para que entendamos por qué la CA sigue teniendo peso específico. Uno es la inmigración caribeña, que ha engrosado sus números. Otro es la fuerte tendencia a que, cuando hay matrimonio, éste sea intrarracial y no interracial, y que las mujeres afrouseñas sigan muy reticentes a este tipo de relaciones. El tercero es el hábitat social. La CA se ha hecho fuerte en determinadas zonas (ya hemos visto que varía mucho el porcentaje de afrouseños según el Estado en que se encuentren). A veces son ciudades en una terrible decadencia (como Detroit), a veces son ciudades prósperas y pujantes (como Atlanta, llamada Black Mecca pues allí la CA ofrece datos económicos bastante mejores que los que suele tener en cualquier otro lugar del país). Y el cuarto es la distorsión estadística ya apuntada.

Mi conclusión personal. Vamos a ver, conviene darle a los datos la importancia que tienen y entender que son relativos e indican tendencias, no verdades inmutables. Si nos guiamos por la demografía a principios del siglo XX y sacamos fuera de contexto las estadísticas, llegaríamos a la conclusión de que en dos siglos sólo habría europeos étnicos en la Tierra. Si nos guiamos por el momento actual, hay quien dice que no habrá ni uno en el 2300. Ambas conclusiones son absurdas, porque se le da un valor de profecía a una serie de cómputos que indican, como mucho, una tendencia. Y la tendencia para la CA me parece obvia, aunque es remontable. No se trata de una condena.

La CA arracimada en los Estados, condados y núcleos urbanos donde tiene un fuerte peso (así, los Estados del Black Belt, o las citadas urbes de Washington, Detroit y Atlanta, por ejemplo), se mantendrá con ligero desgaste de aquí a un siglo. El resto de la CA camina hacia la extinción pacífica como grupo étnico diferenciado, probablemente antes del siglo XXII. Hemos visto que en bastantes Estados de la Unión su presencia es del 3% o menos, y si encima acusan la mezcla generalizada del conjunto de su comunidad puede decirse que en gran parte del territorio Usa esa presencia es testimonial. Se puede aventurar que en el curso de dos generaciones la CA estará reducida a la mitad siguiendo un método estadístico tan generoso como el actual, o a una cuarta parte siguiendo un cómputo más realista. Y si el matrimonio interracial de las mujeres afrouseñas crece más, como lleva creciendo lenta pero progresivamente desde hace décadas, el proceso irá más rápido. Yo no llegaré a verlo, claro. Pero estoy seguro de que no me equivoco.


La bella Paula Patton y su hijo. Foto: David Krieger / Bauer Griffin.

Bien, hemos argumentado que el proceso europeizador es una mesa con estas patas: mayoría étnica europea, tasa de recambio poblacional bastante pareja, números distorsionados y abundante sangre europea en la CA, y un crecimiento modesto pero continuo de la elección de pareja interracial por parte de la mujer afrouseña. En este último caso, las más descollantes de esta minoría apuestan desde hace tiempo por esa opción, que poco a poco va calando en las demás, a pesar del vacío de los medios de comunicación sobre el asunto (pues no en vano, como hemos afirmado, la mujer es el soporte de la CA). A principios de los ochenta, la ratio de matrimonio negro-blanca ganaba por 3'8 a 1 al blanco-negra. Ahora está en el 1'7 a 1. Aunque todos los sermoneadores youtuberos, neomusulmanes reivindicativos, cómicos de stand-up sin gracia y reverendos afrouseños habidos y por haber se desgañitan asegurando que ningún blanco guapo y con dinero se fijaría en una sista, e insisten en -según ellos- lo gordas que están y lo feo que tienen el pelo, y que deberían quedarse en casa comiendo cubos de helado de fresa o yendo a la iglesia a cantar y a pedirle a Dios un buen marido de su mismo origen étnico,  lo cierto es que no se le pueden poner puertas al campo, y que cuando se intenta hacerlo es peor. Números y hechos se imponen.

Con todo, dado el carácter matriarcal de la CA, el factor hembra debe ser retenido del modo que sea. El ejemplo opuesto es el de la comunidad asiática, que no se fundamenta en sus mujeres, sino en los negocios familiares. Ése es su arraigo. Por tanto, la integración uterina con la mayoría blanca no supone amenaza alguna e incluso se potencia. Recordemos cómo la comunidad asiática celebró por todo lo alto que un anciano blanco, Rupert Murdoch, eligiera como esposa a una asio-useña medio siglo más joven que él. Mientras que con los asio-useños la columna vertebral es el negocio, con los hispanos es la familia, en su sentido más pleno, no sólo la de sangre sino también la de idioma y fe.
En la propia Usa, donde viven el asunto de primera mano, han saltado por doquier las voces de alarma dentro de la propia CA. El pasado 2012 el cómico afrouseño D. L. Hughley sacó adelante el mockumentary "The endangered list", según el cual entre las especies a proteger de la extinción estarían los varones negros (sic). Era simpático ver la recogida de firmas en plena calle, a cargo de unos voluntarios rubitos.


NACIÓN EN ARMAS Y ESTADÍSTICAS DE AUTOGENOCIDIO

A día de hoy, en términos sociales, el ciclo Obama debe considerarse como lo que es: una gran decepción para quienes esperaban grandes cosas de ese individuo. Tan irrelevante ha resultado que, por primera vez en ni se sabe cuánto tiempo, otros actores internacionales han "marcado el minuto" mucho más que el presidente Usa (como Putin, Francisco, Kim Jong-un o el fallecido Chávez). En lo que toca a la CA el mandato obamiano ha sido lamentable. "Su" hombre ha visto cómo los parámetros de integración socioeconómica de esa minoría se han degradado respecto del año 2000. Desde que entonces el mediocre Bush Jr. se coló en la planeada sucesión de Al Gore en el trono de Clinton, Usa ha sufrido el 11-S y el Katrina, y la crisis de las hipotecas-basura metió al país y al mundo en la enésima crisis cíclica de contracción del crédito. Pero eso es algo que teóricamente todos deberían haber sufrido por igual, no sólo la CA.

Mi opinión es que la situación a peor de la minoría afrouseña está directamente relacionada, además de con otros factores como sobre todo el aborto, con la pausada pero creciente fuga de sus mujeres hacia el matrimonio interracial. Dado que la CA es un matriarcado, si las mujeres fallan todo falla. Las opiniones más radicales del afrocentrismo quieren apuntar en otra dirección, la del genocidio, pero ¿se puede hablar de autogenocidio?

Según el Bureau of Justice Statistics, durante la generación 1976-2011 fueron asesinados casi 280000 negros en Usa, siendo el 94% de esos asesinatos perpetrado por negros. Mientras, según un estudio del Tuskegee Institute, los linchamientos a manos de blancos desde 1882 hasta 1968 fueron cerca de tres mil quinientos, mientras que las bajas mortales en Corea fueron de poco más de tres mil, en Vietnam unas siete mil doscientas y en operaciones bélicas desde 1980 algo más de ocho mil. Los datos son elocuentes.

La población penitenciaria creció desde el arranque de los años setenta un 700%. Es curiosamente el tiempo, grosso modo, que ha pasado desde el reformismo integrador de Johnson. De esa población penitenciaria, 39.4% son de la CA. Como se puede entender, el porcentaje es atroz. No voy a pretender buscar las raíces de esta situación, sino más bien sus consecuencias, que son muy notables a efectos poblacionales.

Veamos el caso de Baltimore. Esta ciudad tiene una composición urbana que cuenta con un 63% de negros y un 28% de blancos. Según estadísticas del CDC, sería la tercera ciudad Usa de cierto tamaño con la mayor proporción de muertes por arma de fuego. Durante la primera mitad del presente 2013, se han producido según datos del Baltimore Sun unos 117 homicidios en la ciudad. Las víctimas se reparten étnicamente así:

-7 blancos.

-109 negros.

-Ningún hispano.

-Ningún asiático.

-1 desconocido (¿?).

Veamos otro ejemplo. Birmingham es la ciudad más poblada de estado de Alabama.  Durante el período 2006-2009, los homicidios tuvieron como autores a afrouseños en un 96% (94% varones), y como víctimas a afrouseños en un 86% (79% varones). Guiándonos de esos porcentajes, es obvio que la mayor parte de la criminalidad generada por miembros de la CA se dirige contra ésta. Siguiendo por ese camino, el impacto demográfico jugará en contra de la minoría negra del país. Son menos numéricamente, sufren mayor criminalidad y los criminales -como es lógico- quedan fuera de  circulación social al engrosar la población penitenciaria.

Supongamos un ejemplo de laboratorio con una ciudad hipotética. Supongamos que responde a las mismas estadísticas de Baltimore. Supongamos que ni los agresores ni las víctimas han tenido descendencia todavía. Supongamos que cada víctima lo es de un solo y concreto asesino. Dado ese caso, de enero al primero de julio de este año los blancos perdieron a siete posibles progenitores. Los negros perdieron a 109. Y si se cumple la estadística que dice que el black-on-black crime oscila alrededor  del 90%, más o menos un centenar de negros serían reos de homicidio y enviados a prisión federal, con lo que en buena medida se verían privados de procrear. He aquí una de las raíces de la decadencia demográfica de la CA, por más que la inmigración caribeña, el envejecimiento poblacional y los datos distorsionados no la reflejen a ojos de la opinión general.




DETROIT

Detroit se ha convertido en un "lugar común" a la hora de analizar los problemas que atraviesa la CA. Recientemente Washington ha ofrecido una ayuda a la ciudad por importe de 300 millones de dólares, la mitad de ellos destinados a la demolición de edificios abandonados. Lo cierto es que Detroit acumula una deuda de 18000 millones, que la obligó a declararse en bancarrota el pasado mes de julio. Es la ciudad demográficamente más importante de Usa en asumir esa situación hasta hoy, por encima de ciudades californianas como Stockton o San Bernardino que representaban la "línea roja" por el momento.

Detroit es el mejor ejemplo imaginable de lo que los useños llaman shrinking cities, de las que hay unos cuantos buenos ejemplos pero éste es el mejor. En 1950 tenía casi un millón novecientos mil habitantes, mientras que hoy apenas llega a los setecientos mil. Es también ejemplo del llamado white flight, pues en su pico poblacional los europeos étnicos conformaban el 83% de la población. Hoy son el 10% frente a un 82% de afrouseños, un vuelco único en el mundo. De hecho, no cuenta con el típico cinturón de suburbios residenciales de mayoría blanca de otras ciudades. A cambio, tiene un barrio de elevadísima presencia árabe (Warrendale) y una discreta pero creciente minoría hispana.

Detroit ha sido durante las pasadas décadas una ciudad culturalmente CA. Los visitantes nos hablan de música negra en todas las emisoras y locales, de soul food restaurants por doquier, de maniquíes con rasgos africanos en los escaparates. Desde 1974 hasta hoy sólo ha tenido alcaldes afrouseños (el primero fue Coleman Young, veterano de los Tuskegee Airmen), todos del Partido Demócrata. Y hoy se encuentra quebrada.

Es una clara demostración de que la ideología izquierdista siempre vocea preciosas palabras acerca de la solidaridad universal, las buenas intenciones y la protección social, pero no brilla demasiado a la hora de gestionar correctamente la república. Que todos los alcaldes hayan sido afrouseños desde hace cuarenta años no me escandaliza; que siempre ganen los demócratas sí me escandaliza. En mi opinión, la CA ha mordido el anzuelo del discurso izquierdista, garantista y asistencialista del "partido del burro" y lo ha interiorizado, cuando la historia nos demuestra continuamente que la creación de Estados-beneficencia termina por machacar al pueblo al que dicen proteger. Según datos recogidos por Detroit News, la ciudad era la de presión fiscal más asfixiante de todas las grandes ciudades de Usa, mientras que por el contrario el valor de mercado de sus bienes raíces era sorprendentemente bajísimo. Se podía conseguir una casita o un piso apañado en Detroit por un precio medio de 16800 dólares, según el Lincoln Institute of Land Policy. Un precio de risa. Eso ha permitido que mucha gente con pocos recursos pudiera ser propietaria (de ahí tantísima casa abandonada que suele ser pasto de las llamas: por eso la ayuda federal recientemente aprobada irá en gran parte a tareas de demolición). Sin embargo, lo desproporcionado de la carga impositiva municipal se cebó en esa gente, lo que -como ya sabemos en España- destruye tejido productivo y no aumenta gran cosa las recaudaciones pues hay poco para recaudar. Buena parte de la CA tuvo que recurrir al apoyo asistencial público. Un tercio de los habitantes de Detroit tienen casa en propiedad, pero de ellos a su vez un tercio subsiste de las food stamps.

Y a fin de cuentas, a efectos demográficos -que es de lo que va este artículo-, a pesar de que Detroit haya sufrido un vuelco poblacional pasmoso, es también un buen ejemplo de cómo la CA está perdiendo gente. En 1990 eran allí 777000 afrouseños; se mantuvo casi igual en números hasta el 2000; pero en el 2010 han bajado a 590000. También la CA se ha desplomado en el núcleo donde más porcentaje poblacional han abarcado.

El caso de Detroit es quizá el más paradigmático de las ciudades que van a menos sin aparente remedio. No es ni de broma un caso aislado. Eso sí, es más conocido, supongo que por la General Motors, por el sello Motown, y a buen seguro por las maravillosas y terribles fotografías que los franceses Yves Marchand y Romain Meffre obtuvieron desde 2005, que son un prodigio estético estremecedor por forma y contenido.


Fotograma de "Liberty Heighs" (1999, Barry Levinson), film por el que siento un gran aprecio.

El cineasta Barry Levinson no puede evitar ponerse tierno al recordar el Baltimore de su adolescencia en "Liberty Heights" (1999), seguramente la mejor película de un director poco distinguido. Levinson, de padres judíos rusos, evoca una ciudad que era la décima en población de Usa, mientras que hoy es la vigésimo cuarta: caso palmario de shrinking city. Los dos hijos de un matrimonio hebreo se enamoran de dos chicas antitéticas: el mayor, de la típica rubia cabeza-hueca que sólo tiene un "envoltorio" vistoso; el menor, bastante más despreocupado (llega a vestirse de nazi para Halloween), de una estudiante afrouseña delicada e inteligente, la nuera ideal, en el tiempo de las reformas de Johnson. Este film se rodó en la época de mayor convergencia de la CA respecto de la media nacional, cuando el siglo XXI prometía algo que no está cumpliendo.



EL CHANTAJE DE LA CULPABILIDAD Y EL ENEMIGO EXTERIOR

Más veces de las que deberían, los líderes improvisados y autodesignados para hablar en nombre de la CA tienden a echarle la culpa "al empedrado", como diría un castizo. La CA tiene un problema muy gordo, y lo primero que deben hacer sus portavoces es un serio ejercicio de sinceridad y de autocrítica, y no hacer lo que hacen ahora, que es echar balones fuera. Es lugar común entre ellos, como también es lugar común entre la izquierda europea étnica, justificar -por ejemplo- las elevadas tasas de criminalidad por el racismo institucionalizado y la pobreza. ¿Cómo explica el racismo blanco que la abrumadora mayoría de víctimas de crímenes perpetrados por negros sean también negros? La pobreza podría explicar un robo en un supermercado, pero ¿cómo explica un tiroteo entre bandas, o una violación? Por último, la pobreza también se termina por vincular con el racismo institucional, con lo que el razonamiento circular queda cerrado.

Con todo, los datos siempre mandan. No basta con guiarse por las películas y otras manifestaciones culturales para saber cómo es la CA, de igual manera que es absurdo hacerse una idea de los italouseños a base de ver Jersey Shore. Y los datos no son sólo números. También son ecos y repercusiones.

En febrero del pasado año, en una urbanización a las afueras de Orlando, un muchacho afrouseño con un hoodie, la mítica sudadera con capucha, llamado Trayvon Martin fue muerto de un disparo en el pecho por un vigilante hispano de nombre George Zimmerman porque le parecía sospechoso y armado. El tema amenazaba con quedarse en nada, pero la madre del muchacho recurrió a un publicista muy potente llamado Ryan Julison que organizó un alboroto nacional con el objeto de que Zimmerman no saliera impune de su crimen. Si con eso el propósito es hacer justicia y modificar leyes desproporcionadas como la de stand your ground, no tengo nada que objetar. Caso distinto es que se pretenda teñir abusivamente de crimen racista cuando no existe indicio suficiente para afirmar algo tan delicado, y que -encima- a ese carro se suba medio mundo. El mismo Obama llegó a posicionarse en el tema (como lo hizo en el caso Adam Lanza: ambos apuntan al control armamentístico en manos privadas de la población Usa).

Zimmerman es hijo de un emigrante alemán de apellido judío y de una emigrante peruana. Tiene un bisabuelo afro-andino por parte de madre (existe una muy exigua minoría afro-andina en países como Perú y Ecuador, aunque bastante visible en los medios: véase si no la selección ecuatoriana de fútbol). Pero, cosa curiosa, Zimmerman ha sido considerado como "white" por la mayoría de los medios y de la gente que ha opinado sobre el tema. Vaya. Eso sí, tiene su lógica si uno quiere vender al público que la muerte de Martin fue un "crimen racista".

Tiene su lógica porque la opinión pública de los europeos étnicos es vulnerable a los mensajes que buscan crear un sentimiento de culpa en ella. El sentimiento de culpa es muy poderoso, y ha sido empleado contra Occidente para exaltar y manipular a su opinión pública. Ése ha sido un resorte bastante utilizado por el marxismo cultural, que durante décadas ha insistido en que si unos países son muy pobres es porque otros o les roban o acaparan lo que se debería repartir. Es decir, que si yo tengo 5 y tú tienes 1 es porque en el mundo hay 6 y yo te he quitado 2 tuyos. En fin, no cabe duda de que aplicar la cuenta de la vieja a cuestiones macroeconómicas es de vergüenza ajena, pero el discurso ha calado. Que le pregunten a Eduardo Galeano si ha calado o no.

No tengo la sensación de que se haya organizado un guirigay tan exaltado con la muerte del australiano Chris Lane a manos de tres afrouseños que le mataron porque se aburrían. Ni por el tiroteo de Washington hace un par de semanas en que el afrouseño Aaron Alexis mató a doce personas. Ese tipo de crímenes no sirven para emplear contra la opinión pública la eficaz palanca de la manipulación del sentimiento de culpabilidad.



 Porcentaje de afrouseños por condado, 2010. Fuentes: William H. Frey, US Census Bureau.
 Población hispana en Usa. Fuente: Geoscope, GIS Marketplace.

EN POS DEL FUTURO

Si uno observa los mapas, se dará cuenta de que las dos minorías más importantes de Usa están geográficamente decantadas. La afrouseña tiene una gran presencia a lo largo de la costa este, en el territorio de las antiguas Trece Colonias, en función de la odiosa institución de la esclavitud que allí se practicó secularmente. La hispana afluye desde México y va poco a poco impregnando el mapa. La afrouseña vino por mar, a la fuerza. La hispana llega por tierra, por propia voluntad (con la excepción de Florida, próxima a las Antillas y más específicamente a Cuba). Es más, esas tierras useñas donde los hispanos se hacen fuertes en su tiempo fueron exclusivamente amerindias (es decir, de una parte de los antepasados de los hispanos) y en algunos casos políticamente pertenecieron a México. Por tanto, la presencia afrouseña sería, digamos, "antinatural" mientras que la hispana sería uno de esos típicos procesos geopolíticos inevitables. Como dato geopolítico también interesante, si se elaborase un mapa conjunto de las dos minorías, la zona más sombreada se correspondería con el llamado Sun Belt, clave para la buscada y casi conseguida autosuficiencia energética useña.

La inmigración hispana, sobre todo de Mesoamérica pero también de Sudamérica y del propio interior de Usa, se ha hecho fuerte en un arco fronterizo con México que va de California a Texas. El caso de California es muy interesante, dado que el Estado exitoso por excelencia en el imaginario colectivo mundial ha perdido en lo que va de siglo millón y medio de habitantes nativos mientras la comunidad hispana crece notablemente en porcentaje, compensando ese bajón. El de Texas es más interesante todavía, porque el Estado de la estrella solitaria es la llave geopolítica del acceso al corazón de Usa. Si una avalancha humana sobrepasase California, llegaría a Oregon (es decir, a ningún sitio, y que me perdonen los de Oregon). Si esa misma avalancha superase Texas, tendría a tiro el centro geográfico del país. Texas no puede ser totalmente WASP, pero tampoco puede ser totalmente Latin. No es posible. Su situación geográfica y su entorno cultural lo impiden. Tiene que haber un punto de acuerdo a partir del cual repensar la historia y el destino de las distintas comunidades que paso a paso la van forjando.

La impresión que sugieren los gráficos es que la CA se ha quedado "embolsada", mientras que la comunidad latina parece fluir lenta y parsimoniosamente en pos de un futuro mejor. Y de nada sirve pensar que la zona geográfica donde se ha embolsado la CA es rica. La riqueza es creada por el esfuerzo humano. Sin una política comunitaria adecuada y un espíritu propicio da igual que te asientes en la mismísima Jauja. Y la CA parece compartir una serie de resortes ideológicos que no le hacen ningún bien, y de los que se debería desembarazar si quiere mejorar su situación. Y con esto no digo que se lancen a votar republicano que así les irá mejor, no soy profeta, pero creo que deberían cambiar determinados esquemas mentales. El caso de la administración demócrata de Detroit es un ejemplo a retener. Lo mismo pasa con la también citada Baltimore, demócrata desde 1967.

Si la minoría amerindia está semiextinta, la asiática se mezclará en una generación con la mayoría no-asiática (hecho que a esa misma minoría no parece preocuparle ni lo más mínimo) y la hispana se hará muy notable en el territorio añadido a la Unión a partir de la conquista y colonización del Far West y tendrán que contar con ella ineludiblemente tanto el stablishment (todo presidente Usa deberá saber hablar un español fluido) como, por ejemplo, la propia España, que tendrá allí dentro de un siglo un aliado geopolítico de extraordinario valor, la CA afronta una gran pérdida de población y de peso específico, manteniéndose sólo éste en determinadas ciudades donde serían mayoría pero que probablemente entrarían en la categoría de shrinking cities. Así, si continúa la tendencia general dentro de dos generaciones Detroit será CA en un 95%, pero tendrá una población total similar a la de Gijón.


AFROCENTRISMO

En la CA se ha generado, a partir de los años sesenta, una corriente de ideas que podríamos denominar chauvinismo étnico. No es privativo de ellos, desde luego: parece que casi cualquier colectivo humano ha alimentado, en alguna ocasión al menos, la convicción de que con ellos se rompió el molde, que son radicalmente distintos de los demás, y habitualmente mejores. Tal chauvinismo étnico se ha traducido tradicionalmente en la figura mental e ideológica del pueblo elegido o providencial, escogido por la divinidad a espaldas de otros colectivos humanos en virtud de un pacto o una señal, o bien destinado a una tarea histórica transformadora. Es curioso que el chauvinismo étnico de la CA, cuya manifestación más conocida es el afrocentrismo, sintiera un mayor impulso a partir de la década del reformismo, que llevó a la minoría CA a una lenta aproximación a los estándares sociales de la mayoría blanca de Usa, y cuya fecha de mayor convergencia fue el año 2000 (a partir del cual, como hemos comentado, se está dando un proceso inverso de divergencia).

Una idea clave de ese afrocentrismo es la necesidad de que la comunidad negra, en general, haga vida por separado respecto de otras comunidades. Ésa era la idea de uno de los pilares de ese pensamiento, el jamaicano Marcus Garvey (1887-1940), quien llevó a cabo un importante movimiento asociacionista entre las gentes americanas de origen étnico africano. Su organización, UNIA, llegó a presumir de contar con cuatro millones de miembros. Para Garvey -defensor del valor heráldico de los colores rojo, verde y negro para representar al hombre africano- la distinción continental "primigenia" era la correcta, la que confina a los blancos en Europa, "amarillos" en Asia y negros en África, entendida como patria verdadera de esta comunidad entendida como un todo. De ese modo, el correr de los tiempos y de los acontecimientos debe ser entendido como un error humano contrario al plan divino de separación de grupos humanos, algo así como un pecado de soberbia ante una Creación perfecta y sabia. Y la solución de los problemas actuales para Garvey ya viene dada por el planteamiento: un regreso al separatismo racial, que esta vez se debería a convicción y decisión política, y no a la mera distancia geográfica, salvada por la globalización de cuño europeo. 

África sería, pues, la verdadera patria de los negros según Garvey, al menos según su interpretación de la voluntad divina. Consideraba a África el continente más rico y con más potencial, e incluso hablaba de su importancia geopolítica futura a partir de un venidero "parlamento imperial" que representase a todos los africanos. Sin embargo, Garvey -según tengo entendido- se cuidó mucho de no poner un pie en ese continente. Por otra parte, este hombre marcadamente religioso -metodista después convertido al catolicismo- parece olvidar que la creación divina no es perfecta, de modo que regresar a un punto previo de perfección no es posible para el hombre. La existencia humana es dinámica y no se detiene, de modo que pretender zanjar los problemas del futuro recurriendo a soluciones del pasado que no fueron tales resulta no sólo erróneo y -esto sí- soberbio sino además a buen seguro contraproducente.

Aunque buena parte de la doctrina de Garvey parece un brindis al sol -nunca tuvo, según parece, excesivo fervor a viajar al continente en el que según él le correspondía vivir-, dejó la impronta de su discurso, al que hay que añadir la apuesta mesiánica en favor de la negritud personificada en un rey abisinio (que el rastafarismo ha identificado con Haile Selassie, pretendido descendiente de Salomón) y una meme que tuvo cierto éxito en su momento, la que atribuía el esplendor de la civilización egipcia faraónica al "pueblo negro".

El impacto popular de esas aseveraciones fue muy notable, creando un eco en el arte popular característico de los años setenta, sobre todo. El pueblo negro elegido vivía aplastado en una nueva Babilonia de europeos étnicos, recurso bíblico recogido por los rastafaris (y que incluso se coló en la música disco ultracomercial, con "Rivers of Babylon" de Boney M., aunque el origen alemán del invento impidió esa decantación afrocentrista). En tal estado de cosas se coló la ideología californiana, que vivía una fiebre adventista-ufológica de muchos grados. Así, un polifacético personaje llamado Sun Ra, jazzista de valía, llamó la atención de la comunidad universitaria californiana por sus peculiares ideas sobre "el hombre negro y el Cosmos" y consiguió financiación para un film, "Space is the place" (1974: la banda sonora se publicó dos años antes, con gran reconocimiento, hasta el punto de que hoy sigue considerándose un clásico de la fusión en el jazz), que versaba sobre la llegada del tal Sun Ra -con un séquito ataviado con restos de la guardarropía de alguna peli de egipcios de otra época- a un planeta lleno de pureza y belleza, apropiado para "traer a la gente negra", y que correría peligro de degradación si los blancos lo llegasen a colonizar. Desconozco si tal film arrastra algún estigma jurídico o social por su mensaje racista.

De aquel mensaje afrocentrista ha quedado muy poco. Lentamente, los chauvinistas étnicos de la CA han ido migrando al sur sus reivindicaciones, centrándose en la antigua Nubia. Es habitual el piropo de Nubian princess en la comunidad. Eso no tiene demasiado sentido a efectos históricos, pues la CA no proviene de gentes del norte de Sudán, sino de la costa oeste del continente. Es como si a mi hermana le llamasen "princesa eslava" o algo similar. También han mirado un poco al este, a Arabia. La Nación del Islam, que tiene con la doctrina islámica tradicional una relación prácticamente inexistente, predica el supremacismo negro, una sucesión de Alás negros, la creación de los blancos por un sujeto llamado Yakub y una serie de ocurrencias que denotan una absoluta ignorancia de lo que es el Islam y un fuerte complejo de inferioridad, típico de los que van por ahí presumiendo de superioridad. Más volcado en el adventismo extraterrestre, y creado por un reiterado abusador de menores vinculado en su momento a la organización californiana Panteras Negras, es el nuwaubianismo, disparatada secta que también predica el supremacismo de los negros sobre blancos y asiáticos. La estulticia de su contenido doctrinal sólo es comparable con su perversidad, pero bueno, ahí están.

Los chauvinistas étnicos de la CA han tenido la costumbre de rebautizarse con nombres árabes. Un caso chocante fue el de Cassius Clay, el célebre boxeador bautizado así en honor de un abolicionista blanco; tal vez no le gustaba llamarse igual que un defensor de la emancipación de los negros, así que se lo cambió por Muhammad Ali, no sé si conociendo o ignorando la costumbre árabe de esclavizar negros.

Los años ochenta y noventa, sobre todo estos últimos, erosionaron las fantasías africanistas. La matanza de centenares de miles de tutsis a manos de hutus en la mínúscula Ruanda durante la primavera de 1994 por necias razones de craneometría, la Guerra Mundial Africana entre varios países a raíz de la riqueza mineral del Congo (la guerra más sangrienta a nivel planetario desde la rendición incondicional de Japón en agosto de 1945), las continuas hambrunas, el mugabismo, etc etc, abrieron los ojos a unos cuantos afrocentristas. Destaquemos la valiente postura del afrouseño Keith Richburg, quien en su importante libro-reportaje Out of America: a Black man confronts Africa (1997) llega a celebrar que un antepasado suyo hubiera sido esclavizado y llevado a lo que hoy es Usa.


LA HUELLA FEMENINA

Aproximadamente tres de cada cuatro niños de la CA nacen de mujeres solteras y la mayoría de ellos son criados por y entre mujeres. Es un dato ya presentado anteriormente, y que puede arrojar bastante luz en el tema que nos ocupa. Buena parte de los niños encontrarán modelos masculinos de referencia no en el núcleo familiar sino en la institución social que aparece espontáneamente como paraguas que aparta al púber de la irradiación familiar: la pandilla. La pandilla es un grupo de jóvenes muy jóvenes, pero un grupo ciertamente especial pues se forma sin ninguna finalidad concreta, sino nada más que para estar en su seno, alejados del influjo familiar. Posiblemente sea en el entorno pandillero donde muchos niños de padre ausente encuentren al varón que reafirme con su liderazgo la inseguridad de aquéllos. Por otra parte, el peso de la feminidad tiene que dejar, por pura necesidad, una huella profunda en la CA.

Los talk-shows dejan ver esto. La reina es una afrouseña, Oprah Winfrey, en un terreno televisivo donde se foguean otras black celebs, como por ejemplo Tyra Banks y Queen Latifah (solteras sin hijos, como Oprah, si bien ésta perdió a su niño siendo adolescente). Buena parte del público de estos programas suelen ser mujeres CA. Pero no sólo en el formato TV deja sentir su impronta la mujer CA. A veces es difícil precisarlo. La permisividad social del aborto -de frecuencia elevadísima entre las afrouseñas- ¿se debe a la huella femenina o a que simplemente se practica mucho? No sabría decir.

Otro punto interesante, las mujeres CA han recogido el testigo del chauvinismo étnico. Hablando de mi experiencia personal, he visto infinidad de foros y blogs llevados por mujeres afrouseñas en los que se hace proselitismo del black love, es decir, de que lo que "le conviene" a una mujer negra es un varón de su mismo origen étnico. Esa conveniencia no se explica, pero sí se pretende apuntalar a base de determinadas ideas expresadas en bruto como "lealtad", "intuición femenina", "racismo institucional", "respeto a nuestras raíces" y conceptos por el estilo. La intensa feminización de la CA redunda, como ya hemos comentado, en una postura maternal de las mujeres que disculpan y quieren justificar la ausencia o el escaso interés paternal de los varones de su propia comunidad. Las dos disculpas básicas sonarán familiares para quienes temen por la desaparición de la "raza blanca", si se les da la vuelta: una conspiración de ingeniería social para destruir la CA, y la voracidad sexual de las mujeres no-afrouseñas, que se lanzan al cuello de "sus" hombres.

He leído no sé cuantísimas veces lo mismo una y otra vez, con bastante escepticismo por mi parte. Me siento más a gusto leyendo a las blogueras del BWE, que me caen mejor y a quienes de vez en cuando mando saludos. Ahora bien, en algunas ocasiones he cedido a la tentación y he entrado en discusiones de blogueras  y foreras afrocentristas. Eso sí, con nulo éxito: nadie me ha respondido hasta ahora, y además mis intervenciones son thread-killers, pues nadie interviene después. ¿Me harán el vacío por extranjero, o por blanco?

Es cierto lo que dicen las escritoras afrocentristas, que las mujeres negras prefieren -siquiera estadísticamente: es una cuestión de mayorías- a los hombres de su mismo origen étnico. Personalmente no tengo ningún problema con esto. Sin embargo, es un hecho que de todos los matrimonios posibles en la nación más importante del mundo, de todos, el más feliz y exitoso o simplemente el más estable es el blanco-negra, muy por encima de cualquier otra combinación intrarracial o interracial. Ya comentamos con anterioridad que la estabilidad de este matrimonio es muy superior (casi la mitad menos de posibilidades de acabar en divorcio) al matrimonio más común en el país, el blanco-blanca. Le he dado unas cuantas vueltas al tema, pero lo cierto es que no sé cuál es la razón. También es cierto, siguiendo con datos de 2010 en este punto, que la pareja blanco-negra tiene una media de ingresos familiares anuales (60762 dólares) muy ligeramente superior al de la pareja blanco-blanca, y muy por encima de la pareja negro-blanca (52660 dólares) y negro-negra (47700).

El chauvinismo étnico de las mujeres CA ha llegado a criticar que protagonistas afrouseñas de series recientes como "Scandal" o "The Mindy project" tengan amoríos con blancos en la ficción, como si fuese una especie de deslealdad al black love. Es chocante que, en contrapartida, otra serie de éxito como "Criadas y malvadas", un canto a las relaciones interraciales, no haya levantado esa polvareda. O lo sería si olvidásemos que es una serie pensada para dar voz no a la comunidad negra sino a la hispana (está producida por Eva Longoria), y que presenta a las latinas bajo los mismos estereotipos con que se presentaba  a las italouseñas décadas atrás: familiares, temperamentales, ruidosas y echadas p'alante, de tal manera que el espectador da por hecho que todos los hombres que aparezcan por la serie quedarán irremediablemente enamorados de ellas, como así ocurre.

Al referirnos a huella femenina ya habíamos comentado que podría manifestarse, psicosocialmente hablando, en una postura maternal generalizada, que disculpa las faltas de su gente y de "sus" hombres en vez de afearlas, lo que sería mucho más útil para unos y otros. Ese tipo de posturas me recuerdan al famoso chiste de la madre que el día de jura de la bandera dice "qué desfile tan desastroso: menos mi hijo, van todos con el paso cambiado". Las mujeres afrocentristas viven en un discurso que no se basa en la realidad. Están en su derecho, faltaría más. Pero resulta ridículo llegar a extremos como auto-echarse la culpa por volcarse en tener un título universitario olvidándose así de los pobrecitos hombres. En general las mujeres tienen ligeramente mejores resultados académicos que los hombres, pero en el caso de la CA se produce un hiato desproporcionado. Por ejemplo, según datos de 2010 de la gente con el grado de doctorado entre la mayoría blanca las mujeres obtienen el 51.4%, las hispanas el 55% y las asiáticas el 56.5%, mientras que las afrouseñas acaparan el 65.2%, nada menos.

No menos ridículo es criminalizar la decisión de las mujeres CA de "dejar el nido" y encontrar un marido de origen étnico europeo, presentando a éstos como bisnietos de Jim Crow o como meros fetichistas de la piel oscura, y a aquéllas como "sellouts". Los datos nos dicen que si una afrouseña escoge a un eurouseño como esposo la pareja tendrá -estamos hablando de media- ingresos anuales mayores y una mucho más baja posibilidad de divorcio. No son fantasías de quien esto escribe, sino mera estadística.

Como también comentábamos antes, los matrimonios interraciales siguen siendo muy minoritarios, sobre todo en la CA, pues el 89% de las afrouseñas que se casan lo hacen con alguien de su perfil étnico. Teóricamente, sin tener en cuenta la psicología de la gente, no debería ser así. Si los blancos son el 72% de los hombres disponibles para las mujeres de Usa, se debería apostar que el 72% de las afrouseñas se casarían con blancos. Como no es así, hay que admitir que en la población existe un sesgo de preferencia étnica, sesgo con múltiples causas y raíces pero igualmente obvio. Pero una cosa es ese sesgo y otra muy distinta la prédica de un chauvinismo étnico que en numerosas ocasiones no es más que racismo anti-blanco.


PUNTUALIZANDO SOBRE LOS ABORTOS

La feminización de la CA y cierta tendencia a creer en una conspiración del sistema, del white stablishment, guarda relación con el tema de los abortos. Como ya comentamos, las mujeres afrouseñas son cuatro veces más proclives a abortar que las blancas o, dicho con más claridad, abortan cuatro veces más. Ésa ha sido hasta ahora la mayor sangría poblacional de la CA, dieciséis millones de afrouseños -ya concebidos- menos en el curso de una generación, una cifra que produce mareos. De cada cuatro concebidos, uno fue abortado. Algunas organizaciones pro-vida hablan de más de dieciocho millones desde 1975. En ciudades como Nueva York, el pasado 2013 se abortaron más bebés negros de los que nacieron: 31328 abortos frente a 24578 nacimientos (NYC perdió población afrodescendiente de un año para otro por primera vez desde la Guerra de Secesión). Citemos asimismo un caso que causó conmoción en 1982: en las afueras de Los Ángeles se encontró un enorme contenedor con más de 16000 fetos humanos conservados en formaldehído. Una activista pro-derechos humanos, Erma Clardy Craven, denunció entonces que la amplia mayoría de los fetos "were observed to be black".

La culpa de estas prácticas reside, según muchos chauvinistas étnicos, en el Sistema blanco. Para asegurarlo, citan la figura de Margaret Sanger, la pionera de la planificación familiar e impulsora de la idea de birth control, con propósitos eugenistas de trasfondo socialista. Aficionada a las tertulias bohemias del Greenwich Village junto con su marido y algunos destacados intelectuales escorados al socialismo, estaba imbuida de una visión decimonónica de la realidad (de hecho era atea) que veía el sexo más como una bajeza y un despiste estrictamente necesario para la reproducción (qué aburrida tenía que ser aquella gente) en vez de una faceta fascinante de la psique humana. Sanger comenzó a publicar un panfleto radical de periodicidad mensual, The woman rebel, en 1914, contribuyendo a fundar en 1921 la American Birth Control League. Buena parte de la opinión pública eurouseña vio en las tesis del control natal "un peligro para la raza" (entiéndase por ésta a la población WASP), de modo que las ideas planificadoras de Sanger y sus correligionarios encontraron cierta resistencia aunque en el mismo año de 1921 el Congreso abrió un resquicio para permitir determinados anticonceptivos.

Según Sanger, los embarazos incontrolados eran un problema de salud pero también un generador de pobreza. Su propia madre había muerto prematuramente tras diecisiete embarazos, algunos de ellos interrumpidos por abortos espontáneos. El caso es que Sanger hizo hincapié no en el aborto clínico sino fundamentalmente en métodos anticonceptivos, abundantes, eficaces y asequibles. También se defendió la esterilización de aquellas personas consideradas retrasadas mentales, aunque la decisión debería corresponder a sus progenitores y no al Estado. Sanger, abiertamente racista, apoyaba una política muy restrictiva para con la inmigración y una visión despectiva de las minorías étnicas, así como el sueño de un continuo perfeccionamiento del ser humano (concretamente, el WASP de las clases altas de la sociedad, tenido como una especie de aristocracia natural), tesis de marcado sesgo socialista y posteriormente recogida por el californismo.

Entre los afrocentristas se ha convertido en un mantra culpar a Sanger de los problemas de la CA, sobre todo en materia de la proliferación de abortos. Es más, circula una foto -trucada- de ella dándoles un discurso a unos miembros del Ku-Klux-Klan. El caso es que a Sanger no le gustaba el recurso al aborto. Lo consideraba un fracaso, y su multiplicación un desastre para el país. Entendía, eso sí, su práctica en determinados supuestos. Sin embargo, hay quien está seguro de que esta mujer y algunos otros conspiradores organizaron mágicamente un programa de ingeniería social para eliminar a la CA. Veamos. En 1939 Sanger impulsó el Negro Project, cuyo propósito era introducir la planificación familiar dentro de la CA -diez años atrás ya había abierto una clínica en Harlem con esa intención-. Sin embargo, el ánimo de Sanger era constructivo, pues según sus propias palabras intentaba mejorar las condiciones de vida de una minoría que vivía en una lamentable situación social. En 1937 había impulsado políticas de planificación familiar en Carolina del Norte a través de un sistema público de salud, en lo que ella entendía como una lógica prolongación demográfica del New Deal rooseveltiano, uno de los varios exponentes reformistas que ansiaban mejorar la vida y economía de todo el país. Y para ello, a pesar de su ateísmo, sabía que tenía que contar con los ministros y predicadores negros, dada su fuerte ascendencia sobre las clases populares. Ahora bien, el racismo de Sanger ha contribuido a que algunas de sus afirmaciones hayan sido interpretadas como apología del genocidio afrouseño. Es común encontrarse con textos de gente que, tras dedicarle unas líneas, no tarda en compararla con Hitler. Pero en fin, al parecer existe una ley sociológica -no recuerdo a quién se le ocurrió- que dice que cuanto a más va una discusión más posibilidades hay de que alguien sea comparado con Hitler.


 

Los tiempos han cambiado, y el armario se vacía.

EL OTRO ORGULLO

Seguramente sería abusivo por mi parte atribuir la presencia homosexual en la CA a la feminización psicosocial de esta minoría, así que me lo ahorraré. Siempre ha habido homosexuales, son parte de nuestro pueblo y de todos los pueblos, simplemente. Antes, en el marco de nuestra sociedad, la homosexualidad apenas era aludida, y cuando se hacía solía contener un matiz de sordidez; actualmente la corrección política ha movido el péndulo hacia el otro extremo, haciendo ver que los homosexuales son siempre gente adorable. Un buen ejemplo es el de los gays de la divertida serie "Aquí no hay quien viva" (2003-2006, producida por José Luis Moreno): ocurrentes, simpáticos, cultos, apuestos y siempre preocupados por los demás. En mi opinión, los homosexuales son sencillamente gente normal con una determinada orientación afectiva, por lo que siempre he visto este tema desde una óptica desapasionada.

En ocasiones se confunden los términos, y voy a explicar a qué me refiero. Con frecuencia se dice que el ciudadano blanco occidental está "afeminado", en contraposición con las gentes de las minorías en Occidente o las de otros países, que conservan su virilidad. Eso se debe a la interiorización mental que se ha dado entre nosotros de que ante un problema existen recursos que van más allá de la respuesta violenta. Por ejemplo, que ante un contencioso vecinal es mejor parlamentar, o en todo caso recurrir a la sede judicial, en vez de coger la escopeta y "parlamentar" de otra forma. El estado de derecho y la judicialización de la vida social en Occidente llevan más tiempo de andadura que en otros países y de ahí la tendencia generalizada en los países "blancos" a no recurrir a la violencia. Que Honduras, por ejemplo, sea un país exasperantemente zaherido por un alto índice de violencia y criminalidad tiene una raíz cultural, no étnica. No es que los "indiecitos" sean por naturaleza más violentos ni, en absoluto, más viriles que los europeos. Los escandinavos de hoy parecen muy mansos; sin embargo, sus antepasados de hace un milenio dirimían cualquier estupidez a cuchilladas. Son el mismo pueblo, pero no la misma cultura.

Esa confusión entre paz social y debilidad es bastante común, y reconozco haber caído yo también en ella. Paz social se confunde con debilidad, ésta con afeminamiento, y éste -también de un modo abusivo- con presencia homosexual en la comunidad. Este error ha llevado a pensar a muchos que hay más homosexuales entre los europeos que entre otros pueblos. Regresando a Usa, ya hemos visto que no es así. Bueno, sí lo es en términos absolutos, pero no de porcentaje. Recordemos los resultados de la encuesta de Gallup, de octubre del 2012: se consideran homosexuales el 3.2% de los blancos, el 4% de los hispanos, el 4.3% de los asiáticos y el 4.6% de los negros. Esos resultados, sin duda, habrán dinamitado unos cuantos tópicos, por lo que conviene recordarlos (los resultados, se entiende, no los tópicos). Con todo, la homosexualidad nunca fue proclamada a voces en la CA. Es más, muchos afrocentristas dicen que la condición gay es una "lacra" de los blancos, impropia de la negritud. Ya. 

En las principales ciudades de Usa hay festivales de "Black pride" separadas de las celebraciones generales del orgullo gay. No puedo evitar que me inspiren ternura.


Y ahora, hablemos de algo menos festivo.


EL RETROVIRUS QUE SIEMPRE AFECTA A OTROS

En julio del 2012 el programa Frontline, un clásico de la PBS (la principal cadena pública de Usa), emitió un documental de valor incalculable, "Endgame: AIDS in Black America" (2012, Renata Simone). La doble realidad de la infección por VIH y la enfermedad del Sida ha dejado de ser, poco a poco, tema candente dentro de la imaginación de la opinión pública. Ha desaparecido, al menos en Occidente, la alarma social de los años ochenta y noventa del siglo pasado que en gran medida ayudó a que la nueva plaga no se desbordase. Sin embargo, el problema persiste hasta hoy, con consecuencias preocupantes, sobre todo para la CA.

 Los primeros casos de Sida, asociados a una extraña neumonía, que se dieron desde octubre de 1980 en la entonces capital del mundo, Los Ángeles, parecían cebarse en una minoría muy concreta: varones homosexuales blancos. Lo cierto es que tal dato generó una inercia mental que ha resultado difícil de vencer. En ese sentido fue un hito la confesión de Magic Johnson en noviembre de 1991, porque se trataba de un deportista negro, marcadamente heterosexual y querido por todo el mundo.

-La CA  conforma el 13-14% de la población useña, pero acaparó un 44% de los casos de infección por VIH en el 2010 y 2011. A partir de ese año, por ahora el CDC se limita a manejar estimaciones, que siguen en la misma línea. El pico de infecciones por VIH a nivel nacional fue de 53200 en el nada lejano 2007.

-Se estima que el porcentaje de infección en la CA es ya superior, un 47% del total.

-Aunque el mal golpea especialmente a la gente homosexual y bisexual, el impacto sobre la población heterosexual (que es el más relevante a meros efectos de recambio poblacional) es muy notable. Se calcula que un 87% de los contagios de las mujeres CA provienen de sexo con varones.

-La tasa de nuevas infecciones en las mujeres CA es veinte veces superior a la tasa de la mayoría blanca, y cinco veces más que la de la minoría hispana.

-Según datos del 2009, las enfermedades asociadas con ese mal suponen el 8,6% de las causas de muerte de mujeres CA entre los 25 y los 44 años, la amplia horquilla donde más cunde la maternidad, y el 3,3% de las muertes entre los 20 y 24 años. No es una anécdota.

El factor confesional parece haber jugado en contra de la CA a estos efectos. Las iglesias, especialmente las baptistas, han mostrado por lo general una postura muy severa y condenatoria hacia los homosexuales (lo que en neolengua se llama de modo equívoco homofobia, "miedo al igual"), colectivo al que muchos han asociado abusivamente con el VIH/Sida. De igual manera, comentar algo sobre el sexo prematrimonial parece haber sido tabú en las congregaciones cristianas negras durante mucho tiempo. Buen ejemplo de que a veces el silencio puede ser contraproducente. Con todo, últimamente la NAACP en colaboración con la farmacéutica californiana Gilead ha puesto en marcha un voluntarioso plan para convencer a los pastores de que animen a su grey a asumir una responsabilidad mayor sobre su propia salud. Según parece al menos unos 250 pastores se han unido a la iniciativa y han empezado a predicar la importancia de la prevención, lo conveniente de hacerse tests (según se estima, uno de cada cinco afrouseños infectados no sabe que lo está) y una mayor tolerancia, y menor estigmatización, de las gentes que viven con el mal. A eso hay que sumarle las iniciativas filantrópicas locales, que van de otras confesiones evangélicas (por ejemplo, la Iglesia Macedonia en Pennsylvania, donde hay condados en los que la CA llega a acaparar hasta el 70% de los contagios) a sororities universitarias afrouseñas.

Y yo me pregunto, si esos porcentajes no correspondiesen a la CA sino a la mayoría europea étnica, ¿no tendríamos todos los días películas, reportajes y series sobre el particular? Y seguramente su repercusión sería constructiva. El silencio y la ignorancia no son opción, señores.


RECAPITULANDO

Cuando decimos que -parece que- la CA va a desaparecer en un siglo, o cuatro generaciones, al menos de forma significativa salvo en núcleos urbanos progresivamente desertizados, nos limitamos a interpretar los datos y las tendencias que éstos nos indican. La demografía es el destino, simplemente. No es una profecía. Además, los indicadores no mejoran, y los problemas parecen hacerse endémicos.

No voy a reiterar lo ya dicho hasta ahora. Eso sí, quiero insistir en lo importante que es replantearse lo que uno cree, porque muchos de los tópicos que manejamos diariamente no resisten la comparación con la realidad, y eso es algo que a mí mismo me ha pasado. Y lo más serio de todo: que el futuro de las comunidades humanas reside en sus mujeres.



BREVE APÉNDICE: ESTADÍSTICAS DE DIVORCIO EN USA SEGÚN COMPOSICIÓN ÉTNICA

Los datos útiles para contemplar el panorama de los matrimonios intrarraciales e interraciales en Usa y especialmente en lo que tiene que ver con las tasas de divorcio provienen de un estudio ya algo lejano en el tiempo, del año 2008, aunque no me consta que haya uno mejor hasta ahora. El estudio es "But will it last?" Marital instability among interracial and same-race couples, llevado por Jennifer L. Bratter y Rosalind B. King. Muy interesante su lectura. Haciendo una síntesis para el tema que nos ocupa, las conclusiones que las autoras extraen son éstas:

-La duración del matrimonio medio que termina en divorcio es de 8 años.

-Las tasas de divorcio en los matrimonios que han alcanzado los diez años de duración son mayores en los interraciales que en los intrarraciales. 

-Los matrimonios interraciales tienden a ser entre contrayentes de similar nivel educativo.

-Los blancos, y muy significativamente las mujeres blancas, que se casan interracialmente tienden a un nivel educativo inferior a quienes se casan con otros blancos.

-Significativamente, los matrimonios interraciales en que la mujer es blanca tienen tasas de divorcio mucho mayores que aquellos en que el marido es blanco.

-Los matrimonios negro-blanca tienen el doble de tasa de divorcio que el blanco-blanca.

-Los matrimonios asiático-blanca tienen un 59% más de posibilidades de divorcio que el blanco-blanca.

-En contrapartida, los matrimonios blanco-asiática tienen un 4% más de posibilidades de divorcio que el blanco-blanca.

-Dato ya apuntado en el cuerpo del artículo: los matrimonios blanco-negra tienen un 44% MENOS de posibilidades de divorcio que el blanco-blanca.

Que cada cual extraiga sus conclusiones.





(I) - Esos datos no computados de los blancos hispanos seguramente se deberían entender como blancos castellanohablantes, sin más. Sin ir más lejos, mi propia hermana, que vive en Usa casada con un descendiente de españoles, con el que tiene dos hijos. Supongo que los cuatro serán "blancos hispanos" y no computarán como "blancos", lo que es una distorsión absurda de la estadística, que siempre debe ser observada como lo que es, un instrumento de análisis, y no las tablas de la Ley.

(II) - No hará falta decirlo, pero por si acaso lo digo: no albergo ni difundo el menor sentimiento de homofobia, ni tampoco de desprecio a ningún grupo étnico.



38 comentarios:

  1. Este artículo tiene muy buena pinta, como de costumbre. Animo y esperamos el resto con muchas ganas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alejandro. Dentro de poco completaré el artículo, que ya aviso que va a ser sorprendente.

      Mis disculpas por tener el filtro de moderación activado. Supongo que en breve lo desactivaré. ¡Salud!

      Eliminar
  2. Buen artículo, me parece muy objetivo, lejos tanto de la tendencia llorica de algunos negros "los blancos me habéis esclavizado" como del catastrofismo de algunos blancos "es que nos van a hacer desaparecer ellos a nosotros".

    También estoy de acuerdo con lo de la poligamia. A muchos les gusta justificarla porque es lo que a ellos les gustaría pero luego llaman "puta" a una madre soltera. Mucho fariseísmo y capricho sexual es lo que hay. Ya se ve lo que pasa en la CA cuando no se tiene padre. Otra cosa sería una poligamia al estilo árabe, donde el hombre se hace cargo de todas y si que hay un padre pero eso en occidente es inviable ¡Como si no costara ya mantener una sola! Lo que no se puede tolerar es a algunos hipócritas que quieren que les dejen ir de flor en flor y ser el vividor follador y luego todas son unas putas. Y lo justifican con que "es que soy hombre y es natural". Aunque hay que reconocer que según está también el panorama femenino en occidente también lo entiendo en parte. ¡Luego se quejan de que no encuentran marido! Parece que la única comunidad con un mínimo de sentido común es la musulmana. Serán todo lo que quieran pero parecen los únicos que aún tienen cordura, lo que se ve aquí es impensable entre ellos. ¿Tan difícil es tener un mínimo de sentido de la responsabilidad familiar y valorar un poco la natalidad? En fin, un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, gracias por tus palabras. Generalmente se suele decir, sobre todo desde las terminales mediáticas del Partido Demócrata, que Usa era un país blanco que se ha convertido en multirracial, cuando los datos parecen incluso sugerir que se puede interpretar incluso al revés. Forma parte del latiguillo, ya viejo a estas alturas, de que Usa es un gigante con pies de barro cuyo colapso se anunciaba ya hace cuarenta años, colapso que nunca llega (desde entonces se ha desplomado medio mundo y Usa ha acrecentado su ventaja).

    La tendencia al lloriqueo por parte de algunos voceros de la CA, gente como Jesse Jackson o Al Sharpton, podría tener que ver sutilmente con la feminización social de esa comunidad. No actúan como padres severos que señalan con el índice los errores de su gente, sino como mamás protectoras que echan la culpa a terceros.

    Para mí una institución "ideal" -en realidad las instituciones sociales, con ser aproximativamente eficaces, ya cumplen- sería la monogamia en un entorno económico que permita que con una nómina salgan adelante la pareja y dos hijos. Ahora suena a ciencia-ficción, pero hace relativamente poco era lo común en Occidente. Eso no quiere decir que yo vea a la mujer como la parte contratante que se queda en casa. Pienso que las sociedades occidentales tienen la suficiente cabeza pensante como para articular modos de conciliar vida laboral y familiar; otra cosa es que no se haga.

    Los musulmanes, al vivir bajo un "velo ideológico" tan fuerte como el islamismo, han sido hasta hoy bastante impermeables a muchas tonterías que tienen predicamento en Europa. Las observan con la debida distancia emocional y concluyen que nos falta un tornillo.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante artículo. Me quedo con la conclusión personal. La evolución de las poblaciones es un sistema lleno de variables ocultas, quizá incluso de aleatoriedad -quién sabe-, que hacen del futuro un destino tan imprevisible como siempre lo ha sido. Por eso a veces me alegro de que no tengamos el control y que esto sea como un barco a la deriva. Viendo el grado de acierto que tienen, y han tenido, nuestros políticos y economistas, es demostrable que el mundo no va estar peor en manos de chimpancés amaestrados que de visionarios políticos de cualquier pelaje.

    Las tasas de natalidad occidentales no es que estén mal, oye. Quizá nuestros nietos respirasen algo más parecido al aire. ¿Para qué tantos? Me inclino más por un principio de escasez. Lo lamentable, como siempre, con la caída de natalidad es que más bien sea algo inducido por intereses económicos que algo deseado por la voluntad popular lo que nos hace distinguirnos de una colonia de bacterias. Y que siempre habrá otro con más del 2.1 dispuesto a hacer valer la ley de la mayoría.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, el acierto de nuestra casta política y de los gurús económicos (los que en 2007 ni hablaban de próxima crisis para poco después profetizar que el mundo se acababa en el 2010) está por debajo del 50%. Es decir, aciertan menos que Silvia Raposo, Sandro Rey y todas esas peculiares gentes de la madrugada. Durante mucho tiempo se tuvo a la economía como una especie de sabiduría iniciática impenetrable; hoy vemos que las cosas son más transparentes de lo que se nos dijo para tenernos en la inopia.

    Yo también me he planteado bastantes veces si sería mejor tener menos población. El problema en un mundo globalizado es que posiblemente no nos lo podamos permitir, al moverse la realidad en bloques poblacionales. La gente es al final quien desequilibra la balanza. Aún no tenemos, tal vez, la debida perspectiva.

    ResponderEliminar
  6. Creo que podrias estirarte mas a temas esotericos y mas interesantes, solo mi opinion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, veremos qué se puede hacer ;-)

      Colgaré de nuevo el post de los dragones dentro de poco, y tengo en cartera algunos temas interesantes.

      ¡Salud!

      Eliminar
    2. Pues yo prefiero más este tipo de artículos que hablan de temas reales y poco sondeados.

      Si quiero leer cosas esotéricas(poco interesantes para mi), me compro la revista"Más Allá" o me veo el frikiblog de"Mundo Desconocido"


      (Espero que resubas el artículo de la presencia braquicéfala en la intelectualidad europea, y no por conveniencia, que yo soy braquicéfalo tendiendo a mesocéfalo)

      Eliminar
    3. Corrijo: soy dolicocéfalo tirando a mesocéfalo.

      Eliminar
    4. Bueno, como me interesan muchas cosas, el blog va a ir también de muchas cosas :-)

      El tema de los braquicéfalos lo veo algo complicado, la verdad, era un artículo con poca chicha.

      Eliminar
  7. Artículo muy interesante donde las conclusiones son claras:

    La CA tiende a perder peso específico, los blancos se mantienen pero aumenta levemente el mestizaje con asiáticas y negras(hecho que no es nada positivo) y el futuro crecimiento parece ser de los inmigrantes sudamericanos (amerindios, cuarterones, negros caribeños...)


    De lo que no cabe duda es de que la presencia de mestizos avanza, no por que se haya disparado el matrimonio interracial(que aumenta pero no mucho) , sino por la inmigración de gentes ya de por si mayoritariamente mestizas como los centro y sudamericanos.

    ¿Será dentro de 100 años EE UU un país de mestizos centro-sudameicanos que hablan español o spanglish? es posible...

    Otro caso en donde se ve cómo la inmigración masiva puede, en no muchas décadas modificar el sustrato antropológico de un país.

    En Europa , de momento, el mestizaje es muy minoritario, la natalidad por los suelos y las fronteras abiertas de par en par...
    No es que los blancos vayamos a desaparecer, es que vamos camino de ser una minoría.

    ResponderEliminar
  8. Hay varios estados de la Unión que por pura proximidad geográfica se van a mexicanizar más de lo que están ya. Es lo que está pasando en California a gran velocidad, pero también en el Sun Belt. El suroeste de Usa fue mexicano y parece existir cierta tendencia natural a que vuelva a su seno, no política pero sí poblacionalmente. Algo de eso comentaremos dentro de poco.

    La sociedad Usa es muy dinámica, y cambiará en vez de dejarse caer. Pero ya veremos cómo.

    Si un día la población europea étnica es una minoría, la razón clave será sin duda el bajo número de hijos por mujer. Ahí está el quid de la cuestión, y no -creo- una razón externa.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho esta página. Habla de temas poco comunes. Muy interesante toda la información, las comparaciones, las imágenes y la forma en que está redactado el artículo. Mucha altura y pocos juicios de moral. Bastante innovador en este mundo que carece de objetividad y de un enfoque comparatista. Ahora, si me permiten una pregunta, quisiera saber lo siguiente: ¿De qué raza serían los nietos de Donna Summer? Yo no los puedo considerar negros o negros con otra raza en absoluto. ¿Qué dicen ustedes? Apelo también a la respuesta del administrador del blog ya que lo veo un hombre centrado. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los nietos de Donna Summer pueden salir o mulatos o casi tan negros como su abuela, la genética es así, sólo hay que conocer un poco las leyes de Mendel y de los genes recesivos, aunque también depende del azar.

      Está comprobado que muchos nietos heredan características genotípicas, fenotípicas e incluso de comportamiento y carácter, en más proporción de los abuelos que de los padres.

      No es nada raro que los nietos de un matrimonio interracial salgan más negros y negroides que sus padres, e incluso pueden salir practicamente negros.


      No todo es fenotipo.Los hijos de Dona Summer portan genes no recesivos negroides, otra cosa es que fenotípicamente no se hayan manifestado.

      Eliminar
  10. Muchas gracias por las alabanzas. Es cierto que procuro evitar los caminos trillados, aunque no siempre lo consiga.

    La foto de los nietos de Donna no es buena, las hay mejores pero por algún motivo técnico no las deja subir. Mirad aquí:

    http://i.imgur.com/CDNOj.jpg

    Son cuatro niños en total, las dos mayores parecen suecas, para mí son niños blancos con algún rasgo exótico, sin más. No pintan nada en ninguna estadística de la CA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo opino lo mismo que usted. Para mí son niñas blancas con un ancestro de color y nada más. Pero bueno, hay gente que dice lo contrario. Creo que estas criaturas son blancas en aspecto y tienen casi toda la familia caucásica. No creo que ellas se consideran a sí mismas de otra manera.
      A propósito, yo también soy partidario de no andar por caminos trillados y eso intento en mi blog. Esperemos que cada vez seamos más los que vayamos por rumbos nuevos en literatura, sociología, filosofía y arte. Está bueno tratar de hacer algo diferente y no reproducir como niños alemanes locos consignas estúpidas y carentes de contenido. Saludos.

      Eliminar
  11. Sobre los afrouseños con hijos de apariencia blanca resulta interesante este cuadro del siglo XIX que refleja esa misma realidad en Brasil:
    http://pt.wikipedia.org/wiki/A_Reden%C3%A7%C3%A3o_de_Cam

    ResponderEliminar
  12. Según datos de 2010 -mpf, todavía 2010-, si se cotejan los estados de la Unión según la tasa de hijos por mujer y la proporción de población afrodescendiente, se pueden extraer interesantes lecturas. Quitando territorios raros e islitas, hay 15 estados de Usa que tienen como mínimo 2 hijos por mujer (de los 2.003 de Arkansas a los excelentes 2.449 de Utah). De ellos sólo hay un porcentaje notable de población afrodescendiente en dos (la citada Arkansas con un 15.76% y Texas con un 11.91%), siendo mucho menor, y a veces casi testimonial, en los demás estados de mayor fertilidad. Por ejemplo, Idaho tiene un 0.95% de población afrodescendiente (bastante europeizada, como sabemos) y una tasa de 2.241 hijos por mujer, bastante notable. Las dos Dakotas -que no son ningún "culo del mundo", sino territorios con muchísimo potencial- tienen cifras similares.

    Por tanto, la idea de que la población afrodescendiente es una "bomba demográfica" no se está cumpliendo en Usa. Sus estadísticas indican lo contrario. Fueron bomba demográfica hace medio siglo, pero no ahora.

    ResponderEliminar
  13. Añadiendo algo más, datos de abortos en NYC en el 2012:

    http://cnsnews.com/news/article/michael-w-chapman/nyc-80-abortions-were-minority-babies

    El 42% corresponde a los afrodescendientes. A todo esto, siempre según el Census Bureau la última década la CA ha perdido población en NYC por primera vez desde la guerra civil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completando la noticia. En NYC durante el año 2012 nacieron unos 24758 bebés afrodescendientes, y fueron abortados unos 31328, es decir que hubo (bastantes) más abortos que nacimientos.

      Un ejemplo chocante. En Mississippi la CA acapara el 72% de los abortos en una horquilla de tiempo desde 1995 a 2010:

      http://cnsnews.com/news/article/michael-w-chapman/mississippi-72-babies-aborted-are-black

      Muchos estados no dan datos estratificados por origen étnico.

      Eliminar
    2. Un apunte más. Es poco conocido fuera de Usa un escándalo que sacudió al (inevitable en este blog) estado de California, casi 17000 fetos en formaldehído encontrados en 1982:

      http://en.wikipedia.org/wiki/Los_Angeles_fetus_disposal_scandal

      Según filtró -al parecer- una activista pro-derechos humanos llamada Erma Clardy Craven, al menos 12000 y quizá hasta 15000 "were observed to be black".

      Eliminar
    3. Según datos del CDC de Usa en los años setenta el porcentaje de abortos en la CA correspondía al 24% del total nacional. En los ochenta subieron al 30% del total. En los noventa llegaron al 34%. Y en la pasada década al 36%. Ahora se maneja una estimación, también del CDC, de un 38.5%, pero insisto en que es una estimación por ahora.

      California, cómo no, es la reina en el tema, con el 17% de los abortos de todo el país, y con 40 clínicas de Planned Parenthood instaladas allí, funcionando a cañón. California es pionera en todas esas cosas, también lo fue en eugenesia, pero bueno ya lo veremos en otro momento. Se ha observado que las clínicas suelen estar en las zonas con mayor porcentaje de población afrodescendiente, así se viene denunciando por asociaciones pro-vida de la CA:

      http://www.lifenews.com/2011/06/15/billboards-exposing-abortion-targeting-blacks-head-to-oakland/

      ¿En dónde quedan las conspiraciones que dicen, sin ninguna prueba, que el stablishment quiere hacer desaparecer a los blancos en Usa y multiplicar el número de afrodescendientes? Los datos dicen que está ocurriendo lo contrario, desde instituciones oficiales y con estadísticas oficiales.

      Eliminar
    4. Según la organización pro-vida Movement For A Better America (Costa Este, obviamente), la cifra de abortos ocurridos en la CA desde 1973 hasta el pasado 2013 son más de los reseñados en la saga de artículos, pues cuentan los del año pasado. Son aproximadamente 18.778.000 abortos.

      Como reseñé antes, el porcentaje de abortos de la CA ha estado subiendo ininterrumpidamente. Y lo más curioso de todo es que en general en Usa el aborto está yendo hacia abajo, alcanzando en el 2013 su tasa más baja desde 1973.

      Para entender cómo puede influir esto en la marcha demográfica del país, está el caso de las adolescentes embarazadas. Una chica afrodescendiente entre 15 y 19 años tiene más del doble de proclividad a quedarse embarazada que una chica eurodescendiente .... pero aborta cuatro veces más.

      Eliminar
  14. Acerca del grave problema del "black on black crime", véase este cuadro del crimen en Chicago en los últimos años, y véanse los porcentajes:

    http://www.wnd.com/files/2013/01/ChicagoB.jpg

    Es interesante saber que la población afrodescendiente ha decrecido en Chicago durante las dos últimas décadas en unas 180000 personas, la mitad de ellas están en el extrarradio y la otra mitad no se sabe del todo, parte ha emigrado a estados más pujantes. Es chocante aunque no tanto como el archisabido caso de Detroit, que en porcentaje la CA copa el 83% de la población, pero en números reales también ha perdido unas 200000 personas.

    En jerga a Chicago se le llama Chiraq, por su peligrosidad.

    ResponderEliminar
  15. De la web de Evia, una de las veteranas del BWE en la red:

    http://www.blackfemaleinterracialmarriage.com/2014/04/ucc-news-views-nlc-consciousness-scribe-having-fun-video-re-increasing-irs-normalizing-bwirs.html

    http://www.blackfemaleinterracialmarriage.com/2014/01/news-views-a-pabs-journal-jan-18-straddling-4-cultures-page-1.html

    http://www.blackfemaleinterracialmarriage.com/2014/03/ucc-uncommonly-common-sense-beware-of-research-findings-okey-dokes.html

    http://www.blackfemaleinterracialmarriage.com/2014/01/news-views-jan-14-when-commercials-normalize-bwir-watch-out-lol.html

    http://www.blackfemaleinterracialmarriage.com/2013/10/ucc-news-views-oct-5-do-it-now-go-out-in-droves-to-see-bwir-movie-my-last-day-without-you-stop-supporting-bw-poison-propagand.html

    http://www.blackfemaleinterracialmarriage.com/2013/10/ucc-news-views-oct-2-normalizing-bwir-marriage-ads-hi-profile-relationships-comments-re-2013-first-mi.html

    http://www.blackfemaleinterracialmarriage.com/2013/09/news-views-september-18-a-new-york-city-first-lady-why-do-so-many-bw-still-listen-to-okey-doke-warni.html

    Son algunas de las últimas entradas en las que hay spots, fotos publicitarias y trailers en los que se normaliza comercialmente la relación afrouseña-eurouseño. Como este tipo de cosas no se conocen ni comentan en España, las pongo como una mera muestra, porque hay un montón.

    ResponderEliminar
  16. He añadido un miniepílogo acerca de las ratios de divorcio en Usa según sea interracial o intrarracial el matrimonio a diez años vista. El estudio, si os interesa y tal, es "But will it last?" Marital instability among interracial and same-race couples (2008), llevado por Jennifer L. Bratter y Rosalind B. King. Conclusiones que las autoras extraen son éstas:

    -La duración del matrimonio medio que termina en divorcio es de 8 años.

    -Las tasas de divorcio en los matrimonios que han alcanzado los diez años de duración son mayores en los interraciales que en los intrarraciales.



    -Los matrimonios interraciales tienden a ser entre contrayentes de similar nivel educativo.



    -Los blancos, y muy significativamente las mujeres blancas, que se casan interracialmente tienden a un nivel educativo inferior a quienes se casan con otros blancos.

    -Significativamente, los matrimonios interraciales en que la mujer es blanca tienen tasas de divorcio mucho mayores que aquellos en que el marido es blanco.

    -Los matrimonios negro-blanca tienen el doble de tasa de divorcio que el blanco-blanca.



    -Los matrimonios asiático-blanca tienen un 59% más de posibilidades de divorcio que el blanco-blanca.

    -En contrapartida, los matrimonios blanco-asiática tienen un 4% más de posibilidades de divorcio que el blanco-blanca.

    -Dato ya apuntado en el cuerpo del artículo: los matrimonios blanco-negra tienen un 44% MENOS de posibilidades de divorcio que el blanco-blanca.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  17. Mirando estadísticas de población Usa (fuentes: NCHS y estimaciones del CB), no puedo sino sentirme bastante perplejo. Por un lado, las tasas de reposición (como es obvio y esperable dada la situación descrita en otras entradas del blog) pican hacia abajo. Respecto de los datos expuestos en el artículo para el 2012, la tasa de hijos por mujer baja del 1.76 al 1.75 en mujeres blancas, del 1.90 al 1.88 en negras, del 2.19 al 2.15 en "hispanas" (sin adscripción étnica), y por ahora no hay nada oficial respecto de "Asian & Pacific Islander" ni de nativos & alaskeños. Ese pequeño descenso en la THM de las afrodescendientes está confirmando la tendencia expuesta en el artículo. Hay que sumarle otros factores, obviamente.

    Pero luego el CB se saca unas estimaciones incomprensibles de población Usa para el 2060, según la cual el país se disparará demográficamente y los eurodescendientes pasarán a ser una minoría de bastante menos de la mitad del número total. Prevén 420 millones de useños, de ellos 178 millones de blancos. La población negra pasaría de 44 millones en el 2020 a 61 en el 2060 (¿cómo, con 1.88 hijos por mujer?), los nativos y alaskeños ganarían 2 millones de habitantes (¿con 1.35 hijos por mujer?), los hispanos doblarían su número (para eso hace falta como mínimo que haya 4 hijos por mujer, y están en 2.15), y asiáticos y hawaianos casi doblarían el suyo (¿con 1.77 hijos por mujer?).

    ¿De dónde han sacado esas estimaciones? ¿Tienen un propósito político? ¿O las han hecho pensando en Usa como perceptor de inmigrantes en tasas impresionantes?

    ResponderEliminar
  18. Otro dato importante al respecto de la THM en Usa por origen étnico. Veamos, las mujeres blancas tienen de media 1.75 hijos cada una, como ya he dicho. Pero es que en 1990, hace veinticinco añazos, estaba en 1.85. En ese tiempo, una generación, no se ha hundido gran cosa, es como si hubiera tocado su "suelo". Por tanto, parece predecible que no se irá mucho más abajo en el futuro, "rebus sic stantibus" como decían los latinos.

    Pero fijémonos en las otras cifras. Las mujeres negras desde 1990 hasta hoy han pasado de 2.55 a 1.88. Una bajada muy grande. Las "hispanas" (insisto, sin adscripción de raza), de 2.96 a 2.15. Las asiáticas y hawaianas, de 2.00 a 1.77, un bache menor en este caso. Y las nativas & alaskeñas de 2.19 a 1.35, un desplome del copón.

    Es decir, parece que conocemos el "suelo" de la THM de las eurodescendientes, pero realmente no conocemos el de las demás.

    ResponderEliminar
  19. Gran artículo. Me parece que debe servir de aviso para todas las demás razas que son ignorantes o se creen intocables: ninguna de ellas está a salvo de la licuadora de la globalización.

    ResponderEliminar
  20. Y añado lo siguiente que si no reviento:

    Tirón de orejas para ti por el uso indiscriminado de "usa" o "useño". Barbarismo inaceptable cuando tenemos términos perfectamente adecuados, y más como identitario íbero. ¡El castellano es otro de nuestros grandes tesoros nacionales!

    Es una crítica amistosa e imagino que tendrá su razón, pero me resulta curioso. ¿Alguna afirmación política? ¿Simplemente "estadounidense" es demasiado largo xD?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo es de uso peyorativo el useño; primero ellos empezaron con la pelea llamándose a si mismos "americanos", cuando mas abajo había ya "americanos"; su nación no tiene un nombre en si, los EUA como lo dice su nombre son un ocnjunto de Estados Unidos sin mas. No tienen un nombre como Canada, Mexico, Colomiba, Argentina o Brazil.
      No te lo tomes tan enserio, a mi parece muy ingeniosos el termino de useño, tanto que me sabe muy usable, además es mas corto que decir estadounidense, quizá se quede para la posteridad.
      Diego

      Eliminar
    2. Gracias por el elogio, 123. En cuanto al término "useño", obviamente no es mío sino de Pío Moa, que le quería dar un giro castizo. "Estadounidense" es muy largo, y confuso, ¿México?, ¿Canadá?, ya "norteamericano" es igual de largo y más confuso aún, "yanqui" no vale para la mitad sur y es demasiado peyorativo, etc.

      No sé si se acabará imponiendo, es complicado, pero últimamente lo he visto escrito aquí y allá. Yo ya me he acostumbrado a usarlo :-)

      Lo que me parece fatal es que digan de ellos mismos que son "americanos", porque lo hacen de manera excluyente respecto de otros americanos. No es lo mismo que si yo digo que soy europeo.

      ¡Salud!

      Eliminar
    3. No tenía ni idea, pensé que el término lo habías acuñado tú mismo. No era a malas sino, como dije, curiosidad, ya que eres el primero (y único) al que se lo he leído. Me sigue sonando "feo" pero visto como lo pones puede que tenga más sentido.

      Saludos.

      Eliminar
  21. LO DE USEÑO SUENA MUY BIEN Y DEBERIAN USARLO MAS EN LOS MEDIOS DE COMUNICACION ARGENTINOS EN VEZ DE ESO DE "AMERICANOS" TAN DE MODA AHORA QUE GANO MACRI DE DERECHA PERO IGUAL UN COMPLETO DESCEREBRADO POLITICO OSEA UN BOBO

    ResponderEliminar
  22. Los datos de 2015 sobre fertilidad en USA confirman los pronósticos que apunté en el artículo.

    https://www.statista.com/statistics/226292/us-fertility-rates-by-race-and-ethnicity/

    La tasa de fertilidad de las mujeres negras sigue bajando un poco más, hasta 1.85. Es, por primera vez desde no sé cuándo, más baja que la de las blancas, quienes ganan pírricamente con 1.86. La tasa de hispanic sigue prácticamente en cifras de reposición, y la de nativos americanos baja aún más a porcentajes de semiextinción. No es por colgarme medallas pero es que esto se veía venir. ¡Salud!

    ResponderEliminar