domingo, 12 de noviembre de 2017

El final del prusés (seré breve)






Carme Forcadell ha dicho recientemente en sede judicial que la Driving Under Influence proclamada en sede parlamentaria el pasado 27 de octubre era una "declaración simbólica". Mi personal interpretación es ésta: simbólica = sin bolas. Esta gente no tiene suficiente cuajo para lo que pretende.



La reciente proclamación de la Repútica en una comunidad autónoma española, todo lo "simbólica" que se quiera presentar ahora para eludir responsabilidades penales, es el final de un proceso que ya se veía venir desde hacía décadas, y que sólo era cuestión de tiempo porque las bases ya se habían establecido y solidificado con los años, el uso y el dinero inyectado en ellas. No ha habido nada de sorprendente, ha sido todo tan previsible y tedioso como un deshielo. Si tuviera que destacar tres vértices para un triángulo, serían estos tres:

-La creación del Estado autonómico y su peculiar interpretación. La autonomía catalana fue tenida por el sector secesionista no por lo que es, una forma concreta de administración territorial que el Estado otorga, sino como el embrión de un Estado catalán venidero. Se fue dotando de una administración calcada de la estatal, con su gobierno, su parlamento -monocameral en este caso-, su defensor del pueblo, su tribunal superior autonómico, etc. Esas estructuras fueron completadas con un remedo de Banco Central y con un discurso ideológico de Estado, nacionalista potenciador de las peculiaridades -"hecho diferencial"-. En el primer caso, las cajas de ahorro fueron usadas como una especie de banco central disperso, y politizadas para que la casta política autonómica jugase al faraonismo estatista. Eso es algo que ocurrió en general en todas las autonomías, y que terminó con las cajas quebradas, como ya se olía cuando llegó la crisis de 2008 y se verificó cinco años después.

-En el segundo caso se hizo de manera más oficial: el traspaso de las competencias de educación. Éste es uno de los caballos de batalla más ambicionados, porque el control de las mentes gracias a la instrucción escolar y posteriores permite implementar el discurso dual de Nación prisionera hoy / Estado soberano mañana, lo que se ha conseguido con bastante éxito, y era predecible. Si se quiere asegurar la preeminencia de una determinada élite regional -se ha hablado de las 400 familias- o si meramente se quiere que los demás se ajusten a una distorsionada visión personal del "hecho diferencial", éste ha de exacerbarse desde todas las terminales que se puedan abarcar. La mediática es muy importante, pero es relativamente efímera, ya se dice que el notición de hoy envolverá el pescado mañana. Mientras, la educativa tiende a perdurar en el tiempo, porque se inculca antes, desde la infancia, y con mayor insistencia ambiental: si lees una noticia no estás inmerso ambientalmente en la redacción de un periódico, pero entre las cuatro paredes del aula la cosa cambia, el cierre sensorial es mayor y la abundancia de elementos adoctrinadores -de lo que dice el profesor a lo que está colgado o pegado en las paredes- es más difícil de esquivar.

Lo sensato, lo razonable, sería una educación pensada a nivel nacional, que dé una visión más panorámica de la historia y de la realidad. Si vivimos en un mundo globalizado y el aleteo de una mariposa o de una multinacional canadiense o indonesia nos afecta, cómo no van a afectar al pueblo catalán las cosas de Extremadura y Asturias. Pero la regionalización absorbente del relato educativo tiende a crear visión de túnel, no visión de gran angular.

-Un tercer vértice ha sido el sistema electoral nacional, que ha privilegiado el peso de los partidos regionales, hasta el punto de que al menos desde 1993 con el último gobierno de González y 1996 con el primero de Aznar la mayoría en el Congreso nacional ha tenido que buscar apoyo en partidos de corte nacionalista periférico, CIU y PNV. Obviamente, tal circunstancia favorable de bisagra parlamentaria ha sido bien aprovechada por esas formaciones.

El resultado se veía venir, repito, era sólo cuestión de tiempo. Lo que ya es un poco más sorprendente, al menos visto desde fuera, es cómo el cogollo de la casta política autonómica catalana ha seguido con un prusés que ha descarrilado, sabiendo como deberían saber -porque tienen asesores- las previsibles consecuencias que iban a afrontar, y que ya están afrontando, consecuencias penales, políticas y monetarias. No podían independizar de facto el territorio catalán, ni tampoco eludir la acción de la judicatura española. Han seguido hacia delante, impertérritos, como el conductor obcecado que piensa que el árbol contra el que se dirige a toda velocidad se desarraigará y apartará de su camino en el último segundo. Han sobrevalorado su posición y se han investido de pensamiento mágico. Se han creído su discurso prefabricado.


Crédito: Getty Images, visto en zimbio.com. Ceremonia pseudo-druídica de pensamiento mágico. Un círculo interno "emic" de creyentes neopaganos, más un círculo exterior "etic" de observadores escépticos, tomando imágenes con artilugios derivados de la implantación del método científico nacido de la Cristiandad. Nuestro deber como seres pensantes es adoptar el "etic" siempre que rebrote el pensamiento mágico en política, como ha ocurrido con el prusés.

Mi punto de vista es externo, es el de un gallego. Al igual que los catalanes, yo provengo de una "nacionalidad histórica". También tengo una lengua propia, que al igual que el catalán es entendible al 95% por cualquier castellanohablante si se habla a ritmo normal -Boadella dixit-. Existen algunas diferencias, como las históricas -al contrario que Cataluña, Galicia sí fue un reino- o las geográficas -al contrario que Cataluña, Galicia tiene unas fronteras naturales considerables con el resto de Iberia-. Pero las similitudes son mucho mayores. En realidad somos partes de una nación bastante antigua, España o Hispania, con nuestras peculiaridades pero nada más. Sólo pensando en local y no en nacional, o en ibero, se puede uno olvidar de que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Hay que pensar en conjunto, no de manera provinciana. La unión hace la fuerza. Y la desunión, la debilidad.

Desde mi punto de vista externo, el prusés es una explosión de pensamiento mágico en toda regla. Ha habido pensamiento mágico por parte de la gent, pero sin duda también por quienes sugieren a la gent lo que ésta debe creer. Y no se trata de personajes de astracanada al estilo de Victor Cucurull y similares, sino de una casta política que se supone que es reflexiva y táctica. Por algún motivo, olvidaron que ya hubo una consulta ilegal, el 9 de noviembre del 2014, que supuso la condena por prevaricación y desobediencia para Mas, Homs, Rigau y Ortega -impuesta por el TSJ catalán-, amén de la obligación de devolver los más de cinco millones que costó realizar esa consulta ilegal -impuesta por el Tribunal de Cuentas-. O lo olvidaron o prefirieron ignorarlo, teniendo en cuenta que este segundo prusés era mucho más grave, con un propósito de desconexión del Estado y de secesión efectiva. Y ahora están empezando a ver las consecuencias.

Otra muestra de pensamiento mágico ha sido creer que se puede llegar a una secesión sin una serie de factores clave para conseguirla: líderes preclaros, fuerza física para imponerse, fuentes de financiación difíciles de estrangular, apoyo exterior considerable, control de la calle, una buena base histórica legitimadora y mucha carne de cañón con poco o nada que perder. El prusés no tiene nada de eso, absolutamente nada. Por tanto, no puede imponerse. La única opción es que llegue al poder en Madrid algún defensor del "plurinacionalismo" y se reabra un nuevo prusés en forma de carta otorgada, pero eso también parece cada vez más remoto.

No tiene líderes preclaros porque quienes han capitaneado el prusés -o quienes lo han apoyado con más cuota de pantalla- desarrollan un discurso ideológico muy pobre, son fácilmente owneables -YouTube es una mina de zascas que se ha llevado esa gente-, se contradicen, no lucen presencia imponente ante las cámaras -Junqueras tiene un aire tan desvalido que hasta me cae bien- y parecen tan sustituibles como intercambiables. No es extraño que Ciudadanos se haya revalorizado: comparado con ellos, Albert Rivera parece el Churchill de 1940.

Esos líderes del prusés se han creído su propia propaganda. Tanto tiempo han estado chapoteando en ella que la han incorporado a su descripción de lo que es real. Me recuerdan a Gorbachov -pero sin su perfil de estadista-. Los jerarcas soviéticos tenían una propaganda oficial en la que no creían. Por eso habían organizado una gerontocracia  de gente que había conocido cómo habían sido los inicios del bolchevismo, las hambrunas, los gulags, las purgas, etc etc, es decir, gente que conocía la realidad inicial divergente de la propaganda. Cuando murió Brézhnev en 1982, pusieron al ya decrépito Yuri Andrópov, que apenas les duró dos años. A la desesperada, colocaron a Chernenko, un carcamal que duró un año. Ya no les quedaba nadie de la vieja guardia, así que no quedó más remedio que dejar paso a Gorbachov, quien con sus cincuenta y pico años era prácticamente un niño en comparación con los demás jerarcas y que había vivido toda la vida empapado en propaganda soviética. Se creyó que la URSS era lo bastante sólida como para permitirse reformas de calado. El resto de la historia ya la conocéis. Con los líderes del prusés pasa algo parecido, muchos no vivieron a Franco, llevan mucho tiempo desarrollando su actividad política en la autonomía catalana, rodeados de un discurso soberanista antihistórico y quejumbroso que ha calado en ellos hasta convertirse en su realidad. Creen que esa propaganda es la realidad. Se lo han creído todo, o lo han fingido de maravilla. Se han creído, o han fingido creer, que una Cataluña segregada seguiría en la UE, financiándose por el BCE, percibiendo ayudas comunitarias etc, cuando se les ha dicho una y otra vez que no. Se han creído que las empresas se darían de tortas por establecerse en Cataluña, cuando lo cierto es que las empresas catalanas han llevado a cabo en meses el mayor éxodo de sedes sociales -y fiscales- que se recuerde, y estos líderes del prusés no han querido verlo. Se han creído que tendrían el reconocimiento de la flor y nata de las naciones, y no les ha reconocido nadie. Han sobrevalorado su peso en el mundo. Como dice Daniel Lacalle, China fabrica una Cataluña en mes y medio. El peso de lo catalán en España es muy importante, pero en el mundo es nada. Lo hemos visto. Ellos también, pero ante la disonancia cognitiva que les produce el choque entre la fea realidad y sus bonitos sueños, aún se aferran a éstos.

No tienen fuerza física. No tienen un ejército propiamente dicho. El Estado aplica sin más el artículo 155 de la Constitución -aprobada por más del 90% de los catalanes en 1978-, y se acabó, se vino abajo el prusés como un vulgar suflé. Ya no controlan la calle. Ya los catalanes que aman España organizan manifestaciones multitudinarias, llenas de banderas españolas y catalanas, en armonía y sin que arda ni un solo contenedor. Tampoco los secesionistas disponen de esa "carne de cañón" que es idónea para eternizar algaradas. Quien más y quien menos tiene un trabajo, una pareja, uno o dos críos, una hipoteca, la letra de un coche, unas vacaciones y una vida personal que defender, a la que atender. Ya no hay turbas que tomen la Bastilla.

Tampoco tienen fuentes financieras de difícil cierre, y menos dependiendo del Fondo de Liquidez Autonómica como dependen en la actualidad. De hecho, el artículo 155 se ha hecho notar ya. Parece que la intervención de las cuentas de la Generalitat va a llevar al diario El Punt Avui a un ERE drástico. Pienso que es el primer ejemplo de los bastantes que demostrarán que el entorno mediático del soberanismo es frágil.

Y no tienen reconocimiento internacional. A nadie le interesa ese rollo, y menos siendo Cataluña una región de España donde se vive bien, no un territorio despiadamente colonizado y depauperado.


Visto en Wikimedia Commons, autor Tximitx. En verde, países que reconocen la Repútica. En rojo, los que no la reconocen o la rechazan. No os molestéis mucho en buscar verde.

El pensamiento mágico se evidencia asimismo en otros factores. Uno, que los voceros del prusés presentan a Cataluña contra España como si Cataluña fuese un ente homogéneo, algo radicalmente falso. Más de la mitad de los catalanes no quieren el prusés. Más de la mitad. O no les interesa, o se oponen abiertamente. Esa Cataluña que quiere ser un Estado es menos de la mitad de Cataluña. Como resultado de seguir ese pensamiento mágico, se ha producido -o, peor todavía, agravado- una fractura no entre Cataluña y el resto de España, sino entre catalanes. Ésta es otra de las donosas herencias que ha dejado el prusés, y que va a costar mucho poder cerrar.

Otro ejemplo de pensamiento mágico: la dimensión taumatúrgica que se les ha dado a las urnas. Votar está muy bien, pero para votar con garantías hace falta un censo que también ofrezca garantías, interventores en equilibrio representativo, el cumplimiento de los protocolos legales, lo que se hace en las democracias serias, y luego ya si se quiere poner una urna comprada en los chinos eso no tiene importancia. Los fans del prusés no se han dado cuenta de dos cosas. La primera, que el acto de meter un papelito en una urna -o en varias urnas, como hubo casos durante el pasado uno de octubre-, cuando no tiene valor legal, es un gesto folclórico sin repercusión en la realidad. Por muy solemne que te pongas metiendo el papelito en la urna, y por mucho que lo repitas en otro sitio con otra urna, no cambias mágicamente la realidad por ello. Más aún, creo que una encuesta de opinión tiene más valor que el referéndum-akelarre de octubre. Al menos opinas una sola vez, en tu casita sin ruido social de fondo. Y la segunda cosa que olvidan es que hay otra forma de votar: con el dinero y con los pies. Las empresas que han cambiado de sede,  más de 2000 en un par de meses, y el boicot creciente del resto de españoles a los productos catalanes -ya en un 23%-, son formas de votar, e infinitamente más poderosas que las papeletas del 1-O. Admito que Risto Mejide tiene razón: hoy en día un comprador tiene más poder que un votante. Es así, y no lo han querido ver.

Otro ejemplo más de pensamiento mágico: que la segregación permite una forma más eficaz de gestionar los asuntos. El centralismo como destructor de los pueblos, se nos dice. Y dado que Iberia es un subcontinente con una geografía proclive a la fragmentación, es razonable que ésta termine por darse. Cierto, Iberia tiene dos vertientes marinas, cuencas fluviales pronunciadas, notable variedad de paisajes y una orografía endiablada, sólo superada por Suiza en el territorio europeo. Entonces, al igual que la Antigua Grecia de las ciudades-estado y de la Suiza de los cantones, España tendría que admitir la realidad de su geografía disgregadora y aceptar convertirse en un conglomerado de taifas y cantones.

Ese argumento podría haber valido hasta hace un siglo. Pero ya no sirve. Esa variedad geográfica no es un obstáculo insuperable, en absoluto. Estamos en el siglo XXI, en un siglo de autovías, drones, AVE, un tren que va de Madrid a China, Internet, dinero virtual, whatsapps y videoconferencias. Esas barreras geográficas tan decisivas otrora son irrelevantes hoy. Ahora mejor que nunca estamos en condiciones de darnos cuenta de hasta qué punto los españoles somos muy similares, tenemos mucho en común y nos conviene ponernos a la tarea de manera coaligada y fraterna. La geopolítica "de terruño a terruño y tiro porque me toca" está obsoleta.

En cuanto a la falta de apoyo histórico, no hay nada más que añadir a lo que tanta gente ha dicho tantas veces. Tan sólo leer el bando de Rafael de Casanova del 11 de septiembre de 1714 y cómo habla de España vuelve estúpida, hueca y usurpadora la manera que tiene el soberanismo de celebrar esa efemérides, la Diada. Rinden homenaje a un patriota español, quizá equivocado por militar en el bando austracista de la Guerra de Sucesión, pero nunca un indepe.


Visto en el canal de vídeos de CLAC en YouTube. Como de costumbre, el agudo Ramón de España habla tan claro que se le sigue entendiendo todo.


El prusés está acabado. Y como él, todo prusés que venga en un futuro. Han comprobado de primera mano que no pueden contra el Estado. Han comprobado que el prusés destroza la economía, divide al pueblo, no se autofinancia, no interesa absolutamente a nadie fuera de España y ha sacudido la relativa inercia en que buena parte de la Cataluña españolista se había instalado. Los unionistas han tomado gallardamente la calle no una sino varias veces, sin vandalismo, sin algaradas, sin estragos, sin lamentos quejumbrosos, sólo con la sana racionalidad de quien sabe que con sentido común se vive mejor.

La única manera que tendría un prusés ulterior para triunfar, aun con todo en contra, sin financiación, sin apoyo exterior, sin nada a que echar mano, la única manera sería que toda Cataluña fuese una piña, todos a una como Fuenteovejuna. Como dije más arriba, la unión hace la fuerza. Pero eso es ya imposible, y lo será por Dios sabe cuánto tiempo, de manera indefinida. La sociedad se ha fracturado. Hay dos Cataluñas. Eso hiere de muerte al prusesismo y yugula toda posible alternativa soberanista en siglos. Se acabó.




28 comentarios:

  1. Resistencia Ibérica14 de noviembre de 2017, 7:27

    COMENTARIO (Primera parte)

    Buenísimo el post. Dedicate a escribir artículos de fondo, macho, porque lo has clavado. Una explicación del "procés" mil veces más lúcida que en todo el universo mediático y sus mercenarios a sueldo. No puedo estar sino de acuerdo contigo al 100%.

    Además de todo lo que has dicho, que no quito ni una coma, añadiría un poco mi visión: los catalanes independentistas me llevan sorprendiendo desde hace tiempo, porque me cuesta creer que todavía haya gente que se crea las milongas que cuentan los políticos profesionales. Pensar que porque los políticos te digan que una Cataluña independiente será como Suiza, pleno empleo, salario medio de 2000 €, sanidad como estar en el hospital Monte Sinaí de Nueva York para todos y gratis, educación trilingue o cuatrilingue gratis para todos, AVE para llegar hasta incluso al Valle de Aran a esquiar a la Bonaigua, aeropuertos hasta en la Pobla de Segur, putas gratis para todo el que quiera... va a ser una realidad.

    Esto es, sencillamente, patético y muestra el nivel intelectual de la peña, que no tiene ni media neurona. Es creer que existen los Reyes Magos por parte gente que tiene más de 40 tacos y que le ha ido muy bien en la vida, que no sabe la la suerte que tiene o porque piensa que todo es así "porque yo lo valgo", no por vivir en un país (medio) estable y una de las regiones más ricas del planeta. Es penoso como los catalanes independentistas se han dejado engañar por esta panda de canallas. En el futuro habrá que estudiar desde el punto de vista de la psicología de masas, quién coño ha sido el urdidor de esta gigantesca estafa. Como lo contrate una empresa es que se va a forrar porque es un artísta (o artistas) de la manipulación.

    ResponderEliminar
  2. Resistencia Ibérica14 de noviembre de 2017, 7:37

    COMENTARIO (segunda parte)

    Pero ahora viene el despertar de los sueños de los mundos de Yupi. Estos años que hemos vivido de continua tensión del independentismo no van a quedar sin consecuencias, pero van a ser para todos los catalanes (indepes y unionistas). Que sepan que no van a vivir mejor de lo que han vivido hasta ahora. Cataluña se enfrenta al declive (como el resto de España si no andamos listos). A Cataluña solo le espera una decadencia económica brutal, comercial y turística, aderezado porque un porcentaje importante de los participantes en este aquelarre independentista están de psiquiatra. Los nacionalistas han hecho un daño tremendo a Cataluña, porque ha despreciado constantemente al resto de los españoles y a los catalanes unionistas (facistas, franquistas y todo ese rollo manido y cansino). Han roto lazos de afecto, han dividido a Cataluña, han potenciado un boicot que era muy minoritario, pero ahora ya bastante extendido. Los nacionalistas han conseguido que Cataluña caiga antipática en el resto de España (lamentablemente incluyendo a los no-nacionalistas, porque la gente común no entra en sutilezas).

    Una pena, porque Cataluña me encanta y voy con frecuencia, pero conozco el rollo que hay allí y el machaque indepe (que es insufrible, cansino, fascista y totalitario) y es lo peor de Cataluña. Lo hay mayor falta de respeto que estar disfrutando de un fantástico "arròs negre" y una buenas anchoas de L'Escala, acompañado todo de un excelente "vi blanc" de L'Empordà en un buen restaurante de Gerona (sí, Gerona y no Girona, porque lo digo en español o castellano, para el que le guste más esa denominación) y, mientras comes, tener a tus amigos de allí abducidos por el independentismo a su rollo y a su charleta del tema, mientras que la otra mitad están callados. Y tu que eres de fuera, flipando. Patético y surrealista. Los nacionalistas se han cargado el crédito de todos los catalanes y eso va a pasarles factura. Que alegría vivir en una parte de España en que no hay ese rollo tan transnochado y nos podemos dedicar a otras cosas más interesantes y no comernos el coco con "l'identitat", "l'opressió espanyola" y otras gilipolleces por el estilo, cuando viven de puta madre (al menos los que yo conozco, clase media incluso alguno tirando a media-alta).

    ResponderEliminar
  3. Resistencia Ibérica14 de noviembre de 2017, 7:56

    COMENTARIO (tercera y última parte)

    Por otro lado, esperemos que nuestra abyecta, repugnante y corrupta clase política española no intente contentar a estos niñatos coñazo (léase nacionalistas catalanes) con un pacto fiscal, una asociación libre, un federalismo asimétrico de su puta madre, pero con mucha pasta por medio. Y pactar con ellos para gobernar cuando las tornas electorales vengan mal dadas.

    Esto nos convertiría a las demás comunidades en sus esclavos tributarios durante los próximos treinta años. Así para pagarle a estos tipos mimados y malcriados (que son los políticos nacionalistas) sus juguetes caros de "estat català", "identitat", "llibertat" y otras polladas, jaleados por los zombis que les siguen y les votan. Y a cambio, para el resto, cada vez peores servicios, menos inversión y más y más deuda. Muchos no estamos dispuestos a eso y no vamos a aceptar más chantajes. Lo tendremos que acatar por imperativo legal, pero tendrán todo nuestro desprecio y la idea de desafección a ese modelo de estado español "chupiguay y pluripaganini" irá creciendo. Ahí si que estará el peligro de ruptura de la unidad de España, que empezará por lo emocional, al sentir que estamos haciendo el panoli para mantener el chiringuito de un país administrado por nuestros actuales políticos ineptos, oportunistas, rastreros y chupópteros. En España se tienen que acabar este tipo de privilegios amparados en no sé que derechos históricos, como el tema del concierto vasco y navarro (que están muy callados y a verlas venir). La historia puede justificarlo todo, convenientemente manipulada. Lo siento por los catalanes de bien y unionistas.

    Pero además, los mequetrefes que gobiernan España (títeres de otros poderes situados más arriba) nunca conseguirán convencer con dinero a los indepes más cerriles, que a lo mejor creen de verdad sus propias ensoñaciones. A éstos se sumarán los oportunistas de siempre (ahora soy nacionalista, ahora toca no-nacionalista) que seguirán haciendo ruido e intentarán convencer a los tibios (con el dinero de todos, como llevan haciendo décadas), según sople el viento. Por eso, seria otra vez tirar la pasta por el retrete.

    Con este "pacto" (que nos venderían por los medios de comunicación) e incluso una nueva Constitución solo quieren ganar tiempo, trincar la pensión vitalicia por actividad política (y de paso, algún consejo de administración que yo me merezco por mis méritos) y que venga otro que siga dando a la rueda. Y ellos, a disfrutar del retiro dorado.

    Saludos, perdon por el tocho, pero estoy hasta los cojones del tema indepe y de los políticos de todo signo (catalanes y del restospaña). Y enhorabuena por el "post", de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y casi nada que apostillar a tus comentarios, creo que básicamente es así, cualquiera que lo observe con calma y con la necesaria distancia debería llegar a unas conclusiones similares a las nuestras.

      Si esta crisis no es aprovechada para poner al secesionismo contra las cuerdas -de hecho la CUP se ha olvidado de su famosa paella reivindicativa y va a concurrir mansamente a las autonómicas convocadas el 21-XD por Rajoy pues bajo la sombrilla de los presupuestos siempre se está mejor- sino para pretender aplacarlo con "otra estructura de Estado", será un desastre. Sabemos desde hace décadas que toda concesión ni es suficiente ni les aplaca, sino que les anima más aún a seguir exigiéndonos. A lo del federalismo, algo ritual en el PSOE, se ha apuntado otra gente, como García-Margallo hace poco.

      ¡Salud!

      Eliminar
    2. Resistencia Ibérica18 de noviembre de 2017, 6:10

      Apreciado HLG. Lamentablemente, todas las señales que recibimos indican que esta crisis no va a ser aprovechada en el sentido que dices (que sería lo correcto si en España hubiera sentido de Estado y una verdadera democracia, que nos tuviera en cuenta a la mayoría de los ciudadanos y no las camarillas que deciden y se reparten el poder: peperos, sociatas, podemitas, indepes, riveristas y el poder financiero regándolos a todos). Respeto a las diferencias, todo; privilegios, ninguno. De tus palabras deduzco que también eres pesimista en este sentido. Si se cumplen nuestros peores presagios, vamos dados... nuevo cambalache político y el Estado español a seguir agonizando, cual muerto viviente, pero que puede durar mucho así, pero sin entusiasmo, sin esperanza, solo un mediocre "ir tirando" de legislatura en legislatura y seguir agonizado. Con este panorama, como se joda un poco el tema del crédito del BCE, estamos muertos. Saludos.

      Eliminar
    3. Sí soy pesimista en ese punto. Lo único que puede evitar el cuarteamiento de una España encabezada por unos políticos de bajo nivel es que las tendencias separatistas periféricas tienen unos políticos aún peores. Si nos hubiera surgido un enemigo más formidable, la cosa sería distinta. Creo que seguiremos tirando unas décadas más, no sé qué puede cambiar, el futuro está muy borroso. Mejor concentrarse en el presente y construir desde él.

      Hay una tenue esperanza. Está en Ciudadanos, en caso de que hagan de partido bisagra -bueno, ya lo han hecho más de una vez-. Es decir, que el partido catalán que apoya a Madrittt cuando el PP no tiene suficiente mayoría para investidura, leyes, etc, ha sido CIU mucho tiempo. Es posible que Ciudadanos se asiente en ese papel, lo que obviamente es una mejora, al menos en el tema nacionalista, en otros temas seguirá igual. Es a lo que me aferro.

      En el resto de cosas seguiremos a la deriva, y como el Estado-providencia no va a hacer absolutamente nada para solucionar su propia inercia, salvo alguna reformilla aquí o allá, será el Mercado, nosotros, quienes lo reventemos. O eso o la nada. Mientras tanto, permaneced atentos, vigorosos y libres. ¡Salud!

      Eliminar
    4. Resistencia Ibérica19 de noviembre de 2017, 3:01

      Me parece muy interesante tu observación respecto a que el Estado se ha impuesto porque el enemigo de enfrente (los indepes) son todavía más mediocres. Una verdad como un templo. Con un enemigo más organizado, decidido y dispuesto a perder lo que hiciera falta, el tema hubiera sido muy diferente, seguramente con la rendición de un Estado que hace aguas por todos lados.

      Ahora, lo que me ha dejado flipado es la muerte súbita del fiscal general del Estado en Buenos Aires, precisamente en estos momentos. Es un tema que huele fatal… Esto no ha terminado y puede que en este juego haya jugadores debajo de la mesa que todavía no conocemos y que nos pueden dar por el sitio menos pensado. El contraespionaje español parece que no se entera de nada, limitando que las piezas claves del Estado en una situación tan delicada se vayan de congresos por el mundo como si nada, como si fuera un anónimo profesor universitario experto en el canto gregoriano o el clásico erudito despistado. Parece que confían en que las próximas elecciones en Cataluña van a arreglarlo todo y van a seguir como siempre… Me parece una tremenda equivocación, porque pienso estamos en un momento decisivo para España y para Europa y los que mandan siguen leyendo el Marca.

      Respecto a Ciudadanos, tampoco confío en ellos. Me parecen más de lo mismo, un partido acomodaticio, que aquí apoyo a los peperos, aquí a los sociatas, pero sin un programa definido. Ya se han olvidado de muchas cosas de su manifiesto fundamental. Lo único bueno es que pueden sustituir a los nacionalistas como bisagra y que son incompatibles con la fauna de Podemos. Aqui reconozco que hemos mejorado un poco. Pero me gustaba mucho más UPyD, pese al oportunismo y modos de Rosa Díez y su camarilla, pero a nivel de propuestas y acción política eran mucho más claros.

      Saludos.

      Eliminar
  4. RECOPILACIÓN DE ARTÍCULOS SOBRE LA SITUACIÓN EN CATALUNYA Y EL PROCÉS

    http://www.felixrodrigomora.org/recopilacion-de-articulos-sobre-la-situacion-en-catalunya-y-el-proces/

    ResponderEliminar
  5. Nada que añadir. Bravo por el artículo, y bravo también por los comentarios y sus respectivos autores. Creo que no queda más que decir en torno a este tema que no haya sido ya dicho. Al menos los puntos principales. La fractura social causada en Cataluña como consecuencia de este viaje a ninguna parte es ya otro cantar...eso, las graves consecuencias económicas durante los próximos años para esa región, y el casi definitivo suicidio del nacionalismo catalán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, compañero. En efecto, va a haber consecuencias para rato. ¿Alguien encuentra particularmente moderada a Marta Rovira? Supongo que ponen al frente a personas muy fajadas en eso de recibir zascas y que se han endurecido de tal manera que son invulnerables ante cualquier crítica o argumento contrario.

      Por cierto, que el primer apellido de la pareja de Rovira, Raül Presseguer, es Escobar, porque por parte de padre viene de León. Parece metáfora del separatismo: "ocultar" la mitad de su identidad priorizando la otra.

      Aunque el prusés ha muerto para siempre, el panorama continuará enredado, es posible que las elecciones del 21-XD que ha convocado el "fascista Rajoy" desde Madrittt y a las que va a acudir hasta el tato arrojen un resultado de ingobernabilidad.

      Eliminar
    2. ¿Qué opinas de que, ahora que la sacas a colación, la mencionada Marta haya acusado al gobierno español de querer causar una especie de genocidio en Cataluña (por supuesto sin una sola prueba real que respalde su afirmación)?

      A mí me suena a lamento de niña llorona más que a una acusación con algún sentido. Es cierto, según tengo entendido, que el gobierno tenía tropas preparadas para intervenir, pero creo que la intención era asentarlas en zonas calientes como aeropuertos y tal, para tenerlas bajo control y evitar que los radicales indepes pudieran hacer lo que les viniera en gana. Puede que ésa anticipación del gobierno central haya sido una de las causas del rápido derrumbe de las fantasías de estos radicales. Se creyeron que con los Mossos de su lado ya lo tenían todo hecho, y que serían los Mossos, como buenos zopencos desprovistos de toda voluntad, los que dispararían y recibirían disparos si la cosa se torcía...aunque mucho debía torcerse, si bien eso era lo que ellos hubieran preferido, para tirar del victimismo y dar alas a su conspiranoica.

      Es penoso que el nacionalismo catalán, después de tantas décadas de reivindicaciones (con las que uno puede estar más o menos de acuerdo, pero perfectamente legítimas en democracia) se haya quedado en esto: un victimismo exacerbado que roza el ridículo y la verguenza ajena, y la esperanza de que los medios prorrusos como RT y Sputnik, así como otras dispensadoras de telebasura del estilo (ahora llamada post-verdad) se retroalimenten con sus fantasías conspiranoicas de genocidios catalanes que no existen y contribuyan a revolver un poco el panorama.

      Dios mío, pero es que ni Maburro, el dictador bolivariano del pueblo, ha querido pronunciarse sobre el tema catalán. Han pasado de ellos todos, desde el insignificante valle de Aran hasta sus hermanos en la opresión (los vascos). Su único apoyo: un pederasta y cinco diputados de un partido belga neo-nazi. Menudo éxito.

      Eliminar
    3. Tú mismo das la clave, es una cuestión de post-verdad. La post-verdad ha llegado para quedarse, favorecida por la maraña de opinadores que permite la Red. Estamos en un momento idóneo para el cultivo del bulo y la intoxicación. Y si se les rebate, pues dirán que no afirmaron exactamente eso, o que fue "simbólico", o que fue culpa del artículo 155 o cualquier otra excusa, son grandes cultivadores de la excusa, casi a la par de su cultivo del victimismo.

      Hace poco Poochie le comentaba a un periodista ruso que para él su nacionalismo era una especie de "llamada" sobrenatural para "construir una sociedad nueva". Eso es muy español, hoygan, y muy taumatúrgico. Es como los republicanos: su propósito no es simplemente cambiar monarquía por república, esto es, cambiar jefatura de Estado hereditaria por electiva -como si nunca hubieran existido monarquías electivas-, sino crear un mundo nuevo. Taumaturgia, pensamiento mágico, abracadabras. Con qué dinero, con qué recursos y con qué plan maestro van a conseguirlo, eso no importa, es una minucia.

      Si olvidamos esa dimensión mágica no entenderemos lo que ocurre. En su lugar, el voto españolista es mucho más racional, porque opera desde la realidad: Cataluña tiene plena continuidad geográfica con Iberia, su idioma no se diferencia gran cosa del castellano, somos un mercado interno muy cohesionado desde hace ya siglos, y no hay base histórica para el secesionismo. Como a los secesis les falta el pasado, apelan ritualmente al futuro. Eso es muy fácil de decir, pero no de hacer.

      Eliminar
    4. O también se inventan directamente un pasado que no existe, para darse esa base histórica de la que carecen. ¿Has visto lo de esa peli de dibujos animados para críos que ponen en las escuelas catalanas y valencianas, asegurando que el rey de Aragón en realidad era catalán? XD

      En cuanto lo vi por la tele en las noticias, no pude evitar descojonarme de la risa. Y no es lo único de fantasía histórica que he leído: he llegado a ver por la red de redes que, al parecer y sin que ninguno lo supiésemos hasta hace nada, Cataluña fue un imperio mediterráneo y tal, al estilo de los cartagineses o los romanos. Aunque las fuentes que demuestran esta inmensa grandeza no se ven por ningún lado, siguiendo el estilo indepe de crear historia sobre la marcha.

      Este tipo de sandeces restan aún más legitimidad a cualquiera de sus aspiraciones. Si no tienes historia, siempre puedes alegar al sentimiento de pertenencia a una comunidad distinta, o al hecho cultural. Hay docenas de factores que explican la existencia de una identidad nacional, sin tener que inventártelos ni pretender deformar la realidad porque no coincida con tu visión ideal de la misma.

      Y que conste que esto lo dice un nacionalista vasco (aunque cada vez más convencido de que esto del nacionalismo en Iberia no funciona, y lo de Cataluña me está convenciendo más y más de que votando al PNV estos años he tirado mi voto a la basura) Por cierto, que aquí en Euskadi no ha habido ningún genocidio últimamente ni han entrado tanques españoles a matarnos: lo puedo asegurar de muy buena fe.

      Si pasa seré el primero en dar la voz de alarma. XD

      Eliminar
    5. La solución para los problemas de Iberia es un nacionalismo ibero que integre a los pueblos de nuestro subcontinente y nos haga fuertes en un mundo globalizado, y cuya globalización debemos aprovechar en nuestro favor, porque la globalización ha venido para quedarse e Iberia también. Lo demás es ceguera y desaprovechar una gran oportunidad. Me alegra que empieces a ver con claridad.

      Siempre que se quiere hacer política con un toque volkisch hay que apuntalarla con historia-ficción. Como ahora la biología-ficción está desacreditada -no se puede andar diciendo que el cráneo del catalán medio tiene más capacidad que el cráneo del español medio, aunque no faltará alguien tentado de afirmarlo-, hay que recurrir al factor cultural, y ahí entra la historia-ficción, que realmente nunca se fue, todo pueblo tiene sus mitos fundacionales. Que se estén construyendo esos mitos fundacionales en pleno siglo XXI, con luz y taquígrafos, en chiringuitos sostenidos con un dinero que no aparece así como así de la nada sino que viene de algún sitio, ya es otro cantar. Para eso hacen falta unos cuantos pirados, claro, como hicieron falta para crear el afrocentrismo "we wuz kangz" por ejemplo, pero tras los pirados que "agitan el árbol" está la casta sistémica que recoge las nueces.

      Es cierto que, a falta de historia, hay muchos otros factores. Pero ¿no están completamente minimizados a día de hoy? Yo como gallego tengo unos factores diferenciales respecto de otros iberos, pero son debidos a una situación de aislamiento sociocultural y de relativa baja productividad. Si en el siglo X hubiéramos tenido Internet y whatsapp esos factores diferenciales no existirían, posiblemente no habría ni idioma regional. Seguiría existiendo aquello a lo que no quiero renunciar, el verdor y el aire femenino del paisaje en que me crié, la comida, los cruceiros .... pero los otros factores diferenciales no sirven para una tarea común en Iberia, son sólo recuerdos de una época pasada, no pueden determinarme para el futuro. Así lo veo yo.

      Eliminar
    6. Es gracioso que algunos, no todos, catalanes estén tan ansiosos de separarse de España, y de Europa aunque se nieguen a ver la realidad, persiguiendo una utopía inexistente; y en cambio, he leído que hará unos años, se hizo una encuesta en Portugal, y resulta que la mayoría de los encuestados eran partidarios de integrar su país a España, incluso un porcentaje elevado de los encuestados no tenían ningún reparo en aceptar al entonces rey Juan Carlos I como su jefe de estado. Otro dato de interés, y este sí real, que los indepes radicales catalanes no ven.

      Y otro detalle que, junto a la lectura de tus artículos sobre el asunto catalán, ha contribuido a darme cuenta de que el nacionalismo centrífugo, al menos tal como los sectores más arcaicos del nacionalismo lo entienden, ha quedado bastante obsoleto, y yo he desperdiciado mi derecho a voto durante más tiempo del que me hubiera gustado.

      Menos mal que rectificar es de sabios, o al menos eso dicen, aunque mucho he demostrado no serlo para haber tardado tanto en percatarme de algunas cosillas sospechosas de las que ahora me doy cuenta, en torno al modus operandi de los llamados partidos nacionalistas así como sus círculos próximos.

      Eliminar
    7. Portugal siempre considera a España su gran aliado. Es algo de puro sentido común. No tiene ninguna lógica, de ninguna manera, que siguiendo los cursos del Duero y del Tajo uno se salga de su país. Tampoco tiene lógica que los territorios españoles próximos a Portugal estén tan por debajo de lo que pueden dar. Eso hay que cambiarlo. Y como de costumbre, si los Estados-providencia no lo hacen, lo reventaremos nosotros, el mercado, el pueblo.

      El secesionismo catalán es una gran oportunidad de negocio para gente a la que le costaría mucho más hacerlo en el sector privado. Más aún, buena parte de esa casta política suele mostrar su desdén o hasta su antipatía hacia ese sector privado del cual a fin de cuentas viven, porque lo público se sostiene de las rentas extraídas de lo privado -o de endeudarnos a todos, claro-. Maragall soltó aquello del 3% y se lo tuvo que tragar en el siguiente turno de réplica. Cuando Johnson dijo que el patriotismo es el último refugio de los canallas, dio en el clavo. Cada vez que alguien se envuelve con una bandera, es para ocultar una incómoda desnudez.

      No entiendo cómo no tienen los españolistas más intención de voto para el 21-XD. No entiendo cómo no está meridiano y claro a estas alturas y tras tanto circo que la bella de Cádiz sea la presidenta in pectore -con todas las críticas que se le pueden hacer a Ciudadanos-. Muchos siguen embrujados. ¿Qué más evidencias de que están equivocados hay que darles? Llevará mucho tiempo reconducir toda esa emoción sin fundamento real.

      Ahora bien, y de igual manera que tras un lehendakari no-nacionalista el independentismo en el País Vasco ha bajado mucho, puede que pase igual en Cataluña con Arrimadas. Nuevamente Cádiz como patria constitucional.

      Eliminar
  6. Resistencia Ibérica22 de noviembre de 2017, 23:49

    Que bien que se haya animado este debate.

    Siguiendo las informaciones y viendo quién es quién en el tema indepe, creo que la clave del secesionismo en Cataluña está ahora mismo en el mundo universitario, ya que la rama política está bastante perdida. En las Universidades catalanas se encuentran sus inspiradores intelectuales, su adoctrinamiento, su pretendida superioridad intelectual y su vida en los mundos de Yupi de los claustros, las asambleas y los cursos de verano. Con la independencia, la supercasta universitaria solo espera conseguir más pasta de la "república" para sus chiringuitos, sus viajes a congresos a EEUU o a Japón gratis total, su mamoneo, su colocación a dedo de sus candidatos en los departamentos y en sus comisiones de becas, etc. etc. Luego están los tontos útiles del sistema universitario (los alumnos adoctrinados) y los listillos (los profesores de abajo que quieren hacer carrera). Mamandurria del presupuesto público en estado puro.

    Esto pasa también en el resto de universidades de España, con variedad de mitos. En la mayoría, en lugar del independentismo (que también) está el tema de la izquierda senil, utópica, vacía y nostálgica de la II República, que sigue anclada en mayo del 68. En otras, donde domina la derecha más rancia en lo económico y lo social, aliñada en algunos lugares con el opusdeísmo, se vende el conservadurismo y el clasismo más atroz, al igual que en sus fundaciones, normalmente sostenidas por la gran banca globalista para que le sirvan de altavoz a su pensamiento, pero sin salirse de la "corrección política" ni incomodar a sus patronos. Todos estos y los medios de comunicación son los verdaderos autores intelectuales de lo que estamos viviendo, porque no olvidemos que los asesores de los partidos (y algunos de sus lideres) vienen del mundo universitario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La universidad se ha convertido en uno de los reservorios de ideologías disolventes sesentayochistas, quizá el principal, más aún que los partidos políticos. La prueba es que son los partidos los que fichan "marxismo cultural" -llamémosle así- en las facultades, e incluso que un partido entero ha salido de la de políticas de la Complu. Es una pseudo-élite muy afrancesada -se manejan fatal cuando quieren rebatir argumentos de la Anglosfera-, con tics de pseudo-élite -quien no piense como ellos es forzosamente un palurdo analfabeto a medio evolucionar- y absolutamente inmune a sus propios errores y contradicciones, ésa es una de sus grandes fortalezas, reconozco que eso me sigue asombrando, su resiliencia es digna del mejor coach motivacional. A ello contribuye el doble rasero que en nuestra sociedad de Estados-providencia otorga al izquierdismo: si de chaval te tatúas una esvástica eres un apestado hasta que te mueres y más allá, pero si militaste en alguna facción maoísta son pecadillos de juventud debidos al idealismo. Jean-François Revel analizó esa ley sociológica del embudo con gran agudeza. No me canso de recomendar "La gran mascarada".

      Eliminar
    2. Por cierto, que para el día 7 está preparada una gran manifa secesionista-prusesista en Bruselas, y que ya hay 18000 reservas hoteleras para asistir a tan magno evento. Qué curiosidades tiene el prusés: ha hundido las reservas hoteleras en Cataluña para potenciar las de Bruselas.

      Les sugiero que hagan discurrir la manifa por Molenbeek, les encantará a los vecinos y de paso podrán comprar algo en los mercadillos.

      Eliminar
  7. http://opinionesdegabriel.blogspot.com.co/2017/10/la-independencia-catalana.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tentador recurrir al antropomorfismo, pero no me parece la mejor manera de enfocar un asunto como el prusesista.

      Eliminar
  8. Al final unos 45000 indepes (sumando indepes flamencos para engordar sus números) Las previsiones más a la baja vaticinaban 20000, aún así no se puede considerar un éxito, porque los indepes catalanes aseguraban que irían por lo menos 100000. Y no, no han pasado por Molenbeek, con lo multiculturales que son. XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La suprema ironía de la manifa bruselense es que se hizo aprovechando .... el puente de la Constitución española. Muchos, después de manifestarse, fueron a almorzar a locales de ambiente español. Allí tenían la seguridad de que se come bien y de que los platos les resultarían familiares. Propongo desde aquí que a partir de ahora hagan la Diada en Bruselas o en cualquier otro de los "països decadents" de Europa ens roba. Para que se enteren allí de la matraca que hemos aguantado en las últimas décadas.

      No vi el debate a 7, valoro mi tiempo ;-) pero me he dado cuenta de que no acudió Marta Rovira, ¡indignante!, ¿pero no decía Junqueras que república tiene nombre de mujer?

      Eliminar
    2. A Marta Rovira la han apartado de ese tipo de cuestiones, al parecer en su propio partido ya admiten que a la chica no se le dan bien los cara a cara...Increíble, un político se saca medio sueldo precisamente debatiendo. Como no sepa hacer ni eso, ¿para qué está ahí entonces?

      Aunque bueno, tampoco es el primer caso de política inútil que tenemos en este país. Echenique "hazme-contrato" es otro caso interesante de políticos que no saben hablar en público, pero el caso de Echenique uno puede entenderlo mejor: las personas con parálisis obviamente tienen desventajas naturales con las que debe ser difícil lidiar (y no me refiero a la parálisis de sus piernas, esa sería la menos preocupante de las que padece ese pobre hombre)

      Que luego nos reímos de las bobadas de Rajoy, pero al menos él da la cara...a veces. Y por lo menos nos hace reír con sus frases ocurrentes. XD

      Eliminar
    3. Decía Escohotado que los liberales tenemos la virtud de la elocuencia, ya que la verdad se impone de manera natural y sólo la mentira necesita un apoyo de dinero, tiempo y esfuerzo del sector público. Rovira carece no sólo de fluidez expresiva al menos en castellano, sino también de la necesaria elocuencia, que confunde con locuacidad, habla y habla de cosas vacías para no responder a lo que se le pregunta o para fastidiar al interlocutor.

      ERC acaba de prometerle a CUP que volverá a "la vía unilateral" si, atención, el Gobierno no reconoce los resultados del 21-XD (¿por qué no los habría de reconocer, si ha sido el propio Rajoy quien convocó elecciones?).

      Eliminar
  9. En lugar de fragmentarnos y dividirnos de forma innecesaria y contraproducente, tendríamos que tender hacia una federación europea. En menos de medio siglo, ningún país del viejo continente formará parte del G7, ni siquiera Alemania. Pero si Europa fuera un solo país, no solo entraría en el G7: lo encabezaría por amplio margen. Que haya tanto anti-europeísta trasnochado, como los catalanes ahora, solo demuestra el inmenso miedo que muchos intereses tienen ante la posibilidad de que se haga realidad una Europa Unida, con un ejército unificado, unas instituciones gubernamentales que trasciendan intereses regionales bajos de miras, y una política que funcione al unísono

    ResponderEliminar
  10. ¿Soy el único al que el tema de los pantallazos del móvil de Comín -ojo al pedigrí político-familiar de este hombre- con los whatsapps de Poochie le suena a gato encerrado? No lo digo por la posible ilegalidad en que incurrió el reportero, sino porque parece lo que en el mundo del corazón se llama "posado-robado".

    Es como si Poochie le dijera a Rajoy "estoy haciendo mi parte, estoy admitiendo que hemos llegado al final del prusés, ¡hasta he pillado chabolo en Waterloo!, ¿quieres algo más simbólico aún?, ahora da tú el paso de prometer algo".

    No os extrañéis si en dos o tres años hay indultos a tutiplén para esta gente.

    Lo de la estrategia victoriosa de Moncloa me DESCOJONA y me refuerza en la idea de que lo del pantallazo está amañado. ¿La estrategia victoriosa es que Ciudadanos adelante al PP en intención de voto, y que éste casi desaparezca en Cataluña?

    ResponderEliminar