miércoles, 26 de julio de 2017

MGTOW, pastilla roja, neomasculinidad y hormona del poder: MANIFIESTO NEO




Yo, varón, me dirijo a vosotros, hermanos de condición. Escribo desde el otro lado, desde la senda oscura, la senda del hombre. La senda del lobo, del cazador, del pionero. Estoy en vuestra sociedad, me visto y me calzo, pago mis impuestos, pero no soy uno de vosotros. He despertado. He vislumbrado al hombre eterno, y a él quiero parecerme. He tomado la pastilla roja. Ya nada será igual. El mundo que conocíamos se deshilacha, la Mátrix no para de vomitar errores. Tampoco ese mundo será igual.

Estas últimas dos generaciones de ciudadanos occidentales, los menores de 50 años, son las primeras generaciones post-patriarcales que ha conocido el suelo europeo en milenios. Los hombres jóvenes de hoy son distintos de sus antecesores. Su masculinidad ha mermado. La masculinidad es el sistema inmunitario de los pueblos, de modo que nuestra sociedad tiene muy debilitadas sus defensas. Es una sociedad blanda, son generaciones blandas. Es también una sociedad rodeada de lujos y comodidades que antes sólo disfrutaban las élites corruptas y que estaban fuera del alcance del pueblo sano. Ahora se ha espantado, al menos por un tiempo, el fantasma del hambre. Ahora tenemos una sociedad ahíta y reventada de comer.

Es una generación miedosa. En tiempos pretéritos el miedo al Infierno nos daba valor en este valle de lágrimas. Ahora hemos sustituido la legislación de Ultratumba por la Nada, sentimos que sólo somos lo que ahora somos, y nos aterra perderlo. Que me quede como estoy. Pasadme por encima, humilladme, pero dejadme con mis cositas y mi vida de siempre. Muchos pensáis así, sentís así. Queréis justificarlo diciendo que sois la cima de la evolución, y que ya no hay valle de lágrimas. Pero seguís llorando. Os estresáis, y no sois felices, a pesar de que cada día tenéis que demostrar o fingir que lo sois. Vivís en la dictadura de la felicidad exteriorizada, a toda costa. No sois libres. Quien tiene miedo, quien sólo espera la Nada, quien huye del dolor buscando solamente flotar y que se olviden de él, no es libre. Ni feliz. Tampoco las mujeres, las que ya no son "vuestras". Ellas son más infelices que cuando no estaban "liberadas".

Es una generación atea. Oh, cuán sabios sois. Que no os vengan con patrañas milenarias a vosotros. No. Estáis demasiado ocupados deglutiendo patrañas de nuevo cuño como para atender a las antiguas. No hay Dios, decís. Lo único importante es la vida. El ahora. Vivir, respirar, amar. Pero entonces, ¿por qué no tenéis hijos? ¿Por qué no honráis a la vida trayendo más vida? Os estáis agostando. Vuestras filas están cada vez más ralas, con más huecos. Cubrís esos huecos con el "amor a los animales", cuando los únicos animales que os importan son los perros, bastardos disgenésicos del noble lobo, y los gatos, que pasan olímpicamente de vosotros. Los cubrís con alcohol y otros químicos. Los cubrís con tecnología de ocio, como si no hubiéseis sido llamados a algo más alto que a apretar botones o seguir una cadena de chistes en el móvil. Los cubrís con fiestas prefijadas de antemano. Antes también las fiestas estaban prefijadas, pero porque tenían un sentido, seguían el calendario agrícola. Ahora no las fija la Naturaleza, os las fija algún CEO en algún despacho. ¿Y os decís libres?

Me dirijo a la minoría. A la minoría radical de los insatisfechos, de los desafectos del hoy, de los sedientos de sentido y de grandeza. Esa grandeza está en vosotros. Estáis aquí, habéis sido honrados por el Padre con la bendición de habitar la Tierra, de figurar en el concierto de la realidad. Debéis estar a la altura. 


Visto en Pinterest, no me consta el autor. Los fieros lobos Sköll y Hati de la mitología nórdica formando un Yin-Yang. La masculinidad primordial acechando, y finalmente cazando, a los astros del firmamento.

MGTOW COMO IDEA

El movimiento MGTOW no es un movimiento en sentido clásico, no está estructurado deliberadamente. Es una realidad y un estilo de vida que ha ido surgiendo de manera espontánea en el sector masculino de la masa social y que, gracias a Internet, se está interconectando y creciendo, una comunidad online que une puntos dispersos creando un tapiz de sinergias gracias a las cuales cada varón aprende de otros varones de modo flexible, libre y continuo. Es una reacción natural de las fuerzas del mercado y del pueblo ante la burbuja de la estrogenización generalizada y del asistencialismo público asfixiante que no ha hecho nada por pinchar esa burbuja.

¿Quiénes son los MGTOW? La denominación es un acrónimo de "men going their own way", hombres que siguen su propio camino. Lo que caracteriza a los MGTOW como rasgo común es su rechazo al compromiso con una mujer, sea un compromiso jurídico o un compromiso amoroso de hecho. Cada uno de ellos, de nosotros, ha llegado a esa decisión partiendo de sus premisas personales, de su convencimiento íntimo. Cada uno ha ingerido la pastilla roja, ha entrado en contacto con una realidad más profunda, subyacente a las supuestas realidades cotidianas. Gracias a la pastilla roja, cada uno de nosotros entiende mejor la naturaleza femenina así como la masculina, la nuestra propia. Algunos se adhieren por rencor, porque una chica les ha hecho daño; pienso que son la minoría más minoritaria de todas. Muchos lo hacen porque se han dado cuenta de que el matrimonio es un convenio jurídico muy arriesgado para el varón, y el divorcio puede destruirle en vida. Otros, porque tienen miedo de una denuncia falsa, que las hay. Pero, en general, el hecho distintivo es una percepción más profunda y realista de las relaciones entre hombres y mujeres que la que nos cuenta el ruido mediático de fondo.

La relación con el resto de la sociedad, y con las mujeres más concretamente, varía según cada cual. En el escalón más integrado está el a veces llamado Aware MGTOW.  Rechaza el matrimonio así como la convivencia de hecho y las relaciones con madres solteras. Ahora bien, deja la puerta abierta a una relación estable con una chica que no vaya más allá de ahí, y en la que él le haya puesto las cosas claras a ella desde un principio sobre su forma de ver las relaciones amorosas. Está al tanto de las complicaciones legales que pueden venir. Está avisado.

Luego está el Social MGTOW. Se autoprohíbe la búsqueda de relaciones sentimentales estables con mujeres. En su lugar, cultiva el gusto por el ligoteo, por las relaciones ocasionales en las que no haya vínculo serio, por los rolletes de una noche, manteniéndose socializado viviendo una "vida de soltero". Suele mantener a raya a las follamigas, no le motivan gran cosa porque le recuerdan cierta estabilidad y previsibilidad poco emocionantes. Es envidiado.

Los siguientes tipos de MGTOW van paulatinamente soltando amarras con las mujeres y con la sociedad. Algunos se niegan los ligues ocasionales, por una serie de razones confesadas -para no meterse en líos, miedo a las ETS, el ambiente donde se liga les disgusta- o inconfesas -falta de masculinidad, carencia radical de habilidades sociales-. O mantienen relaciones amistosas platónicas. O sólo se permiten un contacto estrictamente profesional y momentáneo con mujeres porque no queda más remedio -vgr. el contacto con la mano de la cajera del súper cuando te devuelve el cambio-, salvo con las de su familia. Así hasta el extremo más radical del MGTOW: el ermitaño. Antes éstos se recluían en una ermita en pleno despoblado, lejos de los demás. Ahora muchos pisos de solteros de nuestras ciudades se han convertido en ermitas.

Conforme el MGTOW se va separando de las mujeres, también lo hace de la sociedad. Comienza a ser menos productivo. Limita su trabajo y sus ingresos a apenas poco más que cubrir sus necesidades. Se mantiene en la base imponible más baja que le sea posible. Elude la mayoría de compromisos sociales. Se convierte en un exiliado dentro de su propio país.

No puedo recomendar las escalas de MGTOW que vayan más allá del Aware y del Social. Creo firmemente que el hombre ha sido diseñado para tratar con mujeres y para explorar, siendo la interación social una forma de exploración. Y creo que el hombre ha de ser productivo. Estoy de acuerdo con la máxima de Escrivá de Balaguer: Ut Operaretur. Es deber del hombre ser productivo. Además, somos biología. Y debemos cultivarla. Tenemos cerebro: pensemos. Tenemos músculos: ejercitémoslos. Tenemos manos: pongámoslas sobre el mundo. Tenemos masculinidad: hagámosla irradiar. Y las variedades de MGTOW que nacen del resentimiento hacia las mujeres son necias, porque se niegan a aceptar la naturaleza femenina. Olvidan que todos ellos fueron paridos por mujeres. Todos descienden de naturaleza femenina, les guste o no. En cuanto a las variedades nacidas de un injustificado miedo social o de la más despreciable pereza, son vías muertas como muerta es la vida del ermitaño. Antes, por lo menos, rezaban y tenían la ermita limpia y ordenada. Hoy sin embargo, muchas ermitas urbanas parecen vertederos. O están decoradas primorosamente por la mamá del ni-ni, a quien visita de vez en cuando con un tupper de croquetas para ver si mantiene el piso como ella lo dejó. Ése no es el camino del hombre.

Otro punto importante. El MGTOW -el aún socializado, por lo menos- no sólo conoce mejor la naturaleza femenina, sin rencor hacia ella porque es algo natural, sino también la masculina. Está al tanto de que por un lado campa el Alfa y por el otro se afana el Beta o nice guy. Sabe que la amplia mayoría de mujeres se inclinan por desear al Alfa, a pesar de que el Beta está más dispuesto a comprometerse y a todo lo que haga falta, sin despertar entusiasmo. El MGTOW compadece al Beta y admira al Alfa. Éste tiene la testosterona en su punto, es libre y confiado. La testosterona es la clave. El Alfa está seguro de sí mismo. Es un líder natural. Y es líder no porque le siga mucha gente, sino porque él no sigue a nadie salvo a sí mismo, a sus prioridades, tiene la suficiente inteligencia emocional como para automotivarse en todo momento. Su tirón con las mujeres refuerza su libertad porque no siente la necesidad de atarse a una dado que hay muchas. Además, él las entiende bastante bien, entiende su naturaleza. Resumiendo, y presentando una idea-fuerza crucial para el sentido de lo que estoy escribiendo: el Alfa es un hombre que sigue su propio camino.

Qué curioso. Es la misma definición de MGTOW.

Una segunda idea-fuerza que completa a la primera: a mi entender el MGTOW es un Beta reinventado en Alfa. Es un Neo-Alfa. Diría incluso que es un Alfa mejorado. Muchos Alfas de barrio, los típicos malotes, suelen ser poco productivos, inclinarse a hábitos contraproducentes e incluso autodestructivos, y tener poco futuro. El Neo-Alfa, usando su cabecita, su capacidad de enfoque y su poderosa productividad de cuando era Beta, sortea esos peligros y obtiene mayores recompensas de la vida. Reúne lo mejor del Alfa con lo mejor del Beta. Es un hombre más completo. Eso sí, la tarea de reinventarse en Neo-Alfa es dura y exigente. Se vive para ella. Se concentran las energías en ella. Se levanta uno de la cama por ella, a comerse el mundo, no como antes, cuando se despertaba cada mañana como si fuese un accidente. Cuesta, como todo lo bueno. Pero merece la pena la reinvención. Desde este lado todo es más dulce.

Al hablar de Neo, no se me escapa que todos conocemos qué significa. Es un término del griego clásico plenamente aceptado en nuestra cultura. Mientras, el término MGTOW es abstruso, foráneo. Para hacer más comprensible y accesible nuestra elección vital, conviene abatir obstáculos idiomáticos. Desde ahora en adelante no volveré a utilizar "MGTOW" sino Neo.

Tal vez por casualidad, tal vez no, el héroe de la saga sci-fi con más ramificaciones filosóficas que ha dado el cine en las últimas décadas, la saga Mátrix de los hermanos -hoy hermanas- Wachowski, se llama Neo. Al comienzo de su aventura, Neo tiene que ingerir la pastilla roja para acceder a una realidad más profunda. Así hemos hecho los Neos de hoy. Paso a presentaros las que he tomado yo.


Visto en Wikimedia Commons, autor W.carter.

UN FRASCO DE PASTILLAS ROJAS

El efecto placebo no es un mero engaño, sino un recurso curativo cuyo poder todavía estamos lejos de procesar con la adecuada profundidad. La vida es básicamente una experiencia mental. La mente manda, y puede curar. La mente es ayudada por muchos placebos para ejercer su función sanadora. Y la industria sanitaria y farmacológica invierte grandes sumas en potenciar la autosugestión curativa. Hay cirugías placebo. Cuanto más elaborado sea el ritual del doctor, más efecto placebo se producirá. Una inyección produce más placebo que una pastilla, y una pastilla grande más placebo que una pequeña. También cuenta el color de las pastillas: las rojas son estimulantes, y las azules son sedativas. Por tanto, la pastilla roja es la del despertar. La azul os propone seguir durmiendo. De ahí que en la jerga de los Neos los demás son llamados blue-pilled.

Ofrezco a los lectores una ráfaga de pastillas rojas de mi cosecha:

-La primera pastilla roja versa sobre la naturaleza masculina. Casi todos los hombres somos prescindibles para la marcha de la especie. Para sobrevivir, nuestra especie privilegia al útero. Para mantenerse estable, la especie ha de mantener estable el cómputo de úteros. Para fecundar miles de úteros basta con un hombre. Los hombres producen cantidades astronómicas de espermatozoides durante casi toda su vida mientras que las mujeres disponen un óvulo al mes durante unas pocas décadas. El hombre lleva la marca "desechable" grabada en la frente. Es también menos resistente a las enfermedades, se pone más en riesgo a sí mismo y tiene menos longevidad que la mujer. Ellas son el sexo fuerte.

La ratio de nacimientos niño-niña es bastante estable a lo largo y ancho del mundo, estableciéndose en 107 bebés masculinos por cada 100 femeninos -la mortalidad fetal femenina es algo mayor, algo en lo que a buen seguro influye el aborto selectivo de fetos femeninos en algunos países-. En situaciones de escasez de recursos, la Naturaleza prima una bajada de esa ratio, naciendo más niñas de lo pronosticado. La ratio de nacimiento de niños también cae durante las guerras y se recupera cuando terminan. Eso tiene un correlato bastante desagradable: para evitar hambrunas, muchos pueblos han recurrido al feminicidio infantil -en nuestra época se ha ampliado al feminicidio fetal-, edulcorado por su mitología. La mitología griega abunda en relatos de vírgenes sacrificadas, tras lo que se puede rastrear un intento de justificación social del feminicidio para mantener bajo el cómputo de úteros en una época de pobreza -en otro momento hablaremos de este tema-.

La masculinidad prescindible sobra, a efectos demográficos pero también a los evolutivos, pues el linaje del hombre que no se reproduce concluye con él. Históricamente esa masculinidad prescindible, sobrante, se ha purgado de varias formas:

  • Mediante la muerte prematura. Muchos varones sin hembra morían prematuramente siendo guerreros, dejándose la vida en el campo de batalla defendiendo el statu quo de las élites con acceso a hembras, vertiendo su sangre en defensa de las riquezas, el estatus y el harén de otro. Otra forma de muerte prematura era la del esclavo manual. El minero, el galeote, el bracero en situación de esclavitud carecían de acceso regular a hembras -con excepción de algún escarceo puntual en el mercado del sexo- y tenían una muy baja expectativa de vida, afanándose a costa de su salud en hacer aún más rica a la élite con acceso a hembras. Otra forma de muerte prematura era la de los exploradores. Con objeto de encontrar nuevas tierras, nuevos recursos y nuevas rutas comerciales para beneficio de las élites con hembras disponibles, muchos argonautas solteros satisfacían su hambre de nuevos horizontes arriesgando el pellejo, y a menudo perdiéndolo, en temerarias empresas de exploración.

  • Mediante la emigración. Los varones sobrantes hacían el petate y se buscaban otras tierras, un posible futuro lejos de su país, pensando en establecerse y, con un poco de suerte, conseguir una hembra en la nueva tierra. Este sistema de purga de varones sobrantes se parece al del explorador y, como él, también suponía a menudo una muerte prematura. Era el "get rich or die tryin'" de las épocas pretéritas. Algunas oleadas de solteros cambiaron la historia. Fue el caso de las expansiones vikingas. El corto número de mujeres -posiblemente debido al feminicidio infantil selectivo- y su carácter notablemente libre y "empoderado" para la época -posiblemente también debido a su escaso número, lo que las hacía más poderosas y pagafanteables- empujó a una muchedumbre de rubios solteros a llegar hasta América, Mauritania y Bizancio. Así pasó también, en buena medida, con la más extraordinaria gesta de la Historia: la conquista española de Iberoamérica, hecha a golpe de solterones. Algo similar se puede decir de la expansión portuguesa en el Índico.

  • Mediante el celibato. Los sacerdotes, anacoretas, sabios, santones, chamanes, profetas, videntes, druidas, visionarios, ascetas, místicos, mesías y demás tienen como rasgo histórico común la soltería, reforzada muchas veces con misoginia. El celibato religioso es un acto consciente, voluntario, de separación del devenir de la especie, un apartamiento del eterno retorno de la perpetuación sexual, con el propósito de alcanzar una cumbre espiritual eterna, que no tenga devenir, que sea siempre igual a sí misma, parmenídea. De ahí que, como decía Spengler, la mentalidad del sacerdote sea radicalmente distinta de la del noble. Éste desea tener hijos porque vive en este mundo, entre las cosas y los animales, mientras que aquél está abstraído de todo ello. Es por eso que en todo sacerdote late un revolucionario, y en todo noble un conservador. A este celibato religioso se le puede sumar el celibato involuntario, representado en la figura masculina del mendigo, socialmente invisible para las mujeres en edad de gestar. El mendigo solía tener también a menudo una muerte prematura. Como un misterioso ejemplo de solidaridad entre varones sobrantes, a menudo la figura del sacerdote y del mendigo son convergentes. Muchos varones religiosos, muchos iluminados, han vivido de la caridad. También los sacerdotes se preocupaban de la suerte de los mendigos. Gracias a ellos la Iglesia Católica disponía de una red de informadores a pie de calle. El sacerdote y el mendigo tienen una versión 4.0 en el empollón nerd, soltero nuncafollista dedicado a estudios altamente especulativos y especializados -como el sacerdote- y dependiente de becas -de la caridad ajena, como el mendigo-.

-Una segunda pastilla roja: la purga de masculinidad sobrante es profundamente disgenésica. Varones de alta valía mueren con su linaje mientras otros que no han demostrado tanto como ellos sí se perpetúan. Eso hace que la especie humana tienda a que sus posibilidades de excelencia se estanquen, manteniéndose en la media o regresando rápidamente a ella en cuanto una hornada de varones excelentes tuvo la osadía de elevarla temporalmente.

Así, el guerrero fuerte y valiente, arrojado, de categoría, tiene más altas posibilidades de caer en combate que el desertor. Éste tendrá la oportunidad de perpetuarse; el héroe no. Así también el explorador, inquieto, inteligente, sacrificado, que ve lo que otros no ven, correrá más riesgo de morir prematuramente que el urbanita conformista cuya mayor odisea consiste en ir de casa a la taberna. Así también el esclavo manual que ha sido escogido por su fuerza, su resistencia, sus anchas espaldas y su buena dentadura: será destinado a los trabajos más penosos, más acortadores de la esperanza de vida y más alejados de presencia femenina -picando en una mina o remando en una galera-, mientras que los esclavos más gráciles son destinados a tareas domésticas. Así también el sabio, el genio intelectual, que en tiempos precientíficos desfogaba su talento natural en la práctica religiosa, morirá sin hijos mientras otros mucho menos brillantes transmitirán su grisura a su prole. En cuanto a los solteros emigrantes, demuestran tener más capacidad de asumir riesgos, más iniciativa, que los solteros que se quedan, en lo que se pueden rastrear mejores niveles de testosterona. Asimismo, es chocante y recurrente el dato de que suelen tener mejor salud que los pueblos anfitriones donde se instalan. Que varones sanos y echados pa'lante desaparezcan de su sociedad nativa es empobrecedor para ésta, también económicamente dado que en la Antigüedad no había retorno de divisas.


En la inagotable "Blade Runner", una de mis películas preferidas, los humanos más pujantes que vivían en Los Ángeles han emigrado a probar fortuna en las colonias del Espacio Exterior, quedándose los más débiles en la megalópolis: enfermos decrépitos, tribus urbanas cuerpoescombristas y asiáticos viejunos. Parece algo recurrente en la Historia.

-Una tercera pastilla roja: las elecciones femeninas agravan la prescindibilidad del varón. Que la mayoría de nosotros seamos desechables no tendría importancia práctica si se cumpliese espontáneamente la regla de un hombre, una mujer. Pero eso no es así. El gusto femenino sigue grosso modo el principio de Pareto: el 80% de las mujeres eligen al 20% de hombres, los Alfas clásicos. Eso crea un efecto harén que favorece a esa clase concreta de varón. El 20% restante de mujeres evita su entrada en el harén, sea éste real o virtual, mediante la monogamia con otro 20% de hombres. En cuanto a los Omegas que engrosan el 60% de varones restantes, su condición desechable se refuerza sobremanera, haciendo de ellos un lastre peligroso y abocándoles al rencor, la desafección social y la poca o nula productividad. En el ensayo sobre testosterona e invasión comenté este esquema primigenio de organización, explicando por qué no dura en el tiempo. Es una sociedad demasiado frágil.

Las sociedades no se alinean de manera natural en patrones monógamos. Éstos han de ser impuestos, y la elección femenina reprimida o, al menos, encauzada para que el conjunto social sea productivo y esté cohesionado, con unas cotas razonables de felicidad bien repartidas y una promesa de futuro para el más amplio sector masculino que sea posible.

-Una cuarta pastilla roja: puesto que el patriarcado es una decisión deliberada de una élite para imponer un esquema general de emparejamiento que coarta las libres decisiones sexuales de las jóvenes -dirigiéndolas a la necesidad de un proveedor, un varón de su edad o algo mayor, al que se entregan a ser posible vírgenes y a cuya tutela pasan-, no nace espontáneamente del pueblo: el patriarcado es una excepción histórica, que ha durado cien veces menos que la configuración pre-patriarcal que se encontró y que ya está en completa liquidación en las sociedades occidentales. Lo normal, lo esperable, lo espontáneo, es la ginarquía de facto; sólo de manera perentoria, con un esfuerzo social notable, se puede imponer el patriarcado.

Éste se impuso por su gran cohesión interna, por su intensa productividad, por sus valores masculinos preponderantes, todo ello derivado de la energía expansiva -citando a J. D. Unwin- que suponía retirar esfuerzos de la disipación sexual concentrándolos en tareas creativas, exploradoras y castrenses. Al garantizar el principio un hombre, una mujer casi toda la población masculina -con las excepciones que siempre hubo- tenía la necesidad de ser productiva. Eso explica por qué, mientras durante decenas de miles de años de ginarquía las sociedades nunca alzaron el vuelo, con las agujas de hueso y las cuentas de conchas como cimas tecnológicas, tres mil años de patriarcado reventaron todos los parámetros de productividad conocidos. Los varones condenados a ser Omegas holgazanes y gruñones se convirtieron en creadores. El patriarcado dio la verdadera medida de la capacidad de la condición masculina. Gracias al patriarcado los hombres tuvimos un vislumbre de cuán poderosos somos, de cuánto podemos rendir, mediante una sinergia de concentración, valentía, músculo, perseverancia, confianza y camaradería viril.

Los cultos abrahánicos impulsaron más aún la potencialidad oculta que prometía el patriarcado. El judaísmo se adelantó de manera clarividente. La idea-fuerza de su sociedad era la desconfianza respecto del humano, a quien juzgaban demasiado inclinado a incumplir la ley divina. Ya Adán y Eva concordaban con esa idea de desconfianza. Eva muerde el fruto prohibido porque-ella-lo-vale, como los anuncios de champús; Adán, como patético mangina o calzonazos, peca también. Su castigo por no poner trabas a la tentación, por no negarse a caer en lo primero que se les pase por la cabeza -o que alguien les insinúe-, es habitar un mundo horrible de bajísima productividad, lejos del Edén.

Los sabios que fundamentaron la estructura del patriarcado hebreo conocían la naturaleza femenina. Así, en un ejercicio de realismo decidieron que la condición judía tendría transmisión matrilineal. El hijo que nace es hijo de su madre, pero ¿es hijo del marido?, vaya usted a saber. Seguramente cuando se impuso así las estructuras patriarcales estaban aún algo "verdes" y la vida sexual de aquel pueblo no se había reglamentado por completo. También conocían la naturaleza masculina. Para evitar que la energía del varón se perdiese persiguiendo hembras, todos los varones bebés eran circuncidados al octavo día -curiosamente, parece ser que es en ese día cuando la protrombina y la vitamina K, antihemorrágicas, alcanzan su pico en el organismo masculino-. La mutilación del prepucio favorece la queratinización del glande, lo que quita placer sexual. Eso tenía valor social: si follar no era nada del otro mundo, nadie echaría a perder un negocio o una amistad por un polvo, algo que sí han hecho los gentiles siempre. Pienso que por esa concentración de energías en lo productivo en detrimento de la disipación, los judíos nos llevan ventaja.

-Una quinta pastilla roja, de contenido espiritual y esotérico: el varón es despreciado por la Diosa. La gran Madre ve en los varones a meras utilidades fungibles y exprimibles, eso cuando resultan útiles. De lo contrario para la deidad femenina primordial nuestro destino es morir antes de tiempo, o seguir viviendo pero vírgenes. En las ginarquías la virginidad masculina es un importante activo social que aumenta el poder de influencia y decisión de las veinteañeras.

Las deidades reflejaban ese esquema. La Diosa era el centro creador, lo realmente importante, alrededor del cual revoloteaba un dios varón satélite algo ridículo y de baja expectativa de vida, pues habitualmente moría al acabar el año. Su única función era fecundar a la Diosa. Sólo con la llegada del patriarcado aparece un Dios con atributos masculinos, o directamente viril, más allá de su poder fecundador, y que no gravita alrededor de la Diosa, pues conforma con ella un matrimonio sagrado o está por encima de ella o simplemente ella no figura a su nivel. Tampoco ese Dios está a ras de tierra sino que tiene morada celeste o, al menos, elevada -las montañas y su configuración fálica-. Diaus Pitar, Zeus, Júpiter, Odín y por supuesto Yahvé corresponden a esa nueva realidad. Esos dioses consuelan y empoderan al hombre, le hacen corajudo, le dan un sentido a su vida, llenan el hueco que la Diosa había dejado con su desdén. Tiran del hombre hacia delante y hacia arriba. Le hacen mirar al cielo. Significativamente, cuando los dioses patriarcales se imponen es la virginidad femenina la que pasa a estar en alta consideración, naciendo el culto a diosas vírgenes.


Habiendo hablado ya de dioses y diosas, regresemos a la biología. Bonobo hembra explorándose. 


-Una sexta pastilla roja: la mujer es mucho más sexual que el hombre. A despecho de la habitual creencia de que el hombre piensa todo el rato en el sexo y la mujer no, y que ella da sexo a cambio de amor, etc etc, el voltaje sexual de la mujer es mucho mayor que el del varón. La cantidad y superficie de zonas erógenas femeninas es muy superior al caso masculino. El orgasmo femenino es más duradero que el masculino -unos 20 segundos frente a 3- y hay más de un tipo de orgasmo femenino. Eso es algo bastante sabido, creo yo, pero se puede profundizar más, hasta extremos chocantes. Fue el sonado caso del bonobo porn.

En 2009 se publicó uno de los experimentos más llamativos de la historia de la sexología. La investigadora canadiense Meredith Chivers escogió a un grupo de hombres, heteros y gays, y de mujeres, heteros y lesbianas, y les proyectó una serie de cortos pornográficos para conocer sus distintas reacciones de interés sexual. Les implantó sensores de reacción genital y les facilitó un teclado para que indicaran cuál era su grado de excitación. Es decir, Chivers mediría así tanto lo que les excitaba a los intervinientes en el experimento así como lo que admitían que les excitaba. Los cortos iban de sexo hetero, sexo gay, sexo lésbico, un hombre masturbándose, una mujer masturbándose, un fibroso hombre desnudo en la playa, una chica desnuda haciendo calistenia, y .... una pareja de bonobos copulando.

En el caso de los hombres, las respuestas de los sensores fueron las esperadas. Así, los heteros se excitaban con el porno hetero y con el lésbico, así como con las mujeres masturbándose y haciendo ejercicio, siendo indiferentes a lo demás. En ambos casos, tanto heteros como gays no se excitaban con el coito de los bonobos. Además, e importante, las respuestas que reportaban en el teclado coincidían con sus respuestas fisiológicas. Tanto heteros como gays respondían con sinceridad, y sus reacciones eran las previsibles.

En el caso de las mujeres, los resultados fueron pasmosos. Tanto las heteros como las lesbianas respondían fisiológicamente con casi todos los cortos. Mostraban excitación tanto con el sexo hetero, como con el gay y el lésbico. La chica ejercitándose les suscitaba más respuestas genitales que el hombre de la playa. Y, sorpresa, también ofrecían una respuesta fisiológica al coito de los monos (¡¡¡!!!). Esa reacción casi unánime a todo lo que se les ofrecía visualmente chocaba con lo que ellas admitían al reconocer su grado de excitación. Parecía que fuesen personas distintas, porque decían cosas muy divergentes de las que los sensores estaban indicando. Así fue también, claro, en el caso de los bonobos.

Pues menos mal que los hombres somos unos "cerdos" y unos "salidos", hoygan, que eso lo he tenido que escuchar muchas veces sin tener un buen argumento a mano. Los lectores de este Manifiesto ya tienen un argumento de categoría para cuando escuchen esas afirmaciones denigrantes hacia nosotros: el trabajo científico de Meredith Chivers, una mujer.


Feminismo radical cortocircuitando. ¿Conocerá Janeane Garofalo el estudio de Chivers?

La potencia de la sexualidad femenina es algo absolutamente natural, y necesario para la supervivencia de nuestra especie. No lo estoy criticando. Es más, esa potencia sexual femenina explica otras cosas. Explica, por ejemplo, las erecciones matutinas de los hombres. Un varón con buenos niveles de testosterona a menudo se despierta empalmado. Eso tiene un sentido biológico-evolutivo, porque significa que los hombres con testo alta tienen que estar dispuestos a satisfacer a la mujer desde el minuto uno de su día consciente. Y si no es el caso del varón más próximo a ella porque tiene la testo deprimida, otro varón que ronde cerca con el miembro erecto tendrá posibilidades de fecundarla en su lugar.

-La séptima pastilla roja deriva de la sexta. Dado que la mujer es altamente sexual, tiende a ser receptiva ante varones con el adecuado voltaje sexual por encima de otras consideraciones, salvo casos concretos y poco habituales de gold-diggerismo. Si no se es atractivo o con rentas altas -y posiblemente las rentas altas sean un reclamo de masculinidad, al igual que el maquillaje es un reclamo de ovulación-, las posibilidades disminuyen. Ser el "nice guy", el chico atento y educado siempre pendiente de ella, dispuesto a una relación y a formar familia, es una estrategia equivocada. Los chicos buenos no triunfan sexualmente. Antes, cuando aún existía el patriarcado, su estrategia era la adecuada. Entonces se necesitaba la aprobación de los padres, muy especialmente la del padre. No en vano, el padre de la chica era hombre y sabía de qué pie cojeaban y cojean los hombres, por lo que imponía un filtro muy exigente para el chico que quería llevarla al cine o al baile. Y si veía que era serio y considerado, con madera de buen proveedor, y lo bastante aburrido, seguidor de las normas sociales, daba luz verde al compromiso. Las abuelas reforzaban ese filtro diciéndoles a las nietas que el chico guapo no necesariamente va a convertirse en el mejor marido.

Eso se acabó. La mujer es libre, y la estrategia del chico bueno se ha quedado lastimosamente obsoleta. Además, la libertad de la mujer la lleva a elegir desde un prisma de deseo, de inclinación natural, no de cálculo porque si está insertada en el mercado laboral no necesita proveedor y por otra parte ya está el Estado-providencia, sustentado con los impuestos que pagan los "nice guys", para protegerla. La presencia corruptora del asistencialismo público elefantiásico permite la improvisión vital. En una sociedad de alta presencia estatalista-providente la chica puede rechazar al ingeniero e irse con el guitarrista de pub porque "le hace sentir" alguna cosa, porque le gusta sin más, sin pensar en el futuro, mientras que en sociedades más pobres sin Estado-providencia y aún con restos de patriarcado la chica ve al músico como un matao y se lanza al cuello del ingeniero sin pensárselo dos veces.

¿Por qué "son así de malas las mujeres"? No son malas, simplemente el tema está así, ellas no están biológicamente inclinadas a desear a Betas blandos, por una serie de motivos:

  • Los chicos buenos muestran un repertorio de actos y gestos que son interpretables como propios de varones con testosterona baja, lo que repele a las mujeres.
  • Los chicos buenos, tan considerados ellos, han enterrado todo narcisismo viril, olvidando que a las mujeres les atraen los hombres narcisistas, y les atraen a las que buscan un compromiso emocional serio y estable más incluso que a las otras mujeres. 
  • Los chicos buenos tienen un aire inofensivo, lo que puede interpretarse como falta de los suficientes recursos físicos y mentales para convertirse en protectores de la chica en momentos puntuales de peligro. 
  • Los chicos buenos son aburridos y previsibles, algo que juega en su contra en una sociedad donde priman lo divertido y lo aleatorio, además de -reconozcámoslo- no ofrecer una perspectiva seductora.
  • Los chicos buenos recurren en muchos casos a esa estrategia porque no son naturalmente atractivos. La caballerosidad andante -el "White Knight" de la jerga Neo- sería una forma de compensar carencias de tirón natural entre el público femenino.
  • Los chicos buenos siempre están ahí, siempre están disponibles. Por tanto, la chica no siente ninguna urgencia a la hora de hacerles caso. No es como el caso del Alfa malote, un tren especial que pasa de vez en cuando pero ellas no saben si volverá a pasar, así que prefieren subirse a él en marcha ignorando a los "cercanías" Betas cuyo horario es previsible y recurrente. Sólo cuando ellas llegan al Muro, cuando pierden su frescura fisiológica, y comienzan a volverse invisibles en el mercado de la seducción, sólo entonces los chicos buenos comienzan a dejar de ser invisibles para ellas -¡¡huid, insensatos!!-.
  • Los chicos buenos tienen una agenda oculta, y ellas se lo huelen. El Alfa no engaña, es lo que es. Pero el chico bueno quiere engatusar. Detrás de sus exquisitos modales, detrás de las risas con que celebra todo lo que la wapissima dice, detrás de los continuos "likes" que le da a cualquier cosa que publica en las redes asociales, detrás de su puntualidad suiza, detrás de esa fachada esconde un plan. Al menos el Alfa es bastante sincero, dentro de lo que cabe.
  • Los chicos buenos no son un reto. No tienen el aliciente de domar al macho que gusta a las mujeres, porque ya están domados, se comportan como ganado.
  • Los chicos buenos son conformistas pues siguen fielmente una serie de pautas sociales, algo que no resulta atrayente para las mujeres. Una cierta dosis de inconformismo, de ruptura de reglas, hace más atrayentes a los hombres. También hacen más atractivas a las mujeres a ojos de los hombres, contrariamente a lo que muchas veces se cree.
  • Los chicos buenos siguen objetivos equivocados. Por lo dicho inmediatamente antes, muchos preferirían una chica más "loca" pero su idea de mostrarse como buen marriage material puede llevarles a pretender a una chica tan aburrida y previsible como ellos, algo que en lo más hondo de su corazón ellos no quieren, ellos quieren a la loquita, de manera que su subconsciente busca maneras de hacer naufragar su estrategia de seducción.

-Una octava pastilla roja versa sobre la maternidad. Puede que uno esté de acuerdo con las anteriores pastillas rojas, pero igualmente está dispuesto a pasar por el aro porque quiere tener descendencia y formar familia. Sí, tal vez las mujeres sean así o asá pero muchos aceptan desfilar bajo las Horcas Caudinas Ginárquicas porque quieren tener hijos, uno solo aunque sea, y por el motivo que corresponda, "me lo pide algo dentro de mí", o "la raza se muere", o "que siga habiendo españoles", o por la fantasía de que uno sigue viviendo en sus descendientes, por lo que sea. El problema es que la ginarquía estorba a la maternidad. El sistema social y económico, tal como está montado, desincentiva tener hijos. Es así desde hace cerca de medio siglo. Y ese sistema se ha vuelto errático. Nuestro sistema es una huida hacia delante. Es un sistema basado en un volumen masivo de créditos, con un dinero nacido de la nada, que no se puede detener. En el 2017 se gasta el dinero que teóricamente correspondería gastar en el 2018, y así año tras año hasta que un día la realidad finita diga ¡basta!. Es un sistema basado en el consumismo continuo, sustentado con ese crédito vacío siempre a futuro. Y es un sistema piramidal, como lo son los sistemas de pensiones por reparto. Hacen falta más niños, más consumidores y más cotizantes. Pero ese sistema inflacionario, gastador y cortoplacista -los cotizantes de hoy cubren las pensiones de los jubilados de hoy, pero ¿habrá pensión para los que ahora cotizan?- obstruye la maternidad. Es un sistema contradictorio, y autodestructivo a largo plazo. Lo estamos viendo. Estamos viendo que el sistema ha tirado la toalla de recuperar la natalidad de medio siglo atrás, de modo que ya se trae a gente adulta de otros países -el fenómeno inmigratorio masivo, otra huida hacia delante que no va a resolver el problema pero que está creando problemas nuevos-. OK, tú puedes intentar tener un hijo, será una gota en el océano pero es tu gota. Lo que digo es que hoy por hoy está bastante difícil, aparte de los problemas paternofiliales que va a traer un eventual divorcio.

¿Cómo desincentiva el sistema la maternidad? Veamos el caso de Alba. Ella siempre lo tuvo claro, quería brillar y prosperar, llegar lejos en un mundo de hombres. Alba es muy aplicada y sacrificada, con mucho orden en su cabeza. Desde los dieciocho hasta los treinta años, en su etapa de plenitud biológica, se mata a estudiar: consigue dos licenciaturas, un doctorado y un par de másters. Tiene algún novio durante ese tiempo, pero la relación de pareja no es su prioridad. Ya habrá tiempo, piensa. Lo ha leído en alguna revistucha destinada al público femenino: el atractivo de la mujer alcanza su cenit a los 40-50 años (¡!). Bueno, ella sigue con su plan. Se inserta en el mercado laboral y asciende. Es muy eficiente. Quiere romper el "techo de cristal" de los salarios femeninos. Y al llegar a los cuarenta años, es ejecutiva en una corporación del ramo en que se ha especializado. Ahora es momento de tomarse un pequeño respiro, piensa, y formar una familia.

Pero no puede ser con cualquiera. Ella no se ha machacado tanto como para juntarse con un fontanero. Así que se fija en los hombres de su mismo rango social y de su misma edad. Lástima que la mayoría estén ya casados, y con uno o dos hijos. Hay algunos divorciados, hombres atractivos y con pasta que hacen deporte y les gusta socializar. Lo que pasa es que ellos no se fijan en Alba, porque están todo el rato persiguiendo a veinteañeras de otra clase social. En fin, no se puede tener todo en esta vida, piensa Alba mientras saca a pasear al perro, "moriré soltera, pero he abierto camino a otras mujeres para que se empoderen".

El caso de Elisa es distinto. Ella está con Juan, su novio de siempre. Se quieren mucho, se entienden, son ante todo grandes amigos. Hacen juntos la carrera. Viven tranquilamente, pasean al perro, ven a los amigos, y hacen planes de futuro algo borrosos, sin definir gran cosa. Sólo tienen claro que quieren estar tranquilos, como siempre. Elisa está desde los dieciocho hasta los treinta años, en su etapa de plenitud biológica, al lado de Juan sin hacer todavía familia, porque aún están a tiempo y han oído muchos casos de gente como ellos que cuando se casan al año ya se han separado, porque se dice que "los papeles" arruinan parejas.

A los treinta años, la relación pasa por un bache, y deciden darse un tiempo. Elisa empieza a andar con amigas como ella, treintañeras sin pareja. Salen por ahí, dos o tres veces a la semana, van a pubs, se ponen la misma ropa que las chicas de veinte, y de vez en cuando algún tío les entra. Elisa está encantada, "lo que me he estado perdiendo". En cuanto a Juan, la da por perdida. Apenas se ven, parece que esa relación no volverá. Además a él le cabrea ver que el whatsapp de ella sigue activo a las cinco o seis de la madrugada. ¡Con lo aburrida que era ella antes!

Llegando a los cuarenta, Elisa se siente quemada de la vida nocturna. No ha conseguido verdadera felicidad. Sí ha echado algún que otro mal polvo con desconocidos que apenas recuerda. Y un día se reencuentra con Juan. Qué tal, cómo te va, etc etc. Algo de chispa quedaba entre ellos: se citan al día siguiente y acaban follando. Bueno, ella piensa que a fin de cuentas él es el hombre de su vida, ella vivió y folló, ya cubrió esa etapa, y ahora hay que formar familia, y su viejo noviete es la mejor elección, o la única por ahora. Bueno, el caso es que Juan no se ha quedado quieto. Tuvo una relación con una chica dominicana de su barrio, de la que ha tenido una niña. Elisa se lo toma bien y trata a la mulatita como si fuese su hija: la pasea, la peina, le compra vestiditos, la cuida .... Bueno, al fin y al cabo ha conseguido ser madre, ¿no?, porque al cabo de unos años siente que sólo le ha faltado parirla.

Otro caso, el de Jenny. No era muy estudiosa, así que tuvo que ponerse a trabajar. Al ser una chica realmente atractiva, no le costó encontrar un currillo poniendo copas en el pub de un amigo. Puede ser algo cansado, pero se conoce gente, el ambiente es divertido, hay mucho chico adulador, etc. Convertida en un pibonazo, e independiente gracias al dinerito que va ganando, encadena un trabajo de camarera tras otro. Desde los dieciocho hasta los treinta años, en su etapa de plenitud biológica, Jenny se pasa todo el rato esquivando pollas. Una legión de babosos, moscas de bar, chulitos con camisa y gomina, pagafantoides y fracabetas le dicen todo el tiempo lo guapa que es. Ella está encantada, claro. Y de esa legión escoge a los que encuentra más atractivos. Tiene una vida sexual bastante agitada. Es la reina de la noche. Aparte, siempre que puede y está a su alcance, hace un viaje, sola o con las amigas, al Caribe o algún otro sitio chulo y petado de testosterona.

Pero al llegar los treinta, algo cambia. El ambiente ha terminado por hastiarla. Está un poco cansada de la vida que lleva, querría algo más tranquilo. Su madre a su edad ya la tenía a ella y a sus dos hermanos. Pero ella no ve esa perspectiva cerca, por ahora. Ha abusado bastante de su cuerpo, ha bebido demasiado alcohol. También ha coqueteado con los porros y la farlopa. Y en el sitio donde trabaja, donde sirve copas luciendo el último modelito que se ha comprado, han contratado a veinteañeras mucho más frescas y flamantes que ella, arrinconándola en cuanto a atenciones masculinas. Piensa en irse de su último trabajo, pero ya está un poco mayor para competir con otras camareras de 20 en otro local, ¿no será mejor aguantar en ese trabajo una temporada más? Se plantea abrir su propio local, pero no se anima todavía.

Jenny recuerda que una vez un Beta la pretendió, un chaval que estaba en la escuela de hostelería. Ahora es un cocinero formado. Jenny piensa, si le hubiera hecho caso aunque no era un Adonis al menos si ahora fuesen pareja podrían abrir un local, él en los fogones y ella atendiendo en la sala. Pero no pudo ser, estaba demasiado ocupada tatuándose algo mientras miraba las actualizaciones del Tinder. Muy tarde ya. La chica llega a los cuarenta años con una vida muy ajetreada a la espalda, las parejas no le duran, no puede establecer un vínculo de oxitocina con ninguno. Y además sus ligues son cada vez menos apolíneos, ya no es como antes, que no había guaperas que se le resistiera.

Alba, Elisa y Jenny se pasan su época de cima biológica haciendo algo distinto de tener descendencia. Algo mejor o peor, más interesante o menos interesante, pero distinto de engendrar prole. Y es que el sistema está así. Incluso en el caso de Jenny, la más hermosa de las tres, la ginarquía estorba a la maternidad. Jenny recibe cada mes su salario en su cuenta. El sistema le paga por trabajar fuera de casa. El sistema le ofrece un montón de tiendas de ropa, de complementos, de bolsitos, de zapatitos, de tops, de jeans, de vestidos de gala para ir a la boda de alguna amiga donde seguro que pilla cacho. El sistema le ofrece poder cambiar de móvil cada dos por tres. El sistema le ofrece un surtido de viajes a sitios exóticos llenos de hombres fibrosos. El sistema le ofrece cobertura sanitaria y social total, por lo que no tiene que preocuparse de ahorrar por si viene un revés, puede seguir consumiendo. El sistema le ofrece poder consumir en infinidad de restaurantes, mesones, cafeterías, pubs y discos. El sistema incluso le ofrece pases y copas gratis en locales nocturnos. El sistema, además, le ofrece un inmenso abanico de hombres dispuestos a complacerla, para que ella elija al que le dé la gana desechando a los demás. ¿Qué tiene que hacer Jenny a cambio? Muy sencillo: trabajar fuera de casa y procurar no quedarse embarazada. Ésta es la octava pastilla roja, característica de nuestra época, y cuyos resultados estamos viendo.

Esta pastilla roja explica la paradoja de por qué cuando hay más recursos, más cosas, más que dar a los niños, menos niños se tienen. Y explica una segunda paradoja, de por qué los países donde más se prima económicamente la maternidad menos hijos se tienen mientras que en otros donde no se prima las mujeres tienen todavía 4 ó 5 hijos. Influyen las tasas de mortalidad infantil, pero no bastan en absoluto para explicar la diferencia. En los países pobres los niños ayudan en casa desde muy temprana edad, no se les agasaja como si fuesen pachás, y de mayores ayudan a sus ancianos padres. Asimismo, en esos parajes aún queda algo de moralidad tradicional y de temor de Dios. Ahora no: la infancia es alargada indefinidamente, así como la adolescencia, criar a un solo hijo es realmente caro, y los ancianos ya cobran -por ahora- una pensión .... con la que a menudo ayudan a sus propios hijos. Así están las cosas.



NEOMASCULINIDAD: MODO DE EMPLEO

¿Qué es la Neomasculinidad, cómo definirla? Es la realidad viril que va a barrer este mundo de betismo, de gordos asustadizos, de presentistas tatuados, de blandos, de tibios, de gente que más allá de su hedonismo del momento no ambiciona nada, no se moja por nada, no cree en nada y no valora nada. Este mundo será barrido, por las buenas, por las malas o por las peores, pero será barrido, más que nada porque ya se está autodestruyendo con su baja natalidad, su creciente deuda y su huida hacia delante. En el seno de ese mundo nosotros los Neos debemos sembrar las semillas de la esperanza y del futuro. Es necesario.

Mucha gente considera a los Neos, o MGTOW, como separatistas sexuales -lo que sólo es cierto en muy contados casos-. La neomasculinidad tiene como objetivo tender puentes entre hombres y mujeres, no cortar la comunicación entre ambos hemisferios de la condición humana, pero han de ser puentes construidos con cimientos sólidos, basados en la realidad. Los hombres sabemos tender puentes. Siempre los hemos construido nosotros. Estamos dispuestos a tender puentes, pero sin renunciar a ser hombres, como los hombres de siempre. Lo cierto es que Neomasculinidad podría llamarse Arqueomasculinidad. Queremos recuperar al Varón Eterno. En esa recuperación, eso sí, aprovecharemos los conocimientos y la técnica del día de hoy -aportados muy mayoritariamente por hombres en favor del acervo cultural planetario-. Los hombres de siempre sabían intuitivamente muchas cosas. Los hombres de hoy podemos añadir sabiduría científica constatada que ahora está a nuestro alcance. Las mujeres a veces olvidan que los hombres tenemos oídos y ojos. Internet nos ha ayudado a entender muchos misterios que antes formaban parte del "eterno femenino", desde el acceso a información red-piller -como el "bonobo porn", por ejemplo- hasta lo que ellas comentan entre sí en los foros femeninos, pensando que ningún hombre va a pasear su mirada por ellos. Tenemos que usar nuestros oídos y nuestros ojos, tenemos que informarnos. Es necesario.

Lo que alt-tubers influyentes como Paul Joseph Watson, Roosh Valizadeh, Black Pigeon o Marc Rudov, por citar a algunos célebres, puedan argumentar sobre neomasculinidad a buen seguro no se diferencia gran cosa de la opinión de un Neo de a pie de la Hispanosfera. Creo que todos tenemos en mente lo mismo. Mi aporte personal va a basarse en las pastillas rojas expuestas más arriba. Más que una descripción, es una admonición. Es decirte que te levantes del fango y seas hombre, sabiendo ahora lo que sabes. Es necesario.

-Vive. Sobrevive. La Naturaleza quiere que mueras prematuramente. Para la Gran Madre tú eres desechable. Según su designio, tienes que arremolinarte junto con otros varones girando como satélites alrededor de la mujer fértil, a ver cuál de ellos es el que se sale con la suya. La Naturaleza privilegia al útero. Con uno que triunfe, los demás sobran. La Naturaleza te ha hecho autodestructivo, violento, pendenciero, impaciente, anárquico y solipsista de pensamiento mágico.

Como varón, por tanto, corres más peligro. Tus trabajos típicamente viriles -los dirty jobs- serán más peligrosos. Si vas a trabajar estarás a menudo en peligro. Recuerda mis palabras cada vez que subas al coche y agarres el volante. Como varón, tienes más posibilidades de tener un accidente. No porque conduzcas peor que una mujer, sino porque conduces más kilómetros. Pero si estás soltero, estás en riesgo. Si te has convertido en proveedor de una mujer, la Naturaleza tenderá a que dures más. Es la retorcida manera que tiene la Diosa de privilegiar al útero. Si te has convertido en proveedor de una mujer, tendrás menos accidentes. Tenedlo en cuenta. Pensad en el memento mori. Pensad que cada día de vuestra vida puede ser el último, porque sois varones y no interesáis a la Diosa salvo para su utilidad. Pero, de alguna manera, aprended a actuar pensando en décadas y en siglos, como si fueseis a vivirlos.

Como varón, te enrolarán en guerras absurdas e idiotas para defender los privilegios de una casta casada. Los gangs y las bandas te querrán seducir para que entres en sus filas a adoptar comportamientos peligrosos y a consumir mierda destructora. Aléjate de eso. Escapa de la disgenesia. Adquiere habilidades guerreras, aprende una arte marcial, prepárate para la guerra, pero con el objetivo de mantener la paz. Tienes que durar, tienes que vivir, tienes que sobrevivir. Tienes que contradecir y refutar a la Diosa. Es necesario.

-Mantén el control. La Naturaleza quiere de ti que pierdas el control. Y tienes tendencia a perderlo, tienes tendencia a la entropía psíquica. Las chicas lo saben desde temprana edad. Descubren que pueden influir a los hombres, hacer que se comporten como payasos, modificar su ánimo con una mirada o un escote o una atención o un whatsapp. Ellas lo saben, saben que tienen poder sobre nosotros. Tenemos que aprender a mantener el control sobre nuestros impulsos. Si no tenemos ese control, nos volvemos fácilmente manipulables.

En la escuela no hay ninguna asignatura sobre el control y la gestión de las propias emociones. Se enseña a los niños cosas que no necesitarán en su vida adulta. Me encuentro muchas veces con antiguos compañeros de pupitre en cuyos trabajos el 99´99% de lo que se les enseñó en el cole no tiene aplicación alguna. Ni lo recuerdan. Las escuelas siguen el patrón reglamentario y estructural de las fábricas y las cárceles, lo que no parece lo más indicado para crear individuos plenamente libres y dueños de sí mismos, sino gente muy parecida entre sí y muy dependiente de la autoridad. Lo realmente importante, salvo la alfabetización y los rudimentos en matemáticas y ciencias, lo aprenderemos en la vida. Es la escuela de la vida, que dice el tópico.

Necesitas tiempo para ti, para pensar en profundidad un tema, una estrategia, una decisión. Necesitas silencio y máxima concentración. Necesitas establecer una distancia entre tus impulsos y tus actos. No te lo han enseñado en el cole. Allí te enseñaron a obedecer a una autoridad distinta de ti. Ahora tienes que aprende a obedecerte a ti mismo, a tu verdadera y propia autoridad. Tienes que disciplinarte. Es necesario.

-Evita la urgencia sexual. Es un corolario de la admonición anterior. Ya se dice siempre que los hombres, cuando estamos excitados, pensamos "con la otra cabeza". Ellas lo saben, son conscientes de nuestra urgencia, de nuestra debilidad, y aprenden a explotarla a fondo. Los sabios judíos ya conocían esto hace veinticinco siglos. Leed Proverbios 7 y lo veréis. Que no se desvíe tu corazón por los caminos de ella. Sigue tu propio camino. Sé que es jodido mantenerse en su sitio cuando aparece un pibón. La Naturaleza quiere que perdamos nuestro control interior, que nos convirtamos en peleles. Es duro. Pero hay que buscarse la vida. Mírala directamente al entrecejo, o imagínala veinte años mayor, lo que sea, pero no pierdas tu seguridad. Las mujeres muy guapas influyen demasiado, con su mera presencia, en los hombres inseguros.

El ejercicio de la meditación es interesante para establecer la debida distancia entre nuestra urgencia inducida desde fuera y nuestros actos. Si no podemos elegir sentirnos excitados por un reclamo del exterior, al menos nos queda el recurso de controlar nuestras respuestas conscientes. Adquiere una pequeña alfombra de lana, despeja un cuarto, ponla en el suelo y aprende a meditar. Busca tutoriales, lee libros, pregunta a quien sepa. La meditación es un ejercicio muy sano y útil que te va a enriquecer enormemente. Te llevará muy pocos minutos. Y con el tiempo, cuando hayas mejorado tus estándares de vida, no podrás renunciar a la meditación, por lo gratificante que te resulta.

¿Que no tienes tiempo en tu vida diaria? ¿Cómo puedes conseguir unos pocos minutos? Fácil, desinstálate del móvil el jueguecito al que dedicas minutos insustanciales del día, y aprovecha ese tiempo para meditar. Muchos de vosotros seréis libres si dejáis de dedicarle tanto tiempo al móvil. Pero parece que vuestro móvil es más importante para vosotros que vuestra libertad, a pesar de que a efectos prácticos lo único que os puede aportar es una factura mensual.

El gimnasio también te puede ayudar a desfogar esa urgencia sexual. Para entrenar bestia no necesitas más de media hora. Es el tiempo que puedes estar mirando el móvil a ver si alguna follamiga pone azul el doble check de whatsapp. O el tiempo que puedes estar viendo porno en Internet deformándote el sistema de recompensas de tu cerebro. Ese tiempo lo puedes enfocar en el gym. Al principio lo harás para que las tías te vean más atractivo, pero con el tiempo entrenar será un fin, no un medio. Será una manera de reafirmar una visión aristocrática de la vida. Será, asimismo, una altamente placentera experiencia cumbre, en palabras de Abraham Maslow. La sensación de pura vida que se experimenta en una sesión brutal de calistenia o de pesas o de crossfit no tiene precio, es algo que sabe a gloria. Canaliza tu energía sexual en tu favor. Es necesario.



-Potencia la camaradería viril. Los otros varones son tus compañeros de condición. Muchos no te entenderán, no sabrán a qué te refieres. No verán lo que tú ves. Tienes que ayudarles. Da lo mejor de ti mismo. Ofréceles la pastilla roja. Y da ejemplo.

Sigue tu camino, bien acompañado a ser posible. Rodéate de hombres optimistas, con hambre, con ganas de reventar la mediocridad y la tibieza del tiempo que os ha tocado vivir. Sed argonautas anunciadores de un tiempo nuevo, que es también el tiempo antiguo de los argonautas de las rutas del pasado. Sed como ellos eran, valerosos, despreocupados y drásticamente justos. Y recuerda: los argonautas que pueden acompañarte están en cualquier sitio. En tu trabajo, por ejemplo. Fomenta la camaradería con tus compañeros de curro. Al fin y al cabo son la gente que más ves a lo largo del día. Hay más argonautas aquí y allá. Donde menos lo esperas puede estar tu camarada de partida.

Los hombres estamos diseñados para amar a las mujeres, y para tener fuerte amistad con otros hombres. Podemos soportar las bromas pesadas que otros hombres nos hacen para integrarnos. Podemos hablar con brutal franqueza con ellos. Entendemos mejor lo que dicen. El cerebro del hombre entiende peor lo que le dice una mujer, lo percibe primero como música y sólo después entiende el sentido de sus palabras, mientras que para entender las palabras de un hombre nos cuesta mucho menos. Por eso muchos hombres quedan aturdidos y con dolor de cabeza tras haber estado hablando mucho tiempo con una mujer. No es misoginia, seguramente ella estuvo diciéndole cosas interesantes, pero el cerebro masculino las procesa de una manera más fatigosa. Por eso cuando el cerebro crea voces imaginarias durante procesos alucinatorios éstas suelen ser voces de hombre, porque le resulta más sencillo procesarlas así.

Si no quieren ser argonautas contigo, déjales estar. Si para alguno es prioritario intentar ligarse a una petarda de regional en algún antro, déjale. No necesitas contemplar el espectáculo de un tío borracho intentando ligar y al que finalmente sólo le hace caso una borracha. En su opinión él está triunfando; en la tuya lo que hace es dar PUTO ASCO. Pero déjale. Tampoco necesitas intentar despertar a un "nice guy" que va a hacer de paño de lágrimas, de punta en blanco y oliendo como si le hubiera caído encima toda la producción de colonia del mundo, de una amiguita a la que el malote ha roto el corazón, a ver si se la liga. Déjale que se pegue el hostión, que parece que hay quienes sólo despiertan a trastazos. Huye de los vampiros emocionales. No permitas que nadie te robe tu energía. Y, sobre todo, mantén tu firmeza ante los cínicos de mierda que te dirán que defender la camaradería viril significa que eres un gay que sigue en el armario. El sistema emasculado y endeudado que es Occidecadente mima a los cínicos, a los que no creen en nada, son sus memos útiles. Mándalos al infierno.

No te agobies si por ahora no sois muchos los que sintonizáis. Recuerda una de las máximas de la filosofía del Patriarcado: pocos, pero excelentes. Cumple esa norma. Es necesario.

-Cuida tu dinero. Procura ahorrar algo. Vive y date alegrías, concédete caprichos, págate tus propias fantas, pero valora el dinero. Si gastas el dinero, gástalo en ti, no contra ti. Sacudirse un gin-tonic de vez en cuando está muy bien; alcoholizarse porque sí y pagándolo tú no es de recibo.

Es cierto que vivimos una época en que el dinero ya no representa riqueza real, sino expectativas de riqueza para algún día. Es una sociedad construida a crédito. Pero incluso así tu dinero es fruto de tu trabajo. Debería ser sagrado para ti. Dale sentido. Lo ideal sería invertir en ti mismo, gastar un dinero que regrese en forma de réditos. Si quieres, puedes dedicarle tiempo a informarte sobre los mercados de valores, para ser un buen inversor. Pero también puede ser  algo más sencillo. Destinar el dinero que te pulirías pagafanteando a princesitas a aprender inglés de una puñetera vez te resultará muy útil si tienes que cambiar un día de país, cosa que no descartaría viendo cómo está todo, que a lo mejor acabaremos por hacer las maletas e ir donde papá Trump a ver si nos deja entrar, o al menos mejorarás en tus perspectivas laborales. O comprar alimentos más sanos y nutritivos, o pagar la cuota del gym -e ir, claro: el negocio de los gimnasios está en que se apunta mucha gente, acuda luego o no-. Eso redundará en tu imagen, en tu calidad de vida y en tu disponibilidad para seguir siendo interesante en el mercado laboral.

El sistema de pensiones públicas occidental, y más concretamente el español, está basado en un esquema Larra -llamado también "esquema Ponzi" por quienes desconocen la historia de España-, una pirámide cuya base tiene que crecer continuamente, algo imposible en el mundo real y mucho menos con la desastrosa natalidad del país. Hazte a la idea de que, aunque hayas cotizado como un campeón durante décadas para pagarle la pensión a otros, puede que a ti no te toque ni la mitad de lo que te correspondería. Procura ahorrar algo, fomenta la creación de lazos sociales, y consérvate juvenil y fuerte. Es necesario.


-Tú eres tu prioridad. Eres prioridad para tus seres queridos, y para nadie más. Para el Estado-beneficencia eres un paganini y un número. Para la Naturaleza eres un fecundador desechable. Y si sales con una chica, serás lo que sea menos su prioridad. Si ella estudia una carrera, ésta será su prioridad. Si tiene trabajo, será su prioridad. Si  tiene un hijo de otra relación, el crío será su prioridad -como es de esperar-. Lo normal es que así sea porque, a no ser que viváis los dos solos en una isla con Wilson, mientras la mujer esté en su plenitud biológica tendrá fecundadores desechables a montones orbitando alrededor de ella, de manera que puedes ser sustituido por otro.

Es hora de estar enfocado, hermano. Cuando estudias una carrera, asumes que vas a estar cinco años hincando los codos, perdiéndote unas cuantas juergas y follando entre poco y muy poco. Pues asúmelo. Ser un Neo es como estudiar una carrera. Enfócate en ti. Cinco años de Neo harán de ti alguien nuevo. Si empiezas a los 30, cuando llegues a los 35 no estarás cinco años más viejo, sino diez más joven. Tendrás dinerito, sabrás un par de idiomas, rendirás en tu trabajo, tendrás un lugar en el mundo, una cosmovisión a la que eres fiel, y no serás invisible para las chicas diez años más jóvenes que tú.

Eres varón, puedes morir en cualquier momento y a la sociedad le dará igual. Pero a pesar de ese memento mori, piensa con antelación, planifica. Si no piensas a un siglo vista como dije más arriba, al menos piensa a cinco años vista. Hazlo. Es necesario.


Visto en Pinterest. 

-Evita la misoginia. Evita el resentimiento. Acepta de manera llana y natural las cosas como son en la dinámica de sexos propia de nuestra especie. Tienes que definirte a ti mismo en función de tu realidad, de tus valores y de tus sueños. No puedes definirte según lo que algún separatista sexual rencoroso interpreta como MGTOW. Hay mujeres que merecen mucho la pena.

Tú te estás dando un tiempo. No estás jurando celibato a ninguna institución. Estás anteponiendo la procura de tus objetivos a los propósitos del Pagafantado. Ten en cuenta que el Pagafantado es un gran negocio que va de las industrias de la alcoholización nocturna y el látex hasta los bufetes matrimonialistas, los grandes almacenes y las clínicas abortistas, por lo que va a usar sus medios de seducción para que te desvíes. Sigue firme en tus propósitos. Otra cosa es que encuentres a una chica que sea digna de que reconsideres la situación. Serías un Aware MGTOW que podría abrirse a una relación seria, siempre y cuando esté basada en el respeto a tu condición masculina y a tu rol masculino, y si estás al tanto de las repercusiones legales que pudiera tener el paso que vas a dar. Tienes que dejárselo claro a ella con la mayor honradez.

Va a ocurrir. Nosotros los Neos tenemos un radar de descubrir wife material bastante más afinado que el varón promedio, atosigado por la asfixiante propaganda del Pagafantado. Vamos a encontrarnos con mujeres excelentes. Es pronto para decirlo, el tema lleva pocos años de andadura, pero un Neo que decide dar el paso de comprometerse en una relación a buen seguro conseguirá que ésta sea más duradera, o como mínimo mucho menos lesiva, más que nada porque ha repensado las consecuencias y los detalles. Hace unos 30-40 años la gente entraba en el matrimonio como siempre, por inercia social, pero la salida del matrimonio era ya nueva, un divorcismo iniciado muy mayoritariamente por mujeres. El cambio de paradigma pilló a millones de varones con el paso cambiado. Ahora la gente se casa menos, el mercado se está ajustando dolorosamente.

Hay mujeres tradicionales, fiables, sufridas, valiosas, en el seno de nuestra comunidad. Es nuestro deber honrarlas. Mi abuela siempre dice que ahora las parejas no aguantan nada -normal, porque el sistema incentiva eso-. Pero hay mujeres resilientes, dispuestas a ser tercas en el amor. Ellas merecen nuestro respeto. No las vemos "como objetos" porque ellas no se ponen en la situación de ser vistas así, porque son más recatadas, no usan el atractivo de su plenitud biológica como una palanca de influencia. Siempre pienso eso cuando me cruzo con parejas de evangelizadoras mormonas. Chicas robustas, altas, sanas como manzanas, que no van reclamando atención resaltando sus atributos femeninos ni sugiriendo promiscuidad con tatuajes. Y podrían, pues en mi opinión son bastante más atractivas que la española media. Pero su Superyó abrahánico está tan intensamente encardinado en su psique que la opción de ponerse un "uniforme urbano" que va en contra de sus valores no la contemplan. Es de sentido común valorar a mujeres así. Es necesario.



-Ritualiza y estetiza tu vida. Los rituales son los que nos construyen como somos. Eres lo que haces, de manera que si tus rituales son dignos y nobles tú serás así porque así te comportarás. Los rituales tienen la ventaja adicional de que ahorran tiempo y esfuerzo ya que deciden por ti en vez de quedar sumergido en una continua toma de decisiones. La palabra "decisión" proviene de un étimo latino que significa "corte": al decidir algo, cortas las alternativas. Así mejoras tu enfoque.

El ritual debe estar presente en tu día a día. Como varón, puedes morir en cualquier momento. Así lo aceptaban los guerreros, los cazadores, los mesías y los filósofos críticos de las eras antiguas. Abraza una concepción estoica del ser. El hombre estoico es un ser natural y social, dueño de su mente, que antepone su criterio a las opiniones ajenas, que acepta la incomodidad e incluso la procura, que se centra en aquello sobre lo que tiene control, y que autoconstruye su cosmovisión. Todo eso necesita ritos. Los antiguos arios, para recalcar la bajeza de los dasyus, les llamaban "carentes de rito".

Adoptando rituales, estetizas tu existencia cotidiana. Procura llenar de belleza tu mundo. Arte bello, música bella. No puedes proclamarte europeo si no conoces la cultura europea. Sé pulcro e impecable. Cuida tu vestimenta. No vayas desaliñado. No tienes derecho a ir desaliñado. Los antiguos samurais se mudaban y perfumaban antes de la batalla para estar presentables en el momento de morir. Habla con corrección, con la adecuada modulación, no te atropelles, no sueltes tacos extemporáneos, ni blasfemes. Un taco es un intento de impresionar a tu interlocutor. Si abusas de ellos sólo demostrarás estar desesperado de aprobación ajena. Tu casa debe estar impoluta, también. Desarrolla habilidades, aprende oficios, practica disciplinas físicas y mentales, mejora tu destreza manual: todo ello necesita rituales y aporta rituales a tu vida.

Veo por la calle a compatriotas mal afeitados, con media camisa por fuera, con ropa inadecuada, que parecen a veces sacos de patatas, mirando encorvados al suelo. Y luego veo a cualquier subsahariano sin un duro que viste impecablemente, conjuntando colores, y con aire digno. Jamás he visto a un negro desaliñado, o meando contra un contenedor. No te permitas a ti mismo posturas o actitudes indecorosas. Estás encarnando un ideal aristocrático de vida. No lo olvides, y si lo olvidas ya estoy yo para recordártelo. Es necesario.

-Sé religioso. La Naturaleza quiere de ti que dejes de mirar al Cielo. Te quiere ateo, desesperado, desarraigado, que te creas un simio sesudo en la superficie de algún planeta de algún sistema solar en algún sitio de alguna galaxia. El ateísmo, con su radical fracaso, ha dejado paso al antiguo culto de la Diosa. No es raro ver a ateos intervenir en ceremonias geocéntricas, o reivindicando a la Pachamama, o convirtiendo el credo ecologista en una religión que pretende rebajar la categoría ontológica de los humanos. Sacerdotisas gordas como las Venus paleolíticas, gatos, cánticos, corros de la patata y parafernalias de corte lunar y nocturno ocupan el espacio sagrado que antes correspondía a los cultos solares patriarcales.

Antes los niños soñaban con ser astronautas. Soñaban con ser uno con el Padre en el Cielo. De hecho, el viaje a la Luna cambió la mentalidad de los astronautas que llegaron a ella, descubriendo una fuerza espiritual que les cambió para siempre. Los visitantes humanos de la Luna se reconvirtieron casi todos al más intenso de los espiritualismos. La cercanía del Padre insufló alma a aquellos varones escogidos. Ahora eso ha cambiado. Ahora los niños quieren ser, sobre todo, youtubers. Han cambiado la experiencia iniciática y obsesiva de ser argonauta sideral por la del palabrerío y la sobresocialización necesitada de likes. En eso ha podido influir, tal vez, el hundimiento de los niveles de testosterona en Occidecadente. Porque el camino de las estrellas es el camino del hombre, no el camino de hacerse estrella para una sociedad aburrida de sí misma y declinante.

El ateísmo radica en un paradigma determinista pasado ya de fecha. Ahora sabemos que el 95% del Universo es materia y energía oscuras, lo que debe llevarnos a una cosmovisión muy distinta. El 95% de ti mismo es desconocido para ti. No eres sólo lo que ves en el espejo, sino mucho más, un inmenso continente aún inexplorado. Conviértete en pionero, en explorador de ese varón oscuro. No te agotas en lo que te han dicho que eres, porque eres mucho más. Los dioses masculinos, que anuncian al verdadero Dios Padre, pueden guiarte en la procelosa oscuridad. En ambientes neomasculinos está siendo altamente revindicado el dios Hermes, por ejemplo. Invoca a los dioses en tu favor, pídeles que te sean propicios, para acercarte más al Padre que sigue enfrascado y entusiasmado en Su labor creadora. Sé creador. Dios Padre no es un cazador, ni un guerrero, ni un monarca sino ante todo creador. Crea algo. Haz algo. Es necesario.


El dios Hermes en un detalle de la magistral "Las almas de Aqueronte" (1898) del judío húngaro Adolf Hirémy-Hirschl, injustamente marginado por Klimt y demás modernos.

10000 / 66 / 20-80

A la hora de conseguir tus objetivos como Neo, a la hora de centrarte en ti mismo -y en aquellos a quienes amas-, a la hora de ponerte como prioridad en vez de hacer pedestales para princesitas que no los merecen, necesitas estrategias. Necesitas hábitos. Necesitas, lo dije arriba, ritualizar tu vida. Y como nadie lo va a hacer por ti, es mejor que te pongas manos a la obra.

-La regla de las 10000 horas dice que para descollar en algo, para ser brillante en alguna actividad concreta, necesitas dedicarle esa cantidad de tiempo. La idea fue popularizada por Malcolm Gladwell en su libro Outliers (2008). Para conseguir algo hay que practicar, practicar, practicar y practicar. Si fallas, vuelves a intentarlo, vuelves a insistir. La idea es que la insistencia, la repetición, la perseverancia, rinden sus frutos. El que no persevera no consigue nada. Y cuando consigas lo que quieres, no lo despilfarrarás en minutos porque lo habrás sudado, será tuyo, tuyo y de nadie más, algo que el Creador te ofreció y tú conquistaste.

Lo que fácil viene, fácil se va. Pasa por ejemplo con el dinero. Que te toque la lotería es muy mala noticia, porque en un 70% de las veces acabarás arruinado y no serás más feliz que los "no agraciados". Será todo lo chocante que se quiera en un país como España que rinde delirante culto a las apuestas, especialmente a las estatales -todos los 22 de diciembre con la misma monserga, qué pesadez-, pero no por chocante es menos cierto: las loterías son peligrosas. Pero los Estados-providencia las promueven o, como mínimo, las gravan con impuestos, de manera que no les interesa que ese culto al maná dinerario se enfríe.

En vez de loterías, trabajo duro. El trabajo duro es tu mejor amigo, tu más valioso aliado. El trabajo duro no miente ni engaña. No traiciona. No te deja tirado. Ama el trabajo duro. Los grandes trabajan duro. Y tú eres varón, estás llamado a ser grande por el Padre.

Es cierto que la regla de las 10000 horas es criticable, no tienen por qué ser 10000 horas clavadas, es un promedio, a veces llega con 5000 horas, a veces se necesitarán 15000. Correcto. Pero el sentido profundo de esta regla es que el tiempo es muy importante. 10000 horas son una barbaridad de tiempo. ¿Qué vas a hacer con todas esas horas? ¿Tirarlas, o aprovecharlas? Si encuentras un euro en el bolsillo, ¿lo tirarías a la basura? No, ¿verdad? Pues no tires una hora a la basura. Haz como Gregorio Marañón, quien se describía como un trapero del tiempo. Aprovechaba cada minuto igual que los buhoneros de antaño y los rebusca-contenedores de hoy aprovechan cada despojo que esta sociedad obesa y miedosa arroja de sí.

Arranca horas de aquí y allá. Y empléalas en ti, en tu progreso personal, en tu fortalecimiento. Fíjate, todavía en nuestra época de móviles y tablets la gente sigue viendo mucho la tele, en España casi cuatro horas diarias mirando un electrodoméstico unidireccional. Piensa en lo que podrías hacer con esas horas. Si quieres potenciar tu oratoria y tu argumentación para defender la causa europea, por ejemplo, y le dedicas cuatro horas diarias, terminas siendo mejor orador que Demóstenes. ¿Pensáis que Demóstenes nació soltando discursos? Se metía piedras en la boca y declamaba en la costa donde rompían las olas con tanto fragor que ni podía siquiera escucharse a sí mismo. Creo que fue Picasso quien dijo que el éxito era un 1% de inspiración y un 99% de transpiración. Puede que la inspiración vaya y venga, como una musa caprichosa. Pero si cada vez que se acerca te pilla trabajando en tus objetivos, tendrás éxito.

Una crítica que se le hace a la regla de Gladwell es que en realidad para gran cantidad de objetivos profesionales o vitales hace falta una cantidad de tiempo muchísimo menor que esas 10000 horas. Pues mejor todavía. Eso debe darte más ánimos. Arranca horas hasta de las paredes. Establece rangos de tiempo diarios que sean sagrados, durante los cuales puedas pensar, actuar y concentrarte con absoluta entrega. Que sean unas horas intocables. Ten perseverancia. Es una virtud clave, no me cansaré de repetirlo. Así lo ha constatado últimamente Angela Lee Duckworth en su Grit: the power of passion and perseverance (2016). El concepto de Grit explica por qué la entrega personal obsesiva vence al CI, al dinero, al entorno familiar estable y al encanto social como fórmulas deterministas de predecir el éxito personal.


Angela Duckworth, al igual que la "madre tigre" Amy Chua, se corresponde con la popularizada idea de la tenacidad oriental. Muchas mujeres orientales son ambicionadas -y conquistadas- por varones blancos en buena medida porque de ellas se espera, estereotipadamente o no, que sean buenas madres, tradicionales, perseverantes en el amor: fiables, en una palabra, no movedizas. En las webs de contactos, los blancos y las asiáticas son los grupos con más probabilidades de que les contesten si mandan un mensaje. Nada nuevo bajo el sol.

Un precedente de la regla de las 10000 horas es la de los diez años de silencio. El psicólogo cognitivo John Hayes estudió la frecuencia de creación de obras musicales consideradas geniales por los mejores compositores clásicos, y se dio cuenta de que para llegar componer sus primeras obras cumbre necesitaban al menos diez años previos de trabajo, obras menores e insistencia. También, curiosamente, los años en que componían sus mejores conciertos, sinfonías y óperas eran los años en que más componían, los más laboriosos y productivos. Es decir, que para conseguir una obra maestra hay que hacer también mucha morralla, no sólo antes en la época de aprendizaje sino también en la de plenitud. Trabaja y persevera, hermano.

-La regla de los 66 días es algo menos conocida. Un psicólogo pionero, William James, popularizó la idea de que practicando durante 21 días se podía adquirir un hábito. Si comes mal y quieres adquirir el hábito de tomar más verdura y menos comida-chatarra, por ejemplo, necesitarías 21 días haciendo esto para que el hábito se solidifique en ti. No te va hacer deporte pero deberías: practica un rato durante 21 días y se convertirá en algo que comenzarás a buscar con afán, porque habrá pasado a formar parte de ti. Deja de fumar durante 21 días y no recaerás, etc etc.

La idea es buena, pero hace falta algo más de tiempo. Unos 66 días, parece ser. Cuando comiences a hacer progresar tu vida, puede que no sientas el feedback inmediato. Puede que aún no veas los resultados. Cuando alguien está más inmerso en su tarea creativa y productiva es cuando está en flow. Se trata de un concepto aportado por el húngaro Mihály Csíkszentmihályi en una serie de interesantes libros, concepto según el cual los momentos cumbres de la existencia se dan cuando enfocamos todas nuestras energías físicas y mentales en la consecución de un logro que consideramos difícil y significativo. Por eso los grandes creadores, cuando están centrados en su labor, están fluyendo. No tienen el rictus de agobio e incomodidad que tiene la gente que trabaja en lo que no le gusta, sino cara de placer, de éxtasis. Están disfrutando. Pero para que eso ocurra hace falta feedback, es decir, que uno empiece a percibir los efectos positivos, la recompensa de su esfuerzo, cuanto antes mejor para retroalimentar la actividad. Si te pasas días y semanas y meses afanándote sin que la recompensa llegue, no resulta extraño que abandones. Pero si perseveras durante 66 días, tu decisión se habrá convertido en un hábito y ya no te resultará tan arduo, sino algo natural, como alimentarte bien y no fumar.

El orador Tony Robbins, un Alfa del copón, dice que los triunfadores son aplaudidos en público por lo que han estado haciendo mucho tiempo en privado. Así debe ser tu caso. Tienes que pasar esa cuarentena. Todos los grandes la han pasado. Desde Jesús ayunando en el desierto hasta cualquier campeón olímpico, todos han atravesado épocas de ausencia de recompensas y solidificación de hábitos.

-La regla 20-80, o Principio de Pareto, fue formulada por el sabio italiano Vilfredo Pareto (1848-1923) por primera vez. En sus indagaciones como economista, se dio cuenta de que el 80% de los bienes raíces en Italia estaban en manos del 20% de sus paisanos. Con el tiempo fue acumulando más evidencia de que una extraña correlación 20-80 se daba en muchos aspectos de las sociedades humanas. Su regla se podría formular como que un 20% de las causas genera un 80% de los efectos. En el ámbito mercantil e informático es profusamente utilizada. Sugiero que te la apliques en tu vida.

¿Qué hace grandes a los grandes? Ya hemos visto que muchas horas, mucho trabajo, mucha perseverancia. Hemos visto asimismo que también contribuyen los hábitos productivos fuertemente arraigados en la conducta. Pero falta algo más. Falta enfocar los objetivos, concentrarse en una parcela concreta. Los genios saben, de modo claro o intuitivo, que el 20% de sus esfuerzos producirá el 80% de sus logros. Siendo eso así, se especializan. Se centran en el 20% de lo que funciona para convertirlo en el 100% de lo que hacen. Entonces sus logros crecen espectacularmente en calidad y a menudo también cuantitativamente. Renuncian a desperdiciar sus energías no sólo en lo que no da rédito alguno, sino también en lo que da pocos.

Hay muchos ejemplos que se podrían poner. Ahora mismo pondré el de Bobby Fischer. Era un genio, un superdotado. Pero se concentró en algo concreto: jugar al ajedrez. Pero dentro de esa concentración de objetivos, se concentró aún más: quería batir a los rusos. Según él la hegemonía soviética en el tablero estaba haciendo que el ajedrez perdiese su integridad y belleza. El 20% del abanico que un genio tiene para brillar son los juegos competitivos. De ellos, el 20% va de ajedrez. Dentro del ajedrez, el 20% es la alta competición. Esa triple aplicación del principio paretiano dio sus frutos. Ya lo decía Fischer de jovencito: "no voy por ahí haciendo el payaso, quiero ganar el campeonato mundial y derrotar a los rusos, me tomo esto muy en serio". Tan en serio se lo tomó, tanto se concentró, que tras ganar el campeonato mundial no defendió el título, tan puntual había sido su concentración.

Personalmente llevo meses aplicando la regla 20-80 en aspectos de mi vida. Ya puestos, los comentaré:

  • Me he dado cuenta de que el 20% del dinero que gasto al mes cubre el 80% de lo que considero gastos necesarios, útiles y razonables. Por tanto, hay un 80% del dinero que he estado gastando mal, de manera ineficiente. Darme cuenta de ello me ha ayudado a optimizar mi situación.
  • En calistenia, así como en el entrenamiento con peso libre, el 20% de los ejercicios abarca el 80% de los grupos musculares. He suprimido prácticamente todo ejercicio de aislamiento, concentrándome en los que alistan más cantidad total de fibras musculares. Tras un cierto estancamiento, mi potencia se ha disparado.
  • El 80% de las visitas al blog van al 20% de los temas. Estoy enfocando el blog en ese 20%. Por ahora es pronto para saberlo, pues lo he retomado hace dos meses, pero tengo la impresión de que está ganando en impacto y penetración. El tiempo lo dirá. Por mi parte, de este nuevo rumbo no lo moveré.
  • Como Social MGTOW cultivo las relaciones esporádicas y sin compromiso con chicas. Me he dado cuenta de que un muy concreto 20% de ellas supone el 80% de mis conquistas, así que me he enfocado en ese tipo de chica en particular. También en este caso el amigo Pareto ha sido de gran ayuda.

Crédito: AP. Philippe Petit entre las Torres Gemelas.

Si has tomado la decisión de ser Neo, y si aplicas las reglas numéricas que acabo de exponer, te vas a topar sí o sí con gente que no te entenderá. Si te lo tomas muy en serio, te dirán que no te obsesiones, que busques un punto de equilibrio. Yo te digo todo lo contrario: OBSESIÓNATE. Eso del equilibrio te vendrá muy bien si eres funambulista, pero los grandes funambulistas se obsesionaban. Philippe Petit se obsesionaba con sus sueños. La obsesión por un fin elevado es también elevada.

El equilibrio es una notable virtud, siempre y cuando no sea un estorbo enojoso para lograr tus objetivos. Los grandes campeones se especializan, no buscan equilibrios. Dado que alguien como Leo Messi tuvo desde niño un talento desbordante como futbolista, pretender que fuese también bueno al básket, al decatlón y a la petanca habría sido estúpido. Se habría malogrado un fuera de serie a cambio de obtener una medianía deportiva, eso sí, equilibradísima. Einstein era un crack de la física. Qué idiotez habría sido obligarle a repartir su tiempo entre su obsesión personal y la jardinería japonesa, la repostería de la Selva Negra, la literatura en swahili, la cría de carneros en Nueva Zelanda y demás. El mundo habría perdido a un sabio desequilibrante, habiendo ganado en su lugar a una medianía frustrada.

En mi caso, siempre he sido un tío muy fuerte. Sin embargo, no era demasiado ágil ni elástico. Según los fans del equilibrio, tendría que haberme olvidado del entrenamiento de potencia y ponerme a hacer toda clase de estiramientos, saltos y cosas raras. Supongo que en esa mentalidad influye el tipo de escolarización que hemos tenido: si eres una insípida medianía en todo pasas curso, pero si eres un genio en dos cosas y te cargas las otras ocho te condenan a repetir curso, en vez de aprovechar lo que te hace especial, que será lo que te haga feliz a ti y próspera a la sociedad. Bueno, en mi caso no. Si ya era fuerte, he seguido apostando por la fuerza olvidándome de si soy o no lo bastante rápido y flexible. No he querido ser un tío más. He querido ser yo. Y tú no puedes ser alguien distinto de ti mismo, de lo mejor de ti mismo potenciado al máximo. O eres tú mismo o eres un fraude, un tibio.

Ahí está el problema de la falta de motivación en el trabajo. Cuando en tu trabajo sientes que no estás trabajando para ti, llega el desánimo, el reloj que parece que no avanza, las pausas y los escaqueos cada vez más frecuentes .... y muchos buscan compensarlo con el ocio. Es decir, termina la jornada laboral, suena el pito, y hala, a desfasar y a vivir a tope para compensar la atonía del trabajo. Sin embargo, a menudo lo que se hace es ir a casa a derrumbarse en el sofá y ver la tele, y si la jornada termina de noche se toman unas cervecitas antes de llegar a casa para que el alcohol haga olvidar cuán frustrados y aburridos hemos estado en el curro.

Normal que ocurra así. Si eres átono en el trabajo, serás átono fuera. Si consigues motivarte en el trabajo, o si decides cambiar de aires, tendrás más energía fuera de él. Por eso muchos Neos inciden en el autoempleo, en ser emprendedores, en que tú seas tu propio jefe. Eso es más fácil en Usa que en España, claro. Aquí los autónomos están crucificados. Pero puedes estar motivado incluso trabajando por cuenta ajena, por qué no. Y si eres intenso en el trabajo, saldrás de él y serás intenso en tu ocio y en tu desarrollo personal. ¿Por qué? Porque la intensidad se ha convertido en costumbre y ritual para ti. No intentes compensar una cosa con la otra. Mejórate a ti mismo en ambas. Aplica las reglas numéricas. Funcionan.


Valor, camaradería, sentido territorial y aventura. Música con testosterona recreando el combate de Kringen, allí donde el bravo George Sinclair encontró su tumba.


POTENCIA TU TESTOSTERONA

Hace poco supe de un personaje llamado Simon Mol. Era un señor originario de Camerún que había solicitado asilo político en Polonia en 1999, tras haber estado refugiado en Ghana antes -según parece, se inventó a posteriori su biografía de activista-. Una vez se lo concedieron, se dedicó a escribir y a la agitación política, antirracista y antifascista -esto último algo bastante tardío, porque el fascismo fue liquidado en 1945-. El caso es que Mol fue acusado de haber ocultado que portaba VIH a las varias amantes que había tenido en suelo polaco, por lo que se presentaron cargos contra él. Su juicio fue suspendido dada la mala salud del acusado: Mol murió en 2008. Según se ha filtrado, las infectadas por él habrían podido ser más de cuarenta. Esto enlaza con otro caso, el de un refugee que en Islandia que ha infectado a varias mujeres sin saber, alega él, que portaba el virus. Otras 20 islandesas que han tenido relaciones sexuales con el refugee se han hecho la prueba. No sé en qué ha quedado el tema. Creo haber leído que el hombre llevaba apenas un año en la isla.

Estas noticias habrían sido imposibles hace unas décadas. Pero, además, si se piensan un poco, le dejan a uno perplejo. ¿Por qué tantas mujeres aceptan el sexo sin protección con varones provenientes del continente con más incidencia de VIH? ¿No eran las mujeres la "parte sensata" de la especie humana? Se nos dice que si las mujeres gobernasen, no habría guerras. Que son las sensatas y pacíficas. Sin embargo, la evidencia echa por tierra eso: cuando en Europa reinaban mujeres había más guerras que cuando reinaban varones. Por favor, recordádselo a vuestras amigas feministas así como a los manginas que repiten esos mantras para conseguir aceptación. Más allá de eso, de la falta de prudencia y de otras consideraciones, estos casos son el producto cruzado de dos procesos que han confluido triunfalmente en nuestra época:

  • La desaparición del patriarcado y la completa libertad sexual de la mujer, cuya virginidad ha pasado a ser un estorbo y cuya promiscuidad no se censura; y
  • El hundimiento de los niveles de testosterona en los varones de Occidecadente, que ha llevado a las mujeres occidentales en edad fértil a compensar esa decadencia biológica aplaudiendo la llegada de varones bien hormonados de terceros países.
Como buen Neo, debes centrarte en aquello sobre lo que tienes control. No puedes restablecer el patriarcado por ti mismo. El mundo que conocieron tus abuelos se derrumba. Es un hecho, y no puedes cambiarlo. Recuerda lo que debes hacer, lo que ya te dije: vive, sobrevive, mejórate, enfócate, ponte a ti mismo y a los tuyos como prioridad. Y recupérate en términos biológicos. Quizá sea nuestra época la primera que cumple el aserto "ya no hay hombres como antes", quizá desde el siglo V. Eso tienes que cambiarlo. Tienes control sobre ti, eso al menos no te lo han quitado a pesar de toda la contaminación estrogenizante, todas las comodidades innecesarias, todo el intervencionismo pringoso del Estado-providencia y todos los malos hábitos que hoy en día se celebran o toleran sin darles importancia. RECONQUISTA TU MASCULINIDAD, POTENCIA TU TESTOSTERONA. Sé digno de quienes te precedieron. Sé digno de los grandes hombres del pasado. Te lo digo para que tengas la oportunidad de ganarte el futuro. Por eso tienes que atacar el tema desde todos los ángulos.

Antes los varones tenían mejor nivel de testosterona que los de hoy, pero al vivir en sociedades patriarcales se presentaban ante las chicas y, sobre todo, ante los padres de las chicas como Betas. De ahí que en las sociedades masculinas y patriarcales la música popular era pro-Beta, manginista, white-knightista, blue-pillerista y devota de la princesita:



En los años sesenta y setenta una serie de causas llevan a la independencia progresiva -económica, social, familiar y sexual- de la mujer, pero los niveles de testosterona se mantienen en buen nivel todavía, lo que da lugar a la aparición del rock como fenómeno planetario. El rock es música para Alfas, de actitud Alfa. Al volver nuestras sociedades poco a poco al primigenio juego de Alfas y veinteañeras libres, la música predominante se adapta a la naciente realidad de la mujer libre. El rock es básicamente música viril, de gesto viril, que atrae a mujeres libres enloquecidas -el fenómeno fan- por el gancho testosterónico de los rockeros. No es casualidad que el regreso al viejo patrón de Alfas y veinteañeras implique un montón de muertes prematuras entre varones rockeros.



Hoy en día, con la testo occidental por los suelos, el rock ha desaparecido. Ha sido totalmente eclipsado. Ya no hay rock de guitarras con un mínimo de proyección multitudinaria, salvo viejas bandas que no se deciden a disolverse. En su lugar ha entrado otra música de Alfas, el reggaetón, apropiada para varones que vienen de países donde la testo sigue en niveles saludables. Los vídeo-clips reggaetoneros no pueden ser más ilustrativos: el Alfa vestido de traficante pavoneándose en un yate o en una mansión californiana, rodeado de pibonazos que reclaman esforzadamente un poquito de su atención mientras se contonean ligeritas de ropa. Bueno, así están las cosas, o así es como las veo yo.

Lo que voy a proponer es una lista práctica de hábitos y estrategias que puedes adoptar para despertar el poder hormonal que como occidental de pro que eres a buen seguro tienes deprimido. Vamos a ir al grano, no sin antes decir algo que espero que te anime: hoy por hoy la amplia mayoría de nosotros tenemos de partida una buena base hormonal, lo que pasa es que está adormecida. Por lo general se considera que un varón ha recibido en el seno materno un aporte sano y suficiente de testosterona durante la gestación por una serie de dimorfismos, es decir, de caracteres que nos diferencian morfológicamente de las mujeres. Un dimorfismo muy poco conocido es la llamada ratio digital 2D:4D, consistente en la diferencia de longitud entre los dedos índice y anular de la mano. En varones el anular suele ser algo más largo que el índice. Es señal de que el feto ha recibido unos niveles adecuados de andrógenos. Existe proporción directa entre ambos parámetros. De media en varones, si dividimos la longitud del índice entre la del anular la ratio viene a ser un 0'947. En el caso de las mujeres, la ratio es mayor, tiende a 1, el índice y el anular de la mano femenina suelen ser iguales o el índice algo más largo que el anular, con la excepción de -según parece- las lesbianas, que tendrían una ratio menor, similar a la de los varones. Eso dejaría abierta la puerta a la hipótesis de que el lesbianismo deriva de la mayor recepción de andrógenos durante la gestación, cosa que desconozco. Hay también lesbianas con una ratio digital alta, como la de las mujeres heterosexuales, pero parece ser que eso es más propio de lesbianas femme o de aire más estrogenizado, en contraposición a las lesbianas butch o "camioneras", quienes tenderían a la ratio baja como los hombres. La tendencia a ratio baja o a ratio alta tiene implicaciones en la salud, como mayor proclividad a determinadas enfermedades.

Supongo que más de uno habrá ido a medirse los dedos tras leer lo que he escrito. No hay que agobiarse mucho por ello. Aunque no se tenga un buen punto de partida, se puede mejorar mucho con la debida concentración y con el debido esfuerzo. Así que visto esto, comencemos a optimizar la testo desde todos los frentes.


Visto en Wikimedia Commons, autor Jefras. Yema de huevo de gallina.

-Alimentación. Lo que comes.

-Carbohidratos de calidad. Una dieta con poco carbo y excesiva proteína baja los niveles de testo libre e incrementa los de cortisol, mientras que otras dietas con más énfasis en el carbo producen el efecto contrario. Los humanos somos omnívoros, nuestra dieta tiene varias patas como las mesas, y todas esas patas son importantes. Si la lipofobia es un error, no caigamos tampoco en la carbofobia. Potencia el consumo de carbos nutricionalmente densos, no los que contengan calorías vacías.

-Colágeno, la llamada "proteína de la juventud". En otros tiempos los animales se aprovechaban hasta el último gramo. Se comía el bicho entero. En tiempos actuales sólo se aprovecha la carne, es decir, el músculo esquelético. Eso es un error. El colágeno reduce los niveles de cortisol -jugando a favor de la testo-, mejora el rendimiento deportivo, rejuvenece, hace más profundo el descanso -algo también favorable para la testo: nada como los venerables caldos de huesos para conciliar el sueño-, viene bien a las articulaciones y potencia el desarrollo muscular. Otra opción que parece positiva es el colágeno hidrolizado.

-Aceite de oliva virgen extra, prensado en frío. Es una grasa de altísima calidad, joya de la gastronomía ibera, con efectos anti-inflamatorios, anti-oxidatorios del colesterol LDL, antibacterianos y potenciadores de la testo, a buen seguro debido a la presencia de oleuropeína en la pulpa de la aceituna verde. Otro aceite muy interesante es el de argán, con los mismos efectos -en España suele usarse más bien como hidratante tópico-.

-Otra grasa de calidad, la mantequilla de pasto que tomaban nuestros tatarabuelos en el campo, con su característico color dorado. Está petada de vitaminas liposolubles que incrementan la masculinidad. Y no hará falta decirlo: la margarina no vale, señores. Olvídense de ese sucedáneo.

-Huevos. La yema es rica en colesterol, precursor de la testosterona. Sobre los huevos se han dicho auténticas barbaridades, cuando se trata de un alimento apreciado en cualquier lugar y cultura.

-Ajo y cebolla. Absolutamente imprescindibles en cualquier dieta. Yo detestaba la cebolla hasta que empecé a informarme sobre sus brutales cualidades, entre ellas su potente efecto androgénico. Necesitaría un artículo aparte para hablar de estas dos maravillas que la flora nos ha proporcionado, así que me limitaré a decir que nos serán útiles en nuestro propósito de potenciar testo. ¡Qué pésimo consejo le dio don Quijote a Sancho cuando le dijo que no comiera ajo ni cebolla!

-Las ostras, obviamente. Y, cómo no, habrá que recordar la anécdota -supongo que legendaria- de que Casanova desayunaba 50 ostras de una tacada para estar a la altura de su fama de gran amante. Lo cierto es que es un alimento con nutrientes de alta calidad, muchos relacionados directamente con la síntesis de testosterona, como el zinc, el magnesio y el selenio.

-Frutos del bosque. Las moras, los arándanos, las frambuesas, no sólo están riquísimas y son muy aprovechables en pasteles y mermeladas, sino que además tienen muchas propiedades. Las más conocidas son las antioxidantes, y sólo por eso merecen la pena, pero también porque ayudan a eliminar el exceso de estrógeno en el organismo. Yo alucino cuando voy por mi tierra y veo que la gente no recolecta las moras de las zarzas silvestres. ¿Hemos perdido toda sabiduría popular?

-En general, los alimentos con calcio D-glucarato, un desintoxicador natural que actúa también como preventivo de varios tipos de cáncer, y que inhibe las enzimas que impiden una adecuada eliminación de estrógeno sobrante. La manzana y la naranja son frutas muy populares que lo contienen. También varias verduras crucíferas.

-Las crucíferas en sí son ricas en componentes antioxidantes, anti-inflamatorios, anticancerígenos y, para lo que ahora toca, eliminadores de estrógeno. Coles de bruselas, brécol, coliflor, rúcula, rábano .... hazles un hueco en tu dieta. Como se está viendo, las comidas tradicionales son así por algo.

-La miel. ¿Por qué crees que el momento idóneo para la fecundación en una pareja joven tradicional es llamado "luna de miel"? Aunque es un producto muy calórico, la miel es rica en boro, mineral asociado a buenos niveles de testosterona, y mejora la circulación sanguínea, lo que a su vez mejora el desempeño sexual. En general los alimentos ricos en boro vienen bien para la testo y mejoran la biodisponibilidad de otros nutrientes.

-Probióticos, alimentos que contienen bacterias o levaduras, idóneos para mejorar la flora intestinal. La mejora en los niveles de testo parece probada, al menos en ratones, pero todo lo que mejore tu salud ayudará indirectamente a mejorar tus niveles hormonales. Mi favorito es el queso azul.

-El champiñón blanco de toda la vida inhibe la aromatasa, una enzima muy puñetera que tiende a convertir la testo libre en estrógeno. En general las setas comestibles son un excelente alimento.

-El aguacate. Es una fruta muy grasa, lo que no es malo sino bueno para la producción de testo, siempre y cuando el porcentaje de grasa poli-insaturada sea bajo, como es el caso. El organismo necesita grasas para obtener buenos niveles de secreción hormonal. Por otra parte, el aguacate es rico en vitaminas liposolubles idóneas para potenciar la testo.

-El perejil, porque es rico en una proteína específica que ayuda a transportar el colesterol a las células de Leydig, donde se sintetiza casi toda la testo masculina. Las especias potencian no sólo el sabor y la conservación de las viandas, sino también nuestra salud. Pon un poquito de perejil en tu dieta.

-El café. Sus beneficios son muy notables, también en lo que nos toca ahora. La cafeína es pro-anabólica y mejora el rendimiento deportivo, como se ha probado por ejemplo en press de banca y de pierna. Eso favorece los niveles de testosterona. La cafeína ha sido asociada a menudo con picos de cortisol, eso no se niega, pero parece poco significativo -incluso en algunos estudios la cafeína aumenta los niveles totales de testo en varones-. En mi caso suelo tomar un par de cafés al día. Estoy convencido de sus buenas propiedades para mi organismo.

-La uva se une a otros alimentos ya citados como la manzana, el brécol y la cebolla por la presencia en ella del flavonol quercetina, muy saludable para la testo no sólo indirectamente -combinada con resveratrol inhibe la proliferación de células adiposas, que juegan en contra de la testo- sino también directamente, como se ha comprobado con el vino tinto. La quercetina ayuda a que el cuerpo retenga testo libre evitando que se deseche por la orina. De todas las bebidas alcohólicas, el vino tinto me parece la opción menos mala. El resveratrol es un polifenol que se ha puesto de moda y que, quitando las exageraciones que han querido convertirlo en la panacea para todo, viene bien en tu dieta. Las uvas pasas son muy calóricas, pero también son ricas en boro y resveratrol.

-Las almendras son conocidas por su riqueza en arginina, que mejora la libido masculina. Además, son ricas en nutrientes necesarios para la síntesis de testo. Un puñado de almendras como tentempié me parece buena opción.

-El bicarbonato sódico, alcalinizante rápido para las indigestiones, posee inesperados efectos a favor de la testo. Además mejora tu entrenamiento de potencia. Y es baratísimo.

-La carne, evidentemente. La proteína animal es de mejor calidad que la vegetal. Además, los sustitutivos vegetales suelen estar basados en soja, una bomba estrogénica. Es preferible la carne de animales criados con pasto.


Visto en Wikimedia Commons, autor Huwmanbeing. Flores de soja.

-Qué no comer.

-Básicamente, los alimentos con fitoestrógenos. La soja es la leguminosa con un éxito más fulgurante en las últimas décadas. Como forraje, como biocombustible y, obviamente, como parte de la dieta occidental. Los países de Extremo Oriente no la empleaban como base alimentaria, aunque la aprovechaban fermentada como salsa, por sus interesantes propiedades. Hoy en día la dieta vegetariana y la vegana dependen en buena medida de la soja. Por ejemplo, el tofu o sucedáneo de la carne está elaborado a partir de la soja.

-Otro fuerte estrogenizante, si bien inhabitual en España, es el aceite de linaza, la fuente más potente de lignanos, fitoestrógenos que entran en el organismo que los ha ingerido y se comportan como estrógenos. El regaliz es algo más común, sobre todo en las golosinas de los niños y como edulcorante en algunas bebidas.

-El lúpulo de la cerveza es una bomba estrogénica. Eso lo sabían los alemanes del Medievo: se dieron cuenta de que las niñas que ayudaban a su familia trabajando en la recolección de lúpulo tenían menstruaciones prematuras. A sus efectos como estrogenizante en sí hay que añadirle el abuso en su consumo.

-En general, el abuso del alcohol. Está relacionado con la disfunción eréctil, el hundimiento de la calidad del semen, el empequeñecimiento de los testículos y en general con bajos niveles de testo, incluido el debilitamiento del vello corporal. El alcoholismo inspira una mentalidad postrada y abandonista, en las antípodas de la moral del guerrero. Sí parece que algo de alcohol está relacionado con leves picos momentáneos de testo, nada más. No merece la pena, toda vez que se corre el riesgo del abuso, una copa lleva a otra copa y de ahí al desastre, por lo que otras alternativas son preferibles. Además, el alcohol juega en contra de la hipertrofia muscular, de la óptima absorción de nutrientes y de la tarea purificadora y des-estrogenizadora del hígado, porque lo sobrecarga de trabajo. Que el alcohol sea hoy una industria enorme no quita que sea una mala idea.

-El Bisfenol A, bastante común en muchos envases: latas, botellas, tuppers .... Funciona como xenoestrógeno, entra en el cuerpo y se comporta como hormona femenina. Pasa de la madre al lactante, mientras que los adultos toman contacto con él mediante la comida enlatada.

-Los envases PET y similares, habituales para embotellar agua mineral, tienen potencial estrogenizante. Según esos envases se recalientan, van liberando componentes al agua. La alternativa es beber agua de manantial, almacenada en botellas y garrafas de vidrio. Si esa opción resulta lejana, se puede trasvasar el agua de las botellas PET a las de vidrio una vez comprada.

-La comida rápida y procesada contiene a menudo xenoestrógenos, como los ftalatos, que producen una disrupción endocrina en los habituales de ese tipo de comida. En general todos los procesados, los snacks, la junk food, es altamente estrogenizante, lejos de lo que debería comer un guerrero.

-La droga en sí es mala, pero en las calles españolas un gramo de farla tiene como mucho un 15% de alcaloide, el resto son aditivos de color blanco repletos de disruptores endocrinos. Una razón más que sumar a las muchas que hay para no drogarse.

-Determinados carbohidratos. El gluten de los cereales favorece niveles más altos de prolactina, hormona marcadamente femenina -es la hormona de la lactancia materna- que suele estorbar los niveles altos de testo.

-El flúor presente en las pastas dentífricas y en buena parte del agua de grifo a nivel mundial puede actuar en determinadas dosis como disruptor endocrino, según varios estudios que reseñan su impacto en la masculinidad.

-El té negro de baja calidad -así como parece que también el té desteinado -descafeinado: a la cafeína del té se le sigue llamando teína- y los refrescos a base de té- tiene también notables concentraciones de flúor. En comparación, los tés verdes, blancos y "de hierbas" parecen tener una concentración menor.


 Crédito: cuenta de Twitter de Brad Pilon, célebre por muscularse y ayunar.

-¿No comer?

El ayuno intermitente ha ganado adeptos en los últimos tiempos. Dos de sus más célebres divulgadores son Brad Pilon y Martin Berkhan. En el mundo del entrenamiento con pesas existe auténtico terror al catabolismo, a que si estás unas horas sin comer tus músculos se diluyan, perdiéndose todo el trabajo realizado, por lo cual habría que hacer como unas seis comidas diarias, en pequeña cantidad, para estar continuamente metabolizando proteínas y otros nutrientes.

Sin embargo, un ayuno de 24 horas mejora la secreción de hormona del crecimiento en hombres. La hormona del crecimiento actúa sinérgicamente con la testosterona, promoviendo la hipertrofia muscular, lo que a su vez promueve niveles más altos de testo, en un círculo virtuoso. Además, quema grasa, lo que ayuda a optimizar testo. Durante miles de años fue normal para los humanos estar un día sin probar bocado. Estamos adaptados a ello. Y para los que hacemos entrenamiento de potencia saber esto es una liberación.

Brad Pilon sigue el método EatStopEat. Consiste en ayunar uno o dos días alternos a la semana, 24 ó 48 horas, durante las cuales no hay ingesta calórica pero se bebe agua. Martin Berkhan propone semiayunos más habituales, según la regla 8-16: una ventana de ingesta de 8 horas para luego estar unas 16 sin comer. Tengamos en cuenta que cada día nos pasamos ayunando 8 horas, las del sueño. El método Berkhan dobla ese tiempo. Incluso la ventana de ingesta puede ser menor, según el grado de compromiso que se tenga. Yo sigo más bien a Berkhan. Por ejemplo, termino mi última ingesta a las ocho de la tarde y hasta las doce del día siguiente no vuelvo a comer, justo después de haber entrenado duro.

Tengamos en cuenta que no somos rumiantes. No podemos estar todo el día digiriendo, como los herbívoros especializados en metabolizar celulosa. Nuestras ingestas son puntuales. Antes se comía cuando se podía. Ahora lo tenemos todo al alcance de la mano, de manera que no sabemos gestionar bien la abundancia.

Por lo demás, está demostrado que atletas con una ventana de 4 horas de ingesta pierden más grasa, ganan más masa muscular magra y rinden más -vgr. en press de banca- que los que comen convencionalmente.


-Entrenamiento de potencia.

Es el más adecuado para aumentar los niveles de testo al cabo de unas semanas, según la musculatura se va optimizando. Se trata de un tipo de entrenamiento anaeróbico, caracterizado por puntuales y exigentes esfuerzos de potencia intercalados con descansos para recuperar, en vez de un ejercicio más robotizado, continuo y aeróbico. El entrenamiento tradicional, hoy felizmente recuperado, es la calistenia, que aprovecha el propio peso corporal en ejercicios compuestos de rango amplio y cerrado. El trabajo con pesos muertos y máquinas entra también en esta clasificación. Personalmente, estoy complementando la calistenia con pesas, evitando en lo posible las máquinas.

-Entrenamiento duro y concentrado. Cuanto más se prolongue, más cortisol -la "hormona del estrés", enemiga de la testo- secretará el organismo. Recuerda esa clave eterna de lo patriarcal: poco, pero selecto. Entrena patriarcalmente, hermano.

-Evitar el sobreentreno y el fallo muscular. Entrenar hasta el fallo baja la testo y eleva el cortisol. Un sobreentrenamiento continuado en el tiempo, sin el adecuado descanso y sin la adecuada cabeza, destruye el músculo y sus residuos van a parar al riñón, con el peligro de desarrollar una peligrosa rabdomiolisis. Ten en cuenta que en la vida real es muy poco común llegar al fallo muscular. Antiguamente sólo se llegaba al caer en combate o al sucumbir ante una fiera, y claro, aquello era el fin. Descendemos de quienes no llegaron al fallo muscular en el momento clave.

-Entrena como una chica. En serio. En los gimnasios se ve a hombres practicando curl de bíceps obsesiva y desesperadamente, sin apenas ganar ni fuerza ni masa. Mientras, las chicas hacen toda clase de sentadillas, la clásica, pistol squats, jumping squats, bulgarian squats, contra la pared, con balón suizo, camino del granjero a grandes zancadas .... y mucho levantamiento de peso muerto o dead-lift. Cuanto más grandes sean los grupos musculares trabajados, más músculo se creará, más grasa se quemará y más testo y hormona del crecimiento se secretarán. Muslos y glúteos son los paquetes musculares mayores del cuerpo. No entrenar de ombligo para abajo es una equivocación que lastrará tus avances de ombligo para arriba. Además el dead-lift es perfecto para enderezar la postura, para que tengas andares de hombre, con la espalda bien erguida.

-Los movimientos lentos hacen ganar músculo y fuerza con más eficacia. Entrena lento, es más eficaz. Tensa el mayor número de fibras en cada movimiento, incluso las de músculos que no intervienen: tendrás más potencia para realizar la serie. Eso se debe a que tu cuerpo es sinérgico. Alterna pesos. Puedes empezar con pesos altos a 3 ó 4 repeticiones, e ir bajando paulatinamente de peso manteniendo las mismas repeticiones, según te vayas cansando. O bien puedes alternar, serie con peso alto y pocas reps, serie con peso más liviano y más petado de reps, luego de nuevo peso alto, para que el músculo reciba un trabajo novedoso. Hay muchas alternativas, busca y prueba.


Homer en Slumberland.

-Descanso.

-En primer lugar, el descanso nocturno. Los desórdenes en el sueño y la baja testo en hombres están íntimamente ligados. El sueño es una parte del día que sigue resultando muy misteriosa aún hoy. Durante el sueño, el metabolismo baja -por eso nos arropamos- y todo nuestro ser se enfría mientras se autorrepara, física y psíquicamente. Interferir ese proceso mediante la privación de sueño nos mina, empezando por los niveles de  testo. Por tanto, y más aún si se entrena, el descanso nocturno ha de ser optimizado.

Nosotros soñamos porque podemos permitirnos un sueño realmente profundo. Y nos lo podemos permitir porque no tenemos depredadores. En condiciones de sueño profundo el cerebro se repara a sí mismo con la máxima eficacia, potenciando ese "algo" que nos permite no tener depredadores, nuestra inteligencia. Para conseguir un sueño profundo la contaminación lumínica debe ser erradicada. Si vives en el campo dormirás como una piedra. Si vives en la ciudad, puede que no te quede otra que bajar las persianas, ponerte tapones en los oídos, y si ves que tienes que desconectar algo pues lo desconectas. Lo malo de bajar las persianas es que el aire no corre. Puedes plantearte el uso de un ionizador de aire para mejorar la atmósfera de tu piso, que esté homologado y con baja producción de ozono. Recaptará las partículas indeseables del aire, haciéndolas tan pesadas que acabarán en el suelo -después mejor fregar que barrer, para que no vuelvan al aire-, y neutralizará las nubes electrostáticas que producen los electrodomésticos. Tu piso tendrá una calidad de aire similar al del aire de campo tras la lluvia, o donde el viento o el agua -la costa, una sierra, una cascada- baten con fuerza y renuevan la atmósfera de iones negativos. Infórmate sobre el tema y después decide.

-En segundo lugar, el descanso diurno sutil, consistente en evitar el estrés innecesario. El organismo tiende a tolerar poco estrés, porque es negativo: eleva el cortisol y hunde la testosterona. Además, para secretar cortisol hace falta colesterol, por lo cual la hormona del estrés compite con la hormona del poder para quitarle su precursor.

Por eso cuando no es necesario, se desconecta la emisión de estrés. De ahí que en el trabajo cuanto menos haya que hacer tenderemos a ser más dispersos y a equivocarnos más, porque nuestro organismo no quiere estresarse gratuitamente. Sin embargo, vivimos en una sociedad de estrés gratuito, con mucho ruido, muchas prisas, muchas caras desconocidas cruzándose con nosotros a cada rato, muchos coches amenazándonos, muchos sobresaltos, mucha sobreexcitación de todo signo. El estrés a corto plazo no es significativo a efectos hormonales; el estrés continuo lo es y de qué manera. No estamos evolutivamente adaptados para el estrés continuo. De hecho los pueblos primitivos no lo conocen.

-En tercer lugar, el descanso sexual. Si no tienes pareja, debes controlar la masturbación, procurar espaciarla en el tiempo. Períodos razonables de abstinencia mejoran los niveles de testo. Aprende de los sabios de todas las épocas, aprende de los varones preclaros, de cómo transmutaron esa energía sexual en grandes cosas. Enfoca tu energía creativa en otros objetivos. Todo lo grande que se ha conseguido en la historia proviene en primer lugar de una decisión de abstinencia sexual.

El sexo con una mujer incrementará tu testo. Pero el acto mecánico de pajearse no. Una abstención de una semana sí la incrementa notablemente. Esto último es muy interesante. Tras el pico del séptimo día, los niveles de testo regresan a la normalidad. Pero en ese pico, en ese día especial, tienes más testo que nunca, si no te has pajeado antes, con lo cual serás más atractivo que nunca para las mujeres. Piénsalo. Aguanta siete días, y el séptimo disfruta de toda esa testo rebosante. ¿Que no triunfas ese día? Bueno, tú verás lo que haces con tu mano al llegar a casa. En cuanto a "matarse a pajas", el exceso de eyaculaciones hace que los receptores de andrógenos a nivel del hipotálamo se vengan abajo, mientras que se optimizan los receptores de estrógenos.

-En cuarto lugar, el descanso genital, que no es lo mismo que el sexual. Los testículos tienen que estar dos grados centígrados más fresquitos que el resto del cuerpo. Por eso están diseñados a cierta distancia, colgando. La ropa interior ceñida es contraproducente para tu testo. Los calzoncillos que usaban nuestros abuelos nos dan risa .... pero la misma risa les da a ellos nuestro nivel general de testo, la de una generación débil, asustada y que abandona a la primera dificultad. Si sales de noche a triunfar, OK, ponte un bóxer chulo, pero el resto de la semana usa ropa interior más holgada. El agua fría, por cierto, les viene bien a nuestras gónadas.



 Visto en knowyourmeme.com. Mi meme favorita, Fuck Yea o la victoria personal en cualquier desafío cotidiano, incluso en los más nimios y frívolos.

-Actitud. Actitud. Actitud.

Aparte de comer bien, de descansar, de entrenar y de evitar malos hábitos, está la actitud. No es mero determinismo químico, porque interviene la mente. Si te conduces de una determinada manera, viril y resuelta, confiada, por la vida tus respuestas hormonales tenderán a masculinizarse. Aunque te cueste. Aunque tengas que fingir. ¿Por qué no fingir un poco, por qué no salirte de la manida zona de confort y adoptar posturas de hombre aunque por dentro te sientas inseguro? Ya lo dijo el poeta Ovidio hace dos milenios: hubo quien, fingiendo amar, terminó amando de veras. Los anglos lo dicen así: fake it until you make it. Estoy de acuerdo.

-Haz manspreading. Adopta una postura segura y dominante, abarcando bastante espacio. Amy Cuddy descubrió que dos minutos de "teatro varonil" aumentan la testo un 20%, mientras que adoptar posturas de timidez y grisura hunden la testo y suben el cortisol. Busca el contacto visual, no te encorves, eleva el mentón, respira hondo y relajado, sonríe sin reírte como un macaco para quedar bien. Da la mano, con firmeza.

-Habla con chicas guapas. Lo que se sabía de los animales se ha confirmado con humanos: interactuar con mujeres atractivas sube la testo. Eso tiene un sentido evolutivo, claro está. Curiosamente, en estos casos el cortisol aparece con fuerza pero no para hundir la testo sino para ejercer una sinergia con ella, potenciando nuestro atractivo. Es un caso evidente, y evolutivamente lógico, de estrés sano. No intentes llevártelas al huerto. No hace falta que te propongas conseguir su número de teléfono. Simplemente interactúa con ellas, con naturalidad, fluyendo.

-Logra algo todos los días. Cada día ponte una meta que se pueda completar antes de irte a dormir. La que sea, por modesta que sea. Así generarás una dinámica ganadora. Ése es el sentido profundo de la meme FUCK YEA, acostumbrarte a ganar, a cumplir lo que te propones, a salir airoso, a seguir hacia delante.

-Optimiza tu economía. Ganar dinero sube la testo, y una testo alta lleva a ganar dinero.

-Sé independiente en tus ingresos. No dependas de subsidios. Si te has quedado en el paro y tienes derecho a la prestación por desempleo, no te tomes un "año sabático" salvo que realmente te haga falta -atender a un familiar, estudiar a tiempo completo-. Tómate unas semanitas de relax y vuelve a buscar trabajo. No caigas en la tentación de agotar toda la prestación sin más. Genera tu dinero, y generarás testo.

-Toma decisiones tajantes. El comportamiento de jefazo drástico sube la testo. Pero no lo pagues con los demás. Tú eres tu propio jefe, eres un Neo, eres un líder que sólo se sigue a sí mismo y a sus valores insobornables. Las decisiones tajantes pueden ser, y a menudo son, muy necesarias en el entorno laboral, sin por ello tener que vulnerar los derechos ni el honor de otras personas. Pues haz así en tu entorno personal. Toma decisiones tajantes en tu vida. No seas tibio. No estés a medio camino. No seas como el asno de Buridán, que por no decidirse entre un abrevadero de agua y un montón de heno se murió famélico. Decide algo, y a lo hecho pecho, siempre respetando a los demás. Un Neo no tiene que demostrar presunta hombría pisando a nadie. Pero que nadie le pise a él. Don't tread on men!!

-Consume arte y música que sintonicen con estos valores. Si tienes que dar carpetazo a cosas que te gustan, dalo. Si cambias de vida, hay cosas que se van a quedar atrás. Escucha música que transmita valores testosterónicos, de fuerza, de seguridad, de confianza, de decisión tajante, de victorias cotidianas, de independencia, de victoria de la voluntad sobre el mero sentimiento que proviene de nuestra tendencia a la entropía psíquica.

Un ejemplo personal. A mí me gustaba mucho la música indie, pero la he abandonado por completo. Los indie-kids que nos iniciamos en los años noventa amábamos aquellas bandas de chicos desastrados que tocaban fatal pero con gracia, que eran desgarbados e iban desaliñados, que miraban al suelo durante los conciertos - el shoegazing- y cuya vocecita medio se oía entre oleadas de distorsiones guitarreras. Eso fue santo y seña de una generación. También nos gustaban los grupos de chicas que se inspiraban en el sonido Eurovisión, que iban de inocentonas, con ropa demodé, y que hacían continuo énfasis en sus sentimientos y emociones. Nada que añorar. El indie no se diferencia gran cosa de la música pop convencional. Tiene más gracia y está menos prefabricado, pero su blandura y su pesada insistencia en los sentimientos me resultan ahora insustanciales.

Un dato interesante sobre el tema musical. Escuchar música "heavy" y similares durante los primeros meses de gestación aumenta los niveles de testo prenatal en un 18%. Lo llaman el "efecto Metallica". Los niños se caracterizan por una mayor agresividad y por un cuero cabelludo más tupido.



SOBRE LA COMUNIDAD DE SEDUCCIÓN

Llegando ya a los últimos párrafos de este manifiesto, y habiendo descartado algunos puntos que prefiero desarrollar en futuras entradas, para profundizar mejor en ellos y para no hacer interminable esta entrada tanto para vosotros como para mí, quiero decir algunas cosas sobre la así llamada "comunidad de seducción", cuyos miembros son conocidos en la Anglosfera como "pick-up artists" o PUAs, artistas del ligoteo. En estos tiempos de hedonismo templado, de mujeres libres, de vida nocturna y de vacío existencial, algunos avispados buscan en el mercado de los Betas y Omegas la comercialización de libros y cursillos para ligar. Dado que las mujeres están como están, que la vida va como va, que la sociedad se desliza por el tobogán jabonoso de la ausencia total de idealismos, aprovechemos la ocasión para triunfar social y sentimentalmente, transformándonos en Alfas: eso les prometen a los chicos que no ligan. ¿Que las mujeres viven la vida sin miramientos? Los PUAs prometen a los fracabetas + omegazos que les van a devolver la jugada, tratando a las mujeres como -en palabras de Roosh- sexual commodities.

Los PUAs despliegan una serie de mercadotecnias que según ellos son eficaces para romper el hielo con la chica, o con el grupo de chicas o set, todo un abanico de gestos, miradas, poses, frases de inicio, ropa concreta a ser posible llamativa, accesorios peculiares y demás tácticas que teóricamente llevan al éxito amatorio o, por lo menos, a conseguir el teléfono o un beso -"cerrando" la caza-. Según me iba informando del percal, me di cuenta de que básicamente esas técnicas son las mismas que usan los comerciales "a puerta fría" de toda la vida. Hay un pitch de entrada para romper el hielo, hay una serie de impulsos para influir en la chica -a veces mediante recursos de PNL-, y hay un cierre de la venta. Es más, hacer cold approach a una chica por la calle equivaldría a la llamada al timbre de una puerta desconocida. Según los PUAs, sus métodos son altamente exitosos. Te garantizan un triunfo sonado tras otro en materia de seducción, tras -eso sí- haber adquirido sus libros, audios, cursillos o el producto que sea.

Tres rasgos acercan a los PUAs y a los Neos o MGTOW. Primeramente, su enfoque en la condición masculina, y más concretamente en la masculinidad frustrada, para ofrecerle alternativas y mejorar su situación. Segundo, su extensión horizontal y sin sistematizar, aprovechando las nuevas tecnologías para conectar a varones aislados y hacer que compartan sus logros, chascos y anhelos, generando una sinergia que va creciendo como una bola de nieve. Y tercero, su ausencia de idealización de las mujeres. Son tendencias sociales post-pastilla roja, que aceptan el mundo líquido y posmoderno en que vivimos, y que aprovechan esa nueva conciencia, ese despertar, en su favor evitando caer en las trampas que otros varones no saben evitar.

Sin embargo, a pesar de ciertas semejanzas, sus divergencias son muy hondas. A veces hay rifirrafes entre PUAs y MGTOWs que en principio no tendrían mucho sentido porque Internet es grande y hay sitio para todos, cuanto mayor sea la oferta para la neomasculinidad pues mucho mejor, ¿no? Lo que pasa es que ambas tendencias luchan por el mismo mercado, el varón inmerso en la frustración amorosa y social. Por eso tarde o temprano iban a tener que chocar.

-Ante todo, los Neos sabemos que quien más liga es el Alfa, de modo que lo que hay que hacer es reconvertir al Beta en Neo-Alfa mediante una ofensiva en todos los frentes. Mientras, los PUAs argumentan que basta con comportarse como Alfa siguiendo un elaborado abanico de "ganchos", una actuación. Es cierto que en este manifiesto he comentado que hace falta el cultivo de la actitud para ser un Neo, pero esa actitud ha de practicarse las 24 horas del día, no sólo cuando quieres ligar con una chica, y es sólo una parte de tu profundo cambio personal.

-Los ceremoniales PUA de seducción son demasiado impersonales, tanto como las ventas a domicilio. En cambio, nosotros los Neos nos enfocamos en aquello que nos hace especiales, nuestro paretiano 20-80, ni objetualizamos a las mujeres ni a nosotros mismos. Cada uno de nosotros es especial y tiene sus puntos fuertes y débiles.

-Nuestra condición de varones Neos engloba la totalidad de nuestra personalidad. Propone un salto cualitativo en todas nuestras facetas. Los PUAs se centran obstinadamente en la seducción, nada más, presentando el mensaje de que si triunfas con las chicas tu vida es mejor, cuando el tener algo más de sexo no va a resolver tus problemas más serios ni va a cumplir tus expectativas más ansiadas. Pensar que está todo arreglado si logras algún ligue es en realidad mero pensamiento mágico.

-Al centrarse en el ligue, los PUAs refuerzan el poder decisorio de la ginarquía. Ellos enseñan a sus adeptos a depender de las mujeres, de sus reacciones, de sus opiniones. No les enseñan a seguir su propio camino. Nosotros, modestamente lo digo, sí lo intentamos al menos. Queremos liberar al varón de la necesidad de aprobación femenina. Esa liberación lo hará más dichoso, más autónomo y, sin duda, más atractivo para las mujeres.

-Tengo mis reservas sobre si los ceremoniales PUA funcionan o no. Por ejemplo, al hacer cold approach con una chica a la que no se conoce. En general las chicas responden favorablemente a esas aproximaciones en frío si el chico es atractivo. Si es feo, o normalito sin más, les resulta tenso y embarazoso atender a su juego. Las chicas suelen quejarse de eso, que las abordan hombres poco atrayentes que no conocen para intentar ligar con ellas, y cuanto menos atrayentes les resultan más tienden a llamarles "babosos". Sin embargo, si se les acerca un Ryan Gosling de la vida, están encantadas.

Otro tema, que los Alfas no necesitan tanta parafernalia para ligar. No necesitan memorizar frases de inicio, no necesitan ponerse accesorios resaltantes para que les pregunten por ellos, no necesitan contar los segundos de contacto visual con la chica, no necesitan calcular a qué altura deben sujetar la copa .... Es más, si se les pregunta por el motivo de su éxito les costará dar una respuesta. Se encogerán de hombros y dirán que no saben por qué. Dirán que simplemente son ellos mismos. Y le dirán a sus amigos Betas que si son ellos mismos también ligarán. Pero claro, eso es tramposo. El Alfa liga siendo él mismo porque es Alfa. No vale para los Betas. Tienen que refundarse en Neo-Alfas. Para eso no valen las estrategias PUAs. Lo que creo que sí vale es lo que quiero que sea el resumen de este manifiesto que ahora termina: no seas simplemente tú mismo, sé el mejor tú mismo posible.


Visto en Pinterest. El Muro en acción.





35 comentarios:

  1. Increíble, felicitarte por subir tan buen material y abrir los ojos a tanta gente, hace poco que te leo y te puedo decir que me has cambiado la vida... Una cuestión, el mayor éxito biológico del hombre es dejar cuanta mas descendencia mejor, ¿que dice el movimiento MGTOW al respecto? También está la parte que como tu dices la "buena sangre" de los héroes se pierde en la batalla, mientras que el cobarde o menos apto perpetua sus genes, ¿no está la evolución jugando en contra de los mejores, o tenemos la culpa por nuestra construcción social y cultural al dejar que el débil se aproveche impunemente? Gracias de nuevo, un cordial saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, compañero, son muy motivadoras.

    Si no todos, la mayoría de los Neos queremos ser padres. El problema estriba en que uno no se puede dejar llevar por esa ansia sin más, porque el mundo te devorará. Hay que frenarse, pensar y elaborar estrategias. El mundo como está ahora en Occidecadente prima no tener hijos, las mujeres en plenitud biológica reciben incentivos para NO tener hijos muy superiores y mucho más atrayentes que cualquier subvención pública para tenerlos. De ahí la paradoja de cuantos más recursos y más ayudas a la maternidad menos hijos, mientras que cuando no hay recursos ni ayudas se tienen 5 hijos por mujer. Según vaya construyendo el Manifiesto, explicaré esa paradoja, es una de las pastillas rojas más importantes.

    Está el tema de la gestación subrogada -que parte del arco parlamentario quiere prohibir, como la prostitución: eso es obviamente Pagafantado en estado puro, creo que cualquiera puede ver qué se pretende-. Pero lo ideal es encontrar una mujer de valía, que las hay, más de lo que parece. Hay que saber rastrear. Un hombre de valía se caracteriza no tanto por atraer a muchas, como por rechazar a muchas. Cuando un Neo está en el buen camino, se nota porque empieza a rechazar.

    Pero para encontrar una mujer de valía tienes que ser un hombre de valía. Eso es lo que un Neo debe ser. Creo que el verdadero éxito biológico es dejar no muchísima descendencia, sino buena descendencia. La parejita nacida de una unión de varón y hembra en plenitud. Es una de las enseñanzas del patriarcado: una población no muy numerosa pero de calidad se impone a población numerosa y postrada. No agobiarse y no correr tras las faldas para obtener descendencia. No funciona, por regla general. Dedicar un tiempo al crecimiento personal, y las puertas se pueden abrir. Creo que cuando concluya el Manifiesto -que va a ser la entrada más extensa del blog- lo veremos más claro, yo incluido.

    En cuanto a la evolución, hay que tener en cuenta que las especies tienden a no evolucionar. Y su calidad biológica tiende a regresar a la media. Pero no juzga. No impide que demos el salto. Depende de nosotros y no vale de nada juzgar a quienes no den el salto. De las cosas que nos pasan y sobre las que tenemos control, tenemos la culpa, eso sin duda. Pero hay muchas cosas que nos sobrepasan. El sistema actual está en nuestra contra, y su tamaño nos puede. Pero si cada uno de nosotros contribuye a desinflar esta burbuja del Pagafantado, reaparecerán los hombres fuertes y tendremos otra oportunidad para evolucionar. Lo he dicho alguna vez: cualquiera de nosotros puede ser el abuelo de John Connor.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. Al alfa no hay que admirarlo ni tratar de imitarlo, es un acaparador antisocial. Es como ver un ejemplo en el usurero (creo que no hace falta que lo ponga entre paréntesis), cosa que también sueles hacer, por cierto, por su capacidad de enriquecerse inmoralmente a costa de los demás. El lado sexy del mafioso o del caradura queda muy bien en las películas, pero no debería pasar de ahí.

    Luego reproduces como un papagayo el cliché feminista de que la mayoría de los hombres somos prescindibles, cuando es justo lo contrario. Las sociedades occidentales y todo lo bueno que hay en ellas es obra del hombre beta blanco. Las demás castas nos lo deben todo a nosotros. Me pregunto cómo será la sociedad y de qué vivirán las mujeres, los moros, los negros, los usureros, los alfas y demás sinvergüenzas, cuando nosotros nos hayamos extinguido.

    El MGTOW está muy bien como red-piller, pero las soluciones que propugna sólo apuntalan la separación entre hombres y mujeres, y por consiguiente nuestra desaparición. Nos han robado nuestro derecho a perpetuarnos, y algunos, en lugar de luchar por recuperarlo, os conformáis con las migajas, y sólo pensáis en echarle un mal polvo a la carruselera de turno pasada de rosca, cosa que además no conseguiréis (dentro de un año vuelves y nos cuentas a cuántas chonis te has ligado con tu nueva filosofía, y sobre todo cuánto más sentido tiene tu vida).

    Tu problema, y lo digo sin mala intención, es que eres un acomplejado y un cobarde. Tienes todo el conocimiento necesario para emprender un viaje auténticamente iniciático y abandonar la diabólica concepción abrahámica del tiempo y de decadencia burguesa en la que estás instalado, pero no te atreves a cruzar el umbral. Más cojones (de verdad), y menos autocomplacencia y pedantería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los varones a efectos reproductivos somos abrumadoramente prescindibles. Te guste o no te guste, es así. Y tanto nuestra naturaleza como las tendencias sociales parten de ese punto. El hombre es centrífugo y la mujer centrípeta. Basta con ver cómo arroja un niño una piedra, y cómo la arroja una niña. Su postura habla volúmenes sobre la personalidad de niños y niñas. ¿Pruebas históricas de lo que digo? Paraguay, que perdió al 95% de sus varones en la Guerra de la Triple Alianza. Pues ahí tienes a Paraguay en la actualidad, porque conservó un número considerable de úteros. Si hubiese sido al revés, se habría quedado prácticamente despoblado.

      No preocuparse de una pequeña minoría de Neos que nos centramos en nuestros objetivos personales antes que en mantener una burbuja estrogénica que debe ser reventada. Nadie ha quitado a nadie el derecho a reproducirse. Simplemente, en los modelos no-patriarcales muy pocos hombres se reproducen. Hace 8000 años sólo un hombre se reproducía por cada 17 mujeres. Vamos a eso, salvo que la burbuja estrogénica reviente y se impongan nuevamente estructuras patriarcales. Pero no se impondrán si todos seguimos remando como esclavos en la galera. Tú pides que sigamos huyendo hacia delante, y a eso muchos nos negamos. Si a eso quieres llamarle complejo y cobardía, tú mismo.

      Creo que no has entendido lo que he querido decir, o no has querido entenderlo. En cuanto a las carruseleras, yo no las follo. Yo LAS RECHAZO. Tengo el poder de rechazar, un poder que los Neos adquirimos y que es superior incluso al de ligar. No presumas de conocernos, porque no nos conoces.

      Eliminar
  4. Lo mínimo que se debe hacer es reconocer y agradecer tu labor, el blog es una llama en la oscuridad en la que vivimos.

    Para mí es fundamental formar una familia y transmitir nuestro legado, si por lo que fuera no pudiera encontrar a una pareja para tal misión, buscaría formas alternativas.

    Este tema me interesa mucho, pues como sabrás nuestra tasa de reposición poblacional es negativa como la del resto de Europa, no entiendo como las grandes naciones ni nuestra sociedad se ocupan de este problema, para mí sería sin duda prioritario, quizás influyan muchas cosas, pero algunas sin duda me saben a excusas, como la crisis, mayor libertad personal, etc. Nos hemos vuelto egoístas, individualistas y materialistas. Sin contar con los múltiples movimientos que parecen abogar por la desintegración familiar.

    Estoy de acuerdo que si no es época de bonanza no se tengan muchos hijos, pero la mayoría prefiere disfrutar de “ciertos lujos” en detrimento de su descendencia.Tampoco es una solución nuestro reemplazo demográfico y cultural por parte de los inmigrantes.

    Respecto al Manifiesto y la explicación de la paradoja espero deseoso esa pastilla roja.

    Volviendo al tema principal de los Neos dejas claro que hay que ser selectivos para encontrar a una mujer con la finalidad de formar una familia y dejar una buena descendencia, la única pega que le veo es ¿cómo impides que tus hijos se fundan en esa población numerosa y postrada en la que se ha convertido nuestra sociedad? Supongo que me contestaras inculcándoles unos valores, aunque esta sociedad hace tanta presión que no sé si resultaría efectivo, a veces envidio como viven comunidades como los Amish aunque yo sea protecnologia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Amish también tienen tecnología. Simplemente es una tecnología de reserva, apropiada para reservas humanas, para poblaciones replegadas en sí mismas, no adecuadas para conquistar e imponerse. Por eso los Amish no me convencen. Son como una reserva india pero en germano. Se les permite existir. Eso no me convence. Cuando no se les permita existir, me temo que no podrán imponerse.

      La clave está en los valores, sin duda. ¿Por qué crees que los progres hacen tanto hincapié en ellos? Porque son importantes. Ellos quieren imponer los suyos. En circunstancias normales nuestros valores serían prevalentes, pero ante el hundimiento de la masculinidad occidental muchos de nosotros están inermes, con las defensas caídas, frente al machaque continuo de los eslogans progres. La solución está en recuperar la masculinidad, pero eso no se conseguirá mágicamente, sino sólo si conseguimos convencer. Este mundo existencialista, en que a cada momento hay que improvisar una ética situacional, es agotador. Por eso tener una ética seria grabada en la mente no sólo te guía sino que además te ahorra mucho trabajo y mucho coñazo mental.

      Si tú educas a tus hijos pero la sociedad quiere educarlos a su modo, es tu responsabilidad imponerte. ¿Por qué un chaval se mete en un panda de gangstas? Pues a lo mejor porque alguien de esa panda le ha prestado más atención que sus padres, o le ha elevado la autoestima más que ellos, o simplemente él siempre está ahí, sentado en el parque, mientras que los padres están siempre fuera trabajando y enfrascados en sus movidas. No es "la sociedad": es que otro les ha ganado a su hijo por la mano.

      La sociedad es muy fuerte y muy pesada, pero está relativamente lejos. Tú estás cerca de tu hijo. Y tienes que dar ejemplo. Nada como el ejemplo. Si yo digo que hay que comer sano y que la calistenia es cojonuda pero resulta que tengo barriga cervecera, lo que yo digo vale mierda.

      Los Estados-providencia tienen interés en que haya natalidad. Pero con sus políticas no basta. No sirve de nada ofrecer algunos incentivos monetarios y de compatibilidad de horario cuando el sistema económico del cual viven los Estados-providencia está incentivando mucho más que las mujeres eviten los embarazos. Eso lo vemos cada día. Por eso ya hace que los Estados-providencia han tirado la toalla en ese sentido y han optado por sustituir. ¿Que no nacen X niños? Nada, se meten X inmigrantes -a los que tienen por niños grandes fáciles de adoctrinar .... algo que se está viendo que no es cierto- y cuentas cuadradas.

      Eliminar
  5. Prefiero que no publique mi anterior comentario. Siento que ha sido demasiado personal y severo con usted, más que una invitación al debate. Conque lo haya leído y considere las ideas expresadas en el mismo en el desarrollo de su artículo quedo satisfecho. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta más esta definición de Alfa que la que aparece en los comentarios del artículo Testosterona e invasión.

    ResponderEliminar
  7. “la "buena sangre" de los héroes se pierde en la batalla, mientras que el cobarde o menos apto perpetua sus genes, ¿no está la evolución jugando en contra de los mejores, o tenemos la culpa por nuestra construcción social y cultural al dejar que el débil se aproveche impunemente?”
    ¿el débil?
    Ya le decía a alguien alguna vez (y no me refiero al hombre lupa aunque hayamos tenido un debate sobre el tema) que el alfa no es necesariamente el tipo duro y cuando me puso como ejemplo de alfa el guerrero super-dotado le dejé claro que ese triste beta es vasallo del verdadero alfa el líder, el dueño del harem y que hasta el el brujo de la tribu le quita la comida a los buenos guerreros.
    ¿es “el fuerte” el alfa?
    “los héroes se pierde en la batalla”
    Los “seguidores” mueres por los líderes y los llaman héroes. Aquellos que “huyen” de batallas ajenas, aquellos que literalmente siguen su propio camino, perpetúan su linaje.
    Ser alfa no es cuestión de músculo sino de carácter y actitud. ¿Las mujeres siguen a los Adonis, a los chicos buenos o los que de una u otra forma logran imponerse?
    Ni agraciados, ni buena gente: líderes, eso son los alfas, lo demás son características segundarias.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen ensayo, es verdaderamente revelador, en muchos aspectos.
    Me surgen 2 dudas, la primera ¿por qué existe ese 20% de mujeres q prefieren betas? ¿Acaso su mente conciente es mas fuerte q su subconsiente, evitando ceder ante sus instintos? ¿Como las puedes diferenciar del otro 80%?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te esté gustando. De todas maneras por ahora es un avance, en cuanto el trabajo me dé un respiro -sólo he entrenado una vez en lo que va de semana y aún no he ido a ver la última de Nolan- publicaré el grueso del manifiesto.

      En todos los grupos hay minorías y excepciones, y las mujeres enfocadas a la monogamia con un buen proveedor son minoritarias como hay otras minorías. En muchos casos sí se debe a su conciencia, a su Superyó bien marcado por una moral tradicional abrahánica, pero también influye la dinámica subconsciente, como el vínculo de oxitocina que comenté en "Testosterona e invasión". Una relación estable desde la juventud, y con prole que no tarda en llegar y que es amamantada, une mucho. Los matrimonios felices y estables que conozco son habitualmente con el primer novio. A eso hay que añadirle otra cosa: las chicas que no son hijas de Alfa ausente -en nuestra hipótesis coincidirían con ese 20%- son criadas y guiadas por un padre Beta consciente que no quiere que acaben de madres solteras. Así ocurriría en los primeros momentos de nuestras sociedades: las hijas de Betas estarían orientadas familiarmente a elegir Betas. Si a eso sumamos el vínculo de oxitocina, se ve todo más claro.

      ¿Que cómo se diferencian? ¿Puedes diferenciar a una chica mormona de una choni con tatuajes y oracos? ;-)

      No es broma, los tatuajes son bastante indicativos, no faltan estudios al respecto. ¡Salud!

      Eliminar
    2. Gracias por responder, pero me refiero a diferencias mas sutiles.
      Me explico, 2 amigas q vienen de un pueblo pequeño y crianza evangelica, dos chicas 10.
      La una se busca alfas, y rechaza a omegas (como yo). Cabe aclarar q se lleva bien con el padre y mal con la madre (ambos estan separados, y siempre vivio con la madre).
      La otra odia a los hombres (por causa del padre precente, digamos un mal hombre con virtudes) y jamas tubo novio (soy el primero q tiene).

      Eliminar
  9. Casi lo olvidaba, otra diferencia importante entre las dos es q la primera es extrovertida, y la otra es introvertida, calculo q eso tiene peso ¿q opinas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tío, a ese nivel de detalle no sé qué decirte, ese nivel de detalle lo has experimentado tú y no yo ;-) No soy tronista de la tele, hay casos y casos. Pero aunque no haya dos mujeres iguales, hay una tendencia general.

      Si odia a los hombres y se ennovia contigo no sé qué pensar XD ¡Salud!

      Eliminar
    2. Supongo q mas q odio es desconfianza y algo de resentimiento, cosa q debe encargarme de sanar. Por lo demas es una gran chica, algo rara (como yo va xD).
      Muchas gracias estimado, seguire con detalle el resto del articulo.
      Salud y exitos!

      Eliminar
  10. Que tal, HLG, de momento estoy de acuerdo con todas las "red pills" que has puesto, lástima no haber leído esto en mi época pagafantil, un manifiesto de este tipo debería leerse a todos los niños españoles cuando entraran en la adolescencia como si fuera un rito de iniciación y así prepararlos para la femimátrix misándrica que les aguarda fuera.

    Quizá la más difícil de tragar sea la que hace referencia a que los varones en su mayoría somos biológicamente prescindibles,he visto un comentario bastante crítico al respecto y si bien es verdad que en parte parece darle la razón a las hembristas supremacistas, hay que saber entender el matiz; no se trata de que los varones seamos inferiores a los "seres de luz" como pretenden las hembristas, lo que dice Actium 529 de que la sociedad occidental con todos sus avances es obra del hombre beta blanco es cierto, pero la madre naturaleza piensa de otra manera, y si un solo Alfa como Julio Iglesias puede fecundar a 3.000 o más mujeres en el transcurso de una vida, queda claro que resulta un lujo biológico que haya tantos betas cuando una población de Alfas equivalente a la ciudad de Málaga podría fecundar por si sola a una población femenina equivalente a los actuales Estados Unidos. Aquí tenemos que dejar de lado nuestras emociones y comprender que la lógica de la naturaleza es implacable aunque no nos guste.

    En cuanto a lo de que los chicos buenos no follan, que decir, es un clásico, aún así muchos betas viven engañados pensando que haciéndose amigos de la mujer que desean y convirtiéndose en sus paños de lágrimas conseguirán acceder algún día a su vagina, no digo que alguna vez no pueda sonar la campana, pero por regla general convertirse en un reposacabezas no es el camino más indicado para el varón que aspira a ser un hombre y no un desgraciado osito de peluche parlante de usar por horas

    Iré siguiendo los nuevos avances del post y comentando sobre la marcha pero de momento me parece un gran trabajo como de costumbre, salud!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el tema de la prescindibilidad biológica del varón realmente hay muy poca cosa que entender, es algo palmario. Puede que a nuestro ego le duela, pero hoy en día hay demasiado ego y muy poca alma, debería ser al revés, menos ego contrariado y una alma grande.

      Nunca he querido decir que el varón sea prescindible como constructor de sociedades sino todo lo contrario, y ya lo he puesto varias veces, miles de años de civilización provienen del esfuerzo de millones de hombres, y todo lo extraordinario ha sido creado en un altísimo porcentaje por varones que en el momento de crear no estaban pagafanteando ni masturbándose, sino enfocando sus energías en la grandeza.

      Si no se quiere entender, no es problema de nadie más que quien no lo quiere entender. El mundo va a seguir girando, y la Madre va a seguir privilegiando al útero.

      Lo único que me ha parecido fuera de lugar de aquel comentario es el "ad hominem". No ha tardado en aparecer el típico comentario de que los Neos no follamos, o sólo nos follamos cardos borriqueros. Primero, ése es un argumento digno de un cani empastillado, para el cual la vida se mide en hedonismos de hombre-masa, no en logros íntimos de rango aristocrático. Y segundo, qué cojones sabe nadie de lo que yo follo o no. Igual se lleva una sorpresa. Es un hecho, que he comprobado yo mismo de primera mano, que reconvertirse en Neo multiplica el interés femenino.

      Haré todo lo posible para que el manifiesto quede concluido en tres o cuatro días a lo sumo. Tengo muy poco tiempo pero más ganas de escribir que nunca, y ya me están pidiendo paso más artículos. Qué diferencia con el año pasado. Por las ganas borraría la mitad de lo que escribí entonces.

      ¡Salud!

      Eliminar
    2. Ahora que mencionas el Programa Apolo, me gusta pensar que fue el broche de oro con el que se despidió la Greatest Generation americana, y de ahí en más solo hay decadencia desde su peak oil, abandono del patrón oro, y capitalismo consumista ya sin el marco de la ética protestante del ahorro y el trabajo.

      Eliminar
    3. Sí, así fue, estoy de acuerdo. Usa, y el mundo occidental, comenzaron a griparse desde entonces. En los años ochenta miraban a los cincuenta, la Era Eisenhower, como algo dorado y mágico. Y como no hemos parado de rodar cuesta abajo, ahora vemos los años ochenta como ellos miraban a los cincuenta. Supongo que dentro de 30 años nos considerarán una de dos, o semidioses privilegiados o gilipollas decadentes absolutos. No sabría por qué opción apostar. Por si acaso, procuraré invertir en acciones de Whiskas y empresas así de comida de mascotas. Se van a forrar más aún. ¡Salud!

      Eliminar
  11. me tiene mareado este artículo, no pienso leer nada más hasta que esté terminado

    felicidades hombre lupa, creí que era un tanto pretenciosa la intención de escribir un artículo superior en calidad al de testosterona e invación, pero ya lo lograste y aun es un trabajo en progreso, increíble

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ;-) La verdad, pensaba tenerlo acabado ya ayer, pero imposible. Por cada párrafo que escribo se me ocurren otros tres o cuatro. A ver el domingo. ¡Salud!

      Eliminar
  12. Hola Gardner:

    ¿Qué opinas de ambas Guerras Mundiales del pasado siglo como elemento disgénico, privando a la piscina genética europea de hombres de alto valor biológico y testosterona? Creo que ha sido un precipitante de la situación actual más relevante de lo que pensamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo diseñado tras 1945 es lo que nos ha llevado a esta situación, sin duda. Y le he dado vueltas a la sangría que supusieron las dos guerras mundiales. Pero por ahora creo que las causas de la emasculación occidental son posteriores. Se perdió mucha genética valiosa, pero también hubo fuertes cuellos de botella que tal vez hayan privilegiado otra genética valiosa superviviente, pienso en países como Polonia y Bielorrusia sobre todo. Los países que más sufrieron en la II GM, en general y Alemania aparte, fueron los países eslavos, que hoy en día nos resultan más viriles y menos contaminados. No tengo una conclusión clara.

      Eliminar
    2. Me gustaría leer un blog sobre los asiáticos, los eslavos metiendo de por medio a los Europeos.

      Eliminar
  13. Desde luego, la emasculación va de la mano de procesos más modernos: años 60-70, bienestar, auge izquierdista, dieta y obesidad, contaminantes... Digamos que las GG. MM. sembraron el terreno.
    Un pensamiento interesante. Hay quien diría que la proverbial belleza eslava es, entre otras cosas, la selección sexual masculina en acción, teniendo en cuenta que el ratio hombres-mujeres siempre ha favorecido a los primeros.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Después de leer esto I'm your man de leonard Cohen ya no es lo mismo. El arte romántico va en contra de la realidad, pero genera las cosas mas bellas, ningún realista podrá igualar a alguien como Dostoyevski. La ciencia ha destruido la religión y la relación del hombre con lo divino, seria una lastima que perdiéramos la capacidad de enamorarnos de las mujeres. la sensación del enamoramiento es superior a todas y creo que lo vale todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerdas a Cifra diciéndole a Neo "¿por qué demonios no elegí la pastilla azul?"

      El romanticismo nació en una Europa patriarcal, y como todo lo relacionado con lo patriarcal se ha convertido hoy en pura arqueología. Lo siento, pero es así. Lo estamos viendo todos los días a todas las horas. Créeme que te entiendo. Es más, el amor es la clave de todo, la vida sin amor es un error, en eso estoy de acuerdo con Gerald Hüther. Pero que eso no nos impida ver la realidad.

      El arte no debería meramente replicar la realidad. Tampoco debería ir en su contra. Pienso que el arte debe iluminar la realidad, ampliándola en aquello que ella es cicatera, y debe conectarnos con la Divinidad. Pero para eso necesitamos un sentido de la realidad. La arquitectura es un arte, pero debe tener en cuenta la gravedad y las características de los materiales empleados. Así también ha de ser en el arte de la vida. Nadie nos prometió que sería sencillo.

      Eliminar
  15. Doy por concluida la entrada. Quedan en el tintero temas que quería tocar relacionados con el MGTOW, como la alcoholización nocturna y ciertas chocantes alternativas sustitutorias de las mujeres que algunos han propuesto, como la prostitución y las shemales. Asimismo, la mitología fundacional de nuestra civilización puede ser vista de otra manera con una perspectiva Neo.

    Ojalá sea de vuestro agrado y sobre todo que sea de provecho. ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos temas te quedan por hablar en los siguientes blogs.
      Muy buen trabajo.
      Uno se da cuenta como usan la Nueva Era y la Mujer para destruir a la humanidad, esclavizar y separarla del estado natural a pesar de que est@s creen que hacen lo contrario.
      Hacia donde crees que nos dirigimos? Consideras que una vez mas la elite va a conseguir su tan ansiada victoria?

      Eliminar
    2. Muchas gracias ;-) El sistema se ha vuelto errático, muy poco de la deriva de nuestras sociedades está respondiendo a un plan, casi todo lo que ocurre es fruto de la inercia y de la resistencia de los Estados-providencia a autorreformarse y de los sectores económicos de cuyos impuestos viven esos Estados a regularse de otra manera.

      Es contradictorio mucho de lo que ocurre, y mucho de lo que se dice. Quizá nunca haya habido una época en que hay más contradicciones. Lo que ocurre a pequeña escala -vgr las feministas que inician campañas contra el manspreading en los autobuses (de las mujeres ocupando un sitio con su bolso no se dice nada) pero se callan con los vídeos machistas de reggaetón o con la llegada de gentes con religión ultrapatriarcal- ocurre también a gran escala. ¿Por qué el empresariado colabora en la llegada de braceros sin cualificación a las sociedades occidentales? Ningún empresario critica la inmigración masiva. Sin embargo, el negocio de los empresarios no está en braceros mal pagados porque esa gente apenas puede consumir, su negocio está en que haya muchos ciudadanos bien pagados que se dejen la pasta consumiendo.

      Quien dice que a la mujer se le paga lo mismo que al varón por el mismo trabajo tiene que decir, por pura coherencia, que al inmigrante se le paga igual que al autóctono por el mismo trabajo. Habrá casos en que no, pero por lo que yo he llegado a conocer personalmente se paga lo mismo. Por tanto, lo del "ejército de reserva del capital" no basta para explicar esto.

      Pienso que gran parte del alto empresariado europeo es adicto a una relación estrecha con los Estados-providencia y con el supraestado la Unión Soviética Europea. Si el sector público dice que hay que meter inmigrantes para seguir con la misma dinámica -necesitan más cotizantes, necesitan más generación de dinero vía créditos, bonos y emisiones, necesitan más crecimiento nominal del PIB-, el empresariado próximo le sigue el juego y paga algunos cursillos de integración, introduce publicidad "inclusiva", etc, cubre la papeleta que le mantiene en buena sintonía con el Estado-providencia, puertas giratorias incluidas.

      En USA hay también un complejo militar-industrial pero hay más separación entre lo público y lo privado, por eso en USA no es raro que un empresario del privado llegue a presidente. No tiene que ser necesariamente un político de profesión.

      Eliminar
    3. Sin embargo, tengo que decirlo, hay una parte de lo que está ocurriendo que es deliberado, que algunos han decidido. Quien haya leído a Serge Abad-Gallardo y otros ex-masones podrá vislumbrar un poco, una pequeña parte de lo que se nos oculta y que quizá nunca se nos dirá porque hay quien tiene miedo de acabar bajo las olas con la lengua haciendo de corbata.

      La Unión Soviética Europea y varios de los países miembros tienen una infiltración masónica descomunal, de la que apenas se sabe nada. El objetivo es destruir el cristianismo, erradicar a Cristo, quién sabe si porque creen que así llegará la luz (Lucifer) a la Humanidad, o porque así nadie les discutirá su poder y su influencia. Cristo se hizo fuerte en las naciones blancas. Gracias a ello Cristo ha llegado al resto del planeta -creciendo exponencialmente en países como China y Corea del Norte- e incluso a la Luna -Buzz Aldrin celebró allí una eucaristía-. Esa élite discreta quiere lavarnos el cerebro, o mezclarnos, para vencer en su particular guerra contra Cristo. Esa élite sabe que los varones blancos, cuando nos cabreamos y nos unimos, somos muy poderosos y chungos de manejar. El relativismo, el ateísmo, el consumismo, la autosatisfacción, el pagafanterío y el "enriquecimiento cultural" son armas, dirigidas contra nosotros pero también contra otros hermanos de nuestra especie que tienen otro color de piel. Todos somos carne de cañón para la élite discreta. Pero esto no va a quedar así.

      Eliminar
  16. Un Neo-Alpha trabajador, sobrio y alejado de la sensualidad y el derroche, bien podría ser cristiano calvinista. Esto tiene también sentido teológico: el protestantismo adora a un Dios poderoso, a un Jesucristo victorioso; mientras el catolicismo, a un Dios lejano, a un Jesucristo sufriente y a la Virgen María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto desde una perspectiva de Neo, Jesucristo es el mejor ejemplo posible de varón que sigue su camino. Nuestra nueva perspectiva permite revisar toda nuestra herencia cultural y religiosa de otra manera.

      Eliminar
  17. Me sumo a anteriores comentarios, sin duda has hecho un gran trabajo Hombre-Lupa, como varón blanco heterosexual no puedo más que darte las gracias por tus aportes.

    Creo que existe un enorme abismo entre la filosofía de vida PUA y la MGTOW o "Neo", los primeros te proponen vivir obsesionado con las mujeres y con el ligoteo que al final es lo mismo que propone la ginarquía, la industria de la noche y demás industrias estrogenizantes. Una cosa es que como varones heteros nos sintamos naturalmente atraídos por las mujeres y otra muy distinta es vivir
    exclusivamente en función de las mujeres. Pienso en la cantidad de horas perdidas haciendo el indio en discotecas nocturnas y la cantidad de dinero desperdiciado en alcohol, independientemente de que se "triunfe" más o menos, ese no es el camino del hombre. Por cierto que ahora están empezando con las campañas hembristas en contra de los "babosos" que entran a las chicas en discotecas, claro que si el que entra es del tipo Miguel Angel Silvestre o Bradd Pitt entonces no es un "baboso", ni es acoso o "violencia machista" es que la chica ha ligado. En todo caso si esto sigue adelante puede ser una mala noticia para el pagafanterío nocturno y las industrias de la noche encargadas de ponerle la fanta o el cubata en la mano al pagafantas de discoteca, parece que quieren atacar a todo lo que produce dinero en Expaña, primero el turismo y ahora el pagafantado nocturno. No se donde se quiere llegar exactamente con estas medidas pero me gustaría dejar una reflexión:la ginarquía socialista avanza con paso firme y a fuego lento hacia su "solución final": tipificar como punible la mera pertenencia al "género" masculino heterosexual. Puede parecer descabellado de inicio pero solo hay que analizar las Leyes Viogen y como criminalizan cualquier conducta masculina en sus incesantes campañas, desde el "manspreading" hasta elevar el tono de voz o entrarle a una chica en una discoteca o dar una fuerte apretón de manos, cualquier conducta masculina heterosexual natural puede ser considerada "micromachismo", acoso, violencia de género, dependiendo de la subjetividad de la ginarquía socialista, esto nos lleva a una situación parecida a la de los judíos en la Alemania nazi o los "burgueses" en la URSS, el código penal ya no te persigue por los actos que puedas cometer sino por la colectividad a la que perteneces, te persiguen por lo que eres.

    Como varones heterosexuales tenemos las siguientes alternativas: hacer las maletas y emigrar hacia países donde no exista la ginarquía socialista o quedarnos aquí y afrontar la situación. Si nos quedamos aquí hemos de ser conscientes de que vamos a estar cada vez más criminalizados y podemos acabar en la cárcel y perderlo todo (casa, trabajo, hijos) en cualquier momento, ya ni siquiera es necesario una denuncia falsa de tu pareja estable, cualquier mujer que pase por la calle o una compañera de trabajo puede hundirte si quiere con tan solo ponerte una denuncia por acoso o maltrato. De inicio irás a la cárcel y acabarás en un listado de maltratadores, aunque seas inocente. Solo hay dos vías para escapar de esta trampa una es la deseada por la ginarquía socialista: que nos homosexualicemos o nos transexualicemos, es decir que dejemos de ser hombres, la otra es la que propone Hombre-Lupa: que seamos hombres, la vía del guerrero o la vía del sacerdote que es la que seguían nuestros antepasados, si cada uno de nosotros se esfuerza y trabaja en ese sentido puede haber esperanzas de que un futuro acabemos con la ginarquía socialista.

    Un saludo



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alex, muchas gracias. Como de costumbre, poco que puntualizar por mi parte tras tu comentario, estupendo también como de costumbre.

      Si nuestra generación hiciese el cómputo de las horas, el dinero y la salud dilapidados en salidas nocturnas, consistentes en mirar la cara de idiota de los demás mientras se sostiene un cubata y suena una música hortera, se llevaría las manos a la cabeza de modo que prefiere ahorrarse ese cómputo. Si a eso le sumamos las peleas idiotas, los accidentes de tráfico y otros extras .... Hay una burbuja de la noche, que pudiera estar empezando a desinflarse. Salir de noche está totalmente obsoleto ya, se entiende en una determinada franja de edad como rito, pero nada más, las webs de contactos están poniendo fuera de combate a eso de aguantar el cubata en un garito como estrategia de seducción. Yo lo noto, cada vez salen menos chicas. Si alguna vez voy a algún pub, siempre es un campo de nabos. Quedan las treintañeras y cuarentonas en locales de barrio de los que cierran tarde, y las demás o exprimen su veintena en discos muy concretas y petadas de mazados y tatuados, o hacen saltar chipas de los tinders. Poco a poco el tema se está especializando, y el pub estándar va a quedarse como cosa de hombres, como las tabernas de antaño pero en nocturno. Unas partidas de dardos y para casa.

      ¡Salud!

      Eliminar