sábado, 15 de octubre de 2016

El premio Nobel a Bob Dylan, polémica idiota






No sé si recordaréis, o si llegasteis a enteraros (no merece la pena) de una polémica que hubo con motivo de los Oscar de este año, porque todos los nominados y las nominadas de las categorías de interpretación eran europeos étnicos. Corrió el hashtag OscarsSoWhite como la pólvora, hasta el punto de que se propuso en serio un boicot a la ceremonia de entrega de los premios.

Curiosamente, o no tanto, da la sensación de que no ha pasado lo mismo con los premios Nobel recientemente anunciados. ¿Hay algún boicot en marcha por el sesgo humano de los premiados? Lo comento desde un desconocimiento casi total de las reacciones que se han suscitado, y digo lo de "casi" porque me ha sido imposible sustraerme a la polémica de dos de ellas, las que imagináis.

Veamos. Los ganadores en las distintas categorías han sido once en total. Los once son varones. ¿Se ha puesto en marcha una propuesta de boicot a través del hashtag NobelsSoMale o algo así?

Abundando en su género, los once son (hasta donde he podido saber) varones cisgénero. No hay ningún varón transgénero entre los laureados. Ninguno nació "varón encerrado en un cuerpo de mujer", por emplear la jerga californista, de fuerte influjo gnóstico (el cuerpo como cárcel del alma), que es de uso corriente en esos casos. 

¿Ha comentado algo el señor Alberto Garzón sobre el particular?


Crédito: Twitter de Ángela Bernardo. Ha habido algunas excepciones a título particular. Ha sido el caso, que ha saltado a la prensa, de la tuitera Ángela Bernardo. Ángela compartió un tuit en el que reseñaba una realidad, la de que no ha habido premiadas este año, y ha recibido toda clase de respuestas lamentables, inelegantes e incluso ofensivas.


Más aún, los galardonados son casi todos blancos. Si consideramos al colombiano Juan Manuel Santos como blanco, sólo quedaría excluido Yoshinori Oshumi. Pero curiosamente él es japonés, es decir, pertenece a un pueblo que es convencionalmente considerado por los europeos como lo más európido que hay en el Extremo Oriente, "los más blancos de entre los amarillos" por decirlo de manera tosca.

Debería haber un hashtag tipo NobelsSoMaleAndPale. Es una idea, nada más.

Pero todavía queda algo. Todos los premiados tienen ya su edad. ¿Dónde están los jóvenes? 

Y de los once, tres son judíos. A eso ya nos hemos acostumbrado. Históricamente el 20% de los premios Nobel son judíos. 

Esas polémicas no se han dado. O quizá se hayan querido suscitar sin haber calado lo suficiente. Ahora bien, en los Nobel de Literatura y de la Paz ha habido cierta polémica. Qué curioso, esos dos y no los otros. A la gente le gusta opinar, incluso de lo que no tiene ni papa, pero no se atreven con cualquier tema. Cuando el Nobel versa sobre palabros como autofagia o nanopartículas, el personal se tienta la ropa por miedo a quedar como un tarugo. Pero en literatura, aunque no se lea, o en la paz, aunque no se siga la política internacional, es más fácil. Dejando aparte el tema Santos, que tiene su miga, he tenido que leer más de una chorradilla sobre el tema Dylan. Según dicen algunos, la academia sueca se ha despeñado premiando a un pinchaúvas juntador de versos en vez de a un venerable novelista de tochos con cientos de páginas. Mi opinión es justo la contraria, los Nobel se han rejuvenecido un siglo con esa decisión. Voy a intentar ser todo lo objetivo que pueda, admitiendo que no me será fácil.


Mil veces la he escuchado, y siempre me emociono.


-En primer lugar, la literatura como arte no tiene por qué ser necesariamente literatura para ser leída. La literatura como tal, aunque se inmortaliza con letras como su propio nombre dice, nace para ser hablada, declamada y cantada. El bardo, el escaldo, el juglar, son anteriores al monje copista. La llegada de los copistas, del Mester de Clerecía, supuso arrebatarle al pueblo la iniciativa de crear literatura convirtiéndola en una labor elitista y vertical. La horizontalización de la escritura gracias a Internet y otros medios, proceso en el que todos participamos y yo también, es una forma de devolver la literatura al pueblo. Eso hizo Dylan en su momento. Él prefería abiertamente como literato a Hank Williams, un juglar del siglo XX, antes que a Norman Mailer, fabricante de Pulitzers centenarios en páginas. El premio a Dylan es el reconocimiento de la horizontalidad creativa literaria que rige y abre mil posibilidades en el día de hoy.

-Dylan contribuyó a enriquecer el folk useño alejándolo de purismos esterilizantes. Pero no sólo hizo eso sino que también contribuyó a que el rock, que era un fenómeno social bastante tonto, que transmitía urgencia adolescente con letras viejas y convencionales, creciese y se hiciese adulto. Una canción podía llevar una carga poética más densa y también más amplia que de costumbre, y las canciones radiables podían durar algo más de dos minutos.

-Dylan democratizó la creación musical. Robert Zimmerman era un chico feo y desgarbado, sin ángel y borde, rematado con una voz nasal de lija. Dado su talento para crear canciones, debería haberse quedado en el esquema clasista típico de compositor para otros cantantes, más guapos, con más percha y más magnetismo escénico. El feo con talento compone, y el Elvis de turno (ojo, que Elvis me mola) canta las canciones, cada uno cobra los royaltis que le toquen, y todos contentándose con su suerte. 

Pues Robert dijo que no. Así que con sus rizos de estropajo, su napia, su voz y su cuerpoescombro se puso delante de los micrófonos y de las cámaras a defender sus composiciones. Muy punk. Siempre digo que hay que luchar por los propios sueños, porque de lo contrario terminarás luchando por los sueños de otro. Eso es literatura. Luchar por los sueños es literatura. La literatura no es juntar palabras bonitas para hacer frases bonitas que ensamblen párrafos bonitos de un libro bonito. Leemos para vivir.

-La literatura como conjunto de palabras con un sentido no tiene por qué estar desgajada de otras artes o de otros factores estéticos. No tiene por qué estar reducida a la palabra impresa. Literatura puede ser el libreto de una ópera. O la letra de una canción, como en el caso de Dylan. O la configuración de la palabra en el espacio, como sabía Apollinaire:



Guillaume Apollinaire creó el neologismo "caligrama" contrayendo caligrafía e ideograma. No es sólo literatura. Es, a su modo, dibujo. Anatema para los puristas, supongo.

-La literatura es expresión de ideas y de sentimientos, no el ajuste estricto a un determinado formato. La literatura es lo que está escrito en los libros, nos dicen los detractores de la concesión del premio a Dylan. Lo que les interesa es el soporte físico. No sé si resulta sencillo ver las limitaciones de ese punto de vista. Los viejos papiros no servirían, obviamente. Ni los nuevos medios de reproducción. No pasarían el corte ni los audiolibros.

-También se me puede objetar que sí, que vale, que se le puede dar un Nobel a un letrista de canciones, pero que Dylan no lo merece porque no son lo bastante buenas. Eso es opinable, obviamente. En mi opinión hay premios Nobel de literatura que no lo merecían en absoluto. De la misma manera, escritores cruciales del siglo XX no lo recibieron. Pero no nos engañemos, el grueso de las objeciones no ha ido por ahí sino por, digámoslo claro, lo feo que queda visualizar la entrada de un trovador con pinta de trampero en el encopetado mundo de la Altísima Cultureta. Más papistas que el Papa (para quien Dylan cantó, ahora que lo recuerdo).


Sic vidi res.


8 comentarios:

  1. La verdad no lo habia visto asi, cuando me entere que lo recibio un musico (ni cargo quien era Dylan) me indigno un poco (tampoco le doy mucha importancia a esas cosas), porque pense que lo mereceria alguien con una obra mas digamos "intelectual" (ensayista, historiador, etc.)...
    Pero despues de esta reflexion me doy cuenta de lo snob que puedo llegar a ser xD.
    Salud y exitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias. Deberían darle más Nobeles a los ensayistas. La mayoría son novelistas, algunos poetas y dramaturgos .... ¿Sólo la ficción es literatura? Churchill, Russell, Svetlana Alexiévich .... no me acuerdo ahora de más.

      ¡Salud y bienvenido!

      Eliminar
  2. Me alegro que muchos opinamos parecido al respecto :)

    ResponderEliminar
  3. Hola, hombre Lupa, así a bote pronto, extraña un poco que le den un premio de literatura a un músico, pero después de leer tu reflexión tengo que darte la razón.

    Lo cierto es el concepto de "literatura" puede llegar a englobar otras manifestaciones que no sean meramente un libro ortodoxo; como bien apuntas un libreto de ópera puede considerarse como una pieza de literatura, pero también una poesía escrita puede considerarse como música, aunque sea aparentemente "sólo" literatura, de hecho tenía un profesor de literatura en el instituto que nos insistía mucho sobre la música y la musicalidad de la poesía.Igualmente podemos encontrar musicalidad en la pintura, de hecho es habitual que una pintura reciba el nombre de "composición", al igual que una partitura.

    Creo que todo esto nos lleva a una conclusión inevitable: la filiación de todas las artes, posiblemente todas las artes que hoy conocemos como separadas (literatura, música, danza, pintura, poesía, etc), no sean mas que ramas de lo que un día pudo ser una sola "Ars Magna", en la cual todas estas artes se conjugaban en una sola que posiblemente estaría al servicio de la expresión de un sentimiento iniciático o religioso. Lo mismo ha pasado con las ciencias, con el lenguaje, y con todo en general, todo se ha ido ramificando y convirtiéndose en compartimento estanco, pero hay un tronco común, las artes que hoy aparecen separadas, como ámbito de especialistas, alguna vez tuvieron que estar unidas en una Cultura con mayúsculas, que debió ser una forma de entender el universo y de trascender, en mi opinión.

    Otra cosa es si Bob Dylan merece el premio o no, ahí no tengo nada que decir, pues desconozco la "literatura" de Dylan, tan sólo conozco su música y mínimamente, en todo caso, ¿merecían Kissinger u Obama el Nobel de la "paz"?, ¿porque no le dieron el Nobel a uno de los mayores escritores del siglo XX como fue Borges?, los suecos sabrán porque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alex, gracias por intervenir. Esa Ars Magna se ha seguido buscando en nuestra cultura. A mi entender el cine es su más acabada expresión, como acercamiento totalizador que contiene novela, música, pintura y arquitectura, más la pose escultórica de los actores, a lo que añade el montaje y su propia concepción de perspectiva. Incluso intentos de Ars Magna como la ópera y el ballet han sido fagocitados por el cine. ¡Salud!

      Eliminar
  4. También me gustaría dar mi opinión sobre las polémicas virales que se arman en relación a las "cuotas de género y raza" cada vez que se entrega un premio: que si "hay pocas mujeres", que si "hay muchos blancos", que si no "hay ningún negro", etc. En mi opinión esto no deja de ser una imbecilidad como la copa de un pino, producto de la devastación neuronal y cultural promovida por la ideología de género, el multiculturalismo, el marxismo cultural o el californismo. Lo cierto es que esta polémica prefabricada no solo se limita al tema de los Oscar o los premios Nobel, estamos escuchando continuamente la misma letanía en el mundo de la política o de la empresa. Y yo lanzo la siguiente pregunta: si monto una empresa con mi dedicación y mi esfuerzo y decido hacer un proceso de selección meritocrático para cubrir cuatro puestos de trabajo, y ese proceso de selección lo pasan cuatro varones blancos, ¿soy un machista por ello?, ¿debería despedir a dos de los hombres aunque se hayan merecido el puesto para meter a dos mujeres y cubrir así la cuota de género?, y si las dos mujeres son de raza blanca y cristianas, ¿debería despedir a una y meter a una negra o una musulmana o una asiática para que haya mas diversidad?. La misma estupidez sería querer medir los premios Nobel, por ejemplo, en términos de sexos y de razas y no de méritos. La tal Angela Bernardo del twitter se queja de que hay CERO mujeres en los Nobel, pero no se para a reflexionar si los hombres que lo han ganado se lo han merecido, no se toma la molestia de investigar las contribuciones que han hecho a la cultura o a la ciencia, o a la economía, lamenta que no haya ninguna mujer, pero no cita el nombre de ninguna mujer cuyas aportaciones a la cultura o a la ciencia o a la economía considera que son más merecedoras de recibir el premio que las de los actualmente galardonados. Simplemente se lamenta porque hay CERO mujeres, porque considera, gracias al lavado de coco del feminismo que la mujer por ser mujer tiene una especie de derecho providencial a tener la misma representación que el hombre en todos los ámbitos, independientemente de si se lo ha ganado o de si le interesa acceder a ese ámbito, porque en ciertos trabajos como la albañilería, o la fontanería o donde yo trabajé una vez (como mozo de rampa descargamaletas en el aeropuerto), las mujeres son prácticamente inexistentes pero jamás he visto que protesten mucho por ello.

    La igualdad mal entendida es una de las mayores aberraciones que ha producido el occidecadente de nuestros días, de la igualdad de oportunidades a las llamadas cuotas de género o raza hay un salto realmente suicida y devastador, porque si se le sacan las últimas consecuencias el resultado es pedir cuotas continuamente y transformar la cultura y la civilización en una pantomima. Desde el mismo momento en que el jurado que tiene otorgar un premio está mas preocupado de si en ese premio va a haber una representación igualitaria de sexos o de razas o de religiones, de tendencias sexuales o de lo que sea, ( la lista sería interminable), repito, desde el mismo momento en que a un jurado se le exija estar pendiente del sexo o de la raza de los participantes y no de sus méritos, estamos expidiendo el certificado de defunción de la cultura. ¿Se queja alguien de que los negros ganen muchas carreras en las olimpiadas, mas que los blancos?, ¿se queja alguien de que los pueblos de habla germánica tengan casi un monopolio de genios de la música clásica?, ¿se queja alguien de que los españoles estemos poco representados en los Premios Nobel de ciencias?, ¿deberíamos pedir cuotas por nacionalidad o por continente, o por población? La inmensa mayoría de los blogs mas interesantes e inteligentes que encuentro en Internet incluido este son hechos por varones de raza blanca, ¿tendría que poner el grito en el cielo por ello?. Creo que no solo se ha tergiversado la idea de igualdad sino que además se ha transformado en un dogma laico en el que hay que creer de una manera bastante irreflexiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da gusto leer reflexiones como la tuya, amigo. No podías haberlo expresado mejor. Totalmente de acuerdo contigo, no soy capaz de añadir nada más porque sería redundar de forma innecesaria y posiblemente tampoco podría expresarlo mejor. Yo también aplaudo la igualdad, pero creo que últimamente se está llegando al ridículo más absoluto en determinados aspectos, que tú bien has señalado aquí. Un saludo.

      Eliminar