miércoles, 25 de mayo de 2016

Las dos diosas





Creo sinceramente que el mundo y la historia no pueden entenderse sin recurrir a los arquetipos. Ante todo un arquetipo es la formulación ideal de un ser, un patrón perfecto que existe más allá de nuestra realidad y a partir del cual existen los seres reales, por lo general versiones imperfectas de aquél. Platón, con su teoría idealista, es sin duda el más eximio representante de ese concepto de lo arquetípico: lo que vemos en nuestro mundo es la deficiente plasmación real de ideas-arquetipo no menos reales, pero reales en su mundo y que no podemos ver porque vivimos en una caverna, un espacio distorsionador de la correcta percepción de lo verdadero. Corrientes cristianas que arrancan del siglo I, desde el mismo san Pablo, recuperan esa concepción de lo arquetípico señalando que Jesús fue construido a partir de un modelo-arquetipo de Cristo ya existente desde la Creación o incluso antes que ella (lo que ha dado lugar a inabarcables debates sobre cristología en los que no nos detendremos ahora). 

Otra idea de arquetipo es la junguiana. El suizo Carl Gustav Jung, amigo pero disidente de Freud, postuló la existencia de un inconsciente colectivo perteneciente a la humanidad como conjunto, universal, del que nosotros libamos subconscientemente para orientar y dar significado a nuestras vidas, y del que se podrían aprender cosas de nosotros mismos, individual o grupalmente, así como de nuestro pasado, incluso quizás el evolutivo. Ese inconsciente colectivo está poblado de presencias de todo tipo, incluidas las inertes, las vegetales (árboles sagrados) y las geométricas (como el mandala), pero las que más abundan son las antropomorfas.

Más allá de ello se puede afirmar que esos arquetipos, siendo figuras perfectas de otro plano de la realidad y siendo parte de nuestra psique colectiva, son asimismo entidades operativas, que entran en nuestro mundo e interactúan con nosotros. Esas presencias pudieran ser extremadamente negativas, y cabría la tentación de atribuirles toda clase de trances (del mal de ojo a la abducción ovni pasando por el poltergeist -"espíritu burlón"-, la zombificación y el berserkergang) así como su intención de aprovecharse de nosotros y de vampirizar nuestros cuerpos y almas, o bien altamente benéficas. Quien llegó más lejos en lo primero fue un señor de Carballiño, el ex-jesuita Salvador Freixedo en su alucinado ¡Defendámonos de los dioses! (1984), ya citado en otro momento. En lo segundo, las religiones tradicionales han cultivado con mimo esas presencias salvadoras mientras que han procurado exorcizar a las demoníacas. También hay arquetipos difíciles de clasificar, como el Ángel Caído. En este blog hemos citado algunos de esos arquetipos. A mi entender el Niño Divino, el Hiperbóreo y el Ungido habitan nuestro mundo, lo habitan a su manera pero lo habitan. Este presente texto pondrá en correlación dos arquetipos de diosa, de presencia femenina eterna, el de la diosa matriarcal telúrica frente al de la diosa patriarcal celeste. Como a esta última, la Señora del Cielo, ya le dediqué uno de mis artículos más queridos, diré que el presente es una excursión por el mismo terreno. Lo que dije entonces sigue pareciéndome válido ahora.

El matriarcado fue a buen seguro el panorama mental de la humanidad del continente europeo antes de la irrupción indoeuropea, que traía una cultura patriarcal. El matriarcado no significa que las mujeres manden sobre los hombres (lo que se suele denominar ginecocracia) sino más bien el esquema de ideas que hacen de la mujer el centro de todo. Dios sería Madre. La Madre Tierra, sobre todo. El matriarcado es básicamente telúrico. Hoy sabemos que para la generación de vida humana hacen falta dos principios, el masculino y el femenino, así como hace falta un Cielo lluvioso y benevolente que riegue -insemine- a la Tierra expectante y receptiva. Sin embargo, en determinados ambientes tanto geográficos como mentales esa unión de lo masculino y lo femenino, de lo celeste y lo telúrico, no se tiene en cuenta porque las precipitaciones son escasas e inexistentes o porque se desconocen los rudimentos de la concepción humana y animal. En un ambiente desértico, por ejemplo, la ausencia de lluvia hacía que la vida existente se considerase proveniente sólo de la Tierra, a la que se tenía por autárquica a la hora de procrear. En ese punto el culto a la Diosa Madre Telúrica estaba servido. Asimismo, si un pueblo desconocía la relación causal entre el coito y el embarazo (como los viajeros europeos descubrieron, asombrados, en tribus austrálidas) ese pueblo estaría en la tentación de atribuir la totalidad de la función reproductora a la mujer, lo que significaba dejarla a su voluntad y capricho, lo que a su vez abría las puertas a la deificación de la mujer, a la que se procuraba tener contenta y fértil halagándola con cultos religiosos de propiciación que como es obvio derivarían en matriarcado. Eso no significa que en el matriarcado el varón no tenga peso ni importancia. Sin duda la tenía, pero de modo puntual: para cazar, para defender a las mujeres y a las criaturas, para cargar enseres durante las marchas .... pero no para la perpetuación de la vida ni la transmisión de la cultura. Como mucho algunos pueblos vinculaban la gravidez de la mujer con la saliva del varón (en Galicia sobrevive la expresión "é cuspidiño ó pai", "es igualito al padre": "cuspir" es escupir), haciendo de él un mero ayudante ocasional en la gran tarea femenina.

A mi entender la diosa telúrica por excelencia del suelo europeo es la Venus de Willendorf, esculpida en piedra caliza (material inorgánico) hace algo más de 23000 años y descubierta en 1908.


La mítica Venus de Willendorf, imagen vista en Wikimedia Commons, usuario Matthias Kabel.

-Lo más destacado de la Venus es su impersonalidad, pues no tiene rostro. Le pasa lo mismo a la Tierra, que no es una persona diferenciada sino una gran masa universal.

-Es grávida. Está gestando. Es un símbolo y un reclamo de fertilidad.

-Da la impresión de haber gestado en numerosas ocasiones, como si tuviera la figura "echada a perder". En aquella época la alimentación con féculas, altamente engordantes, era rara en Europa de modo que su característico cuerpo abombado y con retención de fluidos se debería a su condición de madre muy, muy numerosa, de parturienta perpetua.

-Tiene los caracteres sexuales sumamente marcados. Los pechos son enormes y el sexo muy prominente. También los glúteos acusan esteatopigia.

Ese subrayado de los caracteres sexuales tendría una doble función: servir de reclamo mágico para que las mujeres siguieran teniendo hijos de esa manera misteriosa como los tenían, y atraer al varón haciéndole siervo de su deseo al aludir a los rasgos más erógenos de la mujer.

Esta diosa paleolítica, curiosamente, está en consonancia con diosas o sacerdotisas neolíticas del Próximo Oriente y Anatolia, cuando ya los humanos contábamos con una alimentación de féculas generadora de obesidad. 

Siendo la Diosa Telúrica el centro de las atenciones de la comunidad al monopolizar las mujeres aparentemente la creación de vida, y haciendo de todos "hijos de la Tierra", el factor masculino estaba reducido a un mero papel auxiliar. El dios varón no existía o bien era un dios satélite de la Gran Diosa. Giraba a su alrededor sometiéndose a sus caprichos y esperando un gesto de aprobación -podría hablarse de "dios pagafantas"- con el propósito obsesivo de cumplir su objetivo único en su existencia: fecundar a la Diosa (lo que demuestra que en algún momento los humanos prehistóricos llegaron a la conclusión de que el varón aportaba algo, no necesariamente material genético para la reproducción sino un mero estímulo para que la mujer empezase a gestar por sí misma) y después morir. La Diosa eterna vivía siempre con un dios varón mortal a su alrededor, a menudo de vida anual. La imagen del Año Nuevo bebé que llega el 1 de enero yéndose anciano el  31 de diciembre es un residuo de aquella concepción matriarcal. Ese dios estaba a veces castrado, desprovisto de su necesaria virilidad. Algo de eso quedó en la anécdota del pene perdido de Osiris.

Curiosamente, hoy en día el Real Madrid celebra sus títulos en la estatua de la diosa Cibeles de la capital. Nadie en ese mundillo tan masculino parece saber que Cibeles era una diosa telúrica asociada a cultos orgiásticos y cuyo consorte era el ridículo dios castrado Atis. Con todo, el fútbol-espectáculo como tal contiene rasgos orgiásticos .... lo que no impide las clásicas ofrendas de los clubes a las vírgenes patronas de sus respectivas localidades, vírgenes de carácter generalmente celeste, de modo que en este tema no existen las respuestas fáciles y tajantes.

Frente a esa Venus telúrica, tenemos una bastante distinta, la no menos célebre Venus de Brassempouy, tallada en marfil (materia orgánica) descubierta en 1881 y con unos 24000 años de antigüedad como mínimo.


La Venus de Brassempouy, rival espiritual de la de Willendorf. Imagen vista en Wikimedia Commons.

La diferencia con la Venus willendorfiana es arrolladora, no sólo porque le falta el cuerpo -que, a juzgar por el cuello, sería esbelto y proporcionado, no obeso mórbido- sino porque tiene rostro, severo y enigmático. Su braquicefalia, su mentón fuerte, su perfil vertical y sus poderosos pómulos nos sugieren que era una mujer nórdico-roja con cierta mongolización, venida pues desde Asia Central y tomada como diosa por los cromáñidos (una oleada poblacional R1b es bastante improbable, pues aún no habían entrado por el valle del Danubio, de donde -por cierto- es la Venus de Willendorf, posiblemente otra mujer nórdico-roja aislada y deificada). Lleva una toca o el pelo en permanente.

La Venus de Brassempouy representa a una cultura notablemente cazadora. Está hecha en marfil, abundante en el período Gravetiense gracias a los mamuts y los renos. Al contrario de la otra, cuyo material de partida es inerte y recogido de la tierra, ésta es tallada en materia orgánica y sugiere una explosión de vida, opuesta a lo desértico. Lo que queda de ella no son unos descarados y grotescos atributos sexuales, sino la belleza de su rostro. Su patrón cultural es otro. 

Las diosas celestes, por tanto, ya podían existir en la Europa paleolítica. Es un conjetura mía. Ahora bien, con la expansión indoeuropea -igualmente venida de núcleos nórdico-rojos que arrastraban mestizaje, con nórdico-blancos más bien que con mongólidos- se le da el golpe de gracia a la cultura matriarcal, que tiene que buscar refugio. El panteón indoeuropeo es masculino y guerrero, como corresponde a pueblos expansionistas y recios que invaden a otros pueblos y les someten, a pesar de ser habitualmente inferiores en número. Su calidad como guerreros compensaría, pues, su poca cantidad de combatientes. La transmisión de cultura recae sobre los varones de manera mucho más notoria que en las sociedades matriarcales, pues educan a los niños en el arte de la guerra y la supervivencia. Nace la costumbre de incinerar a los caídos, con lo cual su cuerpo se deshace de manera relativamente rápida liberando los cuerpos sutiles en forma de humo hacia el Cielo, donde reside el Dios Padre dador de vida. Mientras, en las sociedades matriarcales lo habitual era enterrar a los muertos, devolviéndoselos a su Madre Tierra, generalmente en postura fetal. Como digo, el esquema mental ha variado. Los dioses varones descienden del cielo para fecundar a las mujeres, a veces de grado y a veces de malos modos. Aparece otra forma de entender la fertilidad, así como estratificaciones por castas: un pueblo belicoso y reducido, separado de otro pueblo previamente establecido, manso y muy populoso. Algo de eso quedó en el relato bíblico de los Nefilim.

Al contrario que en el matriarcado, ahora la diosa es satélite del dios varón. Es digna de altísima veneración e incluso de adoración, pero no es superior ontológicamente al dios varón a la hora de otorgar vida. En nuestra cultura las dos representantes por excelencia son la pagana Palas ("virgen") Atenea y la cristiana Virgen María.


Una variante de Palas Atenea aparece en mi amada "Blade Runner" (1982, Ridley Scott). La replicante virgen Rachael nace de la mente de Tyrell igual que Atenea de la cabeza de Zeus, y tiene un búho (lechuza en el caso de la griega) como animal totémico, capaz de ver en la oscuridad -animales muy apreciados en los pueblos que han evolucionado en territorios con pocas horas de luz-. La virginal Rachael se contrapone a las antivírgenes Pris (antigua prostituta) y Zhora (quien copula con una serpiente, animal telúrico en guerra con las aves rapaces como es el búho).

La diosa celeste patriarcal no muestra un físico desparramado, sino una figura esbelta y agradable, más atlética en el caso de Atenea, más señorial en el de la Virgen María. Además, no hace ostentación de su físico. Opuestamente a las venus matriarcales, las diosas celestes no enseñan "ni el tobillo", como vulgarmente se dice. Se les aprecian las manos y el rostro, generalmente éste de extraordinaria belleza. Por otra parte, y siguiendo la filosofía indoeuropea de "calidad antes que cantidad", no tienen un gran número de hijos sino todo lo contrario: no tienen ninguno (como Atenea) o uno, pero excepcional (como María).

Las diosas celestes tienen un culto orientado necesariamente al Cielo mismo, a la bóveda uránida y a los astros, fundamentalmente cuatro:

-La Luna. Otra diosa virgen griega, Artemisa, notablemente indoeuropea (cazadora, podría tener una etimología relacionada con el culto al oso, animal tótem altamente masculino y vertical, capaz de incorporarse), está asociada a nuestro satélite natural (I).

-Venus, o el Lucero del Alba, el planeta de la Virgen María por antonomasia.

-Sirio, estrella a la que los egipcios rindieron culto como Sotis. Se asociaba a la diosa Sopdet, capaz de volar como un milano, ave cazadora. Sirio era una estrella relacionada con el culto solar, dado que se creía que influía en los veranos más duros, haciendo que se incubasen más enfermedades. Pueblos atrasados como los dogon de Malí siguen creyendo que de Sirio llegaron dioses uránidas.

-Espiga, la estrella más resplandeciente de la constelación de Virgo (la Virgen). Su relación con la fecundidad venida del cielo -la lluvia que hace crecer la cosecha de cereal- es obvia.


La Inmaculada según Murillo, en el Museo del Prado, vista en Wikimedia Commons. La diosa celeste apoya las plantas de sus pies en los cuernos de la Luna. Las Inmaculadas del arte católico suelen tener el cuarto lunar como basa. De la figura sólo se ven las manos y el hermoso rostro, opuestamente a la diosa matriarcal, sin manos y sin rostro pero desnuda.


Mientras que la Diosa matriarcal apela con su desnudez al deseo del varón que esclaviza a éste, la Diosa celeste niega ese deseo (o se enoja contra él, como hicieron Atenea y Afrodita) y apela a la virtud de la mujer. Las apariciones marianas son manifestaciones del arquetipo de la Señora del Cielo, y no es nada extraño que se dirijan de manera recurrente a mujeres, especialmente niñas o púberes que no han llegado a su despertar sexual. En Iberia son las más famosas las de Fátima (focalizadas sobre todo en Lúcia dos Santos), las de El Escorial (en Amparo Cuevas, ésta adulta) y las de San Sebastián de Garabandal (cuatro niñas sin parentesco entre ellas). Rivaliza con ellas la niña-médium Bernadette Soubirous, la vidente de Lourdes -que no está muy lejos de Brassempouy, por cierto-.

Se puede objetar que Bernadette vio a la Señora en una gruta, la de Masse-Vieille, y que las grutas eran centros de culto pre-indoeuropeo y telurista. En mi opinión hay que ver el panorama con más amplitud. Los escenarios de las apariciones marianas suelen tener varios puntos en común: siguen la pista de la expansión R1b por Europa desde Éfeso -donde había un fuerte culto a diosas-madre celestes en la Antigüedad e incluso tenía el famoso Templo de Artemisa, una de las siete maravillas del mundo- hasta la vertiente atlántica de Iberia y se ubican en lugares de subsuelo kárstico, con altas concentraciones de radón atmosférico y con elementos comunes: grutas, fuentes y arbolado con gran capacidad de fijar CO2 -como pinos o encinas-. Esos elementos crean un marco radioestésico idóneo para captar señales de otros planos de la realidad, son como antenas bien orientadas donde la psique humana puede por un instante observar a los Arquetipos y su mundo, que se ha acercado al nuestro hasta una distancia muy íntima. 


----------------------------


El mundo europeo se edificó sobre una cosmovisión patriarcal que rendía culto enamorado a la Diosa celeste. Sintonizados con esa verdad arquetípica avanzamos y conquistamos. Pero desde hace tiempo nos hemos desconectado de la Señora del Cielo. Nuevos cultos orgiásticos y siniestros, y un nuevo matriarcado asimismo chillón y gordecho, desparramado, invaden nuestro espíritu. Es el reto del presente: reconquistar Europa en nombre de la Señora y de su bendito hijo el Ungido.

El cristianismo, al beber de esa fuente patriarcal, consiguió durar dos mil años a pesar de sus muchos errores históricos y de sus insuficiencias doctrinales. Ahora ese cristianismo está desapareciendo. La Iglesia católica es más Madre ahora que nunca, una madre permisiva y sobreprotectora que pretende convertir al hombre europeo, un guerrero, en un meapilas teletubbie. Por ello está condenada a desaparecer como lo que fue, convirtiéndose en otra cosa aún sin forma definida (el papa Francisco es el primero en acometer esa tarea de laminado de la iglesia católica europea, a lo que se está aplicando con fervor), y el cristianismo europeo se resquebrajará del todo.

No me importa. Si ha de ser, que sea. Que desaparezca. Cristo no desaparecerá, eso lo tengo claro. Cristo volverá. Y su dulce madre la Señora del Cielo seguirá velando por nosotros con sus grandes ojos abiertos en su maravillosa faz.




Señora del Cielo, os amo. Perdonad mis muchas faltas.




(I) - Con posterioridad a la redacción de este texto me he dado cuenta de un olvido bastante "imperdonable" por mi parte, dado que en mi novela favorita de infancia, La historia interminable, una diosa de claros matices indoeuropeos está en el centro de la trama: la Emperatriz Infantil.


Fotograma de la versión fílmica de 1984, visto en Pinterest.

-La Emperatriz Infantil es asexuada y célibe, características reforzadas al estar representada como una niña.

-Vive en la Torre de Marfil, esto es, en un espacio arquitectónico orientado al Cielo. El marfil recuerda la materia orgánica, la misma en que se talló la Venus de Brassempouy (que sería algo así como una Emperatriz Infantil paleolítica). Esa torre es un espacio estanco respecto de la Tierra. De hecho, no se puede acceder a la cámara de la Emperatriz -el Pabellón de la Magnolia- desde la tierra. El acceso está cortado.

-Se relaciona con la Luna. Bastián salva Fantasia en el último segundo dándole un nuevo nombre, el de "Hija de la Luna". Y el dragón Fújur llegó a verla en una ocasión cuando se dejó caer hacia abajo tras intentar cazar la Luna en el firmamento.

-Tiene algunos rasgos que sugieren origen centroasiático. Si bien es una niña caucásica altísimamente despigmentada, sus cejas son arqueadas y del color de la tinta china, un detalle que recuerda a las mujeres del Extremo Oriente.

-Su contrapartida masculina es un dios creador de historia: el Viejo de la Montaña Errante. Al revés de lo que pasaba con los dioses-pagafantas que revoloteaban alrededor de la diosa telúrica matriarcal, este dios no sólo sobrevive al período anual sino que él mismo es el encargado de hacer los Anales de Fantasia, estando abstraído de los ciclos del tiempo. Mientras que la muerte de cada dios-pagafantas matriarcal inicia un nuevo ciclo, el Viejo los cierra dejándolos por escrito.

-La Emperatriz Infantil recibe un culto basado en epítetos que se renuevan con el tiempo, incluido el de "Señora", como la Señora del Cielo, y al igual que la Virgen, que recibe variados epítetos según la región y la cultura.

-La Emperatriz Infantil está presente mediante un amuleto, ÁURYN, que se lleva al cuello como un rosario. En él se encierran las Aguas de la Vida, lo que recuerda a los sortilegios y rogativas para que llueva, dirigidos a diosas celestes desgranando las cuentas de los rosarios con los dedos (en un pasaje de la novela, la Emperatriz invoca la apertura de las Aguas para salvar a Atreyu y Fújur, los únicos fantasios supervivientes de la Nada, manipulando el amuleto con sus delicados dedos).

 -Su aspecto recuerda a la Señora del Cielo vista en Fátima: piel blanquísima, pequeño tamaño y muy pocas partes del cuerpo visibles. Recordemos que la Señora del Cielo llevaba también un amuleto a modo de "router".




-Curiosamente, la actriz infantil que interpreta a la Emperatriz en la versión en imágenes de 1984 es de origen iranio ("ario").




43 comentarios:

  1. Amïn. Por supuesto que volverá, en la hora más baja, contra la tribulación, el miedo y la duda.

    ResponderEliminar
  2. ¿Patriarcado?, esto es patriarcado:

    https://www.youtube.com/watch?v=fg_OCP3KTTo&feature=youtu.be

    El patriarcado te dice que tienes derecho sobre el cuerpo de la mujer y que puedes hacer lo que quieras. El patriarcado se ha unido con el capitalismo para fomentar la trata de blancas, la pornografia y la prostitución.

    Los de isis son un buen ejemplo de patriarcado. Las mujeres solo servimos para amas de casa e incubadoras (eso es patriarcado). Las mujeres siempre debemos estar bonitas para los hombres (eso es patriarcado). Que los hombres se permitan estar gordos y canosos, mientras que a las mujeres se nos critica por tener alguna arruga o los senos caídos (eso es patriarcado). El que tengamos que soportar piropos de desconocidos en la calle y demás formas de acoso sexual (eso es patriarcado). Que a las mujeres no se nos permitiera hacer actividades deportivas hasta hace un siglo, asi como ocupar cargos directivos (eso es patriarcado).

    Violeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdaderas sociedades patriarcales, eso no pasa, es otra cosa. Solo es que las malas costumbres y acciones pertenecen a los estratos bajos de la humanidad, generalmente, no siempre.
      Brasil es un desastre, necesita ayuda urgente.
      Diego

      Eliminar
    2. Fijate en la Antigua Hélade si querés saber lo que es fue verdadero Patriarcado. Otro ejemplo es la cultura tradicional de los Estados Unidos: el Patriarcado fue uno de los factores para que el hombre pise la Luna. Mientras que en esta era supuestamente progresista, la exploración espacial tripulada se limita a los 100 km de altura.

      Un sistema que permita a los hombres ser gordos y que tiren piropos no es Patriarcado, sino machismo, puesto que deja que el hombre se animalice, en lugar de cultivarse física e intelectualmente. Repito: Antigua Hélade.

      Eliminar
  3. 1. El patriarcado encomienda a las mujeres la importantísima misión de dar a luz y continuar la estirpe, de derramar su sangre en el parto, si lo prefieres, así como el hombre tiene la misión de derramar su sangre en el campo de batalla. Cuando no, en deslomarse en una mina o arar el campo, pero de eso no te quejas (además de como hombre tener una mayor probabilidad de sufrir un accidente de trabajo, de ser víctima de homicidio, de estar sin techo y mil cosas más). Ya que estamos con los datos, lo de la "brecha salarial" es una jodida patraña.

    Solo un sistema podrido y maligno como éste lava el cerebro a las mujeres con que la importantísima labor social de cuidar de un hogar y una familia es "opresivo", "indigno" y demás adjetivos. No, debéis ser independientes, liberadas del yugo opresor, salir a trabajar como un hombre y ser un zángano consumista más.
    En vuestros propios términos marxistas, la entrada de la mujer al mundo laboral es una herramienta de las élites para tirar a la baja los salarios y joder al obrero autóctono (igual que la inmigración masiva).

    2. El patriarcado inspira a las mujeres a cuidarse y estar bellas, por la misma misión anterior. Las mujeres QUIEREN estar guapas y atraer al sexo opuesto, como es natural. Los potingues, las cremas y los maquillajes no se comercializan por vosotras, sino para vosotras.

    3. El patriarcado no sólo inspira también a los hombres a cultivarse en cuerpo y mente y al autoperfeccionamiento, sino que castiga severamente a quien se desvíe de ese camino (no me imagino un obeso en Esparta, la verdad). Por otro lado, gran parte del valor intrínseco de la mujer reside en su juventud, belleza, virginalidad y fertilidad, y esto es un hecho biológico ineludible. Por favor, no des pena ajena pensando que la belleza es "subjetiva"; hay patrones físicos de atracción muy concretos sobradamente estudiados. Nos gustan las curvAS (esto es, 90-60-90, no una sola curvA inmensa de la barriga como una foca).
    En cambio, la belleza de un hombre no es tan determinante para atraer, sino más bien su posición jerárquica, poder social, y otras cualidades.

    4. Mira, en lo de los piropos estoy de acuerdo, pero por los hombres, que dan vergüenza ajena. A ver si con menos atención dejáis de estar tan flipadas y endiosadas porque, según el discurso feminista, cada vez que salís a la calle poco más y os violan.

    5. Las mujeres, salvo en regímenes retrasados (como los radicales musulmanes con los que, paradójicamente, se congracian los progresitas), han siempre tenido su debido espacio en la vida pública, (no menos en los deportes, pensemos nuevamente en Esparta o Grecia antigua en general).
    Digo "debido" porque no toda la vida pública debe ser igualitaria (la naturaleza no lo es). La mujer no tiene (y nunca tendrá) cualidades de líder ni cualesquiera otras para dirigir un país o un ejército o ser soldado. Ya que estamos, el sufragio femenino posiblemente ha sido uno de los mayores golpes a la sociedad tradicional europea, dando el voto mayoritario a partidos "democrats"/progresistas/izquierdistas.
    Que te quede claro, la mujer siempre será pasiva y dependiente, sólo que en vez de depender de Papá-Cabeza de familia, ahora depende de Papá-Estado (para regocijo de las élites).

    Todo lo demás son pajas mentales hollywoodienses con supernenas que patean el culo a 20 hombres sin inmutarse (y para esto tengo que hacer una "suspensión de la incredulidad" mucho mayor que si viera, por ejemplo, Superman).


    En resumen, te veo muy amargada. Si no te gusta, siempre puedes suicidarte y reencarnarte en algún ser vivo sin diferenciación sexual (una ameba, por ejemplo), así estarías más a gusto y, de paso, haces un favor al ya bastante patético Occidecadente.

    PD: No recuerdo cual, pero había un libro que trataba sobre una sociedad post-apocalíptica después de que un asteroide arrasara con todo. La introducción decía algo como "el feminismo murió al milisegundo del impacto". Qué risas y qué verdadero.

    ResponderEliminar
  4. Aunque es cierto que 123 exagera en algunas cosas, creo que en general tiene razón. Ni siquiera es cuestión de entrar en si el patriarcado es "bueno" o "malo", ante el hecho insobornable de que los patriarcados barren a los matriarcados del panorama histórico. El futuro no es ni del más guapo ni del más sensible ni del más justo, sino del que se impone. Lo siento de veras, me gustaría que fuera de otra manera pero la realidad es así, y no tengo derecho a quejarme porque cuando mi madre me trajo al mundo la realidad ya existía, estaba antes que yo.

    La violación no es "patriarcado", sino un abuso infame que -dicho sea de paso- fue practicado en número de millones en 1945 por parte del ejército de un régimen, el soviético, que presumía de igualitarismo, de avance, de emancipación femenina y de promoción social de la mujer (la primera ministra de la historia fue Alexandra Kollontai). Existen muchas maneras de evitar la proliferación de violaciones en las sociedades humanas, pero la primera y más palmaria que ha existido siempre es que al violador lo pillen del pescuezo otros hombres y le ajusten las cuentas. El hombre protege a la mujer porque tiene más fuerza física que la mujer, así de sencillo, frente a otros hombres que quieren sacar partido de su mayor fuerza física. Todo lo demás simplemente adorna ese hecho.

    Las mujeres de algunas sociedades altamente patriarcales y muy masculinas, como la espartana o la vikinga, tenían mucha más relevancia, libertad y valor en todos los sentidos que las de otras sociedades mucho más "sofisticadas".

    En cuanto a las barrigas y los senos caídos, dejémoslo estar. Todavía no he escuchado un solo comentario sobre senos caídos en ninguna conversación, pero sobre barrigas masculinas A TODAS LAS PUTAS HORAS.

    A seguir bien.

    ResponderEliminar
  5. En otro orden de cosas, también en las sociedades antiguas los varones eran considerados una propiedad. ¿Le suena a alguien la institución de la esclavitud? Los hombres interponían sus cuerpos -al parecer unos cuerpos menos sacrosantos que los de las mujeres- entre las lanzas, espadas y balas de otros hombres para defender su hogar: para defender a sus mujeres. Los hombres esclavos bregaban en las galeras para que a algunas mujeres no les faltasen sedas y afeites de Oriente. Por esos galeotes no se derraman lagrimitas.

    Lo de los piropos depende de cómo se tomen. Yo tengo dos colegas que llevan locales "latinos" y los visito a veces, y siempre recibo como mínimo un par no ya de piropos sino de ataques directos por parte de las chicas caribeñas y "latinas" que van a esos sitios, y que demuestran tener cero complejos y cero rencor a pesar de que no han tenido las facilidades ni el tratamiento de princesas de los que sí han disfrutado muchas españolas (y que por supuesto no piropean, eso es tarea del Pagafantado, que ésa es la nueva cultura de ahora).

    Sí ha habido mujeres conductoras de pueblos, entre los celtas están señoras como Boudica u Onomaris, pero admitamos que es inhabitual.

    Deberíamos reflexionar acerca de esta absurda guerra de sexos en la que estamos instalados, de dónde proviene y a quién beneficia. Al pueblo no. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  6. Deberíamos tener bien interiorizado que vivimos en una burbuja. Una burbuja de antivalores y antinaturaleza. Y que como todas las burbujas un día hará pluff y nos dejará rociados con sus despojos. El 90% de lo que vivimos y experimentamos al cabo del día no es auténtico ni sostenible. Nos creemos mejores que las gentes de otras épocas (sólo porque el talento de una ínfima minoría ha creado gadgets para nuestro solaz) pero somos tan ignorantes como un campesino de otro siglo, con la diferencia de que el campesino no era petulante. Esa petulancia nos ciega. La metáfora del asteroide me parece muy válida.

    Las ideologías de género son todo lo respetable que se quiera, pero me parecen el juego de una sociedad que se aburre y que está hastiada de sí misma, un juego que determinado sector de la casta política (el autodeminado "izquierdista") ha revestido de solemnidad para conseguir réditos electorales y mediáticos. Marearse la cabeza con guerras de sexos o con una continua alambicación del género al que se pertenece o se quiere pertenecer es como discutir sobre el sexo de los ángeles o sobre cuántos de esos ángeles caben en la cabeza de un alfiler mientras las tropas de Mehmed II escalan nuestras murallas. Todo lo que veis de prosperidad y de sofisticación a vuestro alrededor es mentira. Lo debemos. Lo hemos conseguido a crédito, no sólo de las entidades financieras creadoras de dinero hueco sino también de la naturaleza. Y cuando digo naturaleza no me estoy refiriendo sólo a ríos, bosques y subsuelo sino también a nuestro genoma. Otro vendrá que hablará con menos pelos en la lengua que yo.

    Sin mucho más que añadir por ahora, que conste que si algo quiero en esta vida, si algo sueño, es amar y ser amado por una mujer.

    ResponderEliminar
  7. Es que es hablar del tema y me enciendo.

    Como leí por ahí: "nunca antes en toda la historia humana ha habido una civilización que decidiera entregar sus tierras, capital social, recursos, herencia e identidad a grupos exógenos de competidores sin luchar, e incluso peor, desarrollar una ideología que moralmente lo justifica y glorifica como prueba de superioridad moral"

    Como mencionaba en mi comentario anterior, gran parte de ello se debe al sufragio femenino, dando el voto mayoritario a los partidos progres que propugnan las fronteras abiertas*(1). Claro que, esto es sólo una lectura superficial; la verdadera razón hunde sus raíces en la explicación biológica y la natural diferenciación entre sexos: el hombre invade, la mujer invita.*(2)
    Dicho de otro modo: el hombre europeo moderno es un pelele, una caricatura de mal gusto de sus antepasados no tan lejanos. Ha permitido que le arrebaten todo, hasta sus propios testículos. La mujer es un ser que, consciente e inconscientemente, pone a prueba al hombre y busca al mejor macho para propagar sus genes. Eso explica, por tanto, la invasión tercermundista sobre Europa, con hombres determinados, viriles, que dicen no (si hay algo que no está acostumbrada a oír una niñita europea es la palabra "no"), se imponen y les importa una jodida mierda el imperio de nuestra ley y cultura, sino la suya.

    En conclusión, las guerras internas (la de sexos, la que tenemos con las castuzas, etc.) solo tendrán fin cuando, como siempre ha sido, el hombre espabile*(3). Nunca nada ha caído regalado del cielo.


    *(1): Ver el reciente caso de las elecciones austríacas: https://goo.gl/yFYLc8
    - Hofer: partido antiinmigración.
    - Van der Bellen: el Pablo Iglesias vienés.

    *(2): Para una lectura más extensa sobre esta hipótesis (inglés): https://heartiste.wordpress.com/2016/01/08/men-invade-women-invite/

    *(3): Blogs IMPRESCINDIBLES, entre otros, (ojo el inglés) para una interesantísima lectura sobre el mundo moderno, la dinámica de sexos y demás que se engloban, en jerga internetera, en las llamadas "pastilla roja", "neomasculinidad" e "ilustración oscura". Una pena que no haya blogs en español que se dediquen a esto. Recomiendo encarecidamente a todos los hombres que lean detenidamente y aprendan más sobre el tema. Cambiará la vida de arriba a abajo.

    www.returnofkings.com

    heartiste.wordpress.com

    therationalmale.com





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luchad por el Sacro Imperio de Occidecandente españoles; si queréis un excelente pedazo jugoso de carne femenina luchad por él y ganáoslo. Luchad por la Distopía y la decadencia, la depravación y la perversión que se enseñorea y se ensaña con la Bella Europa.
      Les gusta eso?
      Diego

      Eliminar
  8. Y añado:

    Sólo los infelices, como las feministas, que viven en esa burbuja de intelectualismo repelente, rebosante de comodidades y lujos, sustentada por un consumo brutal de energía y crédito (que no durará mucho), tienen los huevazos de decir que vivimos en un patriarcado. Vivimos en un matriarcado que, como bien ha definido Gardner, hace a la mujer el centro de todo. Todos y cada uno de los aspectos de la vida pública, desde el Derecho Penal hasta el trabajo, se acomodan a las necesidades (supuestas necesidades, más bien) de la mujer.
    No me resisto a añadir que, por supuesto, esto es sólo para la base de la pirámide. Ignoro la forma de organización de las oligarquías. Si, y estaré acertado, buscan su continuidad, lo harán, sin duda, de forma patriarcal.

    http://fortune.com/video/2016/05/25/mark-zuckerberg-panic-house/
    Aunque no va con lo del matriarcado, sirva de ejemplo para ilustrar otro punto relacionado. Aquí tenemos al Sr. Zuckerberg, acérrimo guerrero de la "justicia social", crítico de las políticas antiinmigracionistas y de Trump por querer construir un muro. Construye una habitación del pánico, pero esto es sólo una anécdota. Aparte de su perenne grupo de guardaespaldas, su mansión es una auténtica fortaleza, lo cual hace levantar cejas por sus opiniones manifestadas anteriormente. El clásico "haz lo que yo digo, no lo que yo hago".

    ¿Qué quiero decir con esto? No os creáis un pimiento de nada de lo que nos venden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discúlpame Gardner por darte hoy un poco de trabajo y espaciar los comentarios (tampoco quiero dejar ladrillos), pero no puedo finiquitar mi intervención sin poner la guinda. Esto ya lo escribo por puro desahogo.


      ¿Qué clase de panoli hay que ser para tragarse el discurso oficial? Hoy día tenemos la bendición de Internet. No se trata de ponerse el gorrito de aluminio, ni de ser un anarquista de vuelta de todo, pero joder.
      ¿Quién nos vende y financia los cuentos progresistas, igualitarios y revolucionarios (15-M y demás)? Grandísimos cerdos globalistas que acumulan cantidades indecentes de riqueza y poder, élites en torres de marfil completamente ajenas al pueblo. ¿Es que a ninguno de los autoproclamados "anticapitalistas antiglobalización" (los izquierdistas siempre tan "antitodo") le huele a chamusquina mamar de la teta de su mismo enemigo?

      Santísimo Jesucristo.

      Eliminar
  9. Que tal hombre-lupa; muy bueno el artículo, me movió a estas reflexiones: Los hombres tenemos mucha responsabilidad, tanto en europa como en américa; con la degradación de lo femenino y el desequilibrio de los sexos. Hagamos también una autocrítica honesta y reconozcamos que de pibes y hasta bien entrada la adultez; colaboramos con el arquetipo actual 'zorra-diva-caprichosa-inalcanzable'. Cuándo orillamos los treinta, y ni hablar los cuarenta; vemos lo vacío e inconducente de todo esto, y comenzamos a buscar afanosamente a aquella muchacha que despreciábamos a los veinte por 'aburrida' o 'conservadora'. Cuándo despabilamos, están todas felizmente casadas y con hijos; nos perdimos a esas mujeres guapas; y nuestros proyectos tardíos hay que concretarlos con veteranas que han vagabundeado demasiado.Nosotros también contribuímos a un ideal decadente.
    Cuándo termine de leer el artículo,me acordé de otro, el del 'Asia Fetish', ¿les encontrás algún enlace o parecido?. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso algo parecido, antes no me fijaba en determinados valores de las mujeres mientras que sobrevaloraba otros y ahora es al revés, lo que parecía interesante en realidad tenía interés cero.

      El problema es llegar a los cuarenta, cuando pasa eso que dices. Hay quien toma el atajo de conquistar a una veinteañera inmigrante cuya situación socioeconómica pesa en el emparejamiento.

      Mea culpa por lo que me toca. Espero que no sea demasiado tarde para mí.

      El Asian Fetish es hoy por hoy el afán desesperado de muchos varones europeos por reconectarse con un tipo de "feminidad perdida". Tal vez sobreviva en las mujeres orientales, tal vez no, tal vez sea una búsqueda extraviada pero es evidente que el hombre europeo necesita reencontrar ese tipo de mujer que aún conserve misterio, lo anhela con todas sus fuerzas. Y más que lo anhelará en las próximas décadas, a tenor de los cambios que nos esperan.

      Eliminar
  10. Bueno, es obvio que en un blog identitario iba a encontrar solo opiniones contrarias, después de todo: identitarismo va muy de la mano con el machismo. Solo hay que ver al típico identitario ultracatólico que aboga por la SUMISIÓN de la mujer y que no debemos tener mas metas en la vida que ser amas de casa y tener hijos(¿PARA QUE HIJOS?, YA SOMOS MÁS DE 7000 MILLONES DE BOCAS DEPREDADORAS DE ESTE POBRE MUNDO). Denle gracias a Ada Lovelace por ser una de las precursoras de la informática.

    ¿Que tener hijos es mi mision?, ¿por que tendria que tenerlos?, ¿estoy obligada solo por tener un útero? Pues no, no me sale tener hijos (y no por pura poseria feminista, simplemente no me da la gana de tenerlos, no me gustan los niños). No quiero que las mujeres sean obligadas a tener hijos, quiero que tengan hijos las mujeres que asi lo quieren, no porque el machote de turno las obliga.

    ¿Piropos?, vaya, parece que a los machitos hay que enseñarles EMPATÍA Y CIVISMO. No quieren entender que es muy desagradable recibir un piropo de un total desconocido. Pero claro, el machote necesita piropear para reafirmar su masculinidad y creerse que puede poseer a una mujer cual objeto. No, las mujeres no somos cosas, somos personas. ¿Cual es la gracia de piropear?, yo nunca he visto que a un piropeador una chica se le haya saltado encima besándolo y pidiéndole que la penetre. Pero si he visto que alguna chica piropeada le metió una patada en sus bolitas a su acosador sexual, digo, galante piropeador XD

    ¿Que el hombre defiende a su mujer durante la guerra?, claro, y seguramente si ese mismo hombre empuña un arma para ir a una guerra (AL PATRIARCADO LE FASCINA LA GUERRA) terminara violando mujeres, ya que en su patriarcal cerebro esta escrito que la mujer es una cosa y puede poseerla. No protege a "su" mujer por verdadero amor, la "protege" como quien protege un objeto, una cosa.

    ¿Tan difícil es entender que somos personas y que al igual que los hombres tenemos derecho a realizarnos como personas, estudiar, etc.?

    Imaginense, si Ada Lovelace hubiese sido una ignorante ama de casa e incubadora, nunca hubiera hecho posible la informática.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Ada_Lovelace

    Que injusto hubiese sido que algún machote la haya obligado a solo parir y atenderlo cual sirvienta esclava, desperdiciando asi su talento.

    Violeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el Sacro Imperio Romano de Occidecadente solo pueden existir amazonas, morrigans, valkirias y claro afroditas. Las feministas pueden morir sin hijos en el sistema, no importa; si son inteligentes y pueden aportar esfuerzo intelectual imprescindible, como lo hicieron esas señoras que mencionan, la Reina Isabel y demás esta bien. Igual para otros grupos minoritarios como los homosexuales, si son útiles intelectualmente y no cometen delito de sodomía está bien.
      Violeta no representa al grueso mismo de la mujer, hay muchas mujeres que desean tener descendencia por instinto y no por obligación intelectual. La política del Imperio de Occidecadente ha sido dicha.
      Diego

      Eliminar
  11. Otra cosa, ¿no es la pornografia, la prostitucion y la trata de blancas consecuencia de una sociedad capitalista y patriarcal (que buena alianza que han formado esos dos)?

    ¿Por que tenemos que ser sumisas?, ¿por que lo dice la biblia?, por favor, quiero un argumento serio y real de porqué tenemos que ser sumisas, no se basen en un libro escrito hace miles de años.

    Violeta

    ResponderEliminar
  12. "La violación no es "patriarcado", sino un abuso infame que -dicho sea de paso- fue practicado en número de millones en 1945 por parte del ejército de un régimen, el soviético, que presumía de igualitarismo, de avance, de emancipación femenina y de promoción social de la mujer (la primera ministra de la historia fue Alexandra Kollontai). Existen muchas maneras de evitar la proliferación de violaciones en las sociedades humanas, pero la primera y más palmaria que ha existido siempre es que al violador lo pillen del pescuezo otros hombres y le ajusten las cuentas. El hombre protege a la mujer porque tiene más fuerza física que la mujer, así de sencillo, frente a otros hombres que quieren sacar partido de su mayor fuerza física. Todo lo demás simplemente adorna ese hecho."

    ¿No sería mejor enseñar a los hombres a no violar?, ¿que las mujeres somos personas y no cosas de las cuales disponer a su antojo?

    Violeta

    ResponderEliminar
  13. Para "123":

    ¿Te parece justo que una mujer renuncie a su progreso como persona en pos de atender al machito (EL MISMO QUE SE LA PASA GOLPEANDOLA Y AGREDIENDO HASTA MATARLA EN MUCHOS CASOS) de la casa y parir hijos?

    Menos mal que eso no paso con Marie Curie.

    Violeta

    ResponderEliminar
  14. "3. El patriarcado no sólo inspira también a los hombres a cultivarse en cuerpo y mente y al autoperfeccionamiento, sino que castiga severamente a quien se desvíe de ese camino (no me imagino un obeso en Esparta, la verdad). Por otro lado, gran parte del valor intrínseco de la mujer reside en su juventud, belleza, virginalidad y fertilidad, y esto es un hecho biológico ineludible. Por favor, no des pena ajena pensando que la belleza es "subjetiva"; hay patrones físicos de atracción muy concretos sobradamente estudiados. Nos gustan las curvAS (esto es, 90-60-90, no una sola curvA inmensa de la barriga como una foca).
    En cambio, la belleza de un hombre no es tan determinante para atraer, sino más bien su posición jerárquica, poder social, y otras cualidades."

    Claro, las mujeres solo somos cosas que debemos atraer solo por el físico, ¿quien te crees que eres para determinar que las mujeres no nos podemos cultivar intelectualmente?

    Violeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Violeta, si tan interesada estás en el cultivo del intelecto te aportaré un concepto que quizá no conozcas: la falacia del hombre de paja. Consiste en leer una argumentación complicada de rebatir, elaborar mentalmente otra argumentación distinta de la leída pero con la que guarda algún parecido, y contra-argumentar en función de esa segunda argumentación, no de la original. Aquí nadie ha hablado ni de sumisión ni de propinar malos tratos, ni de que la función última de la mujer sea simplemente tener hijos.

      A efectos biológicos la mujer gesta, alumbra y amamanta. Y sin esa compleja función la especie se extingue. Por tanto, la condición femenina inclinada a la maternidad tiene una base biológica necesaria.

      De igual manera el hombre participa en crear y criar nueva vida, y si se escaquea de esa tarea los poderes públicos le intervienen la nómina, lo que me parece muy bien pues la figura paterna tiene también una base biológica necesaria.

      Y como comprenderás el reconocimiento de la maternidad como algo definitorio de la mujer no obstaculiza su realización profesional ni mucho menos, eso es otra falacia. En Israel el mercado laboral roza el pleno empleo, las mujeres trabajan (y hacen patriarcalmente la mili) y tienen tres hijos de media (las judías concretamente 3.11 hijos). A mí me gustan las mujeres trabajadoras e independientes, recuerdo que hace años salí con una chica de Carballo que tenía clarísimo que quería quedarse en casa y darme media docena de hijos: salí corriendo. A lo mejor me equivoqué, pero mi instinto me indicó ese camino.

      Tú misma hablas de "cerebro patriarcal", con lo que admites que el patriarcado tiene también una base biológica necesaria. Según ello, la cultura serviría no para desarrollar las capacidades potenciales de un pueblo sino para enjaularlas en función de un patrón ideológico divorciado de la realidad. Ese tipo de experimentos siempre termina anegado por la riada. A despecho de los experimentadores, y de las experimentadoras, los roles de género tienen una base biológica necesaria.

      Una de las ensayistas queer más influyentes de la actualidad, la judía californista Judith Butler (seguro que A.J. tiene toda su obra XD ), afirma que el género es un constructo que se fabrica a base de interpretar roles de género. Una sociedad humana es como una obra de teatro en la que, a base de interpretar esos roles de género, éstos se solidifican y pasan a ser tenidos como reales. Aun admitiendo que Butler tiene razón cuando dice que jugamos roles, de manera inconsciente y a veces consciente -el "dejadme solo" que siempre dice el macho alfa cuando viene jaleo, que a menudo se espera que lo diga y él siente que tiene que decirlo-, pero esos roles tienen raíces biológicas. Quien ignora esas raíces (el progresismo consisten en eso) se dará de bruces con el suelo en que están enterradas.

      Eliminar
    2. Todos hemos recibido piropos. Forma parte de nuestra salud psicológica. Las mamás les dicen a los niños lo guapos que son, aunque sean más feos que Picio, y lo mucho que valen. Los padres enseñan a los hijos que hay que luchar y no rendirse, y cuando más perciban que sus hijos son débiles más insistirán en las virtudes de la lucha y de la perseverancia. Un niño que no recibe ese tipo de mensajes no parte con los mejores cimientos para su desarrollo anímico de adulto.

      Recuerdo que la escritora Almudena Grandes, quien no tiene nada de identitaria, decía que un piropo le arreglaba el día. Estás en tu derecho de enfadarte si alguien te hace un comentario agradable; ahora bien, no me extraña que eso le pase a alguien que ha decidido no tener hijos. No te lo critico. Posiblemente es buena decisión por tu parte :-P Pero no deja de ser llamativo. Las feministas dicen que la razón está de su parte y que éste sería un mundo mejor si fuese habitado por la razón y el feminismo .... pero no quieren que las generaciones "irracionales" y "patriarcales" sean sustituidas por generaciones feministas y racionales que ellas traerían al mundo y criarían. No. Se niegan a ellas mismas la oportunidad de dar a luz humanos racionales. No luchan por imponerse en el futuro. Mientras, mujeres muy tradicionales y nada feministas tienen cinco, seis, siete hijos en otros países. ¿Con qué dinero serán adoctrinados tardíamente esos hombres y esas mujeres? ¿Quién lo pagará? No: vendrán a Occidecadente e impondrán su patriarcado. El trabajador occidental acogotado sin hijos, sin cotizantes futuros que le garanticen su pensión, será quien tenga que pagar la fiesta antes de que lleguen las nuevas oleadas patriarcales. ¿Nadie ve que están llegando, en números crecientes y casi todo varones jóvenes? ¿Quién se anima a adoctrinarles, a ser posible pagándolo de su bolsillo?

      Eliminar
    3. En otro orden de cosas, que digas que no te gustan los niños y luego pontifiques que a los demás nos faltan EMPATÍA y CIVISMO (así, en mayúscula), es ya la intemerata. A quien no le gusten los niños tiene un PROBLEMA DE FALTA DE EMPATÍA (como ves, yo también empleo mayúsculas dramáticas) que debería hacérselo mirar. Y encima dando lecciones que nadie le ha pedido.

      Ah, por cierto: nadie piropea a las cosas. Se piropea a las personas precisamente porque se quiere establecer un canal de empatía. Nadie pretende que la chica piropeada se lance al cuello del piropeador suplicándole sexo (y si eso ocurriera, sería recibida con asco por él: por lo menos las lumis se valoran en dinero y no en que les digan una frase). Yo recibo piropos (generalmente de mujeres no-blancas que aprecian el rol masculino) que generan en mí una respuesta empática. Otra cosa es que alguien sea grosero o extemporáneo, de igual manera que hacer deporte está muy bien pero hacerlo sin calentar o con mala técnica conduce a lesiones.

      Los argumentos de "un día la ternura moverá al mundo" son de spots relamidos y estrogénicos de los años noventa. Estamos en el jodido y peligroso 2016. A seguir bien, el tiempo que sea posible.

      Eliminar
    4. Ojala fueras mujer para que te des cuenta lo que se siente caminar por la calle con miedo constante por las miradas lascivas, sujetos que te siguen en carro silbandote o diciendo obscenidades (asi estes vestida como monja), caminar por la noche y moverte a otro sitio cuando pasa un sujeto, etc.

      Ojala fueras mujer para que veas lo que se siente.

      Todo esto es producto del patriarcado, ese mismo que dice que el hombre puede disponer de la mujer como quiera y cuando quiera (la pornografia y la prostitución son fiel prueba de ello).

      Sobre lo hijos, tranquilo, muchas feministas si tienen hijos, a los cuales les enseñan a vivir en una sociedad igualitaria sin roles de género, diferenciación de juguetes, que si el niño debe ser siempre rudo y valiente o la niña siempre débil y princesa, etc.

      Violeta

      Eliminar
    5. Si lo que hay en Arabia Saudita o la India no es patriarcado, ¿que cosa es?

      ¿Si la ablacion del clitoris o hecharle acido en la cara a una mujer no es patriarcado, ¿que es?

      Violeta

      Eliminar
    6. Estás mezclando churros con merinas, Violeta, en tu afán por quedar con la última palabra y "parecer que se tiene razón, por ser el que dice lo último", este es un fenómeno curioso y habitual en discusiones de internet como la presente, mucha gente está convencida de que si concluye el debate, lo "ha ganado" o algo así. Está bien para el autoestima, supongo.

      El patriarcado no es algo necesariamente malo, como tampoco lo es el matriarcado. Para empezar, deberías aclararte y definir qué es, según tú, "patriarcado".

      El tema de la ablación femenina o del ácido no es algo que acompañe necesariamente al patriarcado, como tampoco acompaña necesariamente a ninguna sociedad civilizada. Es el producto de mentes perturbadas que no tienen nada que ver con la condición masculina o femenina de los integrantes de una sociedad, o los valores de un tipo u otro imperantes en dicha sociedad.

      A lo largo de la historia han existido patriarcados en los que las mujeres eran mucho más respetadas y valoradas que en otras sociedades "no-patriarcales" (de nuevo convendría que nos definieras exactamente qué se entiende por patriarcal)

      Las mujeres celtas, de una sociedad patriarcal, tenían unos derechos que ya las quisieran las mujeres de las sociedades griegas y romanas, más avanzadas supuestamente. Podían separarse de sus maridos cuando quisieran, y el hombre no podía ni protestar. Hasta podían separarse de ellos con que solo engordaran más de la cuenta...razón que el hombre no podía esgrimir para divorciarse de su esposa, entre otras (las mujeres celtas tenían más razones a disposición para separarse de sus varones que viceversa, de hecho)

      Las mujeres vikingas salían de un mundo 100% patriarcal y eran consideradas iguales a sus varones en todos los aspectos, iban con ellos a la guerra y el índice de agresiones sexuales en antiguas sociedades vikingas contra mujeres vikingas era bajísimo (no me meto en el índice con respecto a mujeres no-vikingas por parte de varones vikingos, ahí seguro que las cifras se disparaban)

      En lo que hoy es Irán, las mujeres gozaban de un estatus tremendo en la época de la antigua Persia preislámica. Muchos emperadores persas fueron títeres en manos de sus respectivas emperatrices en lo esencial.

      En definitiva, siguiendo tu lógica, y dado que esta sociedad en la que vivimos en tan patriarcal, y puesto que patriarcal implica violar y matar mujeres constantemente, ¿eso significa que todos los hombres hacemos eso? Pues qué raro, yo todavía no he sentido deseos de violar a ninguna chica, y como yo, hay millones de hombres que tampoco.

      De hecho, si eso fuera lo habitual, y debería serlo según tú en la sociedad patriarcal, los casos de violaciones o agresiones sexuales ni saldrían en las noticias ni alarmarían a nadie (inclusive a las propias mujeres) porque se asumiría como lo normal en la sociedad patriarcal.

      Las culturas que lo asumen como natural, esas que mencionas (Arabia Saudí...) destacan precisamente por no ser demasiado avanzadas, sino todo lo contrario. Y una cultura subdesarrollada, evidentemente, es caldo de cultivo para toda clase de psicopatías, al margen de los valores masculinos o femeninos que atribuyas a tal o cual sociedad.

      Eliminar
  15. Para "123".

    Dices que las mujeres no podemos tener vocación de líder, claro, la reina Victoria, Isabel la Catolica, Margaret Thatcher, etc; eran en realidad hombres travestidos, ¿cierto? XD

    Violeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si te das cuenta pero estás citando ejemplos que ponen de los nervios a las feministas, mujeres marcadamente patriarcales que efectivamente son una excepción, no lo digo yo sino que lo dicen los números.

      Eliminar
  16. Contrariamente a lo que cree Violeta, en muchas ocasiones no somos los hombres los mayores enemigos de las mujeres. No pocas veces, situaciones de exacerbado machismo se han mantenido gracias más a las mujeres que a los hombres y no es necesario irse muy atrás en el tiempo ni en el espacio para poder comprobarlo.

    Por lo tanto, es absurdo convertir esto en una especie de infantil guerra de sexos o en una comparativa sobre si hubo más mujeres lideresas o menos que hombres y si fueron mejores o peores.

    Lo único cierto es que la especie humana es una especie sexual, con todo lo que ello implica, y la naturaleza nos dividió en dos sexos porque cada uno de ellos tiene su propia función para asegurar la supervivencia común y la continuidad de la especie.

    Que las mujeres puedan engendrar hijos, algo que los hombres por motivos obvios jamás podremos hacer porque no es nuestro papel, debería ser motivo de orgullo para las mujeres. Creo yo, ahora que cada quien podrá verlo de una forma distinta.

    ResponderEliminar
  17. Violeta, maja, yo soy mujer y a mi no me molestan nada de nada los piropos callejeros,si son elegantes y educados, la verdad me gustan en cierta manera,(lo puedo decir aqui de forma anonima jeje) ya que yo no me visto como una puta, asi que doy por sentado que los piropos son por mi belleza natural y elegante, a diferencia de muchas zorras que les gusta recoger miraditas y llevan unos pantalones que se les ve todo el trasero,o que llevan un escote generoso.
    A esas que se les ve todo, solo van a recoger miraditas, para sentirse importantes y en cierta manera robar totalmente la atencion y la mente de los hombres, aunque solo sea por un ratito , o aunque sea de paso, o incluso sutilmente, les gusta mucho, sobre todo de los hombres casados o con pareja, y ese es el verdadero motivo por el que lo hacen. Quizas tu tambien lo hagas, porque las mujeres que recogen muchos piropos suelen vestir bastante "atreviditas".

    ResponderEliminar
  18. @Hombre-Lupa

    Hace unos días posteé otra respuesta a la tal Violeta, pero ha habido cinco comentarios desde entonces y la mía ni aparece. Me gustaría saber si he dicho algo censurable, para no repetirlo, o es que de alguna forma se ha perdido en la red (estoy casi seguro de haberle dado a "Publicar", pero tal vez me engaña la memoria y me despisté).

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, para nada, no he censurado ningún comentario tuyo. Ignoro a qué se puede deber que no haya aparecido, en todo caso ha sido ajeno a mi voluntad. ¡Salud!

      Eliminar
  19. Muy fácil para los hombres es decir que la labor de la mujer es tener hijos. Claro, que facil es cuando no son ustedes quienes tienen que cargar con nueve meses de embarazo (que no es precisamente un camino de rositas).

    Lo dicho, si los hombres parieran, el aborto estaría totalmente permitido e incluso amparado por la iglesia.

    ¿Que eso no es patriarcado?, jajaja...

    Violeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Violeta, antes de nada decirte que no puedo aprobar un comentario tuyo porque incluía enlace a una web española de noticias.

      A efectos de la continuidad de la especie, la labor de la mujer es tener hijos y criarlos, y la del hombre es fecundar a la mujer y protegerla a ella y a la prole, con su vida si es necesario. Si no se hace así, el resultado es la extinción de la especie.

      De igual manera, a efectos laborales la tarea de un albañil es hacer casas. Eso no impide que tenga vida más allá de su trabajo -que por cierto es fundamental-, no todo es trabajo. Pero su vida la paga gracias a lo que cobra por su trabajo. ¿Es alguna barbaridad decir que la tarea social del albañil es hacer casas? Más aún, ¿es alguna barbaridad decir que la tarea social de cualquiera de nosotros es desempeñar bien nuestro trabajo?

      Me parece evidente que no has entendido la entraña del artículo. Simplemente has leído "patriarcado" y has activado el surtidor de tópicos, bastante viejos por lo general. Los cultos patriarcales veneran a diosas que no se pasan toda la vida pariendo, sino que no tienen prole o ésta es muy reducida, anteponiendo calidad a cantidad.

      A los progres no os gusta la realidad, porque os contradice. Y la realidad dicta nueve meses de embarazo. La naturaleza es sabia: antepone el placer del coito al dolor del parto (eso cuando hay dolor, que ya sería otro tema).

      Eliminar
  20. Violeta, tanto victimismo feminista el tuyo, pero la realidad es que ustedes las mujeres son muy dadas a traicionar su propia sangre y su propio pueblo:

    http://shoebat.com/wp-content/uploads/2016/05/refugee-germany-welcome-740x490.jpg

    http://www.dailystormer.com/wp-content/uploads/2015/11/1442105159-refugees-welcome-here-national-demonstration-held-in-london_8531363.jpg

    https://i.ytimg.com/vi/nF0jdWqH4Y4/maxresdefault.jpg

    No por nada la escasez de mujeres en movimientos identitarios (pues, prefieren ir de progres y acostarse con negros).

    Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo casi 30 tacos y algo muy claro, el cainismo no es algo propio de pito o gatito. Como si no hubiese hombres en las plataformas y ONGs que se dedican a dar ciertas coverturas sociales a los refugiados y demás inmigrantes. Y no seré yo quien diga que eso es algo malo o bueno tal y como tú lo insinuas.
      Es más, prefiero que a unas chicas les mueva el amor al prójimo, o lo que ellas entiendan por eso (el caminito al infierno, empedrao de buenas intenciones), que unas amargadas incapaces de empatizar.
      Las mujeres escasean en los rollos identitarios porque no les gusta andar con cenizos como tú. El complejo se te ve a la legua.
      Un saludo al admin y comentaristas.

      Eliminar
    2. ¿Y este de donde salio?, a ti no te conozco como para que vengas con esa confianza como para faltarme el respeto, pedazo de infeliz.

      Felipe

      Eliminar
    3. Si queréis discutir, no me utilicéis. Id a un foro de ni-nis, que para eso están.

      Ya comenté hace tiempo, debatiendo con gente del "identitarismo virtual", lo lamentable que me parecía que no hubiera mujeres entre los identis españoles. Mientras, en otros países (pienso en doña Marine, en Frauke Petry y en Dóra Dúro entre otras) están a la cabeza de movimientos patrióticos, y no de floreros precisamente. Pero nada, ¿eh?

      Y todavía tengo que leer sobre si Melisa Ruiz es racialmente así o asá.

      La culpa de lo que está ocurriendo es mayoritariamente de varones. Los varones siguen copando los puestos directivos de partidos, multinacionales, chiringuitos comunitarios, logias y demás centros de poder donde se toman las decisiones. La golondrina Merkel no hace verano.

      En cuanto a las relaciones interraciales, ¿acaso no son los varones europeos los abanderados? Cuántas veces habré visto a señores sesentones con caribeñas cuatro décadas más jóvenes (todos los días) y que se ve a la legua lo mucho que les "quieren". Hace no mucho estaba tomando algo en el pub de un amigo, había una pareja así, una cubanita con un señor mayor y ella le decía lo mucho que le quería, el señor se fue -"te espero en casa" y tal- y a los cinco minutos ella se me echó encima, literalmente.

      Eliminar
    4. ¿A quien le dices NINI?, ¿a mi?...me gusta tu blog, pero me molesta que venga algun sujeto a tratar de ofenderme cuando yo ni lo conozco :P

      En todo caso, mejor borra el comentario que motivo la respuesta de Alejandro, ahora lo veo y me da verguenza (lo escribí con el hígado más que con el cerebro) :-P

      Felipe

      Eliminar
    5. No he llamado ni-ni a ninguno de los dos. Me refiero a que en determinados foros (que no por casualidad son la reserva del antisemitismo y del nazismo andino en la Red) son habituales las interminables ristras de insultos. Los comentarios en un blog nunca deberían ir por ese camino.

      No sé si te has fijado pero tienes la opción de eliminar tu comentario XD Por mi parte no pasa nada, Felipe. ¡Salud!

      Por otra parte, el tema interracial sigue siendo todavía hoy muy espinoso, y me temo que lo seguirá siendo indefinidamente. Simplemente está ahí, a pesar de todas las ingenierías sociales habidas y por haber.

      Es cierto que hay mujeres blancas que van de "depredadoras sexuales" con varones negros, que hay grupos que van de eso, con sus códigos e incluso con algunos tatuajes propios del ramo, y que no engañan, van a lo que van. Sin embargo si uno se molesta en visitar los grupos que hay en Facebook y otros de mujeres negras que buscan hombres blancos es algo totalmente distinto: buscan "betas", hombres cariñosos que siempre estén ahí, que trabajen y que las traten como a princesas, algo que muchas nunca han experimentado. Emplean fórmulas románticas, convencionales, y hay en ellas continuas referencias y alabanzas a Dios y a Jesús (imposibles de encontrar en los otros grupos de "depredadoras"). Los resultados están ahí: el matrimonio negro-blanca en Usa tiene tasas de divorcio mucho más altas que el blanco-blanca mientras que el blanco-negra es el más feliz y estable:

      https://www.blogher.com/files/divorce_3.jpg

      El mundo se construye gracias a los betas, sobre cuyo lomo se sostiene todo, cual Atlas soportando la bóveda celeste. Un alfa es un "free-rider" que pretende vivir del trabajo del beta .... hasta que a éste se le inflan las pelotas y pone al alfa en su sitio. Ha ocurrido, ocurre y vive el santo Dios que seguirá ocurriendo.

      Eliminar
  21. Añadiendo que es gerundio para reparar un olvido bastante lamentable por mi parte. Como sabéis soy muy fan desde niño de la novela "La historia interminable" .... y sólo ahora me he dado cuenta de que la Emperatriz Infantil es una diosa celeste patriarcal. Sumo al ensayito una nota que amplía un poco esto que estoy diciendo.

    ResponderEliminar
  22. Una duda: ¿son los iberos matriarcales por naturaleza? ¿Por qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón por la tardanza en responder, el matriarcado no es una institución natural, sino social, cultural. El matriarcado no nace naturalmente de nuestras sociedades como lo hace, por ejemplo, en la ginecocracia de las abejas. No tenemos esos instintos rígidos. El matriarcado fue la adaptación a una serie de circunstancias. Sonará relativista pero es de esperar que así fuera. Las circunstancias pueden ser imaginables, como la economía y las creencias de ultratumba, o la presencia de enemigos, o el contacto con otras culturas, más otras circunstancias que se nos escapan: el factor humano, líderes que según su decisión hicieron que su gente fuese por un sendero y no por el otro, información que no ha llegado hasta nosotros pero es de suponer que ocurrió.

      El matriarcado ibero fue peculiar. No se trató de un matriarcado puro, a pesar de que si seguimos a Estrabón éste casi lo convierte en una ginecocracia, aunque esas fuentes hay que cogerlas con pinzas, los autores antiguos estaban muy sesgados por su partido político o por sus prejuicios, o bebían de fuentes de mala calidad. Si tenemos a las Damas por diosas, no tienen nada que ver con las diosas matriarcales mórbidas y sí más con las vírgenes patriarcales. Quizá no fueran diosas, sino figuras propiciatorias en recuerdo totémico de mujeres importantes. Los iberos tenían costumbres que se salen del patrón matriarcal, como la incineración de los cadáveres y la fiereza nada decadente de los guerreros.

      La hipótesis matriarcal vs patriarcal es eso, hipótesis. No hay nada concluyente, no tenemos bastantes datos. Por eso incluí el artículo en la sección Esoterismo.

      Generalmente aceptamos la distinción, muy amplificadora y con poco detalle, de gente como Marija Gimbutas y posteriores autoras feministas, que Europa era un matriarcado semicomunista y con poca división del trabajo (eso último sí es plausible), y que la cultura patriarcal "kurgán" proveniente del Noreste destruyó ese panorama, recluyéndose los residuos matriarcales en la Europa suroriental y las islas griegas.

      Eliminar