sábado, 26 de marzo de 2016

La importancia de la salud. Intro calistenia





Si hay un sector anticíclico en la economía occidental, ése es el de la salud, especialmente el de la salud farmacológica y biotecnología. Comparado con otros sectores que no acaban de recuperarse y puede que no lo hagan más, éste vive una actividad impresionante. Un reciente informe de KPMG nos indica que durante el pasado 2015 se batieron todos los récords en el volumen de transacciones corporativas (básicamente fusiones y adquisiciones), un total de 616 operaciones por un valor de casi 300000 millones de dólares las ya realizadas más otras, por 350000 millones más, pendientes aún de completarse. Eso ha supuesto un aumento del 80% en el volumen de movimientos respecto del 2014. Si el sector siempre está pujante -cada año una media de 60 nuevas empresas biotecnológicas entran a cotizar en el Nasdaq-, el año pasado ha dejado el listón elevadísimo.

Tiempo atrás, bastante tiempo, acompañé a un amigo a una charla de las que daba Herbalife para captar clientes-comerciales en su red de distribución. Recuerdo que quien impartía la charla nos hacía ver que el sector por excelencia del futuro inmediato sería la salud de los baby-boomers. Es decir, la generación del último gran salto demográfico en los países occidentales estaba cerca ya de la jubilación y, dado que la esperanza de vida en estos países es elevada, eso suponía varias décadas de vida extra que esos baby-boomers querrían disfrutar en plenitud física, sin achaques de salud, estando dispuestos a dejarse un pastizal en conseguirlo: dietas, balnearios, gimnasios, fajas reductoras, cinturones que supuestamente trabajan abdominales, "tensiómetros", saunas, cursos de zumba, fitness y aeróbicos varios, cintas de andar y correr, bicicletas, trajes de neopreno, suplementos vitamínicos y ortomoleculares, máquinas de entrenamiento, clases de yoga, etc. Como dice el adagio, si la ciencia ha añadido años a nuestra vida, añadamos vida a nuestros años.

Ese mercado de baby-boomers entrado en años es lo bastante suculento como para que la macroindustria del wellness haya sabido capear la recesión de los países occidentales, ofreciendo un nicho de negocio seguro para quienes tienen a estas alturas la vida resuelta. Chocante. ¿Hace falta semejante campaña corporativa, global, insistente, casi napoleónica, y tanta inyección de activo y de gasto en algo teóricamente tan sencillo y cotidiano como disfrutar de buena salud y mantener la que se tiene?

En determinados momentos de la argumentación del blog me he referido a la importancia crucial de la salud, no sólo la interior sino su proyección al exterior en forma de un aspecto agradable. Lo he comentado en los artículos sobre la seducción y sobre el identitarismo, por ejemplo. Nada tiene de raro, dado que el identitarismo español necesita seducir para ser escuchado. Y lo he comentado sin ningún ánimo de ser superficial ni de exaltar la superficialidad, como si todo dependiera de un físico estético. Antes al contrario, no se pretende la mitificación de lo externo sino que los valores internos afloren al exterior, en este caso mediante un aspecto que transmite algo. Transmite un trabajo, una dedicación, una disciplina, algo que tiene valor y que debemos poner en valor.


Dice el clásico que la belleza es "una carta de recomendación firmada por Dios". No obstante, la primorosa zagala de la imagen ha ampliado esa recomendación trabajando su físico a fondo.


La salud es lo más importante, en realidad. Sin salud nos veremos severamente obstaculizados para alcanzar nuestras metas, y aun éstas se verán lastradas y modificadas. Ya lo decía Bobby Fischer: "si no hay salud, no hay ajedrez". La salud y el tiempo son lo más importante. La prueba está en que el hombre más rico del mundo no puede comprar más tiempo con todo su capital, y en cuanto a salud éste le sirve de bien poco. ¿Recordáis "El padrino, II parte"? El mafioso Hyman Roth estaba dispuesto a dar una fortuna tan sólo por "poder orinar sin pasarlas moradas". Nos creemos titanes y semidioses sólo por tener dinero, pero ay, si se obtura un esfínter de nuestro cuerpo, entonces nuestro presunto titanismo y nuestra presunta semidivinidad viajan rápidamente por el desagüe del olvido.

En el plano personal eso es así. ¿Qué se dice al brindar? Se dice "¡SALUD!" Por tanto, poco más que decir por mi parte al respecto. Pero ¿por qué insisto tanto? Pues porque no sólo hay que tener en cuenta el plano personal, sino también el plano social. La salud de cada uno tiene relevancia social, por una serie de motivos:

-Transmite valores. Transmite un ideal. Ese ideal bien puede ser el de la autenticidad, del trabajo duro y de la disciplina, que contradicen la necia ocurrencia de que "es sólo fachada, es sólo exterior": muy al contrario, es la exteriorización de valores internos. La autenticidad implica que eres lo que eres sin que importe nada lo que puedas alegar para enmascararlo o para disculparte. El trabajo duro es tu mejor amigo. Jamás te fallará, y cumplirá todo aquello que promete. Ama el trabajo duro: no tendrás aliado mejor. La disciplina, ya lo dice la palabra, hace de ti un discípulo, alguien que siempre está aprendiendo de sí mismo y de la vida. Alguien siempre joven en ese aspecto, pues vive de proyectos y no de recuerdos, y por los proyectos se lucha, no basta con evocarlos.

-Es inspiradora. Tira de los demás, les llama para que mejoren su realidad, sacando punta a los dones que Natura les concedió y que tienen en barbecho, inyectando valores en sus vidas. No recuerdo quién dijo que el camino del éxito es sacrificar lo que eres por lo que quieres ser. Sacrificar, palabra importante. Tu esfuerzo es sagrado, y tu presencia debe servir para hacer sagrados a los demás a través del esfuerzo.

-Puede modificar las prioridades de una sociedad. Dejad volar la imaginación, pensad cómo sería una sociedad atlética, en la que la conversación con los amigos verse sobre la mejor técnica para la sentadilla cáliz en vez de con cuántos vodkas te pillaste el tablón de ayer, con el añadido de que el ejercicio no es incompatible con la lectura ni con acudir a un oficio religioso, mientras que las borracheras programadas a noches fijas sí. ¿Cómo sería una sociedad en que la carrocería de  tu coche importa menos que tu propia carrocería? Por doquier veo todoterrenos mastodónticos -¡usados sólo en calzada!- conducidos por gente decrépita o finolis. Apeados de esos mazacotes rodantes, ¿qué son, en qué se quedan? Pero conduciéndolos sin duda se creen más que un humilde peatón sano y fibroso.

-Será fundamental para garantizar la sostenibilidad del sistema actual así como de ti mismo en él. El cuidado activo de la salud, llevado a cabo con sentido común, tenderá a reducir el coste sanitario de una sociedad demográficamente envejecida. Eso parecerá una obviedad, sin duda, pero diría que nadie piensa en ello.

Un reciente estudio del académico José Antonio Herce, profesor de economía en la Complutense y asesor en varios think-tanks nacionales, nos indica que si al comenzar el siglo XX menos del 30% de una generación de occidentales llegaba a los 65 años, ahora es un 30% el que llega a cumplir los 90, lo que tiene enormes implicaciones respecto de cómo hacer sostenible un sistema que ha de asistir a más gente jubilada, así de cómo esa gente jubilada ha de vivir esos años extra. Según Herce, alguien que tenga hoy entre 80 y 90 años equivale a quien tenía 65 hace siglo y pico. Entonces, alguien que se jubile a los 65 es, siempre relativamente, más joven que el de su misma edad por entonces. Ello implica que debería mentalizarse para obrar en consecuencia y llevar una vida más juvenil, lo que implicaría mayor actividad física revitalizadora y alejadora del sedentarismo, un sedentarismo que en la mayoría de jubilados más bien es postración, con las consecuencias físicas y anímicas que conlleva, consecuencias que suponen un gasto social que ha de afrontarse. Deberíamos cabalgar ese tigre lo antes posible, porque de ello depende la sostenibilidad del estado de cosas, de la que no deberíamos deshacernos sin tener al menos un plan B que en efecto no tenemos como civilización.

Por ejemplo. Si alguien propone que los gastos sanitarios y hospitalarios derivados del hábito del tabaquismo repercutan en quienes mantienen ese detestable hábito -cuyas consecuencias las propias empresas tabaqueras reconocen con letras grandes en las cajetillas, así que no me estoy inventando nada-, es visto por la opinión pública casi como un "fascista". Sin embargo, no son pocos los que me han dicho en conversación que si un alpinista tiene un accidente que se pague él tanto el helicóptero como la hospitalización y demás gastos. Quién le manda, dicen, subir por esas montañas de Dios con lo bien que se está en casita o blasfemando en una tasca. Que él se lo ha buscado.

Es pasmoso lo que uno tiene que oír. El alpinista, que es vanguardia de nuestra especie, y que de vez en cuando efectivamente puede sufrir un accidente, es lo que hace quebrar la sanidad pública mientras que toda una sociedad sedentaria, fofa, devoradora de glucosa en cantidades industriales -literalmente- y con hábitos pésimos es la normalidad y algo asumible. Ellos no se lo han buscado, parece ser.


 Se cumple estos días medio siglo de la muerte de John Harlin II (el primero por la izquierda) en el temible Eiger. "Se lo había buscado", dirá algún pequeñoburgués mientras le engorda el culo viendo Sálvame. Crédito: John Harlin III, visto en la excelente web Desnivel.

En otras conversaciones he tenido que oír más respuestas chocantes. ¿Por qué la gente no hace cola, decía yo, en las máquinas de ejercicio que los ayuntamientos han puesto en los parques, con lo bueno que sería eso para ellos y en cómo repercutiría en su calidad de vida? Y me han soltado respuestas heladoras, como que quien usa esas instalaciones no tiene sentido del ridículo. Entonces tener sentido del ridículo es ir paseando barriga, papada, mala complexión, encorvamiento, articulaciones atrofiadas y atonía generalizada. 

Amén de lo dicho, hay que pensar no sólo en el futuro del sistema sino también en el tuyo. Tienes que estar bien porque es muy probable que tengas que buscarte ocupación a los cincuenta años o más. Los trabajos para toda la vida se han acabado, salvo que te autoemplees de algo que te llene y tenga futuro. Tengo anécdotas de eso, estando de encargado en un restaurante hace unos seis años la empresa contrató a dos españoles con 50 años cumplidos. Uno estaba en plena forma y se movía como el rayo (de hecho le ponía los tarros a su señora con no una sino varias amantes más jóvenes), y estuvo en esa empresa el tiempo que quiso (hace poco le vi currando en un mesón en la mejor zona de la ciudad); el otro, muy gordo, se lesionó del hombro a las dos semanas y arrastró la lesión todo el tiempo -poco- que estuvo con nosotros. No sé qué ha sido de él.

Hay que aplicarse el cuento y pensar que uno ha de estar siempre disponible. En la zona, como dicen en Usa. También la buena forma física puede ayudarte a conservar un trabajo que ya estás desempeñando. Pienso que uno debe elegir el método de mejora personal más adecuado para todo, incluido el rendimiento laboral y si me apuráis sobre todo pensando en el rendimiento laboral.

Y no me vale eso de "no tengo tiempo", porque para lo que nos interesa sí tenemos tiempo. No hacer ejercicio y no cuidar la salud porque uno tiene responsabilidades y tareas no es renuncia, sino excusa. Yo me dejé hace un año, cuando la carga de trabajo se hizo muy voluminosa, pensando que no podría hacer nada de entrenamiento porque el poco tiempo de que disponía era para descansar y porque llegaba ya muy cansado para nada. Pero descubrí que sí había "hueco" para entrenar un poco, y que ese poco cunde mucho si se hace bien, de igual manera que he encontrado hueco para seguir actualizando el blog, algo que pensé que me resultaría casi imposible con un mínimo de periodicidad.

Como soy alérgico al cardio, aerobic y todas esas movidas, opté por las pesas, que siempre que se hacen bien dan óptimos resultados.


Y tan óptimos. La modelo y bodybuilder brasileña Bella Falconi (nombre de pila muy adecuado).

Pero las pesas las tomaba y las dejaba. No era persistente. Esa falta de perseverancia fue algo que en su momento anoté como una muestra más de mi vacilante personalidad, de mi falta de tesón, de ese empezar mil cosas sin terminar ninguna. Ahora, con la perspectiva del tiempo, me doy cuenta de que el rollo del pumping iron en el fondo en el fondo no terminaba de convencerme. Por eso lo iba dejando.

Hacer pesas es algo relativamente nuevo en nuestra historia como especie. Los movimientos bombeando hierro suelen ser de aislamiento, en vez de crear una sinergia corporal empleando varios grupos musculares, que es lo que hemos estado haciendo desde que cazábamos mamuts. Por ese motivo yo notaba que la sinergia se perdía. Me sentía más lento. El entrenamiento me recordaba más a clavar los codos empollando una lección -algo que siempre odié- que a jugar, algo así como un virtuoso sacrificio. Me salían microlesiones. Y no sabía cómo enfocar la alimentación, dado que en buena medida como lo que puedo, no estoy encerrado en casa pesando ni analizando lo que ingiero. Por otra parte, el culturismo como tal no me parecía nada deseable ni estimulante. Nunca se me pasó por la cabeza muscularme tanto, obviamente. El físico que deseaba era algo así como el del Ares Ludovisi, no más allá. Aparte del componente californista que tiene el culturismo en sí, los mejores entre los mejores no tienen el aspecto agradable que tienen los mejores entre los mejores que casi cualquier otra disciplina deportiva. Antes se veían más culturistas por la calle; hoy prácticamente ninguno. A mi entender ese deporte perdió la integridad estética hace décadas. Los mamotretos en competición no tienen nada que ver con la impresionante calidad de un Frank Zane, por ejemplo. El empleo indiscriminado de hormona del crecimiento ha generado una nueva categoría humana, los pregnant bodybuilders. Una extraña  enfermedad, el palumboísmo (por el culturista Dave Palumbo), parece haber tomado los platós de concurso culturista:


La comparación entre Steve Reeves y el señor de la derecha será odiosa, pero es pertinente.

El palumboísmo modifica drásticamente el aspecto físico, induciendo cambios incluso en la morfología facial. El abdomen se abomba de modo grotesco, porque el paquete intestinal se ha hipertrofiado, mientras que primero los brazos y después las piernas entran en un proceso catabólico que termina dejando esas extremidades por debajo de cualquier estándar de competición. Los tejidos parecen envejecer a mayor velocidad.

Si hay una era dorada del culturismo ésa sería sin duda la que va de Larry Scott a Arnie pasando por Sergio Oliva, Dave Draper o el citado Frank Zane. Su patrón estético ha quedado insuperado hasta hoy en esa disciplina, según mi modestísima opinión. Curiosamente, atletas como Steve Reeves han quedado para siempre como iconos venerados en el mundo gay -Reeves recibía diariamente miles de cartas enviadas por hombres-, por lo "helénico" de su aspecto, algo bastante improbable con culturistas como Palumbo.

Ojo, no estoy queriendo decir que la práctica del culturismo lleve a extremos grotescos necesariamente. El párrafo anterior deja claro que no estoy pensando tal cosa. A donde quiero ir a parar es que, por una parte, los culturistas punteros tienen un aspecto mucho menos apetecible y mucho menos práctico que los deportistas punteros en cualquier otra especialidad de competición -lo que ya es elocuente-, y que por la otra el objetivo del culturismo es posar. La victoria en un certamen deriva de un fluido abanico de poses, no de hacer algo más rápido o más lejos o con más peso que otros. Por tanto, el culturismo es autoconclusivo. Se dirige hacia sí mismo. No está pensado para mejorar tu rendimiento laboral ni de pareja ni ningún otro. Está pensado para crear músculo ornamental, sea práctico o no, sea sostenible o no, incluso sea hermoso o sea simplemente horrible.

De un modo u otro, no he vuelto a tocar una mancuerna. Y dudo que lo vuelva a hacer en la vida. En mi caso particular, prefiero con mucho -y modestamente recomiendo, sin desmerecer de principio otras disciplinas- la práctica de la calistenia. Veamos en qué consiste.

La United States Review And Literary Gazette, publicación quincenal bostoniana nacida en 1824 para impulsar la educación universal y la formación de la juventud, y que consistía en una miscelánea de noticias, poemas, literatura periodística y enciclopedia de novedades generalmente referidas al mundo de la enseñanza, se hace eco en 1826, por primera vez en Usa, de una singular disciplina denominada Calisthenic Exercises. Cita a la persona que ejerce de embajadora en los países occidentales de ese método de gimnasia, la inglesa Marian Mason, bajo el mecenazgo de dos aristócratas asimismo inglesas, lady Byron y la duquesa de Wellington. La presencia de nombres femeninos no debería hacérsenos extraña cuando leemos que la calistenia estaba orientada por entonces sobre todo a mujeres. La reseña de la gaceta bostoniana afirma que la mayoría de imperfecciones físicas en el cuerpo de las mujeres se debe a una defectuosa actividad muscular; la calistenia serviría tanto para corregir esas imperfecciones como para vitalizar el organismo en general, mejorando la figura de la mujer. Por tanto, la calistenia aparece con un curioso sesgo femenino. Reaparece, más bien, porque los ejercicios gimnásticos son viejos como el hombre, pero su sistematización llega en el siglo XIX orientado básicamente a mujeres:



 Calistenia para mujeres victorianas. Apréciese que usan también pesos muertos. En otras ilustraciones emplean asimismo muelles de extensión.

La revolución gimnástica se adentró en Usa. La reformista Catharine Beecher (hermana de Harriet, la escritora de La cabaña del tío Tom) le dedicó su Physiology and calisthenics for schools and families (1856). La calistenia era una reacción por parte de un difuso movimiento espiritual higienista ante la masificación urbana, la industrialización contaminante y la nueva cultura de masas cada vez más alejada de los clásicos, tanto los griegos como los cristianos. No es extraño que calase tanto en ingleses victorianos como en alemanes ariosofistas y en useños adeptos al New Thought. El cuerpo humano, tan baqueteado en la época, rodeado de carbón y del barro de las calles, y amenazado por la irrupción de las rugientes máquinas, reclamaba su puesto. Y qué mejor que a partir de la mujer, la dadora de vida. 

Como no tengo la menor intención de dármelas de historiador de la calistenia, tras estas pinceladas voy a entrar en materia. Calistenia, traducida del griego, sería "belleza y fuerza", o "belleza a través de la fuerza", o "belleza con fuerza". Por tanto, apela al factor vigorizante así como al estético. En eso se aproxima al viejo ideal griego, expresado en tantas obras de arte, del atleta que realiza grandes hazañas deportivas de un modo elegante, reflejando ambas facetas en su apolínea figura.

Piensa en uno de esos parques-merenderos que el ayuntamiento ha puesto en tu ciudad. Imagina que vas allí con tus amigos y empezáis a usarlos de una manera más imaginativa. Te cuelgas del travesaño del que penden los columpios y te elevas a ti mismo flexionando los brazos hasta que tu mentón sobrepase el hierro. Apoyas un pie en un pivote elevado y con una sola pierna elevas todo el cuerpo hasta poner el segundo pie, luego bajas éste y repites. Te agarras boca abajo a una mesa apretando el tronco contra ella, dejando colgar las piernas y las elevas haciendo línea recta con el cuerpo repetidas veces. Haces fondos con una mano en la mesa y la otra en el canto de un asiento, o te echas al suelo y haces flexiones. Haces varias series de cada. Bueno, pues estás practicando calistenia como un campeón. 

Es básicamente eso. Con el tiempo y con imaginación puedes añadir mil movimientos y ejercicios, o variar ángulos para prestar atención a partes del cuerpo menos trabajadas. En muchos puntos se parece a la gimnasia artística masculina -movimientos gimnásticos típicos como el muscle-up y la full planche son muy apreciados en calistenia-, si bien deja como resultado un cuerpo más intensamente labrado y más definido.

Los practicantes de esta variadísima disciplina son llamados calisténicos. A mí no me gusta esa denominación. Me suena a "neurasténico" o algo así. Prefiero otra denominación, que propongo aquí ahora: calistos. Calisto es el superlativo griego de bello, es también nombre de pila y además se presta a memes inspiradoras. Imaginaos la imagen de un calisto, fibrado y sanísimo, junto a la de un culturista palumboizado, con la meme "qué listo, calisto" en su boca mientras le observa admirado. A partir de ahora, es el término que voy a emplear.


Haciendo abstracción del marco ambiental, un gimnasio, es obvio que la bella podría realizar este ejercicio avanzado con la misma técnica perfecta al aire libre, respirando un aire mucho mejor.

-La calistenia es una disciplina de entrenamiento de potencia. Potencia: fuerza + rapidez. Esto es, combina la fuerza al mover un peso junto con las necesarias dosis de rapidez y agilidad para completar una serie (lo recomendado varía entre las 8 y las 12  repeticiones por serie) sin eternizarse, haciendo a fondo el movimiento. Eso implica que, por una parte, ganas fuerza pero por la otra no sufres merma en coordinación, tiempo de reacción y capacidad de recuperación. La musculatura recibe un mensaje cruzado de empuje y de urgencia, lo que da a la constitución del calisto su peculiar trazado, inigualable mediante otra disciplina.

-El peso a mover eres tú. Tu propio cuerpo. No se emplean pesos muertos sino peso vivo, vivísimo, palpitante. En ese sentido la calistenia es tanto el recuerdo como la potenciación de los recursos que tiene el cuerpo humano para el acto más importante de su existencia: sobreponerse.

-Se emplea una sinergia de músculos. La calistenia abarca movimientos que apelan a grupos musculares, no a músculos concretos. Los ejercicios de aislamiento son muy raros y suenan exóticos, innecesarios. Se buscan ejercicios que, cuanta más extensión de musculatura comprendan, mucho mejor. Si el empleo de peso vivo personal en vez de peso inerte impersonal ya diferenciaba radicalmente a la calistenia de las pesas, esta otra característica es definitiva. Es cierto que el hierro ofrece magníficos movimientos sinérgicos, con el press de banca y la sentadilla como reyes, pero la tentación de los aislamientos es demasiado fuerte. ¿Quién no se enfrasca encantado de la vida en el curl de bíceps? Es un músculo muy agradecido que llama la atención rápidamente y con ello refuerza la autoestima, lo que equivale a echar más leña al fuego y hacer que el bodybuilder siga insistiendo con pasión creciente en los aislamientos.

-Se emplean cadenas cinéticas amplias. Las cadenas cinéticas son, en materia de biomecánica, rangos de movimiento corporal. Cuando vamos caminando el rango de movimiento es bastante corto, el paso. Cuando esprintamos con una técnica correcta, el rango ha crecido hasta la zancada. Curiosamente, los runners utilizan una cadena cinética muy exigua. Me cruzo habitualmente con corredores cuyas zancadas son más cortas que mis pasos al caminar.

El rango de movimientos en calistenia ha de ser lo bastante amplio como para exprimir las posibilidades de la musculatura. Al hacer abdominales elevando tronco y piernas lo más rectos posible y encontrándose en el medio, exprimiendo el aire entre ellos, la cadena cinética es sobradamente satisfactoria. Pero mucha gente compensa un buen rango en abdominales con una extraña tendencia a hacer igual los lumbares. Se tumban boca abajo e intentan elevar el tronco, como unos "abdominales al revés". Aparte de que se pueden hacer daño, el rango de movimiento es ridículo. Para eso están las hiperextensiones: aseguras los tobillos en un saliente, apoyas muslos en un pivote, dejas caer el tronco hasta que haga ángulo recto con las piernas y pasas a levantarlo, a enderezarlo, hasta poner el cuerpo rectilíneo o incluso un poco curvado hacia arriba. Usando la técnica correcta, los lumbares reciben un trabajo maravilloso que tira de glúteos y espalda pero que también tonifica el bíceps femoral y exige cierta tensión en los gemelos.

-Se emplean cadenas cinéticas cerradas, por lo general. En ellas el punto de anclaje del movimiento es fijo, moviéndose el resto del cuerpo. En las dominadas en barra (colgarse de una barra con las palmas hacia afuera -pull up- o hacia ti -chin up- e izarse a pulso) el punto de anclaje son tus manos y de ese punto no se moverán. En la sentadilla pasa lo mismo, pues el punto de anclaje (los pies, o el pie) no se mueve de su sitio. Ese tipo de cadenas cinéticas son radicalmente distintas del entrenamiento con pesas y máquinas (nuevamente con excepciones, como la citada sentadilla, en la que el entrenamiento con pesas simplemente añade peso muerto al peso corporal, haciendo de ella una calistenia avanzada en realidad), lo que también da distintos resultados. Conviene informarse acerca de esos resultados y de cómo el trabajo con cadena cinética cerrada o abierta repercute en uno.

Por eso el press de banca no es un push-up al revés. El press emplea cadena cinética abierta, pues el anclaje del peso, las manos, se mueve hacia arriba mientras que el push-up o lagartija o flexión de toda la vida mantiene las manos en su sitio y lo que se mueve es el resto del cuerpo. Por eso el press, aunque es bastante sinérgico al no trabajar un músculo sino varios, sirve para aislar el esfuerzo en esos músculos determinados mientras que la flexión exige no sólo de pecho, tríceps y hombro sino de casi todo el cuerpo. El que esté fuera de forma y empiece a hacer unas cuantas flexiones probablemente notará que le "tiran" y le pesan el corsé muscular de la cintura y los cuádriceps más que los brazos o el pecho, como quizá esperaría. Al hacer press de banca te olvidas de ellos.


El calisto Frank Medrano, uno de los más renombrados campeones de esta disciplina. Predominantemente arménido y vegano, luce un físico que habla por sí solo. Frank vive para la calistenia, por lo que no debes obsesionarte con emularle. Quien esto escribe, mero aficionado predominantemente NR y devorador de proteína animal, no está obsesionado con ello.


Dicho lo cual, expondré cuáles considero que son las ventajas y desventajas de practicar calistenia. Téngase en cuenta que esto es sólo la opinión de un aficionado, y que como tal se debe tomar. Sólo pretendo con este pequeño ensayo despertar la curiosidad y el interés del lector para que se informe y mejore su vida.

Veamos las ventajas:

-La calistenia funciona. Sí, ya sé que todo funciona, desde correr en ayunas a la dieta del pepino con canónigos pasando por irrigarse el colon con borras de café. Bueno, pues la calistenia también.

Aunque al principio puedas haberte apuntado al tema para mejorar tu estética, lo más probable es que se te vaya de la cabeza al poco tiempo porque te fijarás mucho más en hacer las series con la debida intensidad, en respetar la técnica correcta, en descansar bien y en alimentarte correctamente. Por eso, al cabo de un mes te mirarás al espejo y notarás que sí se ha producido un cambio. 

Ahora bien, para que la calistenia te brinde todo lo que promete es algo que tiene que importarte. Si quieres tener un six-pack impecable no puede importarte tanto como estar tumbado en el sofá viendo la tele y comiendo patatas de bolsa. Como dije más arriba, el asunto está en sacrificar lo que eres por lo que quieres ser. Con el tiempo -y puede que no mucho tiempo- notarás que ambas formas de estar en el mundo son mutuamente incompatibles, y tomarás la decisión correcta.

-Estarás más fuerte, más ágil y más coordinado.  Tu postura natural mejorará. La espalda, bien tonificada, adoptará las posiciones adecuadas en cada momento. Si ya dejaste atrás la juventud, notarás que rejuveneces enormemente y que tu cuerpo vuelve a tener 20 años, a lo que podrás aportar una cabeza madura.

Te darás cuenta de que puedes hacer movimientos que sí hacías a los quince años y que desde tiempo inmemorial has estado evitando. Puede que estés en condiciones de trepar por un árbol por primera vez en tu vida. Tu libido mejorará .... así como tus opciones para ejercitarla, te lo aseguro.

-Te puedes muscular, si es eso lo que quieres. Ahora, que si sólo quieres eso, las rutinas con pesas  y máquinas serán lo tuyo, más bien. El tamaño de la musculatura no supera a sus otras cualidades, como su dibujo, su definición, su tiempo de reacción y su funcionalidad. Está en consonancia con ellas. Ten en cuenta que en esta disciplina el músculo te sirve a ti, no tú a él. Si no tienes clara esa prioridad, para ti mejor las pesas.

Lo que pasa es que vivimos en un mundo donde prima la cantidad, donde mandan los grandes números. El cuanto más mejor y el burro grande ande o no ande están al día, en sintonía con nuestro tiempo; la calistenia, entonces, te ayudaría a establecer una distancia con ese erróneo espíritu de hoy conectándote más bien con el ideal griego, que -no te quepa duda- sí pasará el examen del tiempo, como ya ha hecho. Nuestra época no lo hará.

-Peligro bajo de lesiones siempre y cuando se emplee un mínimo de sentido común al entrenar. En los movimientos no controlas un cuerpo extraño a ti, sino a tu propio cuerpo, que sientes y del que eres consciente plenamente. Por otra parte, la naturalidad de la mayoría de movimientos, empleando músculos en colaboración y no uno aislado, favorece la fluidez de las series y con ello la seguridad de riesgo limitado.

-Es muy económica. Tal vez sea ésta la razón fundamental por la cual no se habla de calistenia en los medios. No necesitas nada aparte de ti mismo y de tus ganas. Ropa deportiva, eso sí, pero ¿quién no tiene ya unas zapatillas de deporte y un par de chándals?

La calistenia espectacular que hacen los chavales se llama street workout por algo. No tienen que rascarse el bolsillo para practicarla. La calle es su medio.  

-Siguiendo a la anterior ventaja, es muy práctica. Puedes entrenar en casa y en casi cualquier sitio. Puedes incluso aprovechar una pequeña pausa en el trabajo para hacer series, discretamente. Cinco minutos intensos arañados aquí y allá te ayudarán a conseguir buenos resultados.

Yo empecé con un cuarto de hora por la mañana -me levantaba en ayunas y hacía series, como sentadilla y cintura-, ducha fría y desayuno fuerte sin carbos. En el almuerzo ya metía carbos de absorción lenta y gran cantidad de proteína calculando que mi pico de glucosa lo tendría a las dos horas, que es cuando me entregaba a media hora de todo el tren superior, a cañón, con el músculo nadando en glucosa y rindiendo al máximo. Otra ducha fría y de vuelta al trabajo. Cena ligera, poco carbo. Con el tiempo he ido más allá en mis rutinas, claro, pero sin necesitar nunca ni ir al gimnasio ni mucho menos quedarme a vivir en él.

-Basta con una dieta razonable. Esas dietas de musculación que te obligan a estar todo el día masticando, meando y mirando el reloj ni son para mí ni las quiero ni las necesito. Uno puede ser calisto casi con cualquier dieta, siempre y cuando esté hecha con cabeza. Calistos veganos como Frank Medrano o Cornelia Ritzke son buena prueba de ello.

-Es una práctica divertida y dúctil que, por cierto, le hace divertido y dúctil a uno. Hay tal variedad de movimientos y tanta libertad por tu parte para probar los que mejor te funcionan que casi es inabarcable toda la gama posible. Y, sin embargo, también puedes centrarte en media docena de movimientos que son suficientes para trabajar todo el cuerpo. Depende de ti. Puedes fluctuar entre lo básico y lo avanzado.

Una de las mejores cosas que tiene es lo divertido de trabajar pierna. La gente que se muscula suele olvidarla -o, cuando no la olvida, la hipertrofia desmesuradamente sin que tenga ningún sentido práctico hacerlo-, sin darse cuenta de que los cuádriceps son un segundo corazón que bombea sangre con energía, anima el sistema endocrino y quema grasa incendiando todo el organismo. Si hay musculatura cuyo trabajo recuerda más a la excitación sexual, ésa es el cuádriceps. Las series bien hechas hacen gritar y casi marearse, en una obnubilación similar al orgasmo masculino. Un aficionado a las pesas que tira de glucosa para conseguir picos de actividad y no trabaja pierna porque a fin de cuentas la tapan los pantalones o porque es algo vago tenderá a echar barriga y se preguntará por qué, con lo deportista que es él y cuán rojo se pone al hacer press militar. Bueno, pues ya sabe la respuesta. También mucha gente no quiere trabajar glúteos. Se olvida de ellos. ¡Claro, como el culo no luce! Piensan que las rutinas de glúteo son para Jennifer López y no para un patriota. Se equivocan, claro.

-Aporta un desarrollo proporcionado. Al emplear movimientos sinérgicos evita el aislamiento y con ello la posibilidad de que el atleta se enfrasque en determinados músculos obviando otros.

Así tendrás un cuerpo multiusos. En vez de una musculatura para mostrar, tendrás una musculatura -no menos hermosa de mostrar- adecuada para trepar, para saltar, para nadar, para atraer, para hacer llaves, para izar a tu chica, para reptar, para resistir colgado y para vencer la gravedad.

-Es así porque te cambia la vida. Todo el que comienza a hacer deporte nota cambios en sus prioridades y en sus costumbres. Tal vez los calistos sean de los más extremos en esto.

Si me estás leyendo, tienes 17 años y estás desorientado, busca info sobre calistenia. No te quedes con lo que he dicho yo. Quizá te animes y propongas a tus amigos ir a un parque una tarde que haga bueno a hacer deporte colgándoos de las barras, haciendo flexiones y lo que se os ocurra en vez de quedaros en casa a echar partidas  en el ordenador. Fortaleceréis vuestra amistad ("bar brothers" se llaman los calistos entre sí: hermandad, una Männerbund urbana) Si vais al parque habrá gente que se os quedará mirando. Ignoradles. Más bien deberíais ser vosotros los que tendrías que mirarles desaprobadoramente porque ellos no se cuidan. Algún jubilado se os quedará mirando también, parado delante de vosotros, con semblante inexpresivo. Ignoradle también. Él ya ha hecho su vida; os toca a vosotros hacer la vuestra. Sois la esperanza de un pueblo. 

Si tienes 50 años y te sientes pesado y cansado todos los días, y te crees -porque otro sedentario te lo ha dicho- que eso es normal a tu edad, la calistenia podría ser una solución. Puede que te hayas divorciado y que ahora te cueste volver al tema del ligoteo a pesar de que tienes como amigas a un par de cuarentonas agradables y también desparejadas, porque tu cuerpo se ha vuelto un estorbo, algo poco práctico, sólo útil para desempeñar un trabajo prefijado que cubre tus gastos. Tal vez la calistenia te devuelva la juventud. Infórmate y decide.

Al empezar con las primeras series escucharás una voz interior que te dice "¿pero de qué vas, a quién quieres engañar?, esto no es lo tuyo, nadie se ha puesto mazas a los cincuenta años, nunca". A esa odiosa vocecilla tienes que responderle, alto y rotundo: "OK, entonces yo seré el primero". Y no te preocupes, dejarás de oír esa voz a la segunda semana.

-Cambia tus criterios. Necesariamente es así, dado que es una disciplina totalmente outsider, ignorada por los medios porque no mueve volumen apreciable de negocio. Si practicas con el debido ahínco, te vas dando cuenta de que algo va mal en el mundo, o eres tú o eres él, y dado que te sientes bien y te ves hermoso tiendes a pensar que es el mundo el que tiene el desajuste. De un joven se espera que estudie o que vaya aprendiendo un oficio. Pero también se "disculpa" socialmente que salga de farra por las noches, sea promiscuo, se emborrache a días fijos, luzca físico ornamentalmente en forma de peinados, tatuajes y aros, rompa cosas, etc, porque son pecadillos de juventud, "¿quién no ha hecho alguna vez de joven alguna locura?", es la efervescencia juvenil sin verdadera mala intención. Está feo que los jóvenes beban, claro. Pero todo eso, toda esa forma de vida, al mover mucho dinero se va "perdonando".

El calisto notará que ese estilo de vida no es el suyo. Si le da por embriagarse el sábado noche, el domingo no podrá estar fresco y atlético. O lo uno o lo otro. Lo normal es que el calisto termine por renunciar no sólo a las farras absurdas de sábado noche sino también incluso a acompañar la comida con una birra. Así se desprenderá de algo que no le hace ninguna falta: el alcohol en su vida. Y verá que no necesita tunearse externamente como un Justin Bieber de la vida. Su físico será lo bastante atractivo como para no necesitar peinados estrambóticos de futbolista.

También le pasará lo mismo con la comida. El atleta que combina pesas con calistenia y que se deja ir un poco con lo que come, y empieza a devorar comida-chatarra y a ganar unos kilos, seguramente cumplirá las mismas series de press pero no podrá cumplir las de dominadas. Por eso es bastante habitual ver a pesistas con sobrepeso, porque éste no les estorba demasiado a la hora de hacer las series. Van más justos, sin duda, pero se musculan. El calisto no: tiene que estar siempre en la zona. La calistenia obliga a la honradez con uno mismo.

A la hora de encontrar pareja, el calisto parte con ventaja. No sólo "está más bueno" para ser visto sino que tiene el ojo entrenado para ver. Las parejas duraderas rara vez salen de los sábados noche. Y eso porque no se ve a la gente en su salsa, en su cotidianidad, en sus valores diarios. Entre que la chica está supermaquillada y superarreglada, llevas un par de vodkas en el cuerpo y el local tiene poca luz, en realidad no conoces a tu ligue de esa noche, que se queda en un ligue de una noche. Si eso es lo que quieres, por mí perfecto. Hay muchas dispuestas a ser ligues de una noche. Eso sí, no esperes maravillas. Serán como tú pero en tía.

Mientras, las parejas que se forman en la cotidianidad son duraderas y felices. Pasa así con los chavales y chavalas que se conocen en la playa o en el río o en la piscina. Allí se ven sin afeites, sin pote, sin gomina, sin faldatubos ni pantalones cagaos. No hay sitio para las decepciones. Eres lo que eres, y te ven como eres. Después de eso, entonces sí cuenta el ingenio, la conversación, el carácter, etc. Pero nunca antes. Me parece más sano conocerse jugando, nadando y chapuzoneando en verano. O en un parque.

Al zafarte del pensamiento dominante de una sociedad, también te zafas de sus trampas y de sus embelecos. Pones las cosas en su justa medida.

Curiosamente el running, que en principio debería ser igual de económico que la calistenia, está acaparando cada vez más interés comercial, es de suponer que debido al cada vez mayor mercado que gravita a su alrededor, de ropa deportiva a bebidas pasando por el fetiche californista de los wearables.


Portada de la publicación "Runner's world". Se nos ha hecho runner la simpática Cristina Pedroche, la típica "vecinita guapa" que por obra y gracia de los mass-media ha sido elevada a un rango de sex-symbol que en mi opinión no le corresponde.

Que no se me enfade la vallecana, pero la teutona Cornelia Ritzke sí me parece un sex-symbol.

-Tiene una dimensión espiritual. Te abstraes del devenir social centrándote en el ser. Te conectas con el ideal griego, pero también con los atletas de todas las épocas que no disponían de gimnasios ni de máquinas ni de treadmills. Proclamas con tu sola presencia el valor del esfuerzo personal, del trabajo intenso y de la perseverancia. Usas tu cuerpo para algo más que para trabajar. Abandonas esa especialización física que te estaba enturbiando el alma. Te conviertes en un hombre renacentista, incluso renacido. Cada parte de ti está tonificada, funciona y sabes manejarla. Vuelves a brillar, como los niños. El alma puede al fin sentar sus reales en un cuerpo pensado para ser templo del espíritu.

Es así. Los antiguos místicos y ascetas castigaban su cuerpo, lo herían, lo degradaban, lo martirizaban. Pretendían así anonadarse ante Dios, mostrarse como siervos suyos. Se equivocaban. Los nuevos místicos y ascetas, los europeos del futuro, serán atletas y se elevarán ante Dios, mostrándose como hijos suyos.

El gnóstico desprecia el cuerpo. Sólo espera su disgregación (o la acelera, suicidándose) para que el alma "vuele". Olvida que el cuerpo es el punto de anclaje de nuestros cuerpos sutiles y que mediante el entrenamiento conseguimos entretejerlos en él, alcanzando nuestra plenitud. No te permitas despreciar tu cuerpo. La materia viva debe ser objeto de veneración, pues es en materia viva en que se inserta el alma y se manifiesta el Ungido. Dios y el Ungido están con nosotros en esta perenne lucha por ver quién vence, si lo vivo o lo inerte. La calistenia es vida. Por tanto, la calistenia es divina y grata al Espíritu.


-----------------


En cuanto a las desventajas de esta disciplina, tiene una, pero es muy importante. Su práctica lleva tiempo. Media hora diaria que podrías dedicar a otros menesteres como: zapear en la tele, tumbarte en el sofá, trastear con el smartphone, admirar ese coche que no te vas a comprar, ver porno con una mano, discutir con el vecino, darle mil "me gusta" a cualquier bobada que  pongan tus amigas en el facebook, palparte la barriga y pensar "ya me la quitaré de encima" -supongo que yendo a Lourdes o algo así-, consultar el último peinado de CR7 o las fascinantes últimas declaraciones de Iniesta, enviar una meme sobre las bondades del fofisanismo y la belleza interior, tomarte unas cañas con un amigo por el que no sientes verdadera afinidad ("mejor esto que estar solo"), quedarte adormecido o pensar que aún queda mucho año para poder cumplir lo que te prometiste en Nochevieja mientras engullías uvas cual grulla.


-----------------


Este artículo no se ha escrito mirando las cosas "desde arriba", como en la saga Californismo o en la Creciente Fósil. No pretende explicar lo que ocurre a nivel global. Se ha escrito "desde abajo". Por tanto, no tiene la misma visión panorámica pero sí tiene mayor alcance personal. Es un artículo de motivación. Si alguien lo lee y se siente animado, se pone a buscar info sobre la calistenia y la aplica en su vida mejorándola radicalmente, el artículo habrá cumplido sobradamente su razón de existir y será más importante que cualquier otro artículo conceptualmente más ambicioso. Y si ese alguien a su vez transmite la buena nueva a sus conocidos, o a gente desconocida por otros medios de comunicación, el efecto beneficioso se multiplicará. Si lo que has leído te gusta, infórmate y toma decisiones. Si crees que este modesto ensayo merece la pena, difúndelo.


¡SALUD!




Captura de imagen de YouTube, del excelente canal Calisthenics & Weight Training.

APÉNDICE: DOMINADAS

Las dominadas son uno de los ejercicios estrella en calistenia y, por cierto, en la preparación física de cualquier cuerpo de élite. Exagerando un poco, diría que sin dominadas no hay calistenia. El ejercicio clásico consiste en colgarse de una barra horizontal elevada, con el cuerpo extendido, sin tocar suelo e izarse a pulso flexionando los brazos, manteniendo inertes las piernas, hasta que el mentón sobrepase la barra. El agarre puede ser prono, palmas hacia fuera (pull-up), supino con palmas hacia dentro (chin-up), mixto con una palma hacia dentro y otra hacia fuera, y con las dos manos o con sólo una (dominadas muy avanzadas en este último caso).

Este movimiento tiene un valor formidable para muscular, endurecer, tonificar y rejuvenecer el cuerpo. Representa la capacidad humana de sobreponerse y elevarse. Sus efectos, si se hace con la técnica correcta, son demoledores. Hay un antes y un después de una buena serie de dominadas. Por eso tienen, al principio, un carácter descorazonador para el neófito. Un treintañero totalmente fuera de forma puede hacer cuatro o cinco flexiones mínimamente decentes, unas hiperextensiones, incluso una decena larga de abdominales clásicos (el ab crunch de toda la vida), pero será incapaz de elevarse un centímetro si intenta una dominada pura. Es más, a aprendices de calistos con un par de meses de buen entreno les puede pasar lo mismo, no consiguen elevarse, desanimándose y preguntándose por qué ellos no, qué les hace falta o qué les sobra para estar en la zona de dominadas. De hecho, eso me pasó a mí, que me veía muy fuerte y mentalizado pero no conseguí izarme más que milímetros. Fue algo desolador.

Bueno, pues como las dominadas son algo serio si quieres ser calisto, en serio es como hay que tomárselas. Propongo, desde mi mera condición de aficionado, una serie de ideas para potenciar el entrenamiento con vistas a conseguir la primera dominada. Como comentarios de mero aficionado deben tomarse. Siempre recomiendo que quien lee esto no se quede con lo que pongo, sino que busque y se forme su propio esquema mental. 

-Primer punto: hay que mejorar el agarre. Parte del éxito en dominadas consiste en agarrar bien, porque un buen agarre aporta seguridad, tanto cinética como anímica, y ahorro de energía que debe ser enfocada eficazmente en el acto de izarse.

Lo ideal sería colgarse, sin más, e intentar aguantar ahí colgado lo que buenamente se pueda, lo que en argot calisto se denomina deadhang. Hay que practicar. Al principio aguantarás poco; con la insistencia podrás llegar a un minuto colgando, lo que ya es un tiempo indicativo de que estás en condiciones de asegurar presa en dominadas con total firmeza.

Si piensas que este ejercicio sólo vigoriza la presa, te equivocas. Muchos se han sorprendido de los llamativos beneficios del deadhang, con dolores de hombros y de columna que desaparecen misteriosamente para no volver, aparte de que tonifica otras partes del cuerpo. Yo lo noté desde el principio con los dorsales. Además, comienza a darle lo suyo al braquial y al braquiorradial. Por otra parte, tener un buen deadhang te permite entrenar cintura mediante elevación de pierna. Abdominales y los habitualmente olvidados oblicuos pueden realizar un trabajo fenomenal con una gran gama de movimientos y rotaciones en todos los ángulos que permita tu constitución. El diámetro de la barra puede ir aumentándose paulatinamente, incrementando así la dificultad.

-Dominadas de omóplato. Estando en deadhang, intentamos elevar el tronco sin flexionar codo. Es un rango de movimiento mínimo -que también los hay en calistenia, aunque contados, generalmente ejercicios de apoyo para mejorar en otros-, en el que las escápulas llevan el peso del esfuerzo.

-Un gran ejercicio son las dominadas australianas. De una barra baja, a la altura de tu cadera, te cuelgas con el cuerpo recto, brazos extendidos y apoyado sólo en los talones, y tiras de ti hacia arriba hasta tocar esternón con la barra. Es un ejercicio básico de enorme calidad que asegura hipertrofia, agilidad, mejora en presa y buenos avances en potencia. Una vez controladas al dedillo, estarás más cerca de las dominadas estándar.

-Isométricas. Consiste en trabajo muscular sin rango de movimiento. En vez del ejercicio completo, que por ahora te está vedado, adoptas una postura puntual de él. Yo probé en casa tendiendo oblicuamente una escalera y agarrando el escalón en una postura que venía a ser la mitad del recorrido de la dominada, con el brazo a medio flexionar. Entonces encogía las piernas e intentaba aguantar esa postura. Al principio aguantas un instante; según vas mejorando la forma duras más, cuatro o cinco o diez o más, quemando etapas para conseguir una dominada perfecta y avisando a la musculatura de lo que se le vendrá encima.

-Dominadas inversas. Trampeas comenzando en la postura de máxima contracción del brazo y sueltas pierna elongando hacia abajo, una "dominada al revés", procurando hacerlo con el mayor control, sin dejar caer el peso corporal. Si bien de un modo más básico, estás trabajando igual con la ventaja de que al elongar el músculo tiene más fuerza y controla mejor el movimiento, con lo cual te acostumbras a una buena técnica, ganas confianza y realizas un recorrido completo. Ya estás más cerca.

-Dominadas con cuerda. Tiendes una soga, o un trozo de lona, algo que se pueda estrujar pero que resista tu peso, por encima de la barra y haces presa en los extremos colgantes de la pieza que has tendido, con la postura natural de las palmas vueltas la una hacia la otra, y procuras hacer el movimiento. Es menos estricto que la dominada pura y te permite izarte un poco más aunque seas neófito.

Obviamente, trepar por una cuerda aun con el apoyo de las piernas también te ayudará a mejorar. Pero que no te lleve a trampeos. Una dominada como Dios manda es una dominada bien hecha.

-Cómo no, el ejercicio con peso muerto, sea libre o con máquina, también te ayudará a aportar potencia a tu tren superior. Aunque me estoy centrando en el cuerpo como único peso, es de justicia reconocer que las pesas pueden ser también tus aliadas en ello. Este artículo no es un artículo anti-pesas sino pro-calistenia. Si las pesas te ayudan en tu camino a convertirte en calisto, benditas sean.


Y bendita tú.


APÉNDICE 2: HIPERTROFIA

Una de las preguntas típicas cuando alguien se propone iniciarse en la calistenia es "¿me pondré grande?" Sí, la calistenia te pone en forma y te hace versátil pero si de paso ayuda a que las camisetas te queden de lujo pues mucho mejor, ¿no? Vamos a despejar esa duda, pues.

Durante un entrenamiento de potencia con cargas, se trate de pesas o de tu propio peso corporal, con series de entre 8 y 12 repeticiones, usando unas cuatro quintas partes de tu techo de fuerza, la musculatura sufre una erosión a nivel celular con un considerable nivel de estrés. Esa erosión hace que los tejidos liberen fluido, produciendo una congestión y una hipertrofia (sarcoplasmática, por el plasma muscular liberado) de la musculatura empleada. Al cabo de un rato, los tejidos reabsorben ese fluido y se recuperan. Si el entrenamiento es continuado, día sí día no, el músculo reacciona creciendo, construyéndose más allá de su situación original para así estar a la altura de un reto que se ha vuelto recurrente. Aumenta la cantidad de plasma intercelular (de ahí que se diga, de manera algo caricaturesca, que el músculo de los culturistas es básicamente agua) así como la presencia de microestructuras de nuevo cuño en las fibras musculares -el número de éstas no aumenta-, generándose una hipertrofia duradera. 

Si el enfoque se hace sobre ejercicios más cercanos a nuestra máxima fuerza, con menos repeticiones, de 1 a 6 por ejemplo, se potencia más la segunda hipertrofia, la más propiamente muscular, llamada miofibrilar o sarcomérica. Esas rutinas de pocas repeticiones con mucha dificultad son por ello llamadas "de fuerza" o "para ganar fuerza", mientras que las de repeticiones medias con dificultad media son "para ganar volumen". 

Eso no debe tomarse como un todo o nada. Con el entrenamiento de fuerza consigues volumen, aunque menos que con el otro entrenamiento, y viceversa, entrenando volumen obviamente también ganas fuerza si bien no tanta como con una rutina de fuerza. Lo ideal sería combinar ambos mundos. También las rutinas de volumen ayudan a abordar rutinas de fuerza, porque vas de menos a más dificultad, paulatinamente, asegurando además que lo harás con una técnica impecable en vez de ir directamente a hacer una o dos repeticiones de fuerza máxima con una técnica horrorosa. La calistenia tiende a combinar esos dos tipos de rutinas. De hecho, varios de los ejercicios avanzados estelares en calistenia suelen estar pensados para muy pocas repeticiones, o para una sola en postura isométrica, en una espléndida demostración de fuerza.

Sí, vale, pero ahí está el factor estético. ¿Se puede uno muscular con calistenia? La respuesta es evidente: sí.


El calisto Adam Raw. Captura de pantalla de su cuenta en YouTube. Como se ve, Adam no está solamente "marcado" sino que está "grande". 

-Lo primero de todo es examinar tus prioridades y tus metas. ¿Que no te basta con un físico así? Bueno, eso tendrá que ver con tus prioridades y con tus metas. ¿Te has parado un momento a analizarlas y ver si pudieran fallar en algo? 

Ya lo he dicho, si tu único interés es ponerte grande deberías ir a las pesas y máquinas. Si quieres mejorar y rejuvenecerte, y de paso no estaría nada mal lucir mazado, la lámpara mágica de la calistenia te ayudará, si sabes frotarla. Depende de ti. Vivimos en un universo de causas y efectos. Activa las causas y conseguirás los efectos. ¿Quieres estar como Ronnie Coleman? OK, pues para eso tendrás que hacer como hizo Ronnie Coleman. Tú mismo.Veamos qué puede ofrecerte la calistenia al respecto.

-La calistenia favorece la hipertrofia porque ésta deriva del entrenamiento con cargas. Si la carga es tu propio cuerpo, o un peso ajeno a ti, no tiene importancia crucial. Cambian las cadenas cinéticas y con ello determinados ángulos y enfoques de entrenamiento, pero la base está ahí: desplazar un peso.

-El número de repeticiones por serie oscilaría entre 8 y 12. Dado que el peso básico no es modificable pues el peso eres tú, hay que buscar el ejercicio concreto con la óptica concreta para trabajar nuestra capacidad de modo que en la decimosegunda repetición estemos a las puertas del fallo muscular. 

-El descanso entre series sería menor que en el entrenamiento de fuerza, como mucho yo descanso minuto y medio, he notado que esos intervalos me vienen bien para recuperar sin perder la necesaria concentración mental. La gente en los gimnasios tiende a descansar bastante y a dar palique, lo que va en detrimento de la necesaria mentalización.

-Conforme avances, tu peso será más autotransportable en las repeticiones. Ahí las pesas tienen la ventaja de que puedes añadir peso a los aparatos de manera ergonómica mientras que el calisto depende del peso que arrastre. Hay varias opciones. Algunos recomiendan ampliar repeticiones buscando el fallo muscular, o hacer rutinas de 16 a 20 movimientos. Yo prefiero subir no las repeticiones sino la dificultad.

Si las flexiones ya no son tan exigentes, puedes proponerte hacerlas con un brazo sólo. Primero las haces asistido, por ejemplo, hasta que adquieras la suficiente fuerza (como se ve, un entrenamiento de volumen también aporta fuerza). O alternando el peso de un brazo al otro, o colocarlos asimétricamente. Puedes colocar los pies en un punto más elevado. Conforme se eleven más los pies, más potente y completo será el trabajo de hombro. Así hasta llegar a las flexiones haciendo el pino, o HSPU en argot calisto, un ejercicio extraordinario muy avanzado.

Las HSPU completan el círculo del trabajo de hombro. Se tendría la tentación de decir que son un press militar al revés, lo que es una simplificación excesiva. En el press, si bien hay sinergia muscular, al estar uno sentado el resto del cuerpo reposa; en las flexiones de pino todo tú estás en tensión. Pero si aceptamos que son básicamente lo mismo, resulta chocante que un ejercicio absolutamente básico en bodybuilding sea absolutamente avanzado en calistenia. ¿Qué pasa, que el calisto no entrena hombro hasta que llega a esa postura tan bestia? No, para nada, simplemente los entrena de una manera mucho más natural, por lo que cuando llega el momento de hacer el ejercicio de empujar hacia arriba ya tiene un trabajo muy aquilatado en ellos que le permite determinadas posturas isométricas que más de un bodybuilder no podría defender. 

Otro recurso es añadirse peso. Una mochila o unos discos colgando de la cintura, por ejemplo. O un cambio en el agarre o en el apoyo, favoreciendo de paso el fortalecimiento de los dedos y de los flexores y extensores del antebrazo. Usa tu imaginación. Seguro que se te ocurre algo.

-Personalmente, aunque me interesa la hipertrofia, no la busco en todos los grupos musculares. Sí me interesa en el tren superior. Ahora bien, el entrenamiento en otros grupos tiene para mí otra orientación. El entrenamiento de pierna y glúteo no tiene como objetivo tener grandes cuádriceps, sino dinamizar el metabolismo, la secreción hormonal, la quema de grasa y la agilidad. En cuanto al entrenamiento de cintura, del corsé muscular que recubre nuestro talle, el objetivo es endurecerlo y purgarlo. La cintura es el centro biomecánico del cuerpo, el cuello de botella por donde pasan nuestros movimientos en la vida diaria, y que como es de esperar en una sociedad tan especializada como la nuestra está totalmente olvidada, abultada, adiposa y átona. Entrenar cintura implica poner a tono ese cuello de botella de manera que trabaje para ti. Quien mejora sus prestaciones de abdominales, oblicuos, serratos y lumbares mejora en todo lo demás pues esa musculatura sostiene la postura, las vísceras y la espalda. Muchas veces entreno cintura en ayunas, porque el estómago vacío es un punto a favor para trabajarla a fondo. Una gran ventaja de ser cuello de botella es la enorme variedad de ángulos y ejercicios que se pueden emplear para trabajar abdominales, que en el caso de los calistos lucen especialmente, muy definidos y totalmente simétricos.

-Una correcta alimentación y un descanso adecuado son las otras dos patas del trípode calisto. Sin comer bien, con buenas dosis de proteína de calidad en la ingesta diaria -y notablemente después de entrenar; también parece ser que carbos y omega-3 acompañando a esa proteína post-entreno maximizan su absorción-, y sin descansar como corresponde, tu avance se verá saboteado. De la comida se ha hablado mucho; el descanso, en el que se hace menos hincapié, es asimismo fundamental porque si el entrenamiento implica una erosión del músculo a éste debe dársele margen para que se autorreconstruya. Dormir bien es tan básico como respetar las pausas y no "quemar etapas" sobreentrenando. De un día para otro no basta. Para entrenar un grupo muscular hay que dejar un descanso intermedio, "día sí día no", no pretendiendo avanzar más yendo "día sí día también" porque así no funciona nuestro cuerpo, la síntesis de proteína muscular lleva sus plazos y además debemos estar recuperados para rendir plenamente en la próxima tanda de series.


APÉNDICE 3: SIX-PACK

Un colega mío, que ya está más cerca de los 40 que de los 30 y cuyo único deporte es peinar cubatas, se quita la camiseta y luce una impecable tableta de abdominales. Mientras, un tío que entrena calistenia con ganas, que ya lleva medio año dándole duro a las series de ejercicios más potentes, que nota progresos y que trabaja abdominales fervorosamente sin saltarse una sola repetición, se mira al espejo y aunque le reconforta verse mucho mejor se pregunta por qué no luce un six-pack de portada de revista como su esfuerzo sin duda merecería.

En realidad no tiene mucho misterio. El aprendiz de calisto realmente sí tiene el six-pack, pero lo tiene bajo una capa de grasa abdominal. Su índice de grasa corporal es todavía lo bastante elevado como para impedirle ese nivel de definición que él desearía. Mientras, mi colega que no hace deporte es de complexión ectomorfa fibrosa, por lo que sin esfuerzo ninguno está definido. El six-pack le viene lucido de serie.

Por tanto, lo normal es que con un -aproximadamente- 8% de índice de grasa corporal estés en condiciones de lucir six-pack, aunque no lo trabajes. Ata cabos y pondera el interés que pudieras tener en reducir tu IGC porque, si éste es lo bastante elevado, no se apreciarán tus abdominales por mucho que los trabajes.


 Gradiente de definición según IGC, tal vez un poquillo a ojo de buen cubero. Visto en la web Barbrothersgroningen.

Eso ha llevado a una cierta distorsión en el mundo calisto, con opiniones que nos dicen que no hace falta trabajar abdominales (¡!), o que basta con el trabajo que reciben en los ejercicios dedicados a otros grupos musculares, o que con dos minutos cada dos días va uno que chuta y acto seguido te ponen fotos de tíos de los que no sabes si han hecho dos minutos o doce, pero cuyo IGC es lo suficientemente bajo como para tener el six-pack marcado.

El factor estético pide su sitio también aquí. Qué te importa no lucir six-pack si, aunque tu IGC siga siendo alto, tienes la cintura trabajada y vas progresando y poniéndote grande. Pero la mayoría, si no todos, quieren tener six-pack. Pues empecemos por el principio: ni tener six-pack significa que estás entrenando como debes -ni siquiera si estás entrenando, como mi colega-, ni que no se te vea suponga que estás fuera de forma ni que le dediques la atención correcta a la cintura. Dicho esto, los abdominales tienen que ser entrenados. Si algún canal te dice que no hace falta, y te salen tíos marcados diciendo que nunca entrenan abdominales, quién sabe si están diciendo la verdad y si sólo quieren conseguir muchas visitas para su canal prometiendo "la rutina definitiva" que lleve un minuto tres veces por semana para novatos remolones. La mentira tiene las patas cortas. Si bastase con tres minutos a la semana para ponerse como Dios manda, toda la peña estaría marcada, y ya veis que no es así.

Necesitas abdominales trabajados, así como oblicuos y lumbares, para conseguir las posturas avanzadas de la calistenia. ¿Cómo alguien que no hace abs va a conseguir un victorian bien hecho?  Pero, además, ejercitarlos te ayudará a perder grasa en la cintura. No basta con ellos, tienes que seguir otro tipo de dieta o bien buscar movimientos alternativos (mucha gente recomienda cardio; yo paso), pero gracias a ellos maximizarás tus progresos. Mediante la torsión que el ejercicio de cintura provoca, la grasa abdominal comienza a ser masajeada y despertada de su letargo. Tengamos en cuenta que la barriga se comporta casi como un ser vivo aparte, con sus necesidades y exigencias particulares. La mayoría de la población occidental, y de manera muy grotesca la masculina, lleva consigo a ese repulsivo parásito que no sólo lastra su operatividad sino que además le abruma con sus peticiones y caprichos. Mediante rutinas potentes y técnicamente correctas de abdominales le estás enviando a ese alien el mensaje de que se acabó lo que se daba, que no es bienvenido y que le toca licuarse para alimentar tu metabolismo.

Importante aprovechar la alta gama de ejercicios que los abdominales permiten. A mí me gustan mucho las elevaciones de todo tipo en deadhang, pero también las elevaciones en suelo, de tronco y piernas, a veces alternando con la mano tocando la punta del pie opuesto. Puedes alternar rutinas de fuerza más exigentes, con no más de diez repeticiones, con otras más livianas que permitan 20 ó 30. El clásico crunch de levantar el tronco solamente, con las manos tirando con desesperación del pescuezo, como rutina clave no me convence y cada vez a menos gente. La variedad y la técnica adecuada permitirán no sólo que los abdominales adquieran un vigor impresionante sino también una perfecta simetría.

Importante divertirse. Yo varío entre unos y otros ejercicios. Intento que la rutina no sea rutinaria ;-) sino incluso festiva. Un día puedo trabajar en deadhang, elevando piernas rectas o rodillas, no sólo hacia delante sino a los lados, o rotando de un lado a otro. Otro día hago los clásicos elevamientos sobre plano, y otro me pongo en postura de push-up y elevo una rodilla hacia el costado opuesto o bien pongo los pies sobre un trozo de tela, un trapo vale, y acerco rodillas al pecho "barriendo" el suelo. Esa variedad lo hace muy entretenido. Los abdominales son el músculo festivo por excelencia. Quien haya tenido un ataque de risa recordará los retortijones que le daba la musculatura de la cintura. Es importante en eso trabajar a favor de la naturaleza.

Importante también estirar. Por ejemplo a mí me gusta mucho un pino-puente isométrico tras machacar abs a fondo, o terminar con hiperextensiones o con correctas posturas de yoga que ayuden a elongar el psoas, que ya sufre mucho con nuestra estresada vida actual como para encima agarrotarlo más sin darle una merecida rehabilitación. También posturas estáticas con sentadilla a una pierna, estirando la otra hacia atrás, como cuando en taekwondo se trabajan posiciones es igualmente muy útil. De vez en cuando refresco mis habilidades como taekwondista sacándole partido a las posiciones flexionadas, que pueden venir bien tanto para adquirir nervio en sentadilla como para favorecer la relajación muscular natural.

Esto no son más que apuntes para estimular el apetito intelectual de la gente inquieta que me lee. Hay todo un mundo ahí afuera, dispuesto a confiarte sus secretos, si frotas la lámpara mágica de la calistenia así como ocurrirá con las demás lámparas mágicas que albergas en tu interior pero que no conoces. Insisto en lo de siempre, no te quedes con lo que yo digo y busca. Entrena y no te rindas.



APÉNDICE 4: MÁS SOBRE EL DEADHANG (Y HOMBROS)

Insisto de nuevo. Ésta es sólo la opinión de un aficionado. Si te interesa el tema busca info por tu cuenta. No te quedes con lo que escribo.

Al comentar una introducción a la práctica de las dominadas, hablábamos del deadhang, que básicamente es agarrarse a la barra y quedar colgado como un peso muerto, aguantando el agarre lo buenamente posible. También comentaba, un poco de pasada, que su práctica parece ayudar a remitir molestias en el hombro y en la espalda. ¿Cómo es eso?

De entrada, eso de colgarnos nos viene de nuestros ancestros, arborícolas que se ponían morados de frutos aéreos. Durante millones de años los pre-humanos se colgaban ágil y grácilmente de las ramas, algo para lo que estaban muy bien adaptados, y que podemos seguir viendo en los monos arborícolas de hoy. De aquel pasado evolutivo nos queda el llamado vestigial grasp o reflejo palmar: la intuitiva tendencia de los bebés e infantes de muy corta edad de hacer agarres fuertes e incluso de quedarse colgados tras aferrarse con fuerza a algo. Incluso los pies de los bebés, al acercarles un dedo el adulto, pueden hacer el ademán de querer agarrarlo. En los años diez del siglo XX los estudiosos John B. Watson y Rosalie Raynor estudiaron el tema con notables resultados:


Crédito: Universidad Johns Hopkins de Baltimore. Mítica foto de un agarre reflejo que demuestra que el deadhang no tiene nada de extraño para nuestro linaje.


Esa capacidad se pierde con el paso del tiempo, hasta el punto de que hoy en día son contados los adultos capaces de encaramarse a un árbol, entre tacos y jadeos, practicando un desplazamiento vertical muy necesario (como el montañismo y el alpinismo) para relativizar la horizontalidad del mundo en que nos movemos, en el cual los niveles de preeminencia vertical son marcados por la posesión de dinero y no por la idoneidad atlética, así como para cultivar habilidades que llevamos dentro como tesoros que no valoramos. Pero aunque se pierda, se puede recuperar. Lo único que hacemos es hacer aflorar a la superficie una aptitud olvidada que nos pertenece desde tiempo inmemorial.

No tiene nada de "regresivo" ni de "involutivo" adoptar posturas que duermen millones de años en nosotros. Antes al contrario, colgarse de las palmas refuerza la humanísima verticalidad de nuestra postura, rectilínea y extendida, favoreciendo mantener la figura correcta en el día a día, cuando tan dados somos a encorvarnos. Las articulaciones de nuestro cuerpo son como un acordeón, para que sean funcionales no sólo han de contraerse sino también expandirse, evitando agarrotamientos, malas posturas, pinzamientos y desusos.

De ahí que muchos noten una mejoría rápida y radical a sus molestias de hombros y espalda tras la práctica del deadhang. Centrémonos en el tema de los hombros para entenderlo mejor. Uno de los movimientos clásicos en el entrenamiento con pesos es el press militar y sus derivados, que consiste básicamente en empujar peso hacia arriba, extendiendo los brazos y trabajando el hombro con intensidad. En mi caso recuerdo perfectamente que, a pesar de procurar realizarlo con la técnica idónea y de no hacer el bruto, me aparecían molestias en el hombro izquierdo. Y me preguntaba por qué, qué estaba haciendo mal.

En calistenia ese empuje hacia arriba es raro. La propia naturaleza del peso a mover, uno mismo, hace difícil que se dé tal movimiento. O bien estás flotando en el agua y practicas apoyando las manos en una quilla o en el techo de una gruta, propulsándote hacia abajo, o bien haces el pino y flexionas los brazos (el HSPU). Lo primero es muy forzado y raro de ver; lo segundo es un ejercicio muy avanzado.

Es legítimo preguntarse tres cosas: ¿la calistenia realmente trabaja bien el hombro o hace falta complementar con pesas?, ¿por qué vienen esas molestias que mucha gente tiene? y ¿el movimiento de empuje hacia arriba es natural? Veamos. Los movimientos de empuje suelen ser hacia abajo u horizontalmente, rara vez hacia arriba. En los últimos siglos elevar los brazos por encima de la cabeza se ha hecho más común. La gente en los conciertos, batiendo palmas o haciendo fotos con el móvil, o de viaje colocando la maleta en un altillo, hace ahora ese movimiento. Sin embargo, seguramente en tiempos pasados no era tan habitual. Incluso en los varones elevar los brazos implica dejar de estar en guardia y mostrar partes vulnerables del tronco. De hecho cuando uno se rinde levanta los brazos. Algo de eso todavía lo conservamos: en las discotecas las chicas bailan de manera más florida, elevando los brazos, mientras que los chicos tienden a no levantarlos más allá de una línea imaginaria que pase por el hombro.

Al trabajar rutinas de potencia para el hombro, tendemos a valorar únicamente la hipertrofia y la definición del vistoso músculo deltoides. Pero el hombro no se acaba en el deltoides. Como todas nuestras articulaciones, es una maravilla evolutiva cuya estabilidad pasa por el manguito rotador. Este nombre tan ridículo se refiere a cuatro músculos que enlazan la escápula con la cabeza del húmero, a través del espacio subacromial, llamado éste así porque está debajo del acromión, un hueso que viene a ser una prolongación de la clavícula. Para favorecer la fluidez de movimientos, entre manguito y acromión se ubica un rodamiento de líquido sinovial llamado bursa subacromial. Nuestro cuerpo tiene un número sorprendente de bursas sinoviales. No obstante, la más conocida -o la única conocida por el común de la gente- es la rotuliana. La subacromial no es menos importante. Bien, pues con el tiempo ese espacio necesario para el correcto movimiento del manguito puede reducirse. Aunque esa reducción sea mínima, casi imperceptible, puede resultar un problema a la hora de ejercitar el hombro. La gravedad no perdona, tirando del acromión hacia abajo por el peso de los brazos y haciendo más exiguo el espacio subacromial. Así pues, será más incómodo para la articulación eso de elevar los brazos. Y si elevarlos consiste en coger pesas y hacer series de press militar, podrían venir las molestias de hombro.

Al practicar deadhang se podría optimizar ese espacio subacromial, con el añadido de que también optimizaría el movimiento del omóplato, necesario para que el espacio articulatorio no se angoste al empujar hacia arriba. En mi caso no he vuelto a saber cosa alguna de aquella molestia que siempre regresaba como las oscuras golondrinas cada vez que trabajaba deltoides con mancuerna. Eso no significa en modo alguno que con calistenia no se trabaje hombro. Se trabaja hombro de manera natural, en empujes hacia abajo y en direcciones horizontales. Y se le da una buena cura gracias al trabajo en barra.

Sólo cuando el calisto ataca ejercicios avanzados, aparece el empuje hacia arriba en HSPU, cuando ha recorrido los pasos intermedios, lo que implica también dominadas lo que a su vez implica deadhang. Mientras el bodybuilder hace el empuje hacia arriba desde el principio de su entreno, para el calisto es la guinda del pastel.

Piénsalo, infórmate y toma decisiones.


APÉNDICE 5: VARIACIONES

Para completar un poco el panorama, añadiré dos puntos que considero interesantes para potenciar nuestro rendimiento y nuestra salud, y que se pueden combinar con calistenia.

-Levantamiento de peso. Como he comentado en la entrada, el entrenamiento con pesas -no digamos ya con máquinas- es relativamente reciente en nuestra especie, que no se especializó en press ni en jalones, sino en mover el propio cuerpo. Hay, sin embargo, una excepción que es de justicia indicar: el levantar algo pesado del suelo, o deadlift. Ese movimiento sí nos ha acompañado desde siempre. Por tanto, desde una óptica evolutiva estamos perfectamente adaptados para realizarlo, y nos brindará buenos resultados.

Es más ergonómico trabajarlo con barra, pero es más natural levantar un peso menos cómodo, incluso irregular. Se flexionan las piernas, se baja el tronco pero manteniéndolo recto, y se orienta el rostro hacia delante (si tienes un espejo enfrente, mírate a los ojos), se agarra el peso y se alza enderezando verticalmente el cuerpo. Como es obvio, conviene empezar con pesos leves. O si lo prefieres sin peso, haciendo sólo el movimiento libre varias veces para adquirir la técnica de manera depurada y para ir haciéndote a la idea. La técnica es aquí más importante que nunca. No conviene trampear, es tu espalda.

Los beneficios son muy notables. Te ayudará en tus rutinas calistas, favorece la hipertrofia, trabaja gran cantidad de grupos musculares (algo tan simple es en realidad completísimo), quema mucha grasa, potencia un buen agarre, favorece la postura idónea y redunda en la salud de la espalda. Ya digo, no tiene nada de la artificiosidad de otros movimientos bodybuilders. Además su aplicación en la vida real está a la orden del día. Cada día cogemos algún peso. La correcta práctica del deadlift no sólo hará más llevadero ese pequeño ejercicio diario sino que también prevendrá lesiones gratuitas al no izar el peso con las rodillas flexionadas y la espalda recta sino al revés, como tanta gente hace. Estamos evolutivamente diseñados para cargar, pero como evolutivamente estamos también diseñados para usar la cabeza conviene cargar bien. El deadlift te educará para que así hagas.

Curiosamente, en algunos vídeos de comparación mazado vs. calisto aunque el primero vence al segundo en deadlifts, perdiendo después clamorosamente en dominadas, no le vence por tantas repeticiones de ventaja como se esperaría. Si el calisto complementa su entreno con deadlift, podría hacerse mucho más completo.


-Tabata. Lo he probado con distintos grupos musculares, y es dinamita. ¿Qué es eso de que no tienes tiempo? Bueno, a lo mejor entre salir del trabajo y la cita con la churri (a la que no quieres llegar impuntual por la cuenta que te trae) sólo puedes pasar por casa diez minutos. Ok, la rutina tabata te llevará cuatro. Elige un ejercicio, pongamos por ejemplo flexiones en el suelo, usa el cronómetro del móvil, ponlo en el suelo delante de tu rostro y arranca: veinte segundos de flexiones a toda marcha, diez de descanso, veinte de flexiones, diez de descanso, veinte de flexiones .... así hasta ocho series. Lo genial sería alguien al lado apuntando las repeticiones que haces en cada tanda, que como es esperable irán a menos en número, y diciéndote que las hagas con la técnica correcta, no retorciéndote como una lagartija. Aprovecha los seis minutos que te sobran para una ducha rápida ;-)

Si en la última tanda consumes los veinte segundos en una única repetición, enhorabuena porque al menos lo habrás completado. Yo hice mi primera tabata completa al cuarto intento, casualmente con deadlift.

Hay que hacerla con la debida intensidad, no en plan dominguero. Se descansan diez segundos, no quince. O lo haces o no lo haces. Lo ideal es empezar con un ejercicio básico, e incluso que sea asistido. Si en vez de las flexiones en suelo quieres hacerlas inclinadas 30º, apoyando las manos en dos sillas o en las orejas de un sillón, para que te resulte menos duro al principio, por mí perfecto. El tabata engaña, parece pan comido pero está muy lejos de serlo, a la quinta repetición te llega el muro .... siempre y cuando estés realizando el ejercicio con intensidad y con limpieza técnica, sin engañarte a ti mismo.

El tabata favorece la potencia, la explosividad y la capacidad de recuperación, y aprovecha al máximo el tiempo disponible (ese día de entreno que ibas a perder pero que por suerte no pierdes). Hay que variar. No sólo va a ser rutina de hipertrofia. Un día puedes hacer rutina de fuerza, con pocas repeticiones muy estresantes, o hacer un tabata de muchas repeticiones encapsuladas en cuatro minutos. Así favoreces la adaptabilidad de tu organismo a un trabajo intenso y poco predecible.

Por lo demás, es perfectamente compatible con la calistenia pues su particularidad es comprimir temporalmente un ejercicio dado. Eso es obvio con un ejercicio de potencia como el que he puesto de ejemplo, las flexiones. También se puede hacer con isométricos, aguantar una postura veinte segundos, descansar diez, etc. Pero en movimientos que generalmente no se asocian al entrenamiento de potencia, movimientos livianos como por ejemplo levantar pierna para ejercitar core, o movimientos de impacto como golpear un saco a máxima intensidad, seguir el tabata los hace muy duros y exigentes, amén de que te ayudarán a ganar forma indirectamente. También puede usarse en sprints, veinte segundos esprintando y diez caminando. Y también puedes esprintar nadando, ahora que viene el buen tiempo.

Piénsalo, infórmate y toma decisiones.


APÉNDICE 6: DIOS ESTÁ EN LOS DETALLES

Importante, cuando entrenamos debemos seguir rutinas que tengan un sentido evolutivo, que rimen con la historia de nuestra especie, y es obvio que ésta ha sufrido trances y apreturas para los que no se sentía preparada. Cuando un problema se nos viene encima, por lo general sentimos que nos ha pillado con el paso cambiado, que no estamos preparados. Nunca lo estamos, dado que la vida siempre se guarda un as en la manga, y ese as es el de una cierta imprevisibilidad, una cierta traición.

Hacer rutinas cuadriculadas y puras, de cinco series, siempre cinco, ni cuatro ni seis, las cinco de diez repeticiones, ni nueve ni once, a la misma hora, siempre con la ropa adecuada, siempre tras haber calentado un ratito, siempre haciendo lo mismo, sobre suelo liso sin imperfecciones, no es lo que nos ha pasado a los humanos durante milenios. Cuando hay que hacer un esfuerzo inesperado, como esquivar un derrumbe, someter a un asaltante o salvar una cabeza de ganado, nos pilla de sopetón, sin haber calentado y sin estar en el mejor ángulo ni con el mejor calzado. Ese factor debe tenerse en cuenta a la hora de entrenar.

A modo de disclaimer, yo no digo que tengas que entrenar sin calentar ni estirar, y que no debas respetar tu rutina de cabo a rabo. Solamente comento lo que yo hago sin decirte que lo hagas tú.

-¿Calentar? No caliento siempre. A veces simplemente de buenas a primeras tomo la barra y empiezo a hacer chin-ups en frío y a lo bestia. ¿Por qué? Pues porque entiendo que mi organismo está evolutivamente pensado para soportar un esfuerzo sorpresa sin calentar -pues de ello depende la supervivencia- y no sólo de soportarlo sino de crecer y fortalecerse a partir de él. Por lo habitual suelo calentar, pero de vez en cuando prefiero "recordar" a mi cuerpo de dónde viene, de la incertidumbre, de la sorpresa.

-¿Un batido de proteínas justo tras entrenar? Tampoco siempre. Depende de si quieres impulsar la hipertrofia o la quema de grasas. Lo mismo pasa con las duchas frías. A mí me gustan mucho (jamás me ducho en agua caliente), pero tras una sesión bestia de flexiones y dominadas puede jugar a la contra de la hipertrofia (y también, nuevamente, a favor de la quema de grasa) así que si no tengo compromisos sociales aguanto la tentación de la ducha un par de horas mientras me pego una caminata a buen ritmo.

-¿Las mismas repeticiones? No siempre, otra vez. Puedo introducir entre dos series de hipertrofia una serie de fuerza pura, con una o dos repeticiones agónicas. O entrenar asimétricamente y notar cómo el cuerpo se adapta a la sorpresa. O hacer las mismas repeticiones pero sin respirar, o con un agarre distinto, o variando el rango de movimientos.

-Aprovechar las imperfecciones. Estamos adaptados para practicar deadlift, pero antes lo que levantábamos no era tan inerte ni tan ergonómico ni tan geométrico como un cilindro macizo con pesas en los extremos: levantar una ánfora, un carnero, una piedra o tablas suponía controlar un peso ya de por sí chungo de controlar por la irregularidad de su forma o, en algunos casos, porque estaba vivo y pataleaba.

Un aparato perfecto ayuda a mejorar prestaciones, como una mayor hipertrofia, pero aísla de la realidad. Por eso mucha gente mazas, en cuanto tiene un esfuerzo inesperado con un objeto inesperado, no se desenvuelve mucho mejor que el típico tirillas, a lo que le sigue la típica excusa de que "no estoy acostumbrado a trabajar en ese ángulo". ¡Pues claro!, la hipertrofia de laboratorio se va a encontrar con muchos "ángulos" de ésos en el mundo real. Por eso la calistenia debe aprovechar esos "ángulos" para potenciar un físico no sólo hermoso sino adecuado para presentar batalla en ese mundo real donde deberemos vivir y vencer.

-¿Estirar? Nunca estiro antes de entrenar, porque noto claramente que me resta fuerza contráctil. Además estirar es como calentar, una tarea que siempre estaba por hacer cuando un wendol nos caía encima. Me gustan determinados estiramientos tras entrenar, pero también me gusta saltármelos y sentir cómo reacciona el cuerpo, esa congestión tan deliciosa.

No des por sentado lo que yo digo. Piénsalo, infórmate y toma decisiones.




70 comentarios:

  1. En este tipo de deportes se persiguen 2 cosas fuerza y estética, el trabajo con pesas tipo culturismo y fitness, son los que mejores resultados dan en lo estético ademas de que dan fuerza considerable, el powerlifting da mucha fuerza pero en lo estetico no ayuda mucho, la calistenia no da ni cuerpos tan buenos como el fitness ni mucha fuerza bruta,la que cuenta en el mundo real,por ejemplo Erick Ortiz campeón en mundiales de calistenia perdería una pelea con casi cualquier gordo. Erick Ortiz es quien aparece en este vídeo https://www.youtube.com/watch?v=vmV6rShFwKs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que fuerza lo interesante es la potencia, hacer movimientos de fuerza pero de manera ágil y desenvuelta. La calistenia favorece ese cultivo de la potencia. Las pesas no lo hacen necesariamente. Es más, muchos usuarios del hierro se enlentecen de manera penosa, y sus movimientos se vuelven pesados.

      En cuanto a la estética, el físico que la calistenia labra es -en mi opinión- mucho más bello. Eso es cuestión de opiniones. La definición de abdominales es matadora, en comparación, eso por poner un ejemplo. Podríamos estar toda la vida opinando sin que uno convenza al otro.

      La vida real no es pelearse. La vida real es estar disponible para desempeñar un oficio y rendir a tope en él, para crear una familia y sacarla adelante, y para contribuir a tu comunidad. Eso de pegarse me parece un argumento débil, porque de entrada lo más adecuado sería no hacer pesas sino practicar alguna disciplina marcial (para la que las pesas quitarían agilidad pero la calistenia no sino todo lo contrario). Mis sobrinos tienen 6 y 4 años y no se pegan entre ellos.

      De nada te sirve ganar todas las peleas de taberna del mundo si nadie te da trabajo, o si no lo desempeñas bien porque eres un mazacote, o si no aprovechas tu salario porque no tienes la cabeza amueblada. La calistenia amuebla la cabeza. La prueba está en esos chavales de barrio que se dedican al "street workout" en vez de andar trapicheando y metiéndose en movidas.

      No necesitamos fuerza bruta. Necesitamos fuerza inteligente. Fuerza bien canalizada. ¡Salud!

      Eliminar
    2. Gardner. Yo creo que no necesariamente las pesas te hacen perder velocidad.
      Segun lo que yo se(aunque tampoco soy ningun experto jajaja). Yo creo que si alguien hace bien las pesas puede ganar mucha velocidad.Yo al menos la gane cuando iba al gimnasio(ahora estoy un poco mas dejado).

      Por hacer bien, me refiero a elegir un peso adecuado, o sea, algo que puedas hacer por lo menos unas 10-15 repeticiones sin ningun problema.
      Y estirar bien. Los estiramientos son muy importantes para la velocidad y agilidad del musculo.

      La verdad es que hoy en dia casi nadie estira, no se por que, pero a los musculos les viene muy muy bien estirar, no solo al empezar y acabar la ronda en el gimnasio, sino durante, entre repeticion y repeticion, mientras uno descansa. Todas las veces que uno pueda estirar estan bien yo creo, como si son quinientas.

      Pero bueno, te lo digo desde mi bastante limitada experiancia, estuve yendo al gimnasio dos años, pero yo la hacia todo a mi manera jajaj

      Por ejemplo, te dicen que hay que hacer todas las series de abdominales seguidas, y luego todas las de pecho seguidas y las de pierna etc etc.

      Asi uno se tira una hora y pico en el gimnasio.Yo lo que hacia era una serie de abdominales, luego mientras descansaban los abdominales iba a espalda, luego a biceps....y luego volvia a abdominales y acababa la serie. Iba alternando(ademas es lo mas natural yo creo, para el cuerpo)

      Eso si, para hacer eso hay que tener buena memoria jajajaj para saber cuantas te quedan de cada serie que te dajaste atras.

      Pero yo asi acababa todas las series en media hora.

      Y estiraba mucho entre series, despues de la serie de abdominales estiraba abdominales, despues de biceps estiraba biceps, etc(por placer mas que nada,a mi me gustaba estirar) nunca perdi la mas minima agilidad por hacer pesas, todo lo contrario.

      Pero bueno, yo nunca me "mazé" demasiado. Para los que se lo toman mas en serio, no se como sera la cosa.

      Anonimo 17:46 en una pelea cuenta la fuerza, obviamente, pero la tecnica tambien cuenta bastante.

      Aqui tenemos al tipico mazado del gimnasio que dice "bah yo a ese mierdas, al entrenador ese de sanda le pego una hostia y lo dejo ko" :

      https://www.youtube.com/watch?v=FsqN8owVEAM

      jajaja vaya hostias que se lleva el pobre

      Eliminar
    3. A mí también me gusta alternar grupos musculares, no hacer series seguidas del mismo. He notado que me sienta mejor y que se atacan con la debida frescura las primeras series tanto de uno como de otro.

      Me gusta por ejemplo entrenar juntos en la misma sesión los grupos de empujar (pecho-hombro-tríceps) y los de atraer (espalda-bíceps), porque se compensan unos a otros, se "estiran" mutuamente y porque el hombro recibe trabajo desde todos los ángulos. Teóricamente deberían ir cada uno en su día, supongo que así piensan los pesistas, para hipertrofiar a saco, pero es obvio que pesistas y calistos tienen diferentes objetivos.

      Eliminar

  2. Me alegra leer esto. Yo llevo unos siete años haciendo ejercicios con mi propio peso. Mi físico actual es parecido al de un montañista: poco volumen pero mucha densidad muscular y gran agilidad.
    Compagino eso con una dieta equilibrada (como la que tomaría mi abuelo: sin batidos ni proteína en polvo) y desde entonces no he tenido ni un día de enfermedad.

    La calistenia no ha dejado de crecer en los últimos años y creo que Youtube (una de las páginas más beneficiosas en la historia de Internet) es el mayor responsable.
    ¿Cómo te aficionaste tu, Gardner?

    Los asiduos a gimnasio tienden a ver la calistenia como algo limitado, cuando en realidad da para más de una vida: anillas, barras horizontales, barras verticales, "hand-balancing", disciplinas orientales como el mallkhamb... buena suerte dominando todo eso, ahí hay siglos de sabiduría humana concentrada.

    Tiene muchas ventajas sobre el ejercicio con pesas. Te da más libertad (más ejercicios y más variados), lo haces al aire libre y en cualquier lugar (también en vacaciones), fomenta la socialización, te hace ser creativo y, cuando llegas a un nivel avanzado, te hace pensar y aprender a resolver problemas. La progresión hacia la "full planche" es un ejemplo ideal para entender el momento de fuerza en física.

    Beneficios concretos que he experimentado: ahora me agacho siempre con las rodillas y no con la espalda, desde que hago el puente no me duele la espalda, algo que me ayudará a prevenir lesiones ridículamente tempranas hoy día como el lumbago, tengo más fuerza funcional en las manos, el verano pasado pude subir fácilmente a lo más alto de una higuera y comerme los frutos que el resto de la gente no había tocado.

    ¿Más ejemplos de la "vida real"? Estas son las pruebas de los GEO:

    - Natación: Estilo libre, 50 metros.

    - Resistencia: Carrera de 3000 metros.

    - Velocidad: Carrera de 50 metros.

    - Salto vertical: 53 cm.

    - Flexiones de brazos: Más conocidas como dominadas.

    Un cuerpo calisténico está perfectamente preparado para entrenarlas.

    Dicho esto, nada es perfecto y en la calistenia también hay algunos problemas:
    - Los ejercicios avanzados son mucho más difíciles de ejecutar que las pesas, por lo que hay riesgo de hacerlos mal (sin saberlo) y no ganar nada con ellos. Muchos chavales que veo lo hacen tan mal que me he visto obligado, en contra de mi personalidad, a corregirles frecuentemente. Aunque se podría ver esto como una ventaja, en la que pasamos información entre generaciones. Pero la ejecución que veo en los parques es a menudo deficiente, sobre todo en extremidades y espalda curvadas.
    - Los dedos. No he visto a nadie más que lo entrene, a pesar de que da resultados extrapolables a la vida cotidiana. Recomiendo "Rafter pullups" o ramas gruesas de árboles.
    - Las piernas. Es más fácil entrenarlas con peso, esa es la verdad. En calistenia también es posible pero requiere creatividad. Las sentadillas no dan para mucho a largo plazo (no, tampoco a una pierna). En mi opinión lo mejor son los saltos o beneficiarse de una superficie especial. En playa o montaña (por la inclinación) se puede lograr la resistencia adecuada.

    A diferencia de mucha gente con la que entreno, mi enfoque es más bien el perfeccionismo y la diversión que la agresividad y el "dolor". Pero todo cabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como peso mucho (y más que pesaba antes), acabando el verano notaba que al final del día me dolían las rodillas. También me había hecho daño en la espalda cogiendo mal una carga. Dado mi peso (hoy estoy en 112 kilos para mis 1.82 de estatura) di por sentado que él era la razón principal.

      Al final de uno de esos días fui a un almacén pequeñísimo al que siempre va otro porque casi no se cabe, hay que ir acuclillado en plan cosaco, ese día fui yo, estuve un buen rato hasta sudar a chorro y al salir me di cuenta de que tenía las rodillas perfectas. Empecé entonces a entrenar posturas muy flexionadas. Si un día de muchísimo trabajo al final de la jornada me empezaban a molestar las rodillas, hacía un aparte, me ponía en postura de sentadilla cáliz muy flexionada, aguantaba lo que podía y entonces empujaba hacia arriba como un resorte, gritando incluso. Mano de santo. Probé luego con hiperextensiones para la espalda, y mano de santo. Até cabos y ese mismo día de las hiperextensiones comencé a hacer series de push-ups. Me di cuenta de que no sólo tenía tiempo para hacerlo sino que tenía más energía que nunca. Antes me costaba muchísimo acabar la semana; ahora llego al domingo fresco como una rosa, como si volviera a tener 17 años.

      Bueno, una rutina de sentadillas a una pierna si se hace bien con pistol squats, bulgarian squats y combinadas con jumping squats a dos piernas puede ser muy bestia. Hombre, no tendrás las piernas de Tom Platz pero tampoco ése es el objetivo.

      La sentadilla con pesas en realidad es calistenia avanzada, al igual que las dominadas con mochila o discos de mancuerna colgando de la cintura. Sigue siendo una cadena cinética amplia y cerrada típica.

      Eliminar
  3. Como siempre bastante acertado Gardner, la calisteína es una de las mejores disciplinas para desarrollar un cuerpo bonito y práctico. Infinitamente mejor que los tan repudiados aeróbicos o salir a correr por ahí como un autista.
    Pero no comparto contigo esa visión de las pesas, ojo, pesas bien entendidas (nada de curls, extensiones de tríceps o poleas para el meñique). Estoy hablando de sentadilla, peso muerto, press de banca, militar y quizás remo. Estos ejercicios, según mi experiencia personal, para nada enlentecen y menos aún quitan coordinación. Los considero parte de una rutina "perfecta" si se combinan con ejercicios calisteínicos. Cada uno tiene sus cosas que ofrecer.
    Las ventajas principales de los pesos muertos respecto a la calisteína es la respuesta hormonal, bastante superior que ofrecen (GH y testosterona, principalmente) principales aliados de un buen cuerpo y salud. También así, las ganancias de fuerza son infinitamente mejores con este tipo de entrenamiento (ojo, la calisteína también hace ganar mucha fuerza, pero menos).
    Una experiencia personal mía fue; que hace tiempo me quedé "atascado" en el número de dominadas que era capaz de hacer. Sorprendentemente, cuando empecé por primera vez a hacer peso muerto volví a progresar en las dominadas. Sinergia pura y dura de la que eres fan :)
    Así que en mi opinión el entrenamiento de pesas bien hecho, da un cuerpo bonito y funcional también (nadie se pone como esos culturistas sin unos buenos pinchazos y un volúmen de entrenamiento inhumano).
    Con todo esto no desmerezco para nada la calisteína. Ya que ofrece cosas que las pesas no: mejor coordinación, mejor "entrenamiento" del sistema nervioso, más velocidad o mejor dicho potencia y un equilibrio y elasticidad mucho mejores que cualquier entrenamiento de pesas.
    Por lo que mi conclusión es que ambos tipos de entrenamiento combinados ofrecen más ventajas que uno solo.
    Aunque para gustos colores.
    Antes de acabar también quería hacer mención especial a los sprints, auténticos "milagros quemagrasa", que recomiendo hacer a cualquier practicante de cualquier disciplina.
    Así que, a mover el culo se ha dicho.
    Salud! Y sigue con tu fantástico trabajo Hombre-Lupa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sprints son muy buenos, si ya tienes algo de trabajo físico hecho. Sprintar una distancia, deshacerla andando y volver a sprintar y volver andando etc es un ejercicio muy quemador. Técnica correcta, erguido, buena zancada, abdominales tensos y respirar lo mínimo. En general todo el tren inferior es quemagrasa, si se emplean cadenas cinéticas amplias y exigentes. Mucha gente hace running y sigue con barriguilla, y eso que come ensaladas y tal, porque sus zancadas son cortísimas, realmente lo único que trabajan del cuerpo son los cartílagos, y ése es un trabajo que a mí no me convence :-P

      En mi caso también tengo que decir que el entrenamiento de fuerza no era mi prioridad. Siempre he sido muy fuerte, de los típicos animaliños que en las mudanzas se lucen. La clave de la calistenia consiste en lograr ganancia de fuerza + ganancia de otras cualidades, no sólo disparar la fuerza (para lo que mejor las pesas, estamos de acuerdo). Tiene que ver con las prioridades de cada uno.

      Es posible que una sabia combinación de ambos mundos sea lo mejor. Lo que pasa es que ahora me siento más cómodo porque me lleva menos tiempo y no me preocupo tanto ni de lo que como ni de los resultados estéticos.

      ¡Salud! Y gracias por intervenir.

      Eliminar
  4. Veo que somos muchos los que hemos quemado años, como decimos aquí; 'haciendo fierros'; mi impresión es que en el gimnasio la combinación pesas,cinta de correr, aparatos,soga para saltar, dominadas, etc permiten a alguien con voluntad y ganas, tener un físico óptimo para sus condiciones genéticas. Pero, con el tiempo, aprendí a hacer esta distinción: Entre trabajos con fuerza (obras, taller, campo, limpieza, fábrica, etc) y sedentarios (todos los otros); los primeros, casi, no precisan hacer más ejercicio aparte de su trabajo; los últimos sí, y el gimnasio es muy bueno; pero aún mejor es un pasatiempo dinámico, como jardinería, carpintería,una quinta, baile, caminatas, nado, herrería, etc; es el mejor suplemento para el sedentarismo de la vida moderna, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta nadar, desde siempre, lo adoro. Soy de los que están en el agua hasta salir más estriado que una almendra. Y cuidar de la finca, la leña, la poda, todo eso es una bendición.

      La distinción entre trabajos no está mal, pero pienso que el deporte también te optimiza en los que requieren esfuerzo físico. No te agota sino que te da más energías, aunque parezca lo contrario ("si entreno me quedo tieso para currar").

      También hay trabajos que están entre dos mundos. Yo que conozco la hostelería no sabría dónde encajar a los cocineros ni a los camareros. No hacen trabajos de fuerza, salvo puntualmente, y no son sedentarios porque trabajan de pie. Para unos y otros la calistenia les vendría muy bien, creo. ¡Salud!

      El gimnasio bien empleado funciona, eso seguro. Lo que no me convence es su deriva. Veo muchas cintas de correr, y música muy makineta. Algunos parecen ligotecas más que gimnasios ;-)

      Eliminar
  5. Un gráfico revelador (no de prensa) sobre calistenia y gimnasios.

    https://www.google.es/trends/explore#q=calisthenics%2C%20weight%20training&cmpt=q&tz=Etc%2FGMT-2

    Lo más obvio es que la calistenia se está comiendo al gimnasio. Pero además observad como la calistenia no tiene esos estúpidos picos en enero, de gente que se obliga a hacer algo que no quiere y lo abandona en dos meses.
    Ahora que comentas en el artículo su escasa presencia en televisión, la calistenia pone en relieve la dicotomía de Youtube vs televisión. Los vídeos de Youtube son inmediatos, democráticos, casi boca a boca, están filmados por ciudadanos y revelan sus intereses actuales. En la televisión influyen intereses corporativos, la regurgitación de temas familiares y se tarda mucho más en ver lo que pasa en las calles. En la calistenia Internet (Youtube) ha circunvalado a la televisión.

    También estoy de acuerdo en que la calistenia te hace pensar, hacer planes y con el tiempo te da libertad para escoger entre cientos de ejercicios. Te obliga a ser tu propio profesor y a no seguir planes estrictos para siempre.
    De hecho me recuerda un poco a la corriente "open source" en informática.

    El problema con las pistols es que hacerlas con la espalda recta, que sería lo ideal, es rara avis. Se tiende a curvar y hay que tener cuidado con eso. Pero sí, se pueden hacer otros ejercicios para las piernas.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen aporte, gracias. A lo mejor la recesión ha influido en eso XD

      YouTube es un invento genial, a despecho de popes de la cultureta encopetada que preferirían una transmisión vertical de info + argumentos, de la casta intelectual incensada a la pobre plebe, lo cierto es que esa "plebe" demuestra lo despierta que está y lo ágil que es a la hora de compartir con los demás lo mucho o poco que sabe.

      Lo primero que haría un IV Reich sería eliminar YouTube. Lo que no impide a los "terceristas" (patético eufemismo) lloriquear porque les censuran en él sus vídeos antisemitas. Ojo, que también hay muchos que aplauden la democratización del conocimiento pero en cuanto su coleta llegue a la Moncloa (Dios no lo quiera) ya veremos si la siguen aplaudiendo.

      Es muy regocijante ver tantos y tantos vídeos de calistenia, y de cómo la gente comparte recetas para un buen entrenamiento y buenos resultados. También resultan divertidos esos duelos calisto vs pesista.

      La televisión lleva ya mucho tiempo totalmente sobrepasada. Para mí es un útil doméstico tan de otra época como un almirez. Eso sí, una vez a la semana la enciendo un rato, unos minutos. Todo sigue igual en ella.

      Eliminar
    2. Es verdad que la televisión ha sido sobrepasada, pero en mi casa seguimos usando un almirez, que eso de dejar la licuadora con un hedor a ajo de carallo no mola.

      Eliminar
  6. Unas recientes declaraciones del académico José Antonio Herce, que van más allá de la economía y de la sostenibilidad del sistema asistencial, temas sobre los que es experto: tener 80-90 años hoy equivale a tener 65 al comenzar el siglo XX. Sin duda la ampliación de la esperanza de vida es uno de los signos distintivos de nuestra era, que abre nuevas perspectivas pero que también traerá consigo sus desafíos (mejor esa palabra que "problemas").

    Así, por promedio casi cualquiera de nosotros tendrá al menos un par de décadas extra de vida a la que dar sentido y que puede sobrecargar nuestro ya muy delicado sistema asistencial. Es una razón más para que, desde joven, pienses en ponerte en forma; también es una razón más para que, aunque no te consideres joven, pongas de tu parte para estar mejor durante más tiempo y ahorrar gasto social así como para reorientar tu gasto personal hacia algo que te sirva a ti y no a los intereses de otros.

    Yo me he propuesto una meta y la voy a cumplir.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por el artículo (una vez más). Precisamente me estoy iniciando en la calistenia (de momento ejercicios muy básicos mientras adquiero un mínimo de tono muscular). Mi problema es que en ocasiones dedico más tiempo buscando información y recursos sobre un tema que haciéndolo. Para que no me pase lo mismo, te quería preguntar qué recursos te parecen buenos (libros, webs, canales) que traten tanto los ejercicios como la correcta alimentación, para empezar directamente con ellos y no andar como pollo sin cabeza descargando decenas de libros y videos que al final se quedan acumulando polvo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en YouTube si haces la búsqueda en inglés te aparecen no menos de media docena de buenos canales donde exponen ejercicios básicos. Pueden variar en algunas cosas (hay quien recomienda cardio, hay quien no) pero están de acuerdo en lo principal. Si tienes que hacer asistidos algunos de los ejercicios básicos, pues OK.

      En el tema de la alimentación es casi imposible poner a la suficiente gente de acuerdo. Hay calistos veganos de gran calidad, y los hay carnívoros. No puedo darte la respuesta en abstracto, diciéndote lo que debes comer. Obviamente, te puedo decir lo que no deberías tomar, o consumir (tabaco, etc), como es evidente el alcohol, la sacarosa y las bebidas gaseosas no son la mejor opción. El tema de la nutrición sobrepasa totalmente la calistenia, toca a todas las actividades.

      Necesitas hacer un trabajo de campo que nadie puede ahorrarte ;-)

      Eliminar
  8. Yo también pienso bastante en la resistencia a la vejez. Quizás la batalla más épica del ser humano. Recuerdo haber leído que la leyenda de la calistenia Jasper Benincasa podía hacer una dominada a una mano con 89 años, sufriendo de cáncer. Aunque sea un extremo, eso me da una cierta esperanza para hacer frente a la sarcopenia.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gente mayor tiene los brazos y las piernas muy enflaquecidos mientras que luce unas barrigas tensas y protuberantes. Algo están comiendo que no se dirige a las extremidades sino que se queda en el abdomen, embolsado, sin metabolizarse correctamente.

      Parece ser, existe la expectativa razonable de que la sarcopenia se puede evitar mediante una combinación de ejercicio físico y consumo de proteína de buena calidad, estratificada en varias comidas, con tres sería suficiente. Además la alimentación debe abundar en fuentes de leucina, un aminoácido esencial. Una cosa sin la otra no sólo no funciona sino que es contraproducente.

      Muchos mayores comen mucha proteína, se inflan a comer carne pero no aprovechan esos nutrientes. En nuestra civilización se está produciendo algo muy novedoso, gente muy activa hasta los 65 de repente se queda quieta, mano sobre mano. Eso no ocurría antes. Muchos mayores están en ceba proteica, encima mal combinada con carbos, acidificando su organismo y sin entrenar. Abdómenes inflados y miembros débiles. Sus digestiones serían mucho mejores si cortasen la toma de proteínas. Pero ay, eso es también camino hacia la sarcopenia.

      Creo yo que la clave es ejercicio regular + buena proteína + fuentes de leucina. Parece ser que la carne de salmón salvaje tiene propiedades antisarcopénicas especiales.

      Eliminar
    2. ¿Cuál es la comida habitual del bodybuilder? El arroz con pollo, ¿no es así? Con eso se construye músculo. Acaba siendo aburrido, pero parece ser que funciona. Los carbos de absorción lenta garantizan que el pico de glucosa es accesible con la digestión ya algo avanzada, lo que permite distraer riego sanguíneo del estómago. La pechuga de pollo es rica en leucina. Tanto la glucosa como la leucina "llaman" a la insulina, hormona crucial para estimular la síntesis de proteína muscular. La insulina hipertrofia tejido muscular.

      Pero de nada sirve eso si no se entrena. Nuestro organismo es sabio: le dedicará atención a aquello que esté demandado diariamente. Esto es, nuestro cerebro lo primero, y después o las vísceras o la musculatura. El entrenamiento indica al organismo que tenemos otras prioridades más que inflar tripa.

      Muchos jubilados se hunden en la atonía. No aprovechan esas décadas extra de vida en las que podrían dedicar todo su tiempo a lo que aman, y ponerse en forma. Eso es debido, entre otras razones, a que la gran mayoría de la población occidental no sabe media palabra de nutrición. Qué curioso y qué chocante, pues a fin de cuentas comemos varias veces al día. Da que pensar a quién beneficia esa ignorancia de lo que nos sienta bien y lo que no. Beneficia a unos cuantos, a los que nos conquistan por la manipulación del sabor y de la imagen de los alimentos (o mejor dicho: de los comestibles), y a los que recetan remedios. Una sociedad enferma no deja de ser un negocio para unos cuantos. Otra cosa es que sea sostenible, que no lo será.

      Eliminar
  9. Según este estudio el ratio de sarcopenia no cambia demasiado, con los ejercicios de resistencia (7 %).

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3788572/figure/F3/

    Pero claro, alguien que haya hecho estos ejercicios durante años tiene más reservas que perder.
    No es lo mismo una persona que haya pasado de 16 a 5 dominadas con el paso de varios décadas, que uno que haya pasado de abrir malamente un bote de judías en su juventud a no poder abrirlo en la vejez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aporte. De todas maneras, entiendo como ejercicio de resistencia el aeróbico, de muchas repeticiones con poca fuerza. La bici estática, por ejemplo, sí sería un típico ejercicio de resistencia, inyectando oxígeno a saco en el organismo (más los iones positivos de la atmósfera de un gimnasio), con rango cinético absurdo (corto y a veces subiendo la rodilla por encima de la línea de la cadera, estresando aquella articulación) y sin trabajar potencia.

      Sería interesante ver el dato con un entrenamiento de potencia. Las pruebas de resistencia son catabólicas, tienden a minimizar volumen. En el caso de la calistenia quizá haga falta que pase una generación para poder comprobarlo. Es raro que un jubilado empiece a hacer dominadas, pero eso de coger la bici lo verá más "normalizado". Oye, a lo mejor nosotros seremos los primeros vejetes mazados de la historia XD

      ¿Por qué no? Si ahora tener 80-90 años es como tener 65 a principios del XX, digo yo por qué no.

      Eliminar
  10. Insisto una vez más en lo de siempre: buena técnica. La técnica ha de ser impecable. Si trampeas te engañas a ti mismo, y la calistenia exige honradez con uno. Mejor seguir con las series básicas y cuando se controlen al cien por cien entonces afrontar las avanzadas.

    Yo no puedo hacer una "human flag" o una "victorian". Peso demasiado. Es así de simple, por fuerte que esté peso demasiado y necesito quemar etapas antes de esas posturas avanzadas. Paciencia, para este verano no podré pero para el del 2017 me he propuesto que sí, y por lo general siempre consigo lo que me propongo. Lástima que me proponga pocas cosas, pero siempre que me las propongo las consigo. Toma nota, si no consigues lo que quieres es porque realmente no te lo has propuesto. Lo que pase en tu vida depende, en grandísima medida, de ti. No vengas con rollos de que tienes mala genética o te falta tiempo. Técnica, insistencia y concentración en lo que se hace. De nada sirve una human flag hecha con una técnica de m____a. La casa no se empieza por el tejado, y tú eres tu casa.

    ResponderEliminar

  11. Solo he visto a un hombre de más de 100 kilos hacer la bandera, usando como apoyo un poste de farola (lo que da una idea de su capacidad de agarre). Poco común, pero posible, e impresionante.

    Eso sí, el 75 % de la gente que he visto, independientemente de su peso, la hace mal, girando la espalda hacia un lado.
    Con ejercicios avanzados conviene tener a un compañero de ejercicio a tu lado para que te informe de la corrección de tu postura o te grabe. Es complicado hacer estos ejercicios bien y por eso uno tiende a estancarse en la progresión.
    Por ejemplo poca gente sabe que la plancha y la front lever se basan ambas en el hombro. Estos ejercicios se explican con propiedades de mecánica de rotación poco intuitivas.

    Yo creo que la calistenia es ideal para llegar a viejos, si se practica con moderación. Hacer pesas hasta los 70 es más jodido, y hay menos cantidad de ejercicios.
    La natación siempre es una opción interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que al llegar a una edad eso de coger pesos muertos puede ser un rollaco, algo que no apetece, sin más, aunque esa persona haya bombeado hierro durante décadas. Pero esa persona siempre va a tener que mover su propio peso corporal, llevándose a sí mismo de aquí para allá. Hacer ejercicios sencillos es casi un paso natural.

      La natación es muy buena opción, sin duda. Ahora bien, si se toma en serio. Para alguna gente mayor la natación consiste en pasear por la playa mientras las olas les masajean los tobillos.

      Eliminar
  12. Gardner, el parkour por ejemplo podria ser considerado como un tipo de calistenia,¿ no?

    Realmente el parkour yo creo que es un deporte muy bueno, se trabajan absolutamente todos los musculos, y de una manera muy natural.Aunque desde luego no es para mi, ya que tengo bastante miedo a las alturas,(bueno, y a romperme los dientes tambien jajaja).

    Hace unos meses descubri un tipo en youtube, un ruso que hace parkour y que realmente no se que tiene en la cabeza. Me gustaria entrar en su mente un rato, para ver como narices tiene tan poco miedo a la muerte. Realmente impresionante. Hace meses habia mas videos suyos, donde si que hacia cosas mas relacionadas con calistenia(andar haciendo mortales, piruetas en barra en parques y cosas asi, algunas realmente increibles) pero los borraron, no se por que. Solo han dejado los videos medio suicidas suyos. Pero son dignos de ver. Cuando tengas tiempo echale un vistazo a los videos:

    https://www.youtube.com/watch?v=gjHaZLKNuHA


    Y este otro, dura 14 segundos, pero.... (!!!???)

    https://www.youtube.com/watch?v=8AHgBX4VO_M


    Y no, no es montaje ni nada, el tipo realmente hace esas cosas:

    https://www.youtube.com/watch?v=p0Eq_vgPfqE


    Eso si, eso no es simplemente hacer el gili, eso son miles de horas de entrenamiento. (Y ausencia total de vertigo por supuesto jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los vídeos, producen un vértigo que Oleg comparte con nosotros. Controlar esas emociones requiere una gran disciplina y mucha fe, vivir para eso, vivir para poder vivir donde se podría morir.

      El parkour puede ser complementario, porque no necesita máquinas ni movidas de ésas, es un ejercicio "limpio", tú y tu circunstancia, pero no lo consideraría calistenia. Eso sí, en algunas resoluciones guarda parecido con el street workout más extremo, pero poco más.

      Por otra parte, el parkour está pensado para chavales livianos. Quien no sea chaval ni liviano lo lleva fino. Por eso me recuerda más al skateboarding y similares. Eso sí, estoy verde de la envidia, me habría molado pegar semejantes botes con 16 tacos como los que pegan esos mozalbetes freerunners.

      Eliminar
  13. He añadido un apéndice sobre dominadas, que son el ejercicio por excelencia a la vez básico y avanzado. Muchos fuera de forma hacen media docena de flexiones o dos series decentes de abdominales pero son absolutamente incapaces de izarse un milímetro en la barra, o hacen una de puro milagro, espatalexando y con una técnica infame, y con riesgo de hacerse daño. Pues para ser calisto hay que hacer dominadas, amigos (y amigas).

    Con el tiempo supongo que añadiré más apéndices.

    Tengo respuestas pendientes tanto en este hilo como en otros. Disculpadme, intentaré contestar mañana. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  14. ¿Es bíblico cultivar el cuerpo?, al menos que yo sepa, la iglesia siempre ha visto eso como paganismo y vanidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues peor para la iglesia, sea la que sea, ya sea bíblico o mediopensionista...

      Eliminar
    2. La Biblia no es la Wiki. No se puede pretender que un conjunto de textos de hace tres milenios estén en sintonía absoluta con nuestra mentalidad de hoy. Tampoco se puede pedir lo mismo respecto del cristianismo histórico. Por ejemplo, hoy es prioridad indudable -al menos de boquilla- la prosperidad material del pueblo; sin embargo en el Medievo la mentalidad decía que la prioridad era la salvación de las almas del pueblo. Era su mentalidad y esa fe tenían. Ahora estamos en mejor situación para entender el mundo (gracias a ellos también, a todo el trabajo acumulado en Europa). Ahora es impensable que la gente no esté alfabetizada, antes era un trabajo inútil alfabetizar porque no hacía falta, o bien porque podría ser peligroso, un pueblo cultivado es peligroso.

      Nosotros como pueblo debemos cultivarnos, de cuerpo y de espíritu, de ambas facetas porque ambas son una y la misma, nosotros como pueblo.

      El cultivo de cuerpo y espíritu es asimismo crístico. Para el cristianismo la materia es digna de veneración, porque la materia alberga la chispa divina. Sólo los gnósticos desprecian la materia. Necesitamos doctrinas espirituales que traten al hombre como hombre. No como un perro ni como un cerdo ni como un ángel ni como un engranaje ni como software ni como un cadáver. Como un hombre. El hombre debe ser templo de Dios.

      ¿Por qué nos gusta imaginar a Jesús sano, fibroso y apuesto? ¿Por qué en otros tiempos se le representaba feo, chepas y chungo? No tiene nada de inocente: ambas representaciones corresponden a sendas cristologías. Un día hablaremos de la deriva anti-cuerpo de determinadas tendencias del cristianismo, que espero que arrojen luz en la mente de la gente que cree conocer el cristianismo y el Medievo viendo "El nombre de la rosa".

      ¡Salud!

      Eliminar
  15. La mayoría de individuas del fitness no sólo es que lleven silicona(el ejercicio aeróbico y anaeróbico consume el volumen mamario), sino que son grotescas desde un punto de vista estético. Es habitual que algunas consuman hormonas masculinas y anabolizantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las mujeres cuyas imágenes he puesto son ejemplos extremos, varias de ellas viven de su aspecto físico (también la Pedroche, curiosa y chocantemente pues ella tiene un aspecto de lo más común). Por ser ejemplos extremos son muy ilustrativas.

      Trabajan su cuerpo y, de manera evidente en varios de esos casos, se añaden implantes mamarios. El físico labrado y el volumen de pecho, inesperado en su caso, producen esa impresión de belleza robótica, futurista, que lucen esas fascinantes mujeres.

      No estoy aplaudiendo las operaciones de estética, en absoluto. Ahora, que lo diré a riesgo de no caer bien, prefiero esas mujeres futuristas a las "femeninas curvilíneas" caidongas y blandurrias que por ponerse una falda corta, un sujetador elevarruinas y dos kilos de pote se creen superdiosas y en condiciones de hacer que un tío serio, disciplinado, ideologizado, autónomo y sereno vaya detrás de ellas babeando dispuesto a pagar todas las fantas que sean necesarias para que la presunta superdiosa le conceda algo de atención. Conmigo que no cuenten.

      Supongo que en el medio está la virtud :-P

      Eliminar
    2. Un físico de mujer que me gusta mucho, que me parece inspirador para las chicas, es el de la cantante P!nk -otra vegana, vaya-. La hebrea combina cardio, pesos, artes marciales y otras disciplinas en su workout. No sé si le da a la calistenia pero en alguno de sus vídeos que he visto parece adoptar posturas inspiradas en ella. Y no digamos comparada con otras MTV-eras que se han desfondado tras ser madres, como Britney Spears o Jessica Simpson: P!nk tiene una niña preciosa, lo que no le ha impedido seguir hecha un roble.

      Curiosos físicos los de las divas MTV, de la princesita de Lladró (Taylor Swift) a la venus mórbida (Nicki Minaj) pasando por toda clase de variedades.

      En cuanto pueda añadiré algo sobre abdominales y algunas cosas más. Confío en publicar el artículo sobre Darwin esta semana. ¡Salud!

      Eliminar
  16. Aun no le he dado una leída, ya opinare después de leerlo.

    Más bien, ¿esos videos sobre calistenia en casa son confiables?, ¿que opinas?

    Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la calistenia en casa es como hacer pesas en casa. Dependerá de la técnica que se emplee, de la cabeciña de cada uno y de cuán en serio se tome. Si en casa tienes sillas, mesas, una escalera y otros accesorios, puedes perfectamente ponerte en forma. Siempre será mejor al aire libre, desde luego.

      YouTube permite la autoedición tanto para cracks de la calistenia como para flipadillos que dan consejos contraproducentes y que por su mero aspecto ya se les ve el plumero. Separar el grano de la paja te corresponde a ti ;-)

      Eliminar
  17. He añadido otro pequeño apéndice, acerca de la hipertrofia y todo eso, si se puede uno hipertrofiar practicando calistenia.

    En cuanto tenga tiempo responderé a los comentarios, como de costumbre tengo poco tiempo y decenas de artículos en cartera. No estaría mal un par de artículos sobre alimentación, pero se ha escrito tanto ya .... Hay que ver la de calistos veganos que tenemos.

    ResponderEliminar
  18. He añadido un tercer apéndice sobre el famoso six-pack. Es uno de los puntos más desorientadores para un aprendiz de calisto sobre todo si no está dispuesto a cambiar de dieta. El six-pack depende, básicamente, de la dieta. Por eso yo prefiero hablar de abs currados, no de six-pack, que me parece algo puramente estético. Tener la tableta no significa en absoluto que puedas hacer una isométrica exigente, y viceversa.

    Conforme me voy informando y voy recabando opiniones, más claro veo que la revolución calista es posible, que estamos creciendo, que somos más. Será una de las patas de la mesa del renacer nacional. Sinceramente, no creo que venga del running, respetando a quien lo practique.

    ResponderEliminar
  19. Hombre-Lupa, no encuentro tu artículo de la regeneración del identitarismo español, uno que era reciente, ¿lo borraste al final? ¿crees que lo volverás a resubir? Un saludo, y sigue así ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por los ánimos. He decidido dar carpetazo al tema identitario. Estoy aburrido del tema, de ese viaje a ninguna parte. Es todo lo que puedo decir, no hay más. Por otra parte el artículo no me gustaba. ¡Salud!

      Eliminar
  20. He añadido un nuevo apéndice sobre deadhang y hombros. Es curioso, cada poco se me ocurre algo. Es un mundo inagotable.

    ResponderEliminar

  21. Los leg raises, levantar las piernas colgado de la barra, son un ejercicio ideal y exhaustivo, si se realiza con las piernas rectas y lentamente. Además practicas el "dead hang" al mismo tiempo. Aunque con el tiempo se vuelve prescindible si uno entrena front lever y demás.

    Estoy convencido de que en una vida no se puede abarcar todo lo que el ejercicio físico con tu propio peso ofrece.
    Yo tiendo a documentar mis ejercicios (número de repeticiones o segundos en posiciones estáticas) para saber cuándo mejoro y cuándo llevo mucho tiempo sin mejorar, en cuyo caso es hora de hacer el ejercicio más complicado de una forma u otra. La calistenia te fuerza a pensar.

    Algo que no entiendo muy bien es que 4 veces he logrado hacer la dominada pull-up a una mano, y las 4 la he perdido al cabo de un mes, sin haber variado mi peso.



    ResponderEliminar
  22. Los picos de rendimiento son eso, picos, no siempre se está al 100% porque el mismo cuerpo no deja, lo ideal es estar continuamente al 85%, eso hará que el 100% esté siempre relativamente cerca ;-)

    Si te sirve de consuelo, yo todavía no las hago a una mano XD Claro que mover mi peso tiene tela.

    En parte me gusta anotar y recordar mis series y mis progresos, y en parte no, prefiriendo cierto "misterio" en cuanto a mi rendimiento. Influyen muchos factores, queramos o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvidaba comentarlo, es verdad, a mí también me gusta mucho más levantar pierna en deadhang (o si se quiere apoyando los brazos en pivotes), el trabajo en abs es mejor. Ahora no recuerdo dónde pero lo habían estudiado, el leg raise era el mejor ejercicio mientras que el típico crunch estaba en el puesto trece (¡!). Flipo al ver a gente con la cara congestionada y tirándose del pescuezo con los brazos como si se quisieran arrancar la cabeza, cuando podrían trabajar mucho mejor la cintura. Puestos a eso, casi mejor los "heel touches" que el crunch típico. Además el crunch yo lo notaba un poco en la espalda baja. ¡Qué liberación levantar pierna!, aparte de que el cuádriceps se une a la tarea, es un músculo grande que quema grasa y que activa hormonas a cañón.

      Eliminar
  23. He añadido un quinto apéndice sobre un ejercicio y una rutina que me parece que vienen muy bien para complementar la calistenia.

    Se me ocurren más apéndices pero creo que alguno da para artículo. En cuanto al tema de la alimentación, el ayuno intermitente, el low-carbs, la grasa, el colágeno, las legumbres, el omega-3 etc etc, obviamente hablar de calistenia o de cualquier otro deporte o de vida sana sin más y no hablar de alimentación hace que el tema quede "cojo" pero pienso que hay ya tantísima info por doquier que mejor voy adelantando otros artículos.

    ¡Salud! Toda la del mundo.

    ResponderEliminar
  24. Llevo unos días con la rutina cambiada, con la sesión más dura de entreno al principio del día, antes de ir a trabajar. Cierro la ingesta de comida bastante pronto el día anterior, a partir de las siete de la tarde no tomo nada, y generalmente a las siete tomo poca cantidad de algo rico en colágeno, o almendras o algo así. Es algo así como un ayuno intermitente pero no tanto. Me levanto en ayunas y entreno, aprovechando que los niveles de somatotropina son mayores con ayunos intermitentes. Termino, batido de proteína de suero, ducha y al curro. El entreno ligero lo dejo para la tarde, quince minutos, pierna o cintura.

    La mejora en todos los órdenes se ha disparado. También parece ayudarme a definir, estoy contando las semanas para el verano y me gustaría bajar hasta unos 106 kilos o así para entonces. Por ahora seguiré esa rutina todo el mes. Me parece buena idea comprimir el tiempo de almuerzos. Además, evolutivamente lo normal no era desayunar sino que salíamos a cazar con hambre, cazábamos, comíamos algo de la pieza para reponer el desgaste y vuelta a casa (andando, nunca haciendo running, jeje). En las batallas del mundo anterior a la mecanización de los ejércitos supongo que casi siempre lo normal sería batallar en ayunas y reponerse después, desde la Ilíada hasta Waterloo. E imaginaos un hoplita con aquella pedazo armadura y aquel pedazo escudo que pesaba todo tranquilamente 35 kilos, por eso en la antigua Grecia hacían las cosas con cabeza y las batallas duraban poquísimo, en una hora estaba todo el pescado vendido y las bajas del vencido no solían pasar de uno de cada veinte combatientes. Así se recuperaban pronto los griegos y lucían luego esos cuerpos de estatua ;-)

    ResponderEliminar

  25. En el mundo del ejercicio físico y en la sociedad actual siempre me ha parecido que la nutrición suele complicarse demasiado. El sentido común no funciona a lo mejor en todas las facetas de la vida, pero en la nutrición tiende a hacerlo.

    Yo llevo la misma dieta que tomaban mis abuelos, que ambos vivieron una vida sana y larga. No tomo proteína en polvo, ni suplementos de ningún tipo, ni como 6 veces al día, ni hago ayunos, ni intento tomar dietas bajas en carbohidratos, proteínas o grasas, ni me preocupa gran cosa lo que el último estudio haya dicho, ni tampoco intento hacer cábalas sobre lo que comían los del paleolítico, que son peores precedentes míos que mi familia cercana. Tampoco he necesitado prescindir de huevos, leche, cereales, fruta, carne o cualquier tipo de comida que el ser humano haya tomado desde hace siglos, pero que hoy una corriente ideológica o -especialmente- comercial haya tachado de la lista.

    La única diferencia hoy día es que encontrar productos sanos es mucho más difícil que antaño, y tengo que recorrer una mezcla de carnicerías, pescaderías, herboristerías, tiendas online, supermercados, huertos e incluso árboles del extrarradio para encontrar comida poco procesada y sabrosa. De cara a la sociedad esto me convierte en un "outsider" nutricional, difícil de categorizar en cualquiera de las modas dietéticas y culturales actuales.

    Comer bien (entendido no solo como no comer productos con aditivos, azúcares y aceites baratos, sino también como comer fruta con sabor) tiene hoy día un alto coste temporal y económico. Ese es el estado actual de nuestra sociedad, a pesar de que a la gente le va interesando poco a poco "lo natural", como atestigua el éxito, todavía no replicado en España, de la cadena estadounidense "Whole Foods", y el interés de la gente joven por actividades como el alquiler de huertos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos constituciones físicas distintas. Seguro que puedes comer de todo, pero desde luego yo no, y menos puedo basar mi dieta diaria en según qué cosas, las leguminosas serán todo lo tradicionales que se quiera pero no puedo abusar de ellas. Dado que la mayor parte de nuestra existencia ha sido en tiempos paleolíticos, ésa debe ser nuestra base. Créeme, no tenemos precedentes mejores. Yo no voy a ninguna parte si no restrinjo carbos, o mejor dicho sé de sobra a qué parte voy, que es de donde vengo y no volveré.

      Yo no puedo comer como mi abuelo, que era oficinista sedentario, por muy tradicional que haya comido. Ni quiero estar en mi vejez, si llego, como estuvo él. Ni estoy dispuesto a comer del modo que yo mismo comía hasta hace cinco años, con los resultados que me daba. A eso no volveré.

      Y, vive Dios, no pienso renunciar al café ;-) A la leche sí, por lo general cuando vuelvo a probarla por capricho el cuerpo se me rebela, crea mucha mucosidad e incluso síntomas de catarro.

      Si uno quiere comer bien, tiene que importarle y tiene que pagar la incomodidad de conseguirlo. Es lo que hay. De todas maneras, siempre es peor al principio, luego una cosa llama a la otra y consigues un mapa de cómo aprovisionarte.

      Eliminar
  26. Qué tal hombre-lupa; no seré redundante a los buenos aportes que han hecho en torno a la alimentación, pero sí haré algunas apostillas: más allá del limitante de dinero, el gran problema es que, hoy en día, no se individualizan las dietas. La estandarización, obliga al que tiene principios de celiaquía, a consumir cereales; al que es intolerante a la lactosa, al café con leche obligado, etc. Descubrir esto lleva tiempo, y es fundametal para el desarrollo óptimo de la persona; por supuesto que siempre habrá 'permitidos' de golosinas, ya sean dulces, saladas, picantes, etc que nos gustan, pero sabemos que nos hacen mal. En cuanto a la dieta paleolítica, llegué a vivir los estertores de la alimentación ultracarnívora aquí en argentina; una verdadera bacanal de carne de vaca; las sucesivas crisis económicas, encarecimiento de la res, oferta de productos más diversos, etc nos cambiaron la dieta; y creo que para bien, aquellas demasías de churrasco y asado hacían también su daño en el organismo; quizás los diez mil años que transcurrieron desde el fin del paleolítico, no pasaron en vano. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía los últimos gauchos siguen comiendo carne intensivamente. La gente argentina que conozco, al igual que la uruguaya, cuando quiere celebrar algo organiza una fiesta que siempre equivale a comer montañas de carne. No les culpo, los gallegos cuando hacemos una celebración cultural o una fiesta siempre consiste en comer proteína animal, si bien cocida y no asada.

      El problema no está en comer mucha carne, sino que en esos casos "carne" equivale siempre a músculo esquelético, cuya ingesta no se debe exagerar porque también le pasa factura al organismo. Hay que comer el animal entero, sin renunciar a la piel, las vísceras, el tuétano y el cartílago, grandes fuentes de colágeno. La alimentación tradicional tiene no pocas cosas que enseñarnos al respecto.

      Creo en el ideal griego de nada en exceso. Siempre se puede uno permitir regalitos al gusto. Suelo acompañar el almuerzo con una copa de vino tinto, o me tomo a veces un whisky de malta -a destacar el aporte de ácido elágico y otras propiedades-, o cerveza artesanal. A veces, una vez a la semana o cada dos semanas, tomo un postre con azúcar. ¡Salud!

      Eliminar
  27. El referente paleolítico me parece equivocado y algo difuso. La gente que vivía más hacia el norte en la época se alimentaba de carne y pescado porque ahí no había verduras. La gente del Amazonas se alimentaba de verduras y frutas porque en algunas eras allí apenas había mamíferos. Los dos son paleolíticos, pero se adaptaron a lo que había, y, los más importante, no dejaron de adaptarse hasta nuestros días.

    Pero es que además la comida de aquel entonces es también diferente a la nuestra, incluso si la llamamos igual es una especie totalmente distinta. Si alguien pregunta en un foro si "el tomate es un alimento paleolítico", la respuesta es no. Si pregunta: "¿se comían tomates hace 2 siglos?", la respuesta es sí, en Méjico y una especie totalmente distinta con forma de baya que no se vende en tu ciudad.
    La patata sería un alimento paleolítico en Bolivia y un alimento moderno en Rusia:
    http://www.cambridge.org/files/7114/1234/6785/Cambridge-World-History-Of-Food-IIB3-Potatoes-White.pdf
    Un alimento verdaderamente paleolítico son los insectos y gusanos, pues entonces eran comidos mucho más a menudo que ahora, pero imagino que eso no se pondrá de moda en los blogs de paleodietas.

    Y nuestra vida no es la de un cazador recolector, ni aunque hagamos ejercicio físico. Vivimos en ciudades, rodeados de elementos que no existían en el paleolítico. Comemos 3 o 4 veces al día, no nos damos atracones porque temamos que no haya más comida en 3 días. Las enfermedades y peligros que nos amenazan son otros y nos adaptamos continuamente a ellos. La selección natural no se ha parado nunca, y hay quien cree que ha ido más rápido en los últimos 10.000 años. Hemos cambiado y somos hijos de nuestro tiempo. Un hombre pre-agricultura era alérgico a muchos alimentos a los que yo no. Peor para él.

    Entiendo que lleves una dieta distinta a tu abuelo en ese caso. Yo tampoco como ni tanto como el mío, que era agricultor, ni tantos dulces. Pero la realidad es que mi padre tiene un 50 % de mi genética, mis abuelos un 25 % etcétera. Son quienes me transmiten mis cualidades, mi resistencia y mi propensión a enfermedades. Son más parecidos a mí que un hombre prehistórico, pues en sus genes hay información sobre mí que el segundo no tiene.

    Hay una razón por la que el aceite de oliva nos sienta mejor a los españoles que el de palma, siendo el de palma un aceite mucho más antiguo y cercano al paleolítico. Nos hemos acostumbrado a él.

    Naturalmente si has observado que un alimento te sienta mal, lo más natural es dejarlo. Pero creo que existe la tendencia hoy día a dejar alimentos perfectamente nutritivos sin que hayan sentado mal. En algunos casos se trata de verdadera intolerancia, en otros -y no lo digo por ti- es una cuestión de moda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en lo que dices hay un error de enfoque. Sin duda me parezco más a mi padre que a un ancestro de la Edad de Bronce, pero eso no significa que tenga que comer lo que come mi padre, es un non sequitur. Es más, estoy convencido de que podría comer mejor. Además mi padre fuma, y no por eso voy yo a fumar ;-) Según esa lógica, si cada hijo comiese lo que su progenitor entonces sí estaríamos comiendo exactamente lo mismo que hace decenas de miles de años, pero vemos que en algún momento se rompió esa cadena, una cadena que deberíamos recuperar.

      El ejemplo de los amazónicos no me sirve. Más que nada porque no desciendo de ellos, sino que mi linaje proviene mayoritariamente de pobladores de origen centroasiático que siguiendo dos ramales, la llanura ucrania y el Danubio, tajaron Europa en dos, por lo que me considero más próximo a un escocés pero también a un udmurtio ruso a la hora de alimentarme que a un amazonio. Heredo sus incompatibilidades también.

      En mi ciudad así como en otros lugares que visito, el 99% por no decir el 100% de la gente europea obesa tiene el occipital plano. Ese rasgo craneal procede del interior de Asia y ha llegado a Europa en las expansiones indoeuropeas acompañado de una notable incapacidad para aprovechar la glucosa ingerida algo más que para sintetizarla en grasa.

      En nuestra sociedad se pagan muy caros platos hechos con los primos de los insectos: el marisco. Comemos bacterias en los yogures, y la miel no pasa de ser una masticadura de las abejas. Es una cuestión cultural, con independencia de si conviene comerlo o no. En cuanto al aceite de oliva, su uso intensivo tiene milenios, pero los otros aceites vegetales sólo son usados intensivamente desde los años veinte del XX, dado su menor coste (se sigue intentando crear biodiésel rentable con ellos también).

      Por lo demás no creo que seamos hijos de nuestro tiempo, sino que somos trogloditas mal adaptados a un tiempo que es hijo nuestro :-P Hay también flores de invernadero que se adaptan bien a este tiempo porque este tiempo permite su existencia. Antes sucumbían rápidamente. Y no digo que a eso tengamos que volver.

      Eliminar
    2. ¿Es mala la miel para el organismo?, de siempre he creído que es saludable (siempre que no sea en exceso, claro esta).

      Recuerdo haberte leído en otro foro que habías estado siguiendo un proceso de ayuno, ¿que tal te fue en eso?

      Sobre lo del occipital plano, ¿no es un rasgo mongoloide?, lo digo porque la dolicocefalia es mas propia en los caucásicos "WHG" (cromagnon) y "ENF" (armenoides).

      "ANE" conocido como "nórdico rojo" me huele que es protomongoloide (al menos es lo que leo en diferentes foros de antropología en ingles) que se termino diluyendo entre caucásicos (pero conservando la braquicefalia y todo eso). Aunque por otra parte, no dejo de pensar en que "ANE", que también es común en los amerindios, sea la causa de que estos no tengan un aspecto tan "mongoloide". Los indígenas amazónicos de etnia karitiana tienen un buen porcentaje de sangre "ANE" (el mas alto del mundo creo) y lo "rojo" no les veo por ningún lado :P

      Felipe

      Pd: he estado un poco ocupado últimamente, veré si ahora leo tranquilamente este articulo (ademas del de pornografía XD).

      Eliminar
    3. La miel ha sido siempre considerada de alto valor nutritivo por todas las culturas. Se le han atribuido propiedades afrodisíacas -la expresión "luna de miel" no es porque sí-, también anti-inflamatorias (recordemos que la inflamación permanente es típica de nuestra época, y que viene acompañada de sentimientos depresivos) y antioxidantes, no es meramente azúcar. Si puedo endulzo el café con miel de la buena. La más rica que he probado es la miel de flores de Colombia.

      No creo que repita un ayuno como aquél. Hay que tener las cosas 100% claras antes de hacerlo y ahora no estoy tan convencido como antes.

      Teóricamente la planoccipitalia sería una adaptación a climas muy fríos, evitando espolones en el cráneo y con ello reduciendo todo lo posible la disipación de calor corporal. El cerebro es una central térmica muy demandante de energía y capaz de devorar cuerpos cetónicos para casi todas sus funciones, lo que concuerda con un ambiente frío donde la principal fuente de energía metabólica es la ingesta de grasa animal. Abunda la planoccipitalia entre las gentes mongólidas, que están muy bien adaptadas al frío (singularmente en América donde mejor se conservan los rasgos mongólidos entre los mal llamados aborígenes son en zonas muy frías, obviamente es el caso de los inuit pero por ejemplo las etnias fueguinas conservan mucha mongolización), pero la planoccipitalia en europeos no viene de ellos. Tal vez ese rasgo sea más tardío entre gentes mongólidas, quienes en principio supongo que provendrían de una hibridación entre linajes joisánidos y Erectus locales. La presión selectiva haría el resto durante bastante tiempo. Si hay raza protomongoloide ésa es sin duda la joisánida.

      Que yo sepa, los karitianos en realidad están emparentados con austrálidos. De hecho tienen cierto aire melanesio. Eso abona la posibilidad de un poblamiento de América por caminos alternativos -vía Pacífico sur- al sobado cruce del estrecho de Bering como explicación única.

      Eliminar
  28. La idea de que somos trogloditas implica que la selección natural se paró hace 10.000 años, lo que conllevaría que la situación es exactamente la misma hoy día que entonces, pues con el cambio del entorno los seres vivos evolucionan.
    Pero en la historia, y en nuestros genes, hay un cambio continuo. De hecho la propia idea de que hay un "hombre paleolítico" es una ilusión. Hay cientos de ellos, pues evolucionaban continuamente, no solo de un lugar geográfico a otro, sino incluso en un mismo lugar con el paso del tiempo. Se ha estudiado, por ejemplo, que los hombres de algunas poblaciones se hicieron más pequeños para ganar agilidad cuando cazaban con armas más ligeras. Con un tamaño reducido sus necesidades alimenticias también cambiaron... ¿cuál de ellos es el hombre paleolítico?

    Esto no quiere decir que no haya cosas que no sigan igual, pues no hemos cambiado completamente. Todavía necesitamos hacer ejercicio, por ejemplo. Pero ni hay tal cosa como un modelo de hombre paleolítico, ni dejamos de evolucionar a partir de una fecha determinada.

    Mi argumento no era que tenemos que actuar exactamente como nuestros padres, cada ejemplo varía, sino que son mejores referentes genéticos que un troglodita. Sé que es probable que sufra gota según lo que como, porque corre en mi familia, como también sé que es probable que pueda comer durante décadas lo que ellos comían, si no han tenido problemas digestivos. En cambio también sé que un troglodita habría sido intolerante a comidas a las que yo y mi familia no lo somos. Un yogur, un vaso de leche o un trozo de queso habrían hecho vomitar a un hombre prehistórico, y en cambio sé que puedo tomarlas porque mi familia ha podido tomarlas sin problemas. En ese sentido, sí, mi familia es un referente mil veces mejor, porque sus genes contienen a la vez información muy antigua, pero además información nueva.

    El aceite de palma lleva siendo consumido desde hace siglos, aunque no aquí. Ese es mi argumento: nos hemos adaptado al aceite de oliva y lo hemos hecho después el paleolítico. Otros alimentos que empezamos a comer después del paleolítico: semillas de sésamo, melocotones, espinacas, alcachofas, boniato, cacao...

    ResponderEliminar
  29. El hombre paleolítico es cualquiera de nosotros. No hemos dejado de ser lo que éramos. No se cambia tan rápidamente. Hay microcambios, nada más. Y menos mal que es así, menos mal que no nos hemos adaptado a las harinas ni al azúcar porque si nos hubiéramos adaptado habríamos degenerado como especie, convirtiéndonos en perros y dejando de ser lobos. Por fortuna, seguimos siendo lobos.

    Una cromáñida impresionante como la sueca Malin Akerman es tan paleolítica como una dama herero del Kalahari o como una inuit de la isla Victoria, por mucho que las tres estén culturizadas. Hay algo que subyace y que por fortuna no se ha adaptado. Por eso, en el 100% de las veces, seguir una dieta "antigua" con actividad física en la naturaleza y durmiendo en noche cerrada sin contaminación lumínica lleva a una radical mejora de la salud y del estado de ánimo.

    Que determinados tipos humanos "prohibidos" por la selección natural durante la era paleolítica comenzasen a sobrevivir en tiempos neolíticos hasta llegar a la edad fértil gracias al acceso al carbohidrato agrícola (una ciudad es simplemente un granero venido a más), y después a proliferar, no es una evolución. Ya estaban antes, sólo que en bajos números.

    Veamos. Nuestros padres son nuestros mejores referentes, por proximidad genética, para saber qué comer. Pero entonces hay que establecer qué tendrían ellos que comer. Y si ellos emplean la misma lógica, remitiendo a sus propios padres para saberlo, nos remontaríamos nuevamente al Paleolítico. Los antiguos tomaban derivados de la leche, debidamente cuajados. Los cimbrios y teutones eran unos bestias altos y con esqueletos altamente calcificados, que le propinaron a Roma su mayor derrota militar, y eso que sólo comían carne y leche cuajada. Los hunos conocían cientos de derivados lácteos. Lo que nos sienta mal es la leche de vaca pasteurizada que hay en los súper. No estamos realmente adaptados. Yo antes la tomaba a litros diariamente. Un día llegué a la conclusión de que era una mala opción alimenticia, dejé de tomarla y ahora si tomo un poco de leche con el café me sienta como un tiro. Yo no había "evolucionado" antes para estar adaptado a beber leche de vaca pasteurizada. Estaba inadaptado, como ahora sé, pero tenía el cuerpo habituado a ese inadecuado consumo diario. Que las cosas no "duelan" no significa que hayamos evolucionado en tiempo récord adaptándonos a ellas. Por ejemplo, en el tema calistenia, se calcula que un tercio de la población occidental tiene desgarros en el manguito rotador del hombro. ¿Por qué?, pues porque no estamos adaptados a no colgarnos para maximizar el espacio subacromial. Lo normal es hacer dominadas y subir árboles. Lo que pasa es que esos desgarros, por regla general, no duelen. Por eso pensamos que "nos adaptamos" a la vida moderna. No. Nos deformamos para entrar en ella. Esa vida moderna que tanto nos complace, llena de logros tecnológicos, es fruto de cerebros paleolíticos alimentados y enriquecidos durante generaciones con cuerpos cetónicos y ocasionalmente por algo de glucosa.

    ResponderEliminar

  30. La leche y los derivados son posteriores al paleolítico y hubo una adaptación selectiva a ellos también posterior al paleolítico. Puedes llamarlo microcambio, pero hizo ganar y perder guerras, pues quien era tolerante tenía una fábrica de comida portátil.
    No conozco a nadie en mi familia a quien la leche uperisada siente mal. Mi abuela sí que tuvo fiebres como consecuencia de bacterias lácteas. Hay intolerancias, como las hay a pescados, huevos, semillas, frutos secos y tantas otras cosas. No creo que el problema esté en la comida (¿tanto han cambiado la semillas de sésamo?) sino en otros factores de la vida moderna.

    Y sí que nos adaptamos a los carbohidratos. La prueba es que las poblaciones que llegaron más tarde a la agricultura, como los navajos, desarrollan diabetes más rápidamente con la misma dieta. La razón por la que nuestros ratios de diabetes también han aumentado es porque el consumo de azúcares y snacks ha sido brutal en las últimas décadas y a eso no nos hemos podido acostumbrar... por ahora. Los evangelistas low-carb -no lo digo por ti- tienden a meter en el mismo saco comer arroz o copos enteros de avena, trigo o centeno, con comer Doritos y Fantas. Pero es lo segundo lo que nos ha debilitado estas últimas décadas. A lo primero nos adaptamos hace mucho.

    Considerar que el hombre siempre ha sido y sigue siendo paleolítico te da una gran flexibilidad dialéctica, pues puedes incluso agradecerle los avances matemáticos y tecnológicos de la actualidad. Pero todos estos surgen a raíz de las civilizaciones, que nacen gracias al cereal (combinado con la carne, el pescado etc.).
    Aún hay gente que vive sin haber sido tocados por la agricultura y comiendo solo caza. Viven en tribus de África y Sudamérica. No tienen nuestros horribles ratios de esclerosis o cáncer de piel, pero viven mucho menos, mueren como moscas por enfermedades que nosotros hemos superado y no han desarrollado conocimientos científicos y médicos comparables. No me cambiaría por ellos.

    Este debate pone de manifiesto nuestras formas opuestas de analizar las cosas. Porque en realidad ambos tenemos una aversión similar hacia la vida moderna (en términos de alimentación, consumismo, cultura), pero tu tiendes a buscar una respuesta global e ideológica (en este caso una querencia por lo antiguo) y yo a buscar una nube de soluciones aisladas.

    ResponderEliminar
  31. En realidad no tengo el menor interés en lo antiguo, sino en lo esencial. Lo antiguo ya pasó, es agua que no mueve molino, mientras que lo esencial sigue ahí tan fresco y necesitado de respuestas en el 2016.

    Por ejemplo, cuando decías que ya no somos cazadores-recolectores, en realidad el sistema se ha amoldado para favorecer nuestra naturaleza recolectora. Antes se iba al bosque y se recogían frutos y raíces, o en las rocas del litoral se recolectaban cangrejos y pulpos: ahora recolectamos comestibles en los anaqueles de los supermercados. Ha variado el qué, pero el cómo es idéntico: caminar hasta el lugar, extender el brazo y regresar con la carga.

    No quiero frustrarte, pero las semillas de sésamo no son la base de la alimentación de nadie XD Son un buen complemento que la naturaleza nos da, como tantos otros. Que el café se descubriera como tal en el siglo X no significa que sea "neolítico".

    Al hablar de los pueblos recién llegados al modo de comer moderno, y de los efectos que eso les produce, hay que tener en cuenta muchas cosas: si son la misma población o se han cruzado con otros grupos que tienen otras intolerancias alimentarias y tal (muchos amerindios no son ya "puros" sino que tienen mezcla europea, e incluso subsahariana, e igual con los inuit, la vocalista Tanya Tagaq tiene un obvio aporte europeo-étnico, posiblemente solutrense) y si tienen otras costumbres, como huir aterrados del frío como si fuese nuestro enemigo y no el excelente amigo que es, o como el sedentarismo o el nivel de paro y de asistencia social. Nuestro complejo mundo tiene muchas formas de influir en esos pueblos tan frágiles.

    Una cosa está clara, somos omnívoros no demasiado dados a las féculas, hacer de los cereales la base de la alimentación sólo tiene sentido en situaciones especiales, no de manera sistemática porque a determinados grupos económicos les da un margen de beneficio brutal. Sigo insistiendo pesadamente en lo mismo, no creo que nos hayamos adaptado, simplemente los humanos paleolíticos que en función de su debilidad tenían en las féculas la solución de emergencia para sobrevivir han proliferado en las civilizaciones feculentas, hasta hacerse mayoritarios. El registro fósil indica que los primeros neolíticos morían más jóvenes, con peor dentición y peor esqueletización que los paleolíticos, y con menor volumen craneal.

    Las gentes paleolíticas que sobreviven hasta hoy no son triunfadores, sino descendientes de clanes derrotados a quienes se obligó a establecerse en los lugares donde los vencedores no querían estar, básicamente las junglas y los desiertos. Esas gentes están en lo que Desmond Morris llama "callejones culturales" sin salida. Y aun así, viven mejor que como vivían los deshollinadores, las costureras y las lavanderas en el glorioso siglo XIX, tan lleno de ciencia. Al estar en callejones culturales sin salida, jamás llegarán a desarrollar un método científico. Para eso hace falta una masa crítica y un idioma común, así como retos comunes que lleven a una expansión, no a esconderse en un refugio inhóspito: lo que ocurrió en el Medievo cristiano, con una cosmovisión idéntica, lenguas francas, tendencias expansionistas y rutas y mercados vertebradores. Lo que yo estoy defendiendo no es que el hombre de hoy, al ser un troglodita vestido de ejecutivo gris, sea enemigo de la ciencia, pues la ciencia es propia del hombre y de su mente, sino que es enemigo de la alimentación moderna, nada científica. Es la ciencia la que apoya lo paleo.

    ResponderEliminar
  32. HLG, como curiosidad, ¿cuánto tiempo llevas con la dieta paleo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La practico intermitentemente, desde principios del 2011. Entonces llegué a perder más de 30 kilos; hoy lo haría de otra manera, pero es que ahora sé más cosas que entonces. Cuando no hago paleo (más o menos) estricta, hago meramente low-carbs. Con el tiempo y las complejidades del día a día se va abriendo la mano con los carbos, son muy adictivos, y se acaba metido de lleno en ellos.

      Lo ideal de la alimentación es que sea de duración indefinida, resulte sabrosa y ayude en las tareas de cada día. Yo voy bien.

      Eliminar
  33. Me había propuesto la human flag para el año que viene, peso una barbaridad, pero un pequeño truco puede servir para maximizar resultados y conseguirla antes. Sencillo: dominadas con la barra algo inclinada. Tira de oblicuo y serrato que da gusto. Se varía el agarre en cada serie para conseguir la adecuada simetría. Algo tan simple como una escalerita metálica colocada entre un armario y el dintel de la puerta. Esa pequeña inclinación exige mucho al core.

    Estoy trabajando agarre haciendo flexiones sobre tres dedos y flexiones asistidas sobre el dorso de las manos y sobre el pulgar. El día que haga flexiones sobre un dedo -el índice- como los luchadores de "Ninja hunter" (cómo disfruté esa peli de crío, por Dios), eso va a ser la h****a. Disfruto visualizando cómo será y cómo estaré.

    ¡Salud! Y pelead por vuestros objetivos. Nadie lo hará por vosotros.

    ResponderEliminar

  34. Yo utilizo mucho las ramas de los árboles, si estos están sanos y no demasiado secos. Hay tanta variedad de ellas que siempre te pueden servir para un fin. Además mejoran el agarre y, al no usar la barra, evitan los callos.

    Yo solo practiqué la bandera haciéndola con las piernas flexionadas y luego estirándolas. Hay que desarrollar la intuición para saber cuándo se hace recta y cuándo no, porque mucha gente la hace con la espalda girada hacia un lado y no se da cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre es mejor lo orgánico. Las ramas y demás "accidentes" del terreno, no planificados por uno, le dan un aliciente especial de imprevisibilidad. Sin ellos la calistenia sería demasiado urbana.

      Es un poco la lección de "Rocky IV" (bueno, una de ellas). Iván Drago practica con máquinas mientras que Rocky entrena como puede, incluyendo rutinas calistas, en plena estepa pasando más frío que un sereno, improvisando, sacando partido de lo que tiene a mano y realizando esfuerzos que no estaban programados, como cuando ayuda a unos paisanos rusos a desencallar un carro del hielo. Drago es un producto racionalista de la nomenklatura, todo lo mazas y guaperas que se quiera pero distante del pueblo, mientras que Rocky es pueblo y preserva cierta indefinición, cierto punch irreproducible en laboratorio, que a la postre le dará la victoria.

      Curiosamente en la vida real era Stallone quien se beneficiaba a Brigitte Nielsen mientras que Lundgren salía con .... ¡Grace Jones! Puede que le dedique un especial a esa peli XD (es broma)

      Eliminar
  35. Leído en la prensa hoy, en Galicia las cinco carreras con más solicitudes están relacionadas directamente con la salud y el mundo sanitario, y la séptima más solicitada también.

    En FP la rama más solicitada es también la sanitaria. Envejecimiento poblacional, burbuja farmacológica, explosión de las ciencias de la vida (con la neurología en avanzadilla), un nicho profesional y comercial seguro.

    El creciente runrún mediático sobre el transhumanismo está en relación con todo eso, sin duda. He comenzado a redactar Californismo IV, ¡por fin!

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  36. Ahora mismo he alcanzado el mismo volumen que en la época que hice pesas con más perseverancia, con la diferencia de que estoy mucho más marcado y mucho más ágil.

    Le debo a la calistenia haberme ahorrado una de mis típicas depresiones estacionales. Sufro de TAE, me encanta el frío pero las pocas horas de luz hunden mi psique (en verano me pasa lo contrario, detesto el calor pero tantas horas de luz me mantienen siempre eufórico); antes me aferraba al trabajo para pasar esos meses de invierno, me levantaba sin ánimo y me agarraba a las obligaciones laborales como la cría de perezoso al lomo de la madre, esperando tiempos mejores. Pero este pasado invierno me levantaba como un resorte cada mañana, bien temprano, dispuesto a entrenar, a arañar veinte minutos aquí y allá para hacer core, sentadilla, isométricas o lo que se tercie. No me hacía estúpidas preguntas existenciales porque estaba concentrado en hacer, por fin, mi primera serie completa de pull-ups.

    Los procesos depresivos están relacionados con otros procesos, de inflamación crónica. El ejercicio de potencia parece ser especialmente eficaz contra ella. No es sólo que te veas guapo y te tires más fotos. Viene de dentro, no de fuera. Todos los cambios vienen de dentro. Mens sana in corpore sano.

    También optimizas la concentración y la constancia. El mundo deja de existir mientras cierras el agarre en la barra como si estuvieras agarrando de los cuernos al Diablo. Nunca insistiré lo suficiente en el valor de la concentración.

    ResponderEliminar
  37. También he añadido un apéndice, más modesto, a este artículo. Nuevamente doy gracias a los lectores por la tremenda acogida que ha tenido, encaramándose entre los más vistos del blog a pesar de que lo publiqué hace todavía menos de tres meses.

    Ojalá os haya animado a informaros sobre la calistenia y, espero, a practicarla a cañón para experimentar sus maravillosos efectos. Bueno, os dejo que me toca sesión de media hora de full-body a muerte, allá voy, en cuanto pueda responderé a los comentarios de los otros hilos. ¡Salud, salud rebosante!

    ResponderEliminar
  38. Estas últimas semanas han sido muy exigentes, apenas he tenido tiempo para nada, he reducido mi actividad extralaboral al mínimo. Además, el calor puede conmigo. Me asombra la gente-lagartija que se pone al sol y ahí se queda, perdiéndole totalmente el respeto. Yo voy economizando resoles buscando siempre la sombra. He reducido mi entrenamiento de potencia últimamente a dos días a la semana.

    Hay que buscarse la vida. Hay que darse alternativas. Me sorprendí a mí mismo haciendo HIITs yendo y viniendo del curro cual friqui del fitness. Otro método, aplicar la tabata a subir escaleras. Un tramo a toda pastilla, descanso mínimo en el rellano, y otro tramo. Si vives en un cuarto y tienes ganas de ponerte en forma, las escaleras son tus amigas, no un engorro.

    También últimamente he visto a chavales practicando parkour, aquí y allá. A salto único o con encadenados sencillos, pero eso está mucho mejor que tajarse por las noches (cosa que no descarto que hagan) y traba compañerismo. Pocas cosas tan buenas en el mundo como la camaradería. Sin tener que pensar igual, sin tener el mismo nivel de ingresos: simplemente por lo que se hace en grupo.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  39. Últimamente se están comenzando a comentar cosas sobre la rutina 360, o Hiit 360. No hay mucha info, relativamente hablando. El Hiit es el entrenamiento con intervalos de alta intensidad. El más sencillo es el mítico de caminar y esprintar, caminar y esprintar, caminar y esprintar, como alternativa al bobamente monótono "running". A partir de esa variedad de intervalos se puede abrir un mundo de posibilidades, con un poquito de imaginación.

    El 360 va de hacer una serie de tablas de ejercicios varios, con apenas descanso, alrededor de un box de máquinas (de ahí vendrá el nombre, supongo, por los 360º). Entre un circuito y otro puede haber un cierto parón, que los más bestias aprovechan para correr en el sitio o hacer comba. Pero mientras se hace el circuito el descanso es mínimo, algo así como los diez segundos de la tabata.

    Lo mejor es que seguramente es entretenido, y si hay chicas vistosas entrenando la motivación se redobla ;-) Pero bueno, yo lo veo como una ampliación con máquinas de una buena rutina calista full-body, seguramente más eficaz a la hora de quemar grasa durante la sesión pero no para adquirir más potencia específica en los ejercicios.

    Digo lo mismo que dije en este artículo y en el otro, que la quema de grasa no consiste sólo en el desgaste cuando entrenas, sino también -y especialmente- en las respuestas hormonales que el entrenamiento suscita en el organismo.

    ResponderEliminar
  40. Hola Hombre-Lupa, antes de nada, aunque sea algo tarde, desearle un feliz y próspero año nuevo. Me gustaría mucho preguntarle que opina del entrenamiento con pesas rusas o kettlebells y si ha experimentado alguna vez con ello.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no menos tarde te agradezco la felicitación ;-)

      La pesa rusa me parece un complemento muy bueno para las rutinas de peso muerto, potenciando la musculatura estabilizadora mejor que los deadlifts tradicionales. Además se adapta bien a nuestra historia evolutiva, siempre agarrando presas con tendencia centrífuga a escapar de nosotros. La kettlebell, al contrario que pesas y mancuernas (no digamos máquinas-poleas para sedentarios flojos), conserva cierta imprevisibilidad, cierto misterio en el vaivén que le vamos a dar. Además ayuda a mejorar el agarre y el juego de muñeca.

      ¡Salud!

      BTW llevo tres meses complementando la calistenia con pesas.

      Eliminar

  41. Un gráfico interesante de Joseph Signorile sobre la masa muscular y la edad:

    http://www.bodyevolver.com/wp-content/uploads/2014/09/Muscle-Mass-and-Longevity.jpg

    - Quien entrena durante años tiene su pico de masa muscular a mediados de los 40. Quien no, lo tiene durante los 30.
    - La sarcopenia acaba llegando a todos, pero hasta los 70 aún es manejable si haces ejercicio. A esa edad la musculatura es menos visible, porque la piel se hace flácida y colgante, pero se nota igual al tacto.
    Sin embargo poca gente de esa edad hace ejercicios de fuerza. Creo que hay un círculo vicioso: uno se siente más débil y no se ve capaz de hacer ejercicios de fuerza, con ello se sigue debilitando y sintiendo más débil para hacer esos ejercicios...
    También hay que contar con la artrosis y lesiones articulares o de espalda mal curadas.

    Yo llevo ya un mes y medio fuera de juego con codo de golfista. Estaba entrenando escalada, anillas y ejercicios de fuerza de pinza a la vez y prácticamente cada día, sin apenas darme cuenta del peligro. Ahora parece tan obvio... En fin, mi primera lesión en 8-9 años de entrenamiento avanzado con mi propio peso.
    Ahora hago saltos explosivos, corro colinas y los 400 m, una de las pruebas atléticas más intensas e interminables que he probado (con excepción de los insoportables 440 m vallas).

    ResponderEliminar