martes, 10 de noviembre de 2015

Por qué soy cristocéntrico





Hace prácticamente un año, en el índice del blog, me definí como arqueísta, nacionalista ibero, antiglobalista, liberal, cristocéntrico e ilustrado oscuro. Parte de esos exponentes de mi pensamiento personal acerca del mundo no necesitan mucha explicación. Por ejemplo, es evidente que ser liberal implica que el valor irrenunciable a partir del cual construir una sociedad debe ser el de la libertad personal, una libertad vivida con entusiasmo. Otros exponentes resultan más indefinidos. El presente texto estará dedicado a la explicación de lo que entiendo que es cristocentrismo, y a por qué me adhiero personalmente a él.

-Debo decir de entrada que cristocentrismo es necesariamente algo distinto de cristianismo. Se trata de una de las cosas más enrevesadas de explicar por mi parte, toda vez que mi percepción del cristianismo ha cambiado, y no poco, desde que abrí el blog en la primavera del 2013. Siempre he estado interesado en cuestiones religiosas y esotéricas, pero más bien desde la distancia. Sólo a raíz de la guerra civil que ha destruido Siria como Estado mi implicación emocional hacia las minorías cristianas perseguidas me llevó a dar un paso adelante, declarándome nazareno. Durante estos dos años y medio de blog he reflexionado mucho al respecto, nuevamente desde la distancia, alrededor de lo que es el cristianismo. Lo he considerado, de todas las posibilidades, a buen seguro la mejor de ellas a la hora de vertebrar un país, un pueblo. Las opciones paganas resultan ridículas a estas alturas, siendo el neopaganismo un artificioso intento de revivir lo muerto, intento que además nace de la incredulidad de quienes lo practican. En cuanto al ateísmo, no sirve para construir una ideología de alcance. Sólo tenía fuerza cuando formaba parte de una ideología mayor que él, el marxismo-comunismo, quedándose hoy día en una especie de materialismo craso. Mientras, el cristianismo había dominado Europa durante milenio y medio, tiempo tras el cual el planeta estaba hegemonizado por europeos, algo de lo que el paganismo ancestral no podía presumir. Se podría objetar que lo importante había sido el factor europeo (factor que no se vio en tiempos paganos, por cierto). Sin embargo, ¿es eso así? ¿Qué secretos esconde el corazón mismo del cristianismo que hacen de él una cosmovisión a un tiempo tan familiar como chocante para nuestra tradición milenaria? ¿Qué ingrediente tiene el cristianismo para, dos mil años después, ofrecer una refundación de sí mismo y seguir considerándose vigente? A eso quiero responder.

-Si me preguntan si soy cristiano, tengo que responder que en puridad de conceptos no lo soy. Y eso por una serie de razones que es necesario explicar pero que se podrían resumir en que el cristianismo, como tal, es lo que prefiero denominar jesusismo. Entremos en materia intentando deslindar parcelas. Cuando se habla de Jesucristo, sin lugar a dudas el nombre más destacado de la historia humana siquiera por influencia y repercusión, los observadores más agudos sin duda notarán que ese nombre es una palabra compuesta de otras dos palabras, Jesús y Cristo, que tienen distinto origen. Jesús era un nombre de varón relativamente común en hebreo y arameo, citado al menos una decena de veces en la Biblia hebrea, y que vendría a significar "Yahvé salva". Cristo es una palabra de origen griego que viene a significar "ungido" o "consagrado": la imposición de óleos santos en la piel de alguien, algo así como la versión invisible de los tatuajes o "armaduras de piel" (como se conocen en otras culturas: así, la "armadura de Buda", que protege contra la voracidad de los espíritus), imbuía de una naturaleza y una misión al confirmado que hacían de él alguien especial, conectado con la divinidad y con el destino (la ceremonia de ser armado caballero sería la versión guerrera de esa unción). El término hebreo para lo mismo es Mesías.



 Una de las primeras imágenes barbudas de Jesucristo -esto es, Jesús investido de rango mesiánico como Alfa y Omega de todo-, de las catacumbas de Comodilla, vista en Wikimedia Commons. Desde un principio fue considerado innegablemente europeo.


-El cristianismo es jesusismo porque para el cristianismo el contenido doctrinal de la figura de Cristo es llenado a partir de Jesús. Es decir, lo que dijo e hizo Jesús -su predicación, sus parábolas, sus profecías, sus admoniciones, sus curaciones, su ejemplo, su entrega consciente- es lo que define a Cristo. Pero, además, su existencia como tal le conecta con una serie de (supuestas) profecías recogidas en los libros del llamado Antiguo Testamento.

La más célebre profecía es la que se recoge en Isaías 7: 14. Según el texto profético, en un momento problemático para el pueblo judío se anuncia como señal divina el nacimiento de un niño del vientre de una virgen embarazada. Según la redacción final de Mateo 1: 23, la concepción virginal de Jesús se dio para que se cumpliera la lejana profecía de Isaías. Ahora bien, ningún lector imparcial puede dar por buena esa supuesta conexión entre oráculo y cumplimiento. El texto de Isaías se refiere a un contexto totalmente distinto, está puesta en presente, la traducción del original almah como "virgen" es discutible dado que en los demás casos se traduce como "muchacha" y, además, el niño anunciado no se llamará Jesús sino Emmanuel.

Abundan las falsas profecías cumplidas en el Evangelio, tomando citas concretas descontextualizadas de libros anteriores. Como no es el objetivo de este artículo hacer un estudio ni una exégesis del Nuevo Testamento, no profundizaré en ello. Diré que el jesusismo busca su legitimación mesiánica para conectar al personaje de Jesús de Nazaret con las profecías hebreas de cuyo tronco nace. Los judíos del siglo I esperaban a su Mesías. Llevaban tiempo esperándolo. Durante ese siglo y el siguiente, desde Teudas hasta Bar Kojba, la región de Judea fue sacudida una y otra vez por presuntos mesías que una y otra vez caían. En esa época loca, difícil de entender desde nuestra perspectiva, cada dos por tres aparecía un nuevo mesías. Algunos eran meros visionarios; otros, feroces guerreros. Jesús, con toda probabilidad, debería ser englobado entre los primeros, entre los predicadores.

Pero ¿qué le hace tan especial? ¿Por qué ha prendido tanto?

-En tiempo de Jesús y alrededor de Jesús sucedió algo. Ese algo que sucedió es el núcleo mismo de lo que quiero dar a entender. Y para entenderlo del todo podemos formular hipótesis sobre quién era Jesús y en qué consistía su relación con Dios y con el Cristo.

Podemos tomar a Jesús como un mesías guerrero fracasado cuya imagen es adecentada para la posteridad por sus seguidores. Esa tesis, muy minoritaria, puede ser perfectamente descartada.

Podemos tomar a Jesús como un conglomerado de mitos de varias procedencias. Esa tesis esoterista estuvo en boga durante mucho tiempo; ahora ha perdido fuelle. O podemos tomar a Jesús como lo toma la mayoría de la historiografía, como un reformador religioso al que, a su muerte, se le adornó con rasgos míticos con objeto de captar más adeptos. Las profecías autocumplidas atraerían a los judíos; otros ingredientes como el nacimiento de madre virgen, las señales en el cielo o la comunión con carne y sangre atraerían a los paganos; las curaciones milagrosas y los anuncios de la Parusía atraerían a los aprensivos.

No podemos tomar a Jesús como literalmente se le presenta en los Evangelios. Y ello por una sencilla razón: los Evangelios son obra humana, no inspirada por Dios, y presentan serias contradicciones tanto entre sí como internamente. Pienso que un análisis serio, desde una perspectiva adulta -creyente o no-, debe dejar zanjado este punto. Sobre Jesús es difícil saber realmente quién fue, porque no dejó nada escrito y todo lo que sabemos o creemos saber de él proviene de recopiladores que no le conocieron. Pero algo ocurrió alrededor de Jesús que causó un enorme impacto. A mi entender la tesis de que Jesucristo es un conglomerado de mitos acerca de un personaje que no existió tiene un grave inconveniente, y es que nadie entrega su vida por un conglomerado de mitos. Y los primeros cristianos entregaban alegremente su vida. No lo hacían por lo bonito que puede ser un relato mítico-legendario sincrético, como pensaría un estudioso del tema sentado en su despacho en un departamento de una universidad pública (alguien que lo ve en la distancia, y que vive de una dotación presupuestaria abonada con los impuestos de otros), sino por algo que vieron y experimentaron, neta y claramente, en aquella tierra polvorienta siempre sacudida por estallidos de violencia. Nadie es mártir del sincretismo. Eran mártires por Cristo.

Personalmente distingo entre elementos que son añadidos justificativos (el evangelio de Mateo está lleno de ellos), sean míticos o naturalistas, y otros elementos quizá míticos pero que forman parte de la entraña del relato. Pero lo más fascinante de todo es que a veces no se pueden distinguir. Cuando según Mateo el niño Jesús es llevado a Egipto porque se teme por su vida, el redactor indica que con eso se cumple la profecía "de Egipto llamé a mi hijo", lo que sería un recurso a posteriori para darle legitimidad a Jesús como Mesías pues en él se cumplían los oráculos; pero igualmente que un niño divino viva como refugiado en otra región, lejos del poder de un rey que quiere matarle, es un rasgo común de numerosos mitos de la Antigüedad, conectados también con los cuentos de hadas y éstos con la psique humana.

En el siglo I ocurrió en Judea un cataclismo colectivo, que estaba prefigurado por una revelación personal, íntima.


Detalle del Arco de Tito. La menorá del Templo, expoliada.

Se conserva en un viejo manuscrito de principios de la Edad Media la carta de un filósofo estoico sirio llamado Mara bar Serapión, dirigida a su hijo. La mayoría de estudiosos optan por datarla en el último cuarto del siglo I. En la carta, Mara se lamenta de la suerte que corrieron tres hombres sabios, asesinados por su propio pueblo. E indica que la injusticia que cada sabio sufrió a manos de los suyos se volvió contra ellos, pues atrajo la desgracia sobre sus pueblos. El propio Mara sufría en carne propia la desgracia pues su ciudad natal, Samosata, había caído bajo poder de los romanos en el año 72, de modo que la carta era una forma de consolarse apostando por la filosofía como una virtud humana que resiste el paso del tiempo mientras que las tiranías terminan colapsando tarde o temprano, recibiendo su merecido. Los tres hombres injustamente asesinados según Mara son Sócrates, Pitágoras y el "rey sabio" de los judíos. Tras la muerte de este último, los judíos fueron destruidos y dispersados en todas direcciones (toma de Jerusalén, año 70) mientras que él sigue viviendo en la nueva ley que había promulgado.

Esta fascinante carta deja entrever que en Judea ocurrió algo, algo muy importante, algo trascendental. Un rey sabio dictó una nueva ley, fue muerto por los suyos (en este caso sería más correcto decir que fue muerto por Roma a petición de un sector importante del stablishment hebreo, amenazado por la predicación de aquel hombre, para evitar una rebelión) pero vive en esa nueva ley.

Jesús, efectivamente, recibió una iluminación. Jesús fue consciente de que tenía una misión. De algún modo lo supo. Jesús hablaba con una entidad, a la que denominaba Abbá. Es un término arameo traducible como "papá", y cuya raíz Ab significa fuente. Así, Jesús hablaba con familiaridad con la Fuente de todo. Jesús estaba muy próximo a algo de gran poder que cambió su vida y, con él, la de los demás.

-Ésta es mi tesis: Jesús encarnó al Ungido.

-¿Quién es el Ungido? Es un Arquetipo, una figura humana recurrente que parece estar en el subconsciente de numerosos pueblos (no me atrevería a decir de todos, porque lo desconozco). Los arquetipos son avistados en determinadas regiones y por gentes de determinada psique. Influyen tanto el factor geográfico como el humano. Incluso podría decirse que el factor geográfico influye en el humano (morfología del suelo y del subsuelo, la flora, características de la atmósfera -iones negativos, incidencia de radón-) permitiéndole abrir un nuevo canal en la mente, canal gracias al cual podrá sintonizar con realidades hasta entonces invisibles para él.

Hemos hablado de arquetipos, al menos de arquetipos celestes, en el blog. Hemos hablado de la Señora, arquetipo femenino cuyo radio de avistamientos va preferentemente del arco mediterráneo desde Anatolia hasta Iberia (y que los católicos han identificado como María, madre de Jesús), y hemos hablado del Hiperbóreo, arquetipo masculino cuyos avistamientos se concentran en California (y que los ufólogos californistas han identificado como Asthar Sheran). A estos dos arquetipos celestes, ambos relacionados con signos celestes -preferentemente el planeta Venus, pero no es el único-, hay que sumarles el Ungido.

El Ungido es un varón que nace por fecundación celeste en una hembra humana caracterizada por su virginidad, sus grandes dones personales y su linaje real. Ese varón crece amenazado por el mal -un rey temeroso de ser destronado quiere matarle, el Diablo ansía tentarle-, apartado, esperando la llegada de su misión. Ese varón alcanza el cenit de su energía divina en contacto con lo natural, perdiéndola en entornos urbanos, donde puede morir. Los ríos, las colinas y los árboles son cruciales en su designio. Irradia energía. Carga con las culpas de la humanidad. Muere para llevar esas culpas al Infierno, a los estratos más bajos del planeta, haciéndolas así desaparecer, renovando el mundo. Y regresa, en plenitud física, acompañando a los aprendices de héroe que de vez en cuando aparecen entre nosotros los humanos.

Tal vez los arquetipos reflejen un pasado evolutivo que debemos recuperar. O tal vez esos arquetipos están prefigurando nuestro futuro evolutivo: de igual manera que nosotros somos incomparablemente más bellos e inteligentes que un australopiteco, los Arquetipos celestes podrían indicarnos lo que seremos como especie si nos esforzamos por ello, si insistimos en el camino de la santidad.

En el caso de la Señora, ese arquetipo ha sido "secuestrado" por el catolicismo en forma de Virgen María. En el caso del Hiperbóreo, qué decir de los californistas y sus aviesos planes. Pero, por algún motivo, el Ungido se resiste a quedar petrificado. Cada año hay innumerables libros sobre Jesucristo. Infinidad de ateos le toman como fuente de inspiración. La mayoría de cristianos prescinden de una parte del mensaje cristiano y se centran en la otra, que les motiva más. Hay "algo" en ese personaje que nos mueve a la acción, a abominar de nuestros vicios, a decir valientemente la verdad, a renovarnos y ser nosotros mismos.

A fin de cuentas, tanto la Señora como el Hiperbóreo no dejaron de ser entes celestes que nos hicieron visitas y poco más. La vinculación astral permaneció indeleble en ellos. Mientras, el Ungido realmente bajó de la esfera celeste hasta nosotros, realmente se hizo carne, realmente fecundó el mundo implicándose en él, no meramente siendo avistado. La implicación del arquetipo en nuestro destino, en nuestra vida, fue total. Por eso estuvo dispuesto a morir. No fue distante como los demás arquetipos. Por eso sigue aquí, entre nosotros, hasta el fin.


El Ungido, presencia recurrente en las expansiones indoeuropeas.

Lo que estoy diciendo es estrictamente herético. Y tiene que ser así. Hemos heredado la prohibición eclesial de no salirnos de los cuatro evangelios canónicos. ¿Por qué, si cada congregación tenía su propio Evangelio, y buscaba a Cristo según su leal parecer y entender? Los primeros cristianos habían recibido una revelación intensísima, portentosa, que les había apartado del mundo mental que conocían y les había llevado incluso al martirio. Habían bebido de las fuentes de Dios, de la cornucopia inagotable con la que habían sintonizado gracias al Ungido.

-Tengamos en cuenta una cosa, que no soy el primero en decir: Yahvé y Abbá no son el mismo dios. Jesús, poseído por el Ungido, adoraba a un dios que no tiene nada que ver con el dios de los judíos.

Se me dirá "pero Jesús era judío" y "era fiel cumplidor de la Ley", etc. Voy a argumentar lo que estoy diciendo.

En el Antiguo Testamento, la presencia del dios judío (llamado preferentemente Yahvé, aunque otra fuente prefiere llamarle Elohim, "conjunto de dioses", pues los antiguos cananeos eran politeístas) es continua, intensísima, y su voz aparece permanentemente dirigiendo el hilo de la historia. En el Nuevo, a quien tenemos es al Hijo, mientras que el Padre está totalmente ausente del plano narrativo (con contadas excepciones que debemos entender como interpolaciones tardías: así, la voz de Dios durante el bautismo de Jesús en el Jordán). Mientras el dios del AT es lejano y tiránico, el del NT no alza la voz pero sabemos que está muy próximo. Basta con orar en la propia habitación para acceder a él. Sólo en el momento final de la crucifixión Jesús es "abandonado" -así lo dice- pues el arquetipo no puede morir: al ser resucitado, el Ungido retoma el cuerpo sutil de Jesús para completar la predicación.

El dios del AT exige grandes sacrificios de animales, que reglamenta de manera casi maniática en el Levítico. Gracias al aroma de los animales sacrificados y cocinados, el dios se aplaca. Ese dios Yahvé es necesariamente falso, y distinto del dios de Jesús, que no pide ese tipo de sacrificios. El dios del AT promueve auténticos genocidios. Es el caso del escandaloso libro de Josué, en el que los israelitas complacen a Yahvé matando todo lo que encuentran. No sólo hombres, mujeres y niños sino también el ganado. Lo matan todo. Y Yahvé está muy contento: abre el Jordán para que pasen e incluso acampen en su cauce despejado, les sigue enviando maná hasta que encuentran tierras arables, y hasta detiene el Sol para que los israelitas consumen su enésimo genocidio. De Jericó sólo se salva una prostituta, Rajab, junto con su familia, por haber ayudado a dos espías hebreos. Esa Rajab es ascendiente directa de Jesús.

¿Cómo puede ser Abbá el mismo dios que Yahvé? En Deuteronomio 28: 15-68 este dios anuncia una prolija serie de castigos para quienes le desobedezcan. Los castigos son de toda clase. Nunca un dios amenazó con tanta calamidad a la especie humana. Sin embargo .... se olvidó del infierno. La gehenna de fuego inextinguible se coló por contaminación cultural en el mundo hebreo, posiblemente desde el zoroastrismo. La gehenna era una abstracción referida al valle de Gehinnom, donde los antiguos cananeos sacrificaban a sus propios hijos al fuego, y que en tiempos de Jesús se había convertido en un vertedero de basura que era regularmente incinerada. La Iglesia católica exageró exponencialmente la figura del Infierno como lugar de eternas torturas, algo 100% chocante con el mensaje evangélico (de eu-angelon: buena noticia) pero muy útil para cultivar el miedo en las almas y emplear el chantaje de la evitación de tan horrible lugar para mantener los privilegios clericales. 

El dios Yahvé es nihilista. Así, crea todo de la nada. La creación ex nihilo es uno de los grandes quebraderos de cabeza para quienes quieren creer, porque repugna a la psique humana. No menos repugnante es que se nos diga que nos dirigimos igualmente a la nada. Eso convierte en inútiles nuestros esfuerzos y nuestra vida. Pero eso mismo es lo que dice Yahvé, cuando castiga a Adán a ser de nuevo polvo. Yahvé no cree en la existencia de algo más allá de la muerte. Abbá sí, y con él Jesús. Saben que hay otras cosas, otros planos de la realidad. Yahvé limita sus castigos hasta el momento de morir, mientras que a partir de Abbá nace una responsabilidad post-mórtem (el propio Cristo es post-mórtem de Jesús), distorsionada por el catolicismo con su chantaje del infierno.

Por eso los judíos no suelen presumir de Jesús. A pesar de que era judío, tratan a la persona más conocida e influyente de la historia como si fuese un don-nadie, un advenedizo. Y, desde su particular óptica, tienen razón. La predicación de Jesús no enlazaba con el dios Yahvé, sino con otro dios. Por decirlo con una metáfora taurina, Jesús fue un espontáneo.

En lo que estoy diciendo es obvio que prescindo de las palabras evangélicas exactas, prefiriendo apelar a su espíritu. Las palabras exactas de Jesús no pueden ser conocidas. ¿Hasta qué punto está manipulado el Evangelio? ¿Qué versículos son los correctos, y cuáles deben ser desechados? Es ésta una tarea enorme que no me corresponde realizar ahora. Es al espíritu del Evangelio a lo que aludo.

¿Por qué hay gente que ama a Jesús, si teóricamente está muerto? Nadie ama a los muertos. Se puede admirar a gente muerta de otro siglo, pero no amarla. Sin embargo, millones de personas AMAN a Jesús. ¿Por qué tanta gente siente que Jesús está vivo? ¿Por qué muchos, siendo ateos incluso, al leer el Evangelio -crean o no en su contenido- sienten que están siendo interpelados directamente, que alguien les está proponiendo un cambio de vida? ¿Por qué imaginamos apuesto y europeo a Jesús?


 Uno de los libros que más me han influido en este tema es Ensayos sobre el infringimiento cristiano (1967), obra muy poco conocida del novelista Ramón J. Sender. En el libro Sender se confiesa cristiano, partiendo de la base de que Jesús no existió pero el Cristo sí, siendo el Cristo una figura recurrente en la Antigüedad, relacionada con el fuego y especialmente con el Sol, una figura elevadora del espíritu humano.


-El Ungido irradia energía. Pero para cargar las pilas con elevada bioelectricidad debe acudir a lugares no viciados por la contaminación, el revoltijo humano y el hacinamiento. Señales de gran poder se dieron en parajes naturales como la orilla del río Jordán (donde fue bautizado y se abrieron los cielos) o como el monte Hermón (el más probable emplazamiento de la "alta montaña" donde irradió tanta energía que de él se desdoblaron dos cuerpos sutiles que los apóstoles tomaron como Elías y Moisés: hay que entender que interpretaron el evento según su sesgo cultural; el monte está en una zona considerada tradicionalmente lugar de poder, horadada por cuevas kársticas y en la que hubo un intenso culto al dios Pan).

Tan elevada es su energía que basta para sanar. En el episodio de la hemorroísa, ésta se cura con sólo tocar su túnica. Es más, Jesús nota que sale energía de él. 

Por contra, Jesús muere en una urbe atestada de gente y de suciedad. Allí pierde su poder y se siente abandonado por Dios. Jesús mismo identifica el destino de los pecadores con el signo distintivo por excelencia de las ciudades: el vertedero de basura (la gehenna). Y dentro de Jerusalén busca, para acercarse a Abbá, una zona verde: el huerto de Getsemaní, un hermoso olivar. Ahí tenemos tanto la conexión con la naturaleza, lejos de la aglomeración humana, como la referencia al aceite, al óleo: a la unción: la confirmación de una misión divina.


Imagen: AFP. El Ungido como mediador entre el dragón benéfico del Cielo y los pliegues de la Tierra.

-La configuración de la historia es recurrente. Una anécdota muy curiosa tiene que ver con el orientalista Agostino Antonio Giorgi (1711-1797), el primero que escribió un tratado sobre la cultura tibetana en el mundo cristiano. Giorgi recopiló todos los escritos que habían dejado los misioneros capuchinos durante su estancia en el Tibet, entre 1703 y 1745, hasta que los chinos intervienen en el país, y los refundió en el inmenso Alphabetum Tibetanum (1762). El erudito se llevó una gran sorpresa al constatar que para los capuchinos era muy complicado conseguir que los tibetanos se convirtieran al cristianismo. Ellos tenían ya un Cristo, un varón nacido de la unión del dios celeste con una virgen de linaje real, que había muerto para expiar los pecados de los hombres y que había resucitado. Los tibetanos se negaban a la conversión, alegando que sus creencias eran más o menos iguales que las cristianas, pero mucho más antiguas.

En mi opinión, el arquetipo del Ungido está relacionado con las expansiones indoeuropeas, que también llegaron a China y al Tibet, y a su vez tanto el Ungido como el indoeuropeísmo se relacionan con un tercer elemento, permanentemente recurrente: la Cruz.

Una leyenda egipcia nos dice que la reina Mutemuia concibió virginalmente al futuro faraón Amenofis III. La reina se quedó encinta tras ingerir una cruz. También la cruz representa la unión de Osiris con Isis (cuya imagen con Horus en brazos inspiró innumerables Madonnas con niño). La cruz va desde las runas escandinavas hasta el Extremo Oriente: hasta la cerámica china y los ger mongoles, en forma de esvásticas,  como he podido comprobar con mis propios ojos.


Viene de lejos. Ötzi, el hombre de las nieves, sigue luciendo una cruz tatuada en su momificada piel. Crédito: Robert Parigger / EFE.

La cruz de Cristo es varios milenios anterior a la cruz en que murió Jesús, del mismo modo que Cristo era varios milenios anterior a Jesús, y la Señora también mucho más antigua que la Virgen María. Así lo entendió, quizá, el propio Jesús en el más bello y esotérico de los evangelios, el de Juan, cuando dijo (o el Ungido a través de él) ser incluso anterior a Abrahán. En ese sentido muchos místicos cristianos han entendido que durante la Creación el Cristo fue diseñado por Abbá, empleándolo para configurar a Adán -según lo cual Adán y Jesús deberían tener el mismo aspecto- para después mantenerlo latente hasta el momento preciso, que se dio en el siglo I en la región de mayor voltaje emocional del planeta, allí donde todavía los judíos rezan ante un muro que es lo que queda del Templo y se amenaza diariamente con guerras y destrucción. Hoy como entonces.

Soy muy crítico con el cristianismo, pues no dio lo que podría haber dado. Fue rápidamente absorbido por Roma, continuando su existencia de un modo distorsionado. Pero por debajo de las realizaciones históricas y doctrinales cristianas sigue latiendo la llamada del Ungido. Si lo acontecido en el siglo I hubiera ocurrido en 1917, como pasó con Fátima, tendríamos lecturas alternativas, reconstrucciones y misterios que al quedarnos tan lejos y habiendo pasado por encima el rodillo del literalismo oficialista católico se han perdido y no nos queda sino aventurar, como he hecho yo. Jesús contactó con un arquetipo al igual que lo hizo Lúcia dos Santos con la Señora -y quién sabe si también George van Tassel con el Hiperbóreo-, pero no se limitó a reconocerlo y reseñarlo sino que lo vivió en su carne y su sangre, lo que convirtió a éstas en algo tan importante que las ofreció como comunión para revivir entre sus discípulos su íntima conexión con el Ungido.

Quizá por eso las películas sobre Jesús suelen ser tan flojas. Olvidan completamente el componente mistérico, esotérico. En esas películas Jesús debería materializarse de un modo especial. Siempre que releo el Evangelio me imagino a los apóstoles pensando en sus cosas en la habitación de una casa y Jesús apareciéndose ante ellos, de repente desde el fuego de la hoguera que fijamente miran, o atravesando la pared. Y siendo condenado por un Sanedrín de supervivientes neandertálidos tras la expansión indoeuropea que lo cambió todo. A veces he imaginado mentalmente una película sobre Jesús con un Sanedrín formado por neandertales.


La importancia de los rasgos en las elaboraciones míticas. Un arménido neandertalizado representa el viejo orden pre-indoeuropeo queriendo dañar la conexión entre Dios y los hombres para así continuar con su sistema salvífico yahvista. Quien tenga ojos para ver, que vea.


Es por eso que apuesto por el cristocentrismo. Éste consiste en sentir al Ungido en nosotros. Es la imitación de Cristo, como se llamaba uno de los best-sellers de la Baja Edad Media. No consiste en aplicar las palabras que dejó Jesús, o que pusieron en su boca, como quien sigue un libro de instrucciones. Muchas de las afirmaciones de Jesús son magníficas, mientras que otras son discutibles y hasta penosas. Jesús fue un hombre, un gran hombre sin duda, pero debemos ir más allá de Jesús para encontrar a Abbá.




Este texto queda abierto a posteriores ampliaciones. Las preguntas que se me quisieran proponer podrán ser añadidas al cuerpo del artículo junto con la respuesta, si las hay y si se estima necesario.



29 comentarios:

  1. Solo podría decirte una cosa de tantas que se me vienen a la mente; Hablas del libro la Imitación de Cristo de Kempis, solo te diré que lo leas.
    Sobre el dibujo de Cristo siendo besado por Iscariote, me pareció revelador y no lo había tomado con tanta consideración; en una Biblia para niños que tengo Iscariote sale con cabello rizado como de negro y negro de ojos y cabello. En ese dibujo que presentas podríamos decir un ario vs un armenido. ¿ese dibujo es medieval cierto?
    Solo diré que el subconsciente es muy sabio y tenemos instintos grabados. Agregaría que esto es muy complejo porque lo negro y lo blanco no siempre es lo que parecen; ya que aquí están muy esoteristas, lo blanco o sea lo rubio o lo pelirrojo tienden por un lado a asociarse con benevolencia como con algo de que cuidarse, leyendas de gigantes pelirrojos abundan en el planeta. De lo rubio pues tenemos a los germanos o vikingos que no tenían mas en la cabeza que guerrear y buscar buen botín; o como digo esta lo benevolente que es el hombre rubio salvador del pueblo, sabio, que quizá provengan de las verdaderas invasiones arias, que vaya esa invasiones no fueron muy diferentes a las de las tribus germanas pero diré que por lo que he leído ellos iban a conquistar y civilizar o traer orden a culturas decadentes y siempre por orden de sus dioses, yo diré que Dios se medio de esos dioses menores, en las invasiones germanas el orden lo terminaron imponiendo de nuevo las elites romanas ya cristianizadas. Otra cosa en el arte bizantino lo moreno era bello, Jesús y los arcángeles son morenos de cabello y ojos cafés o marrones. Pero lo negro también esta el instinto de algo sobre que cuidarse, Hic niger est, hunc tu, romane, caveto. ("De aquello que sea negro, protégete, romano", latín). Obviamente esto tiene de orígenes arios. Para finalizar he de decir que no creo mas en la Evolución darwiniana, para mi todos venimos de Adán y Eva, y después del diluvio de Noé y sus descendientes; aunque creo sin lugar a dudas que puede haber degeneración o ascensión del hombre y la mujer dependiendo su virtud o impiedad. Todo esto es muy complejo y seguro se me escapan ahora muchas cosas.
    Diego

    ResponderEliminar
  2. Un placer leerte como siempre.

    Más que hereje, te definiría cariñosamente como cristiano "freelance" (je). Tienes bastante de gnóstico y algo de adopcionista y de marcionita. Creo que si hubieras vivido en el siglo XIII habrías sido carne de cátaro... o un alumno aventajado en las aulas de san Alberto Magno nunca se sabe.

    De R.J Sender es mejor leerse "Requiem por un campesino español" aunque no comparto sus ideas. No hay nada peor que un ateo intentando racionalizar el cristianismo. Bueno sí lo hay, tu paisano Salvador Freixedo un exjesuíta reconvertido en magufo con su "El Cristianismo: un mito más" y el infumable "Defendámonos de los dioses" (creo que lo has citado alguna vez).

    Jesúcristo es el arquetipo y modelo de muchas cosas además del Ungido. Es el arquetipo de sacerdote, maestro y hombre carismático que no solamente se desprende de sus pertenencias y se lanza a los caminos sino que arrastra a otros con él. Es el arquetipo de santo, asceta y monje perfecto que domina su cuerpo; guarda celibato, es capaz de retirarse a ayunar al desierto 40 días "like a boss", de ser tentado por el demonio y derrotarlo y de soportar estoicamente la tortura y la muerte. Y además de propina vencerla. En comparación con Cristo, el terrorífico Judas del grabado de arriba tiene algo de primitivo, de simiesco.

    La propia Iglesia Católica tiene también mucha simbología de conexión Tierra-Cielo. La sucesión apostólica sería una especie de cadena de conexión con la Divinidad. Recordemos también que el Papa tiene el título de Pontifex Maximus que significa el constructor de puentes. Eres un poco duro con el legado romano. ;-)

    Un pequeño apunte sobre la longitud/color de pelo o aspecto físico de Jesús. El representarlo con barba y pelo largo y claro parece que sí es algo completamente 100% pagano europeo ya que no era frecuente entre los judíos de aquella época ni siquera entre los nazarenos. El motivo era equipararlo de alguna forma con los dioses/héroes de la antigüedad. De hecho los Testigos de Jehová en todas las publicaciones del WatchTower lo representan como un hombre atractivo y de rasgos viriles (ya que según ellos es como Adán un hombre perfecto) y con el pelo corto.

    Y no olvidemos que igual que hace dos años tristemente los cristianos de todas las denominaciones siguen siendo masacrados en Oriente. :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marción es un personaje sumamente interesante (era un hombre rico, lo que nuevamente vuelve a dejar en ridículo eso de que el cristianismo era "religión de desharrapados") cuya idea de que el dios del AT es distinto del Dios de Jesús, un dios de segunda, da en el clavo a mi entender.

      En mi opinión, la sucesión apostólica romana no es histórica. Ni siquiera podemos estar seguros de que Pedro fundase la congregación romana. Es más, casi lo descartaría. El primer obispo de Roma sería el desconocido Lino.

      La figura del papa es la continuación de la nefasta influencia romana entre nosotros, pero por otros medios. El catolicismo ha supuesto que fuésemos súbditos de Roma otro milenio y medio más, conjurando la posibilidad de un cristianismo ibero que pudiera además ramificarse por América. Una enorme oportunidad perdida.

      Si damos por buena la Síndone, Jesús era presumiblemente rubio y tenía el pelo largo, a lo esenio.

      ¡Salud!

      Eliminar
  3. Por su propio bien, tanta erudición se les indigesta y les ciega, que los vuelve duros de corazón y no ven. Les falta mas inocencia y menos conocimiento vano.
    El mayor en el reino de los cielos
    1En aquel momento se acercaron los discípulos a Jesús, diciendo: ¿Quién es, entonces, el mayor en el reino de los cielos? 2Y El, llamando a un niño, lo puso en medio de ellos, 3y dijo: En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.… Y YO OS REPITO SI NO OS CONVERTIS Y OS HACEIS COMO NIÑOS, NO ENTRAREIS EN EL REINO DE LOS CIELOS...
    Diego

    ResponderEliminar
  4. Hola , un post bastante inspirador. Yo tambien creo que desde que la figura de Cristo y su mensaje se institucionalizaron oficialmente en Roma ( aparicion de la Iglesia como organismo de poder) se perdio mucho de la verdadera esencia del Cristianismo, y poco a poco el Vaticano se fue degenerando y corrompiendo mas y mas, hasta llegar a la autentica piltrafa que es hoy.

    Yo creo que Jesucristo no era "un hombre mas", o un "iniciado" muy sabio, o alguien que con mucho esfuerzo "cualquiera" podria convertirse en él, como dicen los new age. En el fondo las gentes que piensan asi no son verdaderos cristianos,ni tienen verdadera fe, eso para mi esta claro.

    Jesucristo era la encarnacion misma de Dios, y queda demostrado por los siguientes versículos:

    "Yo y el Padre somos una sola cosa" Juan 10:30

    "Toda potestad me es dada en el cielo y la tierra" Mateo 28:18

    "A Dios nadie lo ha visto jamás; el Hijo único, que está en el Padre, nos lo ha dado ha conocer" Juan 1:18

    "Y aquel que es la Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros, y nosotros vimos su gloria,gloria cual de unigénito venido del Padre, lleno de gracia y de verdad" Juan 1:14

    "Jesús le dijo: llevo tanto tiempo con vosotros,¿y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre" Juan 14:9

    "Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie va al Padre sino por mí" Juan 14: 6

    "Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre en mí " Juan 14:11

    "Mi Padre me ha confiado todas las cosas" Mateo 11:27

    "El Padre ama al hijo, y ha puesto en sus manos todas las cosas" Juan 3:35

    Jesucristo, como bien dices Lupa, es un Arquetipo, el del Heroe - Dios que se sacrifica por la humanidad, para tender un puente desde el cielo hacia los hombres.

    Un Arquetipo que está vivo, y de hecho es el Rey de todos los símbolos sagrados y Arquetipos, para mi. Yo busque en todas las culturas y religiones (y pseudo - religiones), fui un budista zen, meditaba todos los dias, luego fui un new age que leia al pseudo guru Osho, pero años mas tarde afortunadamente me encontre con los libros de Rene Guenon, de Mircea Eliade, de Federico González Frías, Swedenborg y me ayudaron a apreciar realmente mi propia cultura europea,la cual yo despreciaba, y sobre todo al para mi "desacreditado" Jesucristo.
    La iglesia catolica es una institucion en la que se infiltró la mentira y la corrupción casi desde el principio, y ya colmó la medida de la maldad en el siglo XIV cuando ayudo al rey de Francia a acabar con la honorable Orden del Temple.

    Como decia , en ninguna religion (o pseudo religion) encontré nunca algo tan verdadero y Potente, como la figura y la sagrada persona de este Dios - hombre.
    Y el evangelio de Juan es el que para mi condensa mejor la esencia espiritual de sus enseñanzas y su espíritu.

    Lupa(y la gente que lea esto), si quieres conocer hasta donde llega la fuerza de Jesucristo, te animo a que veas este video, donde un ex - satanista (el tercero en rango de toda la ciudad de Nueva York, nada menos), cuenta como salió( mas bien podría decirse que Dios mismo lo sacó) del Palo Mayombe y la Santeria. Es un video MUY interesante donde explica su historia y realmente merece la pena verlo:

    https://www.youtube.com/watch?v=I11L71PD3Lw

    Lo encontrarás interesante seguro ( aunque espero que domines bien el inglés porque no tiene subtítulos)

    Saludos
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Clímax de la Cristiandad se encuentra en la Iglesia Católica y en la Eucaristía. En la Eucaristía se resume lo que es ser cristiano. El que esta con la Iglesia de Cristo que es la Piedra que no quiebra el diablo; San Pedro su fundación que utilizo Jesucristo. El que come de la carne y bebe la sangre de Cristo, Él esta con él.
      Diego

      Eliminar
    2. Entiendo a los evangélicos, yo no dudo que ese hombre halla sido salvado por Cristo. Pero el protestantismo en general no me preocupa en lo mas mínimo, y aunque ya hubieron guerras entre católicos y protestantes, hasta quizá conflictos con la iglesia ortodoxa. Yo se la Roca sobre la que me sostengo. Intentar convencer en cosas de FE es cansado para un mortal a fin de cuentas. La Iglesia Católica solo diré que tiene todo un arsenal de 2000 años de desarrollo y pues los frutos que yo veo en ese árbol son muy abundantes. Al final me parece los Estados Unidos y Canadá se harán católicos, they are dying from the inside, they are imploding. Sus cimientos no son tan fuertes, parece que por decir un ejemplo el pragmatismo protestante no fue mas que una farsa, a diferencia de la constancia y la virtud empedernida de un católico; un católico es igual o mas pragmático que un iluso protestante, solo estudiar como fue la Conquista Española de América, grandes extensiones de tierra conquistadas por esos aventureros españoles, sin mucho preámbulo y complicaciones bajo la Cruz y la Virgen María, y rápido a ponerlas a trabajar, sacando metales preciosos para financiar las guerras contra el herejía protestante. El mundo le tiene miedo al Catolicismo y a España que mas, por el fanatismo y ardor que es capaz de generar en los corazones. Los idiomas del cielo son pues el Latín y el Castellano, tienen predilección, un lugar especial, ahí sin lugar a dudas.
      Diego

      Eliminar
    3. La misa catolica y la eucaristia sin duda era un rito muy potente, pero despues del concilio vaticano segundo y sus supuestas "reformas" se perdio mucha de la esencia de ese rito ancestral autentico.Se dejo de hablar en latin, se cambiaron las palabras.... una cambio nefasto.Rompió toda la potencia de ese rito de decenas de siglos.

      En el protestantismo hay de todo, como en la Iglesia Catolica actual. Hay curas autenticos con fe verdadera, y otros que no lo son tanto.

      Pablo

      Eliminar
    4. He escuchado algunas cosas del Concilio segundo, pero al final de cuentas la Eucaristía sigue siendo la Eucaristía y el milagro esta ahí. Cristo realmente con su pragmatismo hace cualquier cosa para llegar al mayor numero de gente, fue su sello, de la ley mosaica muy rígida el la volvió mas perfecta. Es así como yo veo esa reforma del vaticano segundo, ¿es tan necesario que sea en latín? sabiendo la Iglesia que la segunda mitad del XX iba a ser como se venia, lo que decidieron fue hacerla mas accesible de acuerdo a los tiempos, probablemente luego se vuelva a dar en latín. Quiero decir que los que están en contra de la Iglesia siempre sacaran cosas con tal de desacreditarla. Mientras la Iglesia siga dando Misa de acuerdo a ciertos lineamientos lo demás es cosmético, el sacrifico de la Eucaristía da verdadera vida.
      Diego

      Eliminar
  5. Jeronimas Nische: Me llama mucho la atención que Dios hablara árabe y que no lo escribiera mejor.

    ResponderEliminar
  6. Dices que Jesús era bien europeo, pero curiosamente se hizo carne en medio de un pueblo armenido-neanderthaloide, ¿como es eso?

    Además, hablaba una lengua de esos neanderthaloides (lenguas semiticas) y tenia un nombre propio de esos neanderthaloides (Jeshua), al igual que tantos nombres bíblicos.

    Que curioso, la misma "raza" blanca deriva de esos armenidos-neanderthaloides que llegaron ha Europa hace 40000 años. Solo mira el origen común de los haplogrupos paternos I (europeo) y J (semitico).

    Martin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arquetipo del Ungido es muy nuestro, muy indoeuropeo, sin dudarlo. ¿Que fue avistado (y encarnado) donde fue? Eso es algo que no decidimos nosotros.

      No creo que el pueblo hebreo fuera mayoritariamente arménido ni neandertálido, aunque a buen seguro la presencia de esas razas era notable. Especular con el aspecto de Jesús tiene sus límites, entre ellos el de nuestro conocimiento y el de la más bien poca relevancia que tiene eso.

      Un negro de Usa habla una lengua indoeuropea y muy probablemente tiene un nombre indoeuropeo (o semítico), pero su origen no es ni lo uno ni lo otro.

      ¡Salud!

      Eliminar
  7. "Tal vez los arquetipos reflejen un pasado evolutivo que debemos recuperar. O tal vez esos arquetipos están prefigurando nuestro futuro evolutivo"

    ¿No eso de trancender al ser humano actual algo del californismo y del nazismo que dices criticar ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no queremos trascender, ¿para qué la trascendencia? Tenemos que ir más allá de nosotros mismos para ser nosotros mismos. El resto es tarea de la divinidad. Por ahora nos viene muy grande conocer el resultado.

      Sin embargo, los californistas quieren ser como dioses en el Edén.

      Ya les queda poco. Cada día que pasa es un día menos en su reinado. La ofensiva contra Cristo terminará en clamorosa derrota para ellos. Tienen el destino escrito en el rostro.

      Eliminar
  8. Buen artículo, Hombre-Lupa, aunque hay algunos puntos que me gustaría discutir contigo:

    1) Desde mi punto de vista, el "Génesis" no relata una creación estrictamente "ex nihilo". Probablemente tengamos cosas distintas en la cabeza cuando hablamos de una creación de ese carácter, pero en mi opinión, la propia existencia de una inteligencia creadora contradice la idea de que el origen del mundo se haya realizado desde la "nada", pues Dios no es "nada", sino "algo".

    2) A pesar de que, como tú afirmaste antes, da la impresión de que el Dios del Antiguo Testamento y el Dios del Nuevo Testamento son entidades distintas, sostener esa idea me resulta muy complicado. No sólo porque Jesús era judío y porque afirmó que no venía a romper la ley, sino a cumplirla, sino por todos aquellos pasajes evangélicos donde Cristo dice comulgar con la ley de Moisés (ley que está plasmada en esos libros donde Dios parece un ser tan castigador, como el propio "Levítico" que tú citaste), o por las referencias (sean agregadas posteriormente o no) a versículos del Antiguo Testamento. Si Jesús se refería a otro Dios cuando hablaba de "Abba", lo cierto es que sus discípulos no entendieron lo mismo, al punto que ellos o sus sucesores tuvieron que agregar esas referencias al AT en el NT para generar un lazo entre el credo judío y el credo cristiano.

    3) Siguiendo con el punto 2, hay teóricos cristianos modernos como el reconocido William Lane Craig que han intentado tender puentes (a mi entender con bastante éxito) entre el Dios del AT y el Dios del NT. Lane Craig ha dado, de hecho, una explicación bastante consecuente desde el punto de vista bíblico con los supuestos "genocidios" aprobados por Dios. Por otro lado, en el momento en el que Dios decide extender su pacto con la humanidad no judía, no lo hace obligando al mundo gentil a cumplir con una serie de normas a las que muchos pueblos no están adaptados.

    4) Con respecto a la existencia post-mortem, no sé hasta que punto está descartada en el Antiguo Testamento (ver, por ejemplo, 1 Samuel 28:7-19, donde Samuel es invocado después de su muerte), aunque es cierto que todos aquellos que pierden la vida no parecen volver a recuperarla. Jesús es resucitado, pero su resurrección es física (él mismo se encarga de mostrarle a sus discípulos como su cuerpo sigue siendo material), y profundizando en este punto, de algunas lecturas del Nuevo Testamento parece desprenderse que nuestra muerte será definitiva hasta el momento de la Segunda Venida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victor 9:27
      Respecto a tu punto 4(propio de los testigos de jehova) te puedo enseñar lo siguiente:

      Y aconteció que murió el
      mendigo y fue llevado por los
      ángeles al seno de a Abraham;
      y murió también el rico y fue
      sepultado.
      Y en el a Hades alzó sus ojos,
      estando en tormentos, y vio de
      lejos a Abraham, y a Lázaro en
      su seno.
      24 Entonces él, dando voces,
      dijo: Padre Abraham, ten misericordia
      de mí y envía a Lázaro
      para que moje la punta de su
      dedo en agua y refresque mi lengua,
      porque estoy atormentado
      en esta llama.
      25 Y le dijo Abraham: Hijo,
      acuérdate de que a recibiste tus
      bienes en tu vida, y Lázaro,
      por su parte, males; pero ahora
      éste es consolado aquí, y tú eres
      atormentado. Lucas 16:22-25

      Ahi me parece que deja bien claro que hay vida tras la muerte. Y aquí también: 2 Corintios 5:1-8

      Con lo que no estoy de acuerdo es con Lupa en este articulo cuando dice que en el AT no se habla de una existencia post mortem, ya que sí se habla de ella, por ejemplo:

      y el polvo vuelva a la tierra,
      como era, y el espíritu vuelva a
      Dios, quien lo dio. Eclesiastes 12:7


      13 Fin del discurso , todo está
      dicho: Teme a Dios y guarda
      sus mandamientos, porque
      en esto consiste ser hombre.
      14 Dios nos pedirá cuentas de
      todas nuestras acciones,buenas
      o malas,aun de las que hayamos
      hecho en secreto Eclesiastes 12:13-14



      La vida es en espiritu,la de despues de la muerte, pero es que despues de la muerte el espiritu es corporal y material tambien. Pero no es exactamente el mismo que el cuerpo de que tenemos en este mundo, sino un cuerpo material mucho mas perfecto y puro.



      Respecto al AT y el NT, yo sigo lo que dijo Jesucristo:

      Y uno de ellos, intérprete de
      la ley, preguntó para tentarle,
      diciendo:
      Maestro, ¿cuál es el gran
      mandamiento de la ley?
      Y Jesús le dijo: a Amarás al
      Señor tu Dios con todo tu corazón,
      y con toda tu alma y con
      toda tu mente.
      Éste es el primero y grande
      mandamiento.
      Y el segundo es semejante a
      éste: a Amarás a tu prójimo como
      a ti mismo.
      En estos dos mandamientos
      se resumen toda la ley y los
      profetas. Mateo 22:35-40


      EN ESTOS DOS MANDAMIENTOS SE RESUMEN TODA LA LEY Y LOS PROFETAS.

      Jesucristo si rompe con las concepciones de la lectura literal del AT.

      Sigo abajo

      Eliminar
    2. Víctor, lo que entiendo como "nada" es la ausencia de materia. Si entendemos a Dios como energía primordial, y la creación la emanación de energías derivadas de la primordial, energías que se condensan en materia, entonces la materia no vendría de "nada", pero esto que digo es anti-intuitivo. Lo intuitivo es ver materia y comprobar que parece venir siempre de materia preexistente, al igual que la vida parece provenir de vida preexistente, de la que se presumiría existencia eterna. Si el Universo tuvo un principio, ahí entra la noción de "nada" como concepto, no como ser pues la nada sólo puede no-ser. Teóricamente la nada sería indecible. Y eso tortura a la psique humana, que se enreda en el tema.

      Eliminar
    3. Los discípulos de Jesús no pudieron entender que eran dos dioses distintos por una sencilla razón, estaban culturalmente condicionados a interpretar a Abbá en clave yahvista. Eran judíos y leyeron la revelación crística al modo judío. También para evangelizar debían dar a la gente algo que la gente pudiera entender. Y la gente de Palestina entendía el Tanaj.

      Algo así es lo que ha pasado con la revelación de la Señora del Cielo en Fátima. La gente católica de la región lo ha interpretado al modo católico porque era el que entendían y en cuyo marco conceptual se sentían cómodos. Interpretar la aparición de la Señora en una perspectiva ufológica habría sido posible si se hubiera manifestado en California durante los años 50; en el Portugal de la I GM "tenía que ser" la Virgen. La perspectiva que tenemos nosotros ahora nos permite ofrecer una lectura más abierta, que para los primeros cristianos era casi imposible.

      Entiendo que el propio Jesús se hizo un lío ante la revelación del Cristo, e intentó interpretarla primero al modo que había aprendido, según el Tanaj, y después de un modo más valiente y personal, disponiéndose incluso a entregar la vida por un credo y una revelación que todavía no tenían entidad social para ser entendidos. Me parece perfectamente normal que los Evangelios contengan contradicciones, porque la predicación de Jesús seguramente las tuvo. Lo importante es el espíritu que subyace: la conexión con el Cristo. Ante eso, los textos antiguos de nada valen.

      Eliminar
    4. La existencia tras la muerte se va ampliando conforme el pueblo judío recibe más influencia de otros pueblos pujantes. Al principio no la esperaban en absoluto, pues Adán simplemente vuelve al polvo. Con el tiempo apareció la idea de Seol, lugar de dormición de todos al morir, inconscientes. Más posteriormente tenemos el Infierno al modo católico, que tiene una imaginería exageradamente rica. Las ideas evolucionan, a menudo por contacto cultural, y sin duda ése fue el caso de los hebreos, sacudidos por un lado y por otro, adhiriendo a su discurso nacional pequeños fragmentos de otros discursos.

      Fue cuestión de bastante tiempo. Durante el cautiverio egipcio parece que no les influyó gran cosa el rico mundo de Ultratumba que aquella civilización veneraba. Pero sobre todo por la influencia persa las "ideas nuevas" terminaron impregnando la mística hebrea.

      Eliminar
    5. Hombre-Lupa, gracias por tu respuesta.

      Me queda explicar la cuestión de los "genocidios" ordenados por Dios en el Antiguo Testamento. La explicación que da William Lane Craig sobre el tema es la siguiente:

      https://www.youtube.com/watch?v=5TLhx-mncEc

      El problema que yo veo en la explicación de Lane Craig es que en algunos versículos bíblicos da la impresión que el mandato de Dios es exterminar a los moradores de esas tierras (quizá por eso WLC haga su aclaración sobre la depravación moral que sufrían estos pueblos):

      Deuteronomio 20:15-18: "15 Así harás a todas las ciudades que están muy lejos de ti, que no sean de las ciudades de estas naciones cercanas[a]. 16 Pero en las ciudades de estos pueblos que el Señor tu Dios te da en heredad, no dejarás con vida nada que respire, 17 sino que los destruirás por completo[b]: a los hititas, amorreos, cananeos, ferezeos, heveos y jebuseos, tal como el Señor tu Dios te ha mandado, 18 para que ellos no os enseñen a imitar todas las abominaciones que ellos han hecho con sus dioses y no pequéis contra el Señor vuestro Dios."

      Eliminar
    6. No he visto el vídeo de Craig (quien es un buen argumentador), en cuanto tenga algo de tiempo -llevo meses viviendo para trabajar- lo veré, ni siquiera he copiado el enlace. Pero vamos, no es que dé la impresión, básicamente Yahvé ordena genocidios, sin más.

      Si conservásemos el relato de los hechos por otra fuente, la elohísta por ejemplo, lo más probable es que se expondría de otra manera. Pero la fuente yahvista es marcadamente totalitaria y nos ha llegado como ha llegado.

      Eliminar
    7. Hombre-Lupa, ¿no piensas que el hecho de que quizá no se traten de dos dioses distintos, sino de una revelación progresiva?

      Dios se revela primero a un pueblo particular, los israelitas, que paulatinamente, desde Abraham hasta Moisés, consolidan el monoteísmo. De esta forma se revela como Dios único, y combate sin tregua a los cultos paganos, tanto dentro del pueblo israelita como en las sociedades gentiles. Por tanto, podríamos afirmar, como el autor cristiano Josué Ferrer, que en el Antiguo Testamento está presente exclusivamente el Dios Padre. Con el Nuevo Testamento y la llegada del Cristo, se revela el además el Espíritu Santo, afirmándose que si bien la Ley no viene a ser violada, sino cumplida, es más importante la bondad y el espíritu con el que llevemos a cabo nuestras obras (por eso Jesús realiza una curación en el Sabbath) que la vana repetición de pautas.

      Eliminar
    8. A mi entender sería progresiva si la segunda parte de la revelación completase a la primera, o la ampliase. Pero, aunque los antiguos redactores hicieron esfuerzos para tender un puente entre una y otra, creo que más bien la segunda revelación vulnera a la primera.

      Así lo entendieron los judíos de la época, la amplia mayoría de ellos, que siguieron con la primera revelación. En realidad, esa primera revelación ya estáría "completa" por sí misma y podría funcionar indefinidamente. Sólo le faltaría la guinda de un mesías. Asimismo el nuevo culto crístico podía evolucionar sin los puentes hacia el AT, y al menos ésa parecía la tendencia de los primeros siglos.

      Eliminar

  9. Ahora....yo creo que el AT es enteramente un texto simbolico y alegorico, ya que se contradice quinientas mil veces.

    Por ejemplo, Moises poco despues de recibie los diez mandamientos, manda matar a unos cuantos, incumpliendo clarisimamente el mandamiento: "no mataras"

    Contradicciones y absurdos como ése las hay a miles en la lectura literal del AT.

    Y respecto a quien es Dios, creo que está bastante claro por lo siguiente:

    "Yo y el Padre somos una sola cosa" Juan 10:30

    "Toda potestad me es dada en el cielo y la tierra" Mateo 28:18

    "A Dios nadie lo ha visto jamás; el Hijo único, que está en el Padre, nos lo ha dado ha conocer" Juan 1:18

    "Y aquel que es la Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros, y nosotros vimos su gloria,gloria cual de unigénito venido del Padre, lleno de gracia y de verdad" Juan 1:14

    "Jesús le dijo: llevo tanto tiempo con vosotros,¿y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre" Juan 14:9

    "Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie va al Padre sino por mí" Juan 14: 6

    "Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre en mí " Juan 14:11

    "Mi Padre me ha confiado todas las cosas" Mateo 11:27

    "El Padre ama al hijo, y ha puesto en sus manos todas las cosas" Juan 3:35

    También se habla de ello en el resto del NT:

    De quienes son los padres, y de quienes, según la carne, procede Cristo, el que es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén. Romanos 9:5


    No obstante, sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha
    dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el que es verdadero, en su Hijo Jesucristo. Éste es el verdadero Dios y la vida eterna. 1Juan 5:20


    Cristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación. Porque por él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos,
    sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Colosenses 1:15-17


    Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia; él es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia,ya que en él quiso el Padre que habitase toda la plenitud. Colosenses 1:18-19

    Porque en él habita corporalmente la plenitud de la divinidad. Colosenses 2:9

    Yo soy el alfa y el omega,el principio y el fin.
    Apocalipsis 22:13

    La gracia de Jesús, el Señor, esté con todos.Amén
    Apocalipsis 22:21

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo en este hilo un montón de respuestas atrasadas, que en cuanto pueda contestaré. Ahora bien, digamos que si la idea es que Jesús era consustancial con Dios, se pueden contraargumentar muchas más citas de muchos más textos (no sólo Juan)que demuestran lo contrario. Ese tipo de contradicciones son normales cuando se quiere armonizar la cristología de evangelios que no fueron redactados a la par.

      ¡Salud!

      Eliminar
  10. Hombre-Lupa, ¿qué opinas de las relaciones históricas de España con los Estados Pontificios y el Vaticano, desde la Edad Media hasta la actualidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu pregunta me supera, por ahora. Roma ha intentado siempre hacer su política, según sus intereses, sin importarle en mucha media el bien o el interés de las naciones. La Querella de las Investiduras fue sólo la punta del iceberg. En vez de cristianismos nacionales, tuvimos una "tercera vía" con papas y reyes pugnando por quién nombraba a los obispos. Los Estados Pontificios fueron otro poder temporal, imbuido de trascendencia como el Reich Antiguo, ni más ni menos.

      Sucesos como el Saco de Roma no pueden entenderse del todo sin darse cuenta del hartazgo que había en las monarquías europeas por la continua intromisión papal, que jugaba continuamente la carta de la excomunión.

      Es un tema demasiado prolijo. Y mi respuesta, aparte de formularia, bastante tardía ;-)

      Eliminar
  11. ¿En tu concepción del cristianismo te han influenciado Sánchez Dragó y Teilhard de Chardin?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo efectivamente que el Cristo es el Omega, el futuro evolutivo de mi especie. Nuestro futuro, si no lo saboteamos antes, será convertirnos en Cristos. En dioses, quizá. El sovietismo primero y el californismo ahora quieren convertirnos -o, mejor dicho, convertirse ellos- en dioses saltándose todos los pasos intermedios, tomando atajos. Soy más pesimista que ellos, y pienso que para llegar a ser Cristos antes tendremos que quemar muchas etapas y esperar eones, como los que nos separan de Lucy.

      De Sánchez Dragó sé lo que escribió en "Gárgoris y Hábidis", le dedica el segundo tomo al cristianismo. Él quiere prescindir, un tanto, del Jesús histórico canónico para encontrar a un Jesús histórico alternativo, el de los apócrifos. La cristología de ese hombre me parece muy confusa, como confuso es casi todo lo suyo.

      Eliminar