domingo, 8 de febrero de 2015

La civilización del Creciente Fósil (II): el mundo de hoy





(nota bene: a la hora de redactar estos artículos he procurado reducir números y datos a lo mínimo imprescindible, centrándome más bien en el desarrollo argumental)



Si en la primera parte del estudio hemos visto a partir de qué fundamentos se ha edificado la civilización del Creciente Fósil (energía barata de altísima calidad, boom demográfico, procesos desbocados de inflación monetaria y aparición de la sociedad de consumo implementadora de necesidades, exigencias y puestos de trabajo ad hoc), a partir de ahora analizaremos las ideas-fuerza necesarias para entenderlo mejor, hasta las mismas entrañas del sistema, de modo que podamos captar el porqué de las cosas que suceden y de las que sucederán, siendo esto último la caída de esta civilización. 

Abundan los agoreros que anuncian los mayores males para nuestras sociedades avanzadas (empleo el término "avanzadas" de modo convencional, porque hay que llamarlas de alguna manera), cataclismos, colapsos, acabóses, curvas de Olduvai, acantilados de Séneca y demás, pero habitualmente no se paran mucho a desgranar cómo va a ser. Los charlatanes recurren a no sé qué planetas que se aproximan hacia nosotros, acabando con el estado de cosas en una solución típicamente deus ex machina. En esta saga procuraremos dar a entender cómo ocurrirá, cómo nos vendremos abajo. Pero tiempo al tiempo. Es hora de analizar los conceptos fundamentales. 


-------------------------------------


La esclavitud es una institución varias veces milenaria sobre la cual otras civilizaciones han sentado sus reales, encontrando en el trabajo forzado de una gran cantidad de congéneres las plusvalías necesarias, sean dinerarias o en especie, para que el sistema se sostenga. Los palacios, las acequias, la forja, la siembra, la recolección, la molienda, la guerra .... todos los engranajes sistémicos eran movidos por esclavos, como Conan encadenado a aquella rueda. Los esclavos también servían para hacerles la vida más grata a los señores, portándoles en andas, llevando sus recados, preparando su comida, manteniendo limpias sus habitaciones, etc etc. Ahora bien, en los últimos dos siglos esa esclavitud tendió a desaparecer. Los hombres y mujeres son ahora libres. Es cierto que durante este tiempo se han prodigado los trabajos forzados (sobre todo en los regímenes totalitarios, sin que les brindasen ninguna ventaja decisiva), pero lo que es esclavitud ha pasado al desván de las instituciones abolidas. Sin embargo, tenemos otros esclavos, de otra índole, los llamado esclavos energéticos.

¿Qué es un esclavo energético? Pues es una entidad no-humana que hace trabajos para los humanos. Los primeros esclavos energéticos importantes provinieron del ganado, como fuerza de tiro. Los antiguos pueblos ganaderos cruzaron sistemáticamente los ejemplares de bóvidos más inclinados a la mansedumbre, consiguiendo pacíficos bueyes, y aprendieron a dominar ese verso suelto de las planicies que es el caballo. Dos palafrenes podían portar el carruaje de un señor y su familia a mayor velocidad y por más tiempo que cuatro costaleros. Los bueyes hacían ligero el trabajo de arar los campos. Fue un avance, aunque hasta la máquina de vapor no se dio un salto significativo. Durante la Revolución Industrial, los saltos comenzaron a sucederse con frenesí. Los caballos incluso dejaron de ser cruciales en la guerra. Aparece el maquinismo.


Fotograma de "Tiempos modernos" (1936, Charles Chaplin). Crédito: Hulton Archives / Getty Images.


Dos puntos de gran interés a partir del maquinismo. El primero, que expulsa mano de obra humana. En las civilizaciones antiguas no era raro en absoluto que la masa de esclavos fuese similar, y hasta superior en número, a la de hombres libres. Conforme se van implementando los esclavos energéticos, muchas actividades humanas no tienen usuario y servidores directos, sino usuario solamente. Las andas y los carruajes son sustituidos por los automóviles, que corren mucho más y por mucho más tiempo que los caballos y no digamos ya los esclavos humanos. Y entonces surge la duda: si la mecanización del mundo sustituye la mano de obra humana, y viene acompañada de una mayor capacidad de alimentar a la población así como de mejoras sanitarias (derivadas asimismo de los conocimientos crecientes producidos por una mayor explotación de los recursos del mundo, que exigen expertos que pueden venir de la liberación de mano de obra agraria: los hijos de campesinos que pueden ir a estudiar -medicina salvadora de vidas, por ejemplo, o una ingeniería planificadora de máquinas- "porque en el campo no hay futuro" y así servir a los engranajes mecánicos haciéndolos mejores y más presentes) que redundan en crecimiento poblacional (hasta llegar al extremo o peak people), ¿no debería estar la mayoría de la población humana en paro perpetuo, mano sobre mano, improductiva?

En realidad no, porque los avances progresivos uno tras otro en función de fuentes de energía progresivamente más baratas y más rebosantes de posibilidades, con el petróleo como cima, generan expectativas de negocio que a su vez generan procesos inflacionarios: préstamos generalizados, desaparición de patrones rígidos de cambio y devaluaciones: un sobrante de dinero que fue poco a poco organizando un nuevo sector de la economía, el terciario o de servicios: nuevos puestos de trabajo muy diversificados. Todo el sector servicios se llama terciario porque proviene de las plusvalías del secundario o industrial, tanto plusvalías reales como posibles (nichos de negocio latentes de cuyo hallazgo y ofrecimiento al consumidor se encarga un cuarto sector, el publicitario, no menos inflacionado y dado a generar necesidades quizá no muy necesarias pero que el público siente que lo son).

Un ejemplo sería el del fetiche automovilístico (I). Es cierto que el automóvil tiene utilidad, quién lo negaría. Pero no es lo mismo un 4x4 rugiendo orgulloso por la ladera de un monte que tropecientos millones de utilitarios en un atasco de circulación, primera, frena, primera, frena, durante un cuarto de hora pudiendo hacer ese camino a pie, ahorrando y sin contaminar. Mucha gente me ha comentado que tener un coche ahora es un lujo, no hace demasiada falta (y menos si hay buena comunicación con transportes comunitarios, sean públicos o no) y da muchísimos gastos, por no hablar de la sangría de los accidentes y el dominio despótico sobre la gente en las ciudades, que se tiene que conformar con unas angostas franjas para poder caminar. Pero la expectativa de negocio y de energía barata generó un mercado espectacular que el cuarto sector, el publicitario, nos ha sabido vender pulsando las teclas de nuestro ego o de nuestras preocupaciones familiares. Así, hay coches para el individualista, para el padre de familia solícito, para el macarra de semáforo y para muchos otros targets que en un principio no están diferenciados pero que los publicistas saben diferenciar. Sería el mercado del motor un ejemplo de cómo el excedente poblacional puede ser dirigido a fabricar coches, a firmar créditos para comprarlos, a publicitarlos, a asegurarlos, a recaudar impuestos por ellos, a revenderlos, a repostarlos, a llevar el carburante a las estaciones de servicio, a generar hostelería en esas estaciones, a más publicitarios que estudian dónde colocar las revistas y las chocolatinas en las estaciones .... y todo, todo eso consume petróleo. Desde el mismo coche hasta la chocolatina recubierta con un plástico. Y todo genera un IVA con el que se paga el déficit energético del país. Y se cubre con deuda.

Y uno puede pensar ¿no convendría desmontar los negocios artificiales? Si la gente no tiene verdadera necesidad de disponer de tantísimo coche, o de revistas bobas de tendencias (que gastan árboles para la celulosa y combustible para la maquinaria que acaba transformándolos en páginas), o de chucherías de vending (que no son alimenticias y que también gastan recursos), o de telefonía móvil (para llamadas importantes sí, pero ya no tanto para mandar guasaps innecesarios diciendo que hoy estás muy feliz porque con ello estamos depredando coltán y tierras raras, amén de la salud de los chavales congoleños que se desloman en las minas, de la energía que se gasta al trasladar los materiales, la de las cadenas de montaje y la de las recargas porque a esos bichos les dura muy poco la batería ....), ¿no sería mejor algo más de mesura y de austeridad en nuestro consumo? Pues teóricamente sí, pero .... si lo hacemos, expulsaríamos a un montón de trabajadores de todos esos sectores, creando un problema de paro. Habría que financiar subsidios de desempleo para ellos, que deberían ser sufragados por el resto de los contribuyentes. Pero los parados ya no consumirían tanto, ni los trabajadores con más impuestos sobre la chepa. No irían a los restaurantes, ni un par de semanas a Torrevieja, ni comprarían tanta ropa. Los responsables de esos negocios perderían dinero y se verían obligados a prescindir de trabajadores, generando más paro, así como devengarían menos impuestos a las arcas públicas, que tendrían que hacer frente a más subsidios con menos recaudación y tendrían que recurrir al endeudamiento exterior. Se tienen menos hijos y más jubilados. El país tiene todas las trazas de irse a tomar por el santo c**o.

Ésa es la jodienda de la Gran Rueda. Tienes que pedalear en ella, siempre hacia adelante. Si dejas de pedalear, se cae, como las bicis. La otra opción es pedalear y pedalear y no dejar nunca de pedalear evitando la caída pero sabiendo que llegará un momento en que se acabe la carretera: que se acaben los recursos naturales. Nuestro mundo se encuentra en esa tesitura: hostión u hostión.

El otro punto a tener en cuenta con el maquinismo no es sólo que por sus promesas de negocio promueva la depredación del medio ambiente y de los recursos del planeta, sino que en sí mismo es depredatorio. Gasta energía, gasta recursos, gasta tierras raras, gasta tiempo, gasta oportunidades y llega a gastar incluso nuestra propia genética. Eso último lo consigue por dos vías. Una es la contaminación. La contaminación del aire, de acuíferos, de la carne, del suelo, que en un efecto bumerán regresa a nosotros. La otra es el declive de nuestra voluntad y de nuestra armonía con el entorno. Usamos muchísimos esclavos energéticos al día. Usando el coche, el ascensor, la aspiradora, el agua caliente, el teléfono: ¿os imagináis cuánto supondría si se tradujera a términos de tiempo y de esclavos humanos haciéndonos ese trabajo, llevándonos, abasteciendo y quemando leña para calentarnos el agua, contándonos los recados de los conocidos, limpiándonos la casa? Resulta cómodo, eso sin duda. Pero ¿hasta qué punto ese tipo de vida puede pasarnos factura? Además, la existencia de esclavos energéticos llamados hormigoneras y hornos cerámicos ha impuesto entre nosotros y la naturaleza un valladar interminable de edificios dentro de los cuales nos barrenamos la cabeza con tonterías y llegamos a la conclusión de que es cierto que necesitamos eso que los publicistas dicen que necesitamos.

Cuando los humanos llevaban economías sostenibles, la vida era dura, pero era vida. Nadie nos ha prometido que la vida no fuese dura. También ahora es dura. Sobre todo para las gentes invisibles de las que no sabemos nada pero que ensamblan nuestros cachivaches en jornadas agotadoras durmiendo al pie de la cadena de montaje, rascan el coltán de las paredes de una cueva a unos metros de un capullo con un AK-47 y reciclan los océanos de basura tecnológica que generamos. Ahora la vida es blanda en algunas cosas, pero ¿en otras? ¿Veis a la gente exaltada y feliz por la calle? ¿Veis a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja, tirándose confeti mutuamente y bailando de pura alegría? No. Veis rostros indiferentes, o aburridos, alguno con la mirada más viva que otro, pero no veis felicidad. Veis engranajes. Engranajes bípedos. Y aunque no fuese así, aunque esto fuese la hostia, Jauja pura, la felicidad total y completa, no va a durar. Ya se acabó, en realidad. Se acabó en el 2008, y no saldremos de ahí. Mejoraremos un poco mientras el crudo siga baratillo, pero los pelos de nuestra cabeza ya están contados.


 Una visión del pasado que puede ser del futuro, el "Caballero en la encrucijada" del gran Victor Vasnetsov, tal vez contemplando los despojos más presentables de nuestra muerta civilización. Venimos de economías sostenibles, y volveremos a ellas, mucho me temo que por la fuerza. Imagen: Wikimedia Commons.

En aquellos tiempos de economías sostenibles, el humano consumía bienes renovables. Agua no emponzoñada, carne de caza no esquilmada, marisco de roca sin barrer el fondo marino, madera sin deforestar, fósforo que regresaba a la tierra y no se perdía por cañerías .... Eso ahora es imposible. No hay carne para todos. Aunque la carne hoy en día se cultiva como se cultivan las gramíneas (eso sí, torturando y matando el alma de los animales estabulados, castrados y sacrificados), no llega. No hay leña para todos. En un año habríamos pelado el planeta. Hoy tenemos a 7272 millones de humanos que consumen o quieren consumir. Esa cantidad de gente depredando el entorno ha perdido todo equilibrio razonable con él. Sus esclavos energéticos dejan una huella ecológica enorme. Los occidentales consumimos. Y ¿por qué no van a poder consumir los demás humanos del planeta? ¿No son también de Dios?

Tanto se consume que no sólo los recursos no-renovables se dirigen a su agotamiento sino que además los renovables pueden llegar a comportarse como falsos renovables. ¿Cómo es eso? ¿Cómo los recursos renovables pueden pasar a no-renovables? Por dos vías:

-Una es la depredación excesiva. Por ejemplo, la biomasa marina es renovable, pero si pescamos de más empezará a comportarse como recurso finito y abocado a la extinción. Pasa lo mismo con las masas forestales, con los agentes polinizadores y con la misma agua. Es algo que a nadie con dos dedos de frente se le escapa, así que no insistiremos más.

-La otra es el empleo, para la producción de energía renovable, de medios no-renovables. Unas aspas que giren con el viento, una presa cuya turbina deje pasar el agua embalsada o una caldera que queme forraje pueden ser ejemplos de fuentes renovables de energía porque hay viento, agua y soja para aburrir, pero ¿son realmente renovables si se necesitan combustibles fósiles para su fabricación, transporte de materiales, mantenimiento, puesta a punto, desmantelamiento, etc etc? Lo cierto es que ahora mismo es eso lo que está ocurriendo, las fuentes energéticas renovables son construidas, mantenidas y desmanteladas empleando motores, prensas y toda clase de maquinaria pesada que se alimenta de petroderivados. Además, para la extracción de la materia prima también se emplea maquinaria surtida de hidrocarburo. Para extraer y transportar el uranio a las centrales hace falta maquinaria nutrida con energía fósil. ¿Cuándo se va a cambiar eso? Y aunque se cambie, el uranio en 20 años declinará definitivamente pero en otros ejemplos las cosas pintan peor. La soja, la palma, el maíz y demás cultivos dirigidos al biocombustible son fertilizados, protegidos, cosechados, tratados y transportados empleando motores de explosión que consumen hidrocarburo. ¿Cuándo se va a renovar toda esa maquinaria, todos esos productos petroquímicos y todo ese parque móvil transportista? ¿Y cuánto va a costar en términos de depredación del medio ambiente? Porque los motores eléctricos consumen tierras raras, sus baterías también, su sistema de recarga emplea muchísimo cobre .... No podemos saberlo, no podemos conocer si estará en nuestras manos sustituir todo un sistema de propulsión fósil por otro enteramente eléctrico, porque nunca hemos probado, no tenemos una referencia histórica, ni un gran parque móvil eléctrico, ni una gran mayoría de tractores eléctricos y de grúas eléctricas, ni aviones comerciales que se recarguen en la pared. Y aunque lo consiguiéramos, simplemente le daríamos más tiempo a la Gran Rueda para que agote todo, es decir, para que la abundancia de energía permita más consumo desenfrenado, más creación de dinero, más expectativa de negocio y más depredación. Aunque las fuentes energéticas pasasen a ser renovables, las minas se acaban.


---------------------------------------


Así hemos pasado a que no nos llegue con las tierras en las que vivieron nuestros antepasados, sino que además ahora necesitamos tierras raras. Éstas son elementos químicos de la tabla periódica, casi todos lantánidos y en estado natural de oxidación, generalmente sin estar libres en la naturaleza, de importancia crucial hoy día. En realidad muchos de ellos no son particularmente escasos, siendo más abundantes que el estratégico oro, por ejemplo, sino que se llaman así por las dificultades de aprovechamiento, que requiere una fuerte inversión y ofrecía en su momento unas perspectivas comerciales muy inferiores a las actuales. Con el tiempo y el desarrollo tecnológico esos elementos químicos han pasado de curiosos a superestratégicos, hasta el punto de que los bloques geopolíticos los juzgan de seguridad prioritaria.

Unos ejemplos. El itrio se emplea en superconductores, tecnología LED, tratamiento de cánceres, baterías, microondas, refuerzo de aleaciones y cerámica entre otras aplicaciones. El neodimio produce imanes potentísimos, útiles en aerogeneradores y trenes de levitación magnética, pero también es aprovechable para la generación de láseres y para la industria de imagen y sonido. El gadolinio es útil en la fabricación de titanio y resulta un componente muy valioso en la seguridad de los reactores nucleares. El europio permite, entre otras funciones, garantizar la autenticidad de los billetes de 500 euros y detectar el síndrome de Down en fetos. El iterbio refuerza el acero y se emplea en tecnología de rayos X. El cerio está presente en el combustible diésel para rebajar las emisiones contaminantes, y también como reforzador de aleaciones. El lantano es estratégico en el parque automóvil híbrido y tiene, entre otras, aplicaciones farmacéuticas. El samario es usado en iluminación, fisión nuclear y tratamiento de cánceres. En cuanto al promecio, quizá sea la tierra rara del futuro en el campo de la exploración espacial.

No quiero hacer muy larga la lista de ejemplos. Baste decir que sin tierras raras no hay sociedad tecnológica de última generación. Ahora bien, los yacimientos de casi todos los países del mundo han permanecido casi totalmente inactivos, con la excepción de China. En este terreno Occidecadente y Europa también se han quedado rezagados. Las tierras raras no adquirieron hasta hace más bien poco su carácter estratégico, que ningún think-tank occidental consideró crucial en el sentido del autoabastecimiento, cuando la industria comenzó a mostrar un hambre mortal por ellas. Simplemente se pensaba que bastaba con comprárselos baratillos a China, y punto, sin más preocupaciones.

Hasta hace un par de años, el gigante asiático disponía de unos yacimientos que superaban ligeramente un tercio de los calculados en la superficie emergida terrestre. Esos yacimientos han estado surtiendo entre el 90% y el 95% de la demanda mundial. Además, China produce el 83% de las aleaciones finales. Todo ello ha colocado al Dragón en una situación oligopolística pasmosa en un sector que no puede ser más estratégico, toda vez que destina a su propia industria (la que luego nos vende cachivaches a nosotros) gran parte de esa producción.

Como se puede uno imaginar, China cayó en su momento en la tentación de encarecer muy notablemente las exportaciones:


Gráfica que compara el precio de algunas tierras raras con el oro y la plata durante los últimos años. Fuente: Thomson Reuters Datastream. Gráfico: Scott Barber.

China cerró el grifo hace cinco años, y no le faltaban razones, al menos teóricamente. Las autoridades del Dragón alegaron sobreexplotación de yacimientos, el empleo de tecnología francamente obsoleta que había que sustituir imperiosamente y un gran impacto medioambiental, que es uno de los grandes quebraderos de cabeza del gigante, que se encuentra en una situación ecológica casi crítica. Si lo leemos desde una perspectiva geopolítica, ofrece otra lectura: trincar del gaznate a una industria occidental inmersa en una gran crisis ha sido una buena demostración de poder por parte de un bloque que también tiene sus puntos flacos en temas de suministro dado que China devora hidrocarburos de origen por ahora aún escasamente diversificado (si bien los exportadores árabes la han convertido en cliente preferencial desde la segunda mitad del pasado 2014) y que navega por zonas relativamente fáciles de bloquear: es quizá su talón de Aquiles más evidente en caso de conflicto bélico.

La burbuja fue denunciada por varias potencias importadoras y la Organización Mundial del Comercio, hace ahora cuatro años, condenó a China, que volvió a abrir la mano. Los precios cayeron a estándares más asumibles. La demanda, además, se ha contraído, lógico en un escenario de recesión, lo que al menos en teoría favorece una bajada de precios en la oferta. Pero lo más interesante en el marco de este artículo es comprender lo crucial que resulta tener en cuenta estos sectores estratégicos antes incluso de que lo sean. El caso chino es realmente paradigmático porque ya en el 2003 tenían un Libro Blanco relativo a la explotación minera, en el que se hace hincapié en la racionalidad de las explotaciones, el aprovechamiento equilibrado en todo el territorio y la producción estable y sostenida, así como la aplicación de una óptica de mercado.

Las tierras raras son el último exponente de que todo se acaba, de manera que hay que remover grandes extensiones de terreno, grandes volúmenes de humus y sial, para buscar lo que antes no se buscaba porque lo que sí era demandado antes comienza a entrar en escasez. Es la otra cara de la Gran Rueda: pa'lante hasta que se acabe la carretera. O dilema entre peak oil y peak everything.

El peak oil es el punto en el que la extracción de crudo estará en su cenit para después ir disminuyendo, pues se trata de un recurso no renovable. Se discute si hemos llegado a ese pico o si todavía no (influye el precio del barril: si está por las nubes las reservas más caras de explotar se vuelven rentables y eso hace que "haya más petróleo que antes"; si baja el precio, todas esas prospecciones se abandonan y se reduce el círculo de la producción .... lo que suele conllevar repuntes de precio: volatilidad). En general, más allá de voluntarismos inoperantes, la mayoría de los analistas tienden a ubicar ese punto máximo en el binomio 2005-2006, a partir del cual el crudo convencional viene experimentando una leve baja (la AIG parece haber reconocido esto último) en lo que a veces se denomina "meseta con baches". Hasta aquí nada de particular, todos sabemos que el petróleo es finito y lo finito si se gasta se acaba. Eso sí, la producción petrolera ha ido hacia arriba desde entonces, conjurando momentáneamente los escenarios catastrofistas (cuyo punto álgido fue el alza de precios del 2008, debida a la especulación), mediante la técnica de fracking o fractura hidráulica, método conocido desde hace tiempo (pero que sólo ante la antedicha escalada de los precios del crudo de la última década y la complejidad geoestratégica de su control se ha convertido en verdadera alternativa),  que consiste en romper por inyección sustrato rocoso de muy baja permeabilidad del subsuelo donde están enclaustrados crudo y gas , en vez de bombear y vaciar bolsas petroleras (que es el método digamos tradicional, donde el hidrocarburo está embolsado en una roca almacén más porosa y según se drena bolsas más alejadas van fluyendo, por gradiente de presión, a la bolsa drenada: según se va extrayendo, el nivel baja y las rocas de arriba presionan las paredes de la bolsa, restándoles porosidad, por lo que se procede a inyectar volúmenes líquidos -habitualmente agua de mar, en cuya presencia el crudo es más estable que con el agua dulce- a gran presión para que suba el nivel de nuevo). Se excava un pozo vertical hasta la debida profundidad, que no suele ser inferior a 200 metros con contadas excepciones, procediendo después al excavado de un segundo canal, esta vez horizontal, en el que se inyectarán a presión hasta miles de toneladas de una solución de agua (hasta un 99%), arena y un gran abanico de productos químicos,  por lo general alrededor de unos 250. Esa inyección fracturará el sustrato, liberando la presa energética, el famoso gas no convencional, gas pizarra o de esquistos, o shale gas (el más célebre de los yacimientos no convencionales a nivel social). Durante el proceso de formación del gas se conforman también otros productos de la carbonización, siendo el metano el más familiar. El petróleo liberado, denominado light tight oil, tiene una calidad bastante menor que el crudo convencional pues al quedarse entre la roca no porosa como en un cofre no ha "madurado" (el mejor crudo es el árabe, fácil de refinar en comparación con el de arenas bituminosas de Canadá o el extrapesado de Venezuela, que últimamente la operadora estatal "bolivariana" mezcla y homogeneiza con crudo más ligero preferentemente argelino para hacerlo más atractivo).

Se ha hablado de milagro del fracking, porque en efecto el volumen de derivados de esa técnica parece haber ahuyentado el peak oil de mediados de la década pasada, pero hay mucho que matizar. Antes se computaba el crudo convencional, de gran categoría, pero ahora hemos pasado a la "trampa" de contabilizar esos petróleos no convencionales, denominados en general "todos los líquidos del petróleo", dando así a entender que la fiesta puede continuar. Pero se olvida que más bien estamos ante un fenómeno propio de Usa, pues aquel país no se rige por la fórmula not in my backyard sino que no tiene el menor problema en llevar a cabo las técnicas más agresivas en su propio territorio, grande y con poca densidad poblacional en gran parte de él. Valdría también para Rusia y China, semidesérticas en buena medida. Pero ¿países europeos con gran densidad demográfica pueden permitírselo? Además, Usa abunda en fondos de inversión que vienen y van insuflando liquidez en pequeños operadores, que consiguen una licencia, arriendan maquinaria y explotan la pizarra hasta que dé y luego bajan la verja, apagan los motores y se van mientras los fondos useños buscan otro target económico. Además Usa emite dólares, la divisa petrolera por excelencia. Por tanto, no podemos imitar ese sistema sin la misma filosofía, la misma flexibilidad financiera y la misma divisa inflacionable ad libitum. Por otra parte, el aceite de esquisto también se agota y sólo es rentable si el barril de crudo está razonablemente caro. ¿Por qué? Porque tiene una baja tasa de retorno energético (o TRE, para los amigos).

Una cosa está clara: para generar energía hay que gastar energía. Incluso para la energía solar, que nos llega gratis, hay que gastar en fabricación de placas, su transporte, obra de instalación, cableado, mantenimiento, I+D, etc etc. Una TRE es de 1 si para conseguir X energía hemos gastado X energía. Es como si dejas el dinero en la cartilla en vez de en un fondo: en caso de que el banco no te clave comisiones, al cabo de un tiempo tendrás el mismo dinero que habías metido. Estarías igual. O peor, porque la inflación podría haberte comido poder de compra y porque has tenido un coste de oportunidad: te habría venido mejor meter ese caudal en un fondo, que te habría devengado algo. Hay TRE ruinosas. Alguna la hemos experimentados de críos. ¿No os acordáis de aquellas luces de la bici? Cuando se hacía de noche, para que la luz de la bicicleta se iluminase le dábamos a un resorte que aplicaba una pequeña dinamo a la rueda delantera, para que con la fricción de la rueda girando se generase la energía suficiente para que se encendiera la luz .... pero era un coñazo, te cansaba como si estuvieras subiendo un repecho, y si parabas un momento adiós luz. El caso contrario de alta TRE es el del crudo convencional.

Lo hemos visto en las pelis. Un jornalero de Texas sin un centavo empieza a cavar en su pequeño terrenito y de repente salta un chorro de petróleo. Esa energía tiene una TRE elevadísima, porque llena barriles y barriles a partir de un esfuerzo mínimo. Así pasó, en general, con el crudo convencional durante el siglo XX, que llegó a tener una TRE alrededor de 100. Hoy el magnífico crudo árabe está en 20. Eso significa, grosso modo, que gastando la energía que contiene un barril de crudo consigues extraer veinte. No es como era antes, pero no está mal. La TRE, eso sí, va bajando con el tiempo porque los pozos se vuelven maduros y comienzan a bajar el nivel, se van drenando y vaciando según se extrae de ellos, y la estructura de roca que descansaba sobre la bolsa petrolera ahora impone su peso a las paredes porosas de la bolsa, sellándolas e impidiendo que más crudo afluya de bolsas laterales. Para evitar esto, se inyectan volúmenes en los yacimientos, habitualmente agua salada. Eso supone más gasto. Y el crudo que aflora está más mezclado que antes, por lo que hay que afrontar nuevos gastos para separar unas sustancias de otras. Si la TRE sigue bajando, las perspectivas de negocio disminuyen, la creación de dinero también, los puestos de trabajo para nuevas "necesidades ciudadanas" también, los ingresos estatales también, el consumo también: sólo sube el gasto público, y sube de dos maneras, rescatando a los ciudadanos expulsados de la Gran Rueda mediante políticas de subsidios y planes de obras públicas (recurriendo de nuevo a la deuda) y asumiendo, mediante un ente estatal o paraestatal, el gasto creciente en materia de hidrocarburo (sobre todo si eres productor) pues las grandes operadoras privadas comienzan a desinvertir, como ya están haciendo ahora. Panorama complicado.

Por eso siempre va a haber presión sobre los países productores, porque llegará un momento en que preferirán destinar el hidrocarburo extraído a su consumo interno, asumiendo por gigantes estatales el cada vez menos pingüe negocio de extraer (llegando incluso a externalizar tareas: buena parte de los países productores no son capaces de refinar su propio crudo y tienen que importar gasóleo, lubricantes y fertilizantes de los países a quienes exportan ese crudo). Occidecadente no va a estar por esa labor. Se pone nervioso si un país productor avisa que tal situación se va a dar a medio plazo (ya lo ha anunciado Argelia, que en una década dedicará todo su gas a sus necesidades patrias .... a ver lo que ocurre, o lo que "se hace" ocurrir). Hay tres opciones para que esos recursos sigan bombeando hacia la fiesta occidental. Uno es la intervención directa, al estilo soviético en el Cáucaso. Otro es la indirecta, patrocinando "eventos", "revoluciones" y demás en los países productores que supongan un cambio de régimen, más proclive a mantener el business as usual. La tercera es la deuda.


El californiano Richard Nixon, pasto de bromas como si hubiera sido un don-nadie cuando en buena medida es cooperador necesario de la actual situación.

Occidecadente animó a los países recién descolonizados a endeudarse para asumir obras públicas y para poder comprarnos bienes de equipo, sobre todo de carácter militar. A cambio, tenían recursos naturales del máximo interés para nosotros, entre ellos el petróleo, para costeárselo. El cambio de dólares por oro estaba vaciando las reservas de Fort Knox, de modo que Nixon optó por eliminar ese canje en 1971 por una buena razón, si bien uno tiende a pensar que lo hizo por otro motivo. Si un país quiere conseguir petróleo de otro, tiene que molestarse en trabajar para obtener un producto que al exportador de petróleo le interese. Puede ser maquinaria pesada, instrumental de precisión, software .... o dólares. Pero Usa no tiene que preocuparse tanto. Imprime dólares contra deuda de la Reserva Federal y con ellos puede comprar petróleo. ¿Por qué justo entonces, en 1971? Pues porque un año antes Usa había llegado a su particular peak oil y se presentaba una década de importaciones masivas. La posibilidad de generar dólares con facilidad, contra deuda, sin necesidad de que el sistema económico los mereciese mediante su creatividad,  garantizaba el suministro hacia un país como Usa tan devoto de los motores de explosión así como la infiltración useña en Oriente Medio, que tras la caída de la Urss se volvió una tiranía caprichosa que ha ayudado en mucho a que las cosas estén allí como están.

Ese sistema de dinero vacío trae consecuencias. La primera ha sido la relativa decadencia useña desde entonces, pues ha perdido productividad y creatividad (en los años 50 y 60 les llevaba a los demás países una delantera astronómica; hoy no tanta, aunque sigue siendo un gran país) por acostumbrarse a la cadencia de la deuda. La segunda es obvia, sobra dinero. Ni se sabe cuánto ya, pues la FED desde marzo del 2006 (je, coincidiendo con el peak oil general) pasa olímpicamente de siquiera ponerse a contabilizarlo. Buena parte de esa deuda está en manos chinas, inmovilizada. Si China la saca al mercado, se depreciaría enormemente y Usa la compraría al peso. Sin embargo, antes de que China se convirtiera en acreedor de Usa, existía un sistema para eliminar dólares emitidos. La mayoría de las emisiones no son dándole a las planchas de impresión de billetes, sino mediante anotaciones en cuenta. Hay varias veces más dólares anotados en cuenta que dólares físicos. Si Usa tiene armamento estimado en dólares, y un país productor de petróleo tiene ese recurso ansiado también estimado en dólares, ese país puede permitirse adquirir armamento useño para así derrotar a ese vecino enemigo suyo, o para disuadirle de un ataque mediante una escalada armamentística. Las armas van a su destino, el petróleo va al suyo y los dólares no se mueven: se eliminan mutuamente en anotaciones en cuenta. Así el sistema no se sale de madre.

La crisis de precios petroleros de 1973 dio un poder extra de compra a los países productores, que no tuvieron problema en endeudarse para acometer toda clase de obras públicas, modernizaciones, nuevos arsenales, etc etc, para tener a la gente contenta y para que sus vecinos no les tocasen las narices. Con el crudo más caro no tendrían problema en devolver cómodamente esos préstamos firmados con Occidecadente. Los países emergentes podrían colocar su cobre, su tungsteno, su aceite de palma, su oro, sus diamantes. Pero esa crisis gripó la economía occidental, con lo que ésta dejó de importar esos recursos de los nuevos emergentes. Y éstos se vieron en el trance de que no podían colocar sus productos y con ello no podían pagar sus deudas. Tampoco podían hacerse más productivos, porque para eso se gasta petróleo y para ellos no sólo estaba más caro sino proporcionalmente carísimo, prohibitivo. Y el armamento adquirido no crea riqueza. O se gasta, generando destrucción, o se almacena y deja de ser puntero. Una segunda crisis petrolera a finales de los 70, con  Usa y Reino Unido en inflación de dos dígitos, fue la puntilla. Así nació la deuda del Tercer Mundo. Y así nació el Tercer Mundo.


-----------------------------------------


El peak everything es el caso contrario. Si hubiese petróleo renovable como hay luz solar o viento, sería todo lo demás lo que se agotase, a este ritmo. Y si se encontrase una fuente energética que sustituyese al petróleo pasaría lo mismo. Nos zamparíamos el último atún rojo, contaminaríamos el último pozo, talaríamos el último álamo, arrasaríamos el último prado de amapolas para plantar maíz o para establecer un centro comercial, o un campo de golf, da igual. La Tierra no puede soportar este ritmo. Un buen ejemplo de lo dicho es el peak phosphorus. La revolución verde, que da de comer a una cantidad de humanos impensable antes, necesita nitrógeno, fósforo y potasio sobre todo. El nitrógeno no da problema. Antes lo fijaban al suelo los dioses (mediante las descargas eléctricas en forma de rayo), después la agricultura tradicional (cultivando leguminosas) y ahora el sistema industrial (por el proceso Haber-Bosch). Pero ¡ay! el fósforo. Se extrae de un recurso finito, las rocas fosfóricas, que están aglutinadas mayoritariamente en unos pocos países: Usa, China, Jordania, Sudáfrica y el Sáhara ocupado por Marruecos. A este ritmo, durarán entre 50 y 80 años. "Bueno, yo ya no estaré en el mundo para entonces". Pero tus nietos sí, merluzo. Además en 20 años se calcula que la demanda superará a la oferta. Visualizad qué ocurrirá a nivel mundial cuando la población humana se tope con la barrera fosfórica. Occidecadente no lo pasará tan mal, porque está decreciendo demográficamente (al ser un proceso paradójicamente indoloro y cómodo, se parece a una "glaciación cálida") antes de que decrezcan por completo los recursos, pero no me quiero ni imaginar lo que podría ocurrir en Nigeria, Yemen, Etiopía, Pakistán y Bangla Desh. Y lo que las grandes masas de población huyendo de la carestía pueden implicar en los conflictos entablados en ese momento, que serán conflictos por los recursos. Eso por no hablar de las aguas contaminadas por la eutrofización derivada del poder fertilizador de los nutrientes industriales: los lagos se convertirían en masas espesas de algas y en las playas habría socorristas para las medusas.

Hombre, se me dirá que la creatividad humana es la hostia perfectamente capaz de encontrar soluciones a cualquier problema que se nos plantee. Que sí, que el crudo se acaba, pero ya encontraremos alternativas. Y yo digo que si se encuentran alternativas iremos al peak everything. Y que las alternativas no han aparecido porque ahora en el 2015 no vivimos ni de lejos como en los años sesenta (cuando la energía era barata) se imaginaban que viviríamos. Fallaron en todo menos en los móviles e internet, algo que no pronosticaron. Y digo que no vemos el conjunto del lienzo sino sólo unas pinceladas. No vemos toda la perspectiva histórica. Es como si ante un cuadro con varios colores sólo nos fijamos en la parte que contiene el amarillo y a partir de eso extrapolamos que todo el cuadro es amarillo. Es lo que hacen los futuristas de pacotilla, sólo toman la historia del último siglo y se piensan que el destino de la economía humana es crecer siempre al 8% como en tiempos pasados, siempre creciendo, cada año, durante todos los años de todos los siglos de toda la vida del Universo. Y no. No.

Y también digo que las alternativas no sirven. Claro, tenemos electricidad. Podemos crear muchísima energía eléctrica. Y los molinos eólicos tienen una TRE bastante alta. ¿Y? Eso nunca fue problema. De hecho, en España tenemos tradición en que haya exceso de potencia instalada. Cosa distinta es extrapolar que todo puede funcionar con fluido eléctrico así como funciona una batidora, una lavadora o un ordenador. ¿Pueden funcionar así todos los Jumbos, todos los grandes cargueros de contenedores, todas las excavadoras y todas las grúas del mundo? Y si fuese así, iríamos al peak everything.


------------------------------------


Pero somos cortoplacistas. Es nuestra naturaleza. Quizá razonando persona por persona podríamos llegar a mejores conclusiones. Pero con la persona-masa es imposible razonar. Sólo se mueve por impulsos emocionales. Por eso es manipulable. Por eso los nuevos sectores surgidos tras el maquinismo han enfocado su esfuerzo en suscitar el apetito desordenado por más emociones, por más placeres, por más "experiencias" haciéndonos creer que así estamos viviendo más y mejor que nuestros abuelos. Son los tiempos del despilfarro. Despilfarro de recursos, sí, pero también de tiempo, de conocimientos y de salud, puede que incluso de calidad genética. Es el tiempo de los flipados de dos ruedas sorteando vehículos a toda pastilla, de los acelerones a pie de semáforo, del auto como extensión de la personalidad así como de otras manifestaciones actuales de hambre espiritual, de las celebraciones orgiásticas a fecha fija cada finde del miércoles al domingo (en que el sexo ha pasado a ser una especie de necesidad higiénica, como sacarse un moco), de pasear como zombies por los malls como había predicho George A. Romero, de satisfacer los deseos por ridículos que sean en vez de reflexionar sobre ellos y prohibírnoslos a nosotros mismos (¡horror, qué cristiano y que poco progresista suena eso!), de erradicar la templanza y la autocontención, de establecer nuevos ídolos adecuados a la locura energética, una locura que nos ha llevado a olvidarnos de los consejos de la abuela. Pensamos que podemos ducharnos en agua caliente durante un cuarto de hora en pleno julio, que en invierno podemos dejar subidas las persianas de las ventanas, y podemos tirar un 40% de la comida que compramos. Pues nos equivocamos. Pero ya nos daremos cuenta como sociedad cuando nuestro mundo llegue a su fin. A ese proceso le dedicaremos la próxima entrega.



(continuará)




(I) - Recuerdo una célebre escena de "Grease" (1978, Randall Kleiser) en la que Travolta y los suyos bailaban alrededor de un viejo coche convertido por la magia del musical en un cochazo cincuentero color cereza. En aquella escena el fetichismo automovilístico, enlazado chuscamente con el éxito sexual, se daba la mano con la idealización setentera (la década de las primeras crisis energéticas) de los años 50, los años del petróleo barato:  "muscle cars", obreros blancos orgullosos de su trabajo, optimismo a prueba de bombas y bienestar social.

Siguiendo con la pista cinéfila, conviene recordar que justo antes de 1973, antes del fin del crudo ultrabarato, el imaginario colectivo useño se autoimpuso como héroes cinematográficos a centauros del motor de explosión como los Wyatt y Billy de "Easy rider" (1969, Dennis Hopper), los Fauss y Halsy de "El precio del fracaso" (1970, Sidney J. Furie) o el Kowalski de "Vanishing point" (1971, Richard Sarafian).



40 comentarios:


  1. El negocio del automóvil tiene en realidad ya poco margen. Lo que te comentan tus amigos sobre sus inconvenientes es en realidad un signo de su decadencia. La época en la que cada vez se vendían más coches ha tocado simplemente a su fin. Se las verán putas para vender tanto como han vendido hasta ahora.
    Incluso en países emergentes como China, se invierte en transporte público para combatir la contaminación.

    En España se llevan años intentando colocar los coches mediante subvenciones a la compra. No es solo un asunto fiscal.

    Parte de lo que comentas depende de la próxima invención en términos de batería. Lo que daría alas a a otro tipo de productos, democratizaría Tesla y demás.
    Las baterías actuales están décadas atrasadas con respecto a la tecnología que alimentan, y no me extrañaría que viéramos pronto una innovación en ese aspecto.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante todo esto. La contabilidad energética fue propuesta por el movimiento tecnocrático norteamericano hace unos ochenta años, para mí es un concepto muy atractivo.

    @warsaw Es notable que casi todos los avances en tecnologías de baterías fueron desarrollados por nada más que un puñado de técnicos, por ejemplo el desarrollo de la batería de ion-litio recargable, debido a John B. Goodenough.

    ResponderEliminar
  3. Hacer prediccioned con una perspectiva de 30, 40 años, es, hoy por hoy labor visionaria. La lucha por la supervivenvia se hara tan brutal que ni siquira los privilegiadod que ostentan el poder mundial estaran a salvo. Los psises deñ.Tercet Munfo hsran valer sus derevhos en una lucha sin tregua con.tra los poderosos.Suguro un final catstrofico para la especie humana

    ResponderEliminar
  4. ola k asen, unas pinceladas porque en general estoy bastante de acuerdo. Pienso que en efecto el mercado del automóvil tenderá a contraerse permanentemente, ya no volverá a ser lo que era, lo que pasa es que China e India se han convertido en dos macro-mercados y si el petróleo sigue sin escalar mucho aún podría crecer por ahí. Es complejo, con las alzas de crudo del último sexenio China se había reconvertido nuevamente al carbón autóctono (por no hablar de sus proyectos nucleares, bastante cortoplácicos) e India en realidad no había salido de él pero ahora se han convertido en clientes preferenciales de los árabes, la Opep no es que esté en el máximo sino que lo supera todos los días y si ese crudo no deriva hacia los occidentales derivará hacia Oriente, no se queda sin colocar. También a corto plazo es negocio para China, que seguiría con el motor de explosión mientras atesora tierras raras para cuando aquí se quiera dar el salto al parque móvil eléctrico. Esos países ya no dan más de sí, de todas maneras.

    El coche parecerá un tema frívolo si uno no lo usa para ir a trabajar pero es una mina para el Estado-asistencial. Se paga por todo, de los impuestos al carburante a las matriculaciones, la tracción mecánica, pagar IBI, plusvalías y abatimientos por las plazas de garaje, por no hablar de las multas (cuartos que si fueran íntegros a I+D para preparar el salto aún bueno, pero no está siendo así). Si se desmonta ese sector, se desmonta el sistema, de ahí la importancia que le han dado al plan Pive.

    No hemos visto un salto hacia el coche eléctrico todavía, y no sé cuánto vamos a estar asi, no sé a qué hay que esperar. Está muy bien que ahora haya que incluir un punto de repostaje en cada nueva edificación pero ¿de qué sirve si no hay coche que repostar? Ni siquiera lo primero, que es la generación eléctrica en sí misma, es renovable. A nivel mundial casi la mitad de la generación eléctrica proviene de quemar carbón (y no sólo países a medio hacer sino también Alemania): ¿cómo se implementa una alternativa?

    ¿Biocombustibles? Si todo lo que se cosecha en España a día de hoy se transformase mágicamente en soja, no nos llegaría (¡!) para nuestros parámetros de consumo de gasóleo. Y esa soja se planta, cuida, fertiliza, cosecha, trata, transporta etc etc quemando hidrocarburo. Estamos pillados por los cataplines. Eso por no hablar de cómo el biodiésel se gelifica si hace frío, o las colonias de bacterias que acoge: problemas de mantenimiento que sí o sí implican quemar hidrocarburo. Es un círculo cada vez más pequeñito. O convertimos España en Sojalandia o nos quitamos comida del plato.

    No será el fin de nuestra especie, sino un recomienzo ;-) que ojalá se construya sobre mejores bases.

    ResponderEliminar

  5. La siguiente evolución en la automoción puede venir de Silicon Valley. Google lleva años trabajando en un coche sin conductor y últimamente se comenta que Apple tiene un proyecto relacionado con una especie de furgoneta eléctrica. Es probable que esos dos proyectos en concreto queden en agua de borrajas o publicidad, pero si piensas que Musk venía de fundar Paypal antes de Tesla, se aprecia una tendencia clara.
    Hace años ya había empresas e inventores dedicados a varias cosas, pero la transversalidad de las grandes empresas actuales tecnológicas y comerciales (Amazon o Alibaba) es brutal e impredecible.

    El coche no tiene tampoco el mismo símbolo de estatus que antes. ¿Recuerdas las películas de hace décadas donde el director filmaba los coches con detenimiento, como si fueran una mujer?, incluso esas monstruosidades larguiruchas de los años 70... Ahora son filmados como utilitarios o bártulos aparatosos, que se usan porque no queda otra. Mientras tanto el símbolo de estatus ha pasado a ser la pegatina de Apple en un computador.

    Incluso te diría que en España al menos, el coche es solo el símbolo de estatus de un hombre joven y arrabalero: tuneros, forococheros etc.

    ResponderEliminar
  6. Sí, estoy de acuerdo. Lo de Google y Apple es cierto y están metidos en más proyectos, incluidas termosolares para abastecer a una ciudad entera. La élite californiana está preparando sus ciudades-jardín para el futuro. Cada vez se molestan menos en disimular. Están sentando las bases del futuro, pero para Cupertino y Menlo Park, y luego fuera de California ya se verá, si se llega a ver algún día. Probablemente una parte de los proyectos la venderán, a transhumanistas del país o quizá de Brasil (atención a un judío brasileño transhumanista muy influyente, Ben Goertzel, que pudiera ser importante en el californismo brasileño de los próximos años), y otra la desarrollarán allí o externalizada a Corea del Sur si cae el régimen vecino y si no pues se irá también rumbo a Brasil. Es verdad también que son impredecibles, no quieren ser como un aburrido capitán de empresa de la Costa Este, por eso también de vez en cuando la cagan.

    Sí, aquellos coches .... El Gran Torino de la peli de Eastwood venía a ser una alegoría del tejido industrial perdido (de hecho estaba ambientada en Detroit, y aún no sale demasiado malparada la ciudad respecto de cómo está en la realidad), de aquel fetichismo. En la mayoría de cómics y arte gráfico es cierto que al coche lo han despojado del aura fascinante que tenía antes: muchos dibujantes se lo curran muy poco, con coches que parecen buñuelos con ruedas.

    El canismo motorizado guarda ciertas reminiscencias de la cultura quinqui setentera, cambiando las calcomanías de "penélopes" por tuneaos más reggaetoniles y tal, obviamente, pero conservando algo de aquel espíritu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hombre lupa.-he estado leyendo tus escritos, y la verdad, hablas, hablas, y hablas, como merolico de feria, y en resumidas cuentas no dices nada, todos tus comunicados estan basados, en otros postulados de merolicos de feria, y asi hasta el infinito, eres un parasito perfecto vives incrustado en una sociedad de trabajadores, a los que engañas, y timas con tus elucubraciones inutiles y perniciosas, tipos como tu sobran, son celulas cancerosas, que viven a costillas de las celulas sanas, me imagino que tambien estas versado, en blanca nieves, pulgarcito, el gato con botas, la cenicienta, tu erudicion es ni mas ni menos, que la erudicion derivada de esos cuentos, mejor actua, como los hermanos grimm, como perrault, como esopo, o como lafontaine, no sirves para otra cosa, deja ya de obnubilar, el juicio de la gente.buenas tardes.

      Eliminar
    2. De los miles y miles de visitas con que la gente de México honra a este blog, por pura estadística tiene que aparecer alguien como este (multirreincidente: de hecho le conozco de otro sitio de la Red) anónimo.

      En efecto, los cuentos para niños son mi fuente de inspiración. De hecho, para el artículo sobre las Brigadas Internacionales me documenté leyendo "La sirenita". Pero en fin, si los guionistas de "Alien" se basaron en Blancanieves cataléptica en su urna de cristal para la imagen final del film:

      http://vignette3.wikia.nocookie.net/avp/images/a/a7/Ripley_in_hypersleep.PNG/revision/latest?cb=20121127112256

      y "Alien" sigue siendo hoy un clásico insuperado, entonces lo tomaré como un piropo.

      ¿Algo que rebatir, con argumentos y datos?

      Seguimos en la brecha.

      Eliminar
  7. No sé vosotros pero quien esto escribe está cada vez más harto de esta civilización. No veo más que grisura, feísmo, mamotretos y acumulaciones de basura por doquier. Uno atraviesa las calles con cuidado de no toparse con los restos de no se sabe si un desahucio o una mera mudanza, sillas desportilladas, una tele de tubo triste y sola en el frío y húmedo suelo tras haber vomitado miles de horas de fútbol, cotilleo y tell-lie-diarios (últimamente estoy haciendo el experimento de ver telediarios y creo que lo voy a dar por concluido), un microondas abierto como si fuese el monstruo Triqui esperando ser avituallado, revistas zapateadas con las hojas comidas y dobladas en las que se puede apreciar el último modelito que han lucido Olivia Palermo o las hermanas Delevigne o el enésimo ligoteo entre famosos, una zapatilla divorciada, algo parecido a un mueble minimalista con menos gracia que un AT-AT y al que le falta una pata .... No sé si esa especie de almonedas improvisadas listas para que el servicio de recogida municipal las haga desaparecer o que expulsados del sistema productivo aprovechen algo será tal vez una copia a escala de nuestra sociedad o una premonición de su próximo fin.

    Nos hemos quedado solos. Estamos más solos que la una. No hay animales. Bueno, sí, están esos perros de los que Marcos R. Pantoja decía que les han arrebatado el alma, y él bien sabe de cánidos porque se crió con lobos. Y algunos gatos escurriéndose entre las fisuras del urbanismo, allí donde una ruina vomita verde. Poco más. O casi nada más.

    No sé cuándo regresaremos a las tierras verdes. Hará falta una generación entera y el fin definitivo del mix energético actual para que cada urbe occidental sea una "shrinking city". Mercados de proximidad, sentimiento de clan, romerías hacia las cuevas y las montañas .... Dios, suspiro por un nuevo Medievo. Será la salvación para Europa.

    ResponderEliminar
  8. Ha habido algunos éxitos: prohibición de los clorofluocarbonatos (capa de ozono); quitar plomo a la gasolina, reducción del SO2 (sulfuro), reducción en intensidad de energía en productos industriales, menos uso de bolsas de plástico en la compra...

    Creo que habrá algunos más, puede que volvamos a la compra en granel usando nuestros recipientes de cristal, que la digitalización haga que se imprima menos papel, que la musica y el cine ya no tengan un soporte físico etc.

    Pero no habrá desmaterialización. Eso es matemático. La población va a seguir creciendo, los chinos e hindúes (que ya están de basura hasta el cuello) tendrán un smartphone en cada casa en algún momento, aunque solo sea para entrar en Facebook.
    Y aún queda África, que en algún momento empezará el proceso de modernización en todas sus fases.

    El smartphone, que se suponía que podría acumular varios aparatos en uno, no ha sustituido a relojes (pronto "inteligentes"), cámaras de vídeo, consolas etc. y además la gente se lo cambia cada 2 años.

    Por otro lado creo que es demasiado fácil tener "nostalgia" por un tiempo no vivido, ya que puedes idealizarlo a tu conveniencia, coger una versión romántica de lo que te gusta e ignorar lo que no.
    En realidad yo no me cambiaría por alguien del medievo ni de ninguna otra época. Todavía puedo comer un tomate RAF con aceite de oliva, correr por una montaña, hacer mil deportes, videochatear con un pescador de Samoa, viajar a Japón en 1 día, descargarme toda la obra de Brahms en 1 minuto, no tener que ir a la guerra, elegir en qué quiero trabajar y en qué no y no tener que hacerlo 10 horas al día, poder leer de noche, poder informarme sin telediarios, poder seguir cursos de universidades como MIT de forma gratuita, tener a mi disposición más información científica que nunca antes, votar, aprender programación con Project Euler y, como tú, tener la opción de mejorar el mundo a mi manera.
    Porque en el fondo es verdad que vivimos en el mejor de los mundos posibles, ya que nosotros mismos podemos hacerlo mejor.


    ResponderEliminar
  9. Bueno, yo relativizaría esos éxitos. Por una parte, su misma existencia da a entender que el sistema es básicamente destructivo, no sostenible. Por la otra, un aumento de la eficiencia no implica un ahorro en recursos sino todo lo contrario, un gasto considerablemente mayor tomado en su globalidad (la famosa Paradoja de Jevons).

    La población llegará a un límite en que no pueda sostenerse, y después se desplomará. No hay más que ver las tasas de reposición de cada país, en que cada vez más caen por debajo de 2.10, y con la particularidad de que caen sobre todo en los países que por tecnología, buenas comunicaciones y poder adquisitivo podrían mantener a más gente mientras siguen altas en países incapaces de alimentar bien a los suyos. Ahora a la maquinaria productiva española le sobran 5 millones de trabajadores potenciales en buena edad. Por eso, si por "modernización de África" te estás refiriendo a que alcanzarán nuestro nivel de vida es obvio que es imposible, no por ellos sino por la mera realidad de que ni nosotros estamos siendo capaces de conservar nuestro nivel de vida, degradado a ojos vista.

    Yo aspiro a un Medievo en Europa, pero no aspiro a regresar al año 1135. Ese año ya se vivió, ya dio todo de sí, por lo que no hay que vivirlo de nuevo. Y yo sí me cambiaría por un vikingo en Vinland, un templario en Acre o un cantero en Reims. O compañero de armas de Arturo en Mount Badon. O argonauta con Jasón. O escita en la llanura póntica. O vaquero en Oregón. O cosmonauta en la Soyuz. O por un ibero de casi cualquier otra época.

    Vivimos de rentas. Brahms compuso su obra hace siglo y medio. Hoy no hay un Brahms en nada. Y en el Medievo ya había parlamentos. Si por entonces se pilla a alguien jugando al equivalente al Candy Crush se le trataría peor, eso es cierto. Pero habría mucho que discutir al respecto. ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese sentido, mi sueño es ser ingeniero en Marte, y quién sabe, incluso pelear una guerra de independencia ;-)

      Eliminar
    2. Jeje, se ve que "Desafío total" ha creado escuela ;-) La frase de Quato "eres lo que haces" debería escribirse en los frontispicios de las academias como si fuese del mismo Sócrates. ¡Salud!

      Eliminar
  10. Hola,

    Para mí quiere decir lo contrario: el ser humano ha sido a veces capaz de revertir la situación en la que él mismo se ha metido, de hay mi cita de Leibniz.
    Por ejemplo, puedes decir que hemos puesto en peligro a numerosos animales, pero ha crecido al mismo tiempo una preocupación evidente por preservarlos. Una que no existía cuando los austronesios devoraron Madagascar, los portugueses terminaron con el dodó etc.

    Mejor que no haya un Brahms ahora, pues ya hubo no. Pero hemos tenido 1 Elliott Carter. Ya sé que está alejado de la gente, ¡pero también lo estaba la música clásica de siglos pasados! A menudo pagada por reyes y la aristocracia.
    Es cierto que uno podía ir a la iglesia y escuchar música de piano, y en algunos casos bailar valses y cantar arias... pero una parte enorme de la música clásica solo estaba disponible para una minoría, piezas que son populares ahora no lo eran entonces y dado el grado de analfabetismo me da igual que la música estuviera escrita en revistas.
    Ahora está toda entera. Y hace 10 siglos no habrías tenido cine :)

    Con modernización de África, me refiero a materiales. Lo que empezó en el siglo 19 en EEUU y la Europa atlántica, y a partir de 1950-60 en China: gran uso de materiales de construcción y de metales primarios, para la urbanización, ferrocarril, barcos de acero e industrialización. Y luego ya el declinar de madera y metal en favor de plástico etc.
    En realidad lo que estaba diciendo con eso, y estoy de acuerdo con tu mención de Gevons, es que no va a haber desmaterialización. Que los materiales van a seguir apilándose por ahora. En esto no estaba siendo optimista. Es un problema.

    Sobre la demografía, es cierto que vivimos una época totalmente nueva. Con poblaciones que se reducen en tiempos de prosperidad (¿ha pasado alguna vez?) y un envejecimiento evidente. Tal y como lo veo, eso es irreversible y simplemente habrá que adaptarse y trabajar hasta los 70 o 75 años. No lo veo como imposible si se dan algunas circunstancias:

    - Habrá que ser firme con prejubilaciones absurdas. Conozco a gente que en Teléfonica o el Ejército que se ha jubilado tras 15-25 años de trabajo.
    - Fomentar una educación continua más allá de la universidad. Creo que viviremos una época en la que mucha gente tendrá que cambiar de profesión. Habrá que permitir que alguien pueda cambiar de trabajo a mitad de vida, o incluso a los 50 o 60 años. Pues está claro que muchos trabajos físicos no se pueden hacer a cierta edad. Habrá que prestar más atención a las lesiones laborales, para que no haya gente con la espalda destrozada a los 40 años.
    - Intentar fomentar un nivel cognitivo y físico decente en gente de hasta 80 años. Aquí hay un debate entre la libertad del individuo y medidas como prohibir el tabaco en lugares públicos, poner impuestos en comida basura etc... no sé cuál es tu posición, en mi caso si una medida es efectiva, debe hacerse.


    ResponderEliminar
  11. Hola amigo, el problema alrededor de Brahms no consiste tanto en la capacidad de una sociedad para difundir sus creaciones culturales (que es un problema que la actual sociedad no tiene) como en la de generar creaciones dignas de perdurar. En tiempos de Brahms las arias de Verdi eran cantadas por la gente en la calle.

    No te chines pero sigo sin entender muy bien lo de África. Las revoluciones en infraestructuras se consiguieron primero con patios traseros coloniales, y luego en la posguerra mundial con el crudo a dos dólares durante tres décadas. Eso ya no se puede hacer. No tengo nada en contra de los africanos pero no van a conseguir eso porque hemos llegado al límite físico de la naturaleza, no porque no tengan ganas de arremangarse y trabajar. Níger tiene uranio, oro y fosfatos. Es decir, recursos para 20 años .... eso si son extraídos porque hay demanda mundial: si ésta cae, ahí se quedan improductivos.

    Hay que meterse en la cabeza que un planeta como Coruscant, además de prohibitivo para la flora y fauna de que vivimos, es energética y económicamente imposible. No se puede hacer una "banana azul" de todas las superficies emergidas. Eso implica descontextualizar las cosas de su marco histórico. Que durante unos años de posguerra se creciera al 8% no significa que la humanidad entera por los siglos de los siglos vaya a crecer al 8% "porque ahora tenemos la tecnología".

    Muy de acuerdo con las prejubilaciones. Es demencial darle dinero a un señor en perfectas condiciones laborales para que se quede en casa. Grecia abusó de eso y el resto de la historia ya lo conocemos. También habría que fomentar una cultura y un esquema crediticio idóneos para que la gente se pueda reinventar laboralmente, para que encuentre oportunidades incluso cuando está trabajando "pero no de lo mío".

    La gente tiene que envejecer bien. De lo contrario, el sistema petará por las malas en vez de decrecer amigablemente por las buenas (porque decrecer decrecerá, aunque los políticos digan que no). Y el gasto hospitalario derivado del tabaquismo no debería ser lo mismo que el gasto debido a otras razones. Cuando uno fuma, se está envenenando por la mano. Por tanto, debería arbitrarse una manera de compensar ese gasto sanitario. ¿Más impuestos? Habría que pensarlo bien pensado. Pero un día habrá que sentarse para tomar una decisión. Si la gente se desplazase en bicicleta por la ciudad en vez de usar el coche, el ahorro en energía sería tremendo, decisivo .... pero el ahorro en sanidad no sería poco. Y cuando la población europea se haya reducido a la mitad volverán las casas unifamiliares sin ascensor: más ahorro energético y más salud pateando escaleras ;-) Es un tema muy interesante que un día habrá que abordar.

    Hombre, pegarle una clavada económica a alguien ingresado por algo relacionado con el tabaquismo puede ser impopular, injusto, etc, pero quizá subiendo impuestos a la cajetilla .... Que conste que no tengo nada contra los fumadores, lo digo por bien. Yo tuve una época en que empecé a fumar, al poco me quedé en el paro y tuve que recortar gastos, recorté por el tabaco y desde entonces no he vuelto a fumar, y ya hace un montón de tiempo de esto.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  12. Seguimos para bingo, como el Brent sigue en su línea, estable alrededor de los 60 pavos el barril pues China continúa con sus planes-E a lo bestia porque tiene un margen extra para gastar y lo gasta de la manera que sabe. Va a aumentar un 10% su gasto militar este año.

    Eso era más o menos previsible visto que desde hace un par de años o más tanto Japón como India y Vietnam han apostado por gobiernos de corte más nacionalista, ergo más reivindicativo en términos territoriales, y eso afecta a China de manera directa. La ocasión la pintan calva y la abundancia de crudo ligero árabe que las economías occidentales en buena medida no han podido absorber (aunque han acumulado unas reservas inmovilizadas muy notables que se abrirán para cuando la producción-extracción baje) pues aún están cojitrancas les servirá a los chinos para financiarse mejor una escalada armamentística que en términos geopolíticos se puede decir que les hacía falta, porque están semirrodeados.

    Eso sí, para ver esto no hace falta ir a China. ¿Nadie se ha preguntado qué porcentaje tiene en el último crecimiento de contrataciones y afiliaciones que se ha producido en España, debidamente cacareado por el gobierno, la obra pública, la infraestructura y los empleos relacionados con el sector público? El buen febrero en términos laborales que hemos tenido (más o menos discutible, pero "bueno" en general) no se entiende sin el crudo a la mitad de precio respecto del febrero del año pasado.

    ResponderEliminar
  13. -Siguiendo la política de contenidos de Blogger, he suprimido el vídeo de La Materialista, pues puede considerarse sexualmente explícito.

    -Asimismo, he suprimido el vídeo de la peli "Grease", pues Travolta se toca la entrepierna en dos ocasiones, lo que puede interpretarse como sexualmente explícito.

    ResponderEliminar
  14. El señor Bertrand Piccard, de un formidable linaje de exploradores y hombres-límite (¡honor a ellos!), va a pilotar el Solar Impulse II en su intento de dar la vuelta al mundo volando, en doce escalas, propulsado únicamente por energía solar y con una batería de iones de litio. Parte del vuelo lo hará Piccard y otra parte otro piloto también suizo, André Berscheberg.

    Bueno, eso me encanta, siempre me han gustado esas empresas. Desde las más modestas, como la travesía de Alain Bombard, hasta el Apolo XI. Pero si lo que pretenden es decirnos que ya tenemos la tecnología para prescindir de los combustibles fósiles, yo digo:

    -¿Puede volar de noche el Solar Impulse II? (sí puede volar con lluvia, ojo)

    -¿Puede circunvolarnos sin escalas?

    -¿Los paneles se han construido, trasladado y montado sin gastar hidrocarburo?

    -¿Las baterías han sido fabricadas y el litio extraído y trasladado sin gastar hidrocarburo?

    -¿Puede sustituir a un avión comercial que pesa un huevo, va presurizado (el Solar no) y está petado de gente y mercancías?

    -¿El experimento se ha pagado con alguna moneda no relacionada con la emisión de un banco central para sufragar gasto energético?

    Honor a los Piccard y al amigo André. Pero las cosas están como están en el plano energético. Vamos hacia abajo.

    ResponderEliminar
  15. Ojo al "peak water", ya puestos a anunciar picos. En la mismísima California quedarían reservas de agua para un año. La Nasa ha dado la alarma y se ha puesto manos a la obra para aportar soluciones, una de las cuales es evitar el derroche. Ya las autoridades estatales comenzaron a enviar comunicaciones de multa a mansalva el pasado verano: fuentes con agua potable, pegar manguerazos para que la rampa del garaje esté limpita, pasarse con la irrigación del césped, etc etc. Según AP, a final de cuentas las multas se han aplicado y cumplido de manera desigual. En Coachella, por ejemplo, se impusieron sólo un par de módicas multas (siempre según AP).

    El gobernador del estado, el demócrata Jerry Brown (que ya forma una dinastía californista, pues es hijo de otro gobernador, Jerry Sr., bajo cuyo mandato la contracultura empezó a petarlo), puso como objetivo un ahorro del 20% en el consumo, pero no lo han conseguido. Pintan bastos para el ombligo del mundo.

    Recordemos cómo también la sequía acogotó a Sao Paulo, que se encuentra en situación crítica. Y eso en el país con más recursos hídricos del mundo, donde la gente se ducha doce veces a la semana. Una vez más, se revela que determinados entornos no son compatibles con la sobreurbanización. No olvidemos lo de Egipto y su supuesta nueva capital-castucil en medio de la nada. ¿Con qué hidrocarburo? ¿Con qué agua? ¿Con qué cobre, con qué aluminio?

    La polarización entre macrofavela y cuidad-jardín "pedestrian" continúa. Es uno de los vectores de nuestra época.

    ResponderEliminar
  16. Un detalle que puede haber pasado inadvertido pero que es importante, más bien un triple detalle, o cuádruple. La cámara alta de Reino Unido ha desaconsejado la apertura de una segunda línea de alta velocidad (ya tienen una, la HS-1 de Londres al Eurotúnel, donde enlaza con otras) porque no compensa económicamente. Así también en Arabia Saudí, a la que le van a crecer los enanos de ahora en adelante, lleva mucho retraso y muchas complicaciones la línea La Meca-Medina que está sacando adelante un consorcio con varias empresas españolas del ramo. Y últimamente Israel ha reconsiderado la línea de alta velocidad entre Tel Aviv y Eilat precisamente porque sale carísima y no compensa. Y según Fedea ninguna línea española de alta velocidad es rentable .... ni lo será. En realidad hay muy pocas que lo sean a nivel mundial. La París-Lyon sí es rentable, pero es que tiene más pasajeros al día que todas las españolas. Y la Tokio-Osaka, la que salía al principio de "Origen". Son muy cinematográficas, recordad el atropellado clímax de "Misión imposible".

    Pienso que una de las señas de identidad del mundo por venir será la cada vez más habitual cancelación de proyectos no ya faraónicos sino también los vertebradores (es decir, los que no cubren gastos pero hacen un gran servicio social, acercan ciudades, hacen país y tal sin ser necesariamente agujeros negros económicos). Así como no habrá más cajas de ahorros, veremos en el ámbito del transporte y de la energía cómo poco a poco nos vamos haciendo más pequeñitos. Es un proceso natural que tarde o temprano iba a llegar, de modo que lo importante es cómo afrontarlo, con visión de futuro o pensando sólo en la próxima visita a las urnas.

    ResponderEliminar

  17. No puedo compartir los datos, pero dentro de las inversiones en transportes, las ferroviarias son las que más a menudo caen en sobrecostes (el doble que carreteras, por ejemplo). Por lo que no me extraña que se anden con más precaución ahí.
    Pero creo que los mega proyectos descenderán más lentamente que los vertebradores, sobre todo en los países emergentes. Todavía hay hueco para rascacielos (todos en Asia), inversiones en defensa (EE. UU.), eventos deportivos (rara vez rentables) y aeropuertos (en España ha aumentado el turismo, con lo que préparate para algún otro).
    Además, creo que es un asunto psicológico. Los humanos tendemos a un cierto sesgo optimista con los megaproyectos.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, el Brent sigue en su horquilla de los cincuentaipico, así que podemos esperar más megaproyectos, el caso de China es paradigmático, anunció hace dos años que se iba a reconvertir pero ante el abaratamiento del crudo árabe ha vuelto a las andadas prometiendo más rascacielos, más réplicas de ciudades europeas, más pistas, más urbanizaciones que ya veremos si algún día vive alguien en ellas y más centrales nucleares que aumentarán todavía más el valor estratégico del uranio australiano.

    ¿Has visto los proyectos de estadios e instalaciones para el mundial de Qatar? Firmados por Albert Speer hijo, cuidadín :-P Me parece que ellos sí que se han pasado con el sesgo optimista. Piensan que la desarticulación de las sociedades musulmanas no les va siquiera a rozar, que con seguirnos la corriente estarán a salvo.

    Es posible que lo más gordo de las infraestructuras vertebradoras ya esté hecho, y lo importante sea a partir de ahora su mantenimiento. Pero siempre hay un hueco en el corazoncito de nuestros mandarines para el proyecto de relumbrón, sobre todo si el coste energético atraviesa un valle.

    ResponderEliminar
  19. Una serie de noticias interesantes sobre energía:

    -Estos días ha coincidido el cambio de hora con la iniciativa de ahorro en iluminación en muchas ciudades del mundo, un apagón simbólico (pero ahorrador) que se le ocurrió a WWF y del que deberíamos tomar buena nota. Lo digo por las administraciones, no por la gente, porque en muchos hogares se ha vuelto al "niño, apaga esa luz".

    -El consumo eléctrico interanual para marzo ha bajado en España. Poquito, pero ha bajado, tras dos meses de subidas y otros tres, los últimos del 2014, de bajadas respecto de los del 2013. Y dado que los grandes consumidores han aumentado el suyo, eso supone que el consumo doméstico ha tenido que bajar, y sustancialmente. Eso supone que por una parte se ha reactivado o el gasto de las empresas en la producción o el gasto público en infraestructuras bien iluminaditas, o ambos, y que por la otra parte más hogares se han sumido en la llamada "pobreza energética". Eso daría la razón a quienes dicen que las cifras de la macroeconomía no estaban calando lo bastante en la microeconomía, que sigue hecha unos zorros. Hemos tenido un marzo bastante cálido, ¿no?, y un diciembre casi veraniego, supongo que eso ayuda.

    -El fondo soberano kuwaití KIA, viejo conocido, se ha hecho con el 25% de una filial de Gas Natural enfocada al mercado internacional. Es un hecho desde hace ya bastante que los fondos árabo-golfopérsicos se han dejado de tonterías suntuarias y están absorbiendo jirón a jirón buena parte del mercado energético mundial. Los acontecimientos de la península arábiga deben ser interpretados con el factor energético de fondo.

    -Lo ocurrido en Yemen es sintomático, estaba cantado que el país se iba a desplomar porque había comprado todos los números de la rifa, pero es que además el hidrocarburo equivale al 90% de sus exportaciones. Y tiene hidrocarburo para una década, no más. Ya dije en junio que lo del califato-basura "coincidiría" con una baja del Brent. Occidente tiene aún la economía deprimida y pide menos hidrocarburo, éste baja y China lo absorbe de mil amores abaratado para hacer más ciudades fantasma de las suyas. Eso lo haría subir pero la necesidad de liquidez absoluta de Bagdad y Riad no cierra el grifo (Riad quiso cerrarlo en septiembre pero vista su mala situación estratégica, con Iraq y Yemen infestados de antisaudíes, ha adoptado una postura "razonable" para las cancillerías occidentales, que por ahora no están escandalizándose demasiado de que a los yemeníes les esté bombardeando todo quisque desde hace una semana) y las grandes operadoras optan por acumular el excedente en megabuques clase TI, bajo pabellón de algún archipiélago polinesio, así para cuando el grifo se comience a cerrar el excedente cubre necesidades para dos meses, lo que hará que el grifo se abra de nuevo: casi todo el mundo petrolífero está pillado por los cataplines. El intermediario que ha engrasado buena parte de las inmovilizaciones de crudo de la Opep es Goldman Sachs, uno de los grandes beneficiarios del chavismo y bien relacionado con las operadoras vía Peter Sutherland, un señor que está en todos los guisos.

    -Jordania tendrá su primera central nuclear, para cuya construcción y gestión contará con Rusia. También los rusos les darán uranio enriquecido por una década, y se harían cargo de los residuos. También Rusia quiere construir otra en Argentina, que ha apalabrado dos a los chinos. Parece que ese tipo de energía carísima, subvencionadísima y peligrosísima que se alimenta con un uranio que sólo seis países tienen en cantidad (Australia es el que más uranio tiene y pasa de hacer centrales nucleares) se resiste a tirar la toalla.

    ResponderEliminar
  20. Por favor, visualizad una central nuclear en una Jordania fallida. Ya sé que eso no va a ocurrir, Jordania tiene muchos padrinos (Rusia sería uno más a añadir) por su carácter de cuña geopolítica, que neutraliza mucho territorio en una región donde conviene que haya cuñas, sería algo así como lo que fue Bélgica desde que la crearon hasta que en 1940 quedó claro por enésima vez que como cuña no servía. Por eso y por las rocas fosfóricas que tiene, y que la convierten en fundamental para el mundo de hoy, con nuestros 7300 millones de humanos habitando el planeta tan magníficamente como sabéis que lo hacen. Pero imaginad lo que se podría organizar. Las oleadas de ovnis-drones (ya se ha acuñado el neologismo "drovni") sobrevolando las centrales francesas, sean lo que sean esas oleadas, dejan claro que son puntos neurálgicos de extrema seguridad.

    Hay tres reactores en proceso de fabricación en Europa, uno inglés (en principio iban a ser dos), otro francés y otro finés. Los tres van con retraso y con un sobrecoste de c***rse. Olkilouto, el finés, se esperaba para el 2009, luego para este año, ahora para el 2023 (como el inglés, que a ver si se hace porque parte del dinero es francés y si se frena uno se frenará el otro), casi triplicando el coste, el francés también casi triplicándolo.

    Aparte de la pesadilla estratégica que son, ¿qué pasa con los residuos? Luz para cincuenta años y radiaciones para decenas de miles. Hasta los ochenta se tiraron en la Fosa Atlántica, delante de la costa gallega, 140000 toneladas de residuos nucleares.

    140000 toneladas.

    Si viviéramos en una sociedad liberal, si existiera algo mínimamente parecido a un mercado libre y sano sin injerencias del Estado-elefantiasis y sus efectos distorsionadores, la energía nuclear no habría salido adelante jamás. En Usa, durante los tres primeros lustros de desarrollo el sector nuclear recibió en subvenciones directas casi 40000 millones de pavos; la éolica en sus tres primeros lustros recibió menos de 1000 millones (que encima son menos por la inflación).

    Otra, que encima el uranio declina. No porque se agote, que se agotará, sino porque la demanda supera en mucho a lo que la minería puede abastecer (minería movida con motores que beben hidrocarburo, ¿eh?, no baterías eléctricas alimentadas gracias a las centrales), el Libro Rojo ya dijo que las minas cubrían el 60%. El resto es reaprovechar los residuos (por eso ya no los tiran a la Fosa) y desmontar las ojivas nucleares de países deficitarios, como Rusia: el 45% del uranio de las centrales useñas venía del arsenal ruso.

    Y luego hay quien piensa que las centrales garantizan la soberanía energética de un país. Señores, que el uranio está en manos de seis naciones, nada más, el resto son migajas. Incluso Níger y Namibia parecen haber llegado a su Peak Uranium. Y la tecnología la tiene otra media docena de países. Los useños usan tecnología japonesa, por ejemplo, que es carísima. Que ésa es otra, cada nueva central sale más cara que la anterior, eso no pasa con la solar ni con la eólica

    ResponderEliminar
  21. Otra cosa que quería comentar pero esta vez referida no al uranio sino al crudo. ¿Os acordáis de cómo subían los precios cada vez que pasaba algo? La excusa era "la situación de inestabilidad", "el dinero es cobarde", "prudencia", etc etc, cada vez que había una revuelta o una huelga o unas escaramuzas, hala, el barril sube.

    Bueno, pues la Liga Árabe (más Pakistán, que se ha apuntado) está bombardeando Yemen, han bombardeado hasta una factoría de productos lácteos (37 víctimas), los hutíes a bordo de blindados toman en palacio presidencial en Adén, los alqaedíes entran en una prisión y sueltan a 300 presos, parte de ellos yihadistas, los saudíes y compañía también han bombardeado un campo de refugiados con docenas de víctimas, buques egipcios e iraníes que casi abren fuego, los chinos evacuan a su gente a toda prisa, los rusos se están poniendo a lo mismo .... Sumémosle lo que está pasando en Egipto, lo que queda de Siria e Iraq, el marasmo de Venezuela, los accidentes y las movidas de México, la recesión de Brasil, los problemas de Nigeria, la incógnita de Rusia, etc etc, países petroleros. Y el crudo baja. Y tras bajar se ha estabilizado en una horquilla de la que no se ha movido desde que empezó el año.

    ¿Qué pasaba antes? ¿Nos tomaban el pelo o qué cuando decían que subía el precio por la "inestabilidad"? ¿Y cuándo ha habido más inestabilidad que ahora, en que la mayoría de países petroleros serán fallidos antes de que acabe la década? ¿Cómo se explica? ¿Por las "ciegas fuerzas del mercado" en uno de los sectores más intervenidos y nacionalizados que existen? ¿Pretendían hacerse "emergentes" a nuestra costa? Pues la dura realidad se ha puesto ante sus ojos.

    ResponderEliminar
  22. El clérigo okupa Alí Jamenei ha declarado su propósito de que Irán tenga 150 millones de habitantes para el 2050. Se prohíben las vasectomías y ligaduras de trompas, entre otras medidas, como prohibir también que se publique texto alguno en la prensa que abogue por el control de natalidad.

    Y ése es el régimen que tantos admiran, el "emergente" .... Supongo que se habrán ido a vivir allí, claro.

    Cuando llegaron los clérigos okupas, las mujeres persas lucían orgullosamente sus hermosos cabellos y tenían siete hijos per cápita. A despecho de quienes se creen la milonga de que el islamismo implica baby-boom, han bajado a la tasa de 1.84 hijos por mujer mientras la población sigue envejeciendo, algo por otra parte previsible, que imiten demográficamente al "Satán occidental". Y eso que, según afirma AI, se han celebrado más de 40000 matrimonios con niñas de entre diez y catorce años, y unos 200 con niñas menores de diez.

    ¿Cómo piensa Jamenei mantener a 150 millones, puede que 200 se ha llegado a decir, de iraníes en un mundo con cada vez menos recursos? Si se llega finalmente a la terminación de las sanciones, Irán volvería a bombear crudo a todo pasto, para lo cual necesita más mercado y tecnología occidental que permita una extracción más eficiente. Por eso, ha vuelto a rondar la predicción de que el Brent llegará a los 20 dólares en cuanto todo ese proceso se verifique. El cómo se puede alimentar a unos 80 millones más de iraníes con un crudo depreciado parece que es una variable que no han computado, o es que los clérigos no tienen nada bajo el turbante salvo el vacío interestelar.

    La penetración debería darse en el mercado chino, cuya clase media es el target más apetecible. Otros países "emergentes" han fracasado a la hora de crear una clase media a la europea y, a más abundamiento, son productores-extractores que tienden a igualar producción con consumo interno, por lo que dejan libre un trozo de la tarta. La sed china de hidrocarburo impedirá semejante bajón que han pronosticado. Para mí la clave no está en los recursos iraníes, sino en los recursos vecinos. Es decir, según el plan de Jamenei lo que haría Irán sería irradiar gente, chiíes, haciendo de Iraq una colonia donde asentar a millones de los suyos. Mientras que Egipto se siente superpoblado y busca a tientas una salida a su población, Irán quiere superpoblarse para irradiar humanos por la vasta red de obediencia chií que llega hasta el Mediterráneo, Bab-el-Mandeb y el Indostán.

    De ser así como pienso, se trataría de una de las jugadas mejor pensadas y más prometedoras para redefinir el próximo siglo en Próximo Oriente, Arabia y la Umma en general. Otra cosa es que lo consigan, cosa que dudo muchísimo, pues la Guerra Civil islámica no se detendrá hasta que el petróleo se deje de extraer.

    ResponderEliminar
  23. Tres apuntes que me parecen interesantes:

    -Repsol ha descubierto un tercer yacimiento de gas en sus prospecciones argelinas. Concretamente en el vilayato de Illizi. Mejor dicho, lo ha descubierto un consorcio con Enel y Gdf en el que Repsol tiene el peso preponderante. En cuanto comience la explotación y canalización, la pública Sonatrach se hará con el 51% (es así por ley y los operadores privados cuentan con ello, quedando con el 49%, lo que teóricamente al menos sería el 49% de los dividendos salvo error por mi parte).

    Buena noticia para Repsol y posible impulso a la rajoyana "autopista del gas" que minimice la dependencia del suministro ruso y ahuyente los fantasmas que rondaban Argelia, al menos por una década.

    -¿Qué tiene que ver precisamente el gas ruso en la crisis griega? Por decirlo de otra manera, ¿quieren los de Syriza forzar la máquina para llegar al default y con él al Grexit y con éste a la emisión de neodracmas?

    Si Grecia recurre al neodracma lo primero que harán será devaluarlo, lo que volverá prohibitivo el suministro energético. De ahí un posible acuerdo, o al menos tanteo, con los rusos, ansiosos de buscar socios. Una reciente compra de antiaéreos rusos por parte de los griegos, absurdo dado su marasmo económico, me hace pensar en ello.

    -En el 2014 se matricularon 1734 coches eléctricos. No es gran cifra, y eso que partían con una ayuda de 6500 euros, creo recordar (ahora se ha reducido a 5500, pero se puede financiar un punto de recarga cuyo coste de mercado rondaría los 1000 euros). El coche eléctrico es realmente caro, el famoso Tesla Model S es prohibitivo. A este paso el parque móvil no se va a renovar a tiempo, salvo que simplemente la gente deje de comprar coches y vuelva a la bici.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El coche eléctrico se conoce desde hace mas de 100 años, es sorprendente como los intereses de los magnates del oro negro impidieron que se difundiera su uso hace tiempo.

      Felipe

      Eliminar
    2. Bueno, incluso aunque el coche eléctrico se generalizara creo que sólo solucionaría una pequeña parte del problema. No gastarías hidrocarburo si quieres ir a visitar a unos primos de la aldea, o salir de marcha a una ciudad vecina en vez de salir en la tuya, pero ahí no está la clave de la economía nacional. La clave está en las excavadoras, en los trailers, en la pavimentación, en los cargueros, en los aviones, en las cosechadoras. La clave está incluso en que para construir un coche eléctrico, o conseguir los componentes, gastas hidrocarburo. Y que si el hidrocarburo se va contrayendo, también se contrae la expectativa de dividendos, con ello se contraen los créditos, con eso se contrae la actividad, entonces se contrae el consumo, y se contrae el empleo, tras lo que se contrae el dinero disponible tras pagar impuestos y así en espiral hacia abajo hasta tocar suelo.

      Y luego necesitas litio, tungsteno, cobre para cableado, un montón de tierras raras para el ordenador de a bordo que te dice cuándo está más barata la tarifa de recarga, y sigues necesitando lubricante .... Un jaleo. Hombre, por un lado aliviaría pero por el otro me temo que sería peor. Quizá el descenso poblacional ayude a paliar ese problema (¡agravando otros!, en fin, es la historia de nuestra época).

      ¡Salud!

      Eliminar
  24. Abundando, algunos analistas (ya es una cláusula de estilo decir "algunos analistas opinan que" y luego se suelta la profecía) le calculan una bajada al barril Brent hasta los 30 dólares cuando Irán pueda colocar su crudo. Ahora está en 62, le queda mucho para recuperar las cifras de "tregua" de los 80 pavos, en la que productores e importadores (una distinción cada vez más desdibujada) parecen llegar a un equilibrio de intereses.

    Es una de las clásicas paradojas del mercado petrolero. Sí, en caso de que Irán inunde el mercado se podría bajar el precio .... aunque esa misma inundación tiene el efecto de que anima la producción de los países industrializados, lo que hace crecer su PIB y con ello su demanda de más hidrocarburo, lo que ya de entrada frena la caída y luego lo revaloriza. Así que no es tan fácil eso de bombear y bombear.

    Además, para bombear y bombear Irán tendrá que remozar su tecnología, lo que hará imprescindibles inversiones occidentales (o de quien sea), y eso repercutirá en el precio sí o sí. Y luego está el premio gordo, que si Irán aprueba sus presupuestos contando con un barril a 120 ¿en qué le beneficia que llegue a 30? ¿No hará más bien lo posible por encarecerlo? (salvo debilidad estratégica, a mi entender la razón última de la apertura del grifo árabe: la pugna entre saudíes e iranías mediante proxies puede repercutir a la baja en las economías de ambos .... aunque con consecuencias distintas: Irán no va a dejar de ser iraní pero Arabia sí puede dejar de ser saudí).

    No soy gran cosa como profeta, pero esos 30 dólares por barril serán difíciles de ver a corto-medio plazo, salvo que sea por un escenario de volatilidad, no de mero juego oferta-demanda.

    ResponderEliminar
  25. Medio off-topic, he comenzado "This changes everything" (2014), el último tochaco de Naomi Klein. Resulta que la judeocanadiense se ha concienciado y apuntado a la crisis ecológica y al tema del calentamiento climático. Bueno, que nos estamos cargando el planeta es un hecho. Pienso que el decrecimiento energético nos hará frenarnos antes de que llegue el "eco-hostión". Según Klein, el "eco-hostión" llegará antes de ese decrecimiento. De un modo u otro ambas posibilidades se complementan. Ya dije en el artículo que si no hay peak-oil habrá en su lugar peak-everything. Bueno, pues la catástrofe ecológica es a su modo un peak-everything.

    No está mal el libro, pero como siempre carga las tintas en lo malo que es el liberalismo y lo ineficaz del capitalismo. Yo me pregunto, señora Klein, ¿y qué hay del interés del sector público en que todo siga así, en el "business as usual"? Sin ir más lejos, el caso de la automoción. El sector público ingresa por impuestos al carburante, impuesto de matriculación, iva, el municipal de vehículos de tracción mecánica, la itv, las multas, el ibi del garaje y más cosas que ahora no se me ocurren. Que la gente vaya en coche es un chollazo para el Estado-beneficencia, que se financia de ello. ¿Por qué esas cosas nunca se comentan?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que preguntarle a Naomi Klein: si todo el mundo estuviera gobernado por clones de Chávez o Maduro, ¿se resolvería el problema? A mi me parece que N. Klein es un producto de marketing en sí misma, una oportunista que aprovecha un amplio nicho de mercado donde también han mojado el bizcocho Michael Moore, Al Gore y otros personajes igualmente insinceros y oportunistas, obteniendo pingües beneficios en el proceso.Tal vez tú tengas mejor opinión de ella.

      Hay un libro de Piero San Giorgio que aborda la cuestión del colapso que viene (o que no viene, ya veremos), de los factores que conducen a él, de los distintos escenarios posibles, y de los medios necesarios para sobrevivir al desastre. Tiene partes muy técnicas y aborda cuestiones prácticas para crear lo que él llama "Bases autónomas sostenibles", comunidades autosuficientes que representarían simultáneamente una estrategia de emergencia y un nuevo comienzo.

      Por cierto, no has hecho ninguna referencia al famoso manifiesto de Theodore Kaczynski, y me gustaría conocer tu opinión sobre las ideas de este extraño personaje de oscura fama, popularmente conocido como Unabomber (Dios me libre de recibir sus "cartas de amor").

      Eliminar
    2. Pues hombre, no resulta difícil que alguien me inspire mejor opinión que Michael Moore :-P Pienso que aunque no se esté de acuerdo en bastantes de sus conclusiones Klein es de lo poco salvable de ese percal.

      En general los Maduros, Chávez, Gadafi, Nasser, ayatolás, saudíes y demás extractores de crudo que convierten el llenado del depósito de sus súbditos en algo gratuito o testimonial no le hacen ningún favor ni al país ni al medio ambiente. Regalar populacheramente hidrocarburo a tu población es una animalada que promueve el despilfarro energético, la falta de sensibilidad social (previsión para tiempos mejores, el incentivo general a trabajar con más ahínco para así acceder al hidrocarburo a precios sensatos, la saludable filosofía de que todo cuesta un esfuerzo), el mantenimiento de modelos obsoletos, gastones y contaminantes, etc etc. Un país con crudo puede seguir tirando con modelos ochenteros de humazo negro malgastando una energía valiosísima y no-renovable, en vez de darle valor a ese tesoro, renovar su parque móvil y pensar en el futuro. No entenderé en la vida eso de regalar energía a la gente porque sí, por la patilla. Es como regalar dinero. No, señores, por ahí no se va a ninguna parte salvo a la catástrofe. Lo estamos viendo. Eso no tiene nada de patriótico.

      Me apunto la referencia que aportas. En cuanto a Unabomber, lo considero un ludista sobrevalorado. Su manifiesto tiene puntos muy interesantes, es cierto. Es muy aprovechable su valoración del izquierdismo (menos profunda que la de un Revel o un Paul Johnson, pero está bien). Ahora, sus afirmaciones sobre la sobresocialización y el control mental aun teniendo una cierta base de verdad tengo que decir que me resultaron algo progres cuando lo leí, me recordó a los marxistoculturales "semióticos" aunque supongo que tendría que leer de nuevo su manifiesto para afinar más.

      La sociedad industrial ni tiene por qué ser una desgracia ni tiene por qué colapsar. Ni creo que el mundo preindustrial fuese "más seguro" como él pensaba (era matemático, no historiador). ¡Salud!

      Eliminar
  26. Sé que preguntar esto puede parecerte una locura, pero la única mala pregunta es la que no se dice: ¿qué futuro tiene la exploración espacial desde la perspectiva del fin de la civilización del petróleo?

    ResponderEliminar
  27. Vaya preguntita, y no es una locura ni mucho menos, tiene miga. A ver, llevamos tres generaciones, quizá cuatro de excedente energético, lo que ha permitido crecimientos de PIB, precios, longevidad, instituciones públicas, ideologías variopintas y proyecciones optimistas a futuro. Por ello, si durante una década se creció al 10% en economía, técnica y poder adquisitivo y durante más décadas siguió pasando igual entonces aparece la tentación presentista de creerse que creceremos siempre al 10% una década tras otra por siempre, lo que sí permitiría la exploración espacial presencial ("2001, odisea en el espacio" es pre-peakoilera). Pero si no hay excedente energético, no hay colonización de otros mundos. Por tanto, sin petróleo no hay colonización.

    Sí seguirá habiendo sondas, velas fotónicas y robots buscasenderos. Y los californistas seguirán vendiendo la moto del turismo orbital. Pero todo eso picará hacia abajo, y bien que lo siento. Lleva picando hacia abajo desde Eugene Cernan, es decir, a dos telediarios de la crisis de precios petroleros. ¿Es casualidad que la petrolera Urss fuese también una gran pionera?

    Para conquistar el espacio hace falta:

    -Una fuente de energía como mínimo tan buena como el crudo.

    -Un sector industrial que soporte los déficits iniciales de la exploración.

    -Otro tipo humano, evolucionado en otros parámetros, y distinto de lo que ahora somos.

    Todo eso está ahora mismo lejísimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he soñado con la idea de poder viajar a otros mundos, pero por lo visto esa idea no va a ser posible lamentablemente, a menos que ocurra un milagro claro esta......

      Me imagino que simplemente nos espera un futuro distopico al estilo de ciertas películas y animes de los ochenta...es decir, un mundo devastado por una gran guerra, la ley del mas fuerte imperando aquí y halla, racionamiento brutal de recursos elementales como el agua, bandidos saqueando lo que queda de las ciudades y haciendo lo que les salga de los cojones, dictadores megalomaniacos usando lo que quede de petroleo para sus locuras militares...bueno, ya estoy diciendo muchas tonterías supongo.

      Felipe

      Eliminar
    2. Yo también he soñado desde niño con eso. Con el tiempo me estoy sintiendo más terrestre :-) Estamos adaptados a un planeta, ésa es la cuestión. Dentro de cien mil años, los humanos volveremos a escindirnos entre uránidos y telúricos, los que quieren ir hacia el llamado de las estrellas y los que no pueden siquiera imaginarse lejos de la Gran Madre. Entonces nos bifurcaremos y nos diremos adiós. Unos partirán y otros quedarán. Ocurrirá. Pero falta un huevo para eso :-P

      Ese futuro que imaginas ya está sentando sus reales ahora mismo, está ocurriendo y tiene su sentido profundo que ocurra porque la hibernación espiritual de Europa debe terminar y como no lo hace de manera natural Europa despertará traumáticamente. Así que no estás diciendo ninguna tontería.

      Eliminar
  28. Interesante, los japoneses quieren aprovechar la energía solar espacial:

    http://www.siete24.mx/desarrolla-japon-energia-solar-espacial-14331/

    Parece interesante la idea, pero un inconveniente importante sera el proceso de llevar semejantes paneles al espacio, eso requerirá de mucha energía (supongo que sera como siempre, el petroleo)...aunque para el 2030 supuestamente ya deberían haber cambiado las cosas (ojala que para mejor).

    Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, suena interesante. El año pasado el planeta consumió planeta y medio, así que no es raro que tengamos que buscar fuentes fuera de él.

      Pero el problema no está en la electricidad. Si electricidad tenemos de sobra. En España hay un exceso tremendo de potencia instalada. El problema está en ver si la electricidad da para conseguir las suficientes tierras raras, el suficiente cobre, el suficiente litio y tungsteno para sustituir cada coche de motor de explosión por coche eléctrico con su batería, su ordenador a bordo y su punto de recarga. Y si la electricidad da para extraer y reciclar roca fosfórica, sembrar, drenar acuíferos, regar, fertilizar, sulfatar, cosechar, tratar, transportar y distribuir comestibles para diez mil millones de almas. A ver si la electricidad puede mantener a la población mundial que sus respectivos países no pueden mantener, población que se moverá por oleadas y querrá entrar en Europa, en números crecientes. Para el 2030 estaremos mucho peor, no mejor. Y posiblemente ahí radique nuestra esperanza.

      Por cierto, ya que hablamos de tecnología: California ya tiene su primer humano-hámster. Se llama Will Doenlen (tela de NB, dicho sea de paso), y el diseño es de Robb Godshaw.

      http://www.fastcoexist.com/3035981/can-this-human-hamster-wheel-make-you-more-productive-at-work#2

      Últimamente en California hay un movimiento (nunca mejor dicho) contra las sillas y la postura sentada para trabajar. Ojo con los californistas, que nos acabarán vendiendo estas ruedas. Al tiempo.

      Eliminar
  29. El pasado mes de abril la producción-extracción de crudo por la Opep alcanzó su máximo desde septiembre del 2012. El cártel lleva cerca de un año superando sus previsiones mensuales de extracción. Aclaro que extracción no es lo mismo que producción, pues hay petróleo que se "produce", mejor dicho sucedáneos. Esto supone varias cosas:

    -Este año sería el peak-oil en volumen de crudo. Ojo, en volumen, no en la energía. Ese pico ya se alcanzó hace unos años. Aunque extraigas más volumen que nunca si esa extracción es menos económica, y hasta ruinosa, hacemos mal negocio globalmente como economía consumista-depredadora.

    -Usa lleva desde enero bajando poquito a poco su producción. El fracking se contrae y la cifra de explotaciones desciende. Bajan la verja. A cambio, varios países han mejorado su producción. Es el caso de Brasil, más de un 15% interanual los primeros meses del año. Es lo esperable en economías dependientes de la exportación de crudo, por una parte (a baja de precio deben exportar más para cubrir el hueco que esa baja les hace en el presupuesto y así mantener gasto social, etc), pero con contrapartidas por la otra (la baja del precio disuade de inversión extranjera y de insumos en nueva tecnología, lo cual repercute negativamente en la capacidad de extracción). Es el típico proceso que se acelera y se frena a sí mismo. También Rusia ha tirado de yacimientos jóvenes para sobreponerse a las sanciones.

    -Dado que unos recortan producción y otros lo compensan exportando más, y que las economías occidentales siguen desaceleradas o deprimidas pero que pueden acceder a una energía abaratada, ese proceso que se frena a sí mismo tiene que implicar un precio, hoy por hoy y con las demás variables sin modificar, muy estable. Así es, en los últimos dos-tres meses el Brent apenas se ha encarecido unos 7 dólares o así, puede que un piquito menos, es una subida bastante moderada y lenta.

    -Ante esa situación de equilibrio entre muchos actores, que Irán vea suprimidas las sanciones puede que no se note tanto como algunos analistas creen (alguno ha hablado del barril a 22 pavos). Se notará, pero la horquilla de precios se seguirá moviendo casi con la misma cadencia.

    -El rollo ése de que cada vez que ocurría una movida en el mundo árabe automáticamente nos subían el precio ya se está viendo que era un engañabobos. Porque nunca hubo tanto pifostio en los países musulmanes y no hay los picos especulativos que hubo hace no mucho, con mención especial al delirante de 147 dólares/barril del 2008.

    ResponderEliminar