martes, 28 de octubre de 2014

León de Judá vs identitarios odinistas: insistiendo que es gerundio



El debate acerca del cristianismo y de su peso en la historia de Europa en general y de Iberia en particular sigue vigente y sigue viciado, algo que parece inevitable en tiempos poco dados a la objetividad en el razonamiento sino más bien proclives a cultivar la propia subjetividad como si fuera un valor absoluto, consecuencia esperable del solipsismo espiritual de nuestra época, solipsismo irradiado desde cierta región de sol y rubias bronceadas.

Mi percepción personal del cristianismo ha cambiado considerablemente de un tiempo a esta parte. Cuando abrí el blog estaba bastante próximo a posturas visceralmente anticristianas; año y medio después me resulta imposible pensar así ni defender tal postura. Eso sí, es algo que me permite conocer a fondo los mecanismos psicológicos del anticristianismo, más que nada porque yo mismo los recorrí a conciencia. En un principio, la situación de los cristianos en Siria a raíz de la guerra civil me movió a la compasión, pues su sufrimiento -motivado por un intervencionismo yihadista que de sirio sólo tiene el nombre y amparado por "fieles aliados" de Occidente que de fieles ya ni el nombre tienen- me conmovía, así como la pérdida de comunidades que custodiaban una filosofía de vida con dos mil años de persistencia, algo que de por sí ya me movía a simpatizar con ellos; más tarde me di cuenta de que el cristianismo ejercía una función de freno ante la globalización cuando teóricamente debería ser al revés, pues el Evangelio debe ser predicado a toda criatura -Marcos 16: 15- y en todas las naciones -Mateo 28: 19-. Esta aparente antinomia me hizo cavilar.


Imagen: AP Photo / Bassem Tellawi.

El cristianismo en Oriente Medio es un freno ante la globalización. Sea islámica o progre-californista, se trata de globalización, de homogeneizar a toda una región bajo un mismo credo, un mismo aspecto y una misma cultura. Los cristianos de allí, por contra, conservan una gran riqueza cultural -véase la imagen: el huevo de Pascua está hermanado con Easter (aún se le llama así en inglés a la fiesta de Resurrección) y Ostara (apertura de la primavera): no existe un hiato entre cristianismo y tradición-, su fe propia y un aspecto más griego que la mayoría islámica. Eso no interesa al californismo estratégico global, que pretende crear en Oriente Medio una gran zona geopolítica uniforme: el califato-basura de al-Bagdadi es sólo el principio-.

Además de lo dicho, pesaba en mí una equivocación bastante peculiar porque yo era consciente de que me estaba equivocando adrede, porque no aceptaba lo que pensaba y me mentía a mí mismo, en lo tocante al papel de Roma en la historia del mundo. Yo sabía y sentía que Roma había sido profundamente negativa para Europa, y odiaba con toda mi alma sus depravadas costumbres, sus castas y su agresiva política con los demás pueblos .... pero no lo aceptaba. Si se caía el "mito" de Roma, ¿qué clase de patriota europeo sería yo? Si se caía ese mito, ¿no habría que molestarse en reformularlo todo de nuevo en vez de seguir cómodamente extasiados con personajes tan repugnantes como Julio César, asesino de iberos y responsable máximo del genocidio galo, haciendo de ellos paradigma de lo europeo? Si se caía ese mito, ¿cómo entender Europa, qué nos queda?

Respondí a mis propias dudas en el artículo sobre Roma, y no tengo que mover ni una coma de lo dicho. Otra tenía que ser nuestra identidad como pueblo sin necesidad de recurrir a hacer nuestra la del invasor. No, nunca. Como nacionalista ibero que soy, otro debe ser el camino. No todo el mundo ha llegado a las mismas conclusiones que yo, pero sé que no me equivoco. Todos necesitamos identidad histórica. Simplemente, hemos buscado demasiado donde no estaba. Y lo que digo viene a colación de ese Podemos  identitario que no aparece, pero ni en la línea del horizonte siquiera. El sector identitario español sigue atomizado en su habitual sopa de letras, con una incapacidad tremenda para seducir a un electorado especialmente proclive hoy a pegar puñetazos en la mesa, y con un discurso rancio en el que sobran paridas extemporáneas sobre el "sionismo" y falta una clara elaboración de ideas acerca de lo que es España, de lo que es Iberia, y de cómo debería ser en el futuro. Es normal en un sector ideológico completamente desorientado, que lee a sujetos foráneos como Duke o Pierce pero que jamás ha paseado sus augustas retinas por una página de Jovellanos, Unamuno o Laín y que, por tanto, desconoce lo mucho que desconoce. ¿Por qué digo todo esto? Porque necesitamos un cambio, vivimos un proceso proto-constituyente que se va a desperdiciar como sigamos así, pero también necesitamos mantener nuestra tradición, nuestra historia, el legado de quienes nos precedieron.

En el sector identitario existe una dicotomía desde hace tiempo respecto del cristianismo. Por un lado, un sector para el que el cristianismo es estrictamente el catolicismo preconciliar, y que suele considerar el franquismo como una época dorada. Por el otro, un sector anticristiano que puede ser ateo, agnóstico, neopagano u "odinista", y que acusa al cristianismo de las mayores falsedades y aberraciones. Hay una forma de reconocer a un identitario anticristiano: cuando veas que a Jesús lo llama Yeshua, ahí tienes uno. En vez de llamarle Jesús, como hicieron sus antepasados durante cerca de dos milenios, inventa la pólvora recurriendo al nombre hebreo original, como diciendo "ese personaje histórico nos queda muy lejos, nos es exótico". Curiosamente, a Julio César esos mismos identitarios lo llaman Julio César y no Iulius Caesar, que es como deberían llamarle si tuvieran el prurito de la coherencia. Téngase en cuenta que César es un no-ibero al igual que Jesús, con la diferencia de que Jesús no vino a mi tierra a matar, esclavizar, robar y violar.

Un argumento bastante utilizado es el de decir que el cristianismo, al haber nacido en Palestina, no tiene nada que ver con nosotros pues es "semita" y "asiático", en contraposición a lo indoeuropeo, que sí sería lo nuestro de toda la vida, lo que llevamos en la memoria de la sangre. Es la típica falacia geográfica. Ciertamente, desde la perspectiva de un ibero el cristianismo nació lejos, pero mucho más lejos nació todo lo indoeuropeo, pues tampoco nació en Iberia ni en la Europa geográfica, sino en la Bactriana lo más cerca. Por tanto, quien rechace lo "semita" por ese motivo que obre igual con lo "ario": ambos son extraibéricos. Pero es que la falacia se redobla al olvidar que toda la cuenca mediterránea, que incluye el Levante ibero, estaba espléndidamente comunicada desde tiempos de los fenicios e incluso antes. Palestina nos era mucho más cercana que los montes afganos. También colea la identificación entre usar una lengua semítica y "ser un semita". Jesús, al expresarse en arameo, debería sernos extraño según ellos. Bueno, pues también según ellos y si fuesen coherentes la casi totalidad de las lenguas habladas por europeos nos serían igualmente extrañas, pues vienen de un tronco proto-indoeuropeo, es decir, asiático, desconocido por nuestros antepasados hasta hace 30000 años. Hacer de Jesús un semita por hablar arameo es como hacer de LeBron James un anglosajón.

Durante la Antigüedad se produjeron dos globalizaciones, la helenística y la romana. La cultura helenística se extendió gracias a las fulgurantes conquistas de Alejandro Magno -al que nunca llaman Megalexandrós- desde Grecia, Asia Menor y Egipto al oeste hasta las estribaciones de la India al este, convirtiendo lo helénico en el factor de homogeneidad cultural en tan extenso territorio, unido a aportes orientales como el despotismo. En esa marea globalizadora un pueblo decidió que no estaba dispuesto a perder su identidad, cayendo en manos de déspotas orientales. El gran cineasta identitario Mel Gibson acarició durante mucho tiempo el proyecto de rodar un film sobre los Macabeos, algo así como unos Wallace de Tierra Santa, y no es para menos porque aquélla fue, a efectos simbólicos, tal vez la guerra más relevante de la Antigüedad. En el seno del pueblo judío se estableció el dilema: ¿nos helenizamos y somos como los demás pueblos de la vecindad, o conservamos nuestra identidad, nuestros cultos, nuestras tradiciones y nuestra soberanía como nación?

En el marco del enfrentamiento entre Antíoco IV Epífanes y Tolomeo VI Filométor, buena parte de las clases dirigentes judías se helenizaron. Llegaron a tener durante tres años un sumo sacerdote que se había cambiado el nombre por Jasón, y que tras el saqueo de Jerusalén por parte de Antíoco, tras toparse éste con amenazas romanas en su campaña por Egipto y Chipre, le propuso una gran plan de ingeniería social que convertiría Jerusalén en una polis llamada Antioquía, con gimnasios, efebeion y estatuas a ídolos paganos. Antíoco profanó el Templo, hizo construir un baluarte en su interior -el Acra Seléucida- y dio luz verde a la ingsoc de Jasón, que incluyó los sacrificios de cerdos y la prostitución ritual en el recinto sagrado.

Sin embargo, el pueblo judío se negó a doblegarse ante la globalización de la época. La revuelta de los Macabeos fue su traducción en hechos. Su victoria se celebra en la Janucá. ¿Cómo les habría ido a los judíos con una cultura teóricamente más avanzada como la helenística, portándose mansamente como los demás pueblos de la región, sometidos a basileos de estirpe macedónica? Es interesante tema de debate, pero hay una cosa clara: gracias a la revuelta macabea el pueblo judío es el único que sobrevive de todos los que habitaron la Antigüedad, hoy extintos -como por ejemplo los hititas, capadocios e idumeos-, y en función de su identidad, su apego a sus costumbres y a su tierra. Puede que haya a quien no le guste leer esto, pero la existencia de Israel como Estado-nación en la actualidad es la demostración empírica de que el identitarismo puede vencer a la globalización (I). Seguramente ésa habría sido la lectura de Gibson, que me temo no veremos nunca.

La cultura helenística transmitía el eco de la grandeza del pensamiento griego, de sus excepcionales avances en todos los campos, avances que todavía hoy son fértiles. Pero la raíz de ese pensamiento, la Atenas de unos tres o cuatro siglos atrás, se había secado. El helenismo se nos antoja actualmente un callejón cultural sin salida, en feliz expresión de Desmond Morris, que nunca llegaría a brillar como brilló Atenas. Es cierto que las imágenes de las estatuas helenísticas nos regocijan, pues muestran a gente hermosa y sana, en radiante juventud. Eso es tomado por algunos identitarios como demostración de que el paganismo amaba la salud y la vida, mientras que los cultos de raíz abrahánica preferían una humanidad débil y deforme. Es ridículo, tanto como decir que el progresismo de la MTV, que muestra a mujeres impresionantes las 24 horas del día, es lo que le corresponde y le viene bien a nuestro pueblo, su verdadera religión. Sin embargo, sabemos que es una falsedad. Por eso las estatuas de la Antigüedad son igualmente falsas, desde esa perspectiva.

La influencia del californismo ha calado. Éste libra una guerra contra el cristianismo, al que presenta como un disruptor en el seno de sociedades paganas perfectas, apolíneas, armónicas. En ese sentido, entidades como Asthar Sheran son reediciones de Apolo y similares. Ha calado también en el neopaganismo de nuestra época, que se reduce en la práctica a una serie de ritos vacíos para pequeñoburgueses pero que no aprovecha ocasión para zaherir al cristianismo, presentándolo como enemigo de la vida.

Desde mi visión, que es la visión de un ibero, el cristianismo adopta con auténtico amor varios arquetipos de nuestra sangre, fundamentalmente el del Niño Divino -que sería el Niño Jesús-, el Héroe Providencial -Jesús adulto- y la Señora de las Alturas -personificada en la Virgen María-. La mayor manifestación sobrenatural que se ha dado jamás, las apariciones de la Señora en Fátima durante el año 1917, se produjeron aquí, en Iberia. ¿Hay algo en el odinismo y demás sucedáneos de espiritualidad pagana degradada que se le pueda comparar? No. La aparición sobrenatural más excepcional que hemos conocido, la Señora en Fátima, ocurrió en Iberia. Y la Señora tejió durante milenios una saga de conexiones culturales y míticas que tienden lazos invisibles de Iberia a Asia Menor, el Medio Oriente y, en general, toda la cuenca mediterránea. Eso sí nos es mucho más propio, mucho más cercano. Por eso cada vez que alguien me habla de odinismo me echo a reír. ¿Para qué quiero ese culto obsoleto y forastero, borrado del mapa sin mayor problema ya en el siglo XI y "recuperado" por media docena de pequeñoburgueses, si yo puedo presumir de la Señora? ¿Para qué quiero esas confusas escaramuzas entre machotes cabreados cuando mi patria está llena de damas iberas? Digamos también que el olvido del factor femenino en el identitarismo ibero lastra sus expectativas. Casi no se ven mujeres entre ellos. Eso está generalizado también fuera, no crean. Hay alguna excepción, como el FN de Marine LePen, y eso por una cuestión dinástica -significativamente, es el único con expectativas de ganar-.

Se insiste continuamente en la falacia de que el cristianismo es enemigo de Europa. Digamos las cosas claras de una puñetera vez, señores. Tras dos mil años de cristianismo Europa está tan destruida que sus habitantes superan habitualmente los 80 años de edad, hay doscientos millones de europeos étnicos en Norteamérica, muchos al sur del Río Grande y copando los estratos sociales más apañados, otros poblando las antípodas australianas y otros conjurando para siempre en Siberia la amenaza de las invasiones mongolas, y todo bajo el signo de la Cruz. ¿Eso es destruir Europa? ¿A qué le llaman destruir Europa?

Es cierto que durante los últimos siglos de la Antigüedad, un cierto número de templos paganos fueron destruidos por orden de obispos cristianos -aunque la mayoría lo fueron por orden de un pagano, Constantino, bautizado sólo en el lecho de muerte y aun así no es seguro-. Según eso, el paganismo es mil veces más enemigo de Europa que el cristianismo, y para muestra el botón de Roma, que destruyó no ya templos sino ciudades enteras y hasta países europeos enteros. Aquellos templos tardíos no eran gran cosa, en realidad. No eran bastiones de la ilustración, de la ciencia ni de nada así. Eran chiringuitos donde sacerdotes corruptos, a menudo travestidos, le sacaban los cuartos a los campesinos con invocaciones falsas, con trances fingidos, con augurios a partir del aspecto de las vísceras de algún pobre animal, con estatuas huecas en las que se encajaba un sinvergüenza "haciendo hablar" al ídolo y con demás mecanismos fraudulentos de los que aún quedan ecos en el tarotismo y el espiritismo de nuestra época. Como templos no tenían la grandeza de los de siglos anteriores, más que nada porque Roma ya no estaba por entonces en condiciones de seguir rapiñando el fruto del trabajo de otros pueblos empleándolo después en la edificación de mamotretos, pues ya no tenía tanta fuerza militar y ya no quedaban muchos pueblos que se dejaran meter mano.

A cambio, tenemos catedrales, templos de una hermosura fastuosa. La catedral es siempre el edificio más hermoso de cualquier ciudad. Gracias a ellas habita entre nosotros el símbolo de lo divino. Erigidas sobre plutonías, dirigen las torres al cielo. Una catedral, toda catedral, sobre todo si tiene el sabor magnífico de otra época, es el punto de encuentro de lo Ultravioleta y lo Infrarrojo, del laberinto, de la piedra sacra, de la cripta iniciática, de la amalgama de luz y oscuridad, allá en las bóvedas donde reverberan las polifonías, la música más bella que ha dado nuestra especie. Hay tanta riqueza simbólica, alegórica, que parece casi inabarcable. Si queréis sentir el poder del mito y del símbolo, lo sentiréis retumbar en vosotros mucho más en una catedral que leyendo fabulillas sobre dioses que cubren a ninfas.



Y los odinistas de nuevo cuño pretenden que arrojemos a la basura 2000 años de fructífera tradición que valen más que todos los años anteriores contando hasta el Big Bang, 2000 años en cuyo seno vivieron nuestros ancestros, los que nos han legado una riqueza espiritual incomparable. Odinistas, no esperéis por mí. Wiccanas, seguid compartiendo guirnaldas en un claro del bosque. No tengo nada en vuestra contra. Simplemente, prefiero adherirme a algo mucho más grande.

Se dirá que el cristianismo fue lo que introdujo a pueblos asiáticos en Roma, dinamitando así el imperio desde la raíz. Hay que tener valor para decir eso. Fue la propia Roma la que lo hizo, como ya expliqué en su momento. Alain de Benoist indica que en el siglo II el 90% de las lápidas funerarias en Roma tenían nombres extranjeros. Sí, mientras Roma genocidaba pueblos europeos enteros como los dacios, se traía como esclavos a muchedumbres de Siria para que la castuza patricia siguiera tan tranquila con sus asesinatos, sus abortos, sus orgías, sus puteríos, su parasitismo y su esclavismo. Eso fue Roma. Y no se puede decir que Roma se cristianizara sino que más bien el cristianismo se romanizó, perdiendo con ello buena parte de su pujanza y aliándose con el poder, adoptando modos romanos de conducta, un error histórico que hemos pagado con creces.

El verdadero caballo de Atila en tiempos antiguos fue Roma. Es normal que todo el arco mediterráneo se sumiese en una pasmosa depresión económica, social, política y sobre todo cultural y espiritual. Los mayores logros técnicos, como la Eolípila o el Mecanismo de Antiquitera, distaban ya unos 400 años. La Antigüedad no se dirigía a la revolución científica. Ésta surgió en tiempos cristianos, cuando del ethos monacal surge una idea moderna de industria, como reseñó agudamente Max Weber en su clásico de lectura imprescindible Ética protestante, avanzando más en territorios luteranos y calvinistas, en los que el rigorismo de los monasterios se extendió por la sociedad seglar. La cultura helenística jamás habría dado un Newton. Podía, eso sí, seguir repitiendo amigable y aburridamente el mismo canon estético en las estatuas, pero nada más. Podía seguir adorando a la Luna, pero nunca llegar a ella.


Imagen vista en Esquire. Tiene algo de poético que fuese un país de raíz bíblica el que pusiera por primera vez a un hombre en Selene -a despecho de los afrocentristas que alentaron la conspiración del "fraude lunar"- vía un programa espacial con nombre de dios griego. Eso es básicamente la cultura cristiana: una síntesis creativa.


Nuestra sociedad tardó en salir de la Edad Media. Lo consiguió con mucho esfuerzo, muchos sacrificios y mucho sentido de la aventura, fundamentalmente reabriendo rutas comerciales que la globalización islámica nos había cerrado -y generando con ello una hemiplejía en la cuenca mediterránea-, y generando una nueva ruta, la de la plata española, prefigurada por el Descubrimiento -tres naves con cruces templarias en el velamen-. ¿Tardó mucho? Sí, pero llegó cuando tenía que llegar. Y llegó encontrando una Europa que no había sido en absoluto globalizada -al contrario, durante el Medievo aparecieron las naciones modernas- ni homogeneizada con pueblos allende el mar -traídos por el globalismo islámico, al que el cristianismo se opuso con energía-.

Sin embargo, hoy en día el cristianismo está batiéndose en retirada en Europa. Pierde peso social y moral. Es como si fuera a refugiarse en las sacristías tras haber dominado nuestra civilización durante milenio y medio largo. Es cierto que mientras la Iglesia mantuvo un peso exagerado en nuestra sociedad, generando su propia castuza, su comportamiento fue no pocas veces contraproducente, y bien poco cristiano. Pero ése fue un gran error histórico proveniente de la romanización de la Iglesia. Durante siglos Roma siguió siendo centro de tejemanejes y movidas varias en las que los intereses de Europa como tal quedaban de último o se veían directamente atacados. Es cierto que buena parte del saber antiguo se perdió. Ahora bien, es igualmente cierto que lo más importante de ese saber se ha conservado, debidamente cristianizado, y que lo que tenemos ahora es más de lo que se tenía antes. Y no es menos cierto que la decadencia de Europa acompaña a la decadencia del cristianismo. Lo estamos viendo en estos últimos cuarenta años, años de crisis demográfica, estratégica, energética, social y espiritual. El cristianismo cede terreno a su gran enemigo, el progresismo.

Se dirá que el progresismo es hijo del cristianismo. Ja. Sería en todo caso un hijo muy tardío, pues demoró 1800 años en aparecer, y muy raro pues es básicamente una cosmovisión atea, y cuando ha aparecido lo ha hecho de la mano de ideologías marcadamente anticristianas. Digámoslo claramente, el progresismo es hijo del anticristianismo y de todo lo anticristiano que ha parido Occidente en los últimos dos siglos y pico: es hijo de la masonería especulativa, del jacobinismo, del espiritismo, del luciferismo, del anarquismo, del marxismo clásico, del marxismo cultural, del new-agismo, del californismo y es hermano de todas las ideologías débiles que pueblan la izquierda europea hoy por hoy. Eso sí, el progresismo se ha inspirado en los pasajes más ternuristas del Evangelio para atraer masas. No se ha inspirado tanto en otros pasajes marcados por el rigorismo moral: el progresismo está basado en la gratificación del ego.

¿Por qué comento esto? Vamos a ver, ¿tengo que repetirlo? Mi patria necesita una alternativa política realmente nacional, realmente reformista, realmente ibérica y realmente eficaz. Y mientras el identitarismo ibero siga hipnotizado por subproductos culturales como el neopaganismo y similares, por eslóganes de otros países de hace ochenta años y que condujeron a la derrota, por alucinaciones de autores foráneos y por demás asuntos que no tienen que ver con nosotros ni con nuestra esencia nacional, seguirá siendo un movimiento atomizado, débil e incapaz de extraer las conclusiones adecuadas. Este artículo no es una apología evangélica, sino que nace de la necesidad de hacer algo por mi país. Y mi país sin el elemento cristiano no se entiende, como no se entiende sin el comercio interno: ambos hicieron patria, ambos lograron una causa común de un montón de pequeños pueblos levantiscos. Quien opine otra cosa no conoce la historia de mi país ni sabe de qué está hablando.




(I) - Viéndolo así, el llamado "pueblo palestino" -árabes de la zona- vendría a ser un rescoldo de la globalización islámica del siglo VII, globalización que sigue intentándose hoy en día. Si alguien no lo considera así, puede comentar algo sobre la historia palestina, la etnia palestina, las costumbres palestinas, el idioma palestino, la religión palestina y los líderes palestinos antes de 1967 -e incluso después: Arafat era egipcio-.




32 comentarios:

  1. Los palestinos son de origen egipcio y sirio que se quedaron por esas zonas en quién sabe que época,por lo tanto jamás han existido como nación ni nada que se le parezca, otra cosa es que ya lleven bastantes años en un territorio arraigados y tengan aspiraciones de ello.

    Sin lugar a dudas no se puede entender la historia de España sin el cristianismo, nos guste o no.
    Yo no tengo una visión tan nefasta de Roma, aunque tampoco me parece el summun de las civilizaciones. Para mi fue el EE UU de la antigüedad, con sus cosas positivas y negativas, y sin duda el primer imperio globalizador y allanador.

    Yo si que creo en el espíritu semítico y"del desierto" del cristianismo(tendencia al fatalismo y el fanatismo) primigenio muy parecido aún al judaísmo, pero lo que tengo también claro es que la unión de cristianismo asociado a la cultura europea-de idiosincrasia indoeuropea o aria- dio como resultado los momentos de mayor gloria del continente.

    Yo sinceramente si que veo relación entre cristianismo y marxismo o progresismo, lo que pasa es que esto no es culpa exactamente del cristianismo.
    Las ideas masónicas,cientifistas y antropocentristas propias de la modernidad-que surgieron por más o menos azar- absorbieron cierta base humanista que puede subyacer en el cristianismo, es decir, que el progresismo sería una especie de hijo no deseado y bastardo del cristianismo. Esta idea cuaja bastante en la concepción universalista de ambos.
    Por ejemplo, en las culturas asiáticas no existe esa concepción de izquierda-derecha o de progresismo, y eso es debido a que matriz cultural es taoista, sintoista ,confuciana , hinduista o budista, por lo tanto esa idea de universalismo e igualdad de los hombres no ha cuajado. De esa idea universal y de igualdad(todos somos hijos de Dios) se vio heredado el progresismo.
    En este sentido el liberalismo sería más anticristiano al poner al individuo y su singularidad por encima de ideas igualitarias.

    Sea como sea, la más grande época cultural europea es el resultado de la amalgama de influencias indoeuropeas y cristiana.

    En algo que no estoy de acuerdo es en las visiones negativas sobre la edad media. Creo que son visiones exageradas por los contrarios a la radición, el eurocentrismo y al cristianismo.

    Esas visiones de época oscura, de sistema feudal y tal, creo que son bastante malintencionadas y basadas en mucha película y noveleta sensacionalista.
    Al progresismo le encanta denostar la historia, sobre todo si es europea.

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por el aporte. El progresismo es básicamente una aversión al pasado, a la historia. Una aversión seguida del impulso de manipularla. Las dos cosas van en el mismo pack. Se nos cuenta el cuento del Medievo oscuro contrapuesto a la Antigüedad luminosa. Y esa dicotomía tramposo se nos ha colado en el inconsciente colectivo. Cuando uno piensa en gentes antiguas las imagina ligeras de ropa en paisajes soleados, mientras que si piensa en medievales lo que visualiza es mucha ropa y cielos encapotados. No fue así. Pudo haber sido mejor pero la situación no estaba para muchas alegrías.

    A mí también me seduce la idea renaniana del monoteísmo como fruto de un entorno desértico, pero no me convence del todo. En la desértica Arabia preislámica había decenas de dioses. También en Mesopotamia, por ejemplo. Mientras en la Norteamérica precolombina, muy rica en agua, naturaleza y vegetación, hay cierta parquedad a la hora de elaborar politeísmos -el Manitú algonquino, el Tirawa pawnee, el Wakantanka sioux son bastante cercanos a un monoteísmo clásico-. A veces el hábitat no lo explica todo. Posiblemente la ocurrencia de Abrahán haya sido a la postre más importante que el marco austero y polvoriento en que la ideó.

    Entrando un poco más en el tema progresismo-cristianismo, aquél tiene como uno de sus movimientos fundadores la emancipación colonial, en la que se dio una infiltración masónica innegable, es posible que el universalismo progresista beba más del emancipacionismo -primero del decimonónico, luego el del Tercer Mundo, con los soviéticos enredando- que de la ingenua pretensión de una religión universal cristiana, que se acabó con Lutero y los príncipes que le acogieron. El progresismo como ideología no puede por definición tener raíces anteriores a la aparición de las primeras ideologías, que son del XVIII francés y similares. También el islam es universalista, a efectos prácticos mucho más que el cristianismo, y no ha alumbrado ningún progresismo. Es más, impide que aparezca.

    Tienes razón al decir que el progresismo adopta determinados rasgos del cristianismo, no sé si porque le convencen o porque le conviene. El catolicismo histórico generó una gran red clientelar -no hará falta que diga lo que opino de ella como liberal-, y esa red parece casi copiada por los apóstoles progres de la subvención y el gasto público. Por eso a veces digo que el Nuevo Testamento es progre, no porque lo sea sino porque se ha prestado a muchas lecturas progres espurias que desvirtúan su sentido escatológico y moral. Hay quien dice que el Sermón del Monte es "progre", uf.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. Hola que tal

    Estoy de acuerdo en lo esencial de tu exposición, de hecho el neopaganismo o el odinismo pueden ser muy válidos para los países nórdicos o escandinavos, cuya romanización fue mínima o inexistente y por tanto fue menor el impacto del catolicismo o cristianismo romanizado, como le llamas, (de hecho no es casualidad que el luteranismo naciera en la Germania moderna y arraigara en el norte de Europa) sin embargo Iberia, a despecho de los esfuerzos de Viriato y los numantinos se convirtió en uno de los principales baluartes de la Romanidad Católica, esta es la médula de nuestra identidad, y hay que darle la razón a Marcelino Menéndez y Pelayo: "España luz de trento, martillo de herejes, evangelizadora de la mitad del orbe, etc,etc, ", esta es nuestra gloria y nuestra identidad, no tenemos otra.

    Sin embargo hay que matizar que la revolución científica moderna no se dio en tiempos cristianos sino precisamente cuando el cristianismo entró en una profunda y definitiva crisis en Europa tras el Cisma de Occidente y la Reforma Protestante del siglo XVI, fue en el siglo XVII cuando se pusieron las primeras semillas que germinaron en los siglos XVIII y XIX, siglos furibundamente anticristianos, (recordemos a Voltaire y sus invectivas contra la "infame",o al materialismo que degeneró en el ateísmo marxista) . Curiosamente este proceso coincide con la decadencia de España que fue la que evitó la ruina total del Catolicismo Romano inventando la Contrarreforma, la decadencia de España y la descatolización o descristianización de Europa han sido fenómenos históricos tangenciales.

    Por otra parte la relación que existe entre cristianismo y progresismo es la misma que existe entre Dios y Satanás, es decir, lo mismo que Satanás es el "mico de Dios", el progresismo es el "mico del cristianismo", un bufón, un imitador torpe y contrahecho. En este sentido tienen razón los peperos cuando llaman a Pablo Iglesias, "telepredicador", todos los progres de hoy, no son más que sacerdotes laicos con corbata o coleta, que, en vez de prometer un paraíso celeste prometen "paraísos gays", feministas, multiculturales y demás pseudo-arcadias pedestres.

    La libertad, la igualdad y la fraternidad humanas ya estaban inventadas por la Iglesia milenios antes de la militancia de los Iglesias de hoy, el progresismo simplemente ha llevado a cabo una labor de usurpación, y de profanación, esto es importante tenerlo en cuenta, porque su labor, desde la Revolución Francesa no se ha limitado a ocupar el lugar de los religiosos, sin más, sino que además han llevado a cabo una inversión total de valores que nos ha conducido directamente a los lodos que cosechamos hoy.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Alex. En efecto la palabra "usurpación" es muy adecuada para describir lo que ha hecho el progresismo, pues es una ideología con bastante poca imaginación y sin capacidad creativa. Para ilustrar un paraíso en la tierra, recurren a imágenes de Isaías -me vienen a la memoria algunos pósters de Greenpeace, sin ánimo de criticar a esa gente en principio-. El paraíso californista va un pasito más allá, pues es naturista y tecnófilo a la vez -la filosofía de revistas como DSalud, por ejemplo-, pero participa de visiones antiguas. Incluso los progres se ven obligados a recurrir a la imaginería, presuntamente "superada", de los profetas, a beber de sus aguas.

    Lo que hacen Iglesias y los suyos es puro "dumping electoral", prometer hasta meter, como un noviete empalmado. Ahora bien, han cuidado con mimo ese halo de TV-preacher de Iglesias. Gracias a él tienen tantas expectativas de voto, que nadie se engañe, que si fuera por Monedero y Errejón como figuras televisivas no les vota ni el tato.

    No estoy de acuerdo contigo en lo referente a la revolución científica. Sus bases más asentadas están en el siglo XVI, cierto, el siglo del microscopio y el telescopio, la circunnavegación, las especias y numerosos cambios de paradigma mental -en los que intervienen religiosos-científicos españoles, como el gran fray Domingo de Soto por ejemplo-, también a nivel filosófico -vgr Suárez y Mariana-: estamos de acuerdo en la época, pero a lo que quiero ir es que la revolución protestante adoptó de modo generalizado una visión de la vida que en el mundo católico estaba reservada a minorías eclesiásticas, ora et labora, la aparición del concepto moderno de industria, esto es, de actividad humana enaltecedora. En esto me limito a seguir a Weber, sin más. No nos hemos movido del cristianismo. Lo que entró en crisis fue su visión universal, que ha quedado como medieval en nuestra mentalidad.

    Nace el anticristianismo, sí, pero a esa serie de movimientos poco le podemos agradecer. La idea humanista del progresismo le debe bastante a un Feuerbach, por ejemplo. Si no hay Dios, piensa, ¿a quién divinizamos para servirle, para que nuestras actividades tengan un sentido? Pues a la Humanidad. Porque el individuo muere pero la Humanidad -antes clan o nación, ahora todo quisque- continúa. El progresismo ha tomado esa idea.

    Es más, en los XIX y XX es donde están los mejores pensadores cristianos, que reflejan apertura al absoluto y la pasión de plantar batalla en este mundo. Bloy, Carrel, Tolstoi, Maritain, Lewis, Papini, Chesterton, incluso Solzhenitsyn, muchos en realidad, estoy dando unos pocos nombres.

    ResponderEliminar
  5. Insistiendo brevemente, Álex, no creo que el odinismo ni el neopaganismo sean "muy válidos" para la gente escandinava. Estamos de acuerdo en lo inadecuados que son para España -una forma de papanatismo hacia lo foráneo; la única experiencia que tenemos sobre el odinismo fueron las invasiones desde el siglo IX en busca del fruto del esfuerzo de mi pueblo, y ahora ¿vamos los descendientes de aquellos bravos iberos, que les derrotaron una y otra vez, a hacernos odinistas? ¿Pero qué ocurre con esta gente? ¿En qué piensan?

    Los escandinavos ya tienen su neopaganismo, se llama progresismo y se han entregado con entusiasmo a él, un Moloch-providencia de panza rotunda. Es decir, creen en él aunque sus creencias puedan llevarles al marasmo. Pero ¿quién puede decir que cree que Odín existe? Las manifestaciones de Fátima tuvieron entre 30000 y 70000 testigos, entre ellos muchos incrédulos que luego las admitieron; ahora bien, ¿quién ha visto alguna vez a alguno de esos diosecillos?

    Pero bueno, si los escandinavos quieren regresar a un paraíso pagano que jamás existió, que regresen; pero en España esos cultos son un insulto a la sangre de nuestros antepasados.

    ResponderEliminar
  6. Hola Gardner,

    estamos de acuerdo en que para nosotros, los ibéricos, el neopaganismo es una rara avis, tiene sus seguidores, por supuesto, pero nunca pasará de ser algo testimonial o marginal, no obstante no creo que sea tanto como un insulto a la sangre de nuestros antepasados, pues hay que recordar que también corre sangre germánica, (visigótica), por nuestras venas, e incluso vikinga, pues creo que alguno de estos tipos que hicieron esas incursiones de saqueo que comentas en el siglo IX se establecieron por el sur de la Península.

    Y a colación de lo que dices me has hecho recordar otra frase de Menéndez y Pelayo al cual he citado anteriormente y que suscribe totalmente tu opinión, ya que venía a decir algo así como: "para un hijo de la latinidad es imperdonable ese fervor por lo germánico".

    He leído algo sobre mitología germánica o nórdica y me parece muy interesante y que conecta sustancialmente con el mensaje de otras tradiciones, Odín o Wotan me parece que es un Arquetipo al estilo del Apolo griego, el Júpiter Romano o el Mitra iranio, se trata de Principios o Fuerzas de carácter Metafísico traducidas al lenguaje de los distintos pueblos. Cierto que no conocemos una epifanía de Odín o de Apolo tan espectacular como la de Fátima, pero convengamos en que de alguna manera tuvo que manifestarse en algún momento de la historia a esos pueblos para que le rindieran culto, aunque la memoria del acontecimiento se haya perdido.

    A Fátima le dedicaste un muy buen artículo, corrígeme si me equivoco pero creo que en tu opinión era la manifestación de un Arquetipo, en este caso el Eterno Femenino, la Diosa. En Iberia es algo que entronca con nuestra tradición ancestral de las "Damas", como la de Elche o las del Cerro de los Santos, esas "Damas ibéricas" ya no se aparecen porque nuestro software mental es otro muy distinto, la "Virgen María" es una reactualización de un Arquetipo supra-histórico a nuestra mentalidad Católica. Los pueblos nórdicos no pueden reactualizar su Arquetipo porque actualmente carecen de tradición ( ni el protestantismo ni el progresismo lo son), y me temo que nosotros seguiremos el mismo camino pues ZP ya se empeñó en convertirnos en la "Suecia del sur", y sus epígonos como Peter Sánchez y el Pablemos van por el mismo camino.

    Salud!







    ,



    ResponderEliminar
  7. Las críticas al neopaganismo son muy acertadas, pero pienso que la Historia de España y del cristianismo no se pueden disociar ya de Roma, al igual que la Historia de México no se puede disociar de España.

    De hecho, los neopaganos españoles suelen reivindicar el elemento celtíbero y algunos dicen adorar a deidades autóctonas como Netón. El neopaganismo alemán y escandinavo busca extirpar la influencia de Roma, como buen movimiento romántico. Aunque resulte paradójico, considero que la reivindicación de las raíces latinas -debidamente cristianizadas- es vital a la hora de distanciarse del elemento neopagano y nazistoide. Lo que no es incompatible con la reivindicación del elemento ibero, que siempre he defendido.

    No me extiendo más porque creo que ya lo hemos discutido alguna vez y no quiero aburrir. Posiblemente nuestra discrepancia en este punto es fruto de experiencias diferentes con los neopaganos. Sigo con atención las actualizaciones sobre el tema de Oriente Próximo.

    Alex, ¿eres capaz de recordar la cita exacta de Menéndez Pelayo o decirme en qué libro se encuentra? Me interesa mucho.

    ResponderEliminar
  8. Hola, amiguitos. Alex, en efecto como dices la Señora es suprahistórica, ya estaba entre nosotros antes de las oleadas indoeuropeas y sus panteones relacionados entre sí -de manera a veces clara a veces difusa-. Es autóctona de Europa, y más bien la del sur. A mi entender la Venus de Brassempouy es una muy probable representación de la Señora. El acolchado en red de su caperuza es coherente con la vestimenta apreciada en las apariciones fatimíes -curiosamente, se encontró no muy lejos de Lourdes, otro centro de epifanías señoriales-. Y es cromáñida, de unos diez mil años antes de que apareciera en R1b y no digamos de que llegara a Europa Occidental. Sí, hay realidades suprahistóricas de las que los iberos y vecinos podemos presumir sin necesidad de neopaganismos.

    Las damas iberas son personajes femeninos tan misteriosos como las hadas o las vírgenes de piel negra, y quizá más sincréticos, si algunas pueden considerarse sacerdotisas oferentes supongo que otras serán divinizaciones de mujeres reales que podrían albergar rasgos de la Señora pero también de otros arquetipos femeninos. El arquetipo de la Madre Telúrica, obesa y extremadamente fecunda, de rostros indiferente, estaba a buen seguro ya arrinconado por entonces; pienso en todo caso en un tercer arquetipo que debería desarrollar en otro momento, la Regente, relacionada con el gobierno feliz, con la sociedad estable, con los pactos respetados, con los súbditos satisfechos. Lo más parecido que hay hoy a la Regente en nuestro imaginario mental son nuestras abuelas. Si siguiéramos sus consejos a rajatabla, no tendríamos problemas en la vida, creo.

    F, la historia está para conocerla, y la nuestra tiene relación con Roma, relación de ida y vuelta, como la tiene con el islam, que estuvo mucho más tiempo, y con muchos pueblos más. Pero definir España a partir de Roma es algo de lo que no tengo ninguna necesidad ni creo que la haya. Iberia en sí es algo demasiado rico, demasiado denso, como para que nos endilguen un esquema ajeno por la fuerza.

    Yo entendería el neopaganismo si en efecto fuese algo con raíces, algo basado en patearse montes y valles sin probar bocado como yo he hecho, pedir protección a los dioses de los arroyos como yo he hecho -algo complicado porque aquí y allá está todo salpicado de plástico y latas-, escuchar a los lobos en el páramo como yo he hecho -caminando sin luz ni cobertura de móvil por algún lugar- y abrazar rocas sagradas como yo he hecho. Pero no conozco ese tipo de neopaganismo. Conozco el "identitario" que, cómo no, resta votos y que se presenta como la religión de los fuertes y perfectos -que no se mueven del ordenador: como los que reivindican que tenemos que volver a ser cazadores-recolectores y a vagar por ahí con lanzas pero que si los apartas del teclado les da una lipotimia- contraponiéndola sofísticamente a un cristianismo "de débiles y enfermos". El identitarismo español tiene que hacer una limpia de campeonato.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, yo estoy de acuerdo en parte con lo del neopaganismo, es ridículo ver españoles adorando a Odin, cuando deberían hacerlo con Neton. Por otra parte, aunque yo me considero mas bien agnóstico, me parece perfecto que uno comience a buscar sus verdaderas raíces, no veo la razón de porque uno tiene que identificarse con un credo ajeno y que para colmo, fue impuesto contra la voluntad de sus antepasados. Si los judíos pueden tener su propio dios, ¿por que no los demás?, incluso nuestros padres vienen a ponernos nombres hebreos, cuando hasta ahora no he visto ni un solo judío que lleve nombres gentiles.

    Sobre el anticristianismo, bueno, me parece valido serlo lamentablemente. Entre la destrucción de buena parte del legado grecolatino, el oscurantismo medieval, la caza de brujas(depositarias de la medicina tradicional europea, la cual hoy ya no existe), su tabú respecto a la higiene, el desprecio por el cuerpo humano, las guerras de religión, la demonizacion de todo lo no cristiano(hubo un emperador bizantino que condeno a unos ninos solo por jugar con fragmentos de una estatua pagana), persecución de científicos, etc.

    Entre eso y el islam, es por eso que pienso que las religiones abrahamicas son lo peor que le ha sucedido a la humanidad. Bueno, los judíos no son precisamente un pueblo que me merezca mucho respeto que digamos, son sectarios, odian todo lo gentil, hacen lo que les da la gana(como con los palestinos), avariciosos, etc. Un ejemplo de su maldad como pueblo, tienes a la mafia rusa(integrada muchas veces por judíos), se dedica a producir pornografía infantil de la peor especie con ninos europeos, ademas de la trata de blancas(mujeres eslavas en este caso).

    Afortunadamente, los europeos y sus descendientes aun podemos disfrutar de la poesía homérica, las sagas nórdicas, las leyendas anglosajonas como Beowolf, el Kalevala fines, etc. Por ejemplo, Tolkien, que aunque era cristiano, su obra esta plagada de elementos paganos, Gandalf por ejemplo, esta inspirado en el bardo Väinämöinen (Kalevala). Sobre esto ultimo, me pareció ver que te gustaba la obra de Tolkien, seria interesante que le dedicaras algún artículo.



    Lamento si te causa fastidio mi opinión hacia los judíos o el cristianismo. Si consideras equivocadas mis opiniones, puedes corregirlas si gustas, tal vez ignoro muchos cosas y me muevo mas por el prejuicio.

    Los errores en mi texto son por el teclado.

    Saludos.

    Alejandro.

    ResponderEliminar
  10. Es curioso que hables de oscurantismo medieval en una época como la presente, que es oscurantista y mentirosa hasta el ahogo. Pero ya lo del legado grecolatino va más allá de lo curioso, cuando los latinos destruyeron legado griego durante siglos. Y no sólo legado griego, sino pueblos europeos enteros, en guerras que no serían de religión -aunque tenían un dios de la guerra- pero que igualmente eran guerras. Siempre ha habido guerras y siempre las habrá. Por lo general las de religión son menos mortales y menos habituales. Todo el mundo ha perseguido a científicos. Es más, los ateos de Pol Pot mataban a la gente no ya por ser científicos sino simplemente por llevar gafas o chapurrear francés, por millones, mientras quemaban bibliotecas y cualquier señal de saber o de filosofía, y eso no pasó en el año de la polca, ¿eh?, eso pasó habiendo nacido más de un lector de este blog. Así que un poco de objetividad, que bandos santos y puros no hay ninguno.

    También hay cazas de brujas en la era contemporánea. Mucho más insistentes y mucho más crueles y numerosas. En regímenes ateos se cazaron "brujas" por millones. Y también en nuestra época hay oscurantismo, de igual manera que en el Medievo hubo luz. ¿Qué son si no las naciones modernas -de Inglaterra y Francia a Rusia-, los gremios, las catedrales, las primeras cortes, el poder real controlado, los monasterios, los cantares de gesta, el Trecento, todo el arte bizantino, el ideal caballeresco, las corrientes místicas, la música polifónica y un concepto novedoso de libertad y de trabajo que aún conservamos? Las cosas no son tan fáciles.

    No sé si te has dado cuenta pero tu alabanza de la poesía homérica -la destrucción de Troya por una infidelidad- te contradice. Con sinceridad, yo me quedo con Mío Cid ;-) Es una cuestión de gustos.

    Tu opinión es bienvenida. Éste no es un blog de apologética. Simplemente, considero que la historia europea es una síntesis de la que no se puede prescindir del elemento cristiano -con sus errores históricos, que nunca se han basado en citas bíblicas, pero eso ya es otro tema-. En cuanto al asunto judío, lo que comentas es algo que en mi opinión parte claramente del prejuicio. No hay pueblo santo y puro. Ni uno.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  11. Hay que tener bemoles para decir que la Iglesia destruyó el legado grecolatino, cuando precisamente es la única institución que intenta preservar la cultura clásica, asumiendo lo que hay de bueno en los filósofos griegos, tomando muchos elementos del derecho romano y cultivando las humanidades, hasta el punto de que el latín sigue siendo la lengua oficial de la Iglesia. Si fuera por los bárbaros del norte no habría quedado nada del legado grecolatino, como efectivamente sucede en algunas regiones de Europa donde nunca llegó a penetrar del todo la Iglesia.

    Que alguien use ese tipo de clichés contra la Iglesia o repita la cantinela del oscurantismo medieval, de las pobres brujas (aborteras que fueron quemadas sobre todo en las regiones nórdicas débilmente cristianizadas) y de lo malas que son las religiones por las guerras sólo indica que el sistema ha hecho un concienzudo trabajo de propaganda. Y es que, en el fondo, el neopaganismo es la religión oficial del sistema y los identitarios son sus alumnos avanzados.

    ResponderEliminar
  12. El californismo mediático-sectario-global intenta socavar la tradición cristiana sustituyéndola por un neopaganismo de deidades rubiosurferas, proyectos venusianos, orgones, fuerzas variopintas, visitantes, niños divinizados, druidas hipertecnófilos, trances desérticos, chamanismos impostados, criorresurrecciones, hadas hechas en serie y visionarios a la moda. Ese neopaganismo ha hecho furor entre sectores identitarios muy despistados que han asumido los dogmas californistas de juventud y belleza hasta el fondo del vaso. No digo que sea el caso, pero sí digo que la tendencia es clara.

    El neopaganismo es netamente progresista, apela al hombre presuntamente sabio y presuntamente todopoderoso de nuestra época -es decír, al joven al que el mecanismo corporal aún no le falla, no sufre lo que los freudianos llaman la "herida narcisista" y puede mantener sueños de omnipotencia-. El cristianismo es radicalmente antiprogre. Para él todos han pecado, todos son imperfectos, tanto los humanos como sus sistemas.

    Durante el siglo XX vivimos en el Este un neopaganismo peculiar, ateo, basado en la deificación del sistema y del líder providencial -llegándose a extremos pueriles en Corea del Norte, con esos timoneles que nunca defecaban y cuyo nacimiento era celebrado por el cielo con señales-; el neopaganismo occidental aún no ha sido derrotado: es más volátil y veloz, vive en las mentes, en guerras de sexta generación. Por ahora, las estamos perdiendo.

    ResponderEliminar
  13. Hola F., creo que la cita de Menéndez Pelayo es de la "Historia de los Heterodoxos españoles", aunque no te lo puedo asegurar con exactitud, de todas maneras, si te interesa este autor, que en mi opinión representa la conciencia del alma hispánica en el siglo más desastroso en la historia de la Hispanidad, (el XIX), te recomendaría ese libro en caso de que no lo hayas leído o la "Historia de las ideas estéticas".

    En cuanto a "anónimo", te recomendaría que te informaras con un poco más de objetividad sobre la Historia de la Iglesia, y en general sobre la Historia de la Civilización Cristiana Occidental, creada por la Iglesia en colaboración con los reyes germánicos, de hecho sin la Iglesia y sin la "oscura" Edad Media no existiría la Civilización Cristiana Occidental y sin Civilización Cristiana Occidental no existiríamos nosotros mismos.

    Las peores guerras de religión se originaron precisamente en un momento en que la Civilización Medieval Cristiana entró en crisis, ya no existía la fuerza espiritual suficiente para mantener unidas las sociedades y los pueblos europeos, surgió el maquiavelismo y con ello, los Estados modernos europeos cesaristas, que se embarcaron en guerras fratricidas los unos contra los otros, fue el momento de la revolución protestante, detrás de la cual, como sucedió en Alemania y en otros lugares estaban los intereses de los príncipes y nobles deseosos de secularizar los bienes del clero.

    En todo caso, es una muestra de honestidad por tu parte el reconocer que te mueves por el prejuicio, un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Esta cuestión de la pretendida polémica entre cristianismo y paganismo, que no alcanza a serlo en realidad por mucho que se empeñen los neopaganos, adolece de un defecto esencial: que en el fondo no se la cree nadie. Todo contraste o comparación entre dos objetos debe realizarse entre realidades que guarden cierta homogeneidad entre sí. Entre el cristianismo y el paganismo odinista hay una diferencia sustancial que impide equipararlos y establecer cualquier comparación: el cristianismo es una realidad que suscita una creencia absoluta en su condición sobrenatural entre millones de personas; mientras que el llamado paganismo odinista no pasa de ser un sistema de ideas que no se pretende afirmar como realidad sobrenatural, sino como idea que niegue a la anterior, sin que ninguno de sus adheridos, por enajenado que se encuentre, crea que el mismo encierre realidad sobrenatural alguna, por mucho que traten algunso movimientos sectarios en resucitar liturgias e ideas muertas hace muchos siglos. El paganismo odinista es una ucronía, un intento de hacer que las aguas del río del tiempo vayan hacía su origen y no hacía su desembocadura. Cierto es que el cristianismo está en extinción en Europa, y que la Cultura europea ya no es cristiana salvo en el espacio geográfico del oriente continental y de forma muy limitada, por lo que la negación "pagana" llega un poco tarde a dar "lanzada a moro muerto". Y desde luego, sigue siendo incapaz de dar respuesta al ansia de religiosidad del ser humano, en nuestro caso europeo. Lo que el cristianismo, en crecimiento extraeuropeo, será esta por ver, lo que ha sido en y para la historia de las mentalidades en Europa ya se presta en breve al balace final, en el que no debe olvidarse que el cristianismo dio forma al alma europea, pero que ésta también moldeó a aquél. Y lo que la religiosidad será en Europa está por ver, ¡quién sabe si islámica!, pero lo que desde luego ya sabemos es que el paganismo murió en Europa hace muchos siglos y aunque su legado cultural no desapareció y aún pervive vagamente, como forma religiosa o mentalidad dominante en Europa, no volverá.

    ResponderEliminar
  15. Hola. ¿Qué puede hacer el cristianismo por nosotros? No olvidemos que estamos en nuestro derecho de exigir e imponer las condiciones que más nos convengan. ¿Podemos beneficiarnos de las ideas cristianas? ¿todos o qué clase de personas pueden beneficiarse de ellas? ¿cómo afecta la ideología cristiana a nuestra psique, a nuestro organismo, qué efecto tiene sobre nuestra salud?

    En otros campos ideológicos tenemos la costumbre de ser más exigentes con las ideas. Aquí parece que basta con el factor de la tradición para dotar al cristianismo de validez –una validez universal, además-. Lo que uno le pide al teorema de Pitágoras es que exprese la relación entre los lados de un triángulo rectángulo con exactitud. En este punto, lo que menos importa es que aquel que en su momento lo alumbrase fuese griego. Mientras Iberia se encuentre en un espacio euclídeo, tal teorema tendrá validez aquí, a miles de kilómetros, tras miles de años y en el seno de una cultura muy diferente a la que vio concebir la idea por vez primera.

    Hay una minoría de jóvenes, sobrerrepresentada en el mundillo identitario, que encuentra validez en ideologías de origen pagano indoeuropeo. Porque les inspira, porque encuentran una herramienta útil para representar el mundo, porque les hace sentir fuertes, por la razón que sea. Quién busque una cosmovisión guerrera, jerárquica, dominante, apegada a la naturaleza, profundamente disidente, ¿qué puede encontrar en el cristianismo?

    Cómo si procede de Marte. Lo que le exigo a una idea es que me sea útil, que me eleve, que me haga conseguir mis objetivos y que sea un vehículo, nunca un obstáculo, de mis deseos.

    La moral indoeuropea tiene mucho que decir aún. Yo no veo claro eso de un Podemos de derechas. Lo que se palpa aquí en el ambiente, la posibilidad que está danzando, es un gran ostión social, económico, moral, biológico y a todos los niveles, un retroceso pendular hacia valores antagónicos a los cristianos/progres/democráticos. Y es la única forma, a medio plazo, de que se produzca una redistribución en el actual equilibrio de poderes. Y ahí, la ideología indoeuropea –estoy generalizando, naturalmente, más de lo que debería- tendrá mucho qué decir. Esa minoría de jóvenes blancos, identitarios o no, haría bien en profundizar en esquemas de valores disidentes, marcar la diferencia, tratar con ideas atrevidas, vigorizantes, desafiantes, peligrosas… y el paganismo es un buen punto de partida. Y no necesariamente esto ha de ser desde una perspectiva dogmática o creyente. Poco tiene que ofrecer el cristianismo a exigencias de este tipo.

    Notad que todavía no se ha comentado la cuestión de la veracidad del dogma. Hablamos de su la coveniencia. ¿Un avance?

    ResponderEliminar
  16. lo que ud llama neopaganismo se refiere a otra cosa, a todo lo banal consumista que sale por tv.
    lo que ud señala en forma subjetiva no tiene nada que ver con los verdaderos paganismos o animismos indo y paleo-europeos.

    tambien esta la Wicca,pero esa seria una religion mas moderna que mezcla cosas de los celtas con cultos del paleolitico y la brujeria medieval.

    en Grecia poco antes de los juegos olimpicos de 2004 en la ceremonia de encendido de la antorcha olimpica se invoco a Apolo.
    http://tresmileniosolimpicos.blogspot.com.ar/2013/12/la-llama-olimpica-y-la-ceremonia-de.html
    http://www.youtube.com/watch?v=KYCSOIaT8TQ hasta sale en este video.

    no todo el paganismo es odinismo,ni todos los odinistas son 10 payasos identitarios nazis de los partiduchos de ultraderecha.
    veo que mezcla varias cosas para denigrarlo.
    no me parece justo que subestime en demasia a las religiones paganas que habian sido "muertas" por la irrupcion del cristianismo y que ahora han vuelto a resurgir. son religions hechas y derechas con los mismos derechos que las religiones monoteistas tradicionales.

    habra visto que en su pais una confesion asatru odinista fue reconocida por el Estado Español en 2007. el COE,Circulo Odinista Español,del cual posee un foro que ud si le place y le interesa lo puede "googlear" y en el mismo abri un hilo poniendo esta nota para dar a conocer su punto de vista.

    recuerden las raices de Europa -y de Asia- son PAGANAS, por mas que el Cristianismo haya enraizado en su historia y alma -que lo reconozco,pero una cosa no quita la otra-.

    perdone que haya escrito todo esto,pero me enerva la sangre que se hable tan a la ligera de los paganismos europeos.
    tampoco hagan una leyenda rosa de la iglesia catolica.
    ellos eran mas corruptos que cualquier sacerdote pagano que hiciera el truco de la estatua que habla-se referiria a la pitonisa de Delfos- ademas de criminales. tanto como lo fueron los comunistas con Stalin y Lenin con sus dogmas y mas que los nazis.
    no s epreocupe que el Islam sunní es mil veces peor, mas militante agresivo y proselitista. como lo estan viendo en varios paises de europa(a tal punto de declara la sharia a los perros!).
    y lo que digo no son prejuicios,son post-juicios y lo que esta mostrado por la Historia.

    ResponderEliminar
  17. http://hermandadpagana.wordpress.com/tag/genocidio/
    http://hermandadpagana.wordpress.com/2014/05/06/sobre-los-apologistas/

    sobre el genocidio de los sajones a manos de Carlomagno y el despertar europeo.
    fijese que tambien quisieron cristianizar a los indigenas americanos,y en parte lo consiguieron pero los pieles rojas y los inuit de America del Norte aun conservan sus creencias ancestrales chamanicas,asi como varios pueblos mongolidos de Siberia.
    estoy de acuerdo en monton de cosas de lo que ha escrito en este blog pero aqui en esto no puedo estar de acuerdo.
    el Paganismo NO es una moda pasajera tipo new age o figuritas de Harry Potter-como bien dijo un comunista estalino maleducado y soez de un foro cuando le hable de la religion nordica-.

    si ud defiende tanto a Iberia y reniega de la invasion romana(como un mexicano renegaria de la conquista española) veria que se podria regresar a los dioses celtiberos e iberos,como Netton. eso seria lo mas autoctono. solo que no se sabe mucho de las religiones ibericas prerromanas y precristianas.

    espero haya tenido un feliz Samaín y Salve Atenea!

    ResponderEliminar
  18. ola k asen, gracias por los aportes, quisiera por mi parte comentar algo.

    Don Francisco, estoy básicamente de acuerdo con usted. Suspirar por tiempos paganos equivale a la postura del avestruz, querer conseguir de un modo mágico que los problemas y desafíos de la era actual hagan mutis por el foro y recuperar unos tiempos y una mentalidad que sabemos en qué acabaron: en derrota. El neopaganismo no libra batalla en los feos escenarios urbanos, que es donde hay que librarla, sino que aspira a una Comarca arcádica y lejana. Según el neopaganismo, la europeidad no debe pensar a lo grande, en dominar vastos espacios, en lograr grandes cosas, en imponerse, sino en achicarse, en ir a campiñas remotas a ver si con un poco de suerte el clima desapacible disuade a los extraeuropeos de acudir allí. A ver si "regresando" mentalmente los problemas de hoy desaparecen como si fueran un mal sueño. Pero el dinosaurio, como dice en cuento, sigue ahí al despertar.

    Tiene usted razón, ningún odinista cree que exista el tal Odín ni ninguno de esos ídolos. Más bien lo justifican refiriéndose a una "fuerza" impersonal que anda por la naturaleza, un concepto inequívocamente new-age, y con una orientación marcadamente anticristiana, algo heredado de la masonería especulativa. En lo que no estoy de acuerdo es en la caída del cristianismo como tal, pues pudiera no ocurrir, las familias confesionales tienen muchos hijos mientras que los ateos no. Ése va a ser un factor diferencial en el futuro, en el que el ateísmo será anecdótico pues no habrá cumplido aquello que prometió, aparte de que no sólo no monopoliza la libertad de conciencia sino que cuando llegó al poder monopolizó su prohibición. Europa está narcotizada por un sistema que tiene las décadas contadas, quizá los años. Cuando el sistema caiga, el europeo recurrirá a las instituciones que han demostrado su eficacia con los siglos. Recuperará la memoria.

    ResponderEliminar
  19. Bienvenido, Blanco. Para responder a tus preguntas habría que saber primero qué entiendes por "ideología cristiana", porque seguramente tendremos una visión muy distinta. En lo tocante a la salud, la cita de I Corintios viene al pelo: ser templos de Dios. No sé si hay que matizar gran cosa a eso.

    El tema de la tradición debe abordarse como síntesis, es decir, de cómo un culto nuevo encuentra tradiciones antiguas y las asume, las incorpora a su acervo, dándoles un nuevo ángulo y profundizando en ellas. Es el sello de las religiones de éxito, como decía Asimov en su "Guía de la Biblia". Los arquetipos de nuestra sangre no han desaparecido: viven en la cultura presente. ¿Qué son las apariciones marianas sino la manifestación de un arquetipo muy antiguo, relacionado con nuestra elevación evolutiva desde la llegada de Venus al firmamento? El cristianismo ofrece guías para adentrarse en el laberinto de la tradición europea, y lo hace desde una perspectiva continental, no tribu a tribu, sino de todos los europeos como hermanos, de manera que mi san Jorge me lleva por determinados vericuetos hasta una raíz común con el ruso que venera a su san Jorge.

    http://mybyzantine.files.wordpress.com/2010/04/icon-of-st-george-by-emmanuel-tzanes-1660-80-now-housed-in-the-church-of-san-salvatore-chania-crete.jpg?w=600

    A eso me estoy refiriendo. Al héroe que lucha en este mundo, entre el Cielo que bendice y el Inframundo que debe ser sometido. Al héroe que lucha hoy, que libra la batalla eterna y siempre renovada, porque así lo dictan su deber y su naturaleza. Un cretense, un inglés, un siberiano y un gallego ardemos por dentro al ver esta imagen, porque nos une. Cuando en efecto nuestro sistema elefantiásico se venga abajo, cuando tengamos que recomenzar, ¿a quién crees que se abrazarán los europeos en la batalla futura? ¿A Perun, Adonis o Sabacio? No. A Cristo, la Virgen y los santos. Y les funcionará. Lleva dos mil años funcionando.

    Está muy bien vagar por el bosque escuchando la sabiduría de los árboles, las aves, los lobos y los arroyos. Eso forma parte de nosotros y yo lo he hecho, a mi manera. Pero eso es sólo parte de nosotros y de nuestra tradición. Pensar que eso es todo más bien parece el delirio de un filólogo apalancado en el escritorio, no la visión de un guerrero. Por eso no creo que, como dices, la cosmovisión odinista sea una herramienta útil para entender el mundo. No lo fue en su momento.

    (divido por espacio)

    ResponderEliminar
  20. Tenemos visiones distintas. Para mí no basta una cosmovisión que sea vehículo de mis deseos. Me parece mucho más completa una cosmovisión que los cuestione, que los embride y encauce, e incluso que me los prohíba. Sí, tío, la fea palabra "prohibición", detestada por el progresismo. Pero si alguien quiere una idea del mundo con espiritu guerrero, jerarquía, amor a la naturaleza y disidencia, puede encontrarla sin necesidad de recurrir a una cosa de la Escandinavia del siglo IX. Muchos tenéis una visión prerrafaelita del paganismo, y no fue así, nunca fue así, aunque a mí también me seduzca el anhelo que se aprecia en aquel arte. Y más cuando encima muchos de los reivindicadores del paganismo son agnósticos y ateos, algo así como un vegano probándose un traje de luces. Un ateo reivindicando el paganismo es un anticristiano, básicamente.

    El tema de la sobrerrepresentación me parece clave. El identitarismo español por lo visto sólo existe en foros, webs y blogs, no a pie de calle, por lo que media docena de comentaristas virtuales tienen un peso desproporcionado en la forja de opinión del joven que todavía lo desconoce todo y busca a tientas un referente. Ahí también hay que presentar batalla doctrinal, no por una cuestión de enemistad sino por el bien común, yo sí creo que necesitamos "otro Podemos" y en él podríamos militar codo con codo gentes que estamos de acuerdo en un 80% de las cosas pero a quienes el 20% restante -temas como p.ej. el sionismo o los homosexuales, que al votante español le importan un rábano: él quiere trabajo, salud y una causa- nos atomiza, nos separa y hasta nos enzarza.

    Has empleado un par de veces el verbo "exigir". No hemos venido al mundo a exigir, amigo, sino a hacer. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  21. Ariel, disculpa si ahora no puedo responderte con toda la extensión que tu aporte merece, ya vi en las estadísticas del blog que me visitan desde odinismo.com pero no sabía que habías abierto tú el link, te lo agradezco aunque como es obvio no puedo estar de acuerdo contigo, y te lo dice alguien que hace no mucho, año y medio, pensaba de manera muy distinta. Conozco -quién no- la famosa lista mil veces copiada en mil sitios de las persecuciones antipaganas -repitiendo punto por punto los mismos errores y sin modificar ortografía-, y conozco de dónde proviene. También sé que queda paganismo en Europa, y entre los hunza y los kalash, y en el Amazonas, todo eso es muy curioso e interesante pero me pregunto qué virtualidad tiene a día de hoy, que es a donde quiero llegar. Pues claro que en Grecia se cita a Apolo. No sólo en Grecia, ya puse en el artículo el caso del programa Apolo, y si hasta el católico Cervantes cita al "rubicundo Apolo" en su Quijote demostrando que se acepta y se ampara esa tradición como algo edificante y, sobre todo, nuestro. La base del debate no debería ser paganismo vs. cristianismo, porque el propio término "paganismo" deja claro que a esos cultos antiguos se les había pasado el arroz y habían quedado en los pagos, en el rural. Ahora está pasando un poco lo mismo al cristianismo, que en el rural tiene todavía romerías a la Virgen, la parroquia como vertebradora, culto a los santos mientras que en las luciferinas ciudades actuales avanza el californismo. Si se hace un debate entre una religión y otra, hay que ver forzosamente cuál es "mejor" o siquiera más enriquecedora, elevadora, inspiradora. No pretendía tal debate, ya digo que éste no es un blog de apologética ni creo que sea yo la persona más indicada, pero por mi parte encantado. Nadie niega valores a las religiones pre-abrahánicas, ni estupideces a las abrahánicas -nada hay perfecto donde estén involucrados los hombres, pues todos son pecadores-. Ahora bien, contra el latiguillo de que el paganismo en general y el odinismo en particular es para los hombres fuertes, arrogantes, duros, machoalfistas y que tal como se describen parecen raperos de Compton más que otra cosa, y el cristianismo es para gente floja que odia su cuerpo, este blog es militante.

    Con más tiempo matizo algunas cosas. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  22. Abundando un poco en el tema, no ha sido mi intención hacer del catolicismo una leyenda rosa. Más bien todo lo contrario. Puestos a preferir, yo habría preferido una Europa arriana, sin sujeción a Roma y sin una cristología tan discutible como la trinitaria. Pero el centripetismo del clero romano lo impidió. Hay que tener en cuenta que esos sacerdotes célibes, esas vestales, ese Pontifex Maximus y ese Panteón de Agripa reviven en los curas, monjas, papa y Vaticano de después. La cercanía del cristianismo al poder terrenal fue fatal para su integridad. Es más, quizá el cristianismo no debería haber sido lo que fue, una religión generalizada para toda la población, sino un culto más minoritario, para escogidos -que son pocos según el mismo Evangelio-. No lo sé, pero obviamente no ha ocurrido así.

    No es lo mismo España-México que Roma-España. Reniego de Roma no sólo porque nos invadiera, como nos invadieron más pueblos, sino como mito fundacional de lo europeo y de lo español, algo que ni lo es ni merece serlo. Además hay que mirar hacia adelante. Salvador de Madariaga refiere en un viaje a México cómo una mujer de allí, en una exposición de "arte" azteca, se quejaba de que los españoles le habían arrebatado la identidad al pueblo mexicano, y lo afirmaba justo al lado de un altar donde se hacían sacrificios humanos, junto al hoyuelo para drenar la sangre. La mexicana era rubia de ojos azules. Esperpéntico.

    El blog no se llama Iberia Pretérita. Se llama Iberia Futura. Por tanto, no voy a regresar rebuscando divinidades olvidadas. Me interesa todo lo sobrenatural vigente, y si no está vigente no es sobrenatural, por mucho que otros antes de mí lo adoraran. El conocimiento del pasado sirve para iluminar el presente, no para huir de él.

    ResponderEliminar
  23. Hola, estoy de acuerdo con Gardner en varios puntos en cuanto a su crítica de Roma, que fueron un Imperio brutal y exterminaron pueblos hasta no dejar ni rastro como Cartago, cierto, que cuando no conseguían vencer a los enemigos con las armas recurrían al soborno y a la traición, también, que todo o casi todo en el plano cultural lo tomaron de los griegos, etc.

    Pero dejando estas cuestiones muy ciertas a un lado, creo que no podemos renegar de Roma aunque queramos, es decir, podemos renegar "emocionalmente" o "intelectualmente"como hace Gardner adoptando una actitud de patriota Ibero, pero en la praxis no podemos renegar de un legado que forma parte indisoluble de nuestra identidad. No podemos renegar del idioma que estamos manejando en estos momentos, un idioma romance, derivado del latín, lengua de Roma, lo cual lleva aparejado toda una forma de pensar y de entender la vida, no podemos renegar de nuestro derecho, que hunde sus raíces fuertemente en el derecho romano, no podemos renegar de siglos de Catolicismo y del Sacro-Imperio romano-germánico, no podemos renegar de gran parte de nuestro patrimonio artístico, ni tampoco podemos renegar de gran parte de nuestras ciudades, nos guste o no, todo ese acervo cultural forma parte de nosotros.

    Creo que cuando se trata de hablar de Roma, pierdes totalmente la objetividad y la ponderación que te caracteriza y te dejas llevar por un sentimiento de revanchismo antirromano que pudo tener sentido en tiempos de Viriato, de Vercingetórix, de Jesucristo, de Arminio, o incluso de Atila, pero que en nuestros días, y en mi modesta opinión, carece de sentido.

    Creo entender que le das todo el mérito a los griegos en cuanto a la fundación de la Civilización Occidental, de España y Europa, y estamos de acuerdo en el punto de que los romanos lo copiaron casi todo de los griegos, pero copiando o no, Roma no se puede dejar fuera de la ecuación y reducirla a un "mito fundacional", de lo contrario, caeríamos en la ucronía.

    Si busco una fundamentación histórica para la unidad de España o de Iberia, la encuentro por primera vez en la Diócesis Hispaniae de los romanos, si miro más atrás de los romanos, encuentro tribus iberas y celtas dispersas, colonias cartaginesas, fenicias y griegas, también dispersas, y el mítico reino de Tartessos en el sur, pero no encuentro ni rastro de la unidad de España, ni siquiera un proyecto, si los romanos no fundaron la unidad de España y la idea del Imperio de Occidente, recogida luego en el Medievo hasta Carlos V, ¿quien lo hizo entonces?.

    un saludo

    ResponderEliminar
  24. Disculpa, Alex, había quedado este mensaje coleando. Mi antirromanismo no me parece carente de sentido porque no es la respuesta ante una agresión presente -al contrario que esos famosos "afrocentristas" que siguen blaming que te blaming on slavery y así seguirán mientras les dé réditos-, pues esa agresión ocurrió hace dos milenios, sino la reacción contra un grave error doctrinal, presente en el identitarismo, que asocia lo romano a lo "europeo y aristocrático" y lo cristiano a lo "asiático e igualitario", falacia geográfica y tesis obsoleta que apesta a rancio a estas alturas. Ningún país europeo, ninguno, debe fundamentarse en Roma y no sólo porque ésta no lo merece sino porque precisamente el fin de Roma alumbró las naciones europeas tal como las conocemos ahora. La noción de Imperio, como la de califato, estorba a la de Estado-nación -éste en el sentido medieval de continuidad de la Corona-. O imperio o nación, dicho a lo bruto. El imperio es metrópoli más provincias. La nación es una realidad política concentrada, sin metrópoli ni provincias (aunque puede llamarle "provincias" a su división territorial interna si le hace ilusión). La idea de España, o de Iberia, es sueva, visigoda, cristiana, castellana y lo que quieras, pero no romana. Sólo cuando un caudillo intenta separarse de Roma, como fue el caso de Sertorio, hay algo así como un parecido lejano con la Hispania unificada como nación. La Diócesis de Diocleciano se puede adorar y sobrevalorar sobre el papel, porque tenemos tendencia a idolatrar la letra impresa, pero no era más que una división que sólo funciona si se impone, no nace del pueblo, es una superestructura que además incluía la Tingitania.

    Es cierto que nos expresamos en castellano. Pero eso no marca tanto carácter como se puede creer. Un anacoreta que viva en los Picos de Europa no tiene la misma vida ni los mismos valores que la Pelopony, con todos mis respetos. No es la lengua el factor diferencial. Además ya teníamos idioma. Teníamos de todo, no necesitábamos el mito romano para hacer de nosotros una nación, como no lo han necesitado muchas grandes naciones europeas y de otras latitudes, y teníamos libertad. La libertad es valor supremo, y de nada sirven las diócesis ni la lengua latina ante eso, quien no defiende su libertad no vale más que el contenedor de inorgánico de la calle. Hubiera sido mejor conservar nuestra libertad y si nos interesa algo de los romanos se adopta libremente y punto. ¿O alguien se ha comprado un modelo Samsung porque le han invadido los surcoreanos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero acaso no son las naciones europeas un residuo del imperio romano? Los reyes visigodos, como todos los demas “flavios” que convirtieron en nuestros reyes, no hacían otra cosa que llenar el vacío que quedó tras la caída del poder imperial, nunca se consideraron otra cosa que sustitutos, gobernadores suplentes por así decirlo del emperador de Roma. No creo que ninguna estructura política haya nacido simplemente “del pueblo”, y en el caso español no creo que el pueblo haya contado para nada. España como todos sabemos, al igual que muchas otras naciones de europa y del mundo, no es una unidad homogenea culturalmente hablando, nunca lo ha sido... por la simple razón de que estas estructuras no han salido del alma del pueblo, sino de la voluntad de los gobernantes que se han ido pasando (y disputando) sucesivamente el cetro y la corona. ¿Cuál es la razón de que Cataluña sea parte de España y no Francia, por ejemplo? ¿Con quién debía identificarse más el pueblo español, con los borbones, los austrias, los germanos o los romanos?

      Esa idea de un emperador para toda europa, queramos o no, ha sobrevivido hasta tiempos muy recientes, desde Carlomagno y los emperadores bizantinos hasta la primera guerra mundial y la resultante atomizacion de Europa. Es una idea demasiado arraigada como para tacharla de ilegítima sin más. La idea no ha triunfado, es cierto, pero tiene mas que ver con politica que con un deseo popular de identidad nacional.
      Si España no debe fundamentarse en Roma, qué impide que el califato de Córdoba tenga mayor legitimidad que la España posterior a la reconquista?

      Eliminar
  25. Me acordé de este tema por una noticia reciente, en Islandia van a construir el primer templo pagano (o neopagano) en mil años. Lo erigirán sobre una loma, en redondo, excavando unos metros y cerrándola con una bóveda que permita la entrada del sol. La religión Asatrú tiene allí unos 2400 adeptos, lo cual parece muy poco pero si se hace en proporción a la población total sería como si en España hubiese unos 340000, más o menos, una buena cifra.

    Leyendo la noticia (por ahora sigo sin linkear) me sorprenden (o no) algunas afirmaciones, como que todo eso de recuperar a Odín y Tor es más bien "metafórico", en realidad da la sensación de que no creen en su existencia. ¿Entonces qué es eso, un circo o qué? Me parece genial que la gente se vista de época y haga romerías, pero ¿cuál es el verdadero trasfondo? ¿A dónde quieren ir a parar?

    ¿A una mayor "comunión con la naturaleza"? No hace falta recuperar en el siglo XXI unas creencias (¡en las que muchos de ellos no creen!) que los islandeses abandonaron tranquilamente en el XI para comulgar con la naturaleza. ¿Por qué se comulga más con la naturaleza así que en la Tebaida Berciana? Acojonante senderear por esos montes y valles alfombrados de amapolas y dedaleras, esas joyas mozárabes erigidas en Iberia cuando aún Islandia era pagana, esa tierra de agua.

    Ay, el día que los españoles descubran España ....

    ResponderEliminar
  26. Buen articulo señor Gardner. Este tipo de visiones sobre la cristiandad son las que deberian publicar en la prensa, en la television.......

    Pero, claro, quien controla los medios de masas?

    Por cierto, al ver el video que pusiste en este post, pense que quizas te gustaran estos cantos de unos monjes ortodoxos, a mi me parecen poderosos:

    https://www.youtube.com/watch?v=9_B9qZHZyRs

    https://www.youtube.com/watch?v=Y4xL0cDKWUs

    Yo creo que escuchar esta música es suficiente para percibir la grandeza de la cultura cristiana tradicional.


    Si te gusta la música, el buen rock, pincha en mi nombre, y ahí esta mi blog, un blog sobre música, esoterismo (tradicional), y arte.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, hermosos cánticos. Como diría Fray Luis de León: "traspasa el aire todo".

      No esperes de los medios mayoritarios nada más que la aplicación de una agenda.

      Le echaré un vistazo al blog. ¡Salud!

      Eliminar
  27. La elite mundial no solo controla lo economico.
    Tambien controlan lo ideologico, en gran manera......
    Primero, fue hacer creer a la gente que todo era casual, y que no habia Dios, y que todo venia de la materia, no habia creador.Eramos solo animales perfeccionados,aparecidos por azar. No hacia falta ir hacia dios, porque no existia.

    Pero ahora las elites(satanicas) ya no necesitan mas del ateismo.
    Ahora estan implantando poco a poco su propia religion, la cual !que casualidad! siempre tiene en comun los siguientes puntos:

    No existe un dios personal. Existe la "Consciencia Cosmica" impersonal, fria, como un ordenador.

    "El universo es mental, todo es mental". El poder de la mente. La ley de la atraccion. Atraes lo que atraen tus "vibraciones".

    "Consciencia cosmica, fundirse con el cosmos"

    Doctrinas neobudistas, (Meditar para fundirse con la consciencia cosmica)

    Fisica cuantica. muchas teorias new age se apoyan sobre la fisica cuantica, para dar legitimidad a lo que dicen.
    Como que todo es "vacio". Todo es "espiritu".Todo es "mental".

    Extraterrestres. (no siempre en las doctrinas new age aparecen, pero si bastante) pleyadianos, ashtar sheran, los "hermanos superiores de luz" que nos cuidan.

    Canalizaciones de seres "superiores". Esto empezo con Madame Blavatsky. Ahora lo hacen muchisimos mas. Canalizaciones de: Kryon, pleyadianos, ashtar sheran, los maestros ascendidos , saint germain, etc etc.

    En realidad, estas canalizaciones no son canalizaciones de "seres superiores", sino todo lo contrario. Son canalizaciones de los demonios que habitan el plano astral.


    El "diablo" siempre llevara ventaja..... pues la gente no sospecha que existe, y la gente no se da cuenta de que es él(el Mal arquetipico, la Mentira) el que impulsa todas estas ideologias.

    Muchos impulsores de estas teorias, en realidad lo hacen inconscientemente, no sospechan en lo mas minimo que son titeres del Mal y de la mentira. Pero hay otros maestros "new age".... que saben perfectamente lo que hacen, y a quien sirven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los has dicho todo; una cosa que me interesa hacer es recordar como era mi vida o la vida del mundo cuando era pequeño, 90s 00´s, Sentir el sabor de ese tiempo para juzgar al árbol por sus frutos. La elite ultra-adinerada en parte la siento venida de la Era de la Razón, de las Luces, vaya pues Los Iluminados no? en fin, desglosar su ideología es en cierta manera importante porque son El enemigo a vencer en el éter. Sin duda son satanistas, sus creencias son eugenesias, no se si solo es la nobleza inglesa o participan todas las noblezas actuales de Europa.
      El único que sufre de calumnias es el Papa, me explico, por lo que es que este hombre no es como ustedes que se la pasa estudiando cosas del mundo para ser erudito, el papa es un hombre que se la pasa reznado y tiene una visión del mundo muy muy simple, por eso dice lo que dice, si yo hiciera lo mismo que el diría lo mismo, yo no detecto falsedad o malas intenciones en sus palabras, solo simpleza e ignorancia mundana. A menos claro que sea un demonio que sepa mentir muy bien y me ha engañado a mi y a todos. Los protestantes se la pasaran diciendo que es el antipapa o lo que sea o católicos renegados, me parece que la fidelidad y obediencia serán virtudes claves en esta época del mundo.
      Jesús dice que si tuviéramos fe como un grano de mostaza moveríamos montañas, es posible caminar sobre el agua, en ese aspecto lo sobrenatural para un católico esta a la orden del día. Los infieles quieren solamente ponerse a la orden del día.
      Otra cosa señores es muy diferente pensar que venimos de un mono, a decir que venimos de Adán, del primer hombre creado a imagen y semejanza de Dios. Yo no vengo de un mono peludo, yo vengo de Adan, ese Adan que ven en la Capilla Sixtina y punto.
      Diego

      Eliminar
    2. El papa en estos momentos es la encarnación de la bondad de Dios, la inocencia, ayuda al prójimo sin contar los peligros. Como lo veo yo, pero antes de poner en peligro al papa están sus caballeros y huestes hambrientas de Justicia en la Tierra. Jesús dijo que el mal nunca prevalecería sobre su Iglesia, la Roca de Pedro. Por tanto a quien voy a creer, a hombres que dicen lo contrario o a Jesús.
      Diego

      Eliminar
    3. Saben creo que la elite mundial no da tanto miedo. Mas vale nosotros pequeños mortales temer al Hermético Vaticano, nadie nadie desea hacerse de enemigo a la Iglesia de San Pedro. Quien sabe lo que se platica a puerta cerrada; conspiraciones, caídas y alzamientos de regímenes, genocidios necesarios, identificación de infieles, enemigos de la iglesia, pestes, plagas sobre el mundo. Si hay a una organización a quien temer Señores en este mundo es al Oscuro y Temible Vaticano, para los fieles devotos ese lugar es la Fuente de la Salvación o la Perdición. Parce, Domine, parce populo tuo: ne in aeternum irascaris nobis. Ten piedad de nosotros tus pobres y pecadores hijos, Señor. Que no caiga tu ira divina sobre nosotros, Señor líbranos del mal, líbranos del pecado Señor para que no te hagamos enojar. Solo glorificarte es nuestro único fin por siempre y para siempre. No mires nuestros defectos, perdónanos así como nosotros también perdonamos a los que nos ofenden. O Iglesia de San Pedro tan dura eres, irrompible y poderosa contra todo mal, ayúdanos en estos momentos en que tu pueblo esta incompleto, deseas que todos vuelvan a ti. Bajo tu mano todo es posible y fácil de hacer, tus pobres e inútiles siervos no pueden hacer nada sin ti. Nuestro Dios es el que da las Victorias, pone Reyes y quita Reyes. Da el sustento y lo quita. Poderoso es ÉL. Bendito sea su nombre. Antes Él se ablanda ante el corazón contrito y deshecho del hombre humillado, de orgullo destrozado, porque a los pies Gloriosos del Señor estamos todos, alabándolo por siempre será nuestro descanso hermanos.
      Diego

      Eliminar