viernes, 5 de septiembre de 2014

Dirigiéndonos a una glaciación cálida: demografía y destino




Foto: Dave White. Niños huteritas. Impresionante desarrollo frontal del cráneo.


Según datos del INE de junio de 2014, durante el pasado 2013 nacieron en España 425390 niños, lo que supone un descenso del 6.4% respecto del año anterior, y una caída acumulada en los últimos cinco años de un 18.1% respecto de la cifra de nacimientos del 2008, justo al borde de la crisis -cuando nacieron más de medio millón, la mejor cifra en tres décadas-.

En 1976 habían nacido en España 677456 niños, siendo la edad media de maternidad la de 28,5 años. A lo largo de la Transi la cifra de nacimientos ha ido decreciendo, conforme la edad media de maternidad experimenta un crecimiento muy leve pero continuado. El punto más bajo se dio en 1995, en los minutos de la basura del régimen felipista, con una cifra de 363469 nacimientos, a la edad media de 30 años. Aquello encendió las alarmas, me acuerdo bien. Desde entonces la cifra comenzó a picar hacia arriba, en virtud sobre todo por la llegada masiva de inmigración a España, si bien con la particularidad de que la edad media no rejuveneció sino que pasito a pasito continuó creciendo hasta los actuales 31.7 años. 

En 2008, el gozne crucial para entender nuestra época presente, se había recuperado algo del terreno perdido, con sus 519799 nacimientos, para nuevamente volver a caer. Se está notando la falta de recambio por parte de los españoles que empezaron a dejar de nacer desde el arranque de la Transi. La llegada de mujeres inmigrantes fértiles, aunque ha sido muy elevada en número, se ha ido frenando -mientras últimamente hemos tenido una crisis de inmigración ilegal vía Melilla en la que casi todos los asaltantes de las vallas son varones-, acoplándose la mayoría de ellas a las cercanías de la ratio natalicia de las españolas -hay que destacar la incidencia del aborto en mujeres inmigrantes, que en algunos casos según año y población ha llegado a triplicar la ratio de aborto en españolas-. En 2013 el resultado es calamitoso: no sólo en números brutos hemos bajado a cifras de tiempos de Aznar sino que en ratio la edad media de maternidad es de 31.7 años -32.2 para españolas y 29.1 para extranjeras- y la tasa de hijos por mujer es de 1.27 -1.23 para españolas y 1.53 para extranjeras- Es una estadística de semiextinción.

Si uno recurre -con pinzas- a los datos de hijos por mujer publicados por el CIA World Factbook -basados en estimaciones y que en el caso de España no se han verificado, pero que son un buen instrumento para tener una visión global- se preguntará por qué determinados países tienen una natalidad disparada mientras que otros están en caída libre. ¿Se debe a que los pueblos subsaharianos son mucho más fértiles? No, ni se entiende por qué habría de ser así. Hace dos generaciones en España no era nada raro que una familia tuviera 7, 8 ó 9 hijos, sin ser subsaharianos. Véase el caso de Cuba, país con fuerte presencia de gentes negras, y que ha visto desplomarse en medio siglo su tasa de hijos por mujer de 4 a 1.46. ¿Se debe a que, como piensa mucha gente, vivir bajo el credo islámico garantiza una gran natalidad? Tampoco, a juzgar por la ratio elevada de muchos países cristianos y la ratio considerablemente baja de muchos países islámicos que no garantizan el recambio generacional. Es sintomático que Irán haya prohibido recientemente las vasectomías. En realidad, ¿dónde podría estar la clave? ¿En las ayudas a la natalidad? Sinceramente, dudo que Níger tenga más ayudas a la natalidad que Rusia o Suecia, y pueden compararse las estadísticas de la una y las otras. Pienso que el asunto es más complicado.

Respecto del mundo occidental, esta realidad de crisis demográfica no es uniforme. Un ejemplo ya comentado en el blog es el del Estado de Israel, con una tasa de reposición del 2.62 que garantiza plenamente su continuidad como pueblo. Pero más bien hay que hablar de minorías. ¿Qué tipo de minorías europeas étnicas tienen muchos hijos? Pues, curiosamente, las relacionadas con el factor religioso. Y no con el islamismo -como el caso de Bosnia-Herzegovina, que vive igualmente una crisis demográfica de reposición- sino, como os podéis imaginar, con confesiones judeocristianas: hebreos haredíes -seis hijos y pico por mujer-, católicos opusdeístas y neocatecumenales -las familias españolas más nutridas suelen ser confesionalmente católicas-, mormones -si siguen a este ritmo, es posible que haya más de 260 millones para el 2080, y no creo que sea una exageración- y anabaptistas -sobre todo menonitas y huteritas: estos últimos han pasado de ser 400 a ser 50000 en un siglo, algo que a efectos numéricos brutos es de poquita importancia pero sirve como ejemplo de minoría religiosa en plena explosión natalicia-.



Al ver estas cifras tan tremendas de reposición en el seno de creencias religiosas vividas con intensidad, no de un modo meramente cultural, se podría inferir una lectura a sensu contrario, que un país o una comunidad que se secularice perderá poder natalicio. Bueno, sí y no. La República Checa tiene unos niveles considerables de increencia, como los lejanos Japón y Corea del Sur, y como ellos cuenta con una tasa pésima de natalidad; mientras, Rumanía es un país altamente creyente y también carga con una tasa de reposición desastrosa. Por otro lado, en la citada Israel -donde abundan los agnósticos y hay mucho ateo- hemos visto que las cosas van bien demográficamente hablando.

Una visión progresista del tema nos diría que las religiones tradicionales tienden a "cosificar" a la mujer como si fuese una sirvienta del hombre y una máquina de parir a su servicio. No digo que no tengan razón en cierta medida y en algunos casos pero sigue siendo insuficiente para entender el fenómeno. Lo que sí parece más probable es que, si las cosas siguen así, con los más fervorosos creyentes teniendo una amplia descendencia, el ateísmo sea en el mundo una curiosidad residual dentro de una o dos generaciones. Si un matrimonio católico tiene seis hijos a los que educa en el catolicismo y un matrimonio ateo tiene uno -que igual se mete en una secta-, el panorama parece indicar esa posibilidad futura.


Foto: EP. Arantza Quiroga, presidenta del PP vasco, madre de cinco hijos. En España no son raros los casos de mujeres de convicciones católicas sólidas que, guapas y exitosas en la vida profesional, son madres prolíficas. Pienso también, por ejemplo, en la juez Mercedes Alaya, que según tengo entendido tiene cuatro. Hay también casos extremos y bastante pintorescos, como los Ruiz-Mateos o el grupo "musical" Flos Mariae.


Bueno, si un país pierde población no significa que ese país vaya a desaparecer, ¿no es cierto? Quiero decir que puede recuperar esa población en un futuro, o quizá alguien dirá que "no le hace falta". Por ejemplo, Alemania perdió una gran cantidad de población durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648): como mínimo uno de cada tres alemanes sucumbió en aquella apocalíptica contienda. Y Alemania resurgió de nuevo. En realidad, Alemania no ha parado de resurgir por grande que haya sido el castañazo previo que la dejó postrada. Pero el problema es más peliagudo.

Vivimos en un sistema distinto de otros sistemas sociales que se hayan conocido. Cierto es que guarda similitudes con otras épocas -algunas de esas similitudes, dicho sea de paso, no son nada esperanzadoras: el Occidente actual me recuerda al imperio romano del siglo III-, pero alberga signos distintivos que la hacen muy especial y novedosa. El éxito del capitalismo liberal desde las revoluciones políticas y tecnológicas de la Modernidad, y que vino acompañado por una multiplicación pasmosa de la humanidad de base étnica europea, y no sólo en Europa, dio paso con posterioridad a un enorme mastodonte llamado Estado-beneficencia, que se enseñoreó de los países occidentales reglamentando toda su vida. Ese sistema que se dio en calificar como mixto, a medio camino entre el capitalismo -que comenzó a declinar- y el comunismo -que amagaba con instalarse definitivamente-, quedaba ideológicamente justificado como una forma de suavizar los efectos más duros del sistema de libre empresa y libre competencia, que llevaba a situaciones tenidas como injustas, sin prescindir de él pues resultaba evidente que funcionaba y aportaba prosperidad.

La desastrosa experiencia bélica hitleriana llevó esa situación a unos extremos que pocos podían sospechar. La invasión de la Urss por el Eje tuvo el efecto rebote de que los soviéticos, que cinco años antes se las vieron y se las desearon para doblegar al pequeño ejército finés en la Guerra de Invierno, se tragaron vía contraofensiva en 1945 como si se tratase de un terrible agujero negro la mitad del oeste europeo, y gracias a que los anglouseños habían desembarcado en varios puntos del continente pues de lo contrario la Urss habría tomado París. China también había caído en la órbita comunista, y el mundo entero se vio amenazado ante la posibilidad de un triunfo soviético planetario. Esa perspectiva es olvidada alegremente por muchos de quienes quieren entender el mundo de hoy, y les excusa su juventud, cuando debería ser tenida en cuenta como factor de primerísimo orden para dar sentido a la situación actual en que vivimos. Las sociedades occidentales, para desactivar la amenaza del irredentismo comunista, apostaron por un Estado benefactor y paternal que cubría al individuo de la cuna a la tumba, con lo que las reivindicaciones sovietistas no tendrían sentido, al vivir los trabajadores occidentales en condiciones óptimas y no necesitar por ello la revolución, que sería exportada al resto del mundo -iberoamericanos, mundo árabe, África negra, Indochina ....-, donde no se vivía tan bien.

La espiritualidad occidental entró en una crisis tremenda. Las diversas formas de marxismo comenzaron a adquirir un prestigio tan desorbitado como absurdo. La visión tradicional europea era tildada de residuo ideológico que no estaba a tono con la marcha de los tiempos, con la dirección de la Historia. Sobre el capitalismo, sistema cada vez más desvirtuado por la economía mixta, cayó una lluvia interminable de improperios y descalificaciones, en comparación con el impecable y "científico" comunismo. La derecha era lo malo, la izquierda era lo bueno. Un millar de represaliados por un dictador derechista era un crimen abominable; un millón de represaliados por un régimen marxista era un mero desliz contable en la estadística poblacional o, como mucho, el "inevitable peaje" a pagar para llegar a la sociedad del hombre nuevo, al paraíso socialista. El cristianismo también se contagió. Se trataba, según los nuevos vientos de opinión, de una ideología defensora del statu quo y pasada ya de fecha, que debía renovarse o morir. Se convoca el Concilio Vaticano II, aplaudido por el progresismo. Nace la Teología de la Liberación, gracias a la cual muchos cristianos se hacen marxistas y ni un solo marxista se hace cristiano. La masonería se infiltra en la Iglesia.

Todo parece ir bien. La gente vive mejor que nunca. Nace la sociedad de consumo. En ese marco vital, ¿para qué hace falta una religión que insiste tan machaconamente en el autocontrol y la lucha espiritual? El cristianismo comienza a batirse en retirada, a diluirse como un muñeco de nieve en Écija. El hueco que deja es insoportable para la psique humana, que lo rellena con una panoplia de excentricidades espiritualistas de baja calidad y con inequívoco sello californiano. El núcleo permanece, pero la nube ha sido modificada.

El marco de seguridad de esta época de Estado-pulpo es incomparable respecto del de otras épocas. En buena medida, tenemos asegurada nuestra vida hasta la vejez. Nuestra mentalidad deja de ser fronteriza, deja de sentir al enemigo cerca. Un cow-boy o un agricultor castellano medieval salían de casa armados. Hoy no hace falta. Antes había que ahorrar pensando en el futuro. Ahora sabemos -o sabíamos antes de la crisis- que el Estado nos dará algo cuando lleguemos a viejos y que incluso nos patrocinará viajes a Benidorm. Antes un chico de 18 años ya tenía biografía, ya había hecho cosas. Ahora hay gente que llega a los 40 sin haberse enterado apenas y sin haber logrado nada significativo. Estamos protegidos. Es agradable. Y nos dejamos ir. Nos permitimos perder la tensión vital, el espíritu territorial, la ira sana, ese vértigo indescriptible que experimenta el hombre fronterizo. Nos permitimos ser decadentes. La inmadurez empieza a ser un valor social en alza. A nuestros 18 años de hoy ya no es prioritario ser eficaz conocedor de un oficio -burbuja universitaria y ni-nismo-, ni cuidarse para alargar la buena salud todo lo posible -findes y excesos-, ni encontrar a la compañera ideal -promiscuidad extrema-, ni establecer lazos de amistad con todos los círculos sociales -entrada en tribus urbanas y desprecio de la gente mayor-.

Entonces, alguien que no tiene prisa en forjarse una biografía tampoco tiene prisa en tener descendencia. Prefiere "vivir el momento", aunque ese "momento" dure décadas interminables de vida vacía. Sigue saliendo aunque cada vez lo disfrute menos, y le da por viajar para ver mundo pero como turista y no como aventurero. Viajar al extranjero, se entiende. La sociedad española se sentía millonaria, y no estaba por la labor de viajar para trabajar como sus padres, con la maleta de cartón o yendo a la vendimia en Francia. Bueno, el corolario actual se ve venir: nuestra gente emigra de nuevo por motivos laborales.


El mundo mediático español insistió mucho, sobre todo desde los ochenta y hasta el mismo día de hoy, en el tema del viaje como gratificación personal, con personajes infantiles como Don Pimpón o Willy Fog -aunque aún late en éste un poso saludablemente aventurero, herencia de Verne-. 


Por otra parte, y más importante aún, en ese marco psicosocial ya no se necesita tener hijos que a uno le aseguren una vejez tranquila. Ya hay resortes sociales para cumplir esa función.

Pero esos resortes sociales equivalen a dinero y cuestan dinero. Bien, nos podemos permitir un estado del bienestar siempre y cuando la pirámide poblacional sea sana y esté bien equilibrada. Hacen falta varios trabajadores para mantener a un jubilado. Pero la desincentivación de tener hijos gracias a la ilusión de seguridad pone en jaque a la misma pirámide poblacional que debería garantizar la continuidad de ese bienestar seguro.

Entonces vemos que nos hemos metido en el clásico círculo vicioso. Un gran gasto social acogota al contribuyente, dejándole con menos dinerito en el bolsillo y retrayendo su consumo, así como al empresario, que ve que vende menos y paga más. Además la bolsa de jubilados occidentales, que obviamente deben ser atendidos y protegidos por el esfuerzo del Pueblo, requiere más servicios. El sector servicios se dispara, absorbiendo una mano de obra que va menos hacia la industria. Por tres motivos básicos:

-Países emergentes, con China a la cabeza, ofrecen manufacturas más baratas, con mano de obra propia -o de países de su patio trasero-, y aprovechan sus plusvalías invirtiéndolas en Occidente, lógicamente no en industria y manufacturación -pues se harían la puñeta a ellos mismos- sino en la alternativa que los emergentes no tienen aún: servicios. Los emergentes quieren software puntero que aún no están en condiciones de proveer ellos, sí; pero también quieren otro tipo de servicios, sinónimo de refinamiento y de buen gusto: nace el placer por lo occidental, justo el espejo de la fascinación por lo oriental que teníamos los occidentales cuando éramos los fabricantes de cosas por excelencia. Occidente se va convirtiendo poco a poco en una especie de parque temático. Y los emergentes, en cuanto tienen algo de poder adquisitivo, se hacen turistas y lo visitan, buscando precisamente esos elementos temáticos. Y si pueden, lo reconstruyen en su tierra -vgr, réplicas de la Torre Eiffel, de la Estatua de la Libertad y de barrios de Praga en suelo chino-.

-El capitalismo clásico es aplastado por toda una panoplia de reglamentaciones, intervencionismos, impuestos y entradas del poder público en aspectos decisivos. El capitalista aventurero, que arriesgaba su dinero, ya no tiene cabida en ese panorama. Tiene dos opciones, o se va con sus manufacturas a países emergentes y fabrica allí cosas útiles, o bien se recicla en mánager, en miembro de consejos de administración, un tipo de personaje que no arriesga su dinero, que tanto puede estar en el directorio de una eléctrica que de un banco porque su conocimiento no es específico de una materia, sino del desempeño bien remunerado de un rango, con gran sueldo, con tickets-restaurante, con despido blindado y con querencia por relacionarse sólo con los suyos y no con los que aprietan las tuercas. Es el cortesano del momento. Del industrial del siglo XIX hemos pasado al cortesano del XVIII. Salvo en el terreno relacionado con la informática, la miniaturización y las redes sociales, no hay lugar para los grandes innovadores, capitanes de empresa de antaño. Un Henry Ford no tendría sitio hoy, pero sí lo tienen cientos de Zuckerbergs, y millones de consejeros en las administraciones de las empresas, jóvenes venidos de las escuelas de negocios, que visten igual y hablan igual. Y, cómo no, esos nuevos cortesanos no pisan las fábricas sino que viven en un mundo mucho más edulcorado, lleno de toda clase de servicios. Volvemos al sector servicios, pues. Un personal shopper de hoy no se distingue socialmente de un chambelán de palacio dieciochesco.

-El sector servicios hace nacer una burbuja universitaria. Para desempeñarse en ese sector hacen falta estudios superiores, menos exigentes que una ingeniería y que se van masificando. Eso detrae un buen sector de juventud que retrasa el momento de entrar en el mercado laboral y, además, de formar una familia y tener descendencia. Con todo, esa burbuja tiene algo de inevitable, porque nuestra sociedad es muy compleja técnicamente y necesitamos técnicos, y con una alta esperanza de vida, con lo que también necesitamos personal sanitario. La reglamentación del Estado-beneficencia es enmarañada: necesitamos abogados. Eso conlleva no sólo una cierta tardanza en el matrimonio y la filiación, que no tiene por qué ser grave si los licenciados encuentran trabajo pronto -lo malo es que no lo encuentren y tengan que subemplearse o irse a Alemania-, sino un peso cada vez más creciente de las universidades en nuestra sociedad, no por sus grandes logros -las universidades públicas españolas no suelen aparecer en los ránkings de las mejores del mundo, cuyos primeros puestos aparecen copados por las privadas useñas- sino por su capacidad de influencia social.

El encumbramiento del sector servicios -que no absorbe tanta mano de obra como se pudiera creer ni genera cosas con valor tangible- ha seguido la misma senda de los procesos inflacionarios, que han ocupado el hueco del capitalismo clásico. Veamos, la natalidad occidental empieza a decaer lenta pero inexorablemente a partir de principios de los setenta. Se suele asociar a la aparición de la píldora anticonceptiva, la proliferación de profilácticos y otros dispositivos, y a una mayor permisividad social e incluso legal del aborto, lo que hace que baje la natalidad. ¿Y si fuera al revés? ¿Y si todos esos medios de control de natalidad calasen profundamente entre la gente porque ésta no puede permitirse tener tantos hijos como antes o, al menos, no ahora sino dentro de un par de años cuando el panorama mejore? Quiero decir que el descenso de natalidad no es directamente debido a esos medios de control, sino indirectamente (I).

Estadísticamente, la gente quiere tener hijos. Sólo un 4%, creo recordar, no quiere tenerlos, y la amplia mayoría de las parejas quieren tener la parejita. Incluso un 26% de la población querría tener tres o más. Pero no pueden tenerlos. Quieren pero no pueden. Y de ahí la popularización de los medios de control de natalidad. Y no pueden porque sacar adelante a un niño es progresivamente más caro en nuestra sociedad. ¿Por qué? Antes no era así, en tiempos se tenían muchos hijos porque la mortalidad infantil era alta y porque ya de niños podían ayudar en las tareas familiares -recuérdese que la mayoría de población europea era campesina hasta hace un par de siglos-. Ahora tenemos bastante seguridad de que si en el seno de nuestro matrimonio llegamos a los dos hijos éstos alcanzarán  la edad adulta con salud. Pero la crianza de esos hijos es cara y prolongada. Al vivir en una sociedad volcada al sector servicios, y como queremos lo mejor para nuestra sangre, les enviamos a la universidad. Antes les hemos comprado mucha ropa, muchos juguetes, muchos electrodomésticos lúdicos, incluso complementos que los niños no pueden apreciar porque no tienen la edad adecuada. Y luego está el resto, los precios siempre suben, la gasolina está cara, la hipoteca, etc.

En 1976, en el mejor punto de la natalidad española y desde donde se empezó a bajar hasta llegar a esta situación actual, un piso a estrenar en un buen barrio y un coche de gama media se podían pagar con cierta holgura con el sueldo del padre de familia. Puede que hubiera una temporada con más estrecheces, pero por lo general se salía adelante. Y esa familia podía tener tres hijos y la nevera llena. Todavía en los ochenta con un sueldo se podía mantener bien a una familia, pero ya de dos. Actualmente dos sueldos, el de él y el de ella, apenas llegan a nada, como mucho a tener un hijo si deciden dar el paso. Lo vemos continuamente. Y hay una razón para ello, una razón relacionada con los procesos inflacionarios.

Los precios no paran de subir. Si uno observa una gráfica a través de los siglos, ve que los precios suben lenta e inexorablemente, poquito a poco. Cuando estuvieron más detenidos fue durante la aplicación europea del patrón-oro, hasta la llegada de la I Guerra Mundial. ¿Por qué no crecían más los precios? ¿Porque no había productos atractivos en el mercado? Al contrario, fue una época en que cada vez había más cosas y se tenía acceso a cada vez más alimentos antaño exóticos. Pero había una referencia exacta entre la onza de oro y la libra esterlina, lo que frenaba los mecanismos inflacionarios. Al llegar la Gran Guerra, para mandar a la muerte a su pueblo los gobiernos europeos vieron que debían eliminar el techo de deuda de la equivalencia en oro, y así lo hicieron, abriendo la espita del alza de precios. Sin embargo, ésta se disparó sobre todo a partir de 1971, cuando la última paridad con el oro fue eliminada por Nixon, en uno de los momentos clave de la historia contemporánea. Dos años después, el alza -que ya se hizo notar en el consumo: "El padrino" bate el añejo récord de recaudación de "Lo que el viento se llevó" sin tener ni de broma tantos espectadores- es acompañada por la primera crisis del petróleo. Occidente entra en la Era de la Energía Cara.

La inflación suele definirse como aumento de los precios, pero ésa es la consecuencia de la inflación. La inflación es hinchazón de dinero por encima de los bienes y servicios disponibles, o bien de dinero anotado en cuenta respecto de dinero acuñado. Eso genera el alza de precios. Ésta suele medirse mediante un índice que no guarda verdadera relación con la inflación global. Para conocer ésta no tiene sentido ver cuánto han subido la barra de pan o el kilo de pollo -alimentos éstos sometidos a una guerra de precios a la baja, además-. Para conocerla es mejor comparar otras cosas, a cuánto correspondían décadas atrás y a cuánto están hoy respecto del sueldo medio. El ejemplo del piso y el coche en 1976 es paradigmático, pues para el trabajador de entonces le suponía mucho, mucho menos esfuerzo que para un trabajador del 2008, en el pico máximo de la escalada inmobiliaria. Mucha gente lo dice: cuando se vivió bien fue antes, cuando el dinero alcanzaba para más, cuando salir de cena, al cine y tomarse dos copas no te llevaba media nómina. Hace quince años 5000 pesetas eran dinero; ahora 30 euros no son nada. Sí, hay alta tecnología y redes sociales para poder quejarse en grupo de lo caro que está todo; y lo peor del panorama es que si bajan los precios se hunde el sistema.

Cada cierto tiempo, para ganar competitividad y hacer arrancar la economía, se devaluaba la moneda. Ahora no se puede con el euro, con lo que se ha optado por la devaluación del coste de la mano de obra. La entrada de braceros del exterior "mataba dos pájaros de un tiro": cubría el hueco que estaba ocasionando el descenso de natalidad, y favorecía el eufemismo de la moderación salarial. Europa se había convertido en un armatoste ineficiente, burocratizado y obeso, que al pesar demasiado en el delicado tejido del Espacio-Tiempo lo ha deformado, haciendo que gentes de otros lugares del mundo hayan venido "rodando ladera abajo" hasta nosotros. Todos los países tienen inmigración, desde luego. Siempre ha sido así. Pero cosa distinta es fiarlo todo a que los inmigrantes nos solucionen la papeleta nacional. Expresiones como "ellos serán quienes nos paguen las pensiones", "vienen a hacer los trabajos que los españoles no quieren hacer" -por un sueldo de miseria, se entiende: si estuviera bien pagado se encontrarían cubiertos desde el minuto uno- o "los Usa se crearon gracias a los inmigrantes" -y llevando a los autóctonos a su práctica extinción: hay que decirlo todo- son clásicas justificaciones de algo que parece un recurso desesperado para no tocar el sistema, para no reformarlo. Los grandes beneficiados han sido los de la patronal de la agricultura, la hostelería y la construcción, así como el sector bancario que les ha concedido créditos y que tiene hilo rojo con los dos grandes partidos políticos del sistema. No se entiende que en un país con paro estructural se recibiese como agua de mayo la llegada de gentes de otros sitios en cantidades desproporcionadas: ¿no sería mejor emplear primero a los nacionales y después echar una mano a los que vienen de fuera? Sí se entiende si se prevé que en unos pocos años habrá un "hueco" demográfico de X millones en España y se quiere solucionar permitiendo la entrada de X millones de inmigrantes. Problema solucionado, pensarían. Y dentro de unos años, cuando tengan la nacionalidad y puedan votar, el círculo se cerraría.


Así veía la serie californiana "V" a los españoles de la época. El espíritu de la actual hace que esas líneas de teleprompter tengan una connotación identitaria de una incorrección política tremenda porque, como decía Zapatero, la tierra no es de nadie, sólo del viento.


Los inmigrantes no tienen ninguna culpa de todo este embrollo. La amplia mayoría es gente decente que quiere un futuro, como es lógico. Tengo un montón de amigos originarios de otros países. Mi mejor amiga es ecuatoriana. Además, los españoles fuimos emigrantes mucho tiempo, y ahora empezamos a serlo de nuevo. Pero el caso de España es el de un país con paro estructural, que no absorbe a toda su mano de obra autóctona. Entonces ¿qué sentido tiene aportar mano de obra extranjera cuando no puedes absorber la propia? Que la tasa de parados alcanzase un récord absoluto de nuestra historia era cuestión de unos pocos años, y así ha sido. Por otra parte, la tasa de hijos por mujer de las inmigrantes se está igualando a la de las autóctonas, con lo que no soluciona el problema demográfico en absoluto. Además, el paternalismo de nuestros dirigentes está teñido de cierto racismo, tal vez, pues parecen dar por hecho que los inmigrantes son algo así como niños grandes que cuando lleguen aquí se deslumbrarán con nuestros valores, nuestra cultura y nuestra cosmovisión cuando muy probablemente buena parte de ellos los detestarán, manteniendo sus valores tradicionales, a menudo más antiguos y acrisolados que los nuestros.

Que venga gente de otros países a abrirse camino aquí es algo que entra dentro de lo normal y razonable en una sociedad. Que venga un número impresionante de ellos para solucionarnos un problema es la constatación de que nuestro pueblo decae: no estaríamos ante una revitalización, sino ante una sustitución de una población por otra.

La inflación ha creado un mundo muy caro, y con él ha ayudado a hipertrofiar el Estado-providencia. Se ha multiplicado el número de funcionarios y las atribuciones de los políticos se meten por todas partes. Todo parece infiltrado por el sector público, de una manera u otra. Parece que hay poco sitio para respirar. Todo Occidente parece una gran burbuja autorreferencial. Y siempre que hay hipertrofia del asistencialismo, se secan las fuentes de la vida. El sector servicios ha aprovechado a fondo esa elástica extensión de la adolescencia que es nuestra juventud actual. La burbuja universitaria ha alargado la edad juvenil, y esa edad juvenil tiene distracciones, como el Finde, cuando se baila, se bebe y se hacen monerías. Pero el Finde era antes básicamente un rito de paso, en el que se conocían chicas de otros barrios, o de otros pueblos cercanos, se hacían amistades -superficiales, pero se hacían- y no duraba mucho en el tiempo. Sin embargo, nuestra juventud lleva de farra desde los 14 años hasta ni se sabe cuándo. Se sale por sistema, y mientras uno siga desemparejado seguirá saliendo, pero no encontrará lo que busca, sino que encontrará a gente como él. Cuando el Finde duraba poco, los jóvenes lo atravesaban rápidamente y salían "frescos" de él, pero una generación que lleva 20 años saliendo de juerga sabatina ha perdido toda frescura.

Eso no quiere decir que una persona no pueda rehacer su vida. Hoy en día se da cada vez más eso de ser padre a los 50 años. Bueno, si tienes 50 y encuentras una buena mujer de 40 llegáis a tiempo para tener un par de hijos sanos y ser felices. Conozco casos. La pega es que tener un hijo a los 40 y no a los 25 supone un desfase de quince años entre generaciones, lo que se traduce en caída demográfica. Uno es padre con 50 cuando en otras latitudes ya es abuelo. Un pueblo tiene una oleada humana cuando otro tiene dos.

El tener la vida reglamentada, asegurada, vigilada, compartimentada y sometida a una burbuja urbana muy intensa hace que se deprecie el valor fundamental de este asunto: el valor espiritual. Al final todo depende de si hay espíritu. No basta con ayudar a la maternidad con subvenciones -o con incentivos fiscales, o como quisiera yo: manteniendo a raya los procesos inflacionarios y desmontando el Estado del bienestar-. El asistencialismo público parece haber eliminado la generosidad de nuestras vidas. Antes había más solidaridad, hace una o dos generaciones, según me cuentan quienes lo vivieron. Fue aquella época en que se había salido de los años del hambre pero no se había entrado en esta asfixiante maraña burocrática en que vivimos. La idea de que el Estado -y similares: ayuntamientos, autonomías, etc- lo provee todo suele traer como corolario que cale también en nosotros que el Estado lo arregla todo. No necesitamos solidaridad. No necesitamos vivir para los demás. Con hacerlo para nosotros mismos ya es suficiente. Eso pasa sobre todo en las grandes ciudades, que son campanas antinaturales que aíslan al individuo de la tierra y de los ciclos del tiempo, pero que también le aíslan de su clan, de su sangre. Se convierte en una masa. Y vive solo, solo entre multitudes. Es así. El espíritu del humano se deprime. Y aparece el descreimiento, la falta de fe.

Es la falta de fe lo que aplasta al humano y le disuade de que merezca la pena tener descendencia. Le hace pensar que las cosas no mejorarán, que la cuesta abajo es irreversible, que sus hijos no vivirán mejor que él porque él está empezando a vivir peor que sus padres. Esa carencia es cubierta por la gratificación personal, y ésta retroalimenta la carencia generando un humano sin verdaderas convicciones, sin ideales, maleable, sin clan, un número. Aparece el ateísmo práctico -no el teórico, que ya existía y pocos cultivan hoy-. Antes los fallecidos de la familia estaban con nosotros, se sentía su presencia, una presencia real: hoy en día si dices eso los ateos prácticos se ríen de ti. Se van extinguiendo, pues no tienen hijos -mientras haredíes, mormones y opusinos los tienen a montones-, se extinguen entre risas que cada vez suenan más a hueco. Conozco a ateos que, cómo no, consideran una bajeza intolerable eso de rezar a Dios pero que le tienen miedo al número trece. No miento. Le tienen miedo a un número. Por eso sólo habrá solución si, aparte de contener la inflación y de implementar medidas de fomento de la natalidad, los europeos recuperamos el alma. La gente modernilla piensa que los conceptos de "alma", "religión" y "divinidad" entre otros son como teorías equivocadas o patrañas de viejas cuando en realidad tienen una función crucial, que es la de defender la vida. Sólo con el concepto de alma se puede visualizar un halo sagrado que rodea a cada ser humano, y que hace que un ataque injustificado, un daño injusto, sean un pecado, una agresión que vulnera no sólo carne de mamífero sino también tejido del Universo mismo. Los humanos paleolíticos que descubrieron el alma sobrevivieron y nos la legaron no como un error filosófico sino como un tesoro precioso y como una arma de autodefensa de la propia vida. Los humanos paleolíticos que no pudieron ver ese halo sagrado se extinguieron, puede que violentamente. Los humanos posmodernos de hoy que no ven ese halo se extinguirán, pacíficamente. Y tal vez sea justo que eso ocurra.

La fe es, fundamentalmente, apertura a la vida. Apertura total, auténtica esperanza de que tenemos un futuro mejor por el que luchar. Por tanto, nuestra sociedad precisa apertura. Precisa derribar un sistema que ha encerrado al humano en esa jaula llamada Mátrix, una prisión que no puedes oler ni tocar. Hay sociedades que nacen y otras que envejecen. La sociedad del Estado-beneficencia se encamina hacia su muerte, que no tardará gran cosa y es imprescindible que ocurra. Porque necesitamos recuperar el alma. Incluso los ateos de hoy defienden el derecho sagrado a la vida. No llegaron filosóficamente a la conclusión de que la vida es sagrada -Marx, Lenin y demás ateos obviamente tampoco lo hicieron, abriendo la puerta a las mayores crueldades de la historia, en las que los humanos-cifra eran exterminados por millones-, sino que le copiaron ese concepto a las religiones abrahámicas y lo vaciaron de contenido trascendente, porque saben que funciona y el ateísmo teórico de hace un siglo ya no.

El Estado de bienestar es enemigo de la humanidad europea (II). El Estado de bienestar debe ser abolido, o nos arrastrará con su caída, una caída que llegará por mucho que se parchee endeudando al pueblo por varias generaciones. Hace decenas de miles de años Europa sufrió cuellos de botella por la glaciación; ahora parece encaminarse a otro, pero ésta es una glaciación cálida, cómoda, entretenida incluso. Y espero que tenga fin. Un fin rápido. Europa precisa un renacer, y ese renacer será sobre todo espiritual. No desesperéis, tened hijos, y hacedles crecer en valores de vida. Es posible que uno de nosotros, amigos lectores, sea el abuelo de John Connor.




(I) - Junto con el control de su propia fecundidad por la mujer, se ha considerado que también su acceso generalizado al mercado de trabajo ha hecho descender la natalidad. Según parece en el caso español no sería mayoritariamente así pues la inserción más amplia se produjo en los años noventa, después del descenso natalicio de los ochenta. Insisto en que no está ahí la clave, porque las mujeres quieren tener hijos.

(II) - Y no sólo de ella. Los lectores del blog saben que le dediqué tres articulillos a la minoría negra de Usa comentando algo poco conocido, que están atravesando un invierno demográfico del que no veo mucha salida pues los parámetros no se están enderezando sino que van a más. A principios de los años sesenta la minoría afrodescendiente estaba casi toda casada, tenía excelentes porcentajes de natalidad, llenaba sus iglesias, sufría poca delincuencia y drogadicción, ni había graffitis ni crack, y la música que producían era de primera. Era una minoría económicamente pobre pero con ganas de prosperar y de ganarse su sitio en el mundo en cuanto tuvieran un resquicio para conseguirlo. Tras cincuenta años de "acción afirmativa", de pagas, de food-stamps y demás mecanismos que desincentivan la iniciativa del individuo para abrirse camino, el matrimonio está en plena decadencia, la mayoría de los niños crecen sin padre, aparecen sectas subnormales como los nuwaubianos y similares, la violencia de los negros sobre su propia gente es insoportable y las tasas de aborto aterran -en Nueva York son abortados más bebés negros que los que nacen, si eso no es un récord poco le falta-. Sin embargo, la población negra sigue votando masivamente a los demócratas. En mi opinión el Estado-beneficencia les ha hecho un flaquísimo favor a esas gentes.

A propósito de los nuwaubianos, Nación del Islam y demás, recuerdo un pequeño ensayo del arzobispo Franz König en el que decía, refiriéndose a la problemática del ateísmo en Occidente, que "el hombre negro es intensamente espiritual y no soportaría el vacío del ateísmo": cuando los cultos cristianos forjadores de Occidente son abandonados y se cubre ese vacío insoportable con cantos de sirena patéticos y desorientadores, por muy "afrocentristas" que sean, el resultado es la decadencia. O quizá no sea el resultado sino el síntoma. Estoy personalmente convencido de que la recristianización le hará mucho bien a esa comunidad.

En las bondades del cristianismo como reconstructor de una comunidad cree también, pero de un modo mucho más políticamente incorrecto que yo, el reverendo James Manning, cuyos vídeos jamás tienen desperdicio:





53 comentarios:

  1. Obviamente, la bajada de natalidad se debe a la crisis y a sus daños colaterales, pero mientras la natalidad autóctona ha bajado poco(ya era baja), la de inmigrantes ha descendido bastante( el cheque bebé: sin los 2000 euros ya no les debe interesar tanto, porque por trabajo no será ya que hoy en día trabajan legalmente casi los mismos inmigrantes que en el año 2005, 1,4 millones de unos 8 millones reales)
    Rumanas y sudamericanas tienen pocos hijos(han protagonizado la mayoría de abortos pagados por el estado desde la reforma "aborto free" de ZP, siendo, para más inri, inmigrantes ilegales en muchos casos)pero la marroquí, argelina o negra africana media que veo, tiene como mínimo 2, siendo lo más común 3 e incluso 4 hijos(viendo de vez en cuando a musulmanas con 5 y 6). Inmigración claramente saqueadora y parasitaria que aporta poco bueno y sólo a unos pocos, los mismos que la bendicen porque van de privado total y recogen beneficio sin sufrir ningún perjuicio.

    La pirámide poblacional española es dantesca, ya no sólo por lo invertida e inviable, sino porque en las franjas que llegan hasta los 40 años, ya hay casi tantos inmigrantes como españoles, hecho que significa que dentro de 30 años españoles autóctonos seremos en torno al 60% de la población o menos.
    ¿Qué gran solución tienen pensada los mamarrachos del parlamento para solucionar este tema?,¿ayudas a la maternidad? ,¿fin del aborto en barra libre?, nada de eso, importarnos unos 10 millones extras de inmigrantes(antes de comenzar la crisis ya lo nombraban los de la OCDE, Felipe Gonzalez y algunos de las patronales)

    Futuro dantesco,¿y qué harán los españoles? a la playa y al furgol. DESAPARECER.

    ResponderEliminar
  2. El problema demográfico es el más importante de todos los problemas posibles, y todos los indicadores señalan eso, tenemos a dos trabajadores por cada jubilado, pero eso irá a menos, teniendo en cuenta que la esperanza de vida de quienes nacen ahora es de 102 años y que no hay ningún indicador que pite señales positivas, todos tiran hacia abajo.

    El sistema de Estado-beneficencia es inviable. Y sucesivas oleadas de gente inmigrante no lo arreglarán. Es algo que sí se puede permitir un país como Qatar, sólo la octava parte de la población es qatarí, pero tiene petróleo. Unos miles de familias con participaciones en la riqueza del país y luego millones de braceros, sometidos a condiciones muy duras. ¿Vamos hacia ahí? Nosotros no tenemos petróleo: no podremos implementar ese sistema.

    Nos estamos hundiendo. ¿Por qué no lo notamos? Porque nos hemos endeudado para evitar reformar / revolucionar el sistema. Debemos cerca del 100% del PIB, todo lo que ves por la calle está emitido contra deuda para seguir manteniendo un Estado-beneficencia inviable y que se ha agotado tras agotar la fertilidad del pueblo. Luego hacen la cuenta de la vieja, "nos faltan un millón de trabajadores" -a pesar de que el país ya tiene millones de parados- y meten un millón de personas, sin tener en cuenta otros criterios, "se asimilarán" pensaron paternalmente, pero mucha de esa gente ha preferido no asimilarse, conservando su cosmovisión, su forma de ser, a menudo más antigua que la nuestra.

    La clase política ni quiere arreglar esto ni creo que sepa siquiera cómo hacerlo. Nuestra civilización se dirige hacia su fin, tardará más o menos pero llegará y será muy buena noticia que eso ocurra, por lo que éste es un camino que nos toca recorrer. Un día un humvee se plantará ante tu puerta y tendrás que decidir si subirte a él o quedarte administrando el tiempo que te queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.

      Esas previsiones en plan: dentro de 50 años el"cambio climático" hará que Barcelona desaparezca o la gente que nace ahora vivirá 102 años... sinceramente, eso me parecen melonadas y especulaciones de la religión cientifista.
      Las generaciones actuales (los que ahora tienen unos 20 años o menos) van a estar mucho peor mentalmente, se alimentan bastante mal(carbohidrato basura) y consumen abundantes sustancias tóxicas en cantidades altas(alcohol, drogas, anticonceptivos hormonales ellas...), por lo tanto habrá una parte importante-¿30%?- que tendrá una esperanza de vida si no corta, no especialmente alta, otra cosa es que las minorías sanas y con buena genética(la genética y el azar cuentan muchísimo en la esperanza de vida)si que tengan esa media, pero vamos, no será algo general ni por asomo(a no ser que les mantengan con vida artificialmente y los tiros más bien van hacia la eutanasia y demás)

      Sobre lo de la asimilación de algunos inmigrantes(en muchos casos se puede hablar de invasores) será que la historia no esta llena de casos y sucesos en el que eso del multiculturalismo ha acabado como el rosario de la aurora... o ha habido un plan y una agenda ideológica de ingeniería social con objetivos claros, o no me creo que todo esto sea fruto de la falta de previsión o infantilismo gubernamental. Viendo lo que proclaman desde hace 30 años muchas fundaciones privadas, gobiernos, Think Tanks y la ONU, para mi todo responde a una agenda.
      No existe la conspiración masónica en las sombras, básicamente porque ya nadie se esconde ,y menos ellos.La ideología antitradicional dominante ha hecho de la masonería la ideología oficial.

      Eliminar
    2. Hola, personalmente de lo último que me preocupo es de los cambios en el hábitat -lo digo por el climático-, los habrá pero si algo nos enseña lo que sabemos a estas alturas es que el humano como especie cambia mucho más rápido que su medio -salvo que se lo cargue, claro-, de modo que es más interesante fijarse en el humano. No sé si se cumplirá esa media de 102 años pero si se cumple equivaldrá a cuarenta años de jubilación, es decir, de recibir un dinero sin que sea a cambio de un esfuerzo, y eso sin jóvenes trabajando no es imposible sino lo siguiente.

      El sistema sanitario está montado para alargar la mala salud muuucho tiempo. Aunque ahora comemos mal, y cuanto menor sea el ingreso que llega a casa más se recurre al carbohidrato procesado y glutamatizado, eso más que quitar la vida quitará la salud, en forma de achaques que dejan su huella económica en la atención sanitaria. He notado que la gente joven de 18 años luce menos cuerpo y menos barba que como éramos cuando tenía yo esa edad, lo que digo no es la típica jeremiada de que los jóvenes de ahora son peor que los de antes sino una observación directa y personal, todavía faltan siglos para que se haga realidad el pansexualismo californista en nuestra especie -salvo que una revolución arqueofuturista lo impida antes- pero creo que no me equivoco.

      A ese respecto, no me cabe la menor duda de que dentro de dos generaciones a lo sumo se notará muchísimo la diferencia entre humanos de urbe y humanos de pueblecito -entendido éste como núcleo de 15000 habitantes a lo sumo, una barbaridad comparado con las ciudades medievales pero poco menos que una aldea desde el punto de vida urbanita masificado-, y entre las cosas que se notará será en temas de salud. Quizá la futura evolución humana discurra a partir de esa dicotomía, con una progresiva diferenciación entre unos y otros. Un país conformado por megalópolis chárter conectadas por pistas ultrarrápidas que atraviesan desiertos será distinto y tendrá un pueblo distinto del país que es un tapiz ruralizado de pequeñas poblaciones más cercanas y más reducidas y básicamente verde porque viven allí y les conviene que no se desertice.

      La deriva actual del mundo suele achacarse a planes y agendas, yo respeto ese punto de vista pero mi opinión es que el sistema globalista actual ya funciona por sí mismo, en plan Skynet o Mátrix, y toma sus decisiones no en función de los humanos sino de sus propias prioridades. Es decir, el humano -tanto el dirigente como el operario de base- no controlan el sistema sino que procuran insertarse en él, piden un puesto en él, incluso a costa de dolorosas renuncias. Y lo más gracioso es que aún no hemos visto nada.

      Eliminar
    3. De acuerdo en que la deriva actual ya es un sistema con cierta vida propia, pero ese sistema ha tenido unos ideólogos, financiadores, proselitistas e impositores con nombres y apellidos y que además se han servido de universidades, fundaciones, gobiernos, think tanks, planes de adoctrinamiento en planes de estudio en el sistema"educativo"...

      Eliminar
  3. Según parece baja la natalidad pero también la mortalidad infantil. El texto de la fundación gates es interesante pero el señor gates diría que es ingenuamente optimista.

    http://annualletter.gatesfoundation.org/es/#section=mito-3
    http://annualletter.gatesfoundation.org/es/#section=conclusion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aporte. A veces no entiendo el optimismo de los ingenieros mundialistas que se entusiasman por cómo ha cambiado Ciudad de México, ¿por qué no se da una vuelta por Detroit, que para eso no hace falta salir de su país? El goteo de tecnología occidental y de plusvalías chinas en África podrá parecerle fascinante, pero ese continente va camino de convertirse en el pulmón de recursos de Pekín y eso, aunque arroje buenos resultados a medio plazo -los chinos han aprendido que no es cosa de llegar y esquilmar-, a la larga generará déficits serios.

      España ha aumentado mucho la renta per cápita desde 1976, pero el precio de la vivienda ha crecido más que ésta: ¿vivimos mejor o no?

      Eliminar
    2. Cuando uno ve el sueldo medio español oficial piensa que no está tan mal(unos 1.400 euros al mes), pero es que en esa media hay miles de políticos, enchufados y funcionarios(raro es el funcionario que gana menos de 1200 euros netos al mes. Un guardia civil raso los gana practicamente).
      En el ámbito real , productivo y privado, el sueldo medio debe ser de unos 900 a 1000 euros al mes.
      ¿Estamos mejor que en 1975? Definitivamente un porcentaje que ronda el 20% de la sociedad está muchísimo mejor(muchos de ellos progresía militante), pero en general la mayoría, no. Ese 20% está metido en la pomada del PPSOE o en alternativas pseudocomunistas( sigo retando a quien quiera a que el grupo de más peso del izquierdismo en España es el funcionariado. Tiene su lógica ya que el corporativismo funcionarial pequeño burgués quiere más estado y más gasto público, es decir, más puestitos para meter a familia y amigotes y más privilegios de clase)

      Eliminar
    3. Bueno, en el 75 adquirir una propiedad y un coche de gama media de la época era más llevadero que hoy en día, y no digamos hace cuatro o cinco años, en que todavía se columpiaban una barbaridad con los precios. Con diferencia, además. Ya que los ríos tenían pesca e incluso cangrejos es algo en lo que si uno entra se da cuenta de que en muchas cosas hemos empeorado, o si consulta los libros de texto de entonces y los de ahora.

      El funcionariado ahora no lo recuerdo con exactitud pero creo que se ha triplicado. ¿? Je, si se triplicase el país se entendería pero lo que se han triplicado son las administraciones, incluido el malhadado estado autonómico, que multiplicó las divisiones territoriales y encima llevó al hoyo a las cajas de ahorro.

      Eso no significa que el franquismo fuese "bueno". Del franquismo derivan muchos males de hoy. Incluso el boom natalicio español no fue tan grande como en otros países europeos -tengo que buscar la gráfica por si hay dudas-. Pero quien piensa que se vive mejor ahora lo fía todo a la comodidad de determinados avances técnicos y a "poder hacer muchas cosas" -la mayoría bastante banales y a veces incluso autodestructivas, pero bueno, eso pertenece al ámbito de decisión de cada cual-. Tenemos la tecnología de hoy como entonces teníamos la tecnología de entonces, no tiene ningún mérito. Lo tendría si la hubiésemos inventado nosotros, pero va a ser que no.

      Lo he dicho muchas veces, la gente cambia unas cosas por otras, tener una casa bien puesta con muebles y tal por tener el piso mondo y lirondo pero con wifi y porno gratis las 24 horas del día. Si un día el porno perpetuo clapa, el personal se dará cuenta de que hay más cosas en la vida que cerrar banners. E igual cambian unas cuantas cosas. De entrada, recuperarían y restaurarían los muebles de los abuelos. Y luego puede que salieran a la calle a cambiar sus barrios.

      ¡Salud!

      Eliminar
    4. Los dos últimos párrafos me han parecido magistrales. Es verdad que hemos sacrificado las cosas importantes por otras banales, como el porno gratis las 24h o el último cachivache tecnológico, y eso nos ha creado la ilusión de que vivimos mejor que nuestros padres. La realidad es otra y hay síntomas del descontento general, pero por desgracia muy poca gente aceptará la reflexión que has formulado.

      Desconocía lo que comentas sobre el "boom" natalicio durante el franquismo, pero me parece plausible y te pediría que, si tienes ganas, ahondes en ello. Por reacción a la presente decadencia tendemos a forjarnos una leyenda rosa sobre el franquismo y la sociedad de aquel entonces. Eso nos impide ver que las bases de la decadencia actual ya estaban bien asentadas durante ese régimen.

      Eliminar
    5. Había pensado en dedicarle al menos una entrada a la "leyenda rosa" del franquismo, pero lo cierto es que hoy en día lo que más circula es la "leyenda negra" y que luego al morir el tío Paco con la Transi entramos en un mundo multicolor de ponys arcoiris donde los pajaritos cantan y las nubes se levantan. Así que finalmente me desanimé un poco.

      Buscaré el dato, en todo caso, sí hubo en España un baby-boom pero de él nos ha quedado un recuerdo distorsionado en la cultura popular. Ya me vas conociendo, me gusta picotear en la cultura de derribo, y pienso que un bodrio como "El turismo es un gran invento" puede ser tan útil o más que una peli de arte y ensayo sobre la situación económica y moral de la España desarrollista, y sobre las semillas que dejó, de igual manera que -por ejemplo- aquella basura californista que ponían en los noventa de "Salvados por la campana" también es una mina desde el punto de vista sociológico. Anoto la sugerencia, sin duda. Y tienes razón, el frondoso árbol de la decadencia española actual hunde sus oscuras raíces décadas atrás, como habitualmente pasa en todas las decadencias, que no son de un día para otro.

      ¡Salud!

      Eliminar
    6. Añado una razón para motivarte mientras espero a la continuación de este artículo :)

      Si bien es verdad que en la sociedad predomina la leyenda negra del franquismo, en la derecha alternativa manda la leyenda rosa. Y lo que es peor, ha habido insultos por parte de facciones derechistas despechadas, pero jamás se ha formulado con serenidad un juicio crítico sobre ese periodo. El aspecto de la natalidad me parece de los más interesantes, pues hasta los más críticos con el franquismo suelen creer que, en aspecto concreto, todo era de color de rosa. Y que yo sepa nunca se tratado esa cuestión desde la derecha, o desde un punto de vista favorable a la natalidad.

      Eliminar
    7. No estoy de acuerdo por algo muy sencillo: el franquismo, como periodo largo y dilatado que fue, tuvo varias épocas. Nada tienen que ver los años 40 con los últimos 10 años del franquismo.
      Los males actuales si que tienen ecos-no causas directas- en la última quincena del franquismo(sobe todo por las políticas desarrollistas y opusdeistas) pero tampoco creo que provengan directamente de esa época(si nos ponemos así nos podríamos remontar en muchas cosas al siglo XIX, XVIII, XVII...)
      La España actual es, ante todo, el legado del Felipismo-Aznarismo-Zapaterismo, es decir, del régimen del 78(que por mucho que se empeñe IU y Podemos, es una negación del franquismo en casi todo), de su legislación, su constitución y sus devaneos e ingenierías sociales.

      En la época de Franco, si hubiera habido una natalidad como la actual, el régimen hubiera potenciado la natalidad como prioridad nacional, y más teniendo fuertes bases católicas tradicionales.

      Sin inmigración masiva y con lo que supuso las muertes en la guerra y los exilios, en 40 años -1936- 1975 -la población creció en más de 10 millones.

      Piramide poblacional de 1950(aún se notaba la posguerra)

      http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/24/Pir%C3%A1mide_de_poblaci%C3%B3n_de_Espa%C3%B1a_%281950%29.png


      Pirámide poblacional actual.

      http://es.wikipedia.org/wiki/Evoluci%C3%B3n_demogr%C3%A1fica_moderna_de_Espa%C3%B1a#mediaviewer/File:Pir%C3%A1mide_de_poblaci%C3%B3n_de_Espa%C3%B1a_(2005).png


      Las diferencias son obvias(la de 1900 aún es más radical, pero es que en esa época el número de personas que superaban los 50-60 años era muy inferior)

      Eliminar
    8. ola k asen, por partes:

      -F., tengo la sensación de que desde la perspectiva identitaria el tema de la natalidad no suele estudiarse a fondo, más allá de las apelaciones rituales a fomentar la natalidad autóctona -sin explicar nunca cómo-. Y es normal que haya rifirrafes entre ellos porque el arco identitario español es fervoroso de la atomización. En vez de "un hombre, un voto" parece que les gusta más "un hombre, un partido".

      Usa, Canadá, toda Europa Occidental, Australia, Nueva Zelanda y Japón tuvieron "baby boom", mayor que en España, sin necesidad de estar regidos por Franco. Más bien muchos españoles desertizaron sus aldeas yéndose a atender a los baby-boomers franceses y alemanes, y allí se quedaron, véase la abundancia de apellidos españoles en Francia, políticos incluidos. O empleándose en la Costa del Sol, dejando el pueblo atrás, ofreciéndose a poner cremita a las baby-boomers suecas o subiendo a los andamios para construir esos espantosos mamotretos en primera línea de playa.

      En Usa justo antes de Pearl Harbor los varones se casaban frisando los 25 años; a principios de los cincuenta, lo hacían a los 22, y teniendo más hijos y más estabilidad, sin necesidad de tragarse el No-Do. Así fue

      Eliminar
    9. -A.J, las gráficas que aportas dejan claro que la cosa va mal y que cuando una pirámide deja de tener forma de pirámide -por definición con más base que parte media y que cúspide- es que hay que plantearse el tema demográfico pero ya. Estoy muy de acuerdo contigo en que el régimen de la Transi dilapidó de mala manera mucha riqueza acumulada, y que en numerosos aspectos estamos comparativamente peor -cuando convergimos más con Europa fue en 1975, qué cosas-. También es cierto que dentro del franquismo hay varias etapas. De la Cierva, desde el 69, habla de "involución". Posiblemente en esos seis últimos años se sembraron demasiados vicios que aún nos duran. España se ha convertido en una potencia turística, es "nuestro petróleo" a pesar de que ni nos molestamos en aprender inglés, y ladrillera, con el promotor engominado y puro en ristre como símbolo: ambas tendencias de nuestra economía se establecieron entonces, y ambas tendencias son fundamentalmente auxiliares, a la espera de rentas provenientes del extranjero -junto con las remesas de los emigrantes-, en vez de generar las rentas aquí. Si la economía española hubiese sido más flexible más tiempo, no sólo en los sesenta, nos habría ido mejor y no nos habríamos especializado únicamente en ser anfitriones. No podemos saberlo, claro, a toro pasado. Pero la especulación urbanística, el pelotazo, el brutalismo arquitectónico y el arrastre de población rural para ejercer trabajos poco especializados, etc ya son cosas muy "sixties". No es lo mismo inventar satélites de comunicaciones que hacer tratos para arrasar un prado y hacer una urbanización en él, son formas distintas de empresariado, de PIB y de mano de obra y de todo. Eso no es querer echar mierda sobre cuarenta años de nuestra historia sino aceptar que esos cuarenta años han dejado su huella: la positiva se la ha cargado la Transi y la negativa permanece.

      ¡Salud! Y muchas gracias por vuestros aportes.

      Eliminar
    10. Con la idiosincrasia y mentalidad actual, la única manera de aumentar la natalidad es restringiendo el aborto y subvencionándola mediante ayudas por hijo como hacen en otros países.
      Si al españolito medio le dieran 250 o 300 euros por hijo, la cosa cambiaría bastante(obviamente se debería por el dinero y no por un repentino sentido de responsabilidad patriótica y generacional, pero así están las cosas)¿de dónde saldría el dinero? hay de donde sacarlo, otra cosa es que a la mafia política actual le interese subvencionar y mantener otros tinglados, además es muchísimo más beneficioso importar inmigrantes que, de paso, hacen un efecto de dumping socio-laboral.

      El proceso de emigración campo-ciudad se ha dado en todo el mundo, incluso masivamente en el tercer mundo, no es cosa de España y menos de la España franquista; es un proceso común en países en vías de industrialización o ya industrializados, eso por no hablar del sistema en sí que promueve la forma de vida urbanita y masificada(forma de vida que interesa mucho a lo que tu llamas"Gran Rueda" y yo simplemente sistema)


      Crecer 12 millones de habitantes en 39 años teniendo un millón de muertos en una guerra, varios de exiliados y cientos de miles de emigrantes no creo que esté nada mal,¿que en otros países el crecimiento fue mayor? bien, pero su nivel de desarrollo también fue mayor.

      No estaría mal saber-si es que se puede- lo que ha retraído el aborto, el condón, el DIU y las contaminantes y estrogenizantes pastillas anticonceptivas la natalidad en España y, de paso, en Europa.
      Teniendo en cuenta que el aborto en España supone 100.000 partos menos al año, sumemos los demás factores... facilmente nos iríamos a casi el millón de no concebidos con métodos anticonceptivos, cosa que en los años 50-60 no estaba popularizado(negar que la promoción del aborto y la sexualidad desordenada es un plan de ingeniería social y control poblacional a largo plazo es de ser bastante obtuso, y más cuando hay informes desclasificados de la CIA y el gobierno yanqui (Informe Kissinger) o documentos de la ONU que muestran claramente lo mucho que le preocupa a la élite global el tema de la natalidad)

      Eliminar
    11. Si como liberal las políticas de subvenciones no me gustan, puestos a gastar prefiero que se haga en cheques-bebé en vez de otras partidas. Con todo, los países europeos que más subvencionan la natalidad tampoco es que la hayan disparado, precisamente. Es un problema más de fondo. Se trata de todo el sistema. Vivimos en una sociedad sometida a procesos inflacionarios que se escapan al índice de la cesta de la compra y que arrancaron básicamente entre 1968 y 1973, que es desde cuando empieza a caer en general la natalidad occidental, procesos díficiles de ver si se centran en el kilo de pollo y que secan las fuentes vitales de una sociedad, acabando habitualmente en situaciones deflacionarias que ahora al menos no podemos reanimar devaluando la peseta así que lo que se ha devaluado es el coste de mano de obra, algo que las patronales han agradecido, no quejándose nunca de la importación de braceros de otros países.

      Una puntualización, con independencia de cuánta gente murió durante nuestra guerra civil -mucho menos de un millón, pero eso ya es otro debate-, que digas que en otros países creció más la población y hubo más desarrollo es algo que me da la razón, el franquismo no fue el factor baby-boomero sino que incluso pudo haberlo estorbado -eso por no hablar de la proliferación de curas y monjas-.

      De todos los factores, la contaminación ambiental seguramente es el menos importante. Aciertas plenamente al hablar del aborto, es quizá el factor fundamental -también es cierto que Kissinger y los suyos analizaron el tema demográfico con atención-. Grupos pro-vida hace poco han denunciado que desde que está el Pp en el poder se han producido unos 292000. El tema Usa lo tengo más mirado por los artículos sobre la minoría negra:

      https://bound4life.com/statistics/

      El 98% de los abortos serían allí por "personal choice". Mientras en España el aborto estadísticamente incide mucho más en mujeres inmigrantes que en nativas -he leído que tres o cuatro veces más-, en Usa está literalmente machacando a la población negra.

      Hace unos días leí la noticia:

      http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2014/09/09/alumnado-inmigrante-colegios-gallegos-redujo-36-seis-anos22500-ninos-tercero-evaluados/0003_201409G9P10995.htm

      Eliminar
  4. ¿Cuándo llegues a las 100.000 visitas vas a publicar algún artículo especial?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pensaba que todos mis artículos eran especiales ;-) XD

      Pues ya he spoileado algunas cosillas en el margen derecho, pero un artículo "onfaloscópico" por decirlo así no lo tenía en mente .... aunque ahora que lo dices quién sabe :-) ¡Salud!

      Eliminar
  5. Hola Hombre-Lupa.

    Respecto a tu comentario más arriba:
    "La deriva actual del mundo suele achacarse a planes y agendas, yo respeto ese punto de vista pero mi opinión es que el sistema globalista actual ya funciona por sí mismo, en plan Skynet o Mátrix, y toma sus decisiones no en función de los humanos sino de sus propias prioridades. Es decir, el humano -tanto el dirigente como el operario de base- no controlan el sistema sino que procuran insertarse en él, piden un puesto en él, incluso a costa de dolorosas renuncias. Y lo más gracioso es que aún no hemos visto nada."

    Me viene a la mente Daniel Mato, cito:

    "la mayoría de quienes “demonizan” la globalización, como la mayoría de quienes hacen su apología, comparten un error de base: fetichizan aquello que llaman “globalización”. Es decir, lo representan como si se tratara de una suerte de fuerza suprahumana que actuaría con independencia de las prácticas de los actores sociales. De manera diferente, pero en definitiva convergente, hay quienes, aun fetichizándola, atribuyen su existencia a factores meramente financieros y/o tecnológicos, es decir, ofrecen interpretaciones reduccionistas, de corte economicista o tecnologicista. Adicionalmente, en estos casos, esos factores acaban teniendo carácter anónimo. Así, se invocan en abstracto “las fuerzas del mercado” o “el poder de las tecnologías”. Como si ambas no fueran una creación humana resultante de procesos históricos determinados. El problema es que estas formas de imaginar la globalización, aunque aparentemente contradictorias entre sí, conducen a lo mismo: a ignorar las prácticas de los actores sociales. Y, así, llevan a la parálisis de los actores sociales, cuando asumen que aquello que llaman “globalización” es una suerte de fenómeno suprahumano [...]"

    Me parece un punto a favor de los "planes y agendas" y no que el sistema tenga vida propia (me interesa que ahondaras en esto último). Considero que no hay factores externos o mágicos, la sociedad no es más que el resultado de la suma de las acciones de cada individuo. Si un puñado de humanos empezó a girar la rueda, otro puñado, más grande o pequeño, puede pararla. ¿Qué opinas?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Atlas. Como es obvio, Skynet y Mátrix son alegorías del sistema, son proyecciones mentales en las que deciden máquinas -eso sí, transhumanas, con conciencia y lógica pero desprovistas de moral "compasiva"-, mientras que ahora no deciden máquinas. Ahora mismo no decide nadie. Ninguna agenda está en condiciones, en un mundo globalizado, de imponer su hoja de ruta y que ésta se cumpla matemáticamente. Eso sirve en una comarca, quizá en un país durante un tiempo, pero a nivel global es imposible.

    Los humanos toman decisiones, pero lo que ocurre en el mundo ahora no responde a sus planes. Deriva de sus decisiones, claro, el resultado de las sociedades humanas depende siempre de las decisiones humanas, pero no está relacionado directamente con ellas. Lo que sucede ahora mismo en Ucrania puede responder a un plan. Lo que sucede en Mesopotamia ya no, se les fue de las manos hace mucho y sigue su propia trayectoria regional con razones regionales que los think-tanks occidentales sólo entienden a medias. Lo que sucede en Europa con la crisis demográfica es incluso contraproducente para el sistema, pues amenaza con cargárselo. ¿Por qué las élites californistas se han enseñoreado de las riendas y la mentalidad de Occidente? Porque no han establecido un plan ni una agenda, sino que han inoculado en el inconsciente colectivo una serie de ideas-fuerza y las han dejado ahí dejando que germinen y maceren hasta conseguir cambiar la mentalidad, la "nube". Es complicado cambiar el "núcleo" de un país, pero si alteras su nube, su alma colectiva, su almacén de valores, su panteón de anhelos comunes, el núcleo queda arrodillado y entonces sí pueden implementarse agendas, pero sigo pensando que el éxito de las agendas es sectorial, no general.

    Hablando de ruedas, el sistema parece haber adquirido vida propia porque va siempre hacia adelante. Los precios siempre suben. Mucho o poco, pero suben, y con el paso de los siglos hay que cambiar de moneda de referencia. Suben y suben cuando no debería ser así, en una sociedad utópica perfecta los precios deberían ser permanentemente idénticos, no me imagino la Comarca y territorios así con inflación. La gente que pertenece al sistema, y que vive bien gracias a él, los peces gordos que parecen tomar decisiones, no pueden cambiarlo, no sólo porque podrían perder su posición de privilegio sino porque el mismo sistema amenaza catástrofe si se detiene un poco. Si hay una crisis en que se purga el exceso de dinero, todo el mundo se echa a temblar, sobran operarios que no se pueden insertar en la maquinaria productiva y se fermentan revueltas. Si hay una leve deflación, se gripa el sistema. Si se detiene el consumo, se detiene todo: si se detiene el consumo se detiene el crédito y con ello entra el pánico, se atesora metálico, se redescubre el oro, las haciendas públicas dejan de recaudar, las pensiones peligran, el gasto público se tambalea y todo parece venirse abajo. Estamos en un sistema de producir para consumir, y si se deja de consumir es el fin. El ciudadano es ahora un consumidor. Tiene que consumir o toda la tramoya se viene abajo. Es el sino de las sociedades decadentes. Y si una ideología como el marxismo cultural pre-1968 aúlla contra el consumo, es californizada hasta la coronilla y se reconvierte al "consumo sostenible". La Gran Rueda perdió el norte ya allá por el 2006, cuando la FED ya ni se molestó en computar cuántos dólares circulan emitidos. Antes la FEd emitía dinero estratégicamente, ahora la Yellen lo emite para apagar fuegos con papel. En fin ....

    No durará mucho, a este ritmo dos generaciones lo más, y la hostia será de campeonato. Salvo que aparezcan auténticos reformistas, un Podemos patriótico que agarre al toro ibero por los cuernos y reconduzca la situación.

    ResponderEliminar
  7. Divido por lo del espacio. Ahora mismo la Gran Rueda sí que es una fuerza suprahumana. Entras en ella y verás humanos, pero apenas controlan el perímetro de sus oficinas, y poco más. Y no es que sea independiente de las prácticas de los actores sociales: es que impone aquéllas a éstos. Somos mucho menos libres de lo que pensamos. Un cowboy cabalgando con su arma y su Biblia era mucho más libre. Hoy nosotros tenemos que insertarnos en una maquinaria -más o menos benigna, eso sí- para poder tener acceso a rentas para consumir. No para asegurar nuestra libertad y ganarnos nuestro espacio porque eso nos lo provee el Estado "gratuitamente" a un coste oculto exorbitado -en forma de, entre otras cosas, extinción demográfica, una de las tesis del artículo-, sino para consumir. Ahí puede hablarse de agenda cuando nos referimos al mundo publicitario, que está estudiado al milímetro y que nos bombardea constantemente atancando por nuestro flanco débil de occidentales masificados: la gratificación del ego como compensación de todo posible sinsabor de la vida. Pero la agenda publicitaria no tiene pretensiones geoestratégicas ni de cambio mundial, sino sólo de dinero. Otras instancias lo ven y lo aprovechan. Si les favorece, le dan luz verde. Si va en su contra, lo ponen fuera de circulación. Eso es lo más parecido a una "agenda" global que pudiera haber hoy: fenómenos preexistentes y algo caóticos vistos desde fuera que son canalizados de una forma u otra. Más allá de eso, el sistema actual no es una pirámide con dos docenas de aprendices de brujo en su cúspide, sino más bien una masa acéfala en la que lo incomprensible se da la mano con lo nítido.

    Cuando digo que la Gran Rueda tiene vida propia es alegórico, pero los humanos la tratan como si fuese así. ¿Qué manejan Draghi, Lagarde y compañía? ¿Pueblos? Los joden indirectamente, eso sí. Manejan números, estadísticas, informes, datos, porcentajes, tendencias. Esquemas racionales. Son los técnicos de mantenimiento de la Discovery bajo el mando de HAL 9000. Están en la panza de un gran sistema de cifras flotando en el vacío, cifras que vagamente se corresponden con cosas de ahí afuera -con gente, ganado, tierras raras, hidrocarburo, armas, diamantes, tablets-, asegurándose de hacer las correcciones precisas para que el sistema siga funcionando, es decir, para que las cifras den bien, aunque ahí afuera el tema acabe en desastre. Si los datos macro son impecables, su tarea también lo fue, aunque esos datos se traduzcan en un desastre para el pueblo. Nuestra clase dirigente vive en Mátrix, y no por maldad sino porque están imbuidos de la mística de la eficiencia mientras actúan como los sacerdotes de un rito oscuro e impío.

    Siento no ser más claro pero nuestra época, aunque no nos guste reconocerlo, se caracteriza por ser muy oscura y enrevesada. No nos puede caber el mundo en la cabeza. En tiempos de Napoleón sí, pero también en su época uno estaba al tanto de todo lo puntero en todas las ciencias y ahora no se puede.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  8. Añadiendo alguna cosilla más, tengo que decir que el mito racionalista que las élites de la Costa Este, junto a las de Londres y la ENA, han propagado -que la realidad se puede reducir a cuadritos, diagramas y resúmenes rincón-del-vago hechos por becarios- se traslada a los demás. Que exista una agenda para algo no significa absolutamente nada. No tiene valor práctico la mayoría de las veces. Las regiones del mundo contienen montañas, acuíferos, planicies y genoma. Y siguen sus derivas particulares. Contra eso, contra esos procesos irresistibles, una agenda propuesta por becarios a 8000 kilómetros de distancia no vale nada. Sobre el papel Iraq quedaba pacificado en el 2011, como sobre el papel España ya se contaba por pura estadística en la final de básket con los Usa. En realidad es una fantasía que de los Estados Mayores fue pasando al resto de las cancillerías.

    Por eso insisto en las guerras de sexta generación. Ninguna agenda kissingeriana, perliana, kaganiana o chuckhageliana puede globalizar la cordillera de los Urales. Pero el californismo sí puede globalizar las mentes de las gentes de allí, la "nube", con tal de que el router petardee. Mil pueblos del mundo se rebelan contra las agendas, porque ven sus prácticas hostiles sobre el terreno. Pero pueden ser hechizados por las ideas-fuerza del progresismo eufórico. Nosotros lo estamos. Nos faltan las gafas de "¡Están vivos!" El hechizado se allana y abre la puerta.

    ResponderEliminar
  9. @Hombre-Lupa:

    Entiendo mejor tu punto de vista. Gracias por la respuesta.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti por intervenir, y bienvenido.

    Un poco al hilo pero medio off-topic, hoy estuve viendo la tele en plan sobremesa, echaban una de esas comedias contemporáneas, impolutas, de fotografía tutti-frutti, una versión de "Adivina quién viene esta noche" pero en plan comedieta y cambiando los papeles: ahora él es blanco y ella negra (respectivamente Ashton Kutcher o como se escriba y Zoe Saldaña .... mulata, más bien). Resulta que la pillé por los títulos de crédito, aparece el Chukrut ése o como se diga caminando por la calle y entre el gentío hay un señor rubio pegándose un morreo con una china. "Joer Asian fetish", pensé, "voy a aprovecharlo para el blog", además era una inclusión totalmente gratuita en el plano, como llamando la atención. Así que me puse a verla. Sí, no pongáis esa cara, tengo derecho a tirar dos horas de mi vida XD

    Aunque se mantiene la costumbre de encontrarnos con apellidos de "magos de Oriente" sobre todo en facetas de producción, cambian cosas. En la peli sesentera del Poitier se reivindicaban los cambios sociales, lo que importa es el corazón y tal; en ésta da la sensación, por debajo de la capa de comedia tonta y de poca gracia, de que los responsables de la peli dan por hecho que hay cosas que nunca cambian, que la gente siempre tendrá el tema del origen étnico en consideración y que las parejas interraciales seguirán siendo pocas en proporción. En aquélla, sesentera, era importante la espontaneidad, el conocerse y en dos semanas casarse; en ésta el padre (Bernie Mac, lo único divertido del film) escudriña al blanquito que quiere llevarse a su nena. En aquélla, la chica blanca venía de un matrimonio longevo y feliz; en ésta, el blanco es hijo de madre soltera, mientras que ella viene de una familia muy conservadora.

    La peli es mala de narices pero es sintomática, porque muestra a un señor negro súper-conservador que tiene metidos hasta las cejas los valores más "republicanos", y le va bien, y tiene una buena casa, y en su "hogar cristiano" no hay ni alcohol -bueno, sí lo hay pero escondido-. ¿Los responsables del film se burlan de él, o bien le aceptan pero criticando sus exageraciones? ¿O más bien están lanzando un mensaje a la CA diciendo "dejad de votar demócrata" y haced un "back to basics"? No sé, pero me pareció una película mucho más conservadora que el original de 1967.

    Que un actor con tan poca gracia como el Ash Ketchum ése salga de prota a lo mejor tiene algo que ver con su amistad con el "mago de Oriente" Jason Goldberg, productor del film. Por cierto, que a pesar de su poca chispa sustituyó al gallego Charlie Sheen en "Dos hombres y medio", serie producida por los "magos de Oriente" Lorre y Aronsohn, y su pareja es la "maga de Oriente" Mila Kunis.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  11. Demografía y destino en Tierra Santa, la población de Israel crece en unas 200000 personas en el último año

    http://www.jewishpress.com/news/breaking-news/israels-population-nears-9-million/2014/09/21/

    Veintipico mil proceden de inmigración, buena parte de ella corresponde a la Aliá useña -que gota a gota va haciéndose notar, además imagino que son gente en general con bastante "know how", así que será aterrizar y ponerse a funcionar-.

    La única pega es la tasa de divorcios, que si bien es más baja que la media occidental ha subido bastante en este último año, un 40%

    ResponderEliminar
  12. Bueno
    He seguido el blog desde hace algún tiempo, como di con La Iberia Futura por Europa Soberana no recuerdo exactamente que estaba buscando en Google, creo que era algo así como “Desaparece la Raza Blanca” leí varios artículos de dicho blog pareciéndome realmente interesantes (dicho blog ha vuelto a la actividad) bueno en fin este articulo sobre la natalidad me parece el más trascendental de todos, y al leerlo uno no puede evitar sentir una legítima preocupación y tristeza vaya es para echarse a llorar con los datos expuestos. Que grupo poblacional pierde más con este los pueblos blancos aun cuando en Asia hay varias naciones con cifras incluso peores que en Europa, vaya es que tienen un número bruto de habitantes descomunal, más aun en su caso puede ser algo beneficioso ya que así de poco en poco pueden ir descongestionando el territorio y sobre áfrica subsahariana ni se diga su natalidad sigue siendo no alta, simplemente natural (normal). De nada sirve que en países como Islandia (2.04 hijos por mujer), Irlanda (2.01 hijos por mujer) o Nueva Zelanda (2.05 hijos por mujer) tengan tasas un poco más alegres si países con verdadero peso demográfico como Alemania, España o Gran Bretaña no siguen el ejemplo y es que los anteriores (todos islas, no sé si su insularidad tenga algo que ver) tienen en número bruto poca población y con unas cuantas oleadas de inmigración masiva quedan borrados. Otro asunto que se desprende de la demografía con el hemisferio norte occidente mas Australia es el, resurgimiento de la actividad de grupos ultras derechistas los cuales se auto engañan e ingenuamente quieren ver en Vladimir Putin una especia de Tercer Reich eslavo que, velara por los blancos de esos “malévolos” Sionistas, no señores ultraderechistas a Putin solo le importa Rusia y nada más. Traigo a colofón el tema conspiranoico de la elite Sionista-Masonica ya en muchas partes se les acusa directamente de ser los responsables de estos yo en lo personal me parece falso, diría que es simplemente un resultado no desea del progreso de la edad post-revolución industrial, que pasaría si en África subsahariana tuvieran las mismas cuotas de desarrollos que en l hemisferio norte occidental pues estarían igual que nosotros con pocos hijos, sedentarios, obesos en donde las enfermedades infecciosas ceden su lugar a los crónicos degenerativas. Bien para terminar la poca la natalidad no distingue le pega a todos desde los fríos países nórdicos o la tropical Tailandia, ya lo vimos en los datos que te proporcione sobre el anuario de la fundación Gates (http://annualletter.gatesfoundation.org/es/), y finalmente te hago dos preguntas abiertas espero que la respondas dentro de las países de la OCDE los miembros desarrollados con mas embarazados en adolescentes son USA y Reino Unido, ¿Piensas que se traen algo entre manos? No se quizás quieran gente joven en un fututo cercano por algo armar ejércitos, tener jóvenes en edad laboral, materia prima para California (Supermodelos, cantantes o pornostars) o es algo que simplemente se da, en ambos países el derecho Romano no marca lo norma y por lo tanto les dan a sus habitantes muchas libertades aunque camufladas. Me parece sospechoso por con sus recurso nada les cuesta hacer campañas de educación sexual, distribuir preservativos, digo si lo han hecho ya países mucho mas pobres como Tailandia eso es lo que parece sospecho tu dime piensas que se traen algo entre manos o estoy cayendo en la paranoia como los simpáticos ultraderechistas, igual y sus cifras de embarazos en adolescentes no son trascendentes a efectos de números brutos, la otra pregunta directa en un articulo decías que hay dos países que se salvarían de la de su población uno comenzaba con I y otro con C, te refieras a Israel y Corea del Norte vaya es que no se me ocurre mas. Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  13. Hola, un saludo para tu patria y bienvenido. Ahora no puedo contestar todo lo extenso que quisiera, discúlpame. Me alegra que Europa Soberana siga publicando, a cuentagotas pero de gran aprovechamiento siempre -sus sagas en tres partes, a las que se ha aficionado, son muy valiosas y raras de encontrar en la blogosfera identitaria en castellano, que suele tener un nivel que no comentaré ahora-.

    A mí también me parece este tema el más importante de todos, y bastante doloroso, cuando finalmente me decidí a dedicarle una entrada reduje los datos al mínimo porque su elocuencia me aturdía, preferí un análisis de fondo y no una gran cantidad de cifras. Comparativamente es cierto que los territorios insulares se están portando bien -como anécdota, las Islas Feroe tienen un 2.38 y Groenlandia creo recordar que un 2.05-, es una buena observación -aunque no todos: Chipre anda como España-. Son islas relativamente "apartadas" del cogollo globalizador, incluso Irlanda está todavía detrás de otra isla. Son países que no conozco en persona -aunque en los tres casos me gustaría, quizá como gallego más Irlanda- pero tiendo a pensar que el rodillo aculturizador que ha asolado Occidente aún no ha pegado las suficientes pasadas por allí. Mantienen su peculiaridad. Por contra, los países no-insulares del mundo eslavo que sufrieron una enorme aculturación por el rodillo soviético -otra forma de globalización, sólo que fracasó antes que ésta- tienen unas tasas que son para llorar.

    Putin defiende sus intereses, los de Rusia se entiende -los suyos personales es de suponer que también-. Por eso a veces se sorprende, "si yo no me meto en los intereses de Usa, o de Francia, o de Israel ¿por qué se meten en los míos?" Lo que pasa es que ha sabido cultivar una imagen de macho-man que a alguna gente le funciona, que no es un chupatintas sino un guerrero habituado a la fatiga y al conocimiento del terreno, y que prefiere un asado entre amigotes en el frío de la tundra a ejercer de icono metrosexual, como se ha querido vender a Obama -y a su mujer como marcadora de tendencias, hay que ver ....-. Eso a mucha gente le inspira. Pero Putin no puede resolver los problemas de todo el mundo. Y esos problemas tienen que ver con mucha gente, y entre esa gente hay judíos pero, a la hora de la verdad, ¿pesan más esos judíos que las logias masónicas francesas que han dictado la política occidental desde como mínimo los años 80 y han organizado la Unión Europea? El peso de la diáspora judía es mucho mayor en la influencia indirecta, en la cultura de masas, de hecho analizando el californismo es imposible no encontrarse judíos a cada paso.

    Con más tiempo sigo respondiendo. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  14. Tener mucho desarrollo no implica necesariamente, ni de broma, tener bajos índices de natalidad. La clave está en "redistribuir" el desarrollo y las plusvalías que genera en la implantación de un Estado-providencia que poco a poco va secando esa natalidad, de igual manera que seca la religiosidad, el arte -todas las artes están en decadencia desde los años 70- y en general todos los resortes de que dispone una sociedad para recordarse a sí misma lo que es. La gente se hace adicta no a conquistar sino a que le den, y la adolescencia se estira como un chicle. Y si a eso se suma el inflacionismo que hace que criar niños sea tan costoso, se juntan tendencias que convergen en la situación actual. Con mejorar alguna de ellas, ya se notaría mejoría. En sí el desarrollo no debería estorbar a una sana reposición generacional.

    A tus preguntas, te diré que en efecto Israel y China tienen toda la pinta de superar esta crisis, como ya han superado muchas. Los segundos tienen un minicontinente en el Centro y mucho patio trasero; los primeros tienen algo no menos importante: la mentalidad adecuada ante situaciones de desazón. En cuanto a los embarazos adolescentes, pues no sé, no sabría responderte a eso, en el Reino Unido así como la mitad de nacimientos son de madres solteras -menos en los inmigrantes asiáticos, que tienen cifras muy bajas- pero también hay fuerte incidencia del aborto, no creo que sea fruto de una agenda -es más, posiblemente sea una preocupación-. En Usa la ratio de adolescentes embarazadas es especialmente notable entre las chicas negras -dos veces y medio más que las blancas- pero también el aborto -¡cuatro veces más!-

    Corea del Norte es una incógnita, puede caer cualquier día o seguir así otra generación. El jefe de estado, del que se rumorean problemas de salud, en realidad no controla nada según comentan los disidentes que han podido escapar, sino que el país es regido por una especie de secta-comité hiperestalinista de higiene ideológica, siendo el chico un títere. A saber.

    ¡Salud! Y gracias por participar.

    ResponderEliminar
  15. Una variación de tu teoría sobre la baja natalidad (la atribuye al exceso de crédito):
    http://www.theatlantic.com/business/archive/2014/09/america-the-plannable-how-banks-affect-family-size/380750/

    Saco el enlace de este interesante "reddit" sobre natalismo:
    http://www.reddit.com/r/Natalism/

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, es muy ilustrativo y viene bien para completar el panorama. Esa sobreabundancia de crédito sustituiría a la prole como garantía para la vejez -muy buena observación-.

    Yo lo completaría diciendo que esa sobreabundancia también garantiza el mantenimiento de un Estado-asistencial insostenible a la larga a base de endeudarse con relativa facilidad, "huyendo hacia adelante" sin afrontar las necesarias reformas. Es lo que está ocurriendo en España, cuya deuda soberana ronda el cien por cien del PIB y, afinando un poco más, se dispara hacia arriba en el 2009 "coincidiendo" con el mismo momento en que la natalidad se encamina hacia abajo tras el momento álgido del año anterior. Deuda soberana baja, buena natalidad, eso parece decir un gráfico cruzado. Observando gráficos interanuales se aprecia que en 1995 pegó otro subidón, justo cuando saltaron las alarmas por baja reposición poblacional. Ambas variables, crédito superabundante -es decir, inflación- e hijos por mujer parecen inversamente proporcionales.

    Eso da para mucho. Los liberales clásicos creían en los bancos locales, que emitían su dinero, y desconfiaban de los bancos centrales -cuánta razón tenían-. La emisión desordenada de dinero estaba controlada por su convertibilidad en oro. Poca inflación, precios controlados y natalidad: la historia de la Belle Époque. Nuestra época desde principios de los setenta es justo la contraria. Estamos cumpliendo un patrón.

    ResponderEliminar
  17. No negaré que la economía tiene que ver en la natalidad, sobre todo en el primer mundo y en concreto en Europa, pero para mi no es el factor principal.Yo creo que es un tema más bien cultural e incluso espiritual.
    ¿Por qué hace 60 años se tenían más hijos? principalmente porque no había aborto"libre y seguro pagado por el estado" y la popularidad de los métodos anticonceptivos-los escasísimos que existían- era practicamente nula.
    Es cierto que esa mentalidad de tener hijos para que cuiden de uno en la vejez y, de paso, dar continuidad a la estirpe, ha sido sustituida por el estado-providencia o del bienestar(Sanidad pública y pensiones), peor yo creo que el tema es mucho más profundo, es una cuestión de mentalidad, cultura e idiosincrasia dominante: en la actualidad hay mucha gente que por condiciones económicas podría tener tres y cuatro hijos sin problema y no los tienen,¿y por qué no los tienen? porque prefieren no tener esa carga económica y personal y se conforman con uno o la parejita por comodidad.
    La mentalidad actual huye de todo lo que implique responsabilidad y sacrificio-siempre que no vaya destinada al lucro puramente material y económico- y promulga un modo de vida"carpe diem", materialista, cómodo y con las menores"ataduras" posibles. La mentalidad materialista-todo gira en torno a la obtención de objetos, bienes o dinero- se amalgama con la anterior creando una mentalidad despreocupada y propia de la adolescencia.
    Países europeos-y la misma España- en épocas de bonanza económica reciente, a penas mejoraban su natalidad, así que el tema económico, aunque influye, no es ni mucho menos decisivo ni causa principal, como mucho es causa principal de descensos porcentuales tampoco muy pronunciados.
    Occidente no tiene guía y basa sus expectativas en la próxima salida del Iphone 7, el Ipad 300(o por el que vayan, lo desconozco) y la final de la Champions, la Superbowl o cualquier otro evento por el estilo. Los jóvenes- en el fin de y en el"fiesta, fiesta, fiesta".


    El tema"judeo-masón" -o masón a secas para no herir sensibilidades- tiene mucha importancia en la configuración de "los valores" y la cosmovisión actual al desplazar a Dios y poner al hombre y su voluntad en su lugar.
    La pedagogía moderna, la política... todo está impregnado de mentalidad masónica.


    Por otra parte este tema lo tengo bastante asumido ya que creo en la tesis de"némesis de civilizaciones" de Toynbee o en"la decadencia de occidente" de Spengler.
    A occidente-como consecuencia de desplazar lo espiritual por lo material de manera desproporcionada- le ha llegado su particular Kali Yuga.

    ResponderEliminar
  18. Home-Lupa, ¿qué tal?

    Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Mi comentario no tiene nada que ver con la entrada... Sólo quería exhortarte a continuar con el estupendo trabajo que lhaces en tu blog. Pronto no estaré en este mundo para verlo, pero si existe el Más Allá, quédate tranquilo de que lo seguiré desde allí ;-).

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte, amigo Víctor, me cuesta encontrar las palabras y además se trata de una circunstancia personal sobre la que nada sé.

      Sí sé que el alma es inmortal, que existe un Más Allá que sólo conocemos de manera muy fragmentaria y residual, que querer es poder y que gente próxima a mí que se iba a ir hace tiempo sigue entre nosotros hecha un roble. Y que espero que pronto vuelvas diciendo que nos visitas desde Puerto Plata o Aruba ;-)

      Te mando mis mejores deseos. Aquí seguimos contando contigo.

      Eliminar
  19. A.J, estoy de acuerdo en muchas cosas de las que dices, no creo que el factor espiritual sea menos importante que el económico, sino que la aparición de uno y otro como enemigos de la natalidad no es casual, tienen la misma raíz.

    Es verdad que ahora hay una permisividad cultural amplia para lo que sea vivir despreocupadamente y no pensar en aportar para la comunidad, pero eso es algo que nos acompaña como especie, el humano siempre alberga inclinación al envicie y al ombliguismo, lo que pasa es que algunas épocas alientan o como mínimo permiten eso y otras épocas reprimen esa inclinación. En el siglo XVI también había bastante manga ancha para la picaresca, de hecho nace ese género literario entonces, porque encuentra el momento adecuado, un género en que el pillo, el egoísta radical con cero patriotismo y cero sentido trascendente es presentado como un héroe o, al menos, como un tío divertido que suscita empatía con los lectores. No me extraña, la España de la época tenía un germen de Estado asistencial, basado en la sopa boba y en la búsqueda de prebendas, sinecuras, entradas en monasterios y enchufes varios de la época. Nuestra patria estaba montada no para que un capitalista inventase riqueza y puestos de trabajo sino para que un avispado reclamase una pensión estatal consiguiendo una prebenda como miembro del séquito de un virrey o de un arzobispo, o aludiese a su vieja cristiandad para que le nombrasen algo en algún sitio. Sea primero el huevo o la gallina, esa mentalidad y esa realidad económica llevan aparejada la tolerancia hacia la picaresca. Claro que no es lo mismo, no había un Estado tan obeso encima de nosotros, era sólo un germen, y por ello la natalidad no se veía afectada como ahora, además tener hijos no implicaba que llegasen a adultos, había una alta mortalidad -tres pestes en un siglo, guerras estúpidas y otras causas-. Pero siempre que tengas un sistema que promueva la picaresca, tendrás picaresca. Siempre que tengas un sistema que lleve a la desespiritualización del hombre y de la mujer, eso conseguirás.

    El actual sistema se dirige a su fin. Es así. Lo dicta la demografía más que otra causa. Y siempre que hay una decadencia, hay un Estado hipertrofiado, asistencial, que mantiene bolsas poblacionales poco productivas -el ejemplo clásico es Roma, y lo estamos calcando, no soy el primero en decirlo ni mucho menos- y que vive en el colapso moral, y que para mantener ese sistema elefantiásico y clientelar se desgañita berreando que en realidad lo inmoral es el mercado, la competencia, la verdadera libertad. Se desgañita porque sabe que en un caldo de cultivo liberal ese sistema se diluye. Nosotros haremos como Roma: se diluirá al tocar suelo, seguramente con un castañazo de aúpa, y no por reformas liberales.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  20. Hace poco escuché en "el arradio" un curioso coloquio. Hablaban de la crisis demográfica en España y de la insostenibilidad del sistema estando las cosas como están. La solución propuesta en general es que al final había que traer gente de fuera para apuntalar el sistema (apunte personal: es decir, lo que ya se ha hecho). Alguno de los contertulios decía que íbamos a llegar a la situación de una minoría de nativos y una mayoría de extranjeros cotizantes, que ésa es la dirección de nuestra época, que íbamos a ser en general "menos rubios" y se verían "menos ojos azules" (¡como si se viesen tantos ahora!). Bueno, es lo que ocurre en Qatar, con la diferencia de que tienen petróleo y la gente ya no era rubia :-P En general los contertulios aceptaban este panorama.

    Eso plantea algunas cuestiones. ¿Sobrevive el pueblo? Es decir, si tomas (por ejemplo) a un gran contingente de gentes de Costa de Marfil, Belice, Nueva Zelanda y Myammar (para que no se cele ningún continente) y les metes en España para apuntalar con su trabajo (que lo haya o no, o que la automatización siga destruyendo mano de obra -un día la pizza te la llevará un drone- ya es otro cantar) este sistema de pensiones y subvenciones, ¿serían pueblo español? -a efectos jurídicos sí, claro, si son nacionalizados-.

    Estaba pensando esto cuando un contertulio dijo que eso no bastaba, porque esos "nuevos españoles" tendrían igualmente 1.23 hijos por mujer y el sistema, tras unos años apuntalado, volvería a amenazar ruina por el marasmo poblacional y la ausencia de jóvenes. Entonces ¿qué hacer? Ahí fue cuando salté yo hablando en voz alta: "¡pues traer más, joer, traer Myammar entera y Costa de Marfil entera!" Que no decaiga la fiesta.

    Otro contertulio -o el mismo, no sé- decía que la culpa de nuestra decadencia demográfica es nuestra, o algo parecido. Pero bueno, ¿no habíamos quedado en lo feo que es decir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades?

    ResponderEliminar
  21. hola. la pandemia de drogadiccion que azolo España en los años 70.80 y comienzos de los 90 no cuenta en la incidencia demografica en la poblacion joven española?
    yo me entere de esa parte de la historia española post-franquista hace pocos dias,leyendo sobre la movida de Madrid de los 80's y a partir de un post de forocoches que mencionaba la cantidad de yonkis y jeringas que habia por todos lados. de ahi fui investigando y supe toda esa historia... carajo, fue un verdadero genocidio,en pueblos enteros el caballo se llevo como a 2 generaciones enteras de jovenes,sobretodo en Galicia. si ud es de esa zona y conocera ese retrato dle equipo de futbol..
    nunca vi que mencionaran nada en los foros españoles por donde anduve,hasta que lei ese mensaje de forocoches..
    fue una plaga de zombies al mas puro estilo de las peliculas de George Romero,y seguramente fue inducido por la casta politica para aplacar a una posible juventud combativa pero se les fue de las manos.ademas que drogadictos los hubo en todas las clases sociales y gente de toda clase...
    lei anecdotas escalofriantes de eso...
    España ya era insegura mucho antes de que hubiera negros y bandas de latin kings y moros formando guetos.
    era peor aquella epoca o la de ahora es mejor o peor?

    antes veia España dodne se libraban las guerritas callejeras entre skins neonazis y los antifascistas sumandoles las bandas etnicas de latinos y moros,pero el descubrir ese lado oscuro de la España ochentosa me hizo repensar y descubrir otra realidad.
    las chabolas,vallecas, can tunis. todos esos lugares donde aun vagan heroinomanos como almas en pena..
    y los gitanos siempre estuvieron metidos en el negocio de las drogas entre los camellos.

    nunca menciono en el blog al cine kinki.
    ver eso me hizo descubrir a esa clase de aventureros y delincuentes que dejan a los boneheads pseudonazis,a los Ultrassur y a los canis como niñas de mama<:
    solo tomando en cuenta a españoles etnicos.

    un saludo

    ResponderEliminar
  22. Hola de nuevo, Ariel. Lo cierto es que sí hablé del cine quinqui hace un tiempo, le dediqué una pequeña serie de artículos al cine español y entre ellos comenté cosas sobre aquel subgénero tan especial, aquellas andanzas del Vaquilla, el Torete, el Jaro, el Fitipaldi y compañía que cautivaron a una opinión pública española llamativamente inclinada a consumir narraciones picarescas. El pícaro es todo un personaje de nuestro acervo cultural que, me temo, hay que tener en cuenta para entendernos como país porque no todo en España son el Cid, Blas de Lezo o Jovellanos. Y nuestra generación audiovisual ¿con quién va a sintonizar mejor, con Lázaro y el Buscón o con el conde Olinos o el infante Arnaldos?

    Fue entre los sesenta y setenta cuando se dio el último gran trasvase del campo a la ciudad. En los extrarradios, en descampados, en donde hubiera sitio se hacían "casas baratas" donde alojar a esos inmigrantes interiores. Hay una peli de Eloy de la Iglesia, "La semana del asesino", que muestra eso: una chabola horrenda en un descampado. Luego ese mismo director se dedicó al cine quinqui. La gente que venía del rural no entendía la cultura de vivir de alquiler. Querían tener su casa en propiedad, como sus mayores tenían la casa en la aldea. Parte de la chifladura ladrillil proviene en parte de esta mentalidad y de cómo entró de sopetón en los cinturones urbanos.

    Los setenta, y sobre todo la segunda mitad, fueron una época totalmente loca. Se estrenaban en los cines auténticas animaladas (alguien que sólo vea el cine pijo de acción de hoy no lo puede entender). Las anfetas rulaban que era un primor. Se creó una subcultura de la droga. También nace una cultura mestiza, entre lo payo y lo gitano, que marcó también aquel momento y que no se ha vuelto a repetir (el "mestizaje" de hoy, marca 40 principales, es soso hasta decir basta, no hay sensación de peligro ni de límite: es un mestizaje burgués, de sofá cómodo). Y luego estaba la prensa sensacionalista que se hacía eco de los quinquis reales, más una desorientación de la juventud de entonces (la actual está muy orientada, gracias a los medios), totalmente desarraigada, y una cosa llevó a la otra. Las pelis quinquis seguían casi al minuto lo que pasaba en la calle. E incluso los quinquis reales se inspiraban en algunas pelis para hacer de las suyas. Era un cine ful, mal montado, sonorizado putapénicamente e interpretado como el culo pero lo que veías era lo que había.

    En los ochenta cambió un poco el tema, porque muchos de esos quinquis perecieron y porque el nuevo desarrollismo felipista empezó a urbanizar de otra manera, y Pilar Miró contribuyó a eliminar el cine de género "de mal gusto". Un colega me comentó una vez que la M-30 también contribuyó mucho al fin del quinquismo, o a su decadencia (su construcción se comió barrios enteros, me dijo).

    ResponderEliminar
  23. Sobre el tema de la heroína. Muchas veces se ha afirmado que la entrada del caballo en la juventud fue canalizada desde instancias superiores, por tejemanejes desde un despacho. Es una tesis conspiranoica que he escuchado muchas veces y que hizo suya la Eta, que denunciaba una "guerra de Estado" para disuadir a la juventud vasca de la "lucha" (según aquellos elementos, un joven sólo puede ser gudari o yonqui, y no fontanero, por ejemplo) y que inició una campaña de atentados, según tengo entendido desde abril de 1980, contra presuntos camellos y presuntos locales donde se trapicheaba. Hace poco Monedero insistió en el tema, pero no sé si afirmaba o sólo se hacía eco del rumor de la época.

    A mi entender eso no pasa de leyenda urbana, sin ningún fundamento ni pruebas, igual que el general Ripper flipaba con la fluorización en "Doctor Strangelove". Sí es cierto que clanes gitanos se ocuparon en el tráfico de jaco, porque vieron una rentabilidad impresionante. Antes del boom de ese tráfico los gitanos tenían otro perfil social. Mi padre me comentaba cómo se le cuadraban cuando le veían de uniforme (en realidad él estaba haciendo la mili) y cómo vivían de otras cosillas. Eso ha cambiado. También la droga hizo estragos entre los gitanos, recuerdo muchos casos.

    Al ilegalizarse las anfetas de modo general, la cocaína aprovechó ese hueco. Antes era una droga de artisteo y de cruising; ahora está extendidísima. Su impacto social es distinto del que tuvo la heroína.

    Y muchas cosas que en este blog no puedo contar. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  24. Sobre el desarraigo. Yo me crié en una población relativamente pequeña, que estaba y está rodeada de verde. Mi infancia fue muy feliz, teníamos que estar a una hora en casa pero mientras nos íbamos por ahí, entrábamos a explorar en casas aldeanas ruinosas, nos subíamos a los árboles, jugábamos a los comandos, veíamos bichos aunque ya no había muchos, hacíamos estupideces y demostraciones de hombría para que las niñas nos mirasen, comprobábamos nuestros límites, establecíamos juegos y los reglábamos, y después regresábamos a casa con las rodillas peladas y la moral por las nubes. Era otro tipo de descampados. Nosotros estábamos arraigados en la naturaleza, aunque no viviéramos permanentemente en ella. Éramos animales fuera de la jaula.

    Mientras, los descampados urbanos siguen siendo jaulas. Y como decía el gran Félix Rodríguez de la Fuente, los urbanitas siguen patrones de fieras enjauladas. No tocan vida, no tienen vida, no hay nada verde. En eso hemos mejorado algo últimamente porque hay más parques y arbolado que antes. Teóricamente un parque es una burbuja de naturaleza en un entorno urbano (la idea está en que entres y pierdas la noción de que estás en una ciudad, como si fuese un entorno sagrado en el que pudiera aparecer Oberón de repente), lo que entronca con el cultivo de los jardines que se daba cuando el islam era culturalmente pujante: para aquellos artistas, un jardín debía ser una recreación del plantado en el Edén. Si en un parque no te enteras de que hay coches, está logrado. Que ya se sabe que la Gran Rueda ha dictaminado que las ciudades pertenecen a los coches.

    La naturaleza da la verdadera medida de ti. Si no vives en naturaleza estás desligado y necesitas religarte, a veces de modo espurio. Las dos crisis del petróleo fueron posiblemente lo que más ayudó a que aquellos cinturores ex-rurales vieran cercenadas muchas de sus expectativas de mejorar. Estaban enjaulados en un panorama social sin horizontes. Y buscaron su forma de escapar.

    No, no creo que haya más delincuencia que antes. Pero estamos muy lejos de ser una Arcadia.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, comentaban que en Galicia llevamos un cuarto de siglo, ¡un cuarto de siglo!, de crecimiento demográfico negativo, más defunciones que nacimientos. Era visto. Buena parte de mis amigos, mi pandilla, no vive ahora en Galicia. Viven en Madrid, Barna, Sevilla, León, Huelva, Donosti, Valencia, etc etc. El rural se ha vaciado y hemos absorbido menos inmigración en términos comparativos. Es una tendencia generalizada que es casi imposible volver del revés.

    Europa alcanzó el Peak People hace cuatro décadas y desde entonces su demografía está cayendo en picado. También los países del Este. Mi opinión personal es que ese decrecimiento demográfico se va a ajustar al decrecimiento económico y energético de Occidente, por lo que se armonizarán. Un Occidente con menos capacidad de generar trabajo necesitará menos gente, contando además con la automatización (véase el caso de Japón, que no saldrá de su "glaciación cálida", ha comenzado a decrecer poblacionalmente desde hace unos siete u ocho años y así seguirá), que expulsa mano de obra humana que hasta ahora se podía emplear gracias a los mecanismos inflacionarios regados con crudo barato. Las cifras poblacionales de hoy no son sostenibles, lo siento pero es lo que pienso y además la realidad nos lleva a su decaimiento. Los países que siguen disparados en otras latitudes lo estarán mientras continúe la revolución verde y nuestra hambre de recursos.

    El decrecimiento poblacional implica el jaque mate de las pensiones. Para complicarlo, en Galicia abundan los centenarios. Y supone el despiece de los Estados-providencia. El sector público se resistirá con todas sus fuerzas para evitar su despiece. Ya lo ha hecho estas últimas décadas buscando en la inmigración exterior los cotizantes que están faltando en el interior. Según su cálculo los cotizantes seguirían manteniendo el aparato administrativo y la muy voluminosa casta política, que no permite que se le recorte ninguna prebenda. Pero la gente inmigrante en España por lo menos ha ajustado su natalidad a la española autóctona. Vamos hacia abajo, simplemente.

    ResponderEliminar
  26. en Galicia hay una o 2 generaciones enteras de jovenes que han desaparecido por los estragos de la heroina. en el area de Arousa, como en pueblos como Vilanova los cementerios estan llenos de gente que murio joven en los 80 de sida o de sobredosis.
    hay un documental de TVE que vi hace poco, lo recomiendo.
    para mi fue un genocidio, promovido o no, pero tan casual no fue.
    es un tema, muy escalofriante y espeluznante, que me entere hace poco leyendo por internet y me intereso u obsesiono, del que se habla muy poco y nada en los medios.
    España vivio su propia plaga zombie, a su modo fue una Raccoon city enorme en los 80.
    suena exagerado pero a muchos nos suena asi.
    a lo mejor puede que venga por ese lado lo del decrecimiento demografico y las defunciones en Galicia.
    saludos

    ResponderEliminar
  27. Yo llegué a conocer a los últimos fumadores de plata de mi bisbarra, hacia el 2007, un día contaré la historia ;-)

    Hombre, Ariel, no hay nada "casual", todo tiene sus razones. Ni siquiera era privativamente español, ¿no has leído ni visto "Yo, Cristina F."? Se puede conspiracionar pensando que la droga se introducía en un país no para hacer negoción sino para desarticular a la juventud .... pero puestos a eso me parece una conspiración más interesante la de mantener la prohibición internacional, contra viento y marea, a pesar de que ha sido un fracaso clamoroso y patético: ¿por qué lo hacen? Querían hacer desaparecer la droga del mundo y han llenado éste de toda clase de psicotrópicos, guerrillas, narcomovidas, laboratorios, maletines, mulas, emergencias sanitarias, gasto público, inseguridad ciudadana, corrupción, contaminación lumínica para alumbrar cada rincón de las urbes, sectas raras y agencias nacionales con cierta tendencia a meter las narices en los asuntos de otras naciones (huy si va a ser esto, ya verás).

    La crisis demográfica gallega no se debe a eso, ni al tabaquismo, ni a los ahogamientos en la Costa da Morte, ni a los accidentes de tráfico. Igual que la crisis demográfica rusa no se debe al Krokodil ni la explosión poblacional yemení a mascar qat desaforadamente. Son otros los motivos. ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa pelicula no la he visto, pero la conozco de nombre y se de que se trata..

      ultimamente pienso que los poderes mundiales infiltran o desarticulan movimientos alternativos anti-sistema con ingenierias sociales, vease feminismo radical o "feminazismo" en grupos anarquistas, y eso justo es lo que esta destruyendo a ese movimiento por dentro, ademas de romper la tradicion de fraternidad y solidaridad entre trabajadores de ambos sexos.
      sino vea ud la historia esa que trascendio de un tal Jaime que era de un grupo anarko-okupa de Manzanares,un pueblo fantasma de los tantos que hay en España... no lo lei todo pero me parecio muy patetico.
      a lo ke voy es que terminan convirtiendose en grupos sectarios muy cerrados y excluyentes. no tiene nada que ver con la tradicion libertaria anarquista del siglo xix y principios del xx...

      esos anarko-okupas-veganos estan cerca de ser verdaderas sectas que usan el rotulo de anarko en vez de ser movimientos multitudinarios que agrupe a las masas trabajadoras.

      el punto es, lo que trato de decir, que antes si querian desarmar o neutralizar grupos combativos usaban la droga,como hicieron con el movimiento hippie,con los black panthers y en la transicion con los grupos revolucionarios españoles solo que ahi se les fue de las manos afectando a jovenes de todas las clases sociales y grupos.

      ahora o usan ingenierias sociales como la doctrina del genero,para infiltrar y tergiversar a varios movimientos, o usan la television para estupidizar tanto a viejos como a jovenes, porque con la tv y los realitys y demas programas basura ya tienen anestesiada a medio pueblo, con eso ya no son necesarias las drogas,quedando relegadas a casos puntuales y marginales.
      creo que viene por ahi la cosa.
      yo por mi parte no veo mucha television,pero antes miraba solo lo que me interesaba.
      en la world wide web encontras informacion que no se esbozarian en los diarios.

      y al Punk tambien lo destruyeron sea con las drogas y con hacerlo masificado. el punk original cuando aparecio en los años 70 era verdaderamente transgresor,pero ni bien se fue politizando ahi perdio su esencia para convertirse en unos niños boy scouts que pelean contra el racismo,el sexismo el especismo y no se cuantas cosas mas..

      remarco esto porque me da rabia, a mi me gusta el punk como genero musical, y los tios estos que llevan cresta de hoy dia ni se parcen a los primeros punks de los 70 y 80, se esmeran en ser politicamente correctos para censurarte si llevas una esvastica, si decis una frase que puede sonar racista, o decis algo que pueden considerar machista y por eso se impusieron la norma de terminar con x toda palabrita con genero...
      eso no es ser punk,es ser un moralista progre, no se diferencia tanto de un moralista catolico conservador de derechas...
      me siento decepcionado por eso..
      por poner un ej. ud habla con esa gente, les dice algo de lo que escribe aca y lo tildarian de facha o de nazi. no les da la cabeza para pensar y analizar lo que escuchan.
      encima que terminan discriminado a la gente normal tanto como ellos mismos eran discriminados por la gente comun. ese es el arma de doble filo de las tribus urbanas,o de algunas de ellas.
      ni habalr que los punkies odian a los hippies y a los Emos.
      y se dicen anarquistas y odian a los policias o maderos(que no es lo mismo que odiar a "la" policia como institucion represiva y custodia del orden publico,que yo tambien le puedo estar en contra).
      pero en otra epoca todos esos idiotas probarian el caballo y acabarian siendo unos indeseables o estarian bajo tierra.

      aunque varios punks anarquistas de ahora rechazan las drogas, o solo fuman porros en ciertas ocasiones.

      se me hizo un poco largo pero es que queria expresar una cosa que venia pensando los ultimos dias.
      aun asi no deja de ser teorico lo que afirmo.

      un saludo

      Eliminar
    2. Todo lo que es anti-consumismo y anti-Rueda es homogeneizado, lavado y centrifugado para hacerlo presentable y que sea un bien de consumo más, es así, una tendencia, que tu personalidad a efectos sociales quede perfilada por la ropa que has comprado y no por tu comportamiento, eso tiene ya medio siglo de historia desde las peleas de mods y rockers. Las dos crisis del petróleo dejaron sin futuro a buena parte de los baby-boomers cuyos padres, con ellos en brazos, habían dado el salto del rural al cinturón urbano, y a falta de tribu tradicional bien valen tribus sobrevenidas, las urbanas. Y al no tener un andamio ideológico bien razonado (el marxismo al menos exigía esfuerzo para entenderlo) no es extraño que deriven en mil sitios, cada vez más cerrados en sí mismos. Y su discurso es el mismo discurso que se oía en todas partes cuando los años noventa, el mismo sin variar una coma, sólo que entonces se oía en los medios y ahora lo sueltan ellos.

      ¿Nadie se ha extrañado al ver cómo los grupúsculos "antifas" se sacuden con los "fachas" y viceversa? ¿No atacan a los peces gordos? Lo pregunto porque no lo sé ni me suena que ocurra, no porque lo desee. Es como si compitiesen por una misma pequeña cuota. En algunos puntos se parecen bastante. Por ejemplo, unos y otros presumen a menudo de no votar (como si se pudiera presumir de eso: es lo mismo que hacen muchas moscas de taberna y muchos canituneaos).

      Si no existiese televisión pasarían cosas muy raras. Raras para el estado de cosas, se entiende. La gente no lee, de modo que aprende sobre el mundo viendo la tele. Ésta asimismo les da argumentos, puede que trillados y romos, pero instantáneos: ya se sabe que nuestra civilización es, entre otras características, la de las prisas.

      Con todo, me parece que esas tribus en general hace mucho que son testimoniales. Otras han ocupado su lugar. ¡Salud!

      Eliminar
  28. eso es justo lo que pense, los grupusculos antifascistas viven solo para cazar "nazis" y buscar peleas callejeras,ademas de reventar manifas...
    los que se dicen antifascista asi a secas no deben tener idea de nada. no todos son anarquistas como creia...
    sino fijate que un grupo de skins como los SHARP terminan ejerciendo el mismo tipo de violencia y cometen los mismos crimenes que los boneheads.

    ¿que piensa del caso de Carlos Palomino y de Josue? el primero formaba parte de una "brigada" antifascista que iba a "cazar" nazis en la calle.
    ni uno ni otro son santos. tampoco era necesario matar asi de una creo.
    toda esa gente son incapaces de mirar mas alla de sus narices. yo veo a personas mas alla de su ideologia politica y como es en la vida.

    ahora hubo anarquistas y antisistema que intentaron atacar a los peces gordos,como poner bombas en los bancos o "expropiarlos",el caso es que estos son custodiados por las fuerzas de seguridad,por tanto no es tan facil ir a ajusticiar a politicos banqueros y empresarios.

    un saludo

    ResponderEliminar
  29. Es cierto, el terrorismo anarquista fue intenso y determinante en su momento. No recuerdo el nombre del analista que afirmaba que el terrorismo alqaedista en realidad calcaba al anarquista, y no a otros, de modo que sería un fenómeno más "occidental" que musulmán, lo razonaba bien. También el terrorismo en Europa post-1945 tiene a veces vetas anarcoides incluso en formaciones marxistas.

    Personalmente no conozco a sharps ni nada así. Y gente antifa la verdad es que a casi nadie, será que tengo poco mundo ;-) A veces me encuentro con algún colega que respira por esa vía ideológica y me doy cuenta de que en la conversación él es muy políticamente correcto, podría trabajar de guionista para Atresmedia XD Anarquismo, lo que se dice anarquismo, pues yo diría que no hay mucho por lo menos anarquismo en serio, más bien hablaríamos de cierta socialdemocracia. A pesar de su juventud, parecen haberse criado con los pósters pesoístas de José Ramón Sánchez pegados en la pared.

    Hay gente que está muy convencida, que no alberga dudas, y que sólo lee y se informa de lo suyo, sin dedicarle medio minuto a puntos de vista distintos. Si les cuestionas algo, pasas a ser una especie de traidor. Les gusta colocar etiquetas y si tú les colocas alguna protestan, pues se consideran librepensadores. Ya.

    ResponderEliminar
  30. yo acotaria que lo de "terrorismo" anarquista seria muy relativo ademas de subjetivo, esta comprobado que el Estado en sí es mucho mas terrorista que cualquier organizacion armada.

    lo de las etiquetas es bien cierto, pero se da mas en los grupos de izquierda,tanto los marxistas ortodoxos que son muy dogmaticos como en los troskistas.
    esos te acusan o de contrarrevolucionario o fascista o revisionista. y el PC de cada pais es tan ortodoxo y dogmatico como la iglesia catolica romana.
    el PCUS sovietico tenia subordinados a los partidos comunistas de todo el mundo, con la tercera internacional o komintern, y emitia el equivalente a las encilcicas papales, si cuestionaba una orden de Moscu ya pasabas a ser un contrarrevolucionario burgues y te echaban del partido. por eso digo que esa izquierda no sirve para nada, ademas de ser cuevas de ratas.

    y los troskos son vistos como enemigos contrarevolucionarios quiza mas que los nazis xd

    otra cosa son los perroflautas pseudopunkis y antifas idiotas que se la dan de iluminados con correccion politica,y tachan a los que no piensan igual que ellos de reaccionario.

    le cuento que a mi me habian baneado del foro de A las barricadas(lo conoce?) cuando en los dias que murio Mandela,yo dije algo sobre el genocidio de muchos boers y me banearon automaticamente de una. pusieron la razon de mi ban, que yo era nazi xd!
    ese foro pseudo-anarko en realidad es una cueva de perroflautas colectivistas idiotas.
    me banearon varias veces cuando me registraba de nuevo,solo por dar una opinion, y sin haber discutido ni peleado con nadie.

    en cambio Burbuja info es un foro mucho mas variado,hay mas libertad de expresion,solo que ya cansa que se llen tanto de fachas y conservadores. ahi quieren combatir el feminismo radical poniendo mas machismo xd. eso tambien termina asqueando un poco.

    solo que al menos se pone informaion que en otros lados no se publican.
    pero ahi tambien hay tarados filonazis que sueñan con el mad max y todo eso ademas de ser superfanboys de Putin o.O..
    termina cansando un poco.

    forocoches tambien es un foro variado sin una linea ideologica hegemonica,tambien tenia pensado registrarme ahi pero no es posible, tienes que recibir una invitacion para hacerlo, no lo podia creer. era la primera vez que veia eso de un foro.
    bueno,me explaye un poco largo,pero queria ilustrar algunas anecdotas mias.
    saludos

    ResponderEliminar
  31. Sí, en tiempos soviéticos el stalinismo era prácticamente una religión. Una religión además rígida y fanática. Los stalinistas eran creyentes devotos, y la persecución del trostkismo (al que se le atribuía todo: un vagón descarrilado podría ser obra de agentes trostkistas, etc) adquirió tintes muy próximos a la psicosis de las brujas a partir del siglo XV, si bien con muchas más víctimas en el caso soviético. Además Stalin con el tiempo demostró ser un antisemita de cuidado (cuando aún se llamaba Koba intervino en sabotajes contra intereses de los Rothschild, pero quizá ahí el factor antisemita no fuera el importante, sino el revolucionario), lo que no ayudó mucho, pues Trostky era el único judío en el primer gobierno soviético oficial. Orwell clavó ese panorama en "Animal farm".

    No conocía ese "A las barricadas". El nombre ya de por sí deja bastante claras las cosas ;-)

    Lo de la fascinación putiniana es curioso. Putin viene a ser la versión eslava del caudillo macho iberoamericano, con lo que debería tener otro tipo de "público" fan. Lo que pasa es que muchas veces el nuevo izquierdismo y cierto identitarismo se tocan por los extremos, les une la tendencia antiliberal y el gusto por las demostraciones de poderío estatal, que confunden con vigor constructivo. ¿No han aprendido nada en un siglo? Y encima cada paso vacilante que está dando Putin lo toman como una jugada estratégica digna del Gran Capitán. Uf.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  32. Es la destrucción de la familia tradicional junto a la ideología de genero lo que ha provocado las bajas tasas de natalidad en occidente .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el bien de la naturaleza, mejor que la humanidad entera tome el camino de occidente, no tener hijos.

      Felipe

      Eliminar
    2. Una familia tradicional de nueve hijos sería sencillamente inviable, e incluso destructiva. Hemos superado la capacidad de carga del planeta, que por cierto no nos pertenece, y debemos ajustarnos a lo que se puede esperar, que para algo tenemos los datos.

      Cada vez lo veo más como esa famosa "mano invisible" smithiana: el mercado nos ha impuesto una política de "hijo único" que nos hará sostenibles. El mercado es sabio. Sin embargo, en gran parte del mundo todavía no han llegado a ese estadio con lo que ajustarán la población de un modo mucho más abrupto. Ya está ocurriendo y lo estamos notando. Karma, le llaman popularmente.

      Eliminar
    3. La madre naturaleza es sabia, ya se encargara de dar una buena sacudida a la humanidad en forma de una superbacteria incurable, o una super erupcion volcanica (de esas que se dan cada cientos de miles de años o millones de años), o una gran sequia global, o el mismo calentamiento global, o un asteroide....y un hermoso y terrorifico etc.

      Lo que me pone los pelos de punta es ver a cristianos diciendo que hay que llenar el mundo de personas (solo porque su dios se los ordena), y cuando uno les dice que eso es contraproducente para la tierra y para el mismo ser humano...estos ignorantes me vienen con que existe la posibilidad de viajar a otros mundos (para tambien llenarlos de gente) XDXD...son tontos a morir, ¿viajar a otros mundos?, tal vez sea posible en un par de siglos, aunque probablemente nunca pasemos de ir a la luna al final XDXD

      Lo de los musulmanes es de terror, me cuesta creer que alguna vez crearan alguna civilizacion (aunque gracias al baño de cultura que les dieron los gloriosos persas).

      Felipe

      Eliminar