sábado, 3 de mayo de 2014

Por qué soy liberal (y por qué a ti no te vendría mal serlo)





-El liberalismo valora ante todo la libertad. La prefiere, por dura que sea, a la esclavitud más dorada y cómoda. De todas maneras, sabe bien que la esclavitud sólo es dorada y cómoda para el esclavista. Por eso el liberal es reticente a dejarse flipar por cantos de sirena. Mantiene la distancia emocional respecto de todo aquello que le ofrezca la felicidad suprema a cambio de unos recortes aparentemente insignificantes en su esfera de actuación.

Más que liberalismo como tal, hay que hablar de liberales o de conducta liberal, o de postura liberal, o más concretamente de actitud liberal. A fin de cuentas, la vida es ante todo una cuestión de actitud.


La visión californista de la idea de libertad, asociada a la euforia chorra y a la juventud inmune a toda crítica. Las cosas no son tan fáciles, como bien sabe un liberal clásico.


-El liberalismo es la doctrina más realista. Tan realista es que tal vez no debería decir que es una doctrina, pues ésta parte de unas bases mentales fijas que salen al encuentro del mundo, mientras que el liberalismo no prejuzga al mundo, prefiere bañarse en él contando meramente con un mínimo de principios morales y extrayendo conclusiones después del chapuzón. El liberalismo no prejuzga. El liberalismo no tiene prejuicios. Estudia la realidad y después realiza su juicio. El liberal no se engaña a sí mismo, pues considera que ésa es una distorsión del entendimiento que no se puede permitir si quiere vivir dignamente, de modo que acepta las verdades aunque sean duras, y con más razón cuanto más duras sean. Sólo dominaremos la naturaleza si la obedecemos y la entendemos.

-El liberalismo no necesita propaganda. Puede emplearla ocasionalmente así como apreciar la propaganda en contra si merece ser apreciada -estéticamente por ejemplo-. El liberal prefiere los datos pelados, sin mediatizar, para sentir el placer de obtener sus conclusiones personales y así mejorar su vida. Cuanta mayor capacidad de concluir por cuenta propia, más libertad y mejor vida. Es un músculo que se ejercita, no una ciencia infusa.

-Ha sido muy común la tendencia a venerar el poder por el poder. De toda la vida los reyes, faraones, zares, caudillos y demás han querido justificar su poder en virtud de una conexión especial con la divinidad. El liberal considera que todo humano con un mínimo de autonomía intelectual dispone de la gracia suficiente para conectar con lo alto. Eso implica que el ejercicio del poder sobre otras personas debe ejercerse si esas otras personas han dado su consentimiento, y que todo humano es responsable de sus actos, con las debidas circunstancias a tener en cuenta.

-El borrego no tiene problema en hallar paz espiritual y una agenda clara de actuación si sigue a un líder autoproclamado, a un guía, a un conducator, a un mulá, a un héroe providencial. El liberal se ríe del primero y desconfía profundísimamente del segundo. Así, quien tenga mentalidad liberal estará menos sujeto al peligro de que le estafen. De igual manera que desconfiará al máximo de los charlatanes y videntes que le ofrecen un tesoro de millones a cambio de unas monedas, igual desconfianza tendrá ante quien presume de saberlo todo y de tener todas las respuestas y toda la autoridad moral.


Lucas según Lucas.

-El liberal no sabe que no sabe nada, pero sí sabe que no se puede saber todo, y que la vida y el Universo tienen una cuota de indeterminación y de misterio. Toda doctrina, toda ideología que pretenda extirpar ese misterio es peligrosa, porque habla de lo que no tiene ni idea a los que tampoco tienen ni idea. Es similar a la parábola evangélica del ciego que guía a otro ciego.

-Desde una perspectiva liberal el mundo se hace medianamente comprensible, porque podemos entender que la amplia mayoría de la gente no se levanta de la cama cada mañana con la intención de joderte vivo sino que simplemente intenta alcanzar la plenitud en esta existencia terrenal. Podemos entender que la gente busca su dicha y la de los suyos, y si puede echar un cable pues lo echa si no le resulta demasiado oneroso. Es interesante en ese sentido ver cómo el liberalismo anima a que uno sea más agradable para los demás, pues siendo agradable la onerosidad de la ayuda ajena resulta más llevadera. A un caraculo la gente le ayuda si no hay más tu tía, pero si irradias buenas vibraciones los demás sintonizarán contigo. Eso no significa ser un Don Sonrisas de tv-movie made in California con camisa hawaiana. Significa tener una personalidad seductora, llamativa, que anime a pensar "quiero tener algo en común con alguien así". La actitud liberal es altamente comunicativa, pero con dignidad y contenido: nada que ver con la actitud de la típica cotorra que no puede tener la boca cerrada.

Por eso alguien con actitud liberal no repara en la gente ceniza que parece que va por la calle con una nube gris lloviéndole encima. No reparan en ellos. Les ignoran. Les dejan seguir su camino sin más. No pretenden cambiarles, ni sienten el irrefrenable deseo progre de abrazarles y llorar por la humanidad humana pues todos somos personas humanas.

Si comprendemos que la gente busca su bien sin estorbar el bien ajeno, e incluso que ambos bienes se refuerzan generando una sinergia, tendremos mucho camino avanzado.


El futurista Bucky Fuller, padre del concepto de sinergia.

Si ambos buscamos el mismo tipo de bien, que se corresponde en general con la dignidad y la prosperidad en nuestras vidas, mi prójimo y yo nos podemos poner de acuerdo, más que nada porque nos conviene a ambos. "Convenir" implica llegada y compañía o, concretando, meta y colaboración. El trabajo en equipo es mucho mejor que el látigo, cuatro ojos ven más que dos y sale más barata la paz que la guerra. Por eso el liberal detesta las guerras, le parecen una forma no sólo cruel de perder la vida -algo tan valioso que por ahora parece ser que el Universo ha confinado a un planeta- sino además un absurdo derroche de productividad valiosa, de la que crea y no la que destruye. Por eso en las guerras el líder, el cabecilla, se muestra más decidido que una asamblea que parece perder el tiempo deliberando. No tiene que negociar ni que colaborar, pues le basta con mandar a otros a perder la vida.

Para quien sea insensible a la muerte, alguien que muere es un número. Para el liberal, alguien que muere podría haber sido un buen socio, o quizá no, pero ya no se podrá saber. Por tanto, el liberal quiere minimizar el número de muertes. Eso se puede comprobar en los países que de manera muy imperfecta y deficitaria adoptaron principios liberales, comparándolos con los países totalitarios y la necia mortandad de éstos.

-Que cada uno de nosotros sea un posible socio no impide que el liberal mantenga una saludable desconfianza. Él sabe que el hombre es un lobo para el hombre y que conviene no fiarse de quienes vienen a ti llamándote "hermano" y pretendiendo que te unas a una congregación donde encontrarás "tu verdadero lugar en el mundo". Hay que ir con pies de plomo. El liberalismo nace en países cristianos que tienen interiorizado el relato de Caín matando a su propio hermano sin una verdadera razón. Abel era su hermano y no se comunicaban bien. El precio por una mala comunicación es una mala relación y a veces también un mandoble de quijada en el cráneo.

El liberal no se enfada con el mundo porque no sea como el quisiera. Él entiende que no está en condiciones de exigirle nada al mundo porque sabe que cuando abrió los ojos el mundo ya estaba allí, y cuando los cierre ese mismo mundo seguirá andando. El liberal es alguien que sobre todo acepta, sabe aceptar las cosas. Eso sí, no confunde aceptación con resignación, pues entiende que le han venido unas cartas y está dispuesto a jugarlas del mejor modo posible, no lloriquea ni esconde la cabeza entre las manos porque no le ha venido una mano con todos los triunfos. Es más, sabe que incluso en las situaciones más difíciles puede esconderse la baza ganadora.

-El Estado no es un ente benemérito que provee a los súbditos de la cuna a la tumba, por mucho que nos venda esa milonga, sino que se justifica como salvaguarda de un pueblo. El Estado no existe para proteger una ruta o un mercado concreto, sino para garantizar la defensa de una nación. Por tanto, no puede ser una superestructura ajena al pueblo sino que el pueblo debe concurrir a formar la voluntad y la guía del Estado. Éste debe ser la ropa que se ajusta el pueblo a su cuerpo social, y no al revés. La dictadura es precisamente lo contrario: el pueblo es considerado algo fungible, dúctil, maleable, séctil y almacenable en bloques.

Si escribo Estado con mayúscula es porque no se debe olvidar que el liberal aplaude esa idea política. Si escribo pueblo con minúscula es por desconfianza. Pero aquél también es digno de poca fe, pues las grandes chifladuras humanas se han cometido desde un poder injusto, vengativo y chapuceramente desempeñado. Todas las grandes crueldades provienen del sector público. Si alguien lo duda, le sugeriría una sesión de ouija para contactar con Lazar Kaganovich, pero no soy tan malvado como para recomendar sesiones de ouija.

-¿Qué queda entre las personas y la forma política que lo haga funcionar todo? Las instituciones. El liberal aprecia las instituciones porque son eficaces, han demostrado esa eficacia secularmente y su uso las mantiene engrasadas, flamantes y funcionales. La asamblea, la propiedad, el matrimonio, el oro y el dinero. Al liberal no le preocupa cuándo fue el minuto uno del primer empleo de metales preciosos como medio de pago. Está bien saberlo, claro, pero lo que más interesa es si sigue funcionando, y así es.

-Contra el dinero se han dicho innumerables sandeces, habitualmente por parte de quienes no sueltan el que tienen en el bolsillo ni de broma. Lo que nos recuerda el dinero es que más allá de la esfera egocéntrica de mi mismidad ensimismada hay más gente, hay personas dispuestas a llegar a tratos conmigo. El hombre es el único animal con capacidad y flexibilidad absoluta para aprender cualquier forma de comunicación -que sirve para comunicarse, como ya lo dice la palabra-, siendo asimismo el animal con mayor modulación mímica de todos los existentes. El hombre y la mujer han nacido para comerciar, para negociar, para colaborar.

Por eso, cuando veas una moneda de euro, alégrate: no todo está perdido en el mundo -al igual que cuando veas un cartel anunciando algo-. Por eso una mentalidad liberal aborrece el despilfarro de dinero. El liberal sabe que el dinero es mucho más que su soporte físico, de igual manera que Bach interpretado por Walcha vale más que el vinilo en que se almacena. El dinero es una promesa de colaboración social.

-Pero al igual que el dinero no se debe tirar, tampoco se tira el tiempo. Si pagas con una moneda de 2 euros algo que vale 1,70 ¿qué haces con los 0,30 sobrantes, los tiras? Bueno, pues con el tiempo exactamente igual. Nunca debe haber tiempo sobrante. El tiempo nunca sobra. El tiempo se aprovecha, se hace rendir como se hace rendir la tierra fértil. Eso es vivir. Lo otro es simplemente languidecer junto a un reloj.

Quien tira el dinero, tira el tiempo. Desprecia el tiempo de trabajo de otra gente que está representado y resumido en el dinero, y tira el propio.

-El liberal tiende a ser menos estafado por los demás. Le interesa el funcionamiento de los mercados y poco a poco la lluvia fina de lo que va sintonizando sobre temas financieros le cala y le hace más sabio. Igualmente está atento a otro tipo de estafas, las estafas sentimentales. El sentimentalismo lleva a la gente a engancharse a quien no deberían, a vampiros emocionales, a otra gente incapaz de hacerles felices. Pero la sobrevaloración del sentimiento, de lo primero que se te pase por la cabeza -algo preconizado por el primer marxismo cultural de cuño freudiano y convertido en insoportable mantra universal por la mátrix californista-, por encima del razonamiento y de la intuición -la intuición es irracional pero también antisentimental, pues sus dictámenes suelen ir en contra de lo que nos apetecería en el momento-, lleva al error, a enrolarse en relaciones destructivas y empobrecedoras.

También en política existe la estafa sentimental. Es la que emplean demasiadas veces los partidos políticos y similares. Los vampiros emocionales de la política saben muy bien que el complejo de culpabilidad colectiva y difusa funciona, y funciona de lo lindo, por eso lo exprimen continuamente. Guardaos de ellos como de los idus de marzo.

-Buena parte de las preocupaciones del pensamiento liberal se refieren a cómo ahuyentar el peligro de que el sector público se dedique a depreciar la moneda y generar inflación. Para quitarles la caja de Pandora de sus aviesas manos servían el oro y la plata -aunque terminaron envileciéndolos a conciencia-, la resistencia a la implantación de bancos centrales -verdaderos focos de inflación desde 1913 hasta hoy- y formas de estabilización emisora, como el famoso patrón-oro. Todavía hoy sigue siendo crucial la lucha contra la inflación, pero de todas maneras no todo es la economía. Lo primero es la persona.

-El liberal acepta la cuota de misterio que percibe en el mundo y la vida, y acepta igualmente que en el prójimo existe un algo que no se puede cuantificar ni encapsular, y que es abominación atacar a ese algo. Por eso en los países más liberales la vida humana, no sólo la propia sino la de tus semejantes, es tenida como sagrada. Ese nosequé llamado alma muchas veces también es apreciado por quienes se declaran agnósticos o ateos, los mismos que cuando organizan regímenes a su imagen y semejanza se dedican a las matanzas más atroces. Es por eso que el liberalismo no es ateo.

Hay liberales ateos, como los hay cristianos, o meramente deístas, o los que NS/NC, porque el liberalismo no pretende tener la última palabra acerca de nada, al contrario que las otras ideologías, que se presentan como sabias y dueñas de todos los secretos y que cuando están en el poder son estúpidas e incompetentes. El liberalismo está abierto a conocer, y en esa apertura está incluida la mirada hacia lo Alto.

-Un liberal tiene además la ventaja de que le gusta lo que le gusta. No está obligado a que le guste algo que detesta, y viceversa. Un liberal puede disfrutar con una obra de arte antiliberal, porque sabe distinguir dos planos, el estético y el significativo. Para el liberal no hay "literatura burguesa" ni "arte degenerado". Es más, encuentra gozoso el arte antiacadémico. No lo odia. Lo paladea con sumo placer. Cuanto más liberal es un país, más "arte degenerado" contiene y más lo disfruta. El liberal entiende que el arte no es la extensión de un pensamiento sectario, sino la extensión de la humanidad misma.

El liberal no entiende de clasificaciones espurias pues sabe que tras una obra artística hay esfuerzo, desvelos, vacilaciones, marchas atrás y dinero en forma de inversión o de tiempo que se pudo haber empleado para otro fin. Toda obra es algo más que ella misma. Así que no tiene problema en aceptar la grandeza de obras pequeñas, así como en admitir que se aburre mortalmente con algunas obras grandes. Pero eso no significa que siga la consigna progre que dice que las latas de sopa de Warhol equivalgan a un Goya -eso valdrá para una sociedad como la actual que desprecia sus mejores logros: el que equipara a Warhol con Goya no se distingue mucho del que dice que el hombre no llegó a la Luna-. No se deja llevar por los sentimentalismos.

-La mentalidad liberal implica que tu vida es fundamentalmente el resultado de tus decisiones. Por tanto, tú eres el principal responsable. Eso sí, salvo que te encuentres encadenado en un régimen antiliberal -feudal, soviético, faraónico, etc etc-. El liberalismo fomenta la responsabilidad. Es decir, que cada acto tiene por lo menos una consecuencia, y que no va a venir una figura paterna estatal -últimamente más bien materna- a arreglar las cosas por ti. Eso te hace pensar que a lo mejor, cumplidos los 65 años, no hay pensión que valga salvo la que hayas contratado o tus ahorros más la huertita que tengas en casa. Por eso, con 12 años un niño que vive en una sociedad liberal ya tiene establecidas sus prioridades: cuidar el dinero, establecer una red de amistades, darse a conocer, formarse, ser bueno en un oficio, cuidarse al máximo, elegir con mucho ojo a su pareja y tener hijos que en el futuro colaboren con él. En una sociedad liberal a la generación que esté en la pubertad no la verás con 14 años botelloneando, perdiendo la virginidad de pie en el váter de un pub y tomando cristalitos que a saber dónde se sintetizaron.

Pero la falacia del hombre de paja, formulada por la gente que vive de las rentas públicas detraídas del pueblo y quiere seguir viviendo de ellas, sirve para espantarnos diciendo que el liberalismo es irresponsable y que lo realmente liberal es gastarse el dinero en farlopa y merchandising para frikis. Eso no es el liberalismo. Eso es parte de la atmósfera de corrupción moral de las sociedades estatalizadas, dadas al despilfarro, a la promiscuidad, a consumir porquerías y a no tener hijos.

Es curioso lo de la manía contra los "poco folladores". Abrid los ojos y observad. Yo conozco a gente que folla mucho y con mucha gente distinta, y también conozco a "parejafielistas", "pocofollistas" y "nuncafollistas". Pues bien, los primeros ni tienen rentas más altas que los segundos, ni mejores empleos que los segundos, ni parecen vivir mejor que los segundos, ni se les ve más felices que a los segundos. Al liberal le encanta el sexo, pero no lo sobrevalora, ni pierde la cabeza por un polvo. Y eso que al liberal le gustan todo tipo de mujeres -o de hombres, claro-, encuentra encanto y carácter allí donde otros no lo ven, de igual manera que escudriña defectos que quien está ciego por el mantra "está hecha para mí" no es capaz de encontrar. Las sociedades han mejorado y evolucionado así. Que papá estado-cacique previsor te asigne como esposa una pariente próxima ya desde la cuna es garantía de extinción. Que tú te busques la vida y conquistes exogámicamente el amor de una mujer de otro clan es garantía de futuro.


No me extiendo más, sólo decir que valoro vuestra libertad en el mismo grado que la mía, y que me regocija poder conectar con vosotros.



65 comentarios:

  1. El liberal-aunque haya grados- es en definitiva otro tipo de universalista e igualitarista aunque un poco más individualista y menos utopista que el progresista. El liberal es-por lo general- una persona más realista que idealista.

    Ser liberal es una de las posturas más cómodas para la vida moderna y los progresistas izquierdistas nunca verán en él una verdadera amenaza, que por cierto, no es raro que en USA llamen Liberals a los izquierdistas ya que el izquierdismo moderno es básicamente un liberalismo en lo ideológico-social amalgamado con cierto socialismo en lo económico, eso sí, siempre capitalista.

    No me convence ni va conmigo el liberalismo, y mucho menos su aplicación política que suele traducirse en libertad y libre mercado sólo cuando interesa.
    El liberalismo en lo económico es una utopía a la altura del comunismo.


    Quien se lea el programa y las ideas del partido P-LIB(anarcoliberales) verá que para esta gente el mundo sólo parece tener un sentido: materia, dinero y economía. En realidad son más materialistas históricos que Marx.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digo que el liberal es igualitarista y universalista-menos que el progresista- porque raros son los casos de liberales que no muestran indiferencia e incluso apoyan el igualitarismo y universalismo progresista.

      Hay que entender que liberalismo e izquierdismo tienen como origen las revoluciones burguesas y tienen como cuño "el nuevo régimen" antropocéntrico nacido en las revoluciones francesa y americana.

      A mi el liberalismo moderado no me parece una ideología perversa, de hecho la veo una ideología bastante realista y acorde con"la modernidad", pero no es para mi, yo soy patológicamente idealista(que no utopista)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En España la mayoría de gente que defiende el liberalismo y se define de centro derecha liberal(no le vayan a llamar facha y tal...) suele ser gente bastante despreciable.
    Su defensa del liberalismo, por lo general, se basa en la mengua del estado y de lo público(cosa que se puede comprender), de los impuestos, las privatizaciones, flexibilidad laboral y el libre mercado, pero todo esto en la realidad práctica que aplica esta gentuza se traduce en precarización laboral, oligopolio, pacto de precios y privatización de servicios públicos para ser gestionados por amigotes. Plutocracia total.

    El liberalismo es la ideología sustituta del conservadurismo, de ahí que muchos franquistas hasta antes de ayer, hayan mutado por interés-nunca mejor dicho- a posturas liberales que prácticamente sólo plantean ideología en cuestiones económicas mientras la izquierda domina lo social, cultural e ideológico.



    ResponderEliminar
  4. Bueno, pues me he quedado sin conocer el mensaje de Alex :-P

    El llamar "liberals" a los demócratas de Usa es una distorsión muy lamentable y muy esperpéntica. No sé por qué les llaman así, es absurdo. Y conviene no guiarse de los "liberales" españoles, muchos de los cuales predican liberalismo desde cargos públicos, lo que como mínimo introduce el matiz de la duda acerca de sus ideas y no digamos de sus intenciones. El liberal mediático español es el de alguna tertulia de la TDT en que si no estás de acuerdo con él te dice que lo que quieres es establecer una Corea del Norte.

    El liberalismo es efectivamente una utopía, no sólo en lo económico. Nunca ha habido una sociedad verdaderamente liberal. Pero aun admitiendo que no va a ser posible un liberalismo pleno, éste nos sirve de guía para encaminarnos por la p**a realidad y habitarla un poco mejor. En eso sí que ve la izqda un peligro para sus intereses, porque la izqda y básicamente la española se cree en el monopolio de todo lo cultural y por tanto también monopoliza por designio divino las imágenes mentales de los ciudadanos. La utopía progre color de rosa del progreso perpetuo -que ya quebró hace décadas- es la única proyección mental legítima, según ellos. De ahí la importancia que tiene para ellos que se reescriba la historia, o directamente que se olvide y sea sustituida por series televisivas falsazas. El latiguillo "neoliberal" tiene al menos un siglo de existencia, y en su origen era empleado por los marxistas para atacar a quienes creían en la democracia parlamentaria. Actualmente el término "neoliberal" sirve para azuzar el miedo del votante.

    Yo no creo ni en el igualitarismo -no hay dos personales iguales-. Sí creo en la igualdad ante la ley. Como liberal, me parece un fraude que un producto indopacífico elaborado con mano de obra sin asegurar y con un sueldo mísero compita en España con un producto nacional hecho por trabajadores asegurados y bien pagados, porque ambos productos que compiten no lo hacen en igualdad de condiciones. Es un ejemplo como otro cualquiera. Creo en la igualdad ante la ley, y no en la igualdad de resultados, que jamás se ha dado, y si no véase cómo vivían los gerontócratas del bloque marxista, vaya igualdad.

    Nada menos liberal que el funcionario-apparatchik de la órbita putinista que entra con una mano delante y otra detrás en un negociado y termina siendo más rico que el Zuckerberg, de los mismos que odian tanto al Occidente "sionista-gay" que evaden a él verdaderas fortunas en plan "¿no os gustaba tanto el dinero?, pues tomad dinero, para que aprendáis".

    No creo en el universalismo. No creo que la humanidad sea una alma colectiva condenada a monologar consigo misma por los siglos de los siglos. Pero sí creo que la globalización es un proceso irreversible por la sencilla razón de que el humano es una especie exploradora, y quien explora encuentra. Pensar que nos íbamos a quedar en estanqueidad perpetua es soñar.

    ResponderEliminar
  5. Es interesante que ese artículo sea del año 2008, lo digo porque en ese mismo año De Prada publicó en XL Semanal -donde sigue publicando hasta hoy- un ataque a la evolución de las especies, que leí en su momento y titulado "Creacionismo", cuyo texto parece haber desaparecido piadosamente de la Red.

    Anónimo, ésa era la medida intelectual del señor De Prada en el año 2008. Lo digo por si era tu intención presentarlo como argumento de autoridad.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  6. Del liberalismo me gusta su apología de la responsabilidad, austeridad y autosuperación.
    Creo que uno de los problemas del liberalismo es que con tanta defensa de la individualidad hace que en ese indivualismo quepa todo, una especie de"cada uno que haga lo que quiera siempre que a mi no me afecte".

    ResponderEliminar

  7. Muy buenas,

    en mi opinión, y aunque planteas la posibilidad de conciliar el liberalismo o la actitud liberal con la pertenencia a una religión, creo que, desde el momento en que aceptas una ortodoxia, (llámese cristiana, islámica, judía, hinduísta, etc), ya dejas de ser liberal o "librepensador", pues aceptar una ortodoxia o una doctrina supone ya una "sujeción" a algo, a una cosmovisión, a una epistemología, un sistema, una ética, una moral, en definitiva, dejas de estar "abierto" a una realidad indeterminada, para que la determinación penetre en tu personalidad y condicione tu idiosincrasia particular.

    Quisiera señalar un ejemplo sacado de tu artículo y que creo ilustra muy bien, aunque desde otro ámbito, la incompatibilidad entre liberalismo y ortodoxia, y es el de los "flamencólogos rancios" que se llevaron las manos a la cabeza en 1979 ante la fusión propuesta por Camarón entre flamenco y otros estilos musicales, en este caso hablaríamos de ortodoxia musical, pero ortodoxia a fin de cuentas, y toda ortodoxia, ya sea religiosa, musical, o artística, no puede hacer concesiones a la heterodoxia, por muy humanamente defendible que pueda ser desde un punto de vista liberal.

    En mi opinión, el liberalismo o la actitud liberal, no posee ortodoxia, pues en ningún momento pretende señalar la Verdad, (como tu dices no pretende tener la última palabra acerca de nada), pero por eso mismo, es incompatible con la religión, pues todo sistema religioso es rabiosamente ortodoxo, (incluso la heterodoxia pretende aspirar a la ortodoxia), por eso mismo, o eres cristiano, o católico o flamencólogo y aceptas una ortodoxia, o eres liberal y no aceptas ninguna ortodoxia, pero no puedes ser los dos al mismo tiempo, lo mismo que no puedes ser al mismo tiempo de Real Madrid y del Barcelona.

    Es evidente que la actitud liberal tiene sus ventajas, una de las que has señalado es la de la inmunidad al borreguismo, pero en mi opinión sería un error entender la actitud liberal como un fin en sí misma y no como un medio para llegar a un fin, de lo contrario, a fuerza de hacernos inmunes a la manipulación o al error, podemos caer en la vertiente opuesta y hacernos inmunes también a la Verdad.

    un cordial saludo

    ResponderEliminar
  8. "Creo que uno de los problemas del liberalismo es que con tanta defensa de la individualidad hace que en ese indivualismo quepa todo, una especie de"cada uno que haga lo que quiera siempre que a mi no me afecte".

    A.J. esto se debe precisamente a que el liberalismo no tiene una doctrina clara, mas allá de la defensa de la libertad individual, y esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como dice Hombre-Lupa, una actitud liberal te puede proporcionar sin duda cierta inmunidad al borreguismo o seguidismo de falsos líderes y profetas, pero, por otro lado existe el peligro de la "tolerancia al error", y tan malo es el fanatismo que pretende inmiscuirse y regular la esfera individual de los demás, como el "vive y deja vivir" llevado hasta sus extremos.

    En mi opinión el liberalismo a fuerza de ser liberal, y tolerante, transige con muchos errores y abominaciones, cosa que no hacía el catolicismo que siempre ha tenido muy claro quien es el enemigo y lo ha perseguido con saña en el momento en que este ha asomado mínimamente la cabeza. Evidentemente no estoy justificando inquisiciones ni modernas cazas de brujas, pero pongo un ejemplo: la libertad de cultos, todos la aceptamos porque viene en la Constitución y porque a nadie se le ocurre hoy en día atacar la palabra libertad, pero, ¿es permisible transigir con infinidad de sectas destructivas que campan a sus anchas y estafan y destruyen psicológicamente a miles de personas en nombre de una espectral y nebulosa libertad de cultos?. ¿Es positivo no pretender tener la ultima palabra en todo, ni pretender imponer la verdad?, por supuesto, pero no olvidemos que a fuerza de no pretender imponer la verdad podemos llegar a transigir con el error.



    ResponderEliminar
  9. ola k asen

    A.J., me temo que la izqda ha ganado la batalla de la cultura, hasta diría que parece haberla ganado por incomparecencia del adversario, las personas nos movemos sobre todo en un medio cultural, es un error pensar sólo en términos económicos. Quien domina la cultura lo domina todo a fin de cuentas. Y la derecha sociológica española estaba culturamente vaciada para cuando se produjo la "transi", sin referentes, y si en otros países desde los años cuarenta a los setenta tuvieron cultura pujante ahora están "progrizados", imagínate España. De Arias Navarro a la Movida en un abrir y cerrar de ojos.

    Por eso no hay combate cultural cuando hablamos de progresismo vs liberalismo vs conservadurismo. Hay combate de cifras. Muchas veces el debate de ideas es debate de resultados económicos a corto plazo, las terminales mediáticas albergan discusiones que parecen de aristócratas arruinados, todo el rato hablando de dinero.

    Hoy también la palabra "conservador" se ha vaciado de contenido. Recuerdo algo que dijo Ernesto Sábato en una entrevista, "hoy en día la mejor forma de ser progresista es ser reaccionario". Cuando se habla de "conservar" determinadas cosas, a menudo consistentes en gastos superfluos o en el mantenimiento de minicastas adictas, ¿no es eso conservador, a la par que progresista? Vivimos en un mundo de ideologías posmodernas, que no están impresas con cincel en dura roca, sino que son blandiblú en manos de medios de comunicación, "asesores" y similares más atentos a una tendencia o a una moda que a unas ideas sólidas. La derecha pepera ha querido evitar el sambenito de "facha" pretendiendo ser más progres que los progres con lo cual acepta el idioma y la nebulosa de significados del adversario, formando parte de la ameba-blandiblú. Con ello creen que van a aplacar a los Wyoming de la vida -el peperismo le tiene terror a la gente que sale en la tele, quizá con excepción de Rajoy, mediáticamente sordo, y por ello le está yendo mejor de momento-, y no, no los van a aplacar.

    (divido)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte del liberalismo podrías explicar otros ingredientes de tu pensamiento, como el arqueofuturismo.

      Eliminar
  10. A estas alturas de la película me parece absurdo hablar de la dicotomía PP vs PSOE. Ambos son el PPSOE. Estamos en la II Restauración: son el mismo perro con distinto collar: ambos son títeres del globalismo y del NWO.

    ResponderEliminar
  11. (sigo) Anónimo, gracias por los links, y bienvenido.

    Alex, sobre lo comentado por A.J. de hacer lo que uno quiera sin afectar al prójimo. En realidad no es novedoso, es una leve variación de la "regla áurea" de no hacer al prójimo lo que no quieras que te hagan a ti. Me parece una regla de mínimos, eficaz y sustancialmente justa. ¿Significa eso que el liberalismo es una predicación del egoísmo?

    Para mí nada hay más egoísta que un campesino ucraniano en pleno Holodomor matando a otro por media docena de patatas. Eso sí es egoísmo puro y duro, inhumano. ¿Qué sistema ha suscitado la aparición de ese tipo de egoísmo, uno liberal? No. Hay una forma sana de egoísmo, que no excluye el altruismo.

    A mi entender el liberalismo conecta mejor con la naturaleza humana que ninguna otra postura sociopolítica, pues la acepta sin dramatismos, sabe que en la naturaleza humana hay egoísmo, pero también sabe que igualmente forma parte de ella el altruismo, altruismo genuino, bondad desinteresada. Todos la hemos experimentado y la hemos practicado. ¿Realmente la máxima "vive y deja vivir" nos lleva a la desaparición del altruismo? No, no lo hace, porque si a algo lleva el liberalismo es a la confianza en las instituciones humanas, no se fía de los hombres como tales porque son falibles -"lobos para el hombre"- y a veces perversos, y se fía menos aún de los hombres con poder coactivo de decisión sobre otros hombres -el "Poder"-, pero para articular la realidad dispone de instituciones. Y todas las instituciones existen para relacionar al humano con otros humanos. Es decir, llevan al humano a entrar en contacto con el mundo y la vida de otros humanos. Establecen lazos y puentes. ¿Por qué? Porque nos gusta hacerlo, porque está en nosotros y porque nos enriquece.

    ¿Desde cuándo la regla áurea estorba defender a la propia familia, enamorarse de alguien distinto de uno mismo, dar la vida por los hijos y echar un capote al débil? ¿Desde cuándo amar la propia libertad implica no amar la tierra en la que vives? Sólo en un mundo antiliberal alguien puede cambiar linaje, tierra y prójimo por paguitas. Y eso es una muestra de corrupción moral.

    Además, ¿qué alternativa hay? La alternativa a "decido por mí" es simplemente ésta: "otro decide por mí". Eso también es corrupción moral, la de que otro decida por ti, ¿en virtud de qué?, ¿no es acaso alguien humano imperfecto como tú y como yo? Si es más sabio que yo seguiré su consejo. Es como con el tema de las drogas que habíamos comentado en otro hilo. La libertad completa no evita que haya algún zoquete que dedique su vida a visitar la farmacia, desoyendo a quien es más sabio que él cuando le dice que va por mal camino. Bueno, pues se le dedica el premio Darwin a título póstumo y ya está. La alternativa la conocemos.

    Las libertades tienen límites. También, siguiendo tu ejemplo, la libertad de cultos. Y tienen precisamente el límite en no joder a los demás. Una cosa es desempeñar un culto, hacer proselitismo de él, etc, y otra estafar a un prosélito. Para eso tenemos legislación penal. Si usas de tu libertad para hacerle daño a alguien, te estás cargando un principio mucho más antiguo que la peluca de Adam Smith.

    ¿Cuál es el consejo que los mayores dan siempre a sus descendientes?: "decide por ti y haz tu vida". O es el que deberían dar.

    ResponderEliminar
  12. (y sigo)

    Si en España el liberalismo es Espe, pues mi entusiasmo no se va a desbordar, obviamente, porque más allá de algunas declaraciones programáticas y de que el capitalismo funciona mejor que el comunismo -y funcionaba mejor antes que ahora-, que es como decir que la vitamina C nos viene mejor que el arsénico, no sé muy bien a qué se refieren Espe y similares, porque están incardinados en un engranaje de Estado-beneficencia. El origen de la riqueza siempre es privado. Es muy fácil para un organismo público acaparar obras de arte y exhibirlas en un local -todo esto pagado por el pueblo- y dárselas de mecenazgo, pero ni consigue hacerlo atractivo -nadie va a los museos- NI CREA ARTE, pues éste es de origen privado -lo crea un artista, y lo compra un marchante o mecenas o coleccionista o un p**o especulador, que los hay-. El pepé es tan subvencionista como los otros, para congraciarse con el mundo progre, y sin éxito porque se ríen de él en los Goya que pagamos todos un año tras otro.

    A mí me parecía estupenda la idea de un casino como Eurovegas, así de principio, a pesar de malos precedentes que nos constan -y que ya vimos en el artículo de las cajas de ahorro, no en vano mangoneadas por la casta-. Ahora bien, otra cosa es la columpiada que se estaba pegando el Adelson pidiendo y blindándose. Si quiere eso se va usted a otro sitio. Así también soy yo dueño de un casino, no te jode.

    El "libegggalismo" -supongo que le llaman así por la pronunciación de Losantos- español se parece al progresismo en eso de darle poder mágico a las palabras, como si una invocación al libre mercado -sin pretender que llegue a ser realidad nunca- tuviese efectos taumatúrgicos. Algo de eso se puede rastrear en nuestra historia constitucional, porque con cada constitución parecían suscitarse fuerzas esotéricas que cambiaban la historia y tal. La historia la cambiamos las personas, no los códigos. Éstos ayudan, como mucho, y eso cuando no estorban.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo, te he solapado, disculpa.

    -El tema del arqueofuturismo es interesante, supongo que un día hablaremos de ello :-)

    -No sé si ha sido así en realidad, pero la actual situación parece surgida de un diseño malévolo. El régimen PPOE parece una especie de pacto entre los dos países que querían hacer orbitar a España alrededor de sí, Usa y Francia (o eje francoalemán ampliando un poco el tema). Nuestro vasallaje es militar con Usa, cultural con Francia -aunque estamos muy yanquizados vía californismo, pero eso es inevitable en casi todo Occidente-, y económico con ambos -¿nadie ha reparado en cuánto súper e híper francés hay en España?-.

    -Si recordamos cómo acabó la primera Restauración, no quiero ni imaginarme la segunda :-P

    ResponderEliminar
  14. Tú mismo lo has dicho, Leptón. El liberalismo exige de sacrificio y responsabilidad de cada individuo, y como también han dicho arriba, es por tanto utópico. Ojo, esto no me parece malo, a fin de cuentas cualquier ideal no deja de ser una guía, o una meta. Desde esos parámetros, el liberalismo me parece cojonudo.
    La cuestión es que, ¿tú ves esos atributos hoy día? La humanidad no está preparada espiritualmente para el advenimiento del liberalismo como tampoco lo estaba para el de la tecnología. No veo con malos ojos un estado hobbesiano que haga quimioterapia para poder poner las cosas en su sitio.

    ResponderEliminar
  15. Olvidé añadir:

    "estado hobbesiano temporal"

    ResponderEliminar
  16. Bueno, Zamora no se tomó en una hora ;-) así que si poco a poco una sociedad se va imbuyendo de valores de responsabilidad, de previsión, de trabajo duro -un trabajo duro que cunda, que no se pierda- y de ambición legítima, arraigarán en ella porque se dará cuenta incluso inconscientemente de que le sientan bien. Es por eso que resulta tan importante el combate cultural, porque la gente se mueve no sólo por dinero sino también por ideas, temores y expectativas.

    De ahí la victoria momentánea del californismo, que ha planteado la batalla en la mente de las personas, para quienes la cima social es tener un trabajo de oficina, es decir, un trabajo que dependa de Silicon Valley así como de las maquilas indopacíficas donde se ensambla cada aparato. Quien vence en la mente vence en el mundo. La vida es ante todo un estado mental, y en la cabeza se decide todo. Eso no les gustará a los catedráticos que han bebido historiografía marxista, pero dentro de unos años estarán todos jubilados y las guerras de sexta generación seguirán.

    Estoy convencido de que pequeños cambios pueden generar una gran diferencia. Es lo mismo que le ocurre individualmente a muchas personas, que viven en inercia y se desesperan porque ven que no cambian, y pasan los años, porque la idea de un giro copernicano les asusta o les parece inabordable. En realidad, pequeñísimos cambios en nuestra conducta tienen una repercusión bestial. Es uno de los secretos de la vida, y vale también para las sociedades.

    En el blog he comentado varios casos en plan "What if?", qué habría pasado con pequeñas variaciones en la historia que tal vez habrían arrojado una diferencia tremenda -¿cómo habría sido la historia de España y del mundo si se hubiese establecido un Ducado de Jacobea normando?, por ejemplo-. Con el liberalismo pasa lo mismo, pues encierra una promesa de futuro que todavía puede hacerse realidad.

    Mientras tanto, tendremos el Leviatán. Ojo, que para mí una estructura pública fuerte es una garantía. Pero una estructura pública blandengue que abarca mucho y no aprieta, que regula el idioma de los rótulos comerciales y no puede garantizar cosas mucho más importantes, no es futuro. No lo está siendo.

    ResponderEliminar

  17. Respeto tu opinión pero, ¿porque esa manía de querer occidentalizarlo y capitalizarlo todo?, ¿no tenemos ya suficiente con haber occidentalizado y capitalizado las tres cuartas partes del mundo durante siglos?.

    Si Irán o cualquier otro país oriental puede ser un país libre algún día, que lo sea partiendo de sus propias raíces tradicionales, (que, por cierto, no son occidentales), de lo contrario será solo libre desde nuestro punto de vista, que no deja de ser un punto de vista relativo.

    ¿Porque no desear, entonces que nuestros países puedan ser libres y orientalizados algún día?, ¿es que la libertad nos pertenece a los occidentales en propiedad?, tan solo hemos desarrollado un concepto de la libertad desde un punto de vista político, social o económico, pero no deja de ser un punto de vista, y secundario, si tenemos en cuenta que la verdadera libertad o la Liberación es una noción metafísica.

    Si, como dices, tiene que ser, será ciertamente a la fuerza, pues el mundo no Europeo no se ha occidentalizado voluntariamente sino por las bravas, y eso lo sabe todo aquel que conozca mínimamente la historia.

    Por cierto el whatsapp no me parece el mejor ejemplo para sacar a colación la libre crítica y el libre examen, no justifico su prohibición, pero su uso masivo está entonteciendo a la gente que se pasa el día enganchada a grupos donde se envían cientos de mensajes al día de un contenido intelectual o gramatical que no es para sentirse especialmente orgulloso.

    En fin, si tienen que ser libres que lo sean, pero a su manera, no a la nuestra, esa es mi opinión.

    un saludo




    ResponderEliminar

  18. Por cierto, la reserva no tiene que ser necesariamente algo malo, de hecho la Biblia dice "no déis perlas a los cerdos".

    ResponderEliminar
  19. @Alex Vazquez "Respeto tu opinión pero, ¿porque esa manía de querer occidentalizarlo y capitalizarlo todo?, ¿no tenemos ya suficiente con haber occidentalizado y capitalizado las tres cuartas partes del mundo durante siglos?.

    Si Irán o cualquier otro país oriental puede ser un país libre algún día, que lo sea partiendo de sus propias raíces tradicionales, (que, por cierto, no son occidentales), de lo contrario será solo libre desde nuestro punto de vista, que no deja de ser un punto de vista relativo."

    Completamente de acuerdo

    ResponderEliminar
  20. (continúo)

    El Whatsapp no ha sido prohibido porque atonte a la gente. Ha sido prohibido por una de estas dos razones: o porque pertenece a un "americano sionista" -lo que ya indica el nivel intelectual y moral del clérigo de turno-, o porque permite a la gente de Irán comunicar de manera sencilla e instantánea información que a lo mejor a los clérigos no les interesa que se comunique.

    No sé si esa aplicación atonta a la gente -también se decía hace dos siglos que las "altísimas velocidades" de las locomotoras de vapor causaban la muerte de los viajeros-, de igual manera que tampoco vamos a entrar en si aprender que Dios creó al hombre de un coágulo es algo que atonta o no. Me temo que el peligro que se le ha visto en Irán es que más que atontar lo que hace es "espabilar" a la gente.

    Pero esa aplicación no pasa de ser en realidad una versión digital y actual de aquella invención diabólica, la imprenta. La libertad de mandar mensajitos es un derivado de la libertad de imprenta, la gran enemiga de las tiranías y uno de los motivos más hondos de orgullo para Europa. Todo régimen contrario a la libertad de imprenta debe desaparecer. Toda tiranía debe desaparecer.

    En mi mundo mental influyen también los recuerdos de infancia. De niño, viendo "Star Wars", iba con los rebeldes.

    ¡Salud! Y el máximo respeto para tu opinión, Alex.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por tomarte tu tiempo en responderme Hombre-Lupa, y por supuesto vaya por delante ante todo, el máximo respeto por tu opinión y cualquier opinión ajena en general, expresada con cortesía, (aunque no se esté de acuerdo,) pero estar siempre de acuerdo resulta a la larga aburrido, es precisamente cuando no se está de acuerdo cuando surge el debate.

    Estimado Hombre-Lupa, afirmar, como lo haces que el liberalismo es lo mejor para el género humano iría paradójicamente en contra del ideario liberal que expones en tu artículo y según el cual "el liberalismo no pretende tener la última palabra acerca de nada", ya que pretender que una doctrina sea la panacea universal para el ser humano es pretender que ésta tenga la última palabra y esto, según tu razonamiento sería una actitud no liberal.

    El liberalismo surgió en un contexto europeo-occidental, como respuesta a una problemática europea-occidental, que era el Absolutismo Monárquico, es decir, y hablando en plata, que se trataba de una cuestión doméstica de Europa, como, por otra parte han sido los acontecimientos históricos mas sonados en los últimos siglos. Otra cosa distinta es que Europa, al extenderse por los cinco continentes, involucrara al resto de países en sus asuntos domésticos e inoculara sus ideologías domésticas, que, de esta manera se universalizaron o globalizaron.

    Pero antes de que el liberalismo apareciera en la Edad Moderna como fenómeno doméstico europeo, milenios de historia de las civilizaciones nos contemplan, me imagino que con los datos en la mano podrás hablarme de progresos materiales y de cifras mensurables que no podré discutirte, pero nunca podrás demostrarme que los hombres o mujeres que han vivido bajo regímenes liberales en X estados hayan sido mas felices o dichosos que los hombres que hayan vivido en otros contextos civilizatorios, pues estamos hablando de cosas imponderables y subjetivas.

    "Por otra parte, aunque estuviesen occidentalizadas y capitalizadas las tres cuartas partes del planeta desde hace unas décadas, conviene no olvidar que las cuatro cuartas partes del planetas estuvieron des-occidentalizadas y des-capitalizadas durante eones (sin que durante esos millones de años se llegase a la Luna). Dado que unas pocas décadas son en comparación muy poco comparadas con decenas de miles de años, ¿es mucho decir que se debería dar un poquitín más de margen a la alternativa occidental-capitalista, a ver? Siquiera por un prurito de ecuanimidad."

    Entiendo perfectamente tu razonamiento, pero me gustaría matizar algo, no se trata de dar o no dar margen a la alternativa-occidental capitalista, la cuestión, nos dice la historia, es que la alternativa occidental-capitalista se ha impuesto por la fuerza en los cinco continentes, arrasando los sustratos tradicionales de las otras alternativas y llegando, en nuestros días a un mundo globalizado en el ideario occidental-capitalista, donde, precisamente, no hay otra alternativa que ésta, porque las demás han sido aniquiladas o están esperando su turno en el corredor de la muerte de la historia.

    ¿Como hablar de ecuanimidad y de dar márgenes cuando la civilización a la que pertenecemos ha sido tan "ecúanime" de aniquilar toda alternativa y no dar margen a otra cosmovisión del mundo que la suya propia?, reconozcamos los hechos: la civilización occidental no se ha impuesto por la universalidad de sus ideas sino por su poderío militar.

    No es mucho decir, por lo tanto, que se le debería dar un poquito más de margen a la alternativa occidental-capitalista, ese margen ya se lo dió hace siglos y se lo sigue dando la historia hoy por hoy, y no por un prurito de ecuanimidad ( de la cual occidente ha carecido), sino porque ya no hay vuelta atrás.















    ResponderEliminar
  22. Lejos de suponer una liberación, WhatsApp es la herramienta perfecta de control del ciudadano. Todas las comunicaciones de WhatsApp van sin cifrar y pasan siempre por un servidor central, con lo que el gobierno de turno (en este caso el americano) puede saber en cada momento lo que dice cualquier ciudadano y con quién se relaciona.

    Es una implementación perfecta del panóptico de Bentham, y más complementada por las redes sociales como Facebook, que permiten afinar todavía más en el conocimiento de los gustos y aficiones del espiado, y por la geolocalización de los smartphones. Si yo fuese un tirano, le regalaría a mis súbditos un smartphone la mar de chulo y le instalaría de serie el WhatsApp y el Facebook, lógicamente controlados por mí.

    WhatsApp ahora es de Facebook, que está participada por la CIA. Y de todas formas Facebook viene cediendo sus datos al Gobierno americano. Este Gobierno hace un uso intensivo de las redes sociales para obtener información e intoxicar. Ha llegado a crear una red social específica para hacer caer al régimen cubano. No es conspiranoia selectiva fruto de la gringofobia: Rusia hace lo propio con Vkontakte, aunque a una escala mucho menor, quizá porque no tiene la capacidad técnica. El otro día el exdirector de la CIA reconocía que el Gobierno americano mandaba drones asesinos basándose únicamente en los metadatos obtenidos a partir de estas redes.

    Aunque el clérigo ese probablemente es un friki, entiendo que Irán -o cualquier otro país celoso de su independencia- no permita la presencia de WhatsApp en su territorio. El problema es que quizá quiera crear su WhatsApp nacional con el que controlar a sus propios ciudadanos. Esto seguiría siendo reprobable, pero tiene más sentido que permitir que el Gobierno de un solo país controle a todos los ciudadanos del mundo.

    Ahí dejo la opinión polémica ;)

    ResponderEliminar
  23. ola k asen Perdonad si os doy una respuesta algo incompleta. Eso sí, mucho mejor la discrepancia que el silencio sepulcral, ¡dónde va a parar!

    Alex, hay una diferencia de matiz. No creo que el liberalismo sea la doctrina ideal ni perfecta, ni que lo explique todo -más bien da por supuesto que hay cosas inexplicables e imposibles de cuantificar, con lo que respeta la cuota de misterio consustancial a la vida siendo así valladar contra el totalitarismo, enemigo éste de la vida- pero sí que es la más adecuada o, si se prefiere decir de un modo bastante sobado, la "menos mala". Creo, o quiero creer, que no tendría que imponerse obligatoriamente como un trágala universal -que eso era de lo que tenía miedo el sector progre con el cambio de siglo, cuando hablaban de "pensamiento único": asimilaron fatal la caída de la Urss- sino porque es la tesis más exitosa, aunque nunca se haya aplicado con el debido grado de pureza. Hay regímenes más liberales y menos liberales, pero ninguno liberal puro. Un poco de liberalismo en Irán les cundiría mucho, créeme. Fíjate en la España franquista antes y después de 1959. No es que la posterior fuese "liberal", pero sí tenía más ingredientes liberal-capitalistas, y España se disparó como nunca, los datos cantan. Con Irán pasaría igual, y dejaría puerta abierta -vía clases medias- a una transición para ellos, que ojalá la hagan con más cabeza que aquí.

    No estoy tan seguro de que el liberalismo sea un fenómeno doméstico europeo. Hay ideologías, creencias y cosmovisiones muy constreñidas por el marco cultural, y desde luego también por el geográfico -rendir culto a divinidades cereales en el Ártico es bastante más artificioso que hacerlo en el Próximo Oriente-. Cierto que nació en Europa, pero nació con muchas resistencias. Probablemente la resistencia en el mundo islámico, por ejemplo, será en su momento mayor de la que se ejerció en el cristiano, pero hay que tener en cuenta que ese mundo islámico ha involucionado, ahora mismo casi todo él es Tercer Mundo, con todos los hándicaps que nos podemos imaginar, mientras que el mundo cristiano desde el XVI se estaba "esponjando" y abriendo porque cada vez abarcaba más y se atrevía a más y descubría más. Pensemos en China, país antiliberal de toda la vida. Pues no está tan lejos. El ingrediente capitalista ya lo tiene. China, tal vez dentro de treinta años o tal vez el martes que viene por la tarde, se convertirá en una democracia con fuerte componente cristiano -e infiltración protestante baptista en la cúpula decisoria, como ahora en Ucrania pero mucho más-, y eso que nunca tuvo tradición de tal cosa.

    Es cierto que la felicidad es algo subjetivo -aunque hay corrientes filosóficas felicitarias que pretenden suscitarla a voluntad, sobre todo últimamente-. También es cierto que no tiene sentido cifrar el éxito de un pueblo o de una civilización, o de una cosmovisión, en función de la cantidad de cachivaches que podamos adquirir. Eso sería de una autocomplacencia lamentable. Ahora bien, pienso que se corresponde más con la naturaleza humana -o, al menos, con una apuesta decidida en pro de lo mejor de la naturaleza humana- una sociedad que favorece el conocimiento, la emancipación personal y un bienestar llevado con sentido común y ganado por el propio esfuerzo -no el bienestar institucionalizado que se sufraga por el esfuerzo ajeno vía impuestos- a otra cuya máxima sea agachar la cerviz. ¿Qué es más hermoso, imaginarnos clavados en la Tierra diferenciándola del Cielo o saber, gracias al conocimiento, que la Tierra está en los Cielos, que somos criaturas celestes, hijos del Dragón de Fuego, y que todo lo que nos compone se fraguó en el núcleo de las primeras estrellas?

    (divido por espacio)

    ResponderEliminar
  24. (continúo) Es por eso que el liberalismo conecta con el hombre primordial, con el hombre quintaesencia, el liberalismo conecta con el hombre prehistórico. Tanto al liberal como al cromáñido les asquea por igual el hombre neolítico sometido a una autoridad absurda y obtusa, por "tradicional" que sea. A uno y a otro la libertad les entusiasma, y odian la esclavitud -toda esclavitud- por encima de todas las cosas. No admiten otra autoridad que la que ellos mismos hayan aceptado libre y previamente. Parlamentan ante el fuego. Van y vienen. Son dueños de ellos mismos. Es complicado ahora en este mundo masificado, lleno de cosas y de gente, pero la fantasía del mundo liberal-capitalista suspira por ese superhombre autónomo, sea arqueofuturista como Batman o californista como Luke Skywalker, o un cruce de ambos como Neo. El liberalismo se suscitó en un momento histórico, pero hunde sus raíces de carne y sangre en los primeros hombres.

    En cuanto a que nuestra civilización se ha impuesto por las bravas, y que eso siempre ocurre así, que toda civilización se impone, has abierto un melón: eso significaría que las civilizaciones no-liberales, no-occidentales, querrían imponerse a nosotros y que no lo hacen precisamente porque no pueden (gracias a la gran ventaja que nos ha dado el liberal-capitalismo). Por tanto, el liberalcapitalismo sería además nuestra tabla de salvación como continente. No han vuelto a sitiar Viena.

    Con un poco más de tiempo, matizo más cosillas. F. no te libras XD ;-)

    ResponderEliminar
  25. ¿Qué habría pasado si la Hélade se hubiera impuesto urbi et orbi? ¿Qué habría pasado si no se hubiera limitado al período helenístico, caracterizado por un mero influjo cultural no lo bastante profundizado, tras la división del imperio de Alejandro? ¿Qué habría pasado si Grecia hubiese derrotado a Roma y se hubiera impuesto a ella, y fuese el pensamiento helénico el omnipresente en el Mediterráneo? La victoria del liberal-capitalismo en los últimos siglos no sólo no es de lamentar sino que lo único lamentable fue que no hubiera ocurrido en la Antigüedad. A partir de la victoria romana, comenzó la decadencia donde antes había luces. Eso pudo haberse evitado. Pero faltó fuerza militar.

    Si hay una época realmente gloriosa para Europa, fue la más liberal, desde la revolución industrial hasta ese engendro asqueroso que fue la I guerra mundial, ordenada no por ingenieros ni por industriales ni por mercaderes sino por testas huecas coronadas, por estrategas de vía estrecha, por funcionarios de la muerte -los llaman "Alto Mando"- que mandaban a millones de europeos como carne de cañón a escenarios bélicos que no conocían ni siquiera por mapas decentes. Pero para que los europeos se maten a conciencia, hay que suprimir el patrón-oro, es decir, hay que suprimir la barrera que impide a la casta de la época darle a la maquinita de imprimir billetes, precisamente una de las obsesiones del liberalismo, que sabe que la maquinita en manos de politicastros es sinónimo de guerra, destrucción y ruina.

    Jamás se dio un salto tan enorme, y todo gracias al liberal-capitalismo. Nunca, hasta 1914, brilló tanto una civilización, del tren al avión, con el mejor arte que se recuerde y la mejora más sustanciosa en las condiciones de vida que nunca se había producido -es conocido que Engels falsificó datos para mostrar a sus desinformados lectores una campiña inglesa idílica-. Nunca se produjo un acontecimiento científico como las cuatro publicaciones de Einstein en 1905, precisamente en aquella época. ¿Cómo la llamaban sus coetáneos? Belle Epoque.

    ResponderEliminar
  26. (continúo, dichoso espacio)

    F., es evidente -y lo he comentado en otras ocasiones- que los resortes mediáticos del californismo global no tienen nada de inocentes. De hecho, la CIA y la NSA dependen perrunamente de la élite del estado Eureka, sin ellos tendrían que recurrir a algún nieto de Rockefeller escuchando movidas detrás de la puerta con una trompetilla. Sirven a una suerte de semidictadura económica-tecnocrática global, a la que los intereses del propio Usa le importan más bien poco (no existe ni siquiera un ramalazo de patriotismo). Es por eso que si pudieran en Irán crearían sus sucedáneos de las aplicaciones de Silicon Valley, como las ha creado China y con mucho éxito porque la gente las quiere, y en ellas vierte toda clase de datos personales. Generalmente esos datos los da el propio usuario con toda inocencia. La hermana de la CEO de una de esas empresas a la que la gente acude para conocer su haplogrupo paterno y cosas así es la CEO de YouTube, propiedad de Google. La información es poder, y la informática es básicamente información.

    La intoxicación es omnipresente en la historia. Se ha practicado en todas las épocas usando la tecnología disponible por entonces. Ahora tenemos la que tenemos. La primera víctima en las guerras es la verdad. Y estamos en la generación youtubera. El mítico vídeo:

    https://www.youtube.com/watch?v=q4m-htd1fag

    Lo que se prepara y autoedita para hacer unas coñas ¿cómo no se va a tratar para promover cambios políticos y económicos? Vivimos en el mundo del simulacro. Pero lo que temen los capitostes iraníes es que entre unas cuantas manipulaciones se cuele una verdad, y luego otra, y otra. Y todas las verdades necesitan un soporte técnico si quieren viajar más allá de una charla presencial. Whatsapp, como el hacha de sílex, es neutra, se puede usar para bien y para mal.

    Recuerdo una conversación en un blog de una persona musulmana. Un interviniente, en un hilo sobre Jesús en el Corán, decía que los textos cristianos eran mucho más próximos en el tiempo -por seis siglos- y lugar de redacción que lo que pudiera decir el texto coránico. Quien administraba ese blog replicó que el Corán estaba en lo cierto sobre Jesús porque "es la palabra de Dios". En ese tipo de marco de referencia hay que entender el poder revolucionario de mandar unos simples guasap.

    ResponderEliminar

  27. Hola que tal,

    disculpa por no responder ayer a todos tus puntos, pero no tuve tiempo, así que terminaré de contestar lo que quedaba pendiente y luego te responderé a lo que has escrito más recientemente.

    En lo referente al Zoroastrismo o Mazdeísmo como tradición milenaria de Irán o la antigüa Persia, me parece la opción mas difícil ya que esa tradición actualmente, si no me equivoco, está perdida, creo que la opción mas fácil y mas lógica es encomendarse a la tradición vigente en la actualidad que es el Islam.

    Independientemente que se haya impuesto por conquista hace siglos, la realidad es que el Islam forma ya parte indeleble de la tradición y del alma iraní, al igual que el Catolicismo, por ejemplo, de Iberoamerica, por tanto no hace falta bucear tan hondo. Estoy seguro de que el zoroastrismo de alguna manera pervive en el alma persa en su expresión islámica, al igual que los cultos índigenas precolombinos seguramente perviven en alma hispanoamericana en su expresión Católica, estas son las únicas tradiciones a las que pueden aferrarse.

    Y aquí viene la cuestión, ¿es compatible el islam con el liberalismo?, ya di mi opinión anteriormente, y la respuesta es no por muchas razones, el liberalismo surgió en un contexto doméstico europeo como dije, fue la expresión de una burguesía europea económicamente pujante que quería hacerse con los resortes del poder, y para ello había que recortar competencias y poderes a la Monarquía Absoluta y a la Iglesia.

    No olvidemos que el liberalismo es inconcebible sin una revolución burguesa, puesto que el liberalismo es la expresión histórica de la toma del poder de la misma, no olvidemos tampoco el imprescindible papel de la masonería en este proceso y su programa secularizador y desamortizador (incompatible con una sociedad tradicional).

    Un país tradicional por lo tanto no se va a liberalizar por las buenas, los países tradicionales católicos como España o Francia por ejemplo, no lo hicieron sino después de sucesivos baños de sangre y de una metódica labor de zapa sobre el sedimento religioso del espectro social.

    En un país islámico, la cosa pinta aún peor, pues a fin y al cabo en los países de la Europa Occidental el poder real se había impuesto sobre la autoridad espiritual desde el Renacimiento, y existía una burguesía mercantilista y un racionalismo y ateísmo filosóficos. En los países islámicos no se ha producido ninguno de esos condicionantes que llevaron a Europa por la senda de la revolución burguesa y del liberalismo, no hubo Renacimiento, ni Reforma, ni Ilustración, me imagino que por lo mismo que en Francia no surgió el Confucionismo, o en Italia el Budismo, porque se trata de procesos distintos, domésticos, propios de cada contexto civilizatorio.

    Nos guste o no a los occidentales, tenemos que aceptar la realidad del Islam y convivir con ella, y se de buena tinta que a muchos intelectuales occidentales esta realidad les da tirria y desearían occidentalizarla de una vez para siempre para acabar así con el quebradero de cabeza que les provoca ver a un pueblo y una sociedad que ni ha seguido ni quiere seguir los pasos de occidente, sino los suyos propios.

    Es por ello por lo que sostengo que si Irán u otro país islámico ha de ser libre, que lo sea siguiendo sus propios pasos y con las herramientas que les proporcionan sus contextos tradicionales domésticos, no con herramientas importadas, creo que un pueblo puede ser libre en un contexto tradicional y sin necesidad de iniciar la senda de las revoluciones burgesas y los baños de sangre que llevaron a implantar el liberalismo en Europa y sus colonias norteamericanas, recordemos además que han de ser libres desde su punto de vista y no desde el nuestro.



    ResponderEliminar
  28. " Yo vivo en una ciudad grande con muy poquita inmigración magrebí, pero conozco a alguna gente musulmana, a varias chicas marroquíes occidentalizadas, vestidas con tonos alegres y en verano enseñando anatomía, chicas libres, divertidas, sanas, con la sonrisa permanentemente puesta en la boca, haciendo con su vida lo que su criterio personal les indica qué es lo mejor. Y veo de vez en cuando a alguna mujer con hiyab, un mero hiyab, cargada de ropa y con aspecto de cansancio crónico. Da igual todo el retórico llamado a lo tradicional -recordemos que el islam tampoco es tradicional en el Magreb, sino una imposición muy tardía del siglo VII nada menos- cuando con estos dos ojos que tengo plantaos en la cara puedo ver a unas y a otras, las primeras me transmiten alegría por las cosas buenas que tiene el mundo en que vivo y las segundas más bien me transmiten cierta lástima, y eso que entiendo que en esos casos sí es decisión de la mujer ir con hiyab por la calle, cosa contra la que no tengo nada, es su vida y su criterio personal, tan respetable como el de las chicas magrebíes occidentalizadas."

    En mi opinión, y no te ofendas por ello, veo cierto maniqueísmo en ese comentario,aunque probablemente no era esa tu intención y expresas sinceramente lo que sientes pero tras leerte es inevitable quedarse con esto: chicas occidentalizadas sanas, divertidas y alegres vs chicas islamizadas, tristes, amargadas y con aspecto de cansancio crónico.

    Seguramente el ejemplo que pones será cierto en muchos casos, pero en otros, simplemente, no es así, pero tomemos el ejemplo de la mujer occidental en sí, o española en particular, que nos es más cercano: ¿mas sanas?, la gran mayoría fuman como carreteras y beben como cosacas amén de ingerir otro tipo de sustancias, ¿más libres y divertidas?, será cuando son universitarias y se dedican a hacer fiestas y botellones, tenderse en el cesped a tomar el sol y vivir de los padres, pero si hablamos de adultas, la lista de mujeres amargadas y frustradas, trabajando como burras y cuidando de sus hijos, separadas, divorciadas, crónicamente estresadas, y sin tiempo para nada, es bien larga.

    ¿Enseñando anatomía?, eso es bueno para nosotros porque nos alegra la vista, pero, por ejemplo, en la ciudad donde vivo las mujeres suelen ser bastante exhibicionistas, y no veo en que les beneficia enseñar permanentemente tetas, culo y piernas, y someter a los hombres a un continuo bombardeo de estímulos sexuales, tan malo veo este extremo, como el otro, (el del burka).

    Pero he de decir que he visto chicas con hiyab tanto en Marruecos como en la ciudad donde vivo, y ninguna, hasta el momento, me ha transmitido lástima, sin embargo, curiosamente, si que he visto a muchas mujeres europeas "liberadas", con una pobreza espiritual, un cacao mental y una desorientación vital tan grandes, que sí que me han transmitido realmente lástima, y ello sin necesidad de llevar mucha ropa encima.

    En fin, creo que hay que ser mas ecuánimes, porque hay muchos matices.








    ResponderEliminar

  29. "Jamás se dio un salto tan enorme, y todo gracias al liberal-capitalismo. Nunca, hasta 1914, brilló tanto una civilización, del tren al avión, con el mejor arte que se recuerde y la mejora más sustanciosa en las condiciones de vida que nunca se había producido "

    Cierto es que la civilización europea decimonónica llevó el progreso técnico material y el desarrollo del maquinismo a unos niveles que nunca antes ninguna otra civilización había conseguido, pero esta es la única superioridad indiscutible de ese período histórico y de esa civilización con respecto a otras, (el progreso material científico-industrial), en los demás aspectos esa superioridad que citas no solo es discutible sino rebatible.

    Por ejemplo que sea el mejor arte que se haya conocido el de esa época es una afirmación enteramente subjetiva, para empezar tendrías que especificar a que tipo de corriente artística te refieres, ¿neoclasicismo, romanticismo, realismo, modernismo, impresionismo, cubismo, todas en general?, ¿bajo que punto de vista y con que criterios puede ser mejor cualquiera de esas corrientes arísticas con respecto a otras como por ejemplo el Gótico el Barroco o el Renacimiento? o, saliendo de occidente para no mirarnos tanto el ombligo ¿porqué ese arte decimonónico burgués habría de ser mejor que el arte islámico, hindú o chino?.

    Realmente me gustaría zanjar la cuestión diciendo que no podemos hablar de que un arte sea "mejor" que otro, sino que cada arte expresa la idiosincrasia particular de la época y la sociedad en que nació, así no se puede entender el Barroco sin la Contrarreforma, por ejemplo, pero, repito, mejor, ¿en que aspecto?.

    Realmente solo se puede afirmar objetivamente y sin discusión esa superioridad en el aspecto científico-técnico, donde hay cifras y datos que manejar, en los demás, (arte, literatura, filosofía, música, moralidad), toda afirmación de ese tipo es un ejercicio de subjetividad.

    un saludo










    ResponderEliminar
  30. "En cuanto a que nuestra civilización se ha impuesto por las bravas, y que eso siempre ocurre así, que toda civilización se impone, has abierto un melón: eso significaría que las civilizaciones no-liberales, no-occidentales, querrían imponerse a nosotros y que no lo hacen precisamente porque no pueden (gracias a la gran ventaja que nos ha dado el liberal-capitalismo). Por tanto, el liberalcapitalismo sería además nuestra tabla de salvación como continente. No han vuelto a sitiar Viena."

    Bueno, no he dicho que toda civilización se imponga siempre por la fuerza por ley histórica, me refería al caso particular de la civilización moderna occidental.

    Pero ya que hablamos del tema hay ejemplos en sentido contrario, es decir, que la civilización militarmente débil se imponga cultural o espiritualmente sobre el conquistador, ahí tenemos el ejemplo de tu tan "querida" Roma, conquistadora de Grecia pero luego invadida por el Helenismo, tenemos a la España y Francia del siglo XVI, que se daban de ostias por Italia, pero sucumbieron ante el encanto irresistible del Renacimiento italiano.

    Pero en el caso de la civilización occidental moderna, nos hemos impuesto al resto del mundo por la fuerza de las armas, y una vez conquistado el mundo, les hemos inoculado nuestras ideas después de destruir previamente sus tradiciones.

    El liberalismo. por tanto, no ha triunfado en otras partes por la superioridad cultural o espiritual de la burguesía, sino por su músculo, sin las armadas europeas y sus llamadas a cañonazos al "libre comercio" no habría hegemonía de pensamiento.

    De las civilizaciones no-liberales o no-occidentales que se hayan querido imponer a nosotros en los últimos siglos, solo me sale una en la cuenta: El Imperio Otomano, y quien lo frenó no fue el liberal-capitalismo, sino el Imperio Español en Lepanto, los Habsburgo austríacos en los balcanes y luego los polacos de Sobiesky en el último asedio de Viena, así que lamentablemente el liberal-capitalismo no puede anotarse ese tanto, pues para cuando estaba en pleno auge (el siglo XIX), el Imperio Otomano ya agonizaba.

    bueno, lamento si te he dado hoy mucha caña, jejje, pero por mi parte encantado de debatir, salud!

    ResponderEliminar
  31. Continúo, con el tema de las mujeres ;-) No pretendía ser superficial, pero sí intuitivo. Cada uno de nosotros cuando pisa la calle está enviando un mensaje a los demás, incluso los "dejados" que no se preocupan por su estética -así como los cuidadosamente descuidados, que de ésos hay muchos-. Tenemos filtros más o menos razonables, más o menos incomprensibles -según esos muchas veces caprichosos filtros sociales si llevas los vaqueros rotos estás en la onda; si llevas rotos los zapatos, eres un desgraciao de la vida-, pero forman parte de la complejidad del mundo mental humano. Según vayan esas chicas, comunican mensajes distintos, y está en el alero de cada uno la pelota de qué estamos buscando y qué responder.

    Un tío que está mazas, con un físico a lo Ares Ludovisi, ya en febrero se pone de manga corta aunque haga un frío del copón; otro que esté acomplejado se cubrirá de ropa. ¿Qué es nuestro cuerpo, un canto a la belleza (la belleza de la creación divina para un creyente) o algo que vergonzosamente se debe tapar? ¿Qué transmite más alegría, qué inspira más autoestima? Cuando hablo de enseñar anatomía no me refiero a que vayan enseñando más de la cuenta, sino a que se aprecie su figura. Nuestro cuerpo es templo de Dios, o una maravilla evolutiva, tómalo como quieras, pero sea una cosa o la otra no son 70 kilos de patatas que se meten en un saco. El cuerpo no es el estorbo del alma. El cuerpo se usa, se ejercita, se engrasa, no se deja anquilosar. Por eso el yoga sienta tan bien: le da uso al cuerpo como realidad holística. El cuerpo se luce mientras se tiene. Eso no es superficialidad: ESO ES SALUD. Física y mental. No hago distinciones entre ambas. Cuerpo y mente son un matrimonio sagrado.

    El comportamiento de muchas mujeres europeas parece contraproducente para ellas mismas, es verdad. Me sorprenden las que buscan el amor los sábados por la noche entre música estruendosa, copas y demás parafernalia. Si un hombre quiere eso, ¿para qué va a atarse a una cuando hay setecientos trillones así? Pero debemos trasladar correctamente las culpas. Si yo hago mal uso de mi libertad, no es culpa de la libertad: es culpa mía. Y mucha gente no hace buen uso de su libertad, en eso y en cosas peores, ¡ojalá lo peor fuese la marcha nocturna!

    Creo que muchos varones europeos buscan en otra parte un tipo de mujer que le da la impresión de mayor tradicionalidad y conservadurismo. Lo comenté en su momento con lo del Asian fetish sobre todo en Usa, y me parece un espejismo porque los matrimonios blanco-asiática tienen un índice alto de divorcios allí.

    Lo siento, Alex, soy un enamorado del helenismo, y las mujeres de su arte enseñaban bastante anatomía ;-) Y esto no es una crítica al islam porque sí, es más, si yo hubiera nacido en Egipto en el siglo X probablemente me habría hecho sufí.

    Con más tiempo puntualizo más cosas. Muchas gracias por intervenir.

    ResponderEliminar
  32. Del mismo modo que el catolicismo sincretiza muchos elementos del paganismo (como por ejemplo la representación de imágenes, a diferencia del protestantismo) lo mismo hace el chiísmo con el zoroastrismo en Irán.

    Irán no es un país tan fundamentalista como nos venden los mass mierdas. El culto al zoroastrismo es tolerado y los iraníes ponen simbología de esa religión en su facebook sin problema.

    ResponderEliminar
  33. Continúo. Sobre el choque de civilizaciones. ¿Seguro que la victoria de Occidente no ha sido por superioridad cultural sino por músculo? Los avances en náutica no son cuestión de músculo, sino de conocimiento. Los avances en balística tampoco son cuestión de músculo: conocimiento. Los avances en medicina: conocimiento. En topografía: conocimiento. Las mejoras a la hora de crear una administración eficaz, que sea capaz de mantener un ejército enorme perfectamente pertrechado, alimentado, acuartelado y preparado, son europeas y no están relacionadas con el músculo sino con el conocimiento.

    Suele ser al contrario: quienes tienen un conocimiento atrasado pretenden suplirlo con músculo. En el día a día pero también en política internacional.

    Aun suponiendo que Occidente se haya impuesto por las armas -por cierto, desde el final de la II GM varias decenas de países no europeos han accedido a la independencia con el beneplácito occidental-, ¿cuál era la alternativa, que otros mejor armados nos sometiesen? El mismo año 1571 en que batíamos a la flota turca en Lepanto, los tártaros de Crimea saqueaban Moscú. Y aún en 1683 Viena estaba sitiada. ¿Por qué no han vuelto a sitiarla, porque se convirtieron en multicultis hippies de repente? No. No lo hicieron porque no pudieron. Porque les adelantamos. Tú mismo lo admites al decir que durante la época liberal-capitalista el imperio otomano (no liberal-capitalista) estaba en decadencia. Es la fuerza de los hechos.

    Por cierto, durante Lepanto nuestra nación tuvo la oportunidad de convertirse en una economía capitalista. Tenía la ventaja del mar y de la plata americana, entre otras ventajas. Pero no lo consiguió porque nos falló la mentalidad, teníamos por encima a un rey siniestro y oscurantista a quien nadie votó, que estaba ahí porque su padre había echado un polvo con su bella madre y por nada más y aun así llevaba las riendas de un reino. La vida es una experiencia mental antes que nada, y esa España que podía atraer cerebros como lo hace hoy Usa -pienso en Colón, Magallanes, Espínola, Farnesio, el Greco- se especializó en expulsarlos, desde 1492 -en Inglaterra y Holanda les sacaron rendimiento- y siguiendo con la Pragmática de 1559, demostrando que su planteamiento, su mentalidad, no estaba madura para ese cambio de paradigma. Lo pagamos caro.

    Si el Habsburgo hubiera tenido un poco de cabecita, habría trasladado desde 1580 la capital de España a Lisboa, dominando todo el santo océano y una colosal ruta comercial, pero no, había que encerrarse en el Escorial. O si antes hubiera tenido descendencia con María Tudor, que no era guapa pero no creo que la guapura sea el motivo de los enlaces reales, también habría cambiado nuestra historia.

    Pero ésa es otra historia. La que no fue.

    ResponderEliminar

  34. "Continúo. Sobre el choque de civilizaciones. ¿Seguro que la victoria de Occidente no ha sido por superioridad cultural sino por músculo? Los avances en náutica no son cuestión de músculo, sino de conocimiento. Los avances en balística tampoco son cuestión de músculo: conocimiento. Los avances en medicina: conocimiento. En topografía: conocimiento. Las mejoras a la hora de crear una administración eficaz, que sea capaz de mantener un ejército enorme perfectamente pertrechado, alimentado, acuartelado y preparado, son europeas y no están relacionadas con el músculo sino con el conocimiento. "

    No discuto esos avances de la civilización occidental que mencionas (naúticos, balísticos, topográficos), pero la única superioridad que nos dieron sobre otras civilizaciones fue una superioridad técnico- militar, no una superioridad cultural.

    Hablamos de conocimientos científico-técnicos aplicados al arte de la guerra, cierto que fueron conocimientos, pero esos conocimientos le dieron a Europa el músculo militar necesario para imponer unas tesis que, de otra manera, no está tan claro que se hubieran impuesto de forma tan rotunda.

    Los japoneses por ejemplo, ¿se abrieron a occidente porque reconocieran desde el primer momento nuestra presunta superioridad cultural o por el músculo militar del Comodoro Perry?. Cierto que luego nos copiaron en todo, pero, ¿lo hubieran hecho si antes no los hubiéramos "convencido" a cañonazos?.

    Pero te pondré un ejemplo con el que seguramente estarás de acuerdo, el Imperio Romano, al que se como lector de tu blog que le tienes una especial inquina, ¿se impuso sobre la civilización griega por su superioridad cultural?, no, ciertamente se impusieron por su músculo militar, y ese músculo militar era fruto de ciertos conocimientos, ¿pero esos conocimientos significaban la superioridad cultural de Roma con respecto al mundo griego?.

    "El comportamiento de muchas mujeres europeas parece contraproducente para ellas mismas, es verdad. Me sorprenden las que buscan el amor los sábados por la noche entre música estruendosa, copas y demás parafernalia. Si un hombre quiere eso, ¿para qué va a atarse a una cuando hay setecientos trillones así? Pero debemos trasladar correctamente las culpas. Si yo hago mal uso de mi libertad, no es culpa de la libertad: es culpa mía. Y mucha gente no hace buen uso de su libertad, en eso y en cosas peores, ¡ojalá lo peor fuese la marcha nocturna!"

    Si no hacen buen uso de su libertad es precisamente por la falta de principios superiores que guíen al ser humano por un camino correcto evitando que se extravíe: tan mala sería por tanto la libertad sin tradición que propone occidente como la tradición sin libertad que propone el islam.

    Yo no critico a la libertad, pero si esa libertad no está guiada por principios universales ( y no por modas superficiales y vacías e ideologías oportunistas y demagógicas), no sirve absolutamente para nada, al igual que no sirve de nada abandonar a alguien en medio de un desierto sin un mapa.



    ResponderEliminar
  35. "Un tío que está mazas, con un físico a lo Ares Ludovisi, ya en febrero se pone de manga corta aunque haga un frío del copón; otro que esté acomplejado se cubrirá de ropa. ¿Qué es nuestro cuerpo, un canto a la belleza (la belleza de la creación divina para un creyente) o algo que vergonzosamente se debe tapar? ¿Qué transmite más alegría, qué inspira más autoestima? Cuando hablo de enseñar anatomía no me refiero a que vayan enseñando más de la cuenta, sino a que se aprecie su figura. Nuestro cuerpo es templo de Dios, o una maravilla evolutiva, tómalo como quieras, pero sea una cosa o la otra no son 70 kilos de patatas que se meten en un saco. El cuerpo no es el estorbo del alma. El cuerpo se usa, se ejercita, se engrasa, no se deja anquilosar. Por eso el yoga sienta tan bien: le da uso al cuerpo como realidad holística. El cuerpo se luce mientras se tiene. Eso no es superficialidad: ESO ES SALUD. Física y mental. No hago distinciones entre ambas. Cuerpo y mente son un matrimonio sagrado."

    De acuerdo en parte con lo que dices, pero muy matizable, las mujeres occidentales, por ejemplo, lucen mas anatomía en el sentido que dices de apreciar su figura pero eso no es un indicativo necesario de mayor salud física y mental.

    Yo no tengo ningún problema en que cada cual vista como quiera, como le dicte su cultura, su tradición , su moda o su antojo, eso sí, los extremos me parecen perjudiciales y, como te dije antes para mí un extremo es el burka y el otro el exhibicionismo sexual urbano desmesurado de ciertas mujeres y hombres, el hiyab en concreto no me parece un extremo.

    Me gustaría que en este debate hubiéramos tenido la presencia de algún representante de la cultura islámica, mujer preferentemente, y nos explicara lo que significa para ella el vestir esas indumentarias, en todo caso, solo quería dejar claro que, como occidental, respeto a la tradición islámica,y no me considero superior a ella, (puede que lo seamos en algunos aspectos, pero en otros no, y, por supuesto no en todos, como muchos occidentales suponen).

    Creo que estamos mal acostumbrados a mirar los fundamentalismos en otras partes, cuando en nuestro suelo nos crecen los enanos a diario, en mi opinión hay un fundamentalismo que ahora aqueja a occidente y que puede ser igual o peor que el talibán y es la ideología de género, promocionada recientemente en ese festival europeo del politiqueo barato y del tongo llamado eurovisión.



    ResponderEliminar
  36. "Aun suponiendo que Occidente se haya impuesto por las armas -por cierto, desde el final de la II GM varias decenas de países no europeos han accedido a la independencia con el beneplácito occidental-, ¿cuál era la alternativa, que otros mejor armados nos sometiesen? El mismo año 1571 en que batíamos a la flota turca en Lepanto, los tártaros de Crimea saqueaban Moscú. Y aún en 1683 Viena estaba sitiada. ¿Por qué no han vuelto a sitiarla, porque se convirtieron en multicultis hippies de repente? No. No lo hicieron porque no pudieron. Porque les adelantamos. Tú mismo lo admites al decir que durante la época liberal-capitalista el imperio otomano (no liberal-capitalista) estaba en decadencia. Es la fuerza de los hechos."

    Los hechos, lo que demuestran es que las civilizaciones y los Imperios, nacen, crecen, y luego languidecen y mueren.

    Lo que yo quería decir es que lo que salvó a Europa de su más encarnizado enemigo de los últimos cinco siglos, no fue el liberalismo, sino potencias Católicas Absolutistas como España o Austria, después, en el siglo XIX, cuando la Europa liberal-capitalista estaba de enhorabuena, el Imperio Otomano ya estaba para vestir santo, de hecho fue la Gran Bretaña liberal-capitalista la que se emperró en conservarlo vivo para que la flota rusa no accediera al mediterráneo.

    Yo no digo que tenga que ser una alternativa que otros nos sometan, pero para mí el hecho de que Occidente se haya impuesto por las armas no es un supuesto sino un hecho, al igual que el Imperio Romano se impuso también por las armas.

    " Muchas gracias por intervenir."

    Gracias a ti por tu blog, un saludo.



    ResponderEliminar
  37. No existe un sistema necesariamente mejor que otro, depende de las circunstancias económicas y sobre todo geográficas del país.

    Que el capitalismo duro surja en Gran Bretaña y el socialismo duro surja en Rusia no es casualidad. Para un país isleño sería ridículo hacerse socialista y cerrado en cambio para un país tan grande y rico naturalmente como Rusia es ridículo no hacerte proteccionista porque te van a saquear.

    Hay demasiado maniqueísmo con estos temas, admitamos de una vez que Londres nunca tuvo tanto poder como con su imperio comercial capitalista y Moscú nunca jamás aterró tanto como en tiempos de la URSS.

    Mención aparte merece EEUU que es continental y a la vez tiene una enorme costa y está en la periferia.

    Un buen gobernante debe conocer bien su país y el resto.

    Ahora bien, como filosofías personales, estilos de vida.. etc ahí no me meto. Habrá gente que le guste más el metodismo colectivista y otra gente a la que le guste más el libre albedrío liberal.

    El problema del liberalismo es que corre el riesgo de caer en malas manos que controlen a la sombra los procesos que ocurren bajo planificación. En otras palabras, especuladores e ingenieros sociales. Lo que ocurre en Occidente. Aunque por otra parte, el colectivismo también corre el riesgo de que haya luchas de poder por arriba y al final sabe Dios quién acaba gobernando o qué mafia se instala. Lo que ocurrió en la URSS.

    ResponderEliminar
  38. ola k asen

    Alex, no es que la explosión cultural occidental derive de la superioridad militar-técnica-logística, sino que ambas derivan de un mismo punto de arranque, la curiosidad, la experimentación, la crítica libre, el replanteamiento de los dogmas: un mayor marco de autonomía del individuo y de su capacidad de pensar -y de decir lo que piensa en confrontación con lo que otros piensan-.

    Las invasiones romanas y los incidentes de cañoneras del XIX son iniciativas públicas, no privadas. Allí donde haya un Estado, habrá iniciativa pública, más allá de que ese estado sea más liberal o menos, más colectivista o menos. En el caso romano falta el componente cultural, sustituido por la fuerza bruta, la rapacidad y la falta de escrúpulos.

    Estamos de acuerdo en que la gente que hace mal uso de su libertad porque le faltan valores superiores. Pero esos valores superiores ¿quién los decide? ¿Los decidimos los individuos, dentro del margen que nos da nuestra debilidad humana y nuestras limitaciones, o nos los impone otro? ¿Cómo va esto? Y si hablamos de valores universales serían de aplicación tanto a nosotros como a los iraníes, lo que entra en contradicción con la idea de tradición diferenciada de cada pueblo. Además, ¿por qué damos por hecho que la tradición de cada pueblo está en consonancia con esos valores universales? ¿No podría ser que llevara milenios vulnerándolos sin enterarse, o enterándose pero manteniendo el "statu quo" gracias al oscurantismo y la represión interior?

    La desorientación de hoy no está lejos de la mano del Estado-providencia. Alguien que tiene que buscarse la vida no se desorienta, ya te lo digo yo.

    No era mi intención hacer una especie de juicio sobre qué civilización es "mejor", en el mundo islámico hay de todo. Aquí hay que tener en cuenta que esa reciprocidad de tolerancia no existe "en el otro lado". No se puede hacer proselitismo cristiano -ya ni me imagino una proclama atea- en muchos países musulmanes, porque se te cae el pelo. Yo tengo una serie de valores que me gusta encontrar en el país donde vivo, simplemente. Me gusta la libertad, me gusta la libertad de debatir, de proclamar y defender el propio culto o su ausencia, la libertad de comerciar, la libertad de ir y venir, y me gusta la belleza de las mujeres. No quiero vivir en un mundo gris.

    A todo esto, la canción de Conchita estaba bastante bien, podría sonar en el próximo James Bond. Es más, tengo entendido que Putin la tararea a escondidas XD ;-) es broma.

    ResponderEliminar
  39. snst, me temo que las cosas son algo más complicadillas. En esta ocasión estoy menos de acuerdo contigo de lo que suelo ;-)

    Es verdad que hay formas y formas de ver la vida, y distintas filosofías personales, unas más liberalistas, otras más colectivistas. Pero están condenadas a chocar. Según una visión más liberal, cada uno decide su vida sin joder al vecino -porque entonces atacaría directamente la autonomía de éste-. Según una colectivista, hay uno, o una camarilla, que decide por los demás. Están en contradicción. Porque el colectivista querrá decidir por mí.

    (Se dirá que es egoísta decidir por uno. Pero ¿no es egoísta el que decide por los demás y sobre los demás? Y los que hablan del egoísmo ajeno -no digo que sea el caso, ni de broma-, a ver cuántos le han dado todo a los pobres y se han ido a vivir bajo un puente, aaaaaaaaaaaaaaamigo, eso ya no)

    Es verdad que hay ingeniería social en el mundo capitalista -por llamarlo de alguna manera-, pero es que el mundo colectivista es el paraíso de la ingeniería social. Mayor ing-soc que en la Camboya de Pol Pot jamás hubo. Orwell escribió páginas inolvidables sobre ello, apuntando al estalinismo. Contra la ing-soc que vivimos en el capitalismo se puede luchar -toda vida es lucha, y quien quiera una vida sin lucha que se mude al prado de los Teletubbies-, pero la ing-soc colectivista te es muy chunga de Dios. Fíjate, prefiero la ing-soc del californismo, aunque sé de sobra que me están mintiendo como bellacos, que cualquier plan socialista por bienintencionado que sea, porque al menos sé que los primeros no quieren perder dinero mientras que a los segundos les da igual, paga el pueblo currante.

    Es cierto que Inglaterra es una isla, pero también lo es Cuba, donde llevan más de medio siglo de régimen antiliberal. Suiza no tiene mar. En cuanto a Rusia, no debe fundamentar su prosperidad en sus riquezas naturales, como un avaro patológico que cuenta sus monedas de oro lejos de los demás, sino en el pueblo ruso, en las manos y las cabezas de los rusos. En su riqueza humana. Los recursos naturales son secundarios. Eres una potencia produciendo bronce, otra civilización empieza a usar el hierro y ya te han jodido. La clave está en la cabeza.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  40. "Estamos de acuerdo en que la gente que hace mal uso de su libertad porque le faltan valores superiores. Pero esos valores superiores ¿quién los decide? ¿Los decidimos los individuos, dentro del margen que nos da nuestra debilidad humana y nuestras limitaciones, o nos los impone otro? ¿Cómo va esto? Y si hablamos de valores universales serían de aplicación tanto a nosotros como a los iraníes, lo que entra en contradicción con la idea de tradición diferenciada de cada pueblo. Además, ¿por qué damos por hecho que la tradición de cada pueblo está en consonancia con esos valores universales? ¿No podría ser que llevara milenios vulnerándolos sin enterarse, o enterándose pero manteniendo el "statu quo" gracias al oscurantismo y la represión interior?"

    Según mi criterio los valores universales no se someten a decisión, ni a referéndum ni a debate, puesto que no se trata de opiniones, son aquellos que han inspirado a las civilizaciones verdaderamente tradicionales, a aquellas que no han perdido, como nosotros, la perspectiva de lo Alto.

    Los valores universales tampoco se imponen, solo se impone lo que está sujeto a opinión, pero lo verdaderamente universal, es naturalmente aceptado como expresión de su conformidad con un orden superior.

    Esos valores sí son válidos tanto para nosotros como para los iraníes, pero no son de igual aplicación, porque nuestros contextos civilizatorios, nuestra idiosincrasia como pueblo, es distinta; que un principio sea universal no significa que tenga que aplicarse igualmente, sino que tendrá que adaptarse a las contingencias de cada pueblo y mentalidad en particular, por eso a lo largo de la historia han existido diferentes tradiciones.

    Ahora bien si me preguntas, ¿como se traduce eso en la práctica?, no lo se, yo solo se que en el pasado existió, en nuestro caso, hace ya siglos que nos hemos convertido en una civilización contra-tradicional, o a-tradicional, con libertad de opinión,(cada vez más restringida) pero sin tradición, con lo cual ignoro como tendría que ser el proceso para restaurar una tradición en occidente y si es realmente factible que ello se lleve a cabo.

    Lo ideal para mí, como dije antes, sería conciliar tradición con libertad, pero ahora en Occidente estamos llegando a un punto de no retorno, en el cual no sólo no tenemos tradición, sino que además estamos empezando a perder la poca libertad que nos quedaba, estamos hablando de la optimización del socialismo colectivista, cuyo propósito, bien a la vista está, es destrozar cuerpos y uniformar mentes sin espíritu.

    Como occidentales, la mejor manera que veo de oponernos a este proceso de degradación es defender libertad y tradición, el liberalismo no me vale porque nos trajo una libertad a costa de atacar a la única tradición que nos queda, que es la Católica, y esto ha provocado dejarnos indemnes ante los ataques del californismo.

    Yo reconozco que el Catolicismo necesita una regeneración, pero, mientras tanto hay que saber reconocer los principios universales que el Catolicismo recoge, como la dignidad de la vida humana o la inmortalidad del Espíritu, conjugando todo ello con la libertad, es posible aguantar la tormenta que se nos viene con la esperanza de llegar a buen puerto.


    ResponderEliminar
  41. Hola de nuevo. Tema valores. Estoy de acuerdo contigo en que hay un límite a nuestra producción de valores y que éstos suelen ser efímeros, fruto de la necesidad, o del egocentrismo, o de la ignorancia, y que ninguna sociedad se puede creer en la cima de todo lo que ha existido ni pretender que sus valores son los realmente universales.

    Ahora bien, si existen esos valores universales que informan nuestra vida, la mejoran y la revisten de plenitud, ¿cómo llegamos a conocerlos? Hay dos formas: una es la búsqueda -no necesariamente sólo personal, sino también grupal y nacional- de esos valores, empleando las virtudes humanas del discernimiento, del criterio, de la curiosidad, y otra que sería que alguien dice que ha dado con esos valores y hay que creerle sin más. Los valores o se descubren o te viene un tío con ellos escritos en tablas. OK, nosotros vivimos en un mundo de raigambre judeocristiana y para nosotros Moisés es un símbolo muy potente. Ahora bien, pienso que antes un pueblo -de modo laborioso, maniobrando en la oscuridad, yendo a tientas, equivocándose muchas veces- dio con una serie de valores de predicamento universal que hacen la vida humana más humana y posteriormente ese hallazgo colectivo se simbolizó -por las razones que sean: comodidad expositiva, prevalencia de un clero sobre otro, el marco providencial que se le da al héroe nacional no sólo como guía sino además como legislador- en Moisés con las tablas.

    Creo sinceramente que la tarea del ser humano en pos de conectar plenamente con esos valores de alcance universal es eterna, siempre vamos a estar atareados con ella, al menos mientras sigamos siendo humanos, de modo que un régimen o una religión o un sistema o una ideología que quiera zanjar esa búsqueda ofreciendo por decirlo así un manual de valores de aplicación automática y sin fisuras está condenado tarde o temprano a ser insuficiente, e incluso a caer, y además deja ver la incomodidad -e incluso la desesperación- de todo colectivo humano que tiene que estar continuamente aplicándose a la tarea de reconectarse con los valores eternos. Pero nadie nos prometió que fuera fácil.

    En mi opinión, una perspectiva liberal es más adecuada porque fomenta la curiosidad, la inquietud, la búsqueda en suma.

    ResponderEliminar
  42. (continúo, el espacio y todo eso) Sí es verdad que ha habido una pugna entre cierto liberalismo -que ha podido estar muy cómodo a la vera del anglicanismo, o que se ha identificado a veces de modo demasiado exagerado con las confesiones protestantes- y el catolicismo -para el que "el liberalismo es pecado", según el famoso panfleto de Sardà-. Pero creo que más bien parece un residuo de la pugna Ilustración vs Reacción desde finales del XVIII, en que los reaccionarios defendían cosas alucinantes en nombre de la Iglesia y muchas veces, muchas, de la soberanía absoluta del monarca por voluntad de Dios. Hay un pequeño clásico de nuestra historiografía, "Los orígenes del pensamiento reaccionario español" (1971) de Javier Herrero en que los autores reaccionarios se retratan. Algunos de ellos acuden a la teoría de la conspiración, como el abate Barruel, autor de uno de los libros más leídos de su época, que cita Herrero y que recuerdo que De la Cierva también citaba en sus acusaciones de infiltración masónica en la Iglesia, si bien De la Cierva consideraba aprovechable, creo recordar, el libro de Barruel -"Memoria para servir a la historia del jacobinismo": buena parte de las tesis conspiranoicas illuminatis y tal nacen de él-.

    Sin embargo el liberalismo relacionado con la Ilustración no me pone cachondo, estamos hablando de una visión racionalista totalitaria del hombre, el germen del sovietismo, para mí el liberalismo es el anglouseño, que no es anticristiano en absoluto. Sí es verdad que el californismo en sus distintas variantes choca con el cristianismo -incluso variantes californistas ateas como el objetivismo, derivado de una "maga de Oriente", Ayn Rand (*)-, pero ya digo que se trata de una derivación luciferina del capitalismo. Ahora nos encontramos en una posición muy incómoda, en la que muchas cosas que se tenían por inmutables han demostrado no serlo y otras que imaginábamos pasajeras se han quedado dándonos la tabarra, hay un malestar social que va más allá de la crisis, que tiene raíces tan hondas que obviamente no se aprecian a primera vista. El catolicismo tiene que aguantar el tirón, tiene que hacerlo porque forma parte de nosotros y ya dicen que la cometa se eleva contra el viento. Me alegro de que Francisco esté capitaneando la nave. A pesar de sus concesiones a la galería progre, creo que Francisco quedará como un apóstol para Occidente.


    (*) Llamo "magos de Oriente" a las gentes de origen familiar judío que viniendo de Europa o de la costa este de Usa se afincaron en la costa oeste contribuyendo a la forja de la cosmovisión californista, lo digo por si alguien que nos lee no está familiarizado con mis -ejem- ocurrencias. La lista de gentes con apellido hebreo que podemos encontrar en ese proceso histórico es muy numerosa.

    ResponderEliminar
  43. Realmente no estamos tan en desacuerdo. Desde luego que cada uno debe decidir por sí mismo. El problema es que una sociedad necesita un mínimo de organización, no creo que se pueda dejar al libre albedrío totalmente. Soy muy escéptico creyendo que el desregulacionismo total facilitase las cosas, intuitivamente creo que nos aproximaría ligeramente al anarquismo. Ya notamos esta diferencia en nuestras opiniones sobre el tema de legalizar las drogas.

    Esto lo pienso sobre la economía, ahora bien, también creo que en el campo de libertad de expresión debería haber un liberalismo total y absoluto y que ninguna opinión debe ser jamás censurada. Ni siquiera la de algunos que sé que si ellos pudieran sí que nos censurarían a los demás.

    Paradójicamente con lo que más estoy de acuerdo con el liberalismo es con sus valores: libertad, autonomía, sentido crítico, antidogmatismo, esfuerzo, iniciativa privada, emprendimiento... etc.

    Pero hay una cosa que no me guesta nada, un derecho que se otorga y que para mí no es derecho: el derecho a recibir una herencia económica. Me parece totalmente injusto. No se debe premiar a todo el mundo por igual, porque unos se esfuerzan más que otros y hay que premiar el esfuerzo. Eso es lo coherente con la iniciativa privada y con el emprendimiento. Hasta ahí de acuerdo. Pero lo que no acepto es el derecho a herencia económica. Eso es partir en desventaja para muchos y con ventaja para otros. Para que todos seamos diferentes, todos debemos partir de la misma línea de salida y premiar al que llegue más lejos. Si alguien parte con ventaja, no estamos premiando al mejor totalmente. Si alguien va a la universidad privada pagado por papá y aún encima recibe un patrimonio para parar un tren, es evidente que no parte de la misma situación que otro. Para que dos corredores demuestren sus méritos, ambos deben partir de la misma línea de salida.
    Por supuesto, si todo el mundocobra herencia yo no sería tan tonto de negársela a mis descendientes sabiendo que los otros sí que la recibirán. Pero lo ideal creo que sería eso. En cada vida, todos partiendo de 0.

    Claro que admito que hay un inconveniente en lo que yo mismo propongo: podría haber muchas muertes misteriosas con la gente que ha logrado poseer algo muy codiciado.

    En cuanto a valores, dudo mucho que se puedan establecer universalmente. Quizá sí unos mínimos y básicos como el respeto por la vida de los demás. Pero entrando en temas complejos, ni de coña. Y la historia lo demuestra. Ya bastante nos cuesta asumir solo ese.

    ¿Para qué me sirve de inspiración el liberalismo? Trabajo, trabajo, trabajo, emprendimiento, iniciativa propia. No confiar en el estado a ciegas. Tengo mis derechos sobre todo a pensar libremente y carecer de dogmas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que planteas sobre ese concepto de"herencia económica" y ventajas heredadas se lo he planteado a muchos liberales y lo único que me han dado a entender es un"así es la vida" o un cínico"si alguien se esfuerza es capaz de todo"(cuando todos sabemos que el nepotismo y el soborno son realidades generalizadas, y sino fijémonos en la gentuza que compone nuestra élite)

      El liberalismo fue la ideología propugnada por la burguesía para librarse de las ataduras del poder aristocrático y religioso, y de alguna manera eso pervive. Un burgués nunca va a renunciar a su posición de ventaja, de ahí que vea-entre otros motivos- en el liberalismo una cosa bastante utópica, además la mayoría de liberales(algunos de ellos anarcoliberales) que he conocido, me hayan parecido simples darwinistas sociales( gilipollas que en una selección natural real no tendrían mucho éxito) que se las ven y se las desean para justificar el egoísmo y el materialismo más abyecto.

      Yo creo que hay que distinguir entre actitud liberal(que creo que es la que defiende el hombre lupa) y el liberalismo como ideología dogmática(adoradores de Rand, Hayek , Von Mises etc)

      Yo lo tengo claro: estado fuerte, pequeño y eficaz. Igualitarismo entre iguales por capacidad y no por riqueza(lo que destruye el igualitarismo universalista progre) y en economía un mix: intervencionismo férreo en lo primordial e irrenunciable(sectores estratégicos) y liberalismo en el resto(eso si, subcontrataciones tramposas, despido indiscriminado y demás"flexibilidades" laborales, ni hablar)

      Aunque no lo creo acertado del todo, ese texto de"Élites liberales y masas marxistas culturales" explica bastante la situación actual, porque a nivel general el mundo de hoy es totalmente estatalista , intervencionista y socialista a nivel de plebe y bastante liberal para los grandes capitales(hecho que acaba derivando en una especie de plutocracia-sinarquía)

      Eliminar
    2. Creo que llegaste a una cuestión muy muy importante en el liberalismo: la herencia. Muy ligado a esta, está la cuestión de la tierra.

      Los historiadores coinciden que el principal motivo de la formación del populacho romano, que formó barriadas en torno a la zona céntrica de Roma, fue el que los terratenientes se adueñaban de cada vez más tierra, incumpliendo la ley romana que limitaba la cantidad de superficie de la que podía ser dueña un ciudadano romano. Los hermanos Graco trataron de reformar esto, lo que les pasó es conocido por todos y posteriormente surgió un grupo populista y demagogo con base en el campesinado agricultor devenido en proletariado desposeído, populismo que destruyó la República y la trocó a Imperio.

      En la actualidad, un fenómeno que me preocupa es el alquiler de casas o departamentos en zona urbana. Me parece aberrante la posibilidad del alquiler eterno. Creo que luego de amortizar el costo de las obras, el alquiler se convierte en feudalismo. Por eso creo que los gobiernos deberían incentivar la vivienda propia, o el departamento propio. Por otro lado, es notable como la prensa, así como el Banco Mundial y otras instituciones semejantes, promueven día y noche el alquiler como panacea de los problemas del iberoamericano promedio.

      De otra manera, tenemos la ciudad-jardín californista: una ciudad chárter construida por una megacorporación de la construcción, donde casi todo espacio sea de alquiler, o los lotes o departamentos o galerías se vendan a un precio imposible para la clase media (a la que me gustaría llamar "rising class" o algo así). A la larga, estas ciudades, en principio anarcocapitalistas, se convertirán en ciudades feudales prewestfalianas socialmente con niveles de vigilancia informática distópicos.

      En cuanto a la tierra, me parece notable el uso que le fue dado por uno de los más grandes estadistas sudamericanos Carlos Antonio López: respaldo del real/peso paraguayo. Aunque por supuesto, la mayoría de la moneda paraguaya tenía respaldo en oro.

      Eliminar
    3. Cada país tiene su realidad. En España pasa lo contrario: la mentalidad del tener todo el mundo vivienda en propiedad ha generado burbujas especulativas, ruinas caracoleras y más de un suicidio ante el embargo y el impago hipotecario.

      Pegarse 30 años pagando 600 euros al mes para tener una vivienda normalita en propiedad no es feudalismo, es algo mucho peor, es ser esclavo voluntario del sistema financiero y estatal. Recordemos que en los sistemas feudales se entregaba el 10-20% de las ganancias al señor, este sistema financiero-estatalista sociata se te lleva (teniendo hipoteca) más del 50%, y sin hipteca, del 40% al 50% (siendo asalariado)

      Eliminar
    4. ola k asen

      Armot, estoy básicamente de acuerdo contigo, tanto en lo pasado (el caso romano) como en el futuro próximo, esas ciudades-chárter no serán de pequeños propietarios inmobiliarios sino de una corporación alquiladora o que venda muy, muy caro hasta el punto de que sólo compre edificios otra corporación o un Zuckerberg.

      Esas ciudades-jardín por ahora sólo se han implementado a medias pero no creo que acabe la década sin que veamos la primera; y si no llega no importa porque seguirán insistiendo hasta conseguirla, creando después una ruta de ciudades autónomas que atraviese el continente americano. Muchas de las cosas que promete el californismo son puro humo, pero su insistencia y el complejo de inferioridad de las élites de Nueva York, Massachusetts y Virginia (que se sienten muy paletas al tratar con los californistas) les dejarán el camino abierto. Una ciudad corporativa tiene el 100% de la visión del arquitecto-futurista y 0% de quienes viven en ella alquilados, sin poder influir en su aspecto y su habitabilidad ya que no son propietarios: casi parece el sueño objetivista hecho realidad (¿dónde está radicado el Ayn Rand Institute?, jeje).

      A.J, entiendo qué quieres decir y tienes razón, a pesar del estallido de la burbuja los precios siguen siendo bastante incomprensibles, y eso que han bajado desde 2007, en que España vivía una burbuja que ni la de los tulipanes en Holanda. Habría que matizar en todo caso que la clave está en el proceso inflacionario en sí, no en el concepto de la vivienda en propiedad. En 1976 un currito se financiaba una vivienda normal con un esfuerzo mucho menor (ahora no tengo el dato a mano pero era así), pero con muchísima diferencia y no sólo en el acceso a la vivienda sino en el pan, el periódico, el coche, el diésel, el material escolar (quizá en otros artículos como la ropa y electrodomésticos sea al revés, pero son excepciones, y en parte por la externalización a otros países-maquila, algo que desde España no se podía controlar ni impedir). También era la época en que tenías el trabajo para toda la vida, algo que ha desaparecido hoy salvo que seas funcionario o algo así.

      Conozco a gente que tiene un bajo comercial en una calle céntrica, lo alquila a un precio aterrador y de eso vive, y vive muy bien, te llegan 3000 euros al mes a la cuenta mientras estás en el sofá, hay una pequeña casta de caseros que no digo que eso sea malo per se sino que sería mucho mejor una alternativa razonable, un acceso más cómodo a la propiedad que visto en décadas repercute favorablemente en la familia: con el paso del tiempo uno se va al otro barrio pero su familia se queda en éste con el piso.

      Una cosa está clara: un sistema en el que necesitas 360 nóminas para ser propietario de cuatro paredes techadas es un sistema descabalado. Y así nos ha ido.

      Eliminar
  44. Por otra parte oligarcas financieros y especuladores como Soros(por decir uno de tantos) propugnan de manera torticera algo que conviene a sus propios intereses, sino de qué.
    Es obvio que un país rico y bastante autárquico que juega con sus propias reglas no interesa a esta gente experta en el comerciar y el especular, por eso fundan think tanks globalistas como"Open Society".
    España fue un país industrialmente importante y creador de clases medias sin a penas deuda cuando supo combinar cierta autarquía con liberalismo parcial-bajos impuestos y control de sectores estratégicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y creo que no hace falta que digas eso a un brasileño, a un argentino o a un paraguayo, puesto que los antiguos gobiernos desarrollistas de la primera mitad del siglo 20 de estos tres países fueron derrocados a como dé lugar por fuerzas liberales (esto es más notable aún en el caso de la dinastía López en Paraguay).

      De hecho, estos gobiernos estatistas ascendieron por causa de los abusos del liberalismo y del imperialismo británico en la región. Los países transandinos y caribeños tienen experiencias semejantes en relación a Estados Unidos desde que este se transformó en imperio.

      Eliminar
  45. Con el liberalismo pasa lo mismo que con la democracia, que no se sabe muy bien qué son ni donde comienzan y acaban.
    Democracia y liberalismo están totalmente relacionados pero,¿qué es eso de la democracia? No puede existir democracia cuando la política está supeditada a la economía y esta última a un grupo determinado de personas con intereses concretos y particulares para sus intereses de grupo.
    La democracia es una entelequia en el momento que las reglas realmente importantes no las decide el pueblo y este sólo la utiliza para disputas estériles.
    ¿Puede existir democracia y libertad cuando el pensamiento de la gente está definido por eso de"la opinión pública" y los medios de masas?
    Realmente poco importa si una sociedad es democrática o autoritaria ya que ninguno de los dos sistemas garantiza el éxito si los que detentan el poder-partidos o dictador- no se guían por el bien común.
    Los sistemas autoritarios al menos saben a donde van y lo que defienden, las supuestas democracias son como jaulas de grillos discutiendo de manera estéril.
    La democracia es una lucha de partidos y oligarquías aderezada con urnas.
    En el momento que un país no es soberano ni política, ni económica, ni monetariamente ,el hablar de democracia, libertad y tal ,me parece absurdo.

    El progresismo es liberal en lo moral y socialista en lo económico, el liberalismo es liberal en todo, de ahí que el liberalismo no sea más que el ala dura de una misma filosofía, el antropocentrismo y el materialismo.

    La mayoría de liberales no son como el hombre lupa, sino más bien clasistas y darwinistas sociales avergonzados de reconocer lo que piensan:"Si naciste pobre te jodes", por otra parte con el ateísmo creciente los liberales clásicos- más moderados y morales- pierden terreno frente a liberales progres de derecha y anarcoliberales para los cuales el ateísmo es norma.

    Yo creo que ya está todo inventado y que muchos enigmas que afligen a la gente tienen respuesta en la tradición, pero precisamente la ideología dominante echa pestes sobre todo lo que sea pasado en esa memez del progresismo eterno y el antropocentrismo.

    ResponderEliminar
  46. ola k asen

    Yo estoy con vosotros en criticar la anarquía y el anarquismo, que aparte de ser un imposible nunca lleva a nada bueno. No creo en la anarquía. Creo en el Estado-nación, pero no como vigilante de un mercado concreto, como cree la historiografía marxista, sino como garante de la supervivencia de un pueblo. Lo que justifica la existencia de los Estados es eso. Por eso cuando se dedican a otras cosas -los sistemas providencialistas, sin ir más lejos- se despreocupan de la supervivencia -véase la horrible tasa de reposición poblacional, también sin ir más lejos-. Toda sociedad necesita una organización, y ésta nace espontáneamente o se impone, una de dos, pero no hay sociedades sin organización porque una de las tendencias humanas como especie exploradora que somos es la de encontrar leyes. Nos gusta dar con certezas.

    El mercado no es perfecto. Cómo va a serlo, si no hay nada humano que sea perfecto. No puede autorregularse en plenitud porque no es un mecanismo aparte de los humanos que lo componen y no existe una información perfecta. Ésa es una idea francesa, de las mentes calenturientas de otra época que pasaron del absolutismo real al absolutismo republicano sin inmutarse un pelo de sus pelucones, de ahí que "laissez faire" esté en francés, no en inglés.

    Curiosamente, gente del mundo progre dice que el mercado es imperfecto pero que en el tema de la inmigración el mercado de trabajo sí se autorregula, ¿nunca lo habéis escuchado?, yo unas cuantas veces, es contradictorio con todo lo demás que dicen pero no parecen reparar en ello. En eso parecen "neoliberales".

    Pienso que sí hay algunos valores universales. Otra cosa es que no se apliquen.

    Es cierto que la burguesía forzó un cambio de sistema social. Una vez cambiado, buscó legitimarse, emparentando, buscando títulos, ingresando en logias y cosas así, de muchas maneras, a lo fino como en "El Gatopardo" o a lo bestia expoliando los bienes eclesiásticos como en nuestra Desamortización -no digamos el comportamiento de "urraca" de Hearst llevándose templos católicos piedra a piedra a California: se arruinó antes de completarlos, algo de eso sale en "Ciudadano Kane"-. Si las cosas nunca fueron de color de rosa. Pero antes de las revoluciones burguesas las cosas estaban peor.

    El caso de la Desamortización fue muy triste, porque el propósito de Mendizábal no se cumplió, los especuladores y los logreros se llevaron la parte del león. Pero la "Amortización" es hasta peor, todo un pueblo sometido a una casta horrenda de privilegiados. No debemos olvidar la historia. Ninguno de nosotros transigiría con una sociedad así. Puede que en ocasiones -y no lo digo por vosotros- confundimos tradición con anquilosamiento social. Que una situación social injusta y lamentable dure dos mil años no por eso se hace mejor, sino más bien al contrario.

    ResponderEliminar
  47. (continúo, ejem ejem) Y más ejem: las herencias. No lo pillo :-P :-)
    A ver si lo he entendido, si muere alguien ¿no puede darle el fruto de su trabajo a sus hijos, o a quien quiera, sino que esa riqueza va directa a subvencionar una comedia sobre las locas noches madrileñas o la segunda parte del Capitán Trueno? Eso no es igualdad: es despojar a una familia de sus bienes. No me parece nada tradicional.

    Partir de cero es ser iguales ante la ley. Partir de cero significa que dos corredores salen de la misma raya de inicio de carrera, no que hayan entrenado lo mismo ni comido lo mismo. Si una empresa nueva y con pocos recursos tiene que hacerse un hueco en un mercado dominado por otra muy rica, ¿debe ésta ser desplumada? Y si la empresa nueva tiene una idea revolucionaria registrada y la rica no, ¿esa idea debe ser inaplicada? ¿Se hace un macrofondo con todo lo que ha ahorrado la tercera edad española y se llama de vuelta a Bibiana Aído para que lo gestione? Además la idea no es realista: cuando la gente hereda no es al nacer.

    Si hay alguna manera de desincentivar el ahorro es ésa. De veras que no lo entiendo. Pero en la discrepancia está el placer. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  48. No comento tema Irán, si acaso más adelante. De todos modos me sigue cayendo mejor que Arabia Saudí aunque tampoco vamos a empezar con "el otro es peor" típico del PPSOE ;)

    No se despoja a nadie de su riqueza porque solo se le quitaría su parte al morir. Y en cuanto a los pijillos es verdad que no heredan al nacer pero a parte de tener oportunidades mayores toda su vida, están más relajados porque saben que heredarán de mayores. A uno de los mayores cafres de mi instituto yo recuerdo que se la sudaba todo porque algún día sabía que heredaría una empresa y él mismo lo decía. Eso tampoco es estimular la iniciativa.

    Y aún en ese caso Hombre-Lupa, aunque respetemos las herencias, para que todos partieran del mismo sitio, al menos habría que prohibir la existencia de colegios privados y sobre todo universidades. Sobre todo universidades, más que colegios. Yo conozco gente que no entró en medicina (la carrera de más nota) en selectivo porque no le daba ni para enfermería. Y cogieron los padres y los metieron en la uni privada y algún día esos tíos van a tener un puesto de mando mientras que otros que sacaron más nota serán sus enfermeros. Yo conozco una que te asuguro que no hace una "O" con un canuto.

    En mi opinión, el sistema de titulaciones al menos, debe ser exageradamente exigente en igual de oportunidades.

    ResponderEliminar
  49. Todo lo que vemos es herencia. Todo lo que nos rodea es trabajo acumulado, que pasa de generación a generación. Se puede solucionar entregando el patrimonio en vida del causante, pero entonces éste se quedaría desvalido, por lo que la solución "mortis causa" es la mejor. Nada desincentiva más el ahorro que la supresión de las herencias, o de cómo lo que te has currado vuelve a pasar a la masa amorfa que no ha currado lo que tú.

    En cuanto en Usa supriman universidades privadas de tan bajo nivel como Harvard y similares ;-) a lo mejor nos lo plantearíamos aquí. La universidad está precisamente para que la desigualdad de rendimiento venza el "gap" de la desigualdad de patrimonio familiar. Si una universidad privada concede un título sin el debido prestigio, allá se las entienda quien contrate al titulado.

    A lo mejor tu compañero de instituto no debía estar perdiendo el tiempo ahí. Ni el tiempo ni el dinero que supone dotar una plaza. Eso no es culpa de la empresa familiar -gravada con impuestos que dotan plazas educacionales-.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todo caso, deberían permitirse los profesores particulares privados como apoyo, ya que es imposible quitar eso y quizá tampoco sea deseable. Pero quien expide el título jamás debiera ser privado. El que expide el título debe ser público y gratuíto o de lo contrario pasaría como en USA donde solo estudian los hijos de alguien.

      Partimos de una coincidencia: ambos consideramos que la iniciativa privada debe ser estimulada y que el más meritorio debe ser recompensado frente a ese vulgarismo de los populismos demagógicos. Sin embargo, no hay mérico reconocible si no se partió de la misma línea. ¿Cómo se mide eso? Tu propuesta es en cierto modo inmovilista, pues perpetúa las riquezas anquilosadas en la clase alta, que les basta con tener unas pocas rentas de alquileres o acciones para eternizarse. Mientras que por abajo, no imposibilita pero sí dificulta el ascenso hacia arriba. Es conservar el actual modelo frente a un modelo verdaderamente exigente de esfuerzo. Es necesario hacer tabla rasa de vez en cuando o los de arriba se enquistan sin merecerlo.

      Eliminar
    2. Sinceramente, no entiendo por qué no puede una universidad privada expedir un título académico. ¿Por qué no podrían hacerlo Harvard, Yale o el MIT? ¿Es bajo su nivel? Usa es un gran imán para gente que quiera abrirse camino, y lo sé por gente muy cercana a mí. ¿Qué país atrae más cerebros? Además, los títulos no garantizan grandes rentas, y no sólo se cumple eso en aquel país.

      La igualdad de inicio es igualdad ante la ley. No la igualdad material absoluta, que es imposible e indeseable. Todos de cero, habiendo nacido el mismo día, con la misma estatura, la propensión a las mismas enfermedades, el mismo vecindario. En cuanto a la gratuidad, supongo que sabes que esa gratuidad la pagamos tú y yo, ¿no?

      Las riquezas no se perpetúan. Salvo unas pocas docenas de casos, las grandes fortunas que existían en el siglo XIX han desaparecido todas. Como dicen en Usa, en tres generaciones se pasa de alpargatas a alpargatas. El pionero crea, su hijo lo disfruta, el nieto lo dilapida y el bisnieto vuelve a empezar. Además, si uno es de familia rica ni siquiera necesita estudiar, en realidad. No son ellos los que deberían quitarle el sueño a nadie. Además, vivimos en el siglo de mayor explosión de millonarios de primera generación que haya visto la historia, casi todos de familias normalitas y alguno sin título universitario. Por otro lado, ¿cuántas veces hemos visto que alguien con todo en contra supera a otro con todo a favor pero que no concentra sus esfuerzos? Yo lo he visto mil veces. Y me alegra que sea así.

      ¡Salud!

      Eliminar
  50. ¿Esta de acuerdo con el derecho a tener armas ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si, espero apoyar una ley en México donde solo ciudadanos aprobados bajo rígidos exámenes sean capaces de portar armas. En EUA es para la población en general me parece. Aquí en México me explico mejor solo criollos y algunos mestizos fieles sean capaces de portar armas. Al final si un mestizo piensa y siente como yo es ya mi hermano, es parte del grupo. Lo que se viene en México es una época Neocolonial Monárquica. Y estos son los verdaderos Sentimientos de la Nación, por eso yo que vivo aquí no me parece descabellado.
      Diego

      Eliminar
  51. Si uno superpone dos mapas de Usa (pongo su ejemplo por emblemático), uno de porcentaje de armas y otro de porcentaje de asesinatos, verá que no coinciden los estados con más armas y con más muertes.

    En principio se debe apostar por la responsabilidad. Al igual que un coche, no pensado para dañar a nadie, necesita teoría y práctica reguladas, así una arma.

    En el extremo de la prohibición están los antiliberales, siempre, los que no se fían del pueblo y por eso no lo quieren armado. Terminarían prohibiendo que la gente se federe en artes marciales, e incluso que se impartan. Al fin y al cabo, las artes marciales nos convierten a nosotros mismos en armas.

    No sé cómo funcionaría en España. No somos un país serio. Los 69 diputados que adornan a Podemos & Cia atestiguan esto. No somos Suiza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. España tiene solo dos opciones o conquista el mundo o se hace un basurero.
      Diego

      Eliminar
    2. Y en Canadá también son legales las armas, y casi no hay crimenes por arma de fuego....

      Eso de prohibir las armas yo opino que es una tontería. Ya que los delincuentes y los terroristas siempre las consiguen, lo que deja al pueblo indefenso.
      Ahora , en Europa,en realidad no hacen falta armas de fuego, hay un muy buen nivel de seguridad, y una tasa muy baja de crimen, pero eso puede que dure poco, por desgracia.... Y entonces si que vendria bien tener una buena pistola a mano.

      Lo de los tiroteos en EEUU.... bueno, si no hubieran tenido armas de fuego, los locos de Columbine por ejemplo, podian haber fabricado explosivos caseros igual de mortales.

      Eliminar
  52. A propósito del funcionamiento de la administración estatal: ¿verías con buenos ojos en España una centralización al estilo francés o contemplas alguna otra alternativa plausible al vigente Estado de las autonomías? ¿Qué opinas del modelo foral basado en la distribución de los Reinos hispánicos tradicionales que propone el carlismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El modelo francés sería el mejor sobre el papel. El problema es que la centralización no dura indefinidamente, y mantenerla supone mucho gasto, no sólo económico sino además anímico, un desgaste continuo por tener al país a contrapelo de su tendencia comarcalista.

      Y cuando rebasemos definitivamente los peaks de energía, nos costará mucho más cohesionar el país, porque los países se cohesionan con vías y vehículos, no con frases pomposas. Nuestra geografía es demasiado distinta de la francesa.

      Y, sin embargo, sólo centralizados podríamos ser grandes.

      Mi idea es Estado + entes comarcales autónomos y, claro, municipios. El gran problema estriba en que nuestro cantonalismo se ha exacerbado desde la invención del funesto "Estado autonómico", por lo que creo que esas tendencias centrífugas se deberían meter en cintura una temporada hasta que tengamos la mentalidad adecuada como para que pertenecer a una entidad local o comarcal no implique alegremente hacer la guerra por nuestra cuenta, sin pensar en el bien común.

      Eliminar