sábado, 15 de febrero de 2014

Universo inflacionario (III): un año en el mercado del oro




Ya decía el gran Chiquito de la Calzada aquello de "te mueves más que los precios". Todos sabemos que los precios tienden a subir. Parece ley de vida. Si toda la actividad productiva vale X y la ponemos en el mercado, será con un precio de X + margen para nosotros los productores, sea éste grande o pequeño. Ese margen teóricamente no existe como riqueza creada, pero apoyado en la emisión de dinero da el pego y se intercambia. La emisión de dinero se convierte en algo tan normal como el comercio en sí.

Una inflación excesiva se ha convertido desde que hay monedas en un quebradero de cabeza, y cada sociedad ha intentado solucionarlo a su modo. Desde el siglo XIX se comenzaron a popularizar dos formas de evitar que se desmande: el patrón-oro y el control de emisión por bancos centrales. El primero funcionó en su época. Los segundos, teóricamente útiles para frenar la inflación, no han hecho sino acentuarla. En el caso de la Reserva Federal en Usa, el resultado ha sido aún peor. Un estudio del IPC useño desde la creación de la Reserva Federal deja meridianamente claro que el dólar ha perdido el 95% de su valor desde 1913.

Un banco central es básicamente una institución que tiene la facultad de crear moneda de la nada. Es lo mismo que un falsificador que emite billetes, pero éste no tiene ese permiso legal. Si yo genero papelitos en mi piso con un artilugio, me estoy otorgando un poder de compra que me permite adquirir más bienes y servicios -por cierto, a cambio de mi trabajo haciéndolos, y de la inversión en infraestructura, y el tiempo que le dedico-. En teoría eso anima la actividad económica, así que ¿a santo de qué perseguir al falsificador? Se arguye que eso genera inflación. Vaya .... ¿y los bancos? ¿No generan inflación?

Las gráficas están a la vista. Desde el siglo XVI los precios siempre han estado subiendo, poco a poco en rasgos generales. El tramo durante el cual estuvieron más contenidos fue el que discurrió desde la década de los 80 del siglo XIX y el inicio de la Primera Guerra Mundial, cuando el patrón-oro funcionaba. Esa época "coincidió" con una explosión de creatividad occidental como no se ha vuelto a ver. Fue la época en que un 23% de la población mundial era europea étnica. Tras un siglo diabólico dominado por el estatismo y los bancos centrales, la inflación es estratosférica, la creatividad parece agotada y el porcentaje de europeos étnicos se ha desplomado. Sea como fuere, queda claro que los bancos centrales no sirven para controlar la inflación, la que se supone que es su función principal. Desde 1971, en que el último vestigio de correspondencia dólar-oro se hizo colapsar (I), se ha generado dinero a puntapala por doquier, permanentemente, en una juerga de consecuencias bastante inquietantes -hemos visto sólo una pequeña parte-. También la gente de a pie, empleando las tarjetas de crédito, ha contribuido a esa inflación.

Es entendible entonces lo interesante que resulta que para la opinión pública la inflación se identifique con el alza de precios a secas, y concretamente la del IPC o "cesta de la compra". Que suba un céntimo la pechuga de pollo sería inflación; unas comisiones bancarias abusivas no lo serían. También es entendible que el mercado de commodities -bienes aceptados por todos y en todo caso- se haya convertido en sector absolutamente estratégico para las potencias actuales así como para los inversores preocupados por la deriva actual. El oro, como siempre, como toda la vida, se revela como valor seguro, por múltiples razones. Hay algo en el oro, algo intensamente simbólico, que sugiere divinidad, eternidad y energía universal vencedora de toda entropía.



Por su color dorado, áureo, su eléctrica energía vital, su fiabilidad no exenta de ciertas impurezas y su lenguaje universal -capaz de expresar cualquier idea con cuatro palabras-, Pikachu es alegoría del oro, la mascota global.

Dejamos para otro momento un análisis en profundidad de la paridad-oro en Occidente y del interés que podría revestir a día de hoy. Los voceros de la casta inflacionista nos han estado contando la fábula de que el patrón-oro es una especie de antigualla, una ocurrencia precientífica, cuando en realidad ha estado en el corazón del momento más alto de Europa como continente en toda su historia.

Hay que decir que el oro se acaba. El oro aún por extraer, se entiende. El cálculo arroja un todavía impreciso abanico de unas 45000 a 165000 toneladas de oro aún no extraído, debiéndose su imprecisión a si las reservas de Alaska y la Antártida se tienen en consideración o no, dado el enorme coste de su explotación. Según la multinacional canadiense Barrick (II), el pico extractivo se alcanzó en el 2000. A mediados del siglo pasado, se extraía una media de 12 gramos de oro por tonelada de roca, mientras que en la actualidad ronda los 3 gramos. La potencia minera por excelencia, Sudáfrica, está muy por detrás de lo que fue. El cálculo da quince años más de minería de oro. La humanidad como tal, esa humanidad global manejable y mangoneable, tan grata a los diseñadores del futuro, se va a enfrentar a una serie continuada de picos máximos extractivos en su loca huida hacia adelante, multiplicando su número y su apetito material. La ventaja del oro es que se emplea básicamente como poder de compra latente, y no se aprovecha industrialmente (lo que lo haría desaparecer). Cuando deje de extraerse, seguiremos teniendo oro. No se puede decir lo mismo de casi todo lo demás.

Al llegar al pasado año 2013 el oro acumulaba doce años de continua revalorización, con altibajos razonables desde el verano del 2011. Sin embargo, en abril del 2013 algo ocurrió. Su precio descendió de forma abrupta, con bajadas en un día que no se veían desde los primeros años ochenta. El día 12 en el COMEX neoyorquino se pusieron a la venta en el mercado de futuros nada menos que 400 toneladas de oro, lo que vendría a ser una séptima parte de la extracción mundial anual. Rápidamente, varios actores del sector financiero se apresuraron a establecer previsiones a la baja para final del año (esos actores eran, entre otros: Goldman Sachs, Deutsche Bank, J.P. Morgan, Merrill Lynch y Société Générale, nada menos). ¿Se trataba de una burbuja áurea?

El máximo histórico en la cotización se dio en otoño del 2011, valorándose la onza troy en 1923 dólares. En el verano del 2013 se había desplazado a poco más de la mitad, 1192 dólares. Una devaluación escalofriante. Si empleásemos un lenguaje economicista políticamente correcto, hablaríamos -nunca mejor dicho- de corrección, de una fase correctiva gracias a la cual una sobrevaloración debida al alza continuada durante más de una década se purgaba volviendo a cotizaciones más razonables. Es decir, que con el precio del oro se habría aplicado algo así como la mano invisible smithiana que habría puesto orden allí donde se estaba produciendo inflación. Vamos, que es algo que ocurre con frecuencia en todos los mercados.

Desde un punto de vista más incorrecto políticamente, habría que decir que no hay mercados inocentes, y mucho menos los de este tipo. Y que las jugadas de abril del 2013 no correspondían a un sano reajuste automático del sector financiero sino más bien a una estrategia especulativa dispuesta a lastrar la función del oro como alternativa a la locura continuada del dinero-fiat. La prueba es que, tras la tarascada del año pasado, el oro regresa a su senda alcista. Se ha revalorizado hasta los 1315 dólares-onza ahora, mejorando su cotización casi un 10% en lo que va de 2014. Esta vez los analistas tienden a pensar en una suave pero continua revalorización hasta el final del año. Es más, de no estar bastante controlada la inflación convencional -eso es cierto-, la estimación podría haber sido aún más optimista, con lo que el oro podría recuperar los niveles de cotización de abril del año pasado. Visto de una forma o de otra, está claro: el oro es el valor-refugio por excelencia.


--------------------------


En mi personal opinión, decir que existe una burbuja de oro es absurdo. Si existiese tal burbuja, el oro que Alemania quiere repatriar desde hace tiempo se le habría sido devuelto como si fuese un activo-basura cualquiera, y no es el caso. De hecho, uno de los actores financieros que habían agorado contra la revalorización del oro, Goldman Sachs, ha llegado a un acuerdo para quedarse con el oro de Venezuela aún no repatriado, del que se irá apropiando por cuotas hasta completar la adquisición en el 2020 a cambio de conseguir liquidez para la desdichada república "bolivariana". ¿Para qué querrá ese oro que según ellos era una burbuja que había que purgar? ¿Y por qué están interesados en el oro para el 2020? ¿No será que ahí había algo de trampa?

Piénsese que los analistas de Société Générale ya se han reorientado a pronosticar máximos históricos para el oro durante la presente década. Así también lo ha hecho Jim Rogers, el de Quantum Fund, quien profetiza lo mismo. Si el año pasado el oro era un bluff, en el presente vuelve a ser el valor de confianza por excelencia, algo que ya sabíamos y nunca dejamos de saber a pesar del muy extraño batacazo de abril del 2013.

China e India han pagado verdaderas fortunas para repatriar su oro. Es más, los chinos siguen apostando por una minería aurífera nacional que les sale muy cara, y que siguiendo criterios de pura rentabilidad debería ser cerrada ya, pues el coste de extracción de una onza troy supera en mil dólares su cotización. Parece ser que chinos e indios consideran que el oro no es precisamente una burbuja. En cuanto a Alemania, lleva años reclamando su oro al extranjero, incluido el que los aliados atlantistas se incautaron en 1945 con el beatífico propósito de que no cayera en manos soviéticas. Por ahora les han devuelto unas pírricas 37 toneladas. A pesar de ello, Alemania es uno de los países con más reservas de oro. ¿Para qué las querrán? ¿No era una burbuja sobredimensionada? (III)

Por otra parte, el 70% del oro extraído se emplea en joyería. Si retenemos ese dato, veremos la importancia estratégica del sector bienes de lujo y de por qué cada vez que se pone en peligro -ej. la guerra chino-europea por la importación de paneles solares, hace dos años- la élite europea pone el grito en el cielo. También hemos comentado en su momento cómo los presentes en oro macizo que la alta burocracia y el empresariado chino se intercambian o regalan a las respectivas mujeres equivalen a pagos encubiertos por grandes operaciones.

Otro dato, el oro-papel se está reconvertiendo a oro físico a lo largo de todo el año. Por cada onza de oro físico, se calculan cinco "onzas" de oro-papel, promesas de pago en oro. Como resulta obvio, si todos los tenedores de papelitos que prometen reembolso en oro se acercan por las bóvedas donde se custodia, el encargado se asustará y bajará la verja, porque no puede reembolsarlo. Ese oro-papel es especulación pura y dura. Mientras, según los acuerdos de Basilea III, el oro es un activo de riesgo cero y, aparte de eso, los bancos europeos tienen que hacerse con reservas doradas como forma de garantía de depósitos y operaciones. El COMEX de Nueva York ha visto cómo se evaporaba el 80% de sus reservas de oro en apenas seis meses.

La abrupta depreciación del oro durante el año pasado ¿tiene algo que ver con todo esto? ¿Hubo, por decirlo así, una conspiración financiera para tirar abajo el precio del metal amarillo? Piénsese en el caso ya comentado de Goldman Sachs y Venezuela. Los gobiernos chavistas han repatriado todo el oro que han podido, mientras que han cedido a China la explotación de Las Cristinas, a buen seguro uno de los yacimientos más ricos del mundo. El oro no repatriado sería adquirido ventajosamente por el fondo neoyorquino, que lo compraría a un precio sensiblemente inferior a los máximos del 2011, sabiendo que para 2020 todo ese oro estaría en su poder y requeterrevalorizado.

Una cosa está clara, el oro físico como tal -el oro que se puede tocar y morder como los trofeos que gana Rafa Nadal- no ha dejado en ningún momento de interesar, y su demanda es continua. Los bancos centrales que infravaloraron su importancia durante la primera década del siglo han cambiado su discurso, optando por acaparar reservas ante un panorama sobresaturado por un dólar flotante. Si a ello le sumamos el interés manifestado por China en hacerse con todo el oro posible, interés que ya constaba mucho antes del crack de abril 2013, un interés que necesariamente tira del precio para arriba, más escamante se nos hace la jugada de aquel abril.

Quizá un día nos enteremos bien. Mientras, quien tenga dudas que se dé un paseo por las calles de su ciudad. Y que cuente los Compro-Oro que vea. Y que cuente los Vendo-Oro. Y que saque sus conclusiones.

 No, las joyerías no cuentan.




(I) - Por Richard Nixon, afecto a la élite californista. Sus cuatro funciones principales durante la presidencia fueron mantener la intervención en Vietnam, yugular la contracultura que se salía de la línea, sondear y abrir el mercado chino para que los californistas trasladasen allí sus maquilas, y convertir el dólar en un ectoplasma emitido contra deuda que -vaya- ha comprado China regularmente con las plusvalías obtenidas al ensamblar los cachivaches y aparatitos que Occidente adquiere.

(II) - Canadá y Australia, aparte de potencias extractoras auríferas, son países que tienen multinacionales incrustadas en lo mejorcito del tejido productivo mundial, y están llamados a jugar un papel crucial en la configuración geopolítica del presente siglo como mínimo. Es sintomático que nunca se les nombre.

(III) -  Eso debieron pensar Zapatero y Solbes, cuando en su segundo mandato se deshicieron de buena parte de las reservas españolas de oro, a 600 dólares la onza. Pero bueno, ya sabemos lo que es España y lo que son sus políticos, así que no nos hagamos más mala sangre de la necesaria.


13 comentarios:

  1. En mi ciudad han cerrado varios"Compro oro y plata", y creo que es debido a que ya poca gente a estas alturas tiene oro que vender(hablo de la típica persona que vende un anillo para llegar a fin de mes) y que, además, el bajonazo del precio ha hecho que muchos desconfíen y quizás esperen a que remonte el precio.


    La historia del oro y la irracionalidad con él es digna de estudio.
    Es un metal industrialmente poco utilizado y blando con una conductividad nada del otro mundo, pero aún así sigue siendo el metal rey.

    El oro, se especule o no con él, es siempre un bien especulativo porque desde un punto de vista de utilidad real es mucho menos importante que el acero o el cobre. El oro es el bien especulativo tradicional, que aunque realmente tiene una utilidad escasa, lleva miles de años siendo refugio.Realmente desde un punto de vista práctico el valor del oro es irracional.

    Si Goldman Sachs hace este tipo de operaciones, es que el oro subirá seguro. Aquí en España, entre otras cosas, trapichean con carbón y productos agrícolas.


    Atención a la plata, también subirá y seguirá la misma estela del oro, además ésta si que tiene valor industrial(aunque actualmente esta utilidad está deprimida ya que el sector industrial europeo, chino y estadounidense están en bajadas de producción y demanda. Lo que animará la subida de precio de la plata será la inversión-refugio especulativa, como en el oro)

    ResponderEliminar
  2. Como dice A.J. es cierto que se nota una disminución de las tiendas de compro-oro, o al menos donde you vivo. No sé si esto es consecuencia de que la gente no tenga mucho más oro que vender; que el negocio por lo que fuere no sea rentable al abrirse más tiendas de las que podía absorver el mercado en poco tiempo; o el hecho de que estos últimos dos años hemos visto una "mejora" de la crisis con las caidas de primas de riesgos y la supuesta estabilización del sistema financiero español con aquel rescate de 40.000 millones.

    Con respecto a lo que dice Gardner en cuanto a la cuestión de la supuesta burbuja del oro, es evidente que no ha habido ninguna burbuja. La existencia de dicha "burbuja" ha sido defendida por grupos de interés y adalides del sistema; gente como Krugman; intentando desprestigiar de todas las maneras a la reliquia bárbara, la que de manera natural representa los valores contrarios a los que defiende el sistema actual: esto es propiedad privada versus propiedad pública.

    El oro no puede haber transitado en una burbuja cuando resulta que en 1980 cotizó a 800$ la onza. Es decir, a día de hoy está un 40ish% más caro que hace 34 años. Ahí es nada. Por el contrario el Dow y el NQ composite cotizan a múltiplos de 20 y 40 veces su precio del 80. ¿Donde está la burbuja entonces? Parece evidente no? Lo que vimos en los últimos 10 años del oro fue un "rebote" después de pasar 20 años en un mercado bajista que parecía no tener fin.Si hacemos caso a las teorías de los ciclos y de kondratiev y del ratio DOW/Gold entonces lo que nos queda por ver es que: o bien el oro se va a los 16000$; o bien el DOW colapsa hasta los 1000 (imagínense donde estará el Ibex y España si eso ocurre); o bien ambos se irán hasta los 100.000$ o hasta el infinito...

    El punto que nombra Gardner en el artículo sobre las tiendas de oro es bastante curioso. Cuando el oro entre en modo "burbuja" no veremos tiendas de compro-oro. Lo que se verá es una estampida masiva de gente queriendo comprar oro de manera desesperada. Pero para la mayoría será demasiado tarde. Son en situaciones así cuando hay burbujas: como cuando en el 2006 el que no se hipotecaba era "tonto", o cuando en 1999 parecía que el nasdaq iba a ir al infinito y todo dios en EEUU recomendaba la compra del NQ.

    Lo que veremos no será la "burbuja" del oro, sino el colapso de otra burbuja: la del sistema fiat y su dios: el dólar.

    También curioso el episodio de España al vender su oro. Como siempre los políticos tomando las decisiones financieras más acertadas.Esto no puede ser de otra manera cuando el capital que gestionan no es suyo. Esa es la desgracia de las democracias y su condena al colapso. Uno no "cuida" el capital que no le pertenece. Un ejemplo más lamentable fue el de Gordon Brown, el cuál vendió la mitad del oro inglés en el precio más bajo de los últimos 40 años. En el mundo de las masas puede que sea recordado como un gran dirigente, pero en el mundo inversor siempre será recordado como (el hazmerreir) por ser "the bottom picker of the century". Aunque hay quien dice que hubieron causas siniestras para aquella venta..http://www.zerohedge.com/contributed/2012-07-10/gordon-brown-sold-britain%E2%80%99s-gold-artificially-low-prices-bail-out-large-ameri ...en cualquier caso un episodio lamentable.

    ResponderEliminar
  3. Estás que no paras publicando :)

    Yo no soy muy entendido de temas económicos. Pero recuerdo una cosa que leí precisamente en este blog hace poco: queda poco oro en la naturaleza y dentro de poco solo va a quedar el extraído. Ante esa situación, no hace falta ser un lince para darse cuenta de lo que va a pasar.

    El oro no solo tiene aplicaciones de joyería. El oro es un metal inoxidable, duradero, con un sinfín de aplicaciones industriales: recubre algunas cabinas contra la radiación, sirve en histología para las tinciones más caras, se usa en muchísimos experimentos físicos complicados... etc. Y es más conductor que el cobre. Parece como si sirviera para todo, pero es muy escaso. Creo que quizá de ahí viene esa fascinación de la humanidad por él.

    ResponderEliminar
  4. Hombre-Lupa, veo que sabes mucho de economía. Como sugerencia estaría bien un artículo de "economía para dummies" para que los necios entendamos un poco el tema. Conozco muy bien la economía socialista por mi viejo tránsito ideológico que ya conoces, pero desconozco totalmente la economía liberal.

    También es una buena sugerencia para Rubén, a quien también veo muy entendido del tema. No me identifico con sus ideas anarcocapitalistas, pero he visitado su blog y es muy bueno. Yo también lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  5. ola k asen

    En realidad no te creas que sé mucho, jeje, es autodidactismo lo mío. Seguiremos sacando artículos de economía pero un artículo académico general como que me supera :-P

    Por cierto, si habéis leído hoy el Mundo venía un artículo sobre la minería artesanal en el Kivu (Congo): parte del oro (entre otras cosas) fluye irregularmente vía Uganda y acaba como cosmético de lujo en el agraciado rostro de, un poner, alguna starlette hollywoodiense.

    Ésa es la jodienda del empleo industrial del oro: que se esfuma. Dentro de poco ya no habrá cosméticos de alta gama con oro. Tendremos una cantidad única de oro disponible en el mundo dentro de quince años; ahora bien, la población mundial seguirá creciendo y cada uno de los seres humanos apreciará el oro, que en buena parte estará inmovilizado por los bancos centrales y la gran banca de inversión, con lo que su precio seguirá subiendo sí o sí, y los nuevos miembros de la humanidad global querrán créditos o necesitarán infraestructuras que suponen logística cubierta con créditos y mano de obra adelantada con créditos y todos esos créditos terminarán por garantizarse con oro.

    Me uno a la recomendación, es interesante leer a Rubén. Estoy de acuerdo también con él y con A.J en que los compro-oro han bajado el pistón un poco, buena parte del ajuste de deuda familiar ya se ha hecho y en él habrá entrado todo el joyerío que tenía que entrar, y ya hay menos que rascar.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  6. Off-topicote. En la encuesta que puse en el margen derecho sobre las sagas, la que más ha gustado -lo esperaba jeje- ha sido la del californismo. Después la de la comunidad negra de Usa, y la de la Loba. Muy lejos las otras dos :-P Con todo, gracias por intervenir.

    Sé que a la gente no le gusta el cine español. A mí tampoco, realmente casi nada de lo que se ha rodado en lo que va de siglo, hace mucho que no voy a ver una peli española, es más, me parece absurdo y un abuso porque ya la he pagado vía impuestos, el cine español recibe subvenciones, y me la ponen al mismo precio que una useña o francesa en la que nuestro pueblo no ha puesto un céntimo.

    Se habla y no se para de la cultura, de defender la cultura, de que el pepé se quiere cargar la cultura, etc etc, cosa que no me extrañaría demasiado porque la polarización ideológica de la peña del cine es tremenda, creo que no estoy descubriendo la pólvora; pero el punto más importante es simplemente: el cine no es cultura, en sí, el cine es ante todo entretenimiento. Comenzó siendo una curiosidad técnica, pasó a entretener y de vez en cuando sí se convierte en cultura.

    Se convierte en cultura cuando nos da "Kwaidan", "Alemania, año cero", "Jennie", "La habitación verde", "La dolce vita" o "Gertrud", pero de eso no andamos sobrados en el cine español, las cosas como son. Hablar de cultura en tono engolado y con prepotencia me parece muy bobo, como si una película sin más equivaliera a cultura. No, señores, por ahí van mal. Y ya lo están viendo.

    En cuanto a la saga sobre China, tiene un tono distinto. No es tan personal e intransferible como la del californismo, ni abunda en datos como la de la CA, ni tiene el poso cabreado y debunker de la de Roma. Es más ortodoxa y supongo que por eso ha encandilado menos. Con todo, forma parte del discurso del blog, una de cuyas constantes es el enfrentamiento (a menudo violento) entre la humanidad europea y la asiática o mongólida (y aquí entrarían los amerindios "grosso modo"), enfrentamiento que ha marcado el mundo y al que la globalización ya mundial le confiere otro marco.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  7. Más off-topic, es que no sé ya dónde ponerlo. Qué asco dan las noticias.

    ¿Quiénes son esos presuntos "verificadores", quién les ha dado vela en este entierro, quién les ha convocado, quién les ha elegido, quién les paga el viaje, quién les cubre la estancia, quién les ha puesto en contacto con gente teóricamente fichada y en busca y captura, quién les pone un micrófono delante para que lean un texto en castellano no escrito por ellos, quién ha grabado el tenderete de feria con tres pistolas, y quién les está dando bola? ¿Y por qué nadie hace esas preguntas en la tele? Salen dos tíos hablando en inglés, que eso es algo que ya de entrada acojona al público español y le coloca en un plano de inferioridad psicológica, y nadie pregunta QUIÉN COJONES SOIS Y QUÉ PINTÁIS EN NUESTRO ESTADO SOBERANO. Salvo que ya no sea soberano, que a efectos prácticos quién sabe.

    La izqda está ocupada en otros menesteres. Ya se sabe que 15 "subsaharianos" -¿cuentan los bóers?; no, espera .... - son más importantes que 75 ucranianos en las noticias, especialmente si lo que se quiere es lo mismo, lo mismo-mismo, que se pretendía a principios de siglo, desgastar a un pepé en mayoría absoluta. Ni una palabra de lo putas que las pasan en suelo marroquí y de cómo se las gasta su gendarmería, aquí lo importante es que se lanzaron 5 pelotas de goma al agua. Murió más gente en tiempos de Zapatero, que fue cuando se pusieron las concertinas de marras y no se retiraron salvo en parte allá por el 2009.

    La izqda es capaz de cualquier cosa por volver al machito. Y es que no hay diálogo que valga.

    ¿Vale para algo el diálogo por ejemplo en Venezuela? No. Hay una polarización similar a la frentepopulista que hubo en España en los años 30. Ya han dicho que no habrá petróleo para "los fascistas" de Táchira. Ser universitario, ser disidente del chavismo, o ser una chica guapa, es factor de altísimo riesgo en aquel país. Y me sé de sobra cómo será el desenlace.

    No hay nada en las noticias que me guste. A ver si descifran el manuscrito Voynich y por fin me doy una alegría. Pensaba que nunca lo conseguirían, pero puede ser que sí.

    Asco de noticias, joder.

    http://www.youtube.com/watch?v=RuH6jI__APY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, de nuevo el conspiracionismo, pero siempre he visto imposible de creer que una banda de "mataos" como ETA pudiera desenvolverse tan bien durante décadas y pusiera en jaque a un estado.La posibilidad de que las élites políticas, policiales y militares de estepais sean retrasadas profundas tampoco es descartable, aunque yo más bien creo que es un tema de total corrupción.

      Yo lo tengo bastante claro: a ETA la controlan las cloacas del estado o desde luego tiene mucha ayuda exterior de nuestros enemigos históricos(quizás ambas cosas)
      Investigando a fondo el magnicidio de Carrero uno se da cuenta que las cloacas españolas y la injerencia extranjera han pintado muy mucho en los acontecimientos de los últimos 40 años.


      ¿Qué izquierda española? son simples grupos mafiosos, y en la derecha más de lo mismo(aún se pensarán que con esa demagogia ganan votos siendo que hasta mucha gente de esa que vota a la izquierda porque es obrera- fíjate tú lo que esos defienden a los obreros, entre 0 y nada-esta harta de la inmigración masiva.Otra cosa igual, casi toda España por lo bajini - no les vayan a llamar fachas y tal- está harta de la invasión, pero venga a votar a los mismos o a sucedáneos como UPyD)

      No, España no es soberana, ni lo es política ni económicamente, además cada vez menos.


      Yo la televisión ni la pongo, es ponerla y ver como una comedia de goyims teletubbies con muy poca gracia.


      Parafraseando a Dostoyevsky:"Sin una idea superior, no pueden subsistir ni un hombre ni una nación"

      Eliminar
    2. La Eta no estaba sola. Si no hubiera sido por el santuario que tenía en Francia, las cosas habrían sido de otra manera. Pero el masón Giscard d'Estaing no tuvo problema en que los etarras anidaran en territorio francés.

      Espero que un día nos enteremos de todo lo concerniente a la Eta, porque hay cosas que no cuadran.

      La izqda española no vale un pimiento, pero tiene la ventaja de que se cree imprescindible y la alegría de la huerta, se considera a sí misma hiperlegitimada. Mientras, la derecha vive acomplejada y pidiendo perdón, compitiendo por ser más progresista y más benefactora para evitar que los "bardemes" se metan con ella. Se van a meter con vosotros igual, hombre.

      Suscribo la cita del ruso. Es más, sin una causa no es que no se pueda sobrevivir, es que no merece siquiera la pena vivir. Agitarse en este mundo e ir envejeciendo, ¿para qué sin una causa? Por eso el adormecimiento social es negocio.

      Eliminar
    3. España y los españoles no tienen solución, lo tengo clarísimo.
      Cuarenta años de adoctrinamiento y conductismo por tierra mar y aire sumados al"macizo de la raza" mayoritario son muy difíciles de enmendar.
      Mirando encuestas y estudios sociológicos, España es de los países del mundo donde más fácil ha sido implantar los "paquetes" de ingeniería social.

      Es el único país de Europa donde no hay ni una mínima contestación a la invasión(ayer en el telediario de Antena 3 sacándonos los campamentos de invasores en Marruecos contándonos sus penas para crear sentimiento de culpa en el borrego medio)
      Llegarán las elecciones europeas y nada cambiará y no, la culpa no es de los partidos"patriotas", sino de un pueblo demasiado acostumbrado a mirar hacia otro lado.


      Lo tengo clarísimo(y esto les molesta a muchos):
      Lo que falla en España es"la raza"(entendida como idiosincrasia mayoritaria)
      España lleva 200 años queriéndose suicidar .


      Ernesto Milá en varios de sus artículos explica perfectamente porque en España nada cambia y porque es"different".
      El español es un pueblo anárquico, desorganizado, ignorante y en la actualidad totalmente degenerado y afeminado.


      Como dijo Ernesto en un artículo en Infokrisis,"Sentirse patriota en España es como una ensoñación más"

      Al margen de la mafia política(que ya sabemos que es lo que les mueve) hay un pueblo que la vota y la legitima por acción u omisión. Es desesperante.

      Eliminar
    4. El izquierdismo nunca ha ocultado su doble rasero xenofílico y endófobo.


      Vaya, parece que mis sospechas sobre el carácter efímero y especulativo de Bitcoin se van confirmando...


      El terrorista económico y mundialista Soros también parece que está operando en el sector inmobiliario español.
      Crea un instrumento bancario. Un CMO, y "alquila" los pisos a un banco. les da un % sobre un precio muy ajustado. No más de un 5%. Luego utiliza el CMO, saca un 300% de beneficio bruto anual ( no exagero) , y le da los pisos al banco. Si los compra, es por tener voz y voto en el banco.

      Eliminar
    5. Recuerdo que el ensayista John Ralston Saul decía que si George Soros hubiera vivido en el siglo XVII habría sido ahorcado por especulador, pero que en la época actual va y sienta cátedra (por cierto el libro de Saul "Los bastardos de Voltaire", que ya tiene sus años pero mantiene la validez, es para mí el que mejor ha tratado el tema de las élites racionalistas en Occidente de los que he leído hasta hoy).

      La izqda española odia a España como idea, o como mínimo la desprecia, en buena medida por haber perdido la guerra aunque no ha cejado en sus intentos de "ganarla" a posteriori y de tildar de "revisionistas" a historiadores que simplemente repiten lo que ya se sabía de antes y se olvidó/silenció. Les gusta la igualdad, y como no se puede igualar por arriba pues se iguala por abajo. Les asusta la libertad, la verdadera libertad, la que pone todo patas arriba. Se consideran hiperlegitimados para gobernar, son los únicos que pueden hacerlo, más de una vez en coalición con partidos separatistas presuntamente derechistas que a la hora de la verdad también se pirran por dárselas de progres.

      La izqda tiene derecho a sus manías, por supuesto. Pero las pagamos todos.

      Eliminar
  8. Ha pasado año y medio, casi, desde este pequeño artículo. Sigo manteniendo la tesis central, según la cual la depreciación de 2013 no fue un acontecimiento normal del ajuste entre oferta y demanda, sino producto de maniobras especulatorias. Ahora bien, me equivoqué previendo la revalorización de la onza Troy. Ha cerrado su cotización el pasado viernes a 1095 dólares.

    ¿Por qué ha ocurrido eso? Yo no contaba con la irrupción del Estado Islámico, que ocurrió meses después. De algún modo intuí que su aparición abarataría el petróleo en vez de encarecerlo, como solía ocurrir cada vez que pasaba una movida en la región y que era usada como excusa para el alza de precios, "por la inestabilidad". Bien, ahora hay más inestabilidad que nunca. Pero los países productores, mayoritariamente los de la Península Arábiga, se encuentran en una situación de debilidad estratégica ante enemigos y problemas emergentes como no veían en décadas, de manera que no pueden permitirse bajo ningún concepto echarles un pulso a los países occidentales, de quienes dependen, en forma de guerra de precios. Arabia Saudí está pillada entre dos fuegos y tiene problemas internos que un día irán a más, por ejemplo. Ése es al final el motivo de fondo del abaratamiento del crudo, que está ahora en 48 dólares (el Brent).

    Y el abaratamiento del crudo suele deberse al descenso de la demanda de energía por parte de los países occidentales. Hay ahora una barbaridad de petróleo (no todo bueno; ya hablaremos del tema) en el mercado que Occidecadente no puede absorber, y que si subiera de precio dejaríamos de comprar en el acto, dado que hay grandes stocks acumulados. Occidecadente tiene la economía renqueante, lo que supone que -además del petróleo- desciende su demanda de otras "commodities", que tienden a depreciarse. Es el caso del oro.

    Estamos en un tobogán. Bajamos y bajamos. Poco a poco, pero bajamos.

    Pequé de optimista en el artículo. Pero no contaba con la extensión actual de la Guerra Civil Islámica tan rápido. De haberlo escrito después de julio de 2014, no habría dado por supuesta en absoluto la revalorización de la onza Troy. Todo lo contrario.

    ResponderEliminar